SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 83
Descargar para leer sin conexión
1
VENCIENDO LA TENTACIÓN,
AFIRMANDO LOS CORAZONES
ENSEÑANZAS DE
LA CARTA DE
SANTIAGO
JOSÉ LEONIS
2
3
4
JOSÉ LEONIS
ENSEÑANZAS DE LA CARTA DE
SANTIAGO
VENCIENDO LA TENTACIÓN,
AFIRMANDO LOS CORAZONES
5
ENSEÑANZAS DE LA CARTA
DE SANTIAGO
VENCIENDO LA TENTACIÓN,
AFIRMANDO LOS CORAZONES
6
A todos los cristianos que desean alcanzar el premio del supremo
llamamiento y saben que hay pruebas que superar.
7
Contenido
Introducción 10
Capítulo I 14
Las pruebas. Una realidad en la vida del cristiano
Capítulo II 18
La concepción del pecado y la muerte.
Capítulo III 24
Protocolo para superar la tentación
Capítulo IV 30
Los altos estándares de Dios. Favoritismo,
acepción y discriminación tan equivalentes
al homicidio o el adulterio
Capítulo V 34
¿Puede un hombre tener fe y no hacer buenas obras?
¿Puede la fe sin buenas obras salvar a un hombre?
Capítulo VI 38
Una forma de medir tu crecimiento espiritual
(Stg capítulo 3)
8
Capítulo VII 44
Sabiduría de lo alto vs la sabiduría terrenal.
Capítulo VIII 48
La génesis de las guerras. Santiago capítulo 4
Capítulo IX 53
¿Cómo encontrar nuevamente el camino a Dios.?
Capítulo X 57
Nuestro deber como cristianos es restaurar al
caído y no ser jueces.
Capítulo XI 60
No somos autosuficientes, dependemos de Dios
Capítulo XII 62
Advertencia para los que atesoran riquezas en la tierra.
Capítulo XIII 65
Afirmando nuestros corazones para la venida de Cristo
Capítulo XIV 69
Buenos modelos que seguir
9
Capítulo XV 72
El poder de la oración
Capítulo XVI 75
Cuidado con extraviarnos
Capítulo XVII 79
La restauración es posible.
Conclusión 81
10
Introducción
Epístola de Santiago
De los personajes bíblicos que llevan éste nombre: Santiago (en hebreo:
Jacobo) podemos resaltar a tres de ellos:
a) Dos apóstoles.
1. Jacobo el hijo de Zebedeo (decapitado por Herodes),
hermano del apóstol Juan. (Hch 12:2)
2. Jacobo el hijo de Alfeo. (Mt 10:3)
b) Jacobo el hermano del Señor Jesús. (Mt 13:55)
El autor:
Se describe que el escritor de la carta Universal de Santiago fue precisa-
mente Jacobo el hermano del Señor.
11
Es probablemente el primer escrito del nuevo testamento (años 44-47
d.C)
De las primeras cosas que nos vienen a la mente de este personaje, es
su negativa al mensaje de salvación anunciado por el Señor, podemos
imaginarlo haciendo burla a las declaraciones que Jesús (su her-
mano) era el Mesías profetizado.
La Biblia nos enseña de personajes que se opusieron vehementemente
a los designios de Dios, pero fueron transformados y llegaron a conver-
tirse en herramientas útiles para Dios; este Jacobo entra en esta catego-
ría.
Los ejemplo:
1) Lucas hace mención de Santiago (Jacobo) en Hechos
(15:13), lo describe teniendo un papel de liderazgo en la Igle-
sia.
2) El apóstol Pablo en su carta a los Gálatas (2:9), nos refiere
que Santiago, era considerado columna y baluarte en la Igle-
sia de Jerusalén.
Usted podría ser aquel personaje que se resiste a cumplir su función en la
iglesia, de ser pilar, Jacobo nos invita a creer que si es posible pasar de la
incredulidad a una fe de acción.
12
¿Cómo se describe el autor?
En la salutación (Stg 1:1) de ésta carta, él se describe como siervo
(esclavo) de Dios y del Señor Jesucristo.
En el tiempo de la esclavitud: La razón de ser del esclavo era su amo.
Precisamente éste es el mensaje que nos quiere transmitir Santiago, la
razón de ser del Cristiano es nuestro Dios, somos sus esclavos, nuestra
voluntad se la hemos dado a Dios.
El comprender esto nos ayuda a liberarnos de muchas dificultades, ges-
tadas precisamente al dar rienda suelta a nuestras voluntades contra-
rias a los principios de Dios.
“Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de
muerte.” (Pr 16:25)
“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros
caminos mis caminos, dijo Jehová. “ (Is 55:8)
Nuestro Dios :
1. Tiene buena voluntad para los hombres.
“ Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer
como el hacer, por su buena voluntad” (Fil 2:13)
2. Tiene un buen deseo para el hombre.
13
“ el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conoci-
miento de la verdad.” (1 Ti 2:4)
Podemos tener la plena certeza, que ser esclavos de Cristo, es lo mejor
que le puede pasar al ser humano, precisamente porque todo el bien
que puede desear el hombre viene de Dios.
“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice
Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que espe-
ráis.” (Jeremías 29:11)
“ Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del padre
de las luces,…” (Stg 1:17)
Destinatario:
“Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que es-
tán en la dispersión: Salud.”(Stg 1:1)
Las doce tribus que están en la dispersión. Estos eran hermanos (judíos
y gentiles) que habían sido esparcidos por varios lugares, a causa de las
persecuciones que los cristianos estaban experimentando (Hch. 8:1-4).
En esta carta, hay un deseo profundo de Santiago, porque vivamos un
cristianismo que sea el reflejo fiel de una vida transformada.
14
Capítulo I
Las pruebas
Una realidad en la vida del cristiano
“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas
pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y
cabales, sin que os falte cosa alguna.” (Stg 1:2-4)
1.1). La declaración:
Las pruebas y tentaciones son una realidad en la vida del cristiano, ellas
llegaran. Se presenta de “diversas” maneras, es decir, tiene una gran va-
15
riedad de presentación. Pueden afectar todos los aspectos de nuestra
vida: física, emocional, laboral, familiar, etc.
No debemos extrañarnos cuando tengamos que pasar momentos difíci-
les. El que vive una vida piadosa delante de la presencia de Dios, se con-
vierte en un perfecto blanco para Satanás.
Hay pruebas que son gestadas por nuestros malos deseos, hay otras
que están condicionadas por circunstancias de las cuales no se es cau-
sante: la muerte de un familiar, una enfermedad, las injusticias de
nuestros sistemas burocráticos, etc.
El espectro de cobertura de las tentaciones es amplio, por ejemplo:
 Los deseos de los ojos:
 Codiciar a la mujer de mi prójimo.
 Desear hurtarle un bien a mi hermano.
 Buscar la respuesta del examen en la hoja del
compañero. Etc.
 Los deseos de la carne: (Gálatas5:19-21)
 Adulterio, fornicación, orgias.
 Inmundicia, lascivia.
 Enemistad, pleitos, celos, ira.
16
 Homicidio.
 Borracheras. Etc.
 La vanagloria de la vida:
 El espíritu de autosuficiencia y de poder.
1.2) Qué actitud debemos tener ante la prueba:
De gozo.
La razón:
a) Las pruebas indican que estamos viviendo fielmente a Dios.
b) Dios está a nuestro lado, no nos abandona.
c) Con Cristo somos vencedores.
d) Tenemos, toda la armadura de Dios para vencer las pruebas.
1.3) Los resultados de vencer la tentación. Alcanzamos:
1) “Paciencia” significa: Resistencia, aguante, rehusar a darse
por vencido, perseverancia en los tiempos difíciles.
2) Perfección: mayor convicción, firmeza en las promesas
de Cristo y santificación.
3) Cabalidad: sensatez, rectitud, buen juicio.
17
Reflexión:
Hay muchas advertencias bíblicas, respecto a la importancia de mante-
nernos velando (atentos) para no entrar en tentación.
Es fundamental que nos replanteemos lo que decimos y pensamos
respecto a nuestra relación con Dios. Porque pudiese ser que estamos
dejándonos llevar por nuestros deseos concupiscentes, y nos estamos
engañando al pensar que no es tan grave nuestra situación con Dios.
“Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas,
mentimos, y no practicamos la verdad;” (1 Jn 1:6)
“ Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga “ (1 Co 10:12)
18
Capítulo II
La concepción del pecado y la muerte.
“Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; por-
que Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que
cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y se-
ducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el
pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.”(Stg 1:13-15)
Una enseñanza ampliamente tratada en la Biblia, es la del pecado y sus
consecuencias. Sabemos que de todas sus consecuencias, la muerte
19
espiritual es la que tiene mayor impacto, ya que se traduce en castigo
eterno si no nos arrepentimos.
2.1 ¿Cómo se gesta el pecado y la muerte espiritual?
Es una de las preguntas más importantes que debemos hacernos para
saber cómo lidiar con este mal.
Desde los primeros seres humanos creados: Adán y Eva, siempre se han
buscado justificaciones a las violaciones de las normas y principios mo-
rales, doctrinales, etc., establecidos por Dios; nos encontramos a Adán
culpando a Dios por haber comido el fruto prohibido, cuando le respon-
de a Dios: la mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo
comí. (Gn3:12). Adán le estaba diciendo al Señor: la culpa es suya, la ayu-
da idónea que me dio, resultó ser un estorbo idóneo, si me hubiese da-
do otra mujer esto no hubiese pasado. Por su parte Eva cuando fue
encarada dijo: la serpiente me engañó y comí. (Gn 3:13).
Es muy común que este mismo patrón de Adán y Eva se reproduzca en
la humanidad, al tratar de justificar nuestros errores culpando a otros
por nuestras malas decisiones; Aun los que reconocen su culpabilidad,
tratan de mitigarla al querer compartir la culpa con otras personas, las
circunstancias, etc., todo para hacer manifiesta la falta de arrepenti-
miento.
20
Santiago nos enseña lo siguientes: “Cuando alguno es tentado no diga
que es tentado de parte de Dios” “ni él tienta a nadie”. (Stg 1:13.)
2.2 ¿Dónde surge el problema?
Santiago responde: Cuando somos atraídos y seducidos por nuestra
propia concupiscencia. (Stg 1:14)
2.2.1 Definición de término:
1) Concupiscencia: Deseo ansioso por cosas prohibidas por
Dios. Apetito desordenado de placeres deshonestos.
El deseo es una conducta propia de la humanidad, el problema sur-
ge cuando lo que se piensa o lo que se mira es algo prohibido y da-
ñino, se comienza a desear y sentirse atraído, seducido a ir tras eso.
El hombre toma su deseo, lo centra en lo dañino y lo prohibi-
do. Cuando empieza a fijarse y pensar en lo prohibido, el deseo y la
concupiscencia son concebidos en su mente. Lo que sigue es que se
materialice este deseo --- se da a luz (SE HACE MANIFIESTO) el pe-
cado y con él la muerte.
Debemos entender que la astucia de Satanás es grande, nos alimenta el
deseo concupiscente con los mejores escenarios para materializar nues-
tro deseo pecaminoso, nos ciega a tal punto que nos hace ver en el pe-
cado las mejores cualidades de aquello que comienzo a llamar felici-
dad, pero que en realidad es la muerte.
21
2.3 El embarazo de la muerte.
En el primer trimestre de este embarazo, el cristiano pierde la comu-
nión con Dios, su bendición, su aprobación, constantemente su con-
ciencia le está notificando que su proceder no es correcto. Hay mucha
aflicción por defraudar a Dios. Si no se procede al arrepentimiento hay
que comenzar a buscar los mecanismos para callar la conciencia.
Segundo trimestre: se trata de buscar las mejores argumentaciones de
los que piensan que no son incorrectas mis acciones, se termina escu-
chando a personas que cuestionan la veracidad de las enseñanzas mo-
rales bíblicas, del castigo eterno, etc. Y a través de estos argumentos
tratamos de mitigar nuestra culpabilidad.
Tercer trimestre.: terminamos de nutrir los errores, perfeccionamos la
mentira y los pensamientos concupiscentes. Y por último, el parto, es la
presentación formal que Satanás con sus ángeles hacen del cristiano
que se ha entregado a una vida pecaminosa.
2.3.1 El ejemplo del rey David:
El circulo vicioso de mentiras que lo llevó al adulterio y al homicidio.
En un abrir y cerrar de ojos, el rey David, pasó de un deseo concupis-
cente por una mujer casada, a la materialización de su deseo, cometió
adulterio con Betsabé, mientras su esposo estaba defendiendo a su rey
22
en la guerra. Pasó de un momento lleno de placer a la agonía más gra-
de que jamás había experimentado.
Precisamente el Apóstol Pablo nos advierte que los frutos de la carne se
hacen manifiestos, no importa que tan habilidosos podamos pretender
ser en ocultarlos.
Aun en medio del deseo pecaminoso, Dios nos envía mensajes para
señalarnos que no estamos obrando de manera adecuada, en el caso
del Rey David, su siervo le dijo:
“esa mujer hermosa por la cual me ha preguntado, es casada, es la mu-
jer de Urías”. Este mensaje fue ignorado por David.
La estela de mentiras en la vida de David crecía, cada vez más se sumía
en una vida de pecado. Al enterarse que Betsabé estaba embarazada,
trato de ocultar su pecado, quiso encubrirlo haciendo venir de la gue-
rra al esposo de Betsabé para que se llegara a ella y poder justificar el
embarazo.
La justicia de Dios no puede ser burlada, el plan de David de ocultar su
pecado fue infructuoso, la honorabilidad de Urías le impedía pasar un
momento de placer con su esposa, mientras sus compañeros seguían
en la guerra.
23
Después de fallar en sus intentos, no le quedó más remedio al rey David
que dar instrucciones (ponerlo al frente de la guerra), que representa-
rían la muerte de Urías, como en efecto sucedió.
Reflexión: Dios abomina la lengua mentirosa y el corazón que maquina
pensamientos inicuos,... (Pr. 6:16-18)
“3 Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es
más blando que el aceite; 4 Mas su fin es amargo como el ajenjo,
Agudo como espada de dos filos. 5 Sus pies descienden a la muerte;
Sus pasos conducen al Seol.” (Pr 5:3-5)
24
Capítulo III
Protocolo para superar la tentación
A través del estudio de la carta de Santiago, podemos concluir que las
tentaciones forman parte de las dificultades con las cuales tiene que li-
diar el cristiano.
Santiago nos comenta que “es dichoso el que soporta la tentación; por-
que cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios
ha prometido a los que le aman”.(Stg 1.12)
Si alcanzar la vida eterna, está íntimamente relacionada a la capacidad
del cristiano para superar sus pensamientos concupiscentes que lo con-
25
ducen a la muerte espiritual, entonces debemos tener un protocolo que
nos permita salir airosos en el momento de la prueba.
Cuando el pensamiento concupiscente se está apoderando de nuestra
voluntad, resulta bastante obvio que necesitaremos ayuda para salir de
la dificultad. Se suelen no tener las mejores respuestas para salir bien
librados, es entonces que debemos entender que debemos pedir sabi-
duría de lo alto.
“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da
a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Stg1:5)
La contestación de nuestro Dios a esta falta de sabiduría, se da a través
de su manual de enseñanzas, la Biblia, cuando la lees y la escuchas.
Puede venir a través de un hermano con experiencia que Dios envía pa-
ra que nos aconseje.
Los pasos:
3.1) Prontos para oír: (Stg 1:19)
Debemos ser corregidos por Dios e instruidos en su Palabra para poder
encontrar las respuestas que nos ayuden a superar el pecado. La salida
de la cual habla el apóstol Pablo que Dios nos da durante la prueba.
Al escuchar, comprendemos las consecuencias de nuestras acciones y
su impacto no solamente en nuestra vida, sino también en la de las per-
sonas que nos aman.
26
Podemos entender con mayor claridad que mi mal comportamiento tie-
ne implicaciones eternas y que es necesario solucionarlas con la mayor
prontitud.
“El oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios
morará.”(Pr. 15:31)
3.2) Tardos para hablar, tardos para airarnos:
Esto quiere decir que debemos estar dispuestos a escuchar en lugar de
expresar nuestras propias ideas sobre el bien y el mal y sobre cómo una
persona se justifica. Debemos dejar de aferrarnos a nuestros propios
pensamientos.
No debemos reaccionar contra el consejo de Dios y las personas que
nos manda para brindarnos ayuda.
Hay que dejar nuestras razones y dejar que Dios me brinde la correc-
ción.
3.3) Hay que desechar (cortar) toda inmundicia y abundancia de mali-
cia (Stg 1:21)
La manera como lo presenta Santiago es que los pensamientos concu-
piscentes, el pecado, deben ser echados en la basura, porque son in-
mundicia (suciedad).
27
Usted y yo sabemos lo que nos aleja de la bendición de Dios, es lo que se
debe desechar y no engañarnos al dejar una ventana abierta para que
tenga cabida nuevamente el pecado que nos está quitando la unción y
tranquilidad de Dios. Desechar es botar, no es guardar ni dejar latente.
a) No se puede recibir con mansedumbre la palabra de Dios im-
plantada—si primero no desechamos lo que nos hace pe-
car. Es fundamental recibir y perseverar en esa palabra ya que
es ella la que puede salvar nuestras almas.
b) El cortar — desechar--- refrenar, es equivalente a ser hacedo-
res y no solamente oidores. “Acercaos a Dios, y él se acercará
a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de do-
ble ánimo, purificad vuestros corazones.”(Stg 4:8)
c) El desechar tiene que ir acompañado del arrepentimiento. Deja
de haber risa por el pecado y por el contrario lloramos por ha-
berle fallado a Dios.
“Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en llo-
ro, y vuestro gozo en tristeza.”(Stg 4:9)
”Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis
contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados se-
gún Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte.Por-
que la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salva-
28
ción, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce
muerte”. (2 Co 7:9-10)
3.4) Hay que ocuparse en buenas obras y en nuestra salvación, esto
nos acerca más a Dios y deja menos cabida a nuestros pensamientos
concupiscentes. Recuerde que la mala utilización del tiempo, más la
oportunidad, es igual a problemas.
“La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a
los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin man-
cha del mundo” (Stg 1:27)
3.5 Reflexión:
El ejemplo de la corrección del rey David
Es muy frecuente que Dios utilice a otros creyentes para fortalecer, enri-
quecer y animar nuestras vidas, podemos encontrar la sabiduría, gracias
al consejo de hombre y mujeres que temen a Dios.
Un ejemplo maravilloso es precisamente la confrontación a David por
parte del profeta Natán, el cual llevó a su Rey por el camino del arre-
pentimiento.
Cuando David cometió adulterio con Betsabé, no se arrepintió de inme-
diato, incluso no lo hizo por iniciativa propia; Dios envió a su profeta a
29
confrontarlo. Sólo tras la visita del profeta Natán (2 de Samuel 12) fue
que David confesó su pecado y se arrepintió, después vino la disciplina
de Dios de forma severa, y tras ella la búsqueda incesante del perdón y
la paz de Dios por parte de él.
30
Capítulo IV
Los altos estándares de Dios.
Favoritismo, acepción y discriminación tan
equivalentes al homicidio o el adulterio.
Por muchos años, hemos tenido la oportunidad de leer y escuchar ex-
posiciones sobre los escritos del Apóstol Pablo a los Gálatas, en relación
a los frutos de la carne y su consecuencia: no heredar el reino de los
cielos.
“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación,
inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos,
iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras,
31
orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, co-
mo ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no hereda-
rán el reino de Dios.” (Gálatas 5:19-21)
Dentro de este listado se enumeran faltas que catalogamos como gra-
ves y otras que las encajamos como menos graves, pero lo cierto es que
para Dios todas tiene implicaciones severas, ya que nos alejan de la vida
eterna.
De igual forma Santiago hace referencia a este concepto en lo referente
al favoritismo, acepción, discriminación y lo enmarca como una forma
de tentación que puede experimentar el cristiano.
El ejemplo: “Porque si en vuestra congregación entra un hombre con ani-
llos de oro y con ropas espléndidas, y también entra un pobre con vesti-
do andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le
decís: Siéntate aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie,
o siéntate aquí bajo mi estrado;”Stg2:2,3)
4.1) ¿Qué sucede cuando hacemos acepción, discriminación de perso-
nas?
Santiago nos enseña, que nos convertimos en jueces con malos pensa-
mientos. (Stg 2:4)
32
4.2 Consecuencias:
Cometemos pecado y quedamos convictos como transgresores. (Stg
2:9)
El no hacer acepción de personas nos hace “cumplidores de la ley real,
conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo,” (Stg 2:8)
4.3).La visión de nuestro Dios:
“…cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se
hace culpable de todos.” (Stg 2:10)
El ejemplo: el que mata pero no comete adulterio, o el que adultera pero
no mata, de igual forma se convierte en transgresor de la ley. (Stg 2:11).
De esta misma manera, el que no comete adulterio u homicidio, pero
hace acepción o discriminación de personas, se convierte en transgre-
sor de la ley real: Amar al prójimo como a uno mismo.
Muy probablemente la diferencia entre las diferentes faltas morales
etc., que cometemos ante Dios, no estén relacionadas a implicaciones
eternas diferentes (todas nos alejan de la vida eterna), mas si a sus con-
secuencias en esta vida (personales, familiares, etc.) y a la mayor facili-
dad o dificultad para ser superadas.
33
4.4 La conclusión de Santiago:
“Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere miseri-
cordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.” (Stg 2:13)
34
Capítulo V
¿Puede un hombre tener fe y no
hacer buenas obras?
¿Puede la fe sin buenas obras
salvar a un hombre?
No es muy difícil poder determinar una de las tragedias más significati-
vas que experimenta la Iglesia en nuestros días, y es precisamente que
muchas personas profesan creer en Cristo pero no viven para Él, viven
para sí mismas y para el mundo, no llevan una vida justa y piadosa. La
única diferencia entre estas personas y los incrédulos es que en ocasio-
nes asisten a la Iglesia, pero hay poca diferencia entre sus conductas.
Ésta es una forma de tentación, profesar la fe sin obras.
35
Santiago pregunta: ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no
tiene obras? ¿Podrá la fe salvarlo? (Stg 2:14)
En esta pregunta el hombre dice que tiene fe, pero es solamente lo que
dice él, no hay nada que demuestre que realmente cree en Cristo. No
vive para Cristo de modo justo y piadoso.
5.1 Este tipo de fe es categorizada como:
a) Fe muerta
b) Fe sin provecho
c) Fe vana, etc.
La respuesta es bien categórica, ésta supuesta fe no podrá salvarlo.
El ejemplo:
“ Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad
del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: id en paz,
calentaos y saciaos, pero no le dais las cosas que son necesarias para el
cuerpo, ¡de qué aprovecha? (Stg2:16)
La conclusión de Santiago: “… la fe, si no tiene obras, es muerta en sí
misma.” (Stg 2:17).
36
5.2 Una dura declaración:
…”También los demonios creen y tiemblan”. (Stg 2:19). Pero no hacen
las buenas obras que Dios nos demanda, de igual forma el decir que te-
nemos fe, o creemos en Cristo, sino está acompañada de las obras
es una fe muerta.
5.3 Hay dos ejemplos más que considera Santiago:
1) Abraham: demostró su fe con sus obras.
“No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfec-
cionó por las obras.” (Stg2:22)
“Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue con-
tado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.” (Stg 2:23)
Este verso nos plantea que la palabra creyó, involucra además la obe-
diencia expresada en las buenas obras.
Me recuerda mucho a el verso de Juan 3:16 “Porque de tal manera amó
Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel
que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.”
Al igual que en el caso de Abraham y su fe obediente, la fe obediente en
Cristo se ve expresada en la obediencia, es por ello que el que realmen-
te cree en nuestro Señor Jesucristo obedece su enseñanza de Marcos
37
16:16 “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no cre-
yere, será condenado.”
2. Rahab: demostró su fe por su obra.
Cuando los espías de Israel eran perseguidos por los soldados de Jericó,
ella los escondió. Creyó en Dios y en sus promesas, por lo tanto ella ac-
tuó, puso su fe, en la obra.
Conclusión:
“Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin
obras está muerta.”(Stg 2:26)
38
Capítulo VI
Una forma de medir tu crecimiento
espiritual: (Stg capítulo 3)
Santiago en su capítulo 3, trata un problema de gran trascendencia, el
mal uso de la lengua.
Nos es muy familiar frases como: “si no hubiese dicho nada en ese mo-
mento no me hubiese metido en este problema.” Esto está muy relaciona-
do al consejo dado previamente, seamos pronto para oír y tardos para
hablar.
39
“El que guarda su boca guarda su alma; mas el que mucho abre sus la-
bios tendrá calamidad” (Pr.13:3)
6.1 El consejo para los que quieren usar su lengua como maestros:
Lo más probable es que usted haya tenido la oportunidad de ver como
ante dificultades que ameritan decisiones muy sabias, salgan al paso
muchas personas que pretenden ser los grandes conocedores de dicha
circunstancia, y utilizan su lengua para dar los consejos más devastado-
res que puedan existir.
“Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo
que recibiréis mayor condenación” (Stg 3:1)
La herramienta fundamental del maestro es precisamente la lengua,
con ella transmite o no todo el consejo de Dios.
6.2 Hay grandes responsabilidades que tienen los maestros:
1) Deben ser hacedores de la palabra que predican.
2) Deben dar buenos ejemplos.
3) Deben enseñar toda la verdad y el consejo de Dios. etc.
6.3 ¿Qué sucede cuando siendo maestro, no utilizo la lengua para dar el
buen consejo de Dios, sino mis propias ideas.?
Santiago responde: recibiremos mayor condenación.
40
6.4. Porqué prestarle la debida atención a mi lengua?
“todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste
es varón perfecto, capaz de refrenar todo el cuerpo.” (Stg 3:2)
Este verso nos responde claramente la interrogante, debemos prestarle
la debida atención precisamente porque con ella ofendemos de muchas
maneras.
El consejo: en la medida que controle mi lengua, tendré mayor dominio
propio sobre todo mi cuerpo. Es así, como la buena utilización de la
lengua es un medidor de cuan maduro es el cristiano.
La forma de hablar y el contenido de las palabras dicen mucho de lo
que hay en nuestro corazón. Esto nos enseñó nuestro Señor Jesucristo:
“El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el
hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que toda
palabra ociosa que hablen los hombres, de ellas darán cuenta en el día
del juicio.” Mt 12: 35-36)
6.5 Dos ejemplo que ilustran la magnitud de la influencia de la lengua:
1) Los caballos y el freno en su boca. Con éste pequeño freno se controla
la dirección de todo el cuerpo del caballo.
2) Las naves y el timón. El que gobierna este pequeño timón, gobier-
na la gran nave como quiere.
41
De igual forma la lengua es pequeña pero se jacta de grandes cosas.
(Stg 3:5a)
a) Con la lengua el hombre hace manifiesta toda su arrogancia, “se le
esfuma la humildad.” Es la idea de hacer planteamientos que resalten:
1) Mi autosuficiencia
2) Las habilidades
3) Los talentos
4) Las posesiones etc.
Olvidando que todo esto proviene de Dios.
b) La lengua es como un fuego que puede incendiar todo un bosque de
vidas y relaciones consumiendo y destruyendo todo a su paso. (Mentiras,
rumores, comentarios hirientes, etc.
La lengua tiene participación en:
1) Matrimonios destruidos
2) Amistades dañadas
3) Reputaciones arruinadas
4) Peleas creadas
5) Injurias provocadas. Etc.
42
c) La lengua contamina todo el cuerpo y puede incendiar toda la vida de
un hombre desde el nacimiento hasta la muerte.
“Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta en-
tre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda
de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno” (Stg 3:6)
Todo el mal que podamos imaginarnos encuentra expresión en nuestras
palabras.
a) Palabras que maldicen
b) Palabras que llevan a lujuria
b) Palabras que conducen a la inmoralidad.
c) Palabras que expresan la perversidad.
e) Palabras que causan división. Etc…
6.6 La realidad:
“pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no pue-
de ser refrenado, llena de veneno mortal. Con ella bendecimos al Dios y
Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la se-
mejanza de Dios”(Stg3:8-9)
6.6.1 La corrección:
(Stg 3:19b)…Hermanos míos, esto no debe ser así.
43
Nos da la idea que ningún hombre sin la asistencia, ayuda de Dios, po-
drá domar su lengua. Se requiere mucha dedicación, oración y sobre
todo la dirección de Dios.
6.7 Conclusión:
Esto nos dijo nuestro Señor Jesucristo:
“Más yo os digo que toda palabra ociosa que hablen los hombres, de
ellas darán cuenta en el día del juicio.” Mt 12: 36).
El apóstol Pablo, le escribió al joven Timoteo ,que él debía ser ejemplo a
los demás creyentes en palabras. (1 Ti 4:12)
El ser ejemplo en palabra, involucra la transformación de nuestra anti-
gua manera de hablar (Efesios 4:25-31) :
 Dejamos de mentir y hablamos verdad.
 Desechamos las palabras corrompidas y hablamos palabras
para edificación.
 Dejamos las palabras deshonestas, por palabras cargadas
de gracia.
 Nos olvidamos de las griterías y las palabras de maldición,
por palabras cargadas de bendición.
44
Capítulo VII
Sabiduría de lo alto vs la sabiduría
terrenal.
“¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena con-
ducta sus obras en sabia mansedumbre. (Stg 3:13)
Hay algunas características propias de los hombres que han alcanzado
sabiduría de lo alto:
1) Se conducen bien y sus obras lo dicen.
2) Es manso --- humilde
45
La sabiduría es más que un cúmulo de conocimientos teóricos, se rela-
ciona a la aplicación de los conocimientos (comportamiento, conducta,
etc.)
A la luz de la Biblia, un maestro sabio no es aquel que posee todo tipo
de información teórica o conceptos, es más bien una persona justa, mo-
ral, amable, que lleva a la práctica lo que sabe y enseña, que en efecto
muestra una buena conducta, en sus acciones.
“Y dijo al hombre: He aquí que el temor del señor es la sabiduría, y el
apartarse del mal, la inteligencia.” (Job 28:28)
7.1) Características de la sabiduría terrenal, animal, diabólica:
(Stg 3:14-16)
1) Se acompaña de celos amargo
2) Es contenciosa.
3) Causa perturbación.
4) Está tras toda obra perversa.
5) Cargada de hipocresía.
7.2) Características de la sabiduría que viene de lo alto: (Stg 3:17)
1) Es pura: “Bienaventurado los de limpios corazones por-
que ellos verán a Dios.”(Mt 5:8)
46
2) Pacífica: El maestro sabio hace todo lo posible para man-
tener la paz y para crear la paz donde se ha violentado,
busca la reconciliación con Dios de las personas.
“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie
verá al Señor” (He 12:14)
3) Amable: (justo, razonable, moderado) “Porque el siervo
del Señor no debe ser contencioso, sino amable para
con todos, apto para enseñar, sufrido. ”(2 de Ti 2:24)
4) Benigna: bondadosa.
5) Llena de misericordia: Sentimiento de piedad, compa-
sión, afecto y bondad. El maestro sabio extiende su
mano para ayudar al necesitado sin discriminación.
“Bienaventurados los misericordiosos porque ellos al-
canzarán misericordia.”(Mt 5:7)
6) Llena de buenos frutos: “Porque tuve hambre, y me dis-
teis de comer; tuve sed, y me diste de beber; fui foraste-
ro, y me recogisteis; estuve desnudo y me cubristeis; en-
fermo, y me visitasteis; en la cárcel, y viniste a mí. ( Mt
25:35-36)
7) Sin incertidumbre: Es imparcial.
47
8) Ni hipocresía: El maestro sabio no trata de engañar a las
personas; no enseña una cosa y hace otra.
Reflexión:
“Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hace la
paz.” (Stg 3:18)
El maestro que realmente es sabio, obrará y luchará para que los hom-
bres tengan paz con cada uno y con Dios.
48
Capítulo VIII
La génesis de las guerras
Santiago Capítulo 4
“¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de
vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? (Stg 4:1)
La manera como Santiago aborda el problema del bien y del mal en es-
tos versos es comparándolo a una batalla, cuyo campo de guerra es pre-
cisamente cada parte de nosotros (nuestros sentidos, los deseos de la
carne).
49
El apóstol Pablo nos habló de esta realidad:
“
pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi
mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miem-
bros. !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muer-
te?” (Romanos 7:23,24)
Los malos deseos que gestamos en nuestra mente son los que dan ori-
gen a las guerras y los pleitos.
¿Qué hacemos con estos deseos? dejamos que nos venzan o muy por el
contrario los llevamos cautivos a la obediencia a Dios.
La falta de amor a Dios, manifiesta en la carencia de amor al prójimo y
la poca disposición para perdonar, son los ingredientes más exquisitos
que alimentan los más grandes conflictos en la humanidad.
Nuestro Señor Jesucristo nos dio una visión grandiosa de como alejarnos
de los pleitos:
“Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”, esto incluye incluso
a los que podrían ser etiquetados como enemigos.
”
Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar;
combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.Pedís,
y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.” (Stg 4:2
-3)
50
Estos versos describen al hombre que vive sumido en los frutos de la
carne, es un individuo que quiere escalar hacia un supuesto éxito, fun-
damentado en:
 La codicia, envidia, el homicidio, guerras, los deleites y pasiones
de la carne.
No le interesa que tiene que hacer, a quien tiene que mentirle, traicio-
nar, destruir, con tal de poder obtener aquello que le llena de placer y
satisfacción.
!!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad
contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se cons-
tituye enemigo de Dios. (Stg 4:4)
El adulterio al cual se refiere este texto, es al adulterio espiritual, infide-
lidad a Dios cuando vamos en pos de los deseos de los ojos, los deseos
de la carne y la vanagloria de la vida.
Se nos hace una gran advertencia: si amamos al mundo, que sigue sus
propios caminos, que rechaza la voluntad de Dios, que se separa cada
vez más del creador, y vive impíamente, nos convertimos en auténticos
enemigos de Dios.
¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho mo-
rar en nosotros nos anhela celosamente? (Stg 4:5)
51
Una de las verdades Bíblicas bien fundamentadas, es la de que el cris-
tiano es templo del Espíritu Santo, por ende debemos alejarnos de las
prácticas pecaminosas.
El Apóstol Pablo nos mencionó esto también en:
 1 de Corintios 6:19-20 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo
del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios,
y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio;
glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu,
los cuales son de Dios.”
 1 Corintios 3:16-17¿ No sabéis que sois templo de Dios, y que el
Espíritu de Dios mora en vosotros?Si alguno destruyere el templo
de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual
sois vosotros, santo es.
“
Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da
gracia a los humildes. (Stg 4:6)
La buena voluntad de Dios está sobre el humilde, muy por el contrario
se aleja de los arrogantes y altivos que no se rinden a sus designios.
La palabra resistir hace referencia a la oposición de Dios sobre los so-
berbios.
52
“Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos alti-
vos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocen-
te,” (Pr. 6:16-17)
Este verso nos deja bien claro que dentro de las cosas que Dios abomi-
na esta precisamente los ojos altivos, es decir, la soberbia.
53
Capítulo IX
¿Cómo encontrar nuevamente
el camino a Dios.?
“
Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a
Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y voso-
tros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” (Stg 4:7-8)
Santiago, nos brinda en éstos textos, la clave para permitir que Dios se
acerque a nosotros, y cómo hacer que el diablo se aleje.
El cristiano tiene las herramientas dadas por Dios para que esto se cum-
pla. Primero debemos someternos a Dios, es decir, debemos darle
nuestra voluntad, a tal punto que haga con nosotros conforme a su vo-
luntad.
54
Hay una parte que nos compete a nosotros y es precisamente la oposi-
ción que debemos hacerle al diablo, esto se fundamenta en un profun-
do deseo de agradar a Dios.
El resultado de esta sumatoria: sumisión a los mandamientos de Dios y
oposición a los deseos del mundo (los deseos de los ojos, los deseos de
la carne y la vanagloria de la vida), trae como resultado que el diablo
huya de nosotros.
Cuando le hemos fallado a nuestro Señor, debemos entender que si nos
alejamos de Dios, menos oportunidades tendremos para superar nues-
tros pecados.
Lo primero que debemos hacer es: reconocer que hemos pecado, nos
sometemos a su voluntad, resistimos nuestros deseos pecaminosos. Es-
to evidentemente es la fiel manifestación que en efecto queremos acer-
carnos a Dios, es lo que permite que Dios se acerque a nosotros.
Lo segundo: debemos trabajar con todo ahínco en eliminar la práctica
pecaminosa (es el equivalente a limpiar nuestras manos), debemos es-
tar bien claros que no importa como tratemos de ocultar nuestro peca-
do, para Dios siempre tendremos las manos sucias si no nos arrepenti-
mos.
El doble ánimo, también es categorizado por Dios como pecado, no po-
demos pretender tratar de complacer nuestros placeres pecaminosos y
55
a la vez querer estar bien con Dios, he incluso brindarle culto sin haber-
nos arrepentido, debemos limpiar nuestro corazón.
”
Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro
gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.” (Stg 4:9-
10)
9.1 ¿Cómo saber si hay arrepentimiento real cuando hemos pecado?
Hay sentimientos que están muy ligados a un corazón arrepentido:
 Hay aflicción y lamento por haberle fallado a Dios
 Hay llanto.
La risa que le representaba el deseo pecaminoso--- deja de ser un re-
cuerdo satisfactorio y se convierte en lágrimas, el placer que le causaba
el pecado se transforma en tristeza profunda.
Muy por el contrario si persistimos en el pecado, nos sigue deleitando y
enorgulleciendo, nos estaremos acercando al pecado de muerte.
Unos de los ejemplos de agonía y desasosiego por haber faltado a los
principios de Dios, está bien representado por el rey David. Cuando por
fin reconoció su grave falta (adulterio, homicidio), busco ansiosamente
la bendición y el perdón de Dios.
56
Salmos 6:1-4 “Jehová, no me reprendas en tu enojo ni me castigues con
tu ira. Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy enfermo; sáname,
Jehová, porque mis huesos se estremecen. Mi alma también está muy
turbada; y tú, Jehová, ¿hasta cuándo? Vuélvete, Jehová, libra mi alma.
¡Sálvame por tu misericordia!,”
57
Capítulo X
Nuestro deber como cristianos es
restaurar al caído y no ser jueces.
”Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del her-
mano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú
juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.Uno solo es el dador de
la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a
otro? “(Stg 4:11-12)
Cuando el apóstol Pablo le escribió a los hermanos de Gálatas, les ense-
ño en el capítulo 6, la importancia de restaurar al hermano que ha caí-
do, considerando algunas características para el que quiere corregir:
58
 Debe tener un espíritu de mansedumbre y
 Debe considerarse a sí mismo.
“Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que
sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerán-
dote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los
unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” (Ga. 6:1-2)
Que sucede cuando el hermano caído trata de limpiar sus manos de pe-
cado y purificar su corazón, y nosotros, jugamos el papel de jueces que
ya han dado una sentencia: condena; nos dice Santiago que cometemos
los siguientes errores:
 Queremos tomar el papel de Dios ----- que es el que da la
sentencia.
 Cuestionamos y desobedecemos los principios que rigen
la ley real --- el amor al prójimo caído.
Todo esto trae como resultado, la menor posibilidad de poder restaurar
al caído.
Como miembros de la misma familia, debemos ayudarnos mutuamente
a sobrellevar la carga de los hermanos, esto no significa aceptar una vi-
da de pecado, más si conducirlo a un verdadero arrepentimiento que se
59
traduzca en nuevos estilos de vida agradable para Dios. Debemos ser
de un mismo sentir.
Estos versos no excluyen las funciones de los que están encargados de
pastorear a la grey de: amonestar, disciplinar, exhortar, reprender.
60
Capitulo XI
No somos autosuficientes, dependemos
de Dios
“¡
Vamos ahora!, los que decís: «Hoy y mañana iremos a tal ciudad, esta-
remos allá un año, negociaremos y ganaremos», cuando no sabéis lo que
será mañana. Pues ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se
aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. En lugar de lo cual
deberíais decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aque-
llo.» Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejan-
te es mala. El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, comete pecado.” (Stg
4:13-17)
61
Gran problema para el hombre ha resultado la falsa creencia de ser au-
tosuficiente.
La autosuficiencia hace referencia a la percepción errónea de ser capaz
de planear y hacer las cosas sin depender de nuestro Dios.
En el ejemplo que nos plantea Santiago, tenemos a un hombre que:
 Pretende controlar la existencia de sus días.
 Está convencido de su permanencia en el tiempo.
 Confía que por sus fuerzas únicamente, pondrá un negocio
y obtendrá grandes ganancias del mismo.
Todos estos planes los hace ignorando un gran principio de vida, cada
segundo de nuestra vida está marcado por la fragilidad que nos puede
llevar a la muerte en un abrir y cerrar de ojos.
De manera poética Santiago hace la comparación de la vida con lo efí-
mero de la neblina “Ciertamente es neblina que se aparece por un poco
de tiempo y luego se desvanece”
El Apóstol Pablo, también nos hablaba del presente, como el tiempo
que es aceptable para rendirnos a Dios, fundamentado precisamente
en que mi vida física en un futuro inmediato no está garantizado.
Nuestra soberbia es la que hace que ignoremos una gran verdad: «Si el
Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.»
62
Capítulo XII
Advertencia para los que atesoran rique-
zas en la tierra
“¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán.
Vuestras riquezas están podridas y vuestras ropas, comidas de polilla.
Vuestro oro y plata están enmohecidos y su moho testificará contra voso-
tros y devorará del todo vuestros cuerpos como fuego. Habéis acumulado
tesoros para los días finales. El jornal de los obreros que han cosechado
vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros,
clama, y los clamores de los que habían segado han llegado a los oídos
del Señor de los ejércitos.” (Stg 5:1-4)
63
Es muy probable que los ricos que se mencionan en estos versos sean
personas no convertidas que estaban maltratando a los cristianos.
Hay serias advertencias para los que acumulan riquezas y no las utilizan
adecuadamente en favor de los más necesitados, y más aún utilizan el
poder para maltratar a los más indefensos.
Se les deja saber a los ricos, que sus riquezas se han corrompido. Lo que
debía representar la bendición dada por Dios en favor del prójimo, se
ha convertido en deshecho, en inmundicia, mal oliente.
Dos de los elementos representativos de poder: el oro y la plata, se han
contaminado con moho, y están devorando poco a poco a los que se
jactan de ser ricos, este moho será fiel testigo de las riquezas que fue-
ron utilizadas para la vanagloria y humillación de los más necesitados.
Hay consejos dados por nuestro señor Jesucristo de donde es qué de-
bemos hacer tesoros.
“No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrom-
pen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo,
donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni
hurtan.”(Mt. 6:19-20)
Se no deja bien claro que no importa cuanta riqueza podamos atesorar
aquí en la tierra, estas no nos podrán librar en el día final.
64
“Ni su plata ni su oro podrán librarlos en el día de la ira de Jehová, pues
toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamen-
te destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra” (Sof
1:18)
”
Habéis vivido en deleites sobre la tierra y sido libertinos. Habéis engor-
dado vuestros corazones como en día de matanza. Habéis condenado y
dado muerte al justo, sin que él os haga resistencia.” (Stg 5:5-6)
Tal vez estos versículos son la explicación a las palabras dados por nues-
tro Señor, cuando afirmaba que difícilmente los ricos entraran en el
Reino de los cielos.
El rico desarrolla un espíritu de autosuficiencia que lo aleja más y más
de Dios, sus riquezas son utilizadas para satisfacer sus placeres, y abu-
sar de los pobres.
“No oprimirás a tu prójimo, ni le robaras. No detendrás el salario del
jornalero en tu casa hasta la mañana” (Lv 19:13)
65
Capítulo XIII
Afirmando nuestros corazones para la ve-
nida de Cristo
“
Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad
cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con
paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también
vosotros paciencia y afirmad vuestros corazones, porque la venida del Se-
ñor se acerca. (Stg 5:7-8)
Santiago se dirige de manera tierna a los hermanos, animándoles a es-
perar sin desesperación la venida de nuestro Señor Jesucristo. Esta es-
66
pera no es pasiva, tiene que estar acompañada de lo que el apóstol Pa-
blo denomino: “ocupados en vuestra salvación con temor y temblor”.
Se nos demanda que:
1. Afirmemos, fortalezcamos nuestros corazones,
2. Que tengamos mayor convicción en lo que hemos creído
3. Que pasemos por un proceso de crecimiento espiritual.
El ejemplo que se nos presenta es una comparación de la espera del la-
brador por el fruto de la tierra y la espera del cristiano por la venida de
nuestro Señor Jesucristo.
En esta espera hay algunos procesos que ocurren:
1) La tierra se prepara ------ nuestros corazones se afirman.
2) Se riega la semilla sembrada para que germine -------- nos ocupamos
en nuestra salvación, abundamos en el conocimiento de Dios.
3) Nos alegramos con los frutos obtenidos ------- nos alegramos por la
realidad de la vida eterna, y por la promesa de la segunda venida de
nuestro Señor Jesucristo, la cual está cerca.
“Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condena-
dos; el Juez ya está delante de la puerta”. (Stg 5:9)
67
Se nos reitera nuevamente las implicaciones de vivir juzgando, pleitean-
do y quejándonos de nuestros hermanos; podemos ser condenados por
ello.
La venida de nuestro Señor se acerca y no hay tiempo para perder en
disputas.
La espera más gloriosa de los cristianos:
A todo cristiano le es muy familiar aquellos versos de Hechos 1:10-11:
“Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se
iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blan-
cas, los cuales también le dijeron: Varones galileos, ¿Por qué estáis mi-
rando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cie-
lo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.”
Precisamente en dicha afirmación se sostiene la esperanza más grande
de cristianos que han pasado de generación en generación.
Nuestro Señor Jesucristo ya nos había enseñado que el volvería nueva-
mente, nos transmitió su profundo deseo que estemos donde él está.
“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo
hubiera dicho; voy pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y
os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que
donde yo estoy, vosotros también estéis.” (Jn 14:2-3)
68
El apóstol Pablo nos habló con ilusión de aquel día, al final de su minis-
terio.
“He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el
Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los
que aman su venida.” (2 Ti 4:7-8)
69
Capítulo XIV
Buenos modelos que seguir
“
Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los
profetas que hablaron en nombre del Señor.Nosotros tenemos por biena-
venturados a los que sufren: Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis
visto el fin que le dio el Señor, porque el Señor es muy misericordioso y
compasivo.” (Stg 5:10-11)
Los modelos son muy importantes en el desarrollo del comportamien-
to. Una de la característica de un modelo es precisamente la capacidad
de ser reproducidos. Santiago nos alienta a superar las adversidades pa-
cientemente, sabiendo que hay hombres de Dios que lo lograron.
70
Cuatro ejemplos son considerados por Santiago:
 El labrador
 Los profetas
 Job
 Nuestro Señor Jesucristo.
Ellos no se rindieron y nosotros tampoco debemos hacerlo. Al igual que
los profetas de Dios del Antiguo Testamento, que hablaron en el nom-
bre de Dios, de igual forma nosotros debemos hacerlo en nuestros días.
”Sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo ni por la tierra ni por
ningún otro juramento; sino que vuestro «sí» sea sí, y vuestro «no» sea
no, para que no caigáis en condenación.” (Stg5:12)
Los buenos modelos, no condicionan su obediencia a Dios, al cumpli-
mento de un deseo muy añorado. Toda buena dadiva y don perfecto
viene del cielo, es decir todo el bien que pueda desear el ser humano
viene de Dios.
Santiago, reprodujo en este escrito la enseñanza de nuestro Señor.
“
Pero yo os digo: No juréis de ninguna manera: ni por el cielo, porque es
el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por
71
Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni por tu cabeza jurarás,
porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vues-
tro hablar: “Sí, sí” o “No, no” porque lo que es más de esto, de mal pro-
cede. (Mt. 5:34-37)
72
Capítulo XV
El poder de la oración
”¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno ale-
gre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los
ancianos de la iglesia para que oren por él, ungiéndolo con aceite en el
nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo le-
vantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados.” (Stg 5:13-15)
El amor de nuestro Dios se ve claramente reflejado en su disposición
para socorrernos, y en la facilidad que nos ha dado para poder comuni-
carnos a través de la oración.
73
Podemos decir que la oración es necesaria en la vida de los cristianos, a
través de ella reflejamos que en efecto somos conscientes de la supe-
rioridad de Dios y que no somos autosuficientes, nos ponemos en sus
manos.
A través de la oración entramos en una relación de intimidad con Dios,
y le hacemos parte de nuestras tristezas, alegrías y necesidades.
Santiago nos da consejos prácticos
 Si estamos sumidos en una gran aflicción (pesar, tristeza, agobio),
prueba, tentación.
 Pidamos a Dios en oración que nos libere.
 En los momentos de alegría
 Agradezcámosle entonando alabanzas a su
nombre.
 Hay enfermos entre nosotros
 Llamemos a los líderes y oremos por ellos.
 Algún hermano se ha extraviado de los caminos del Señor.
 Oremos para que sea restaurado
74
¿Qué obtenemos con la oración de fe?
1) El enfermo se restaurará.
2) El que ha cometido pecado se arrepentirá de sus faltas y sus pe-
cados le serán perdonados.
”Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que
seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Elías era hombre
sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para
que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis me-
ses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto”. (Stg
5:16-18)
Si deseamos alcanzar la tranquilidad y sanidad espiritual es menester
confesar nuestros pecados, esto es fundamental en el camino del arre-
pentimiento y de la restauración.
Las oraciones de nuestros hermanos que nos aman profundamente,
contribuirán a que seamos sanados.
Santiago no enseña que la oración del justo es eficaz y nos muestra que
en efecto siempre ha sido así (el ejemplo de Elías).
“Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus
oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el
mal.” (1 de Pedro 3:12)
75
Capítulo XVI
Cuidado con extraviarnos
“
Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad y
alguno lo hace volver, sepa que el que haga volver al pecador del error de
su camino, salvará de muerte un alma y cubrirá multitud de peca-
dos.” (Stg 5:19-20)
a) Extraviarnos es posible:
A través de muchos años hemos tenido la oportunidad de escuchar en-
señanzas que dicen que es imposible caer de la gracia de Dios. Estos
versos que nos comparte Santiago, muy por el contrario les plantean
una gran realidad a los cristianos que han experimentado el perdón de
Dios a través de la sangre preciosa de Cristo:
76
 Es posible dejar de caminar con el Señor.
 Es posible extraviarse de la verdad (perderse).
¿Cuál es la verdad de la cual nos podemos extraviar?
1. Nuestro Señor Jesucristo.
 Juan 8:32 “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”
Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la
vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
2. La Palabra de Dios
 Juan 17:17 “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es ver-
dad”
Esta seria advertencia a no extraviarnos de la verdad, también es repro-
ducida en otros escritos bíblicos.
1) El apóstol Pablo escribió lo siguiente:
“De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la
gracia habéis caído. (Ga.5:4)
“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Co
10:12)
77
2) El apóstol Pedro nos dijo:
“Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de la contaminación
del mundo, por el conocimiento del Señor y salvador Jesucristo,
enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado vie-
ne hacer peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no
haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo
conocido, volverse atrás del Santo mandamiento que les fue da-
do. Pero le ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro
vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.”(2
Pedro 2:20-22)
El apóstol Pedro nos comenta que es posible haber escapado de
la contaminación del mundo, haber conocido el camino de la jus-
ticia, pero volvernos atrás, a nuestra antigua vida de pecado
(extraviarse).
3) El apóstol Juan también nos enseñó que es posible extraviarnos
de la verdad :
“Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de
vuestro trabajo, sino recibáis galardón completo. Cualquiera que
se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a
Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése si tiene al Pa-
dre y al Hijo” (1 Jn. 1:8-9)
78
4) El escritor del Libro de Hebreos, nos plantea una verdad digna de
no ser ignorada.
“Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y
gustaron del don celestial, y fueron hechos participes del Espíritu
Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los po-
deres del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados pa-
ra arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismo al Hijo
de Dios y exponiéndolo a vituperio.” (He. 6:4-6)
“Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido
el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los
pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de
fuego que ha de devorar a los adversarios.” (He. 10:26-27)
Estas duras verdades bíblicas justifican el consejo que encontra-
mos en Hebreos 2:1-3
“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a
las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Por-
que si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y
toda transgresión y desobediencia recibió justa retribu-
ción,¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una sal-
vación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada prime-
ramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oye-
ron,” (He 2:1-2)
79
Capítulo XVII
La restauración es posible
Un concepto que se deja bien claro en los escritos de Santiago, es la po-
sibilidad de restauración del hermano caído.
“
sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará
de muerte un alma y cubrirá multitud de pecados” (Stg 5:20)
Cuando logramos que un hermano caído regrese a los caminos del Se-
ñor, hacemos que la sangre preciosa de nuestro Señor Jesucristo cubra
sus pecados.
“pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos
con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo peca-
do.” (1 Jn 1:7)
80
El escritor del libro de Hebreos nos menciona que aun cuando el cris-
tiano haya perdido la senda de la verdad, es posible reencontrarla.
“Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas;y ha-
ced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del
camino, sino que sea sanado”. (He 12:12-13)
De igual forma el apóstol Pablo nos enseñó que cuando un cristiano no
está actuando de manera correcta, la misión de los hermanos es re-
prenderlo duramente, para que sea sano en la fe.
“… por tanto repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe” (Ti
1:13)
Incluso nuestro Señor Jesucristo también nos enseñó que es posible la
restauración del hermano que ha pecado.
“Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él
solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma
aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos coste
toda palabras. Si no los oyere a ellos, dilo a la Iglesia; y si no oyere a la
Iglesia, tenle por gentil y publicano.” (Mt 18:15-17)
81
Conclusión
Vivimos en una sociedad que es catalogado por el apóstol Pablo:
“como una generación mala y perversa”.
Sociedad cuyos tentáculos se están apoderando de nuestra juventud,
que destroza matrimonios y afecta el crecimiento de la Iglesias. En me-
dio de esta generación debemos procurar ser: irreprensibles, sencillos
y sin manchas, resplandeciendo como luminares.
Santiago nos lleva de la mano por el camino de la prevención y de la
restauración, con el fin que todos podamos obtener el bien más subli-
me que Dios nos ha dado: la vida eterna.
82
83
Si se ha preguntado:
¿Cómo hago para alejarme de las tentaciones?
¿Habrá algunos pasos que me ayuden a librarme de una vida de
pecado?
¿Es posible extraviarnos de la verdad?
¿Puede un cristiano extraviado restaurarse?
Te invito a considerar importantísimas y prácticas enseñanzas que nos
dejó Santiago, el hermano de nuestro Señor Jesucristo, en su carta a
los hermanos de la dispersión.
Santiago nos lleva de la mano por el camino de la prevención y de la
restauración, con el fin que todos podamos obtener el bien más subli-
me que Dios nos ha dado: la vida eterna.
El que les comparte este pequeño escrito, es amante de la Palabra de
Dios y está plenamente convencido que una vida consagrada a Dios,
es posible, no desmayes, lo puedes lograr.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La Bendición de Trabajar en la Obra de Dios
La Bendición de Trabajar en la Obra de DiosLa Bendición de Trabajar en la Obra de Dios
La Bendición de Trabajar en la Obra de DiosMarcelo Valdés
 
Cristo en el tabernaculo
Cristo en el tabernaculoCristo en el tabernaculo
Cristo en el tabernaculoJose Francia
 
Tipos de Cristo en el Antiguo Testamento
Tipos de Cristo en el Antiguo TestamentoTipos de Cristo en el Antiguo Testamento
Tipos de Cristo en el Antiguo Testamentocbitagui
 
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosSermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosJulio Tellez
 
El plan de salvación (lecc 1)
El plan de salvación (lecc 1)El plan de salvación (lecc 1)
El plan de salvación (lecc 1)Hector Albuerno
 
Bosquejo Sermones de Avivamiento
Bosquejo Sermones de AvivamientoBosquejo Sermones de Avivamiento
Bosquejo Sermones de AvivamientoCamaleon Cam
 
Manual de homiletica basica.
Manual de homiletica basica.Manual de homiletica basica.
Manual de homiletica basica.Daniel Saravia
 
La vida transformada del cristiano mensaje
La vida transformada del cristiano mensajeLa vida transformada del cristiano mensaje
La vida transformada del cristiano mensajeccristianoguayana
 
10 lecciones para líderes cristianos
10 lecciones para líderes cristianos10 lecciones para líderes cristianos
10 lecciones para líderes cristianosWalter Moreno
 
El Contexto historico y literario de la carta a los Romanos
El Contexto historico y literario de la carta a los RomanosEl Contexto historico y literario de la carta a los Romanos
El Contexto historico y literario de la carta a los RomanosAlejandro Torres
 
Los salmos
Los salmosLos salmos
Los salmoskareduf
 
Para servir a Dios
Para servir a DiosPara servir a Dios
Para servir a Dios__Alex__
 
Estudio Panorámico de la Biblia: Efesios
Estudio Panorámico de la Biblia: EfesiosEstudio Panorámico de la Biblia: Efesios
Estudio Panorámico de la Biblia: EfesiosLuis García Llerena
 
EL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptx
EL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptxEL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptx
EL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptxWarnerPuicnAguilar2
 
El Tabernáculo
El TabernáculoEl Tabernáculo
El Tabernáculoricchag
 

La actualidad más candente (20)

La Bendición de Trabajar en la Obra de Dios
La Bendición de Trabajar en la Obra de DiosLa Bendición de Trabajar en la Obra de Dios
La Bendición de Trabajar en la Obra de Dios
 
Cristo en el tabernaculo
Cristo en el tabernaculoCristo en el tabernaculo
Cristo en el tabernaculo
 
Tipos de Cristo en el Antiguo Testamento
Tipos de Cristo en el Antiguo TestamentoTipos de Cristo en el Antiguo Testamento
Tipos de Cristo en el Antiguo Testamento
 
La apostasía en la iglesia
La apostasía en la iglesiaLa apostasía en la iglesia
La apostasía en la iglesia
 
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosSermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
 
Enseñanza sobre la Carta de Santiago
Enseñanza sobre la Carta de SantiagoEnseñanza sobre la Carta de Santiago
Enseñanza sobre la Carta de Santiago
 
El plan de salvación (lecc 1)
El plan de salvación (lecc 1)El plan de salvación (lecc 1)
El plan de salvación (lecc 1)
 
Bosquejo Sermones de Avivamiento
Bosquejo Sermones de AvivamientoBosquejo Sermones de Avivamiento
Bosquejo Sermones de Avivamiento
 
Manual de homiletica basica.
Manual de homiletica basica.Manual de homiletica basica.
Manual de homiletica basica.
 
La vida transformada del cristiano mensaje
La vida transformada del cristiano mensajeLa vida transformada del cristiano mensaje
La vida transformada del cristiano mensaje
 
10 lecciones para líderes cristianos
10 lecciones para líderes cristianos10 lecciones para líderes cristianos
10 lecciones para líderes cristianos
 
LA IMPORTANCIA DE LA ENSEÑANZA BIBLICA
LA IMPORTANCIA DE LA ENSEÑANZA BIBLICA LA IMPORTANCIA DE LA ENSEÑANZA BIBLICA
LA IMPORTANCIA DE LA ENSEÑANZA BIBLICA
 
El Contexto historico y literario de la carta a los Romanos
El Contexto historico y literario de la carta a los RomanosEl Contexto historico y literario de la carta a los Romanos
El Contexto historico y literario de la carta a los Romanos
 
Los salmos
Los salmosLos salmos
Los salmos
 
Para servir a Dios
Para servir a DiosPara servir a Dios
Para servir a Dios
 
Estudio Panorámico de la Biblia: Efesios
Estudio Panorámico de la Biblia: EfesiosEstudio Panorámico de la Biblia: Efesios
Estudio Panorámico de la Biblia: Efesios
 
EL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptx
EL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptxEL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptx
EL JOVEN CRISTIANO Y LAS REDES SOCIALES (2).pptx
 
Quien es Dios
Quien es DiosQuien es Dios
Quien es Dios
 
¿QUIEN ES DIOS?
¿QUIEN ES DIOS?¿QUIEN ES DIOS?
¿QUIEN ES DIOS?
 
El Tabernáculo
El TabernáculoEl Tabernáculo
El Tabernáculo
 

Similar a ENSEÑANZAS DE LA CARTA DE SANTIAGO. Por José Leonis.

Calvinismo frente arminianismo
Calvinismo frente arminianismoCalvinismo frente arminianismo
Calvinismo frente arminianismoPaulo Arieu
 
Fundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudioFundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudiocristianm97
 
Ensenanza la salvacion
Ensenanza la salvacionEnsenanza la salvacion
Ensenanza la salvacionaida2014
 
EL JOVEN Y LAS TENTACIONES
EL JOVEN Y LAS TENTACIONESEL JOVEN Y LAS TENTACIONES
EL JOVEN Y LAS TENTACIONESCPV
 
Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)
Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)
Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)Ministerio Decreto de Vida
 
Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...
Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...
Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...Miguel Barrón Carranza
 
Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...
Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...
Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...Miguel Montalvo Carranza
 
Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...
Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...
Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...VaninaMarianelaHurtadoVega
 
Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)
Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)
Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)IBE Callao
 
Manual redes mes octubre el proceso de la santificación
Manual redes mes octubre el proceso de la santificaciónManual redes mes octubre el proceso de la santificación
Manual redes mes octubre el proceso de la santificaciónIBE Callao
 
Lección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabática
Lección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela SabáticaLección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabática
Lección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabáticajespadill
 

Similar a ENSEÑANZAS DE LA CARTA DE SANTIAGO. Por José Leonis. (20)

pdf-libro-completo-verdades-fundamentales.pdf
pdf-libro-completo-verdades-fundamentales.pdfpdf-libro-completo-verdades-fundamentales.pdf
pdf-libro-completo-verdades-fundamentales.pdf
 
Eligiendo La Verdad Ii
Eligiendo La Verdad IiEligiendo La Verdad Ii
Eligiendo La Verdad Ii
 
Calvinismo frente arminianismo
Calvinismo frente arminianismoCalvinismo frente arminianismo
Calvinismo frente arminianismo
 
Manual de LIDERAZGO
Manual de LIDERAZGOManual de LIDERAZGO
Manual de LIDERAZGO
 
Fundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudioFundamentos en cristo estudio
Fundamentos en cristo estudio
 
La ignorancia de las cosas de Dios Oseas 4:6
La ignorancia de las cosas de Dios Oseas 4:6La ignorancia de las cosas de Dios Oseas 4:6
La ignorancia de las cosas de Dios Oseas 4:6
 
ESTUDIO BIBLICO EN CASA... MANUAL .HEFSIBA.
 ESTUDIO BIBLICO EN CASA...  MANUAL .HEFSIBA. ESTUDIO BIBLICO EN CASA...  MANUAL .HEFSIBA.
ESTUDIO BIBLICO EN CASA... MANUAL .HEFSIBA.
 
Ensenanza la salvacion
Ensenanza la salvacionEnsenanza la salvacion
Ensenanza la salvacion
 
200802nivel1
200802nivel1200802nivel1
200802nivel1
 
EL JOVEN Y LAS TENTACIONES
EL JOVEN Y LAS TENTACIONESEL JOVEN Y LAS TENTACIONES
EL JOVEN Y LAS TENTACIONES
 
4 Pilares de Libertad
4 Pilares de Libertad4 Pilares de Libertad
4 Pilares de Libertad
 
Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)
Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)
Manual de discipulado en los hogares (CORREGIDO)
 
La Predestinacion.pdf
La Predestinacion.pdfLa Predestinacion.pdf
La Predestinacion.pdf
 
Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...
Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...
Distención,Distinguido,Papi,Honestidad,Canchero,Candidata, Trolls,Trol,Troles...
 
Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...
Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...
Bolivia, Micro,Micro Bikini,Tendencia,Santísima,Santísimo,Trinidad,Santísima ...
 
Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...
Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...
Bolivia, Bitch, Clothes, Casa de la Cultura,Casa de la Libertad,Enrique Azurd...
 
Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)
Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)
Lecciones red mes de marzo abril 2009 estamos en medio de una guerra (2)
 
200802nivel1
200802nivel1200802nivel1
200802nivel1
 
Manual redes mes octubre el proceso de la santificación
Manual redes mes octubre el proceso de la santificaciónManual redes mes octubre el proceso de la santificación
Manual redes mes octubre el proceso de la santificación
 
Lección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabática
Lección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela SabáticaLección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabática
Lección 5 | Joven | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabática
 

Más de José Leonis

Hematólogo en Chiriquí. Dr. José Manuel Leonis
Hematólogo en Chiriquí.  Dr. José Manuel LeonisHematólogo en Chiriquí.  Dr. José Manuel Leonis
Hematólogo en Chiriquí. Dr. José Manuel LeonisJosé Leonis
 
TRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICO
TRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICOTRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICO
TRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICOJosé Leonis
 
Linfoma difuso de células grande b
Linfoma difuso de células grande bLinfoma difuso de células grande b
Linfoma difuso de células grande bJosé Leonis
 
LINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICO
LINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICOLINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICO
LINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICOJosé Leonis
 
LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON R-DA EPOCH
LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON  R-DA EPOCH LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON  R-DA EPOCH
LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON R-DA EPOCH José Leonis
 
Caso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José Leonis
Caso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José LeonisCaso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José Leonis
Caso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José LeonisJosé Leonis
 
LMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdf
LMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdfLMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdf
LMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdfJosé Leonis
 
LINFOMA DE HODGKIN REFRACTARIO Y BENDAMUSTINA.
LINFOMA DE HODGKIN  REFRACTARIO Y  BENDAMUSTINA. LINFOMA DE HODGKIN  REFRACTARIO Y  BENDAMUSTINA.
LINFOMA DE HODGKIN REFRACTARIO Y BENDAMUSTINA. José Leonis
 
Hemofilia adquirida
Hemofilia adquiridaHemofilia adquirida
Hemofilia adquiridaJosé Leonis
 
Anemia hemolítica autoinmune (AHA)
Anemia hemolítica autoinmune (AHA)Anemia hemolítica autoinmune (AHA)
Anemia hemolítica autoinmune (AHA)José Leonis
 
Mielofibrosis Primaria
Mielofibrosis PrimariaMielofibrosis Primaria
Mielofibrosis PrimariaJosé Leonis
 
TROMBOEMBOLISMO PULMONAR
TROMBOEMBOLISMO PULMONARTROMBOEMBOLISMO PULMONAR
TROMBOEMBOLISMO PULMONARJosé Leonis
 
Repasando. Hematología para estudiantes
Repasando. Hematología para estudiantesRepasando. Hematología para estudiantes
Repasando. Hematología para estudiantesJosé Leonis
 
Utilidad de los Concentrado de fibrinógeno.
Utilidad de los Concentrado  de fibrinógeno. Utilidad de los Concentrado  de fibrinógeno.
Utilidad de los Concentrado de fibrinógeno. José Leonis
 
Anemia Ferropénica
Anemia FerropénicaAnemia Ferropénica
Anemia FerropénicaJosé Leonis
 
En la sangres está la vida. Por José Leonis
En la sangres está la vida.  Por José LeonisEn la sangres está la vida.  Por José Leonis
En la sangres está la vida. Por José LeonisJosé Leonis
 
Síndrome de Poems. José Leonis
Síndrome de Poems.  José LeonisSíndrome de Poems.  José Leonis
Síndrome de Poems. José LeonisJosé Leonis
 
Anticoagulación en Enfermedad Hepática y Renal
Anticoagulación en Enfermedad Hepática y RenalAnticoagulación en Enfermedad Hepática y Renal
Anticoagulación en Enfermedad Hepática y RenalJosé Leonis
 
Inhibidores en Hemofilia A y B
Inhibidores en Hemofilia A y BInhibidores en Hemofilia A y B
Inhibidores en Hemofilia A y BJosé Leonis
 

Más de José Leonis (20)

Hematólogo en Chiriquí. Dr. José Manuel Leonis
Hematólogo en Chiriquí.  Dr. José Manuel LeonisHematólogo en Chiriquí.  Dr. José Manuel Leonis
Hematólogo en Chiriquí. Dr. José Manuel Leonis
 
TRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICO
TRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICOTRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICO
TRICOLEUCEMIA CASO CLÍNICO
 
Linfoma difuso de células grande b
Linfoma difuso de células grande bLinfoma difuso de células grande b
Linfoma difuso de células grande b
 
LINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICO
LINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICOLINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICO
LINFOMA ANGIOINMUNOBLÁSTICO
 
LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON R-DA EPOCH
LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON  R-DA EPOCH LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON  R-DA EPOCH
LINFOMA DE BURKITT TRATADO CON R-DA EPOCH
 
Caso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José Leonis
Caso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José LeonisCaso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José Leonis
Caso Clínico PTI - (Trombocitopenia Inmune). José Leonis
 
LMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdf
LMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdfLMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdf
LMA INDICACION DE MIDOSTAURIN. pdf
 
LINFOMA DE HODGKIN REFRACTARIO Y BENDAMUSTINA.
LINFOMA DE HODGKIN  REFRACTARIO Y  BENDAMUSTINA. LINFOMA DE HODGKIN  REFRACTARIO Y  BENDAMUSTINA.
LINFOMA DE HODGKIN REFRACTARIO Y BENDAMUSTINA.
 
Amiloidosis
AmiloidosisAmiloidosis
Amiloidosis
 
Hemofilia adquirida
Hemofilia adquiridaHemofilia adquirida
Hemofilia adquirida
 
Anemia hemolítica autoinmune (AHA)
Anemia hemolítica autoinmune (AHA)Anemia hemolítica autoinmune (AHA)
Anemia hemolítica autoinmune (AHA)
 
Mielofibrosis Primaria
Mielofibrosis PrimariaMielofibrosis Primaria
Mielofibrosis Primaria
 
TROMBOEMBOLISMO PULMONAR
TROMBOEMBOLISMO PULMONARTROMBOEMBOLISMO PULMONAR
TROMBOEMBOLISMO PULMONAR
 
Repasando. Hematología para estudiantes
Repasando. Hematología para estudiantesRepasando. Hematología para estudiantes
Repasando. Hematología para estudiantes
 
Utilidad de los Concentrado de fibrinógeno.
Utilidad de los Concentrado  de fibrinógeno. Utilidad de los Concentrado  de fibrinógeno.
Utilidad de los Concentrado de fibrinógeno.
 
Anemia Ferropénica
Anemia FerropénicaAnemia Ferropénica
Anemia Ferropénica
 
En la sangres está la vida. Por José Leonis
En la sangres está la vida.  Por José LeonisEn la sangres está la vida.  Por José Leonis
En la sangres está la vida. Por José Leonis
 
Síndrome de Poems. José Leonis
Síndrome de Poems.  José LeonisSíndrome de Poems.  José Leonis
Síndrome de Poems. José Leonis
 
Anticoagulación en Enfermedad Hepática y Renal
Anticoagulación en Enfermedad Hepática y RenalAnticoagulación en Enfermedad Hepática y Renal
Anticoagulación en Enfermedad Hepática y Renal
 
Inhibidores en Hemofilia A y B
Inhibidores en Hemofilia A y BInhibidores en Hemofilia A y B
Inhibidores en Hemofilia A y B
 

Último

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxjenune
 
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdfEstudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdfNervaNuez1
 
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdfQuince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdfSAC
 
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfasociacion
 
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmmUretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmmBritneynicoleMoriano
 
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfasociacion
 

Último (6)

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
 
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdfEstudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
 
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdfQuince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
 
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
 
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmmUretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
 
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
 

ENSEÑANZAS DE LA CARTA DE SANTIAGO. Por José Leonis.

  • 1. 1 VENCIENDO LA TENTACIÓN, AFIRMANDO LOS CORAZONES ENSEÑANZAS DE LA CARTA DE SANTIAGO JOSÉ LEONIS
  • 2. 2
  • 3. 3
  • 4. 4 JOSÉ LEONIS ENSEÑANZAS DE LA CARTA DE SANTIAGO VENCIENDO LA TENTACIÓN, AFIRMANDO LOS CORAZONES
  • 5. 5 ENSEÑANZAS DE LA CARTA DE SANTIAGO VENCIENDO LA TENTACIÓN, AFIRMANDO LOS CORAZONES
  • 6. 6 A todos los cristianos que desean alcanzar el premio del supremo llamamiento y saben que hay pruebas que superar.
  • 7. 7 Contenido Introducción 10 Capítulo I 14 Las pruebas. Una realidad en la vida del cristiano Capítulo II 18 La concepción del pecado y la muerte. Capítulo III 24 Protocolo para superar la tentación Capítulo IV 30 Los altos estándares de Dios. Favoritismo, acepción y discriminación tan equivalentes al homicidio o el adulterio Capítulo V 34 ¿Puede un hombre tener fe y no hacer buenas obras? ¿Puede la fe sin buenas obras salvar a un hombre? Capítulo VI 38 Una forma de medir tu crecimiento espiritual (Stg capítulo 3)
  • 8. 8 Capítulo VII 44 Sabiduría de lo alto vs la sabiduría terrenal. Capítulo VIII 48 La génesis de las guerras. Santiago capítulo 4 Capítulo IX 53 ¿Cómo encontrar nuevamente el camino a Dios.? Capítulo X 57 Nuestro deber como cristianos es restaurar al caído y no ser jueces. Capítulo XI 60 No somos autosuficientes, dependemos de Dios Capítulo XII 62 Advertencia para los que atesoran riquezas en la tierra. Capítulo XIII 65 Afirmando nuestros corazones para la venida de Cristo Capítulo XIV 69 Buenos modelos que seguir
  • 9. 9 Capítulo XV 72 El poder de la oración Capítulo XVI 75 Cuidado con extraviarnos Capítulo XVII 79 La restauración es posible. Conclusión 81
  • 10. 10 Introducción Epístola de Santiago De los personajes bíblicos que llevan éste nombre: Santiago (en hebreo: Jacobo) podemos resaltar a tres de ellos: a) Dos apóstoles. 1. Jacobo el hijo de Zebedeo (decapitado por Herodes), hermano del apóstol Juan. (Hch 12:2) 2. Jacobo el hijo de Alfeo. (Mt 10:3) b) Jacobo el hermano del Señor Jesús. (Mt 13:55) El autor: Se describe que el escritor de la carta Universal de Santiago fue precisa- mente Jacobo el hermano del Señor.
  • 11. 11 Es probablemente el primer escrito del nuevo testamento (años 44-47 d.C) De las primeras cosas que nos vienen a la mente de este personaje, es su negativa al mensaje de salvación anunciado por el Señor, podemos imaginarlo haciendo burla a las declaraciones que Jesús (su her- mano) era el Mesías profetizado. La Biblia nos enseña de personajes que se opusieron vehementemente a los designios de Dios, pero fueron transformados y llegaron a conver- tirse en herramientas útiles para Dios; este Jacobo entra en esta catego- ría. Los ejemplo: 1) Lucas hace mención de Santiago (Jacobo) en Hechos (15:13), lo describe teniendo un papel de liderazgo en la Igle- sia. 2) El apóstol Pablo en su carta a los Gálatas (2:9), nos refiere que Santiago, era considerado columna y baluarte en la Igle- sia de Jerusalén. Usted podría ser aquel personaje que se resiste a cumplir su función en la iglesia, de ser pilar, Jacobo nos invita a creer que si es posible pasar de la incredulidad a una fe de acción.
  • 12. 12 ¿Cómo se describe el autor? En la salutación (Stg 1:1) de ésta carta, él se describe como siervo (esclavo) de Dios y del Señor Jesucristo. En el tiempo de la esclavitud: La razón de ser del esclavo era su amo. Precisamente éste es el mensaje que nos quiere transmitir Santiago, la razón de ser del Cristiano es nuestro Dios, somos sus esclavos, nuestra voluntad se la hemos dado a Dios. El comprender esto nos ayuda a liberarnos de muchas dificultades, ges- tadas precisamente al dar rienda suelta a nuestras voluntades contra- rias a los principios de Dios. “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte.” (Pr 16:25) “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. “ (Is 55:8) Nuestro Dios : 1. Tiene buena voluntad para los hombres. “ Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil 2:13) 2. Tiene un buen deseo para el hombre.
  • 13. 13 “ el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conoci- miento de la verdad.” (1 Ti 2:4) Podemos tener la plena certeza, que ser esclavos de Cristo, es lo mejor que le puede pasar al ser humano, precisamente porque todo el bien que puede desear el hombre viene de Dios. “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que espe- ráis.” (Jeremías 29:11) “ Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del padre de las luces,…” (Stg 1:17) Destinatario: “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que es- tán en la dispersión: Salud.”(Stg 1:1) Las doce tribus que están en la dispersión. Estos eran hermanos (judíos y gentiles) que habían sido esparcidos por varios lugares, a causa de las persecuciones que los cristianos estaban experimentando (Hch. 8:1-4). En esta carta, hay un deseo profundo de Santiago, porque vivamos un cristianismo que sea el reflejo fiel de una vida transformada.
  • 14. 14 Capítulo I Las pruebas Una realidad en la vida del cristiano “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.” (Stg 1:2-4) 1.1). La declaración: Las pruebas y tentaciones son una realidad en la vida del cristiano, ellas llegaran. Se presenta de “diversas” maneras, es decir, tiene una gran va-
  • 15. 15 riedad de presentación. Pueden afectar todos los aspectos de nuestra vida: física, emocional, laboral, familiar, etc. No debemos extrañarnos cuando tengamos que pasar momentos difíci- les. El que vive una vida piadosa delante de la presencia de Dios, se con- vierte en un perfecto blanco para Satanás. Hay pruebas que son gestadas por nuestros malos deseos, hay otras que están condicionadas por circunstancias de las cuales no se es cau- sante: la muerte de un familiar, una enfermedad, las injusticias de nuestros sistemas burocráticos, etc. El espectro de cobertura de las tentaciones es amplio, por ejemplo:  Los deseos de los ojos:  Codiciar a la mujer de mi prójimo.  Desear hurtarle un bien a mi hermano.  Buscar la respuesta del examen en la hoja del compañero. Etc.  Los deseos de la carne: (Gálatas5:19-21)  Adulterio, fornicación, orgias.  Inmundicia, lascivia.  Enemistad, pleitos, celos, ira.
  • 16. 16  Homicidio.  Borracheras. Etc.  La vanagloria de la vida:  El espíritu de autosuficiencia y de poder. 1.2) Qué actitud debemos tener ante la prueba: De gozo. La razón: a) Las pruebas indican que estamos viviendo fielmente a Dios. b) Dios está a nuestro lado, no nos abandona. c) Con Cristo somos vencedores. d) Tenemos, toda la armadura de Dios para vencer las pruebas. 1.3) Los resultados de vencer la tentación. Alcanzamos: 1) “Paciencia” significa: Resistencia, aguante, rehusar a darse por vencido, perseverancia en los tiempos difíciles. 2) Perfección: mayor convicción, firmeza en las promesas de Cristo y santificación. 3) Cabalidad: sensatez, rectitud, buen juicio.
  • 17. 17 Reflexión: Hay muchas advertencias bíblicas, respecto a la importancia de mante- nernos velando (atentos) para no entrar en tentación. Es fundamental que nos replanteemos lo que decimos y pensamos respecto a nuestra relación con Dios. Porque pudiese ser que estamos dejándonos llevar por nuestros deseos concupiscentes, y nos estamos engañando al pensar que no es tan grave nuestra situación con Dios. “Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;” (1 Jn 1:6) “ Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga “ (1 Co 10:12)
  • 18. 18 Capítulo II La concepción del pecado y la muerte. “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; por- que Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y se- ducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.”(Stg 1:13-15) Una enseñanza ampliamente tratada en la Biblia, es la del pecado y sus consecuencias. Sabemos que de todas sus consecuencias, la muerte
  • 19. 19 espiritual es la que tiene mayor impacto, ya que se traduce en castigo eterno si no nos arrepentimos. 2.1 ¿Cómo se gesta el pecado y la muerte espiritual? Es una de las preguntas más importantes que debemos hacernos para saber cómo lidiar con este mal. Desde los primeros seres humanos creados: Adán y Eva, siempre se han buscado justificaciones a las violaciones de las normas y principios mo- rales, doctrinales, etc., establecidos por Dios; nos encontramos a Adán culpando a Dios por haber comido el fruto prohibido, cuando le respon- de a Dios: la mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. (Gn3:12). Adán le estaba diciendo al Señor: la culpa es suya, la ayu- da idónea que me dio, resultó ser un estorbo idóneo, si me hubiese da- do otra mujer esto no hubiese pasado. Por su parte Eva cuando fue encarada dijo: la serpiente me engañó y comí. (Gn 3:13). Es muy común que este mismo patrón de Adán y Eva se reproduzca en la humanidad, al tratar de justificar nuestros errores culpando a otros por nuestras malas decisiones; Aun los que reconocen su culpabilidad, tratan de mitigarla al querer compartir la culpa con otras personas, las circunstancias, etc., todo para hacer manifiesta la falta de arrepenti- miento.
  • 20. 20 Santiago nos enseña lo siguientes: “Cuando alguno es tentado no diga que es tentado de parte de Dios” “ni él tienta a nadie”. (Stg 1:13.) 2.2 ¿Dónde surge el problema? Santiago responde: Cuando somos atraídos y seducidos por nuestra propia concupiscencia. (Stg 1:14) 2.2.1 Definición de término: 1) Concupiscencia: Deseo ansioso por cosas prohibidas por Dios. Apetito desordenado de placeres deshonestos. El deseo es una conducta propia de la humanidad, el problema sur- ge cuando lo que se piensa o lo que se mira es algo prohibido y da- ñino, se comienza a desear y sentirse atraído, seducido a ir tras eso. El hombre toma su deseo, lo centra en lo dañino y lo prohibi- do. Cuando empieza a fijarse y pensar en lo prohibido, el deseo y la concupiscencia son concebidos en su mente. Lo que sigue es que se materialice este deseo --- se da a luz (SE HACE MANIFIESTO) el pe- cado y con él la muerte. Debemos entender que la astucia de Satanás es grande, nos alimenta el deseo concupiscente con los mejores escenarios para materializar nues- tro deseo pecaminoso, nos ciega a tal punto que nos hace ver en el pe- cado las mejores cualidades de aquello que comienzo a llamar felici- dad, pero que en realidad es la muerte.
  • 21. 21 2.3 El embarazo de la muerte. En el primer trimestre de este embarazo, el cristiano pierde la comu- nión con Dios, su bendición, su aprobación, constantemente su con- ciencia le está notificando que su proceder no es correcto. Hay mucha aflicción por defraudar a Dios. Si no se procede al arrepentimiento hay que comenzar a buscar los mecanismos para callar la conciencia. Segundo trimestre: se trata de buscar las mejores argumentaciones de los que piensan que no son incorrectas mis acciones, se termina escu- chando a personas que cuestionan la veracidad de las enseñanzas mo- rales bíblicas, del castigo eterno, etc. Y a través de estos argumentos tratamos de mitigar nuestra culpabilidad. Tercer trimestre.: terminamos de nutrir los errores, perfeccionamos la mentira y los pensamientos concupiscentes. Y por último, el parto, es la presentación formal que Satanás con sus ángeles hacen del cristiano que se ha entregado a una vida pecaminosa. 2.3.1 El ejemplo del rey David: El circulo vicioso de mentiras que lo llevó al adulterio y al homicidio. En un abrir y cerrar de ojos, el rey David, pasó de un deseo concupis- cente por una mujer casada, a la materialización de su deseo, cometió adulterio con Betsabé, mientras su esposo estaba defendiendo a su rey
  • 22. 22 en la guerra. Pasó de un momento lleno de placer a la agonía más gra- de que jamás había experimentado. Precisamente el Apóstol Pablo nos advierte que los frutos de la carne se hacen manifiestos, no importa que tan habilidosos podamos pretender ser en ocultarlos. Aun en medio del deseo pecaminoso, Dios nos envía mensajes para señalarnos que no estamos obrando de manera adecuada, en el caso del Rey David, su siervo le dijo: “esa mujer hermosa por la cual me ha preguntado, es casada, es la mu- jer de Urías”. Este mensaje fue ignorado por David. La estela de mentiras en la vida de David crecía, cada vez más se sumía en una vida de pecado. Al enterarse que Betsabé estaba embarazada, trato de ocultar su pecado, quiso encubrirlo haciendo venir de la gue- rra al esposo de Betsabé para que se llegara a ella y poder justificar el embarazo. La justicia de Dios no puede ser burlada, el plan de David de ocultar su pecado fue infructuoso, la honorabilidad de Urías le impedía pasar un momento de placer con su esposa, mientras sus compañeros seguían en la guerra.
  • 23. 23 Después de fallar en sus intentos, no le quedó más remedio al rey David que dar instrucciones (ponerlo al frente de la guerra), que representa- rían la muerte de Urías, como en efecto sucedió. Reflexión: Dios abomina la lengua mentirosa y el corazón que maquina pensamientos inicuos,... (Pr. 6:16-18) “3 Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; 4 Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos. 5 Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol.” (Pr 5:3-5)
  • 24. 24 Capítulo III Protocolo para superar la tentación A través del estudio de la carta de Santiago, podemos concluir que las tentaciones forman parte de las dificultades con las cuales tiene que li- diar el cristiano. Santiago nos comenta que “es dichoso el que soporta la tentación; por- que cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”.(Stg 1.12) Si alcanzar la vida eterna, está íntimamente relacionada a la capacidad del cristiano para superar sus pensamientos concupiscentes que lo con-
  • 25. 25 ducen a la muerte espiritual, entonces debemos tener un protocolo que nos permita salir airosos en el momento de la prueba. Cuando el pensamiento concupiscente se está apoderando de nuestra voluntad, resulta bastante obvio que necesitaremos ayuda para salir de la dificultad. Se suelen no tener las mejores respuestas para salir bien librados, es entonces que debemos entender que debemos pedir sabi- duría de lo alto. “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Stg1:5) La contestación de nuestro Dios a esta falta de sabiduría, se da a través de su manual de enseñanzas, la Biblia, cuando la lees y la escuchas. Puede venir a través de un hermano con experiencia que Dios envía pa- ra que nos aconseje. Los pasos: 3.1) Prontos para oír: (Stg 1:19) Debemos ser corregidos por Dios e instruidos en su Palabra para poder encontrar las respuestas que nos ayuden a superar el pecado. La salida de la cual habla el apóstol Pablo que Dios nos da durante la prueba. Al escuchar, comprendemos las consecuencias de nuestras acciones y su impacto no solamente en nuestra vida, sino también en la de las per- sonas que nos aman.
  • 26. 26 Podemos entender con mayor claridad que mi mal comportamiento tie- ne implicaciones eternas y que es necesario solucionarlas con la mayor prontitud. “El oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará.”(Pr. 15:31) 3.2) Tardos para hablar, tardos para airarnos: Esto quiere decir que debemos estar dispuestos a escuchar en lugar de expresar nuestras propias ideas sobre el bien y el mal y sobre cómo una persona se justifica. Debemos dejar de aferrarnos a nuestros propios pensamientos. No debemos reaccionar contra el consejo de Dios y las personas que nos manda para brindarnos ayuda. Hay que dejar nuestras razones y dejar que Dios me brinde la correc- ción. 3.3) Hay que desechar (cortar) toda inmundicia y abundancia de mali- cia (Stg 1:21) La manera como lo presenta Santiago es que los pensamientos concu- piscentes, el pecado, deben ser echados en la basura, porque son in- mundicia (suciedad).
  • 27. 27 Usted y yo sabemos lo que nos aleja de la bendición de Dios, es lo que se debe desechar y no engañarnos al dejar una ventana abierta para que tenga cabida nuevamente el pecado que nos está quitando la unción y tranquilidad de Dios. Desechar es botar, no es guardar ni dejar latente. a) No se puede recibir con mansedumbre la palabra de Dios im- plantada—si primero no desechamos lo que nos hace pe- car. Es fundamental recibir y perseverar en esa palabra ya que es ella la que puede salvar nuestras almas. b) El cortar — desechar--- refrenar, es equivalente a ser hacedo- res y no solamente oidores. “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de do- ble ánimo, purificad vuestros corazones.”(Stg 4:8) c) El desechar tiene que ir acompañado del arrepentimiento. Deja de haber risa por el pecado y por el contrario lloramos por ha- berle fallado a Dios. “Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en llo- ro, y vuestro gozo en tristeza.”(Stg 4:9) ”Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados se- gún Dios, para que ninguna pérdida padecieseis por nuestra parte.Por- que la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salva-
  • 28. 28 ción, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte”. (2 Co 7:9-10) 3.4) Hay que ocuparse en buenas obras y en nuestra salvación, esto nos acerca más a Dios y deja menos cabida a nuestros pensamientos concupiscentes. Recuerde que la mala utilización del tiempo, más la oportunidad, es igual a problemas. “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin man- cha del mundo” (Stg 1:27) 3.5 Reflexión: El ejemplo de la corrección del rey David Es muy frecuente que Dios utilice a otros creyentes para fortalecer, enri- quecer y animar nuestras vidas, podemos encontrar la sabiduría, gracias al consejo de hombre y mujeres que temen a Dios. Un ejemplo maravilloso es precisamente la confrontación a David por parte del profeta Natán, el cual llevó a su Rey por el camino del arre- pentimiento. Cuando David cometió adulterio con Betsabé, no se arrepintió de inme- diato, incluso no lo hizo por iniciativa propia; Dios envió a su profeta a
  • 29. 29 confrontarlo. Sólo tras la visita del profeta Natán (2 de Samuel 12) fue que David confesó su pecado y se arrepintió, después vino la disciplina de Dios de forma severa, y tras ella la búsqueda incesante del perdón y la paz de Dios por parte de él.
  • 30. 30 Capítulo IV Los altos estándares de Dios. Favoritismo, acepción y discriminación tan equivalentes al homicidio o el adulterio. Por muchos años, hemos tenido la oportunidad de leer y escuchar ex- posiciones sobre los escritos del Apóstol Pablo a los Gálatas, en relación a los frutos de la carne y su consecuencia: no heredar el reino de los cielos. “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras,
  • 31. 31 orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, co- mo ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no hereda- rán el reino de Dios.” (Gálatas 5:19-21) Dentro de este listado se enumeran faltas que catalogamos como gra- ves y otras que las encajamos como menos graves, pero lo cierto es que para Dios todas tiene implicaciones severas, ya que nos alejan de la vida eterna. De igual forma Santiago hace referencia a este concepto en lo referente al favoritismo, acepción, discriminación y lo enmarca como una forma de tentación que puede experimentar el cristiano. El ejemplo: “Porque si en vuestra congregación entra un hombre con ani- llos de oro y con ropas espléndidas, y también entra un pobre con vesti- do andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado;”Stg2:2,3) 4.1) ¿Qué sucede cuando hacemos acepción, discriminación de perso- nas? Santiago nos enseña, que nos convertimos en jueces con malos pensa- mientos. (Stg 2:4)
  • 32. 32 4.2 Consecuencias: Cometemos pecado y quedamos convictos como transgresores. (Stg 2:9) El no hacer acepción de personas nos hace “cumplidores de la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo,” (Stg 2:8) 4.3).La visión de nuestro Dios: “…cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.” (Stg 2:10) El ejemplo: el que mata pero no comete adulterio, o el que adultera pero no mata, de igual forma se convierte en transgresor de la ley. (Stg 2:11). De esta misma manera, el que no comete adulterio u homicidio, pero hace acepción o discriminación de personas, se convierte en transgre- sor de la ley real: Amar al prójimo como a uno mismo. Muy probablemente la diferencia entre las diferentes faltas morales etc., que cometemos ante Dios, no estén relacionadas a implicaciones eternas diferentes (todas nos alejan de la vida eterna), mas si a sus con- secuencias en esta vida (personales, familiares, etc.) y a la mayor facili- dad o dificultad para ser superadas.
  • 33. 33 4.4 La conclusión de Santiago: “Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere miseri- cordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.” (Stg 2:13)
  • 34. 34 Capítulo V ¿Puede un hombre tener fe y no hacer buenas obras? ¿Puede la fe sin buenas obras salvar a un hombre? No es muy difícil poder determinar una de las tragedias más significati- vas que experimenta la Iglesia en nuestros días, y es precisamente que muchas personas profesan creer en Cristo pero no viven para Él, viven para sí mismas y para el mundo, no llevan una vida justa y piadosa. La única diferencia entre estas personas y los incrédulos es que en ocasio- nes asisten a la Iglesia, pero hay poca diferencia entre sus conductas. Ésta es una forma de tentación, profesar la fe sin obras.
  • 35. 35 Santiago pregunta: ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarlo? (Stg 2:14) En esta pregunta el hombre dice que tiene fe, pero es solamente lo que dice él, no hay nada que demuestre que realmente cree en Cristo. No vive para Cristo de modo justo y piadoso. 5.1 Este tipo de fe es categorizada como: a) Fe muerta b) Fe sin provecho c) Fe vana, etc. La respuesta es bien categórica, ésta supuesta fe no podrá salvarlo. El ejemplo: “ Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: id en paz, calentaos y saciaos, pero no le dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¡de qué aprovecha? (Stg2:16) La conclusión de Santiago: “… la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.” (Stg 2:17).
  • 36. 36 5.2 Una dura declaración: …”También los demonios creen y tiemblan”. (Stg 2:19). Pero no hacen las buenas obras que Dios nos demanda, de igual forma el decir que te- nemos fe, o creemos en Cristo, sino está acompañada de las obras es una fe muerta. 5.3 Hay dos ejemplos más que considera Santiago: 1) Abraham: demostró su fe con sus obras. “No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfec- cionó por las obras.” (Stg2:22) “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue con- tado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.” (Stg 2:23) Este verso nos plantea que la palabra creyó, involucra además la obe- diencia expresada en las buenas obras. Me recuerda mucho a el verso de Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” Al igual que en el caso de Abraham y su fe obediente, la fe obediente en Cristo se ve expresada en la obediencia, es por ello que el que realmen- te cree en nuestro Señor Jesucristo obedece su enseñanza de Marcos
  • 37. 37 16:16 “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no cre- yere, será condenado.” 2. Rahab: demostró su fe por su obra. Cuando los espías de Israel eran perseguidos por los soldados de Jericó, ella los escondió. Creyó en Dios y en sus promesas, por lo tanto ella ac- tuó, puso su fe, en la obra. Conclusión: “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.”(Stg 2:26)
  • 38. 38 Capítulo VI Una forma de medir tu crecimiento espiritual: (Stg capítulo 3) Santiago en su capítulo 3, trata un problema de gran trascendencia, el mal uso de la lengua. Nos es muy familiar frases como: “si no hubiese dicho nada en ese mo- mento no me hubiese metido en este problema.” Esto está muy relaciona- do al consejo dado previamente, seamos pronto para oír y tardos para hablar.
  • 39. 39 “El que guarda su boca guarda su alma; mas el que mucho abre sus la- bios tendrá calamidad” (Pr.13:3) 6.1 El consejo para los que quieren usar su lengua como maestros: Lo más probable es que usted haya tenido la oportunidad de ver como ante dificultades que ameritan decisiones muy sabias, salgan al paso muchas personas que pretenden ser los grandes conocedores de dicha circunstancia, y utilizan su lengua para dar los consejos más devastado- res que puedan existir. “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiréis mayor condenación” (Stg 3:1) La herramienta fundamental del maestro es precisamente la lengua, con ella transmite o no todo el consejo de Dios. 6.2 Hay grandes responsabilidades que tienen los maestros: 1) Deben ser hacedores de la palabra que predican. 2) Deben dar buenos ejemplos. 3) Deben enseñar toda la verdad y el consejo de Dios. etc. 6.3 ¿Qué sucede cuando siendo maestro, no utilizo la lengua para dar el buen consejo de Dios, sino mis propias ideas.? Santiago responde: recibiremos mayor condenación.
  • 40. 40 6.4. Porqué prestarle la debida atención a mi lengua? “todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz de refrenar todo el cuerpo.” (Stg 3:2) Este verso nos responde claramente la interrogante, debemos prestarle la debida atención precisamente porque con ella ofendemos de muchas maneras. El consejo: en la medida que controle mi lengua, tendré mayor dominio propio sobre todo mi cuerpo. Es así, como la buena utilización de la lengua es un medidor de cuan maduro es el cristiano. La forma de hablar y el contenido de las palabras dicen mucho de lo que hay en nuestro corazón. Esto nos enseñó nuestro Señor Jesucristo: “El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ellas darán cuenta en el día del juicio.” Mt 12: 35-36) 6.5 Dos ejemplo que ilustran la magnitud de la influencia de la lengua: 1) Los caballos y el freno en su boca. Con éste pequeño freno se controla la dirección de todo el cuerpo del caballo. 2) Las naves y el timón. El que gobierna este pequeño timón, gobier- na la gran nave como quiere.
  • 41. 41 De igual forma la lengua es pequeña pero se jacta de grandes cosas. (Stg 3:5a) a) Con la lengua el hombre hace manifiesta toda su arrogancia, “se le esfuma la humildad.” Es la idea de hacer planteamientos que resalten: 1) Mi autosuficiencia 2) Las habilidades 3) Los talentos 4) Las posesiones etc. Olvidando que todo esto proviene de Dios. b) La lengua es como un fuego que puede incendiar todo un bosque de vidas y relaciones consumiendo y destruyendo todo a su paso. (Mentiras, rumores, comentarios hirientes, etc. La lengua tiene participación en: 1) Matrimonios destruidos 2) Amistades dañadas 3) Reputaciones arruinadas 4) Peleas creadas 5) Injurias provocadas. Etc.
  • 42. 42 c) La lengua contamina todo el cuerpo y puede incendiar toda la vida de un hombre desde el nacimiento hasta la muerte. “Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta en- tre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno” (Stg 3:6) Todo el mal que podamos imaginarnos encuentra expresión en nuestras palabras. a) Palabras que maldicen b) Palabras que llevan a lujuria b) Palabras que conducen a la inmoralidad. c) Palabras que expresan la perversidad. e) Palabras que causan división. Etc… 6.6 La realidad: “pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no pue- de ser refrenado, llena de veneno mortal. Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la se- mejanza de Dios”(Stg3:8-9) 6.6.1 La corrección: (Stg 3:19b)…Hermanos míos, esto no debe ser así.
  • 43. 43 Nos da la idea que ningún hombre sin la asistencia, ayuda de Dios, po- drá domar su lengua. Se requiere mucha dedicación, oración y sobre todo la dirección de Dios. 6.7 Conclusión: Esto nos dijo nuestro Señor Jesucristo: “Más yo os digo que toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ellas darán cuenta en el día del juicio.” Mt 12: 36). El apóstol Pablo, le escribió al joven Timoteo ,que él debía ser ejemplo a los demás creyentes en palabras. (1 Ti 4:12) El ser ejemplo en palabra, involucra la transformación de nuestra anti- gua manera de hablar (Efesios 4:25-31) :  Dejamos de mentir y hablamos verdad.  Desechamos las palabras corrompidas y hablamos palabras para edificación.  Dejamos las palabras deshonestas, por palabras cargadas de gracia.  Nos olvidamos de las griterías y las palabras de maldición, por palabras cargadas de bendición.
  • 44. 44 Capítulo VII Sabiduría de lo alto vs la sabiduría terrenal. “¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena con- ducta sus obras en sabia mansedumbre. (Stg 3:13) Hay algunas características propias de los hombres que han alcanzado sabiduría de lo alto: 1) Se conducen bien y sus obras lo dicen. 2) Es manso --- humilde
  • 45. 45 La sabiduría es más que un cúmulo de conocimientos teóricos, se rela- ciona a la aplicación de los conocimientos (comportamiento, conducta, etc.) A la luz de la Biblia, un maestro sabio no es aquel que posee todo tipo de información teórica o conceptos, es más bien una persona justa, mo- ral, amable, que lleva a la práctica lo que sabe y enseña, que en efecto muestra una buena conducta, en sus acciones. “Y dijo al hombre: He aquí que el temor del señor es la sabiduría, y el apartarse del mal, la inteligencia.” (Job 28:28) 7.1) Características de la sabiduría terrenal, animal, diabólica: (Stg 3:14-16) 1) Se acompaña de celos amargo 2) Es contenciosa. 3) Causa perturbación. 4) Está tras toda obra perversa. 5) Cargada de hipocresía. 7.2) Características de la sabiduría que viene de lo alto: (Stg 3:17) 1) Es pura: “Bienaventurado los de limpios corazones por- que ellos verán a Dios.”(Mt 5:8)
  • 46. 46 2) Pacífica: El maestro sabio hace todo lo posible para man- tener la paz y para crear la paz donde se ha violentado, busca la reconciliación con Dios de las personas. “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (He 12:14) 3) Amable: (justo, razonable, moderado) “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. ”(2 de Ti 2:24) 4) Benigna: bondadosa. 5) Llena de misericordia: Sentimiento de piedad, compa- sión, afecto y bondad. El maestro sabio extiende su mano para ayudar al necesitado sin discriminación. “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos al- canzarán misericordia.”(Mt 5:7) 6) Llena de buenos frutos: “Porque tuve hambre, y me dis- teis de comer; tuve sed, y me diste de beber; fui foraste- ro, y me recogisteis; estuve desnudo y me cubristeis; en- fermo, y me visitasteis; en la cárcel, y viniste a mí. ( Mt 25:35-36) 7) Sin incertidumbre: Es imparcial.
  • 47. 47 8) Ni hipocresía: El maestro sabio no trata de engañar a las personas; no enseña una cosa y hace otra. Reflexión: “Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hace la paz.” (Stg 3:18) El maestro que realmente es sabio, obrará y luchará para que los hom- bres tengan paz con cada uno y con Dios.
  • 48. 48 Capítulo VIII La génesis de las guerras Santiago Capítulo 4 “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? (Stg 4:1) La manera como Santiago aborda el problema del bien y del mal en es- tos versos es comparándolo a una batalla, cuyo campo de guerra es pre- cisamente cada parte de nosotros (nuestros sentidos, los deseos de la carne).
  • 49. 49 El apóstol Pablo nos habló de esta realidad: “ pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miem- bros. !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muer- te?” (Romanos 7:23,24) Los malos deseos que gestamos en nuestra mente son los que dan ori- gen a las guerras y los pleitos. ¿Qué hacemos con estos deseos? dejamos que nos venzan o muy por el contrario los llevamos cautivos a la obediencia a Dios. La falta de amor a Dios, manifiesta en la carencia de amor al prójimo y la poca disposición para perdonar, son los ingredientes más exquisitos que alimentan los más grandes conflictos en la humanidad. Nuestro Señor Jesucristo nos dio una visión grandiosa de como alejarnos de los pleitos: “Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”, esto incluye incluso a los que podrían ser etiquetados como enemigos. ” Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.” (Stg 4:2 -3)
  • 50. 50 Estos versos describen al hombre que vive sumido en los frutos de la carne, es un individuo que quiere escalar hacia un supuesto éxito, fun- damentado en:  La codicia, envidia, el homicidio, guerras, los deleites y pasiones de la carne. No le interesa que tiene que hacer, a quien tiene que mentirle, traicio- nar, destruir, con tal de poder obtener aquello que le llena de placer y satisfacción. !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se cons- tituye enemigo de Dios. (Stg 4:4) El adulterio al cual se refiere este texto, es al adulterio espiritual, infide- lidad a Dios cuando vamos en pos de los deseos de los ojos, los deseos de la carne y la vanagloria de la vida. Se nos hace una gran advertencia: si amamos al mundo, que sigue sus propios caminos, que rechaza la voluntad de Dios, que se separa cada vez más del creador, y vive impíamente, nos convertimos en auténticos enemigos de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho mo- rar en nosotros nos anhela celosamente? (Stg 4:5)
  • 51. 51 Una de las verdades Bíblicas bien fundamentadas, es la de que el cris- tiano es templo del Espíritu Santo, por ende debemos alejarnos de las prácticas pecaminosas. El Apóstol Pablo nos mencionó esto también en:  1 de Corintios 6:19-20 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.”  1 Corintios 3:16-17¿ No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es. “ Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. (Stg 4:6) La buena voluntad de Dios está sobre el humilde, muy por el contrario se aleja de los arrogantes y altivos que no se rinden a sus designios. La palabra resistir hace referencia a la oposición de Dios sobre los so- berbios.
  • 52. 52 “Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Los ojos alti- vos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocen- te,” (Pr. 6:16-17) Este verso nos deja bien claro que dentro de las cosas que Dios abomi- na esta precisamente los ojos altivos, es decir, la soberbia.
  • 53. 53 Capítulo IX ¿Cómo encontrar nuevamente el camino a Dios.? “ Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y voso- tros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” (Stg 4:7-8) Santiago, nos brinda en éstos textos, la clave para permitir que Dios se acerque a nosotros, y cómo hacer que el diablo se aleje. El cristiano tiene las herramientas dadas por Dios para que esto se cum- pla. Primero debemos someternos a Dios, es decir, debemos darle nuestra voluntad, a tal punto que haga con nosotros conforme a su vo- luntad.
  • 54. 54 Hay una parte que nos compete a nosotros y es precisamente la oposi- ción que debemos hacerle al diablo, esto se fundamenta en un profun- do deseo de agradar a Dios. El resultado de esta sumatoria: sumisión a los mandamientos de Dios y oposición a los deseos del mundo (los deseos de los ojos, los deseos de la carne y la vanagloria de la vida), trae como resultado que el diablo huya de nosotros. Cuando le hemos fallado a nuestro Señor, debemos entender que si nos alejamos de Dios, menos oportunidades tendremos para superar nues- tros pecados. Lo primero que debemos hacer es: reconocer que hemos pecado, nos sometemos a su voluntad, resistimos nuestros deseos pecaminosos. Es- to evidentemente es la fiel manifestación que en efecto queremos acer- carnos a Dios, es lo que permite que Dios se acerque a nosotros. Lo segundo: debemos trabajar con todo ahínco en eliminar la práctica pecaminosa (es el equivalente a limpiar nuestras manos), debemos es- tar bien claros que no importa como tratemos de ocultar nuestro peca- do, para Dios siempre tendremos las manos sucias si no nos arrepenti- mos. El doble ánimo, también es categorizado por Dios como pecado, no po- demos pretender tratar de complacer nuestros placeres pecaminosos y
  • 55. 55 a la vez querer estar bien con Dios, he incluso brindarle culto sin haber- nos arrepentido, debemos limpiar nuestro corazón. ” Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.” (Stg 4:9- 10) 9.1 ¿Cómo saber si hay arrepentimiento real cuando hemos pecado? Hay sentimientos que están muy ligados a un corazón arrepentido:  Hay aflicción y lamento por haberle fallado a Dios  Hay llanto. La risa que le representaba el deseo pecaminoso--- deja de ser un re- cuerdo satisfactorio y se convierte en lágrimas, el placer que le causaba el pecado se transforma en tristeza profunda. Muy por el contrario si persistimos en el pecado, nos sigue deleitando y enorgulleciendo, nos estaremos acercando al pecado de muerte. Unos de los ejemplos de agonía y desasosiego por haber faltado a los principios de Dios, está bien representado por el rey David. Cuando por fin reconoció su grave falta (adulterio, homicidio), busco ansiosamente la bendición y el perdón de Dios.
  • 56. 56 Salmos 6:1-4 “Jehová, no me reprendas en tu enojo ni me castigues con tu ira. Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy enfermo; sáname, Jehová, porque mis huesos se estremecen. Mi alma también está muy turbada; y tú, Jehová, ¿hasta cuándo? Vuélvete, Jehová, libra mi alma. ¡Sálvame por tu misericordia!,”
  • 57. 57 Capítulo X Nuestro deber como cristianos es restaurar al caído y no ser jueces. ”Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del her- mano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro? “(Stg 4:11-12) Cuando el apóstol Pablo le escribió a los hermanos de Gálatas, les ense- ño en el capítulo 6, la importancia de restaurar al hermano que ha caí- do, considerando algunas características para el que quiere corregir:
  • 58. 58  Debe tener un espíritu de mansedumbre y  Debe considerarse a sí mismo. “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerán- dote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” (Ga. 6:1-2) Que sucede cuando el hermano caído trata de limpiar sus manos de pe- cado y purificar su corazón, y nosotros, jugamos el papel de jueces que ya han dado una sentencia: condena; nos dice Santiago que cometemos los siguientes errores:  Queremos tomar el papel de Dios ----- que es el que da la sentencia.  Cuestionamos y desobedecemos los principios que rigen la ley real --- el amor al prójimo caído. Todo esto trae como resultado, la menor posibilidad de poder restaurar al caído. Como miembros de la misma familia, debemos ayudarnos mutuamente a sobrellevar la carga de los hermanos, esto no significa aceptar una vi- da de pecado, más si conducirlo a un verdadero arrepentimiento que se
  • 59. 59 traduzca en nuevos estilos de vida agradable para Dios. Debemos ser de un mismo sentir. Estos versos no excluyen las funciones de los que están encargados de pastorear a la grey de: amonestar, disciplinar, exhortar, reprender.
  • 60. 60 Capitulo XI No somos autosuficientes, dependemos de Dios “¡ Vamos ahora!, los que decís: «Hoy y mañana iremos a tal ciudad, esta- remos allá un año, negociaremos y ganaremos», cuando no sabéis lo que será mañana. Pues ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aque- llo.» Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejan- te es mala. El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, comete pecado.” (Stg 4:13-17)
  • 61. 61 Gran problema para el hombre ha resultado la falsa creencia de ser au- tosuficiente. La autosuficiencia hace referencia a la percepción errónea de ser capaz de planear y hacer las cosas sin depender de nuestro Dios. En el ejemplo que nos plantea Santiago, tenemos a un hombre que:  Pretende controlar la existencia de sus días.  Está convencido de su permanencia en el tiempo.  Confía que por sus fuerzas únicamente, pondrá un negocio y obtendrá grandes ganancias del mismo. Todos estos planes los hace ignorando un gran principio de vida, cada segundo de nuestra vida está marcado por la fragilidad que nos puede llevar a la muerte en un abrir y cerrar de ojos. De manera poética Santiago hace la comparación de la vida con lo efí- mero de la neblina “Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece” El Apóstol Pablo, también nos hablaba del presente, como el tiempo que es aceptable para rendirnos a Dios, fundamentado precisamente en que mi vida física en un futuro inmediato no está garantizado. Nuestra soberbia es la que hace que ignoremos una gran verdad: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.»
  • 62. 62 Capítulo XII Advertencia para los que atesoran rique- zas en la tierra “¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas y vuestras ropas, comidas de polilla. Vuestro oro y plata están enmohecidos y su moho testificará contra voso- tros y devorará del todo vuestros cuerpos como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días finales. El jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros, clama, y los clamores de los que habían segado han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos.” (Stg 5:1-4)
  • 63. 63 Es muy probable que los ricos que se mencionan en estos versos sean personas no convertidas que estaban maltratando a los cristianos. Hay serias advertencias para los que acumulan riquezas y no las utilizan adecuadamente en favor de los más necesitados, y más aún utilizan el poder para maltratar a los más indefensos. Se les deja saber a los ricos, que sus riquezas se han corrompido. Lo que debía representar la bendición dada por Dios en favor del prójimo, se ha convertido en deshecho, en inmundicia, mal oliente. Dos de los elementos representativos de poder: el oro y la plata, se han contaminado con moho, y están devorando poco a poco a los que se jactan de ser ricos, este moho será fiel testigo de las riquezas que fue- ron utilizadas para la vanagloria y humillación de los más necesitados. Hay consejos dados por nuestro señor Jesucristo de donde es qué de- bemos hacer tesoros. “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrom- pen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.”(Mt. 6:19-20) Se no deja bien claro que no importa cuanta riqueza podamos atesorar aquí en la tierra, estas no nos podrán librar en el día final.
  • 64. 64 “Ni su plata ni su oro podrán librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque ciertamen- te destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra” (Sof 1:18) ” Habéis vivido en deleites sobre la tierra y sido libertinos. Habéis engor- dado vuestros corazones como en día de matanza. Habéis condenado y dado muerte al justo, sin que él os haga resistencia.” (Stg 5:5-6) Tal vez estos versículos son la explicación a las palabras dados por nues- tro Señor, cuando afirmaba que difícilmente los ricos entraran en el Reino de los cielos. El rico desarrolla un espíritu de autosuficiencia que lo aleja más y más de Dios, sus riquezas son utilizadas para satisfacer sus placeres, y abu- sar de los pobres. “No oprimirás a tu prójimo, ni le robaras. No detendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana” (Lv 19:13)
  • 65. 65 Capítulo XIII Afirmando nuestros corazones para la ve- nida de Cristo “ Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia y afirmad vuestros corazones, porque la venida del Se- ñor se acerca. (Stg 5:7-8) Santiago se dirige de manera tierna a los hermanos, animándoles a es- perar sin desesperación la venida de nuestro Señor Jesucristo. Esta es-
  • 66. 66 pera no es pasiva, tiene que estar acompañada de lo que el apóstol Pa- blo denomino: “ocupados en vuestra salvación con temor y temblor”. Se nos demanda que: 1. Afirmemos, fortalezcamos nuestros corazones, 2. Que tengamos mayor convicción en lo que hemos creído 3. Que pasemos por un proceso de crecimiento espiritual. El ejemplo que se nos presenta es una comparación de la espera del la- brador por el fruto de la tierra y la espera del cristiano por la venida de nuestro Señor Jesucristo. En esta espera hay algunos procesos que ocurren: 1) La tierra se prepara ------ nuestros corazones se afirman. 2) Se riega la semilla sembrada para que germine -------- nos ocupamos en nuestra salvación, abundamos en el conocimiento de Dios. 3) Nos alegramos con los frutos obtenidos ------- nos alegramos por la realidad de la vida eterna, y por la promesa de la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo, la cual está cerca. “Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condena- dos; el Juez ya está delante de la puerta”. (Stg 5:9)
  • 67. 67 Se nos reitera nuevamente las implicaciones de vivir juzgando, pleitean- do y quejándonos de nuestros hermanos; podemos ser condenados por ello. La venida de nuestro Señor se acerca y no hay tiempo para perder en disputas. La espera más gloriosa de los cristianos: A todo cristiano le es muy familiar aquellos versos de Hechos 1:10-11: “Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blan- cas, los cuales también le dijeron: Varones galileos, ¿Por qué estáis mi- rando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cie- lo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” Precisamente en dicha afirmación se sostiene la esperanza más grande de cristianos que han pasado de generación en generación. Nuestro Señor Jesucristo ya nos había enseñado que el volvería nueva- mente, nos transmitió su profundo deseo que estemos donde él está. “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.” (Jn 14:2-3)
  • 68. 68 El apóstol Pablo nos habló con ilusión de aquel día, al final de su minis- terio. “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (2 Ti 4:7-8)
  • 69. 69 Capítulo XIV Buenos modelos que seguir “ Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor.Nosotros tenemos por biena- venturados a los que sufren: Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin que le dio el Señor, porque el Señor es muy misericordioso y compasivo.” (Stg 5:10-11) Los modelos son muy importantes en el desarrollo del comportamien- to. Una de la característica de un modelo es precisamente la capacidad de ser reproducidos. Santiago nos alienta a superar las adversidades pa- cientemente, sabiendo que hay hombres de Dios que lo lograron.
  • 70. 70 Cuatro ejemplos son considerados por Santiago:  El labrador  Los profetas  Job  Nuestro Señor Jesucristo. Ellos no se rindieron y nosotros tampoco debemos hacerlo. Al igual que los profetas de Dios del Antiguo Testamento, que hablaron en el nom- bre de Dios, de igual forma nosotros debemos hacerlo en nuestros días. ”Sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo ni por la tierra ni por ningún otro juramento; sino que vuestro «sí» sea sí, y vuestro «no» sea no, para que no caigáis en condenación.” (Stg5:12) Los buenos modelos, no condicionan su obediencia a Dios, al cumpli- mento de un deseo muy añorado. Toda buena dadiva y don perfecto viene del cielo, es decir todo el bien que pueda desear el ser humano viene de Dios. Santiago, reprodujo en este escrito la enseñanza de nuestro Señor. “ Pero yo os digo: No juréis de ninguna manera: ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por
  • 71. 71 Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vues- tro hablar: “Sí, sí” o “No, no” porque lo que es más de esto, de mal pro- cede. (Mt. 5:34-37)
  • 72. 72 Capítulo XV El poder de la oración ”¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno ale- gre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia para que oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo le- vantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados.” (Stg 5:13-15) El amor de nuestro Dios se ve claramente reflejado en su disposición para socorrernos, y en la facilidad que nos ha dado para poder comuni- carnos a través de la oración.
  • 73. 73 Podemos decir que la oración es necesaria en la vida de los cristianos, a través de ella reflejamos que en efecto somos conscientes de la supe- rioridad de Dios y que no somos autosuficientes, nos ponemos en sus manos. A través de la oración entramos en una relación de intimidad con Dios, y le hacemos parte de nuestras tristezas, alegrías y necesidades. Santiago nos da consejos prácticos  Si estamos sumidos en una gran aflicción (pesar, tristeza, agobio), prueba, tentación.  Pidamos a Dios en oración que nos libere.  En los momentos de alegría  Agradezcámosle entonando alabanzas a su nombre.  Hay enfermos entre nosotros  Llamemos a los líderes y oremos por ellos.  Algún hermano se ha extraviado de los caminos del Señor.  Oremos para que sea restaurado
  • 74. 74 ¿Qué obtenemos con la oración de fe? 1) El enfermo se restaurará. 2) El que ha cometido pecado se arrepentirá de sus faltas y sus pe- cados le serán perdonados. ”Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis me- ses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto”. (Stg 5:16-18) Si deseamos alcanzar la tranquilidad y sanidad espiritual es menester confesar nuestros pecados, esto es fundamental en el camino del arre- pentimiento y de la restauración. Las oraciones de nuestros hermanos que nos aman profundamente, contribuirán a que seamos sanados. Santiago no enseña que la oración del justo es eficaz y nos muestra que en efecto siempre ha sido así (el ejemplo de Elías). “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.” (1 de Pedro 3:12)
  • 75. 75 Capítulo XVI Cuidado con extraviarnos “ Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad y alguno lo hace volver, sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma y cubrirá multitud de peca- dos.” (Stg 5:19-20) a) Extraviarnos es posible: A través de muchos años hemos tenido la oportunidad de escuchar en- señanzas que dicen que es imposible caer de la gracia de Dios. Estos versos que nos comparte Santiago, muy por el contrario les plantean una gran realidad a los cristianos que han experimentado el perdón de Dios a través de la sangre preciosa de Cristo:
  • 76. 76  Es posible dejar de caminar con el Señor.  Es posible extraviarse de la verdad (perderse). ¿Cuál es la verdad de la cual nos podemos extraviar? 1. Nuestro Señor Jesucristo.  Juan 8:32 “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” 2. La Palabra de Dios  Juan 17:17 “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es ver- dad” Esta seria advertencia a no extraviarnos de la verdad, también es repro- ducida en otros escritos bíblicos. 1) El apóstol Pablo escribió lo siguiente: “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído. (Ga.5:4) “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Co 10:12)
  • 77. 77 2) El apóstol Pedro nos dijo: “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de la contaminación del mundo, por el conocimiento del Señor y salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado vie- ne hacer peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del Santo mandamiento que les fue da- do. Pero le ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.”(2 Pedro 2:20-22) El apóstol Pedro nos comenta que es posible haber escapado de la contaminación del mundo, haber conocido el camino de la jus- ticia, pero volvernos atrás, a nuestra antigua vida de pecado (extraviarse). 3) El apóstol Juan también nos enseñó que es posible extraviarnos de la verdad : “Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino recibáis galardón completo. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése si tiene al Pa- dre y al Hijo” (1 Jn. 1:8-9)
  • 78. 78 4) El escritor del Libro de Hebreos, nos plantea una verdad digna de no ser ignorada. “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos participes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los po- deres del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados pa- ra arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismo al Hijo de Dios y exponiéndolo a vituperio.” (He. 6:4-6) “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.” (He. 10:26-27) Estas duras verdades bíblicas justifican el consejo que encontra- mos en Hebreos 2:1-3 “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Por- que si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribu- ción,¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una sal- vación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada prime- ramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oye- ron,” (He 2:1-2)
  • 79. 79 Capítulo XVII La restauración es posible Un concepto que se deja bien claro en los escritos de Santiago, es la po- sibilidad de restauración del hermano caído. “ sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma y cubrirá multitud de pecados” (Stg 5:20) Cuando logramos que un hermano caído regrese a los caminos del Se- ñor, hacemos que la sangre preciosa de nuestro Señor Jesucristo cubra sus pecados. “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo peca- do.” (1 Jn 1:7)
  • 80. 80 El escritor del libro de Hebreos nos menciona que aun cuando el cris- tiano haya perdido la senda de la verdad, es posible reencontrarla. “Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas;y ha- ced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado”. (He 12:12-13) De igual forma el apóstol Pablo nos enseñó que cuando un cristiano no está actuando de manera correcta, la misión de los hermanos es re- prenderlo duramente, para que sea sano en la fe. “… por tanto repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe” (Ti 1:13) Incluso nuestro Señor Jesucristo también nos enseñó que es posible la restauración del hermano que ha pecado. “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos coste toda palabras. Si no los oyere a ellos, dilo a la Iglesia; y si no oyere a la Iglesia, tenle por gentil y publicano.” (Mt 18:15-17)
  • 81. 81 Conclusión Vivimos en una sociedad que es catalogado por el apóstol Pablo: “como una generación mala y perversa”. Sociedad cuyos tentáculos se están apoderando de nuestra juventud, que destroza matrimonios y afecta el crecimiento de la Iglesias. En me- dio de esta generación debemos procurar ser: irreprensibles, sencillos y sin manchas, resplandeciendo como luminares. Santiago nos lleva de la mano por el camino de la prevención y de la restauración, con el fin que todos podamos obtener el bien más subli- me que Dios nos ha dado: la vida eterna.
  • 82. 82
  • 83. 83 Si se ha preguntado: ¿Cómo hago para alejarme de las tentaciones? ¿Habrá algunos pasos que me ayuden a librarme de una vida de pecado? ¿Es posible extraviarnos de la verdad? ¿Puede un cristiano extraviado restaurarse? Te invito a considerar importantísimas y prácticas enseñanzas que nos dejó Santiago, el hermano de nuestro Señor Jesucristo, en su carta a los hermanos de la dispersión. Santiago nos lleva de la mano por el camino de la prevención y de la restauración, con el fin que todos podamos obtener el bien más subli- me que Dios nos ha dado: la vida eterna. El que les comparte este pequeño escrito, es amante de la Palabra de Dios y está plenamente convencido que una vida consagrada a Dios, es posible, no desmayes, lo puedes lograr.