SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 30
Descargar para leer sin conexión
Ea, hombrecillo, deja un momento tus
               ocupaciones habituales; entra un
               instante en ti mismo, lejos del tumulto
               de tus pensamientos. Arroja fuera de ti
               las preocupaciones agobiantes; aparta
               de ti tus inquietudes trabajosas.
               Dedícate algún rato a Dios y descansa
               siquiera un momento en su presencia.
               Entra en el aposento de tu alma; excluye
               todo, excepto Dios y lo que pueda
               ayudarte para buscarle; y así, cerradas
               todas las puertas, ve en pos de él. Di,
               pues, alma mía, di a Dios: "Busco tu
               rostro; Señor, anhelo ver tu rostro".

               Y ahora, Señor, mi Dios, enseña a mi
               corazón dónde y cómo buscarte, dónde
               y cómo encontrarte.

               Del libro Proslógion de san Anselmo,
               obispo




  Adviento
El primer regalo de Navidad
             2009
Tiempo de
                                                                             Adviento
                                                                                masjoven.org
Hemos de tener paciencia             Evangelio de hoy:
Hemos de tener paciencia, y
                                     Lc 21,25-28.34-38
perseverar, hermanos queridos,       Dijo Jesús a sus discípulos:
para que, después de haber sido
admitidos a la esperanza de la       "Habrá señales en el sol, en la luna y en los astros; las naciones
verdad y de la libertad, podamos     estarán angustiadas en la tierra y enloquecidas por el
alcanzar la verdad y la libertad     estruendo del mar y de las olas; los hombres, muertos de
mismas. Porque el que seamos         terror y de ansiedad por lo que se le echa encima al mundo,
cristianos es por la fe y la         pues las columnas de los cielos se tambalearán.
esperanza; pero es necesaria la      Entonces verán al hijo del hombre venir en una nube con gran
paciencia, para que esta fe y esta   poder y majestad.
esperanza lleguen a dar su fruto.    Cuando comiencen a suceder estas cosas, tened ánimo y
                                     levantad la cabeza, porque se acerca vuestra liberación.
Pues no vamos en pos de una
                                     Cuidad de que vuestros corazones no se emboten por el vicio,
gloria presente; buscamos la
                                     la borrachera y las preocupaciones de la vida, y caiga de
futura, conforme a la advertencia
                                     improviso sobre vosotros este día como un lazo, porque así
del apóstol Pablo cuando dice: En    vendrá ese día sobre todos los habitantes de la tierra.
esperanza fuimos salvados. Y una
esperanza que se ve ya no es         Estad alerta y orad en todo momento para que podáis libraros
esperanza. ¿Cómo seguirá             de todo lo que ha de venir y presentaros ante el hijo del
esperando uno aquello que se ve?     hombre".

Cuando esperamos lo que no
vemos, aguardamos con
perseverancia. Así pues, la
esperanza y la paciencia nos son
necesarias para completar en
nosotros lo que hemos empezado
a ser, y para conseguir, por
concesión de Dios, lo que
creemos y esperamos.

Del tratado de San Cipriano,
obispo y mártir sobre los bienes
de la paciencia.




                                                                             Domingo
                                                                     1º Adviento
                                                                                             29
Tiempo de
ESPERANZA                                Escucha el silencio
masjoven.org
                                                         Escucha el silencio que nace del aire,
                                                         Escucha el silencio que hay dentro de ti,
                                                         Oye al pensamiento, contar lo que al
     “Para mí Adviento es la preparación de la Venida    viento,
   de Jesús al Mundo, es decir, a nuestros corazones.    Por andar de prisa le cuesta decir.
 Es momento de reflexión, de cuestionarnos el cómo
  estamos haciendo las cosas, y el cómo las podemos      Ríndete al cansancio de no poder oír,
                                  mejorar en el Amor.    Lo que las palabras no saben decir,
      Y el qué espero de este Adviento es eso mismo.     Y no sientas miedo de tanto silencio,
       Obtener tiempo para reflexionar sobre mi vida     Quédate tranquila calma tu corazón,
       personal, mi vida en familia, en parroquia y en   Respira el silencio.
sociedad. Buscando cómo ahora yo en mi caso puedo
   vivir y hacer buscando reflejar mejor la Alegría de   Respira el silencio que en el aire viene,
      conocer el Mundo del Amor frente al mundo del      Porque en el silencio, con los pies
  Egoísmo-Materialismo, la manera de dar Amor a los      descalzos,
                 demás y ponerla en práctica, claro”.    Dios también se mueve.
                                                 G.G.
                                                         Tibisay Romero. Venezuela




                Evangelio de hoy: Mt 4, 18-22

               Pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman
               Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran
               pescadores. Les dijo:
               «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron
               las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a
Lunes          Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes
               con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca
 30            y a su padre y lo siguieron.
Ayúdanos Señor a creer                                  Tiempo de
                                 cuando no te vemos
                             Ayúdanos Señor a creer
                                                                           Adviento
                                 que podemos verte.
                             Ayúdanos Señor a verte
                                                          Jesús,
                                en aquellos detalles,     ayúdanos a ver...
                               en aquellas personas,
                                  en ésas situaciones
                  que sabemos que no son por azar.
                  No tuvimos la dicha de conocerte,
                          concédenos pues la gracia         Adviento para mí es esperar, preparar
                            de creer en ti...sin verte.            mi pesebre, colocarlo con amor
                              Que no seamos ciegos          en lo más frágil, en lo más roto, lo que
                        cuando pasas ante nosotros                       no sé cómo arreglar y no
                              que no seamos ciegos                                         entiendo.
                                                             El año pasado fue una amiga, con la
                                cuando interrumpes
                                                                             que yo estaba dolida y
                                 nuestra comodidad.             no sabía cómo acercarme a ella. Y
                              Que no seamos ciegos                Jesús nació ahí, con su delicada
                                            cuándo a            presencia y con su ternura, con su
                                       seas Tu Señor                          alegría y su sencillez.
                           quien nos tienda la mano
                                                                                              María
                                        Jesús Garrido
Evangelio de hoy: Lc 10,21-24
     En aquel momento, lleno de gozo bajo la acción del Espíritu Santo, Jesús dijo:
"Yo te alabo, Padre, señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los
      hombres sabios y a los entendidos, y se las has manifestado a los sencillos.
                           Sí, Padre, porque así has querido.
      Mi Padre me ha confiado todas las cosas; nadie conoce al hijo sino el Padre;
   y nadie conoce al Padre sino el hijo y aquel a quien el hijo se lo quiera manifestar".
                       Se volvió a los discípulos y les dijo aparte:
                   "¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis!

 Os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis y no lo vieron,
                      y oír lo que vosotros oís y no lo oyeron".




                                                                                        Martes
                                                                                               1
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org                                  Evangelio de hoy: Mt 15,29-37
  Jesús salió de allí, llegó a la costa del lago de Galilea, subió al monte y se sentó.
  Se le acercó mucha gente que llevaba cojos, ciegos, sordos, mancos y otros muchos
  enfermos, y los pusieron a sus pies. Y él los curó, la gente se maravillaba al ver a los mudos que
  hablaban, a los mancos sanos, a los cojos andando, a los ciegos que recobraban la vista. Y
  alabaron al Dios de Israel.

  Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Me da lástima de esta gente, pues ya llevan tres días
  conmigo y no tienen qué comer. No quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en
  el camino".

  Los discípulos le dijeron: "¿De dónde podremos sacar pan para saciar a tanta gente aquí, en
  un despoblado?".

  Jesús les dijo: "¿Cuántos panes tenéis?". Ellos contestaron: "Siete y algunos peces". Mandó a
  la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dio gracias, los partió y
  los dio a los discípulos, y éstos a la gente.

  Comieron todos y se saciaron, y se recogieron siete cestas llenas de las sobras.




                               Lo que hace la caridad es ser una defensa en la adversidad.
                      Al que posee la caridad ninguna cosa adversa lo dañará, es más, se
            convertirá en utilidad: a los que aman a Dios todo les sirve para el bien (Rm
              8, 28); aún más, incluso al que ama le parecen suaves las cosas adversas y
                      difíciles, como entre nosotros mismos vemos tan manifiestamente.
Miércoles                                                                 Santo Tomás de Aquino


 2
Tiempo de
                                                                                                           Adviento
                      De luz nueva
                      se viste la tierra
                                                                                        ¿Cuidamos de reflexionar sobre que
                  De luz nueva se viste la tierra,                                      cimentamos nosotros nuestra vida?
              porque el sol que del cielo ha venido                                     ¿cuáles son nuestros cimientos sobre los
                   en el seno feliz de la Virgen                                        que nos erigimos?.
                   de su carne se ha revestido.                                                A menudo no nos interesa mirar
                 El amor hizo nuevas las cosas,                                         bajo nuestros pies, para ver sobre dónde
                    el Espíritu ha descendido                                           vamos andando los caminos de nuestra
                y la sombra del que es poderoso                                         vida. Tendríamos que cambiar muchas
                en la Virgen su luz ha encendido.                                       cosas si mirásemos nuestros cimientos.
                   Ya la tierra reclama su fruto                                               Demasiado a menudo los
                y de bodas se anuncia la alegría,                                       hombres son sacudidos por el temblor
               el Señor que en los cielos moraba                                        de la vida bajo sus pies y ven cómo todo
                se hizo carne en la Virgen María.                                       se tambalea y cae.
                Gloria a Dios, el Señor poderoso,                                       Cuánto sufrimiento, cuánta soledad y
                    a su Hijo y Espíritu Santo,                                         cuánto vacío daría paso a la esperanza y
             que en su gracia y su amor nos bendijo                                     la alegría si el hombre pusiera a Dios
                                                                                        como la base de su vida.
              y a su reino nos ha destinado. Amén
                                                                                               Sin duda éste tiempo de Adviento
                     Oración I de la mañana
                                                                                        es buen tiempo para replantearlo.
              Himno de la Liturgia de las Horas                                         JG
Evangelio de hoy: Mt 7,21.24-27




                                  Les dijo Jesús
                                  “No todo el que me dice: ¡Señor! ¡Señor!, entrará en el reino de Dios, sino el que
                                  hace la voluntad de mi Padre celestial. El que escucha mis palabras y las pone
                                  en práctica se parece a un hombre sensato que ha construido su casa sobre roca.
                                  Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se echaron sobre
                                  ella; pero la casa no se cayó, porque estaba cimentada sobre la roca. Y todo el
                                  que escucha mis palabras y no las pone en práctica se parece a un hombre
                                  insensato que ha construido su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron       Jueves
                                  los ríos, soplaron los vientos y se precipitaron sobre ella, y la casa se cayó y se
                                  arruinó totalmente".
                                                                                                                            3
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org
                         Esperar en C                        omencemos pues este
                                                             nuevo Adviento --tiempo
                          Adviento                       que nos regala el Señor del
                                                         tiempo--, despertando en
                                                         nuestros corazones la espera
                                                         del Dios-que-viene y la
                                                         esperanza de que su nombre
                                                         sea santificado, de que venga su
                                                         reino de justicia y de paz, y que
 Evangelio de hoy:                                       se haga su voluntad así en el
                                                         cielo como en la tierra.
 Mt. 9, 27-31
 Dos ciegos seguían a Jesús, gritando:
 «Ten compasión de nosotros, hijo de David».
                                                         D     ejémonos guiar en esta
                                                               espera por la Virgen María,
                                                           madre del Dios-que-viene,
 Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos,           Madre de la Esperanza, a quien
                                                           celebraremos dentro de unos
 y Jesús les dijo: «Creéis que puedo hacerlo?».
                                                           días como Inmaculada: que nos
 Contestaron: «Sí, Señor».                                 conceda la gracia de ser santos
 Entonces les tocó los ojos, diciendo:                     e inmaculados en el amor
 «Que os suceda conforme a vuestra fe».                    cuando tenga lugar la venida de
 Y se les abrieron los ojos.                               nuestro Señor Jesucristo, a
 Jesús les ordenó severamente: «¡Cuidado con que lo quien, con el Padre y el Espíritu
 sepa alguien!».                                           Santo, se alabe y glorifique por
                                                           los siglos de los siglos. Amén.
 Pero ellos. al salir, hablaron de él por toda la comarca.                 Benedicto XVI


 “Que os suceda conforme a vuestra fe”. Las palabra de Jesús en un mundo tan utilitarista como
 éste nos deberían hacer pensar sobre cómo esta nuestra fe. La cosa es sencilla, en función de
 nuestra fe suceden unas cosas u otras. En función de nuestra fe...veremos o no veremos la
 acción de Dios en nuestra vida. Fiarse de Dios ha sido siempre el secreto que ha hecho que los
 santos, aún en los momentos mas oscuros, hayan visto la luz. ¿Quizá esa es la diferencia entre
 los santos y nosotros: ellos tienen fe, nosotros...creemos sólo un poco.?




Viernes
  4
Tiempo de
                                                Adviento
Evangelio de hoy:
Mt 9,35 10, 1.6-8
Jesús recorría ciudades y aldeas,
enseñando en sus sinagogas, predicando el
evangelio del reino y curando todas las
enfermedades y dolencias.
Y al ver a la gente, se compadecía de ella,
porque estaban cansados y decaídos como
ovejas sin pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es
mucha y los obreros pocos. Pedid al dueño
de la mies que mande obreros a su mies".
Reunió a sus doce apóstoles, y les dio poder
de echar los espíritus inmundos y de curar
todas las enfermedades y dolencias.
Jesús envió a estos doce con estas
instrucciones: Id a las ovejas perdidas de la
casa de Israel. Id predicando que el reino de
Dios está cerca. Curad a los enfermos,
resucitad a los muertos, limpiad a los
leprosos, echad a los demonios: gratis lo
habéis recibido, dadlo gratis.




Sobre el tiempo
de Adviento
Ha llegado, amadísimos hermanos,
aquel tiempo tan importante y
solemne, que, como dice el Espíritu
Santo, es tiempo favorable, día de la
salvación, de la paz y de la
reconciliación; el tiempo que tan
ardientemente desearon los
patriarcas y profetas y que fue objeto
de tantos suspiros y anhelos; el
tiempo que Simeón vio lleno de
alegría, que la Iglesia celebra
solemnemente y que también
nosotros debemos vivir en todo
momento con fervor, alabando y
dando gracias al Padre eterno por la
misericordia que en este misterio nos
ha manifestado.                                    Sabado
De las cartas pastorales de san Carlos
Borromeo, obispo. 1683                                 5
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org                      Sobre el tiempo de Adviento
                                                    En nuestra profesión de fe, tal como la
                                                    hemos recibido por tradición, decimos que
                                                    creemos en aquel que subió al cielo, y está
                                                    sentado a la derecha del Padre; y de nuevo
                                                    vendrá con gloria para juzgar a vivos y
                                                    muertos, y su reino no tendrá fin. Vendrá,
                                                    pues, desde los cielos, nuestro Señor
                                                    Jesucristo. Vendrá ciertamente hacia el fin
                                                    de este mundo, en el último día, con gloria.
                                                    Se realizará entonces la consumación de
                                                    este mundo, y este mundo, que fue creado al
                                                    principio, será otra vez renovado.
                                                    De las catequesis de Jerusalén. 870-874



  Evangelio de hoy: Lc 3,1-6
 El año quince del reinado de Tiberio César, siendo Poncio Pilato gobernador de
 Judea, estando Herodes al frente de Galilea, su hermano Filipo al frente de Iturea y
 de la región de Traconítida, y Lisanias al frente de Abilene, bajo el sumo sacerdocio
 de Anás y Caifás, Dios habló a Juan, el hijo de Zacarías, en el desierto.
 Y él fue recorriendo toda la región del Jordán, predicando un bautismo de
 conversión para recibir el perdón de los pecados, como está escrito en el libro del
 profeta Isaías: Voz que grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad
 sus sendas; que los valles se eleven, que los montes y colinas se abajen, que los
 caminos tortuosos se hagan rectos y los escabrosos llanos, para que todos vean la
 salvación de Dios.



                                                                            De nada sirve la
                                                                            predicación a quien no
                                                                            quiere ser cambiar su
                                                                            corazón. Preparar el
                                                                            camino al Señor dice el
                                                                            evangelista. ¿preparas
                                                                            tu corazón para que el
                                                                            Señor llegue a el?
                                                                            Difícilmente podrá entrar
                                                                            si no preparas un hueco.
                                                                            Piensa en las cosas que
                                                                            te apartan de la
Domingo                                                                     presencia de Dios en tu
                                                                            vida. ¿No podrías
   2º adviento                                                              preparar un hueco al

  6                                                                         Señor que viene?
Tiempo de
El tiempo del Salvador                                                           Adviento
La Iglesia celebra cada año el
misterio de este amor tan grande
hacia nosotros, exhortándonos a
tenerlo siempre presente. A la vez
nos enseña que la venida de
Cristo no sólo aprovechó a los que
vivían en el tiempo del Salvador,
sino que su eficacia continúa, y
aún hoy se nos comunica si
queremos recibir, mediante la fe y
los sacramentos, la gracia que él
nos prometió, y si ordenamos
nuestra conducta conforme a sus
mandamientos.

De las cartas pastorales de san
Carlos Borromeo, obispo. 1683




 Evangelio de hoy: Lc 5,17-26
Un día Jesús estaba enseñando. Estaban presentes unos fariseos y unos maestros de la ley que
habían venido de todas las aldeas de Galilea y de Judea y de Jerusalén. Jesús hacía curaciones con
el poder del Señor.
En esto llegan unos hombres trayendo en una camilla a un paralítico. Querían entrar en la casa y
ponerlo delante de Jesús. No encontrando por dónde meterlo porque había mucha gente,
subieron a la terraza, lo bajaron por el techo en la camilla y lo pusieron en medio de todos, delante
de Jesús.
Él, al ver su fe, dijo: "Hombre, tus pecados te son perdonados".
Los maestros de la ley y los fariseos se dijeron: "¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede
perdonar los pecados sino sólo Dios?".
Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: "¿Por qué pensáis así?¿Qué es más fácil decir: Tus
pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Pues para que sepáis que el hijo del
hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados, dijo al paralítico: Tú, levántate, carga
con tu camilla y vete a tu casa".
E inmediatamente se levantó delante de todos, se cargó la camilla en que había estado tendido y
se fue a su casa, alabando a Dios.
Todos quedaron sobrecogidos, y glorificaron a Dios.
Llenos de temor, decían: "Hoy hemos visto cosas maravillosas".
“Hoy hemos visto cosas maravillosas” ¿Quien no desea ser liberado de sus errores, de las
consecuencias de sus defectos, de sus pecados en suma? Y esa es la maravilla que los apóstoles
                                                                                                 Lunes
descubren en Jesús: perdona sus pecados. Hoy sigue sucediendo. Jesús el que nació en Belén
sigue perdonando a quien se acerca a El. Viene para eso. No dejes de recibir su perdón.
Simplemente confiésate, así de sencillo. Verás la maravilla del perdón.                            7
Tiempo de
                                                      Una sola vez que una persona escuchase éste pasaje
ESPERANZA                                             del Evangelio, si lo hiciese desde una actitud
masjoven.org                                          sincera, bastaría para convertir su espíritu y
                                                      reconocer a Dios como su Dios.
                                                              La imagen de Dios que éste pasaje presenta
  Virgen del Adviento                                 no puede mostrarnos mejor al Dios que busca al
                                                      hombre y quiere llamar a su puerta, sin la
                                                      superioridad y la altanería de quien se sabe dueño
  María, Virgen del Adviento,                         sino desde la inocencia de una joven y la
          esperanza nuestra,                          vulnerabilidad de un niño.
          de Jesús la aurora,                                 La joven María pasa a ser el trono desde el
           del cielo la puerta.                       que Dios quiere reinar. Y María, con todos sus
     Madre de los hombres,                            miedos y sus dudas se fía y hace realidad la
                                                      presencia encarnada de Dios entre los hombres.
           de la mar estrella,                                Todavía hoy la dureza de corazón hacen
             llévanos a Cristo,                       imposible a muchos creer que el Dios que creó el
       danos sus promesas.                            Universo se amparase en una joven virgen para
         Eres, Virgen Madre,                          cumplir su promesa.
            la de gracia llena,                               Si el hombre fuera dios nunca ésto hubiera
        del Señor la esclava,                         ocurrido; es lo grande de Dios: que no piensa como
          del mundo la reina.                         el hombre ni actúa como el hombre. El es El Otro.
           Alza nuestros ojos                                 Todo cambia para quien se fía de Dios.Todo
                                                      cambia para bien.
               hacia tu belleza,
         guía nuestros pasos                                  ¿Tú te fías de Dios?
               a la vida eterna.                                                      Jesús Garrido
                         Amén.


          Evangelio de hoy: Lc. 1,26-38
          El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una
          virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se
          llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el
          Señor está contigo». Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era
          aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios.
          Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será
          grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su
          padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y María
          dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?». El ángel le contestó: «El
          Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por
          eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel,
          que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban
          estéril, porque para Dios nada hay imposible». María contestó: «Aquí está la esclava
          del Señor, hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el ángel.

Martes
  8    SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE SANTA MARÍA VIRGEN
Tiempo de
Evangelio de hoy: Mt 11,28-30                                        Adviento
Dijo Jesús:
Venid a mí todos los que estáis cansados y oprimidos, y yo os aliviaré.
Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy afable y humilde de
corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo
es llevadero y mi carga ligera".

Cristo hace una propuesta a toda la humanidad:
carga con mi yugo, que es llevadero y encontrarás el
descanso de tu alma. No hay que pedir un préstamo,
no hay que ser un personaje importante, no hay que
tener una gran posición, ni tan siquiera ser de buena
familia: simplemente hay que aprender de El,
intentar imitarle y hacer lo que dijo. La mejor
propuesta que el hombre ha recibido en la historia
es ésta, no hay otra propuesta mejor. Hecha por el
mismo Dios que nace en Belén para que el hombre la
crea. Después de escucharla...¿vas a seguir buscando
la felicidad en las cosas...? ¿ o vas afiarte de Aquel
que te dará la felicidad de verdad...?

Preparemos los caminos
ya se acerca el Salvador
y salgamos, peregrinos,
al encuentro del Señor.
Ven, Señor, a libertarnos,
ven, tu pueblo a redimir;
purifica nuestras vidas
y no tardes en venir.
El rocío de los cielos
sobre el mundo va a caer,
el Mesías prometido,
hecho niño, va a nacer.
De los montes la dulzura,
de los ríos leche y miel,
de la noche será aurora
la venida de Emmanuel.
Te esperamos anhelantes
ya sabemos que vendrás;
deseamos ver tu rostro
y que vengas a reinar.
Consolaos y alegraos,
desterrados de Sión,
que ya viene, ya está cerca,
él es nuestra salvación.
                                                                          Miércoles
Oración II de la mañana
Himno de la Liturgia de las
                                                                                9
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org
                                                           Fiel es Dios, que se ha constituido en deudor
                                                           nuestro, no porque haya recibido nada de
                                                           nosotros; sino por lo mucho que nos ha
                                                           prometido. La promesa le pareció poco,
Evangelio de hoy: Mt 11, 11-15                             incluso; por eso, quiso obligarse mediante
                                                           escritura, haciéndonos, por decirlo así, un
Les dijo Jesús:                                            documento de sus promesas para que,
Os aseguro que no hay hombre alguno más grande             cuando empezara a cumplir lo que prometió,
que Juan Bautista, pero el más pequeño en el reino de      viésemos en el escrito el orden sucesivo de su
Dios es más grande que él.                                 cumplimiento.
Desde los tiempos de Juan Bautista hasta ahora el          Prometió la salud eterna, la vida
reino de Dios sufre violencia, y los violentos lo          bienaventurada en la compañía eterna de los
arrebatan.                                                 ángeles, la herencia inmarcesible, la gloria
En efecto, todos los profetas y la ley anunciaron este     eterna, la dulzura de su rostro, la casa de su
reino hasta que vino Juan. Y si queréis admitirlo, él es   santidad en los cielos y la liberación del
Elías, el que había de venir.                              miedo a la muerte, gracias a la resurrección
                                                           de los muertos.
¡El que tenga oídos que oiga!".                            Prometió a los hombres la divinidad, a los
                                                           mortales la inmortalidad, a los pecadores la
                                                           justificación, a los miserables la
                                                           glorificación.
                                                           Sin embargo, hermanos, como a los hombres
                                                           les parecía increíble lo prometido por Dios -a
                                                           saber, que los hombres habían de igualarse a
                                                           los ángeles de Dios, saliendo de esta
                                                           mortalidad, corrupción, bajeza, debilidad,
                                                           polvo y ceniza-, no sólo entregó la escritura a
                                                           los hombres para que creyesen, sino que
                                                           también puso un mediador de su fidelidad. Y
                                                           no a cualquier príncipe, o a un ángel o
                                                           arcángel, sino a su Hijo único. Por medio de
                                                           éste había de mostrarnos y ofrecernos el
                                                           camino por donde nos llevaría al fin
                                                           prometido.

                                                           De los comentarios de san Agustín, obispo,
                                                           sobre los Salmos




Jueves
 10
Tiempo de
                                                                             Adviento
Evangelio de hoy: Mt 11,16-19
“¿A qué compararé esta generación? Se parece a esos chiquillos sentados en las plazas,
que se gritan unos a otros:
"Os hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos cantado lamentaciones y no
habéis llorado".
Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dijeron: Tiene un demonio.
Ha venido el hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: Éste es un comilón y un
borracho, amigo de publicanos y pecadores. Pero la sabiduría ha sido justificada con
sus obras".

                                                    Cielos, lloved vuestra justicia!
                                                    Ábrete, tierra!
El Adviento es el tiempo en que
María me enseña que Jesucristo es
realmente el Emmanuel: el "Dios
con nosotros"; el Dios aquí, ahora,
conmigo... y cuanto más lo medito
                                       Ven Señor    Haz germinar al Salvador!
                                                    Oh Señor, Pastor de la casa de Israel
                                                    que conduces a tu pueblo,
                                                    ven a rescatarnos por el poder de tu brazo.
                                                    Ven pronto, Señor. Ven, Salvador!
                                                    Oh Sabiduría, salida de la boca del Padre,
más crece dentro de mí... Y más                     anunciada por profetas,
espero el día en que lo llegue a ver                ven a enseñarnos el camino de la salvación.
cara a cara.                                        Ven pronto, Señor. Ven, Salvador!
¿que es para tí Adviento?                           Hijo de David, estandarte de los pueblos y los
                                                    reyes,
                                                    a quien clama el mundo entero,
                                                    ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
                                                    Ven pronto, Señor. Ven, Salvador!
                                                    Llave de David y cetro de la casa de Israel,
                                                    tú que reinas sobre el mundo,
                                                    ven a libertar a los que en tinieblas te
                                                    esperan.
                                                    Ven pronto, Señor. Ven Salvador!
                                                    Oh sol naciente, esplendor de la luz eterna
                                                    y sol de justicia,
                                                    ven a iluminar a los que yacen en sombras de
                                                    muerte.
                                                    Ven pronto, Señor. Ven Salvador!
                                                    Rey de las naciones y piedra angular de la
                                                    Iglesia,
                                                    tú que unes a los pueblos,
                                                    ven a libertar a los hombres que has creado.
                                                    Ven pronto, Señor. Ven Salvador!
                                                    Oh Emmanuel,
                                                    nuestro rey, Salvador de las naciones,
                                                    esperanza de los pueblos,
                                                    ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
                                                    Ven pronto, Señor. Ven Salvador!

                                                    Oración IV de la mañana              Viernes
                                                    Himno de la Liturgia de las Horas
                                                                                            11
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org




 ¡Qué admirable intercambio!
 El Hijo de Dios en persona, aquel que existe
 desde toda la eternidad, aquel que es
 invisible, incomprensible, incorpóreo,
 principio de principio, luz de luz, fuente de
 vida e inmortalidad, expresión del supremo
 arquetipo, sello inmutable, imagen
 fidelísima, palabra y pensamiento del
 Padre, él mismo viene en ayuda de la
 criatura, que es su imagen: por amor del
 hombre se hace hombre, por amor a mi
 alma se une a un alma intelectual, para
 purificar a aquellos a quienes se ha hecho
 semejante, asumiendo todo lo humano,
 excepto el pecado. Fue concebido en el
 seno de la Virgen, previamente purificada
 en su cuerpo y en su alma por el Espíritu (ya
 que convenía honrar el hecho de la
 generación, destacando al mismo tiempo la
 preeminencia de la virginidad); y así, siendo
 Dios, nació con la naturaleza humana que
 había asumido, y unió en su persona dos
 cosas entre sí contrarias, a saber, la carne y
 el espíritu, de las cuales una confirió la
 divinidad, otra la recibió.
 De los sermones de san Gregorio                  Evangelio de hoy: Mt 17,10-13
 Nacianceno, obispo.
                                                  Los discípulos le preguntaron:
                                                  "¿Por qué dicen los maestros de la ley que Elías
                                                  debe venir antes?".
                                                  Él respondió: "Elías vendrá antes a ponerlo todo
                                                  en orden. Pero yo os digo: Elías ha venido ya y
                                                  no lo han reconocido, sino que lo han tratado a
                                                  su antojo. Así también el hijo del hombre ha de
Sábado                                            padecer por parte de ellos".
                                                  Entonces entendieron los discípulos que les

12                                                había hablado de Juan el Bautista.
Tiempo de
Jesucristo, Palabra del Padre,
luz eterna de todo creyente:
                                                                            Adviento
ven y escucha la súplica ardiente,
ven, Señor, porque ya se hace tarde.
Cuando el mundo dormía en tinieblas,
en tu amor tú quisiste ayudarlo
y trajiste, viniendo a la tierra,
esa vida que puede salvarlo.
Ya madura la historia en promesas,
sólo anhela tu propio regreso;
si el silencio madura la espera,
el amor no soporta el silencio.
Con María, la Iglesia te aguarda
con anhelos de esposa y madre,
y reúne a sus hijos en vela,
para juntos poder esperarte.
Cuando vengas, Señor, en tu gloria,
que podamos salir a tu encuentro
y a tu lado vivamos por siempre,
dando gracias al Padre en el reino. Amén.

Oración I de la noche
Himno de la Liturgia de las Horas




 Evangelio de hoy: Lc 3,10-18                                 Sobre el tiempo de Adviento
                                                              El Padre, por su inmenso amor hacia
La gente le preguntaba: "¿Qué tenemos que hacer?".
Y él contestaba: "El que tenga dos túnicas reparta con el
                                                              nosotros, pecadores, nos envió a su
que no tiene ninguna, y el que tiene alimentos que haga       Hijo único, para librarnos de la
igual".                                                       tiranía y del poder del demonio,
Acudieron también unos publicanos a bautizarse, y le          invitarnos al cielo e introducirnos en
dijeron: "Maestro, ¿qué tenemos que hacer nosotros?".         lo más profundo de los misterios de
Y él les respondió: "No exijáis nada más de lo que manda      su reino, manifestarnos la verdad,
la ley".                                                      enseñarnos la honestidad de
Le preguntaron también unos soldados: "Y ¿nosotros qué        costumbres, comunicarnos el
debemos hacer?".                                              germen de las virtudes,
Y les contestó: "No intimidéis a nadie, no denunciéis         enriquecernos con los tesoros de su
falsamente y contentaos con vuestra paga".                    gracia y hacernos sus hijos
Como la gente estaba expectante y se preguntaba si no         adoptivos y herederos de la vida
sería Juan el mesías, Juan declaró públicamente: "Yo os       eterna.
bautizo con agua, pero ya viene el que es más fuerte que      De las cartas pastorales de san
yo, y a quien no soy digno de desatar la correa de sus        Carlos Borromeo, obispo. 1683
sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y con fuego.
Tiene en su mano el bieldo para aventar su parva, llevar el
trigo a su granero y quemar la paja en fuego que no se
apaga".
                                                                            Domingo
                                                                     3º adviento
Con estas y otras muchas exhortaciones evangelizaba al
pueblo.                                                                                     13
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org




         Mirad                                     Mirad las estrellas fulgentes brillar,
                                                   sus luces anuncian que Dios ahí está,
                                                   la noche en silencio, la noche en su paz,
                                                   murmura esperanzas cumpliéndose ya.

  las estrellas                                    Los ángeles santos, que vienen y van,
                                                   preparan caminos por donde vendrá
                                                   el Hijo del Padre, el Verbo eternal,
                                                   al mundo del hombre en carne mortal.
                                                   Abrid vuestras puertas, ciudades de paz,
 Evangelio de hoy:                                 que el rey de la gloria ya pronto vendrá;
                                     Mt 21, 23-27 abrid corazones, hermanos, cantad
                                                   que vuestra esperanza cumplida será.
 Jesús llegó al templo y, mientras enseñaba, se le Los justos sabían que el hambre de Dios
 acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos     vendría a colmarla el Dios del Amor,
 del pueblo para preguntarle:                      su Vida en su vida, su Amor en su amor
 « ¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha     serían un día su gracia y su don.
 dado semejante autoridad?». Jesús les replicó:    Ven pronto, Mesías, ven pronto, Señor,
 «Os voy a hacer yo también una pregunta; si me    los hombres hermanos esperan tu voz,
 la contestáis, os diré yo también con qué         tu luz, tu mirada, tu vida, tu amor.
                                                   Ven pronto, Mesías, sé Dios Salvador.
 autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de
                                                   Amén.
 dónde venía, del cielo o de los hombres?». Ellos
 se pusieron a deliberar: «Si decimos “del cielo”, Oración II de la noche
 nos dirá: “¿Por qué no le habéis creído?”. Si le  Himno de la Liturgia de las Horas
 decimos “de los hombres”, tememos a la gente;
 porque todos tienen a Juan por profeta». Y
 respondieron a Jesús: «No sabemos». El, por su
 parte, les dijo: «Pues tampoco yo os digo con
 qué autoridad hago esto».




Lunes
14
Tiempo de
                                                                             Adviento




Adviento...alegría para el hombre
                                      Alegría para los niños que acaban de nacer, y para los
                                      ancianos que en estos días se preguntan si llegarán a las
                                      navidades del año que viene.
                                      Alegría para las madres de familia que en estos días
                                      estarán más cansadas de lo habitual y para esos hombres
                                      que a lo mejor en estos días se olvidan un poquito de
                                      ganar dinero y descubren que hay cosas mejores en el
                                      mundo. Alegría para los abandonados por todos y para
                                      las monjas de clausura que estas noches bailarán como si
                                      se hubieran vuelto repentinamente locas.
                                      ¡Alegría, alegría para todos!
                                      Alegría, porque Él, en Navidad, trae alegría suficiente
                                      para todos.
                                      Alegría para los que tienen esperanza y para los que ya la
                                      han perdido.

                                      José Luis Martín Descalzo



Evangelio de hoy: Mt.21,28-32
Dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
«¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: “Hijo, ve
hoy a trabajar en la viña”. Él le contestó: “No quiero”. Pero después recapacitó y fue.
Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: “Voy, señor”. Pero no fue.
¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?».
Contestaron: «El primero». Jesús les dijo: «Os aseguro que los publicanos y las
prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios. Porque vino Juan a
vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los
                                                                                          Martes
publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no
recapacitasteis ni le creísteis».                                                            15
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org




                                                        Los que soñáis y esperáis
                                                            la buena nueva,
                                                        abrid las puertas al Niño,
                                                          que está muy cerca;
                                                          El Señor cerca está;
                                                           Él viene con la paz.
                                                          El Señor cerca está;
                                                            Él trae la verdad.


 FLORECERÁ LA JUSTICIA                                                                       Juan envió a dos de sus
                                                                                             discípulos a preguntar al Señor:
       DESDE EL CIELO...                                                                     « ¿Eres tú el que ha de venir, o
                Florecerá la justicia desde el cielo                                         tenemos que esperar a otro?».
                  y la tierra otra vez dará su fruto,                                        Los hombres se presentaron a
                 el cambiará en fiesta todo el luto                                          Jesús y le dijeron: «Juan, el
                                                             Evangelio de hoy: Lc 7, 19-23




                del pobre desterrado y prisionero.                                           Bautista, nos ha mandado a
                   Cubrirá mi nube el horizonte                                              preguntarte: ¿Eres tú el que ha
                   y mi gloria fecundará tu suelo,                                           de venir, o tenemos que esperar
                    Yo seré tu paz y tu consuelo,                                            a otro?». Y en aquella ocasión
            reconstruiré mi ciudad sobre los montes.
                                                                                             Jesús curó a muchos de
                El Amor regresará de su destierro
                 y su manto cubrirá la tierra toda,                                          enfermedades, achaques y
                será el bálsamo suave de la aurora                                           malos espíritus, y a muchos
             que comienza en el mundo que recreo.                                            ciegos les otorgó la vista.
              La semilla que planto es Vida Nueva                                            Después contestó a los enviados:
               una Alianza que jamás será abolida,                                           «Id a anunciar a Juan lo que
               mi fidelidad para siempre sostenida                                           habéis visto y oído: los ciegos
             en la promesa del perdón que la genera.                                         ven, los inválidos andan, los
                   Él te penetrará como el rocío                                             leprosos quedan limpios, los
Miércoles      que, sereno, en la noche se derrama,                                          sordos oyen, los muertos
              te despertará renovado en la mañana                                            resucitan, y a los pobres se les
16             y en el Sol verás que Yo he vencido.
                              (Isaías 45)
                                                                                             anuncia el Evangelio. Y dichoso
                                                                                             el que no se escandalice de mí».
Tiempo de
                                                                             Adviento

          El que                                   La pena que la tierra soportaba,
                                                    a causa del pecado, se ha trocado

     quiso nacer                                      en el canto que brota jubiloso,
                                                    en labios de María pronunciado.
                                                     El sí de las promesas ha llegado,
                                                     la alianza se cumple, poderosa,
                                                     el Verbo eterno baja de los cielos,
                                                  con nuestra débil carne se desposa.
                                                 Oh misterio que sólo la fe alcanza!,
                                                 María es nuevo templo de la gloria,
                                                      rocío matinal, nube que pasa,
                                              luz nueva en su presencia misteriosa.
                                                   A Dios sea la gloria eternamente,
                                                   y al Hijo suyo amado, Jesucristo,
                                                     el que quiso nacer para vosotros
                                             para darnos su Espíritu divino. Amén.




                                                                Oración V de la noche
                                                  Himno de la Liturgia de las Horas


Evangelio de hoy: Mc 1,1-17
- Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá
engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a
Aminadab, Aminadab a Naasón. Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a
Booz, Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a
Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán,
Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amós,
Amós a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de
Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a
Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc,
Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob: y
Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así,    Jueves
las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta
la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el
Mesías, catorce.                                                                            17
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org
                       Alégrense porque el día se levanta...
           Alégrense porque el día se levanta
             y el sol de la justicia ya se asoma
           que destilen los cedros sus aromas
     cuando el cielo y sus aves ya le cantan.
        Alégrense, el Señor que ya se acerca
         y enamora en el perfume de su paso
           es príncipe de Paz y con su abrazo
   reconstruye en su bondad el alma muerta.
       Alégrense que el Señor de los señores
                  vestido de jazmín y de jacinto
        llega envuelto de sol y es el Dios vivo
          en que se gozan la luz y los amores.
             Esta cerca y exorciza los temores
               ilumina la angustia y la tristeza,
               Él renueva la vida en su pureza
       y descubre del encuentro sus sabores.
            Está cerca y reclama tu presencia
      para encender en tus ojos la esperanza
           anidar en tus entrañas la confianza
       y endulzar la amargura de la ausencia.



                                                Evangelio de hoy: Mt.                    1. 18-24
                                                El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
                                                María, su madre, estaba desposada con José y, antes
                                                de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo
                                                por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era
                                                justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla
                                                en secreto. Pero, apenas había tomado esta
                                                resolución, se le apareció en sueños un ángel del
                                                Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas
                                                reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la
                                                criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo.
                                                Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre
                                                Jesús, porque él salvará a su pueblo de los
                                                pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliese
                                                lo que había dicho el Señor por el Profeta: «Mirad:
                                                la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá
                                                por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-
                                                nosotros”». Cuando José se despertó, hizo lo que le
Viernes                                         había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a
                                                su mujer.

18
Tiempo de
                                                                                  Adviento
El deseo de contemplar a Dios
Ea, hombrecillo, deja un momento tus ocupaciones habituales; entra
un instante en ti mismo, lejos del tumulto de tus pensamientos. Arroja
fuera de ti las preocupaciones agobiantes; aparta de ti tus
inquietudes trabajosas. Dedícate algún rato a Dios y descansa siquiera
un momento en su presencia. Entra en el aposento de tu alma;
excluye todo, excepto Dios y lo que pueda ayudarte para buscarle; y
así, cerradas todas las puertas, ve en pos de él. Di, pues, alma mía, di a
Dios: "Busco tu rostro; Señor, anhelo ver tu rostro".

Y ahora, Señor, mi Dios, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte,
dónde y cómo encontrarte.

Del libro Proslógion de san Anselmo, obispo



Evangelio de hoy: Lc 1,5-25
En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, del
turno de Abias, casado con una descendiente de Aarón llamada Isabel. Los dos
eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del
Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada.
Una vez que oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según el ritual de
los sacerdotes, le tocó a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la
muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso. Y
se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo
Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el ángel le dijo: «No
temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un
hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría, y muchos se alegrarán
de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor;
se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos
israelitas al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías,
para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes, a
la sensatez de los justos, preparando para el Señor un pueblo bien dispuesto».
Zacarías replicó al ángel: « ¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi
mujer es de edad avanzada». El ángel le contestó: «Yo soy Gabriel, que sirvo en
presencia de Dios; he sido enviado a hablarte para darte esta buena noticia. Pero
mira: te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque
no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento». El pueblo estaba
aguardando a Zacarías, sorprendido de que tardase tanto en el santuario. Al salir
no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el
santuario. El les hablaba por señas. porque seguía mudo. Al cumplirse los días de
su servicio en el templo volvió a casa. Días después concibió Isabel. su mujer, y         Sábado
estuvo sin salir cinco meses, diciendo: «Así me ha tratado el Señor cuando se ha
dignado quitar mi afrenta ante los hombres».
                                                                                             19
Tiempo de
ESPERANZA                                        QUIERO ANUNCIARTE
masjoven.org
                                                       LA ALEGRIA...
 Las obras en el Adviento                                (Is. 61,1-11)
 Las «obras buenas» son esenciales e inseparables a la              Quiero anunciarte la alegría,
 oración, como recuerda la oración del primer domingo de             el año de gracia del Señor,
 Adviento, con la que pedimos al Padre Celestial que             el fin de la vergüenza y del dolor,
 suscite en nosotros «la voluntad de salir al encuentro de la esclavitud que para siempre se termina.
 Cristo, con las buenas obras».                                Me ha ungido el Señor, el poderoso,
 Desde este punto de vista, el Adviento es más adecuado        con su Espíritu de paz y de justicia,
 que nunca para convertirse en un tiempo vivido en             yo te doy, en su nombre, la noticia:
 comunión con todos aquellos --y gracias a Dios son               la libertad, por fin, será tu gozo.
                                                                   Él vendará los corazones rotos
 muchos—que esperan en un mundo más justo y más
                                                                      y liberará a los oprimidos,
 fraterno.                                                          dará la victoria a los cautivos,
 Este compromiso por la justicia puede unir en cierto          su gloria cantarán pueblos remotos.
 sentido a los hombres de cualquier nacionalidad y             Restaurará las ciudades desoladas
 cultura, creyentes y no creyentes. Todos de hecho están        y las viñas, por fin, darán su fruto,
 animados por un anhelo común, aunque sea distinto por              hoy se termina, Israel, tu luto
 sus motivaciones, hacia un futuro de justicia y de paz.       y una nueva primavera se prepara.
                                            Benedicto XVI    Hoy consagra el Señor sus sacerdotes,
                                                                los ministros de la nueva Alianza,
                                                            los que anuncian al mundo la esperanza
                                                               de la viña cultivada y de sus brotes.
                                                                 Y yo me gozaré de su presencia
                                                               y exaltaré al Dios de mi esperanza,
                                                                  se llenará mi boca de alabanza
                                                                y amarlo sólo a Él será mi ciencia.
                                                              Porque de salvación me ha revestido
                                                               con el manto de justicia del esposo,
                                                              como la novia, me adorno con el gozo
                                                               de contemplar ante mi lo prometido.
                                                              Porque en mi tierra ya brota la justicia
                                                                   y la semilla de una vida nueva,
                                                                 ha comenzado ya una nueva era
                                                                   y las naciones gritan la noticia.



                                   Evangelio de hoy: Lc 1,39-45
                                   María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de
                                   Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel
                                   oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó
                                   Isabel del Espíritu Santo, y dijo a voz en grito: « ¡Bendita tú entre
                                   las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para
                                   que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a
Domingo                            mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú,
    4º Adviento                    que has creído!, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá».
 20
Tiempo de
La alegría en Adviento
                                                                               Adviento
El periodista español José Luis Martín
Descalzo, en una de sus obras llamada                                   Alegría de nieve
“Razones para la alegría”, escribe: “Si yo                              por los caminos.
tuviera que pedirle a Dios un don, un                                Todo espera la gracia
                                                                        del Bien nacido.
solo don, un regalo celeste, le pediría,
                                                                  En desgracia los hombres,
creo que sin dudarlo, que me                                             dura la tierra.
concediera el supremo arte de la                                    Cuanta más nieve cae,
sonrisa. Es lo que más envidio en                                       más cielo cerca.
algunas personas. Es, me parece, la                                  La tierra tan dormida
cima de las expresiones humanas… La                                     ya se despierta.
                                                                Y hasta el hombre más muerto
gente que ama mucho, sonríe                                              se despereza.
fácilmente. Un amargado jamás sabrá                                Ya los montes se allanan
sonreír. Y menos un orgulloso”.                                           y las colinas,
                                                                   y el corazón del hombre
Si queremos hacer algo por los demás,                               vuelve a la vida. Amén.
comencemos por aquí. Regalemos a
                                                                   Oración III de la noche
nuestro prójimo una hermosa y sincera                          Himno de la Liturgia de las Horas
sonrisa siempre que podamos, a todos
s i n exc e p c i ó n y e n t o d a s l a s
circunstancias. También a aquellos que
no nos simpatizan o tal vez nos han
herido o hecho algún mal. También
cuando estemos cansados o totalmente
agotados. Este gesto tan sencillo, de
verdadera alegría y de amor, puede ser
también un hermoso regalo de
Navidad. ¡Sonríe, descubre a los demás
cuánto los ama Dios! Y ten la seguridad
de que el Niño Jesús te lo pagará.

Padre Sergio A. Cordova, L.C.




Evangelio de hoy: Lc 1,39-45
María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa
de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura
en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo, y dijo a voz en grito: « ¡Bendita tú
entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la     Lunes
madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría
en mi vientre. ¡Dichosa tú, que has creído!, porque lo que te ha dicho el Señor se
cumplirá».                                                                                   21
Tiempo de                         La alerta del Adviento
ESPERANZA                         Una de las características propias de este Tiempo de Adviento,
masjoven.org
                                  podemos decir el tinte espiritual que corresponde, es una
                                  actitud y una virtud cristiana que aparece registrada
                                  frecuentemente en los Evangelios y que podríamos calificar
                                  como un estado de previsión, de alerta, de expectativa, de
                                  vigilancia.

                                  Tantas cosas, todos los días, nos sumergen en el vértigo de lo
                                  cotidiano. Nuestras preocupaciones nos agobian, nos
                                  detenemos tanto en las cosas de todos los días que no
                                  tenemos tiempo para Dios.

                                  Los Padres de la Iglesia insistían en que el Adviento se reitera
                                  cada año y podríamos decir que, cotidianamente, Cristo viene
                                  en nuestra búsqueda, golpea las puertas de nuestro corazón.
                                  Por eso debemos estar alertas, que es estar despiertos, en
                                  vela. Hay una parábola evangélica muy bella que es la del
                                  portero donde el Señor parte a una fiesta y encarga al portero
                                  que cuide la casa y el portero tiene que estar vigilando porque
                                  no sabe –y no sabemos nosotros- el momento en que ha de
                                  regresar el Señor.

                                  Esta actitud de alerta espiritual es la que caracteriza este
                                  tiempo. ¡Que distinta sería nuestra vida si viviéramos así, en la
                                  expectativa de ese encuentro con Cristo porque esta categoría
                                  del encuentro es la que marca decisivamente la existencia
                                  cristiana!
                                  Mons Héctor Aguer, Arzobispo de la Plata



            Evangelio de hoy: Lc 1, 45-56
            María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios,
            mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me
            felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por
            mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en
            generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón,
            derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los
            colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo,
            acordándose de la misericordia —como lo había prometido a nuestros padres— en
            favor de Abrahán y su descendencia por siempre». María se quedó con Isabel unos
Martes      tres meses y después volvió a su casa.


 22
Tiempo de
                                                                              Adviento
                                                                               masjoven.org
                                                   Evangelio de               hoy: Lc 1, 57-66

Dios viene...
                                                                     A Isabel se le cumplió el tiempo
                                                                     del parto y dio a luz un hijo. Se
                                                                     enteraron sus vecinos y parientes
                                                                     de que el Señor le había hecho
«En Adviento, la liturgia nos repite con frecuencia y nos            una gran misericordia, y la
asegura, como queriendo derrotar nuestra desconfianza, que           felicitaban. A los ocho días
Dios “viene. Viene para estar con nosotros, en cada una de           fueron a circuncidar al niño, y lo
nuestras situaciones; viene para vivir entre nosotros, a vivir       llamaban Zacarías, como a su
con nosotros y en nosotros; viene a llenar las distancias que        padre. La madre intervino
nos dividen y separan; viene a reconciliarnos con Él y entre         diciendo: « ¡No! Se va a llamar
nosotros.                                                            Juan». Le replicaron: «Ninguno
                                                                     de tus parientes se llama así».
                                                                     Entonces preguntaban por señas
Dios viene en la historia de la humanidad para tocar a la puerta
                                                                     al padre cómo quería que se
de cada hombre y de cada mujer de buena voluntad, para
                                                                     llamase. Él pidió una tablilla y
ofrecer a los individuos, a las familias y a los pueblos el don de
                                                                     escribió: «Juan es su nombre».
la fraternidad, de la concordia y de la paz.                         Todos se quedaron extrañados.
                                                                     Inmediatamente se le soltó la
«Por este motivo Adviento es por excelencia el tiempo de la          boca y la lengua, y empezó a
esperanza, en el que los creyentes en Cristo están invitados a       hablar bendiciendo a Dios. Los
permanecer en espera vigilante y activa, alimentada por la           vecinos quedaron sobrecogidos,
oración y por el compromiso concreto del amor».                      y corrió la noticia por toda la
                                                                     montaña de Judea. Y todos los
«¡Que el acercarse de la Navidad de Cristo llene los corazones       que lo oí an reflexionaban
de todos los cristianos de alegría, de serenidad y de paz!»,         diciendo: « ¿Qué va a ser este
deseó el Papa. Para vivir de manera más auténtica y fructuosa        niño?». Porque la mano del Señor
este período de Adviento hay que contemplar a María                  estaba con él.
Santísima y ponernos en camino espiritualmente junto a ella
hacia la gruta de Belén.

Cuando Dios tocó a la puerta de su juventud, ella le acogió con
fe y con amor.

Dejémonos atraer por su belleza, reflejo de la gloria divina,
para que “el Dios que viene” encuentre en cada uno de
nosotros un corazón bueno y abierto, que Él pueda llenar con
sus dones.

Benedicto XVI

                                                                                    Miércoles
                                                                                              23
Tiempo de
ESPERANZA
masjoven.org
 Ya muy cercano, Emmanuel,                  Sobre el Adviento
 hoy te presiente Israel,
 que en triste exilio vive ahora            Adviento invita a los creyentes a tomar conciencia de
 y redención de ti implora.
 Ven ya, del cielo resplandor,              esta verdad y a actuar coherentemente. Resuena como
 Sabiduría del Señor,                       un llamamiento provechoso que tiene lugar con el pasar
 pues con tu luz, que el mundo ansía,       de los días, de las semanas, de los meses: ¡Despierta!
 nos llegará nueva alegría.                 ¡Recuerda que Dios viene! ¡No vino ayer, no vendrá
 Llegando estás, Dios y Señor,
 del Sinaí legislador,                      mañana, sino hoy, ahora! El único verdadero Dios, el Dios
 que la ley santa promulgaste               de Abraham, de Isaac y Jacob» no es un Dios que está en
 y tu poder allí mostraste.                 el cielo, desinteresándose de nosotros y de nuestra
 Ven, vara santa de Jesé,
 contigo el pueblo a lo que fue
                                            historia, sino que es el Dios-que-viene.
 volver espera, pues aún gime
 bajo el cruel yugo que lo oprime.          Es un Padre que no deja nunca de pensar en nosotros,
 Ven, llave de David, que al fin            respetando totalmente nuestra libertad: desea
 el cielo abriste al hombre ruin
 que hoy puede andar, libre su vía,         encontrarnos, visitarnos, quiere venir, vivir en medio de
 con la esperanza del gran día.             nosotros, permanecer en nosotros. Este «venir» se debe
 Aurora tú eres que, al nacer,              a su voluntad de liberarnos del mal y de la muerte, de
 nos trae nuevo amanecer,                   todo aquello que impide nuestra verdadera felicidad,
 y, con tu luz, viva esperanza
 el corazón del hombre alcanza.             Dios viene a salvarnos.
 Rey de la gloria, tu poder
 al enemigo ha de vencer,                   Benedicto XVI
 y, al ayudar nuestra flaqueza,
 se manifiesta tu grandeza. Amén.

 Oración III de la mañana
 Himno de la Liturgia de las Horas



 Evangelio de hoy: Lc 1, 67-79
 Zacarías, padre de Juan, lleno del Espíritu Santo, profetizó diciendo: «Bendito sea el Señor, Dios de
 Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa
 de David, Su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. Es la
 salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian; realizando la
 misericordia que tuvo con nuestros padres, recordando su santa alianza y el juramento que juró a
 nuestro padre Abrahán. Para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los
 enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días. Y a ti, niño, te
 llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, anunciando a
 su pueblo la salvación, el perdón de sus pecados. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
 nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de
 muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz».

Jueves
 24
Tiempo de
                                                                                 Adviento
                                                                                     masjoven.org




                                         Navidad
Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros
Evangelio de hoy: Jn 1, 1-18
En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era
Dios.
La Palabra en el principio estaba junio a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y
sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la
luz. de los hombres.
La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo,
para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz,
sino testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el
mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a
su casa y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser
hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor
carnal, ni de amor humano, sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria:
gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da
testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: “El que viene detrás de mí
pasa delante de mí, porque existía antes que yo”». Pues de su plenitud todos hemos
recibido, gracia tras gracia.                                                                Viernes
Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de
Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del
Padre, es quien lo ha dado a conocer.                                                           25
Bendiciones de Adviento
     Bendición del árbol                      Bendición del Belén
      Señor Dios nuestro, te                   El Hijo de Dios hecho
 alabamos por la luz de la                hombre por amor a nosotros,
 creación: El sol, la luna y las          escogió nacer en un establo
 estrellas de la noche. Te                humilde, antes que en el mayor
 alabamos por la luz de Israel:           palacio de los reyes. Siendo rico
 La Ley, los profetas y la                se hizo pobre por nosotros, para
 sabiduría de las Sagradas                mostrarnos cuánto ama la
 Escrituras. Te alabamos por              pobreza y la humildad. Pero la
 Jesucristo, tu Hijo: Él es el            presencia del Rey de reyes hizo
 Emmanuel, Dios-con-nosotros,             de este humilde refugio el más
 el Príncipe de la Paz, que nos           honroso y noble de los palacios
 llena de la maravilla de su              reales.
 amor.                                         Aquí Él se alegró de ser
      Señor Dios, que tu                  adorado por su madre y su
 bendición venga sobre nosotros           padre, por los pastores pobres y
 a medida que ilumine este árbol.         por los hombres ricos y sabios.
 Que la luz y la alegría que da,          Como un hombre entre los
 sean un signo del gozo que llena         hombres, Cristo vino para todos
 nuestros corazones. Que todos            los hombres, de todos los
 los que se deleitan en este árbol        tiempos, y todos los lugares; a
 lleguen al conocimiento y al             menos que digamos "no hay
 júbilo de la salvación.                  sitio", vendrá a nuestra casa esta
      Te l o p e d i m o s p o r          noche de Navidad, y hará que
 Jesucristo nuestro Señor.                sea un lugar de esplendor, de
      Todos: Amén.                        amor y de gran alegría.
                                               Todos: Demos gracias a
                                          Dios.


                         Bendición de la mesa
Padre que estás en el Cielo, te alabamos por darnos a tu Hijo, Jesús,
por ser nuestro salvador y Señor.
Bendícenos a todos nosotros que hoy nos reunimos aquí.
Permítenos vivir felices en tu amor. Escucha nuestra oración, Padre del Amor.
Te lo pedimos en el nombre de Jesús, que se ha hecho hombre como nosotros.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Todos: Amén
Feliz Navidad
   Te deseamos desde masjoven.org que éste pequeño folleto te haya
            ayudado a preparar la llegada de la Navidad.
 Deseamos que Dios, en su infinita misericordia, derrame sobre ti y los
tuyos el don de la Fe para llegar a descubrir el verdadero secreto de la
                             Navidad:

                        Dios está con nosotros .




                   masjoven.org

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Las primeras comunidades cristianas
Las primeras comunidades cristianasLas primeras comunidades cristianas
Las primeras comunidades cristianasconvertidor
 
Adviento y Navidad
Adviento y NavidadAdviento y Navidad
Adviento y NavidadSonia Osuna
 
Vía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimirVía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimirMarisa Correa
 
Tema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólica
Tema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólicaTema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólica
Tema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólicaJulio Gómez
 
Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)
Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)
Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)MERYLOURDES
 
6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASD
6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASD6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASD
6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASDHeyssen Cordero Maraví
 
Cuaresma, una oportunidad más para cambiar
Cuaresma, una oportunidad más para cambiarCuaresma, una oportunidad más para cambiar
Cuaresma, una oportunidad más para cambiarDiocesis Tlaxcala
 
Los padres en la Catequesis
Los padres en la CatequesisLos padres en la Catequesis
Los padres en la Catequesissan gines
 
Catequesis pre bautismal
Catequesis pre bautismalCatequesis pre bautismal
Catequesis pre bautismalAndres Elizalde
 
Cuaresma Power Point
Cuaresma Power PointCuaresma Power Point
Cuaresma Power PointLola Olozabal
 
Presentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacion
Presentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacionPresentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacion
Presentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacionJuan Carlos Moreno
 

La actualidad más candente (20)

Las primeras comunidades cristianas
Las primeras comunidades cristianasLas primeras comunidades cristianas
Las primeras comunidades cristianas
 
Adviento
AdvientoAdviento
Adviento
 
Sacramentos de sanación
Sacramentos de sanaciónSacramentos de sanación
Sacramentos de sanación
 
Ppscuaresma
PpscuaresmaPpscuaresma
Ppscuaresma
 
Calendario litúrgico
Calendario litúrgicoCalendario litúrgico
Calendario litúrgico
 
Virgen de guadalupe
Virgen de guadalupe Virgen de guadalupe
Virgen de guadalupe
 
Cuaresma
Cuaresma Cuaresma
Cuaresma
 
Domingo de ramos guión
Domingo de ramos guiónDomingo de ramos guión
Domingo de ramos guión
 
Adviento y Navidad
Adviento y NavidadAdviento y Navidad
Adviento y Navidad
 
Vía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimirVía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimir
 
Tema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólica
Tema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólicaTema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólica
Tema 21: La Iglesia: una, santa, católica y apostólica
 
Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)
Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)
Tema sacramento del orden sacerdotal 1 (2)
 
6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASD
6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASD6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASD
6. Los Grupos Pequeños en la historia de la IASD
 
Cuaresma, una oportunidad más para cambiar
Cuaresma, una oportunidad más para cambiarCuaresma, una oportunidad más para cambiar
Cuaresma, una oportunidad más para cambiar
 
Etapas Sine
Etapas SineEtapas Sine
Etapas Sine
 
Los padres en la Catequesis
Los padres en la CatequesisLos padres en la Catequesis
Los padres en la Catequesis
 
Catequesis pre bautismal
Catequesis pre bautismalCatequesis pre bautismal
Catequesis pre bautismal
 
Cuaresma Power Point
Cuaresma Power PointCuaresma Power Point
Cuaresma Power Point
 
Presentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacion
Presentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacionPresentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacion
Presentacion clase 5 sacramentos de curacion y sanacion
 
La Iglesia
La IglesiaLa Iglesia
La Iglesia
 

Similar a Cuadernillo de Adviento para jóvenes

Adviento ciclo b yo no soy tonto
Adviento ciclo b yo no soy tontoAdviento ciclo b yo no soy tonto
Adviento ciclo b yo no soy tontovicentemabe
 
Adviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y Secundaria
Adviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y SecundariaAdviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y Secundaria
Adviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y Secundariaguestd65a12f
 
GuíA Para Peregrinar A Santiago
GuíA Para Peregrinar A SantiagoGuíA Para Peregrinar A Santiago
GuíA Para Peregrinar A SantiagoNombre Apellidos
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015FEDERICO ALMENARA CHECA
 
01 Estrella
01 Estrella01 Estrella
01 EstrellaMarian
 
Hoja dominical santa clara 7 abril de 2013
Hoja dominical santa clara  7 abril de 2013Hoja dominical santa clara  7 abril de 2013
Hoja dominical santa clara 7 abril de 2013Koldoapaiza
 
Oraciones Cuaresma
Oraciones CuaresmaOraciones Cuaresma
Oraciones CuaresmaLorenaM
 
Hora Santa - Agosto (La transfiguración)
Hora Santa - Agosto (La transfiguración)Hora Santa - Agosto (La transfiguración)
Hora Santa - Agosto (La transfiguración)Grupo Yeshua
 
63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle
63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle
63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarleMiguel Angel Huayta Seminario
 

Similar a Cuadernillo de Adviento para jóvenes (20)

Adviento ciclo b yo no soy tonto
Adviento ciclo b yo no soy tontoAdviento ciclo b yo no soy tonto
Adviento ciclo b yo no soy tonto
 
53 0326 israel en el mar rojo #1
53 0326 israel en el mar rojo #153 0326 israel en el mar rojo #1
53 0326 israel en el mar rojo #1
 
53 0326 israel en el mar rojo #1
53 0326 israel en el mar rojo #153 0326 israel en el mar rojo #1
53 0326 israel en el mar rojo #1
 
53 0326 israel en el mar rojo #1
53 0326 israel en el mar rojo #153 0326 israel en el mar rojo #1
53 0326 israel en el mar rojo #1
 
1 domingo adviento 2014
1 domingo adviento 20141 domingo adviento 2014
1 domingo adviento 2014
 
Adviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y Secundaria
Adviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y SecundariaAdviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y Secundaria
Adviento No soy tonto Catequesis Bachiller Y Secundaria
 
GuíA Para Peregrinar A Santiago
GuíA Para Peregrinar A SantiagoGuíA Para Peregrinar A Santiago
GuíA Para Peregrinar A Santiago
 
Lectio divina adviento 2012 1
Lectio divina adviento 2012 1Lectio divina adviento 2012 1
Lectio divina adviento 2012 1
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
GUIÓN SIN CANCIONES DEL BAUTISMO DEL SEÑOR. CICLO B. DIA 11 DE ENERO DEL 2015
 
01 Estrella
01 Estrella01 Estrella
01 Estrella
 
Hoja dominical santa clara 7 abril de 2013
Hoja dominical santa clara  7 abril de 2013Hoja dominical santa clara  7 abril de 2013
Hoja dominical santa clara 7 abril de 2013
 
33º del t.o.
33º del t.o.33º del t.o.
33º del t.o.
 
Domingo 33º del t
Domingo 33º del tDomingo 33º del t
Domingo 33º del t
 
Oraciones Cuaresma
Oraciones CuaresmaOraciones Cuaresma
Oraciones Cuaresma
 
Hora Santa - Agosto (La transfiguración)
Hora Santa - Agosto (La transfiguración)Hora Santa - Agosto (La transfiguración)
Hora Santa - Agosto (La transfiguración)
 
CELEBRACIÓN PENITENCIAL DE ADVIENTO
CELEBRACIÓN PENITENCIAL DE ADVIENTOCELEBRACIÓN PENITENCIAL DE ADVIENTO
CELEBRACIÓN PENITENCIAL DE ADVIENTO
 
Ceniza. mar '14
Ceniza. mar '14Ceniza. mar '14
Ceniza. mar '14
 
Adviento
AdvientoAdviento
Adviento
 
50 0715 guiados por el espíritu
50 0715 guiados por el espíritu50 0715 guiados por el espíritu
50 0715 guiados por el espíritu
 
63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle
63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle
63 1216 hemos visto su estrella y hemos venido a adorarle
 

Más de cristinamoreubi

Hoja Parrroquial septiembre 2023
Hoja Parrroquial septiembre 2023Hoja Parrroquial septiembre 2023
Hoja Parrroquial septiembre 2023cristinamoreubi
 
HOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdf
HOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdfHOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdf
HOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdfcristinamoreubi
 
GRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.doc
GRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.docGRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.doc
GRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.doccristinamoreubi
 
Semana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdf
Semana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdfSemana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdf
Semana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdfcristinamoreubi
 
Oración 1º Domingo de Adviento
Oración 1º Domingo de AdvientoOración 1º Domingo de Adviento
Oración 1º Domingo de Advientocristinamoreubi
 
0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableros
0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableros0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableros
0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableroscristinamoreubi
 
Trivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntas
Trivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntasTrivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntas
Trivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntascristinamoreubi
 
Hoja parroquial diciembre 2017
Hoja parroquial diciembre 2017Hoja parroquial diciembre 2017
Hoja parroquial diciembre 2017cristinamoreubi
 
Ii domingo de adviento misa con jóvenes
Ii domingo de adviento misa con jóvenesIi domingo de adviento misa con jóvenes
Ii domingo de adviento misa con jóvenescristinamoreubi
 
Ii domingo de adviento la hojita de los niños
Ii domingo de adviento la hojita de los niñosIi domingo de adviento la hojita de los niños
Ii domingo de adviento la hojita de los niñoscristinamoreubi
 
Ii domingo adviento misa con niños
Ii domingo adviento misa con niñosIi domingo adviento misa con niños
Ii domingo adviento misa con niñoscristinamoreubi
 
Ii domingo de adviento guión para la misa
Ii domingo de adviento guión para la misaIi domingo de adviento guión para la misa
Ii domingo de adviento guión para la misacristinamoreubi
 
I domingo adviento misa con niños
I domingo adviento misa con niñosI domingo adviento misa con niños
I domingo adviento misa con niñoscristinamoreubi
 
I domingo de adviento guión misa
I domingo de adviento guión misaI domingo de adviento guión misa
I domingo de adviento guión misacristinamoreubi
 
I domingo adviento hojita de los niños
I domingo adviento hojita de los niñosI domingo adviento hojita de los niños
I domingo adviento hojita de los niñoscristinamoreubi
 
Hoja parroquial diciembre 2016
Hoja parroquial diciembre 2016Hoja parroquial diciembre 2016
Hoja parroquial diciembre 2016cristinamoreubi
 
Posibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdote
Posibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdotePosibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdote
Posibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdotecristinamoreubi
 
La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...
La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...
La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...cristinamoreubi
 

Más de cristinamoreubi (20)

Hoja Parrroquial septiembre 2023
Hoja Parrroquial septiembre 2023Hoja Parrroquial septiembre 2023
Hoja Parrroquial septiembre 2023
 
HOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdf
HOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdfHOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdf
HOJA PARROQUIAL junio 2023-2.pdf
 
GRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.doc
GRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.docGRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.doc
GRUPO PARROQUIAL DE CARITAS.doc
 
Semana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdf
Semana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdfSemana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdf
Semana Santa Parroquia 2023 La Inmaculada.pdf
 
Adviento b (1)
Adviento b (1)Adviento b (1)
Adviento b (1)
 
Oración 1º Domingo de Adviento
Oración 1º Domingo de AdvientoOración 1º Domingo de Adviento
Oración 1º Domingo de Adviento
 
0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableros
0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableros0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableros
0trivialelañoliturgicodeeducarconjesus tableros
 
Trivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntas
Trivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntasTrivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntas
Trivial elañoliturgicodeeducarconjesus tarjetasdepreguntas
 
Hoja parroquial diciembre 2017
Hoja parroquial diciembre 2017Hoja parroquial diciembre 2017
Hoja parroquial diciembre 2017
 
Ii domingo de adviento misa con jóvenes
Ii domingo de adviento misa con jóvenesIi domingo de adviento misa con jóvenes
Ii domingo de adviento misa con jóvenes
 
Ii domingo de adviento la hojita de los niños
Ii domingo de adviento la hojita de los niñosIi domingo de adviento la hojita de los niños
Ii domingo de adviento la hojita de los niños
 
Ii domingo adviento misa con niños
Ii domingo adviento misa con niñosIi domingo adviento misa con niños
Ii domingo adviento misa con niños
 
Ii domingo de adviento guión para la misa
Ii domingo de adviento guión para la misaIi domingo de adviento guión para la misa
Ii domingo de adviento guión para la misa
 
I domingo adviento misa con niños
I domingo adviento misa con niñosI domingo adviento misa con niños
I domingo adviento misa con niños
 
I domingo de adviento guión misa
I domingo de adviento guión misaI domingo de adviento guión misa
I domingo de adviento guión misa
 
I domingo adviento hojita de los niños
I domingo adviento hojita de los niñosI domingo adviento hojita de los niños
I domingo adviento hojita de los niños
 
Hoja parroquial diciembre 2016
Hoja parroquial diciembre 2016Hoja parroquial diciembre 2016
Hoja parroquial diciembre 2016
 
Posibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdote
Posibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdotePosibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdote
Posibles actuaciones misa con niños: guión para el sacerdote
 
La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...
La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...
La palabra en la celebración: Evangelio dialogado...
 
Misa con niños
Misa con niñosMisa con niños
Misa con niños
 

Cuadernillo de Adviento para jóvenes

  • 1. Ea, hombrecillo, deja un momento tus ocupaciones habituales; entra un instante en ti mismo, lejos del tumulto de tus pensamientos. Arroja fuera de ti las preocupaciones agobiantes; aparta de ti tus inquietudes trabajosas. Dedícate algún rato a Dios y descansa siquiera un momento en su presencia. Entra en el aposento de tu alma; excluye todo, excepto Dios y lo que pueda ayudarte para buscarle; y así, cerradas todas las puertas, ve en pos de él. Di, pues, alma mía, di a Dios: "Busco tu rostro; Señor, anhelo ver tu rostro". Y ahora, Señor, mi Dios, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte, dónde y cómo encontrarte. Del libro Proslógion de san Anselmo, obispo Adviento El primer regalo de Navidad 2009
  • 2. Tiempo de Adviento masjoven.org Hemos de tener paciencia Evangelio de hoy: Hemos de tener paciencia, y Lc 21,25-28.34-38 perseverar, hermanos queridos, Dijo Jesús a sus discípulos: para que, después de haber sido admitidos a la esperanza de la "Habrá señales en el sol, en la luna y en los astros; las naciones verdad y de la libertad, podamos estarán angustiadas en la tierra y enloquecidas por el alcanzar la verdad y la libertad estruendo del mar y de las olas; los hombres, muertos de mismas. Porque el que seamos terror y de ansiedad por lo que se le echa encima al mundo, cristianos es por la fe y la pues las columnas de los cielos se tambalearán. esperanza; pero es necesaria la Entonces verán al hijo del hombre venir en una nube con gran paciencia, para que esta fe y esta poder y majestad. esperanza lleguen a dar su fruto. Cuando comiencen a suceder estas cosas, tened ánimo y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra liberación. Pues no vamos en pos de una Cuidad de que vuestros corazones no se emboten por el vicio, gloria presente; buscamos la la borrachera y las preocupaciones de la vida, y caiga de futura, conforme a la advertencia improviso sobre vosotros este día como un lazo, porque así del apóstol Pablo cuando dice: En vendrá ese día sobre todos los habitantes de la tierra. esperanza fuimos salvados. Y una esperanza que se ve ya no es Estad alerta y orad en todo momento para que podáis libraros esperanza. ¿Cómo seguirá de todo lo que ha de venir y presentaros ante el hijo del esperando uno aquello que se ve? hombre". Cuando esperamos lo que no vemos, aguardamos con perseverancia. Así pues, la esperanza y la paciencia nos son necesarias para completar en nosotros lo que hemos empezado a ser, y para conseguir, por concesión de Dios, lo que creemos y esperamos. Del tratado de San Cipriano, obispo y mártir sobre los bienes de la paciencia. Domingo 1º Adviento 29
  • 3. Tiempo de ESPERANZA Escucha el silencio masjoven.org Escucha el silencio que nace del aire, Escucha el silencio que hay dentro de ti, Oye al pensamiento, contar lo que al “Para mí Adviento es la preparación de la Venida viento, de Jesús al Mundo, es decir, a nuestros corazones. Por andar de prisa le cuesta decir. Es momento de reflexión, de cuestionarnos el cómo estamos haciendo las cosas, y el cómo las podemos Ríndete al cansancio de no poder oír, mejorar en el Amor. Lo que las palabras no saben decir, Y el qué espero de este Adviento es eso mismo. Y no sientas miedo de tanto silencio, Obtener tiempo para reflexionar sobre mi vida Quédate tranquila calma tu corazón, personal, mi vida en familia, en parroquia y en Respira el silencio. sociedad. Buscando cómo ahora yo en mi caso puedo vivir y hacer buscando reflejar mejor la Alegría de Respira el silencio que en el aire viene, conocer el Mundo del Amor frente al mundo del Porque en el silencio, con los pies Egoísmo-Materialismo, la manera de dar Amor a los descalzos, demás y ponerla en práctica, claro”. Dios también se mueve. G.G. Tibisay Romero. Venezuela Evangelio de hoy: Mt 4, 18-22 Pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres». Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Lunes Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca 30 y a su padre y lo siguieron.
  • 4. Ayúdanos Señor a creer Tiempo de cuando no te vemos Ayúdanos Señor a creer Adviento que podemos verte. Ayúdanos Señor a verte Jesús, en aquellos detalles, ayúdanos a ver... en aquellas personas, en ésas situaciones que sabemos que no son por azar. No tuvimos la dicha de conocerte, concédenos pues la gracia Adviento para mí es esperar, preparar de creer en ti...sin verte. mi pesebre, colocarlo con amor Que no seamos ciegos en lo más frágil, en lo más roto, lo que cuando pasas ante nosotros no sé cómo arreglar y no que no seamos ciegos entiendo. El año pasado fue una amiga, con la cuando interrumpes que yo estaba dolida y nuestra comodidad. no sabía cómo acercarme a ella. Y Que no seamos ciegos Jesús nació ahí, con su delicada cuándo a presencia y con su ternura, con su seas Tu Señor alegría y su sencillez. quien nos tienda la mano María Jesús Garrido Evangelio de hoy: Lc 10,21-24 En aquel momento, lleno de gozo bajo la acción del Espíritu Santo, Jesús dijo: "Yo te alabo, Padre, señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los hombres sabios y a los entendidos, y se las has manifestado a los sencillos. Sí, Padre, porque así has querido. Mi Padre me ha confiado todas las cosas; nadie conoce al hijo sino el Padre; y nadie conoce al Padre sino el hijo y aquel a quien el hijo se lo quiera manifestar". Se volvió a los discípulos y les dijo aparte: "¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Os digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que vosotros veis y no lo vieron, y oír lo que vosotros oís y no lo oyeron". Martes 1
  • 5. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Evangelio de hoy: Mt 15,29-37 Jesús salió de allí, llegó a la costa del lago de Galilea, subió al monte y se sentó. Se le acercó mucha gente que llevaba cojos, ciegos, sordos, mancos y otros muchos enfermos, y los pusieron a sus pies. Y él los curó, la gente se maravillaba al ver a los mudos que hablaban, a los mancos sanos, a los cojos andando, a los ciegos que recobraban la vista. Y alabaron al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Me da lástima de esta gente, pues ya llevan tres días conmigo y no tienen qué comer. No quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino". Los discípulos le dijeron: "¿De dónde podremos sacar pan para saciar a tanta gente aquí, en un despoblado?". Jesús les dijo: "¿Cuántos panes tenéis?". Ellos contestaron: "Siete y algunos peces". Mandó a la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dio gracias, los partió y los dio a los discípulos, y éstos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y se recogieron siete cestas llenas de las sobras. Lo que hace la caridad es ser una defensa en la adversidad. Al que posee la caridad ninguna cosa adversa lo dañará, es más, se convertirá en utilidad: a los que aman a Dios todo les sirve para el bien (Rm 8, 28); aún más, incluso al que ama le parecen suaves las cosas adversas y difíciles, como entre nosotros mismos vemos tan manifiestamente. Miércoles Santo Tomás de Aquino 2
  • 6. Tiempo de Adviento De luz nueva se viste la tierra ¿Cuidamos de reflexionar sobre que De luz nueva se viste la tierra, cimentamos nosotros nuestra vida? porque el sol que del cielo ha venido ¿cuáles son nuestros cimientos sobre los en el seno feliz de la Virgen que nos erigimos?. de su carne se ha revestido. A menudo no nos interesa mirar El amor hizo nuevas las cosas, bajo nuestros pies, para ver sobre dónde el Espíritu ha descendido vamos andando los caminos de nuestra y la sombra del que es poderoso vida. Tendríamos que cambiar muchas en la Virgen su luz ha encendido. cosas si mirásemos nuestros cimientos. Ya la tierra reclama su fruto Demasiado a menudo los y de bodas se anuncia la alegría, hombres son sacudidos por el temblor el Señor que en los cielos moraba de la vida bajo sus pies y ven cómo todo se hizo carne en la Virgen María. se tambalea y cae. Gloria a Dios, el Señor poderoso, Cuánto sufrimiento, cuánta soledad y a su Hijo y Espíritu Santo, cuánto vacío daría paso a la esperanza y que en su gracia y su amor nos bendijo la alegría si el hombre pusiera a Dios como la base de su vida. y a su reino nos ha destinado. Amén Sin duda éste tiempo de Adviento Oración I de la mañana es buen tiempo para replantearlo. Himno de la Liturgia de las Horas JG Evangelio de hoy: Mt 7,21.24-27 Les dijo Jesús “No todo el que me dice: ¡Señor! ¡Señor!, entrará en el reino de Dios, sino el que hace la voluntad de mi Padre celestial. El que escucha mis palabras y las pone en práctica se parece a un hombre sensato que ha construido su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se echaron sobre ella; pero la casa no se cayó, porque estaba cimentada sobre la roca. Y todo el que escucha mis palabras y no las pone en práctica se parece a un hombre insensato que ha construido su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron Jueves los ríos, soplaron los vientos y se precipitaron sobre ella, y la casa se cayó y se arruinó totalmente". 3
  • 7. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Esperar en C omencemos pues este nuevo Adviento --tiempo Adviento que nos regala el Señor del tiempo--, despertando en nuestros corazones la espera del Dios-que-viene y la esperanza de que su nombre sea santificado, de que venga su reino de justicia y de paz, y que Evangelio de hoy: se haga su voluntad así en el cielo como en la tierra. Mt. 9, 27-31 Dos ciegos seguían a Jesús, gritando: «Ten compasión de nosotros, hijo de David». D ejémonos guiar en esta espera por la Virgen María, madre del Dios-que-viene, Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, Madre de la Esperanza, a quien celebraremos dentro de unos y Jesús les dijo: «Creéis que puedo hacerlo?». días como Inmaculada: que nos Contestaron: «Sí, Señor». conceda la gracia de ser santos Entonces les tocó los ojos, diciendo: e inmaculados en el amor «Que os suceda conforme a vuestra fe». cuando tenga lugar la venida de Y se les abrieron los ojos. nuestro Señor Jesucristo, a Jesús les ordenó severamente: «¡Cuidado con que lo quien, con el Padre y el Espíritu sepa alguien!». Santo, se alabe y glorifique por los siglos de los siglos. Amén. Pero ellos. al salir, hablaron de él por toda la comarca. Benedicto XVI “Que os suceda conforme a vuestra fe”. Las palabra de Jesús en un mundo tan utilitarista como éste nos deberían hacer pensar sobre cómo esta nuestra fe. La cosa es sencilla, en función de nuestra fe suceden unas cosas u otras. En función de nuestra fe...veremos o no veremos la acción de Dios en nuestra vida. Fiarse de Dios ha sido siempre el secreto que ha hecho que los santos, aún en los momentos mas oscuros, hayan visto la luz. ¿Quizá esa es la diferencia entre los santos y nosotros: ellos tienen fe, nosotros...creemos sólo un poco.? Viernes 4
  • 8. Tiempo de Adviento Evangelio de hoy: Mt 9,35 10, 1.6-8 Jesús recorría ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, predicando el evangelio del reino y curando todas las enfermedades y dolencias. Y al ver a la gente, se compadecía de ella, porque estaban cansados y decaídos como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es mucha y los obreros pocos. Pedid al dueño de la mies que mande obreros a su mies". Reunió a sus doce apóstoles, y les dio poder de echar los espíritus inmundos y de curar todas las enfermedades y dolencias. Jesús envió a estos doce con estas instrucciones: Id a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id predicando que el reino de Dios está cerca. Curad a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad a los leprosos, echad a los demonios: gratis lo habéis recibido, dadlo gratis. Sobre el tiempo de Adviento Ha llegado, amadísimos hermanos, aquel tiempo tan importante y solemne, que, como dice el Espíritu Santo, es tiempo favorable, día de la salvación, de la paz y de la reconciliación; el tiempo que tan ardientemente desearon los patriarcas y profetas y que fue objeto de tantos suspiros y anhelos; el tiempo que Simeón vio lleno de alegría, que la Iglesia celebra solemnemente y que también nosotros debemos vivir en todo momento con fervor, alabando y dando gracias al Padre eterno por la misericordia que en este misterio nos ha manifestado. Sabado De las cartas pastorales de san Carlos Borromeo, obispo. 1683 5
  • 9. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Sobre el tiempo de Adviento En nuestra profesión de fe, tal como la hemos recibido por tradición, decimos que creemos en aquel que subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Vendrá, pues, desde los cielos, nuestro Señor Jesucristo. Vendrá ciertamente hacia el fin de este mundo, en el último día, con gloria. Se realizará entonces la consumación de este mundo, y este mundo, que fue creado al principio, será otra vez renovado. De las catequesis de Jerusalén. 870-874 Evangelio de hoy: Lc 3,1-6 El año quince del reinado de Tiberio César, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, estando Herodes al frente de Galilea, su hermano Filipo al frente de Iturea y de la región de Traconítida, y Lisanias al frente de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, Dios habló a Juan, el hijo de Zacarías, en el desierto. Y él fue recorriendo toda la región del Jordán, predicando un bautismo de conversión para recibir el perdón de los pecados, como está escrito en el libro del profeta Isaías: Voz que grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus sendas; que los valles se eleven, que los montes y colinas se abajen, que los caminos tortuosos se hagan rectos y los escabrosos llanos, para que todos vean la salvación de Dios. De nada sirve la predicación a quien no quiere ser cambiar su corazón. Preparar el camino al Señor dice el evangelista. ¿preparas tu corazón para que el Señor llegue a el? Difícilmente podrá entrar si no preparas un hueco. Piensa en las cosas que te apartan de la Domingo presencia de Dios en tu vida. ¿No podrías 2º adviento preparar un hueco al 6 Señor que viene?
  • 10. Tiempo de El tiempo del Salvador Adviento La Iglesia celebra cada año el misterio de este amor tan grande hacia nosotros, exhortándonos a tenerlo siempre presente. A la vez nos enseña que la venida de Cristo no sólo aprovechó a los que vivían en el tiempo del Salvador, sino que su eficacia continúa, y aún hoy se nos comunica si queremos recibir, mediante la fe y los sacramentos, la gracia que él nos prometió, y si ordenamos nuestra conducta conforme a sus mandamientos. De las cartas pastorales de san Carlos Borromeo, obispo. 1683 Evangelio de hoy: Lc 5,17-26 Un día Jesús estaba enseñando. Estaban presentes unos fariseos y unos maestros de la ley que habían venido de todas las aldeas de Galilea y de Judea y de Jerusalén. Jesús hacía curaciones con el poder del Señor. En esto llegan unos hombres trayendo en una camilla a un paralítico. Querían entrar en la casa y ponerlo delante de Jesús. No encontrando por dónde meterlo porque había mucha gente, subieron a la terraza, lo bajaron por el techo en la camilla y lo pusieron en medio de todos, delante de Jesús. Él, al ver su fe, dijo: "Hombre, tus pecados te son perdonados". Los maestros de la ley y los fariseos se dijeron: "¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar los pecados sino sólo Dios?". Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: "¿Por qué pensáis así?¿Qué es más fácil decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Pues para que sepáis que el hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados, dijo al paralítico: Tú, levántate, carga con tu camilla y vete a tu casa". E inmediatamente se levantó delante de todos, se cargó la camilla en que había estado tendido y se fue a su casa, alabando a Dios. Todos quedaron sobrecogidos, y glorificaron a Dios. Llenos de temor, decían: "Hoy hemos visto cosas maravillosas". “Hoy hemos visto cosas maravillosas” ¿Quien no desea ser liberado de sus errores, de las consecuencias de sus defectos, de sus pecados en suma? Y esa es la maravilla que los apóstoles Lunes descubren en Jesús: perdona sus pecados. Hoy sigue sucediendo. Jesús el que nació en Belén sigue perdonando a quien se acerca a El. Viene para eso. No dejes de recibir su perdón. Simplemente confiésate, así de sencillo. Verás la maravilla del perdón. 7
  • 11. Tiempo de Una sola vez que una persona escuchase éste pasaje ESPERANZA del Evangelio, si lo hiciese desde una actitud masjoven.org sincera, bastaría para convertir su espíritu y reconocer a Dios como su Dios. La imagen de Dios que éste pasaje presenta Virgen del Adviento no puede mostrarnos mejor al Dios que busca al hombre y quiere llamar a su puerta, sin la superioridad y la altanería de quien se sabe dueño María, Virgen del Adviento, sino desde la inocencia de una joven y la esperanza nuestra, vulnerabilidad de un niño. de Jesús la aurora, La joven María pasa a ser el trono desde el del cielo la puerta. que Dios quiere reinar. Y María, con todos sus Madre de los hombres, miedos y sus dudas se fía y hace realidad la presencia encarnada de Dios entre los hombres. de la mar estrella, Todavía hoy la dureza de corazón hacen llévanos a Cristo, imposible a muchos creer que el Dios que creó el danos sus promesas. Universo se amparase en una joven virgen para Eres, Virgen Madre, cumplir su promesa. la de gracia llena, Si el hombre fuera dios nunca ésto hubiera del Señor la esclava, ocurrido; es lo grande de Dios: que no piensa como del mundo la reina. el hombre ni actúa como el hombre. El es El Otro. Alza nuestros ojos Todo cambia para quien se fía de Dios.Todo cambia para bien. hacia tu belleza, guía nuestros pasos ¿Tú te fías de Dios? a la vida eterna. Jesús Garrido Amén. Evangelio de hoy: Lc. 1,26-38 El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?». El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible». María contestó: «Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el ángel. Martes 8 SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE SANTA MARÍA VIRGEN
  • 12. Tiempo de Evangelio de hoy: Mt 11,28-30 Adviento Dijo Jesús: Venid a mí todos los que estáis cansados y oprimidos, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy afable y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera". Cristo hace una propuesta a toda la humanidad: carga con mi yugo, que es llevadero y encontrarás el descanso de tu alma. No hay que pedir un préstamo, no hay que ser un personaje importante, no hay que tener una gran posición, ni tan siquiera ser de buena familia: simplemente hay que aprender de El, intentar imitarle y hacer lo que dijo. La mejor propuesta que el hombre ha recibido en la historia es ésta, no hay otra propuesta mejor. Hecha por el mismo Dios que nace en Belén para que el hombre la crea. Después de escucharla...¿vas a seguir buscando la felicidad en las cosas...? ¿ o vas afiarte de Aquel que te dará la felicidad de verdad...? Preparemos los caminos ya se acerca el Salvador y salgamos, peregrinos, al encuentro del Señor. Ven, Señor, a libertarnos, ven, tu pueblo a redimir; purifica nuestras vidas y no tardes en venir. El rocío de los cielos sobre el mundo va a caer, el Mesías prometido, hecho niño, va a nacer. De los montes la dulzura, de los ríos leche y miel, de la noche será aurora la venida de Emmanuel. Te esperamos anhelantes ya sabemos que vendrás; deseamos ver tu rostro y que vengas a reinar. Consolaos y alegraos, desterrados de Sión, que ya viene, ya está cerca, él es nuestra salvación. Miércoles Oración II de la mañana Himno de la Liturgia de las 9
  • 13. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Fiel es Dios, que se ha constituido en deudor nuestro, no porque haya recibido nada de nosotros; sino por lo mucho que nos ha prometido. La promesa le pareció poco, Evangelio de hoy: Mt 11, 11-15 incluso; por eso, quiso obligarse mediante escritura, haciéndonos, por decirlo así, un Les dijo Jesús: documento de sus promesas para que, Os aseguro que no hay hombre alguno más grande cuando empezara a cumplir lo que prometió, que Juan Bautista, pero el más pequeño en el reino de viésemos en el escrito el orden sucesivo de su Dios es más grande que él. cumplimiento. Desde los tiempos de Juan Bautista hasta ahora el Prometió la salud eterna, la vida reino de Dios sufre violencia, y los violentos lo bienaventurada en la compañía eterna de los arrebatan. ángeles, la herencia inmarcesible, la gloria En efecto, todos los profetas y la ley anunciaron este eterna, la dulzura de su rostro, la casa de su reino hasta que vino Juan. Y si queréis admitirlo, él es santidad en los cielos y la liberación del Elías, el que había de venir. miedo a la muerte, gracias a la resurrección de los muertos. ¡El que tenga oídos que oiga!". Prometió a los hombres la divinidad, a los mortales la inmortalidad, a los pecadores la justificación, a los miserables la glorificación. Sin embargo, hermanos, como a los hombres les parecía increíble lo prometido por Dios -a saber, que los hombres habían de igualarse a los ángeles de Dios, saliendo de esta mortalidad, corrupción, bajeza, debilidad, polvo y ceniza-, no sólo entregó la escritura a los hombres para que creyesen, sino que también puso un mediador de su fidelidad. Y no a cualquier príncipe, o a un ángel o arcángel, sino a su Hijo único. Por medio de éste había de mostrarnos y ofrecernos el camino por donde nos llevaría al fin prometido. De los comentarios de san Agustín, obispo, sobre los Salmos Jueves 10
  • 14. Tiempo de Adviento Evangelio de hoy: Mt 11,16-19 “¿A qué compararé esta generación? Se parece a esos chiquillos sentados en las plazas, que se gritan unos a otros: "Os hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos cantado lamentaciones y no habéis llorado". Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dijeron: Tiene un demonio. Ha venido el hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: Éste es un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores. Pero la sabiduría ha sido justificada con sus obras". Cielos, lloved vuestra justicia! Ábrete, tierra! El Adviento es el tiempo en que María me enseña que Jesucristo es realmente el Emmanuel: el "Dios con nosotros"; el Dios aquí, ahora, conmigo... y cuanto más lo medito Ven Señor Haz germinar al Salvador! Oh Señor, Pastor de la casa de Israel que conduces a tu pueblo, ven a rescatarnos por el poder de tu brazo. Ven pronto, Señor. Ven, Salvador! Oh Sabiduría, salida de la boca del Padre, más crece dentro de mí... Y más anunciada por profetas, espero el día en que lo llegue a ver ven a enseñarnos el camino de la salvación. cara a cara. Ven pronto, Señor. Ven, Salvador! ¿que es para tí Adviento? Hijo de David, estandarte de los pueblos y los reyes, a quien clama el mundo entero, ven a libertarnos, Señor, no tardes ya. Ven pronto, Señor. Ven, Salvador! Llave de David y cetro de la casa de Israel, tú que reinas sobre el mundo, ven a libertar a los que en tinieblas te esperan. Ven pronto, Señor. Ven Salvador! Oh sol naciente, esplendor de la luz eterna y sol de justicia, ven a iluminar a los que yacen en sombras de muerte. Ven pronto, Señor. Ven Salvador! Rey de las naciones y piedra angular de la Iglesia, tú que unes a los pueblos, ven a libertar a los hombres que has creado. Ven pronto, Señor. Ven Salvador! Oh Emmanuel, nuestro rey, Salvador de las naciones, esperanza de los pueblos, ven a libertarnos, Señor, no tardes ya. Ven pronto, Señor. Ven Salvador! Oración IV de la mañana Viernes Himno de la Liturgia de las Horas 11
  • 15. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org ¡Qué admirable intercambio! El Hijo de Dios en persona, aquel que existe desde toda la eternidad, aquel que es invisible, incomprensible, incorpóreo, principio de principio, luz de luz, fuente de vida e inmortalidad, expresión del supremo arquetipo, sello inmutable, imagen fidelísima, palabra y pensamiento del Padre, él mismo viene en ayuda de la criatura, que es su imagen: por amor del hombre se hace hombre, por amor a mi alma se une a un alma intelectual, para purificar a aquellos a quienes se ha hecho semejante, asumiendo todo lo humano, excepto el pecado. Fue concebido en el seno de la Virgen, previamente purificada en su cuerpo y en su alma por el Espíritu (ya que convenía honrar el hecho de la generación, destacando al mismo tiempo la preeminencia de la virginidad); y así, siendo Dios, nació con la naturaleza humana que había asumido, y unió en su persona dos cosas entre sí contrarias, a saber, la carne y el espíritu, de las cuales una confirió la divinidad, otra la recibió. De los sermones de san Gregorio Evangelio de hoy: Mt 17,10-13 Nacianceno, obispo. Los discípulos le preguntaron: "¿Por qué dicen los maestros de la ley que Elías debe venir antes?". Él respondió: "Elías vendrá antes a ponerlo todo en orden. Pero yo os digo: Elías ha venido ya y no lo han reconocido, sino que lo han tratado a su antojo. Así también el hijo del hombre ha de Sábado padecer por parte de ellos". Entonces entendieron los discípulos que les 12 había hablado de Juan el Bautista.
  • 16. Tiempo de Jesucristo, Palabra del Padre, luz eterna de todo creyente: Adviento ven y escucha la súplica ardiente, ven, Señor, porque ya se hace tarde. Cuando el mundo dormía en tinieblas, en tu amor tú quisiste ayudarlo y trajiste, viniendo a la tierra, esa vida que puede salvarlo. Ya madura la historia en promesas, sólo anhela tu propio regreso; si el silencio madura la espera, el amor no soporta el silencio. Con María, la Iglesia te aguarda con anhelos de esposa y madre, y reúne a sus hijos en vela, para juntos poder esperarte. Cuando vengas, Señor, en tu gloria, que podamos salir a tu encuentro y a tu lado vivamos por siempre, dando gracias al Padre en el reino. Amén. Oración I de la noche Himno de la Liturgia de las Horas Evangelio de hoy: Lc 3,10-18 Sobre el tiempo de Adviento El Padre, por su inmenso amor hacia La gente le preguntaba: "¿Qué tenemos que hacer?". Y él contestaba: "El que tenga dos túnicas reparta con el nosotros, pecadores, nos envió a su que no tiene ninguna, y el que tiene alimentos que haga Hijo único, para librarnos de la igual". tiranía y del poder del demonio, Acudieron también unos publicanos a bautizarse, y le invitarnos al cielo e introducirnos en dijeron: "Maestro, ¿qué tenemos que hacer nosotros?". lo más profundo de los misterios de Y él les respondió: "No exijáis nada más de lo que manda su reino, manifestarnos la verdad, la ley". enseñarnos la honestidad de Le preguntaron también unos soldados: "Y ¿nosotros qué costumbres, comunicarnos el debemos hacer?". germen de las virtudes, Y les contestó: "No intimidéis a nadie, no denunciéis enriquecernos con los tesoros de su falsamente y contentaos con vuestra paga". gracia y hacernos sus hijos Como la gente estaba expectante y se preguntaba si no adoptivos y herederos de la vida sería Juan el mesías, Juan declaró públicamente: "Yo os eterna. bautizo con agua, pero ya viene el que es más fuerte que De las cartas pastorales de san yo, y a quien no soy digno de desatar la correa de sus Carlos Borromeo, obispo. 1683 sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y con fuego. Tiene en su mano el bieldo para aventar su parva, llevar el trigo a su granero y quemar la paja en fuego que no se apaga". Domingo 3º adviento Con estas y otras muchas exhortaciones evangelizaba al pueblo. 13
  • 17. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Mirad Mirad las estrellas fulgentes brillar, sus luces anuncian que Dios ahí está, la noche en silencio, la noche en su paz, murmura esperanzas cumpliéndose ya. las estrellas Los ángeles santos, que vienen y van, preparan caminos por donde vendrá el Hijo del Padre, el Verbo eternal, al mundo del hombre en carne mortal. Abrid vuestras puertas, ciudades de paz, Evangelio de hoy: que el rey de la gloria ya pronto vendrá; Mt 21, 23-27 abrid corazones, hermanos, cantad que vuestra esperanza cumplida será. Jesús llegó al templo y, mientras enseñaba, se le Los justos sabían que el hambre de Dios acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos vendría a colmarla el Dios del Amor, del pueblo para preguntarle: su Vida en su vida, su Amor en su amor « ¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha serían un día su gracia y su don. dado semejante autoridad?». Jesús les replicó: Ven pronto, Mesías, ven pronto, Señor, «Os voy a hacer yo también una pregunta; si me los hombres hermanos esperan tu voz, la contestáis, os diré yo también con qué tu luz, tu mirada, tu vida, tu amor. Ven pronto, Mesías, sé Dios Salvador. autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de Amén. dónde venía, del cielo o de los hombres?». Ellos se pusieron a deliberar: «Si decimos “del cielo”, Oración II de la noche nos dirá: “¿Por qué no le habéis creído?”. Si le Himno de la Liturgia de las Horas decimos “de los hombres”, tememos a la gente; porque todos tienen a Juan por profeta». Y respondieron a Jesús: «No sabemos». El, por su parte, les dijo: «Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto». Lunes 14
  • 18. Tiempo de Adviento Adviento...alegría para el hombre Alegría para los niños que acaban de nacer, y para los ancianos que en estos días se preguntan si llegarán a las navidades del año que viene. Alegría para las madres de familia que en estos días estarán más cansadas de lo habitual y para esos hombres que a lo mejor en estos días se olvidan un poquito de ganar dinero y descubren que hay cosas mejores en el mundo. Alegría para los abandonados por todos y para las monjas de clausura que estas noches bailarán como si se hubieran vuelto repentinamente locas. ¡Alegría, alegría para todos! Alegría, porque Él, en Navidad, trae alegría suficiente para todos. Alegría para los que tienen esperanza y para los que ya la han perdido. José Luis Martín Descalzo Evangelio de hoy: Mt.21,28-32 Dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña”. Él le contestó: “No quiero”. Pero después recapacitó y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: “Voy, señor”. Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?». Contestaron: «El primero». Jesús les dijo: «Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los Martes publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis». 15
  • 19. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Los que soñáis y esperáis la buena nueva, abrid las puertas al Niño, que está muy cerca; El Señor cerca está; Él viene con la paz. El Señor cerca está; Él trae la verdad. FLORECERÁ LA JUSTICIA Juan envió a dos de sus discípulos a preguntar al Señor: DESDE EL CIELO... « ¿Eres tú el que ha de venir, o Florecerá la justicia desde el cielo tenemos que esperar a otro?». y la tierra otra vez dará su fruto, Los hombres se presentaron a el cambiará en fiesta todo el luto Jesús y le dijeron: «Juan, el Evangelio de hoy: Lc 7, 19-23 del pobre desterrado y prisionero. Bautista, nos ha mandado a Cubrirá mi nube el horizonte preguntarte: ¿Eres tú el que ha y mi gloria fecundará tu suelo, de venir, o tenemos que esperar Yo seré tu paz y tu consuelo, a otro?». Y en aquella ocasión reconstruiré mi ciudad sobre los montes. Jesús curó a muchos de El Amor regresará de su destierro y su manto cubrirá la tierra toda, enfermedades, achaques y será el bálsamo suave de la aurora malos espíritus, y a muchos que comienza en el mundo que recreo. ciegos les otorgó la vista. La semilla que planto es Vida Nueva Después contestó a los enviados: una Alianza que jamás será abolida, «Id a anunciar a Juan lo que mi fidelidad para siempre sostenida habéis visto y oído: los ciegos en la promesa del perdón que la genera. ven, los inválidos andan, los Él te penetrará como el rocío leprosos quedan limpios, los Miércoles que, sereno, en la noche se derrama, sordos oyen, los muertos te despertará renovado en la mañana resucitan, y a los pobres se les 16 y en el Sol verás que Yo he vencido. (Isaías 45) anuncia el Evangelio. Y dichoso el que no se escandalice de mí».
  • 20. Tiempo de Adviento El que La pena que la tierra soportaba, a causa del pecado, se ha trocado quiso nacer en el canto que brota jubiloso, en labios de María pronunciado. El sí de las promesas ha llegado, la alianza se cumple, poderosa, el Verbo eterno baja de los cielos, con nuestra débil carne se desposa. Oh misterio que sólo la fe alcanza!, María es nuevo templo de la gloria, rocío matinal, nube que pasa, luz nueva en su presencia misteriosa. A Dios sea la gloria eternamente, y al Hijo suyo amado, Jesucristo, el que quiso nacer para vosotros para darnos su Espíritu divino. Amén. Oración V de la noche Himno de la Liturgia de las Horas Evangelio de hoy: Mc 1,1-17 - Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón. Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz, Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amós, Amós a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob: y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, Jueves las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce. 17
  • 21. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Alégrense porque el día se levanta... Alégrense porque el día se levanta y el sol de la justicia ya se asoma que destilen los cedros sus aromas cuando el cielo y sus aves ya le cantan. Alégrense, el Señor que ya se acerca y enamora en el perfume de su paso es príncipe de Paz y con su abrazo reconstruye en su bondad el alma muerta. Alégrense que el Señor de los señores vestido de jazmín y de jacinto llega envuelto de sol y es el Dios vivo en que se gozan la luz y los amores. Esta cerca y exorciza los temores ilumina la angustia y la tristeza, Él renueva la vida en su pureza y descubre del encuentro sus sabores. Está cerca y reclama tu presencia para encender en tus ojos la esperanza anidar en tus entrañas la confianza y endulzar la amargura de la ausencia. Evangelio de hoy: Mt. 1. 18-24 El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con- nosotros”». Cuando José se despertó, hizo lo que le Viernes había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer. 18
  • 22. Tiempo de Adviento El deseo de contemplar a Dios Ea, hombrecillo, deja un momento tus ocupaciones habituales; entra un instante en ti mismo, lejos del tumulto de tus pensamientos. Arroja fuera de ti las preocupaciones agobiantes; aparta de ti tus inquietudes trabajosas. Dedícate algún rato a Dios y descansa siquiera un momento en su presencia. Entra en el aposento de tu alma; excluye todo, excepto Dios y lo que pueda ayudarte para buscarle; y así, cerradas todas las puertas, ve en pos de él. Di, pues, alma mía, di a Dios: "Busco tu rostro; Señor, anhelo ver tu rostro". Y ahora, Señor, mi Dios, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte, dónde y cómo encontrarte. Del libro Proslógion de san Anselmo, obispo Evangelio de hoy: Lc 1,5-25 En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, del turno de Abias, casado con una descendiente de Aarón llamada Isabel. Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada. Una vez que oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según el ritual de los sacerdotes, le tocó a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso. Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor. Pero el ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos israelitas al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, preparando para el Señor un pueblo bien dispuesto». Zacarías replicó al ángel: « ¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada». El ángel le contestó: «Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado a hablarte para darte esta buena noticia. Pero mira: te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento». El pueblo estaba aguardando a Zacarías, sorprendido de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. El les hablaba por señas. porque seguía mudo. Al cumplirse los días de su servicio en el templo volvió a casa. Días después concibió Isabel. su mujer, y Sábado estuvo sin salir cinco meses, diciendo: «Así me ha tratado el Señor cuando se ha dignado quitar mi afrenta ante los hombres». 19
  • 23. Tiempo de ESPERANZA QUIERO ANUNCIARTE masjoven.org LA ALEGRIA... Las obras en el Adviento (Is. 61,1-11) Las «obras buenas» son esenciales e inseparables a la Quiero anunciarte la alegría, oración, como recuerda la oración del primer domingo de el año de gracia del Señor, Adviento, con la que pedimos al Padre Celestial que el fin de la vergüenza y del dolor, suscite en nosotros «la voluntad de salir al encuentro de la esclavitud que para siempre se termina. Cristo, con las buenas obras». Me ha ungido el Señor, el poderoso, Desde este punto de vista, el Adviento es más adecuado con su Espíritu de paz y de justicia, que nunca para convertirse en un tiempo vivido en yo te doy, en su nombre, la noticia: comunión con todos aquellos --y gracias a Dios son la libertad, por fin, será tu gozo. Él vendará los corazones rotos muchos—que esperan en un mundo más justo y más y liberará a los oprimidos, fraterno. dará la victoria a los cautivos, Este compromiso por la justicia puede unir en cierto su gloria cantarán pueblos remotos. sentido a los hombres de cualquier nacionalidad y Restaurará las ciudades desoladas cultura, creyentes y no creyentes. Todos de hecho están y las viñas, por fin, darán su fruto, animados por un anhelo común, aunque sea distinto por hoy se termina, Israel, tu luto sus motivaciones, hacia un futuro de justicia y de paz. y una nueva primavera se prepara. Benedicto XVI Hoy consagra el Señor sus sacerdotes, los ministros de la nueva Alianza, los que anuncian al mundo la esperanza de la viña cultivada y de sus brotes. Y yo me gozaré de su presencia y exaltaré al Dios de mi esperanza, se llenará mi boca de alabanza y amarlo sólo a Él será mi ciencia. Porque de salvación me ha revestido con el manto de justicia del esposo, como la novia, me adorno con el gozo de contemplar ante mi lo prometido. Porque en mi tierra ya brota la justicia y la semilla de una vida nueva, ha comenzado ya una nueva era y las naciones gritan la noticia. Evangelio de hoy: Lc 1,39-45 María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo, y dijo a voz en grito: « ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a Domingo mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú, 4º Adviento que has creído!, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá». 20
  • 24. Tiempo de La alegría en Adviento Adviento El periodista español José Luis Martín Descalzo, en una de sus obras llamada Alegría de nieve “Razones para la alegría”, escribe: “Si yo por los caminos. tuviera que pedirle a Dios un don, un Todo espera la gracia del Bien nacido. solo don, un regalo celeste, le pediría, En desgracia los hombres, creo que sin dudarlo, que me dura la tierra. concediera el supremo arte de la Cuanta más nieve cae, sonrisa. Es lo que más envidio en más cielo cerca. algunas personas. Es, me parece, la La tierra tan dormida cima de las expresiones humanas… La ya se despierta. Y hasta el hombre más muerto gente que ama mucho, sonríe se despereza. fácilmente. Un amargado jamás sabrá Ya los montes se allanan sonreír. Y menos un orgulloso”. y las colinas, y el corazón del hombre Si queremos hacer algo por los demás, vuelve a la vida. Amén. comencemos por aquí. Regalemos a Oración III de la noche nuestro prójimo una hermosa y sincera Himno de la Liturgia de las Horas sonrisa siempre que podamos, a todos s i n exc e p c i ó n y e n t o d a s l a s circunstancias. También a aquellos que no nos simpatizan o tal vez nos han herido o hecho algún mal. También cuando estemos cansados o totalmente agotados. Este gesto tan sencillo, de verdadera alegría y de amor, puede ser también un hermoso regalo de Navidad. ¡Sonríe, descubre a los demás cuánto los ama Dios! Y ten la seguridad de que el Niño Jesús te lo pagará. Padre Sergio A. Cordova, L.C. Evangelio de hoy: Lc 1,39-45 María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo, y dijo a voz en grito: « ¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la Lunes madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú, que has creído!, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá». 21
  • 25. Tiempo de La alerta del Adviento ESPERANZA Una de las características propias de este Tiempo de Adviento, masjoven.org podemos decir el tinte espiritual que corresponde, es una actitud y una virtud cristiana que aparece registrada frecuentemente en los Evangelios y que podríamos calificar como un estado de previsión, de alerta, de expectativa, de vigilancia. Tantas cosas, todos los días, nos sumergen en el vértigo de lo cotidiano. Nuestras preocupaciones nos agobian, nos detenemos tanto en las cosas de todos los días que no tenemos tiempo para Dios. Los Padres de la Iglesia insistían en que el Adviento se reitera cada año y podríamos decir que, cotidianamente, Cristo viene en nuestra búsqueda, golpea las puertas de nuestro corazón. Por eso debemos estar alertas, que es estar despiertos, en vela. Hay una parábola evangélica muy bella que es la del portero donde el Señor parte a una fiesta y encarga al portero que cuide la casa y el portero tiene que estar vigilando porque no sabe –y no sabemos nosotros- el momento en que ha de regresar el Señor. Esta actitud de alerta espiritual es la que caracteriza este tiempo. ¡Que distinta sería nuestra vida si viviéramos así, en la expectativa de ese encuentro con Cristo porque esta categoría del encuentro es la que marca decisivamente la existencia cristiana! Mons Héctor Aguer, Arzobispo de la Plata Evangelio de hoy: Lc 1, 45-56 María dijo: «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia —como lo había prometido a nuestros padres— en favor de Abrahán y su descendencia por siempre». María se quedó con Isabel unos Martes tres meses y después volvió a su casa. 22
  • 26. Tiempo de Adviento masjoven.org Evangelio de hoy: Lc 1, 57-66 Dios viene... A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho «En Adviento, la liturgia nos repite con frecuencia y nos una gran misericordia, y la asegura, como queriendo derrotar nuestra desconfianza, que felicitaban. A los ocho días Dios “viene. Viene para estar con nosotros, en cada una de fueron a circuncidar al niño, y lo nuestras situaciones; viene para vivir entre nosotros, a vivir llamaban Zacarías, como a su con nosotros y en nosotros; viene a llenar las distancias que padre. La madre intervino nos dividen y separan; viene a reconciliarnos con Él y entre diciendo: « ¡No! Se va a llamar nosotros. Juan». Le replicaron: «Ninguno de tus parientes se llama así». Entonces preguntaban por señas Dios viene en la historia de la humanidad para tocar a la puerta al padre cómo quería que se de cada hombre y de cada mujer de buena voluntad, para llamase. Él pidió una tablilla y ofrecer a los individuos, a las familias y a los pueblos el don de escribió: «Juan es su nombre». la fraternidad, de la concordia y de la paz. Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la «Por este motivo Adviento es por excelencia el tiempo de la boca y la lengua, y empezó a esperanza, en el que los creyentes en Cristo están invitados a hablar bendiciendo a Dios. Los permanecer en espera vigilante y activa, alimentada por la vecinos quedaron sobrecogidos, oración y por el compromiso concreto del amor». y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los «¡Que el acercarse de la Navidad de Cristo llene los corazones que lo oí an reflexionaban de todos los cristianos de alegría, de serenidad y de paz!», diciendo: « ¿Qué va a ser este deseó el Papa. Para vivir de manera más auténtica y fructuosa niño?». Porque la mano del Señor este período de Adviento hay que contemplar a María estaba con él. Santísima y ponernos en camino espiritualmente junto a ella hacia la gruta de Belén. Cuando Dios tocó a la puerta de su juventud, ella le acogió con fe y con amor. Dejémonos atraer por su belleza, reflejo de la gloria divina, para que “el Dios que viene” encuentre en cada uno de nosotros un corazón bueno y abierto, que Él pueda llenar con sus dones. Benedicto XVI Miércoles 23
  • 27. Tiempo de ESPERANZA masjoven.org Ya muy cercano, Emmanuel, Sobre el Adviento hoy te presiente Israel, que en triste exilio vive ahora Adviento invita a los creyentes a tomar conciencia de y redención de ti implora. Ven ya, del cielo resplandor, esta verdad y a actuar coherentemente. Resuena como Sabiduría del Señor, un llamamiento provechoso que tiene lugar con el pasar pues con tu luz, que el mundo ansía, de los días, de las semanas, de los meses: ¡Despierta! nos llegará nueva alegría. ¡Recuerda que Dios viene! ¡No vino ayer, no vendrá Llegando estás, Dios y Señor, del Sinaí legislador, mañana, sino hoy, ahora! El único verdadero Dios, el Dios que la ley santa promulgaste de Abraham, de Isaac y Jacob» no es un Dios que está en y tu poder allí mostraste. el cielo, desinteresándose de nosotros y de nuestra Ven, vara santa de Jesé, contigo el pueblo a lo que fue historia, sino que es el Dios-que-viene. volver espera, pues aún gime bajo el cruel yugo que lo oprime. Es un Padre que no deja nunca de pensar en nosotros, Ven, llave de David, que al fin respetando totalmente nuestra libertad: desea el cielo abriste al hombre ruin que hoy puede andar, libre su vía, encontrarnos, visitarnos, quiere venir, vivir en medio de con la esperanza del gran día. nosotros, permanecer en nosotros. Este «venir» se debe Aurora tú eres que, al nacer, a su voluntad de liberarnos del mal y de la muerte, de nos trae nuevo amanecer, todo aquello que impide nuestra verdadera felicidad, y, con tu luz, viva esperanza el corazón del hombre alcanza. Dios viene a salvarnos. Rey de la gloria, tu poder al enemigo ha de vencer, Benedicto XVI y, al ayudar nuestra flaqueza, se manifiesta tu grandeza. Amén. Oración III de la mañana Himno de la Liturgia de las Horas Evangelio de hoy: Lc 1, 67-79 Zacarías, padre de Juan, lleno del Espíritu Santo, profetizó diciendo: «Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, Su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian; realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, recordando su santa alianza y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán. Para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días. Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, anunciando a su pueblo la salvación, el perdón de sus pecados. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz». Jueves 24
  • 28. Tiempo de Adviento masjoven.org Navidad Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros Evangelio de hoy: Jn 1, 1-18 En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junio a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz. de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo”». Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Viernes Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer. 25
  • 29. Bendiciones de Adviento Bendición del árbol Bendición del Belén Señor Dios nuestro, te El Hijo de Dios hecho alabamos por la luz de la hombre por amor a nosotros, creación: El sol, la luna y las escogió nacer en un establo estrellas de la noche. Te humilde, antes que en el mayor alabamos por la luz de Israel: palacio de los reyes. Siendo rico La Ley, los profetas y la se hizo pobre por nosotros, para sabiduría de las Sagradas mostrarnos cuánto ama la Escrituras. Te alabamos por pobreza y la humildad. Pero la Jesucristo, tu Hijo: Él es el presencia del Rey de reyes hizo Emmanuel, Dios-con-nosotros, de este humilde refugio el más el Príncipe de la Paz, que nos honroso y noble de los palacios llena de la maravilla de su reales. amor. Aquí Él se alegró de ser Señor Dios, que tu adorado por su madre y su bendición venga sobre nosotros padre, por los pastores pobres y a medida que ilumine este árbol. por los hombres ricos y sabios. Que la luz y la alegría que da, Como un hombre entre los sean un signo del gozo que llena hombres, Cristo vino para todos nuestros corazones. Que todos los hombres, de todos los los que se deleitan en este árbol tiempos, y todos los lugares; a lleguen al conocimiento y al menos que digamos "no hay júbilo de la salvación. sitio", vendrá a nuestra casa esta Te l o p e d i m o s p o r noche de Navidad, y hará que Jesucristo nuestro Señor. sea un lugar de esplendor, de Todos: Amén. amor y de gran alegría. Todos: Demos gracias a Dios. Bendición de la mesa Padre que estás en el Cielo, te alabamos por darnos a tu Hijo, Jesús, por ser nuestro salvador y Señor. Bendícenos a todos nosotros que hoy nos reunimos aquí. Permítenos vivir felices en tu amor. Escucha nuestra oración, Padre del Amor. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, que se ha hecho hombre como nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor. Todos: Amén
  • 30. Feliz Navidad Te deseamos desde masjoven.org que éste pequeño folleto te haya ayudado a preparar la llegada de la Navidad. Deseamos que Dios, en su infinita misericordia, derrame sobre ti y los tuyos el don de la Fe para llegar a descubrir el verdadero secreto de la Navidad: Dios está con nosotros . masjoven.org