Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Encuesta edades ¿epidemiología o política

134 visualizaciones

Publicado el

El 3 de marzo el Plan Nacional Sobre Drogas presentó los resultados de EDADES 2013. Esta encuesta es el termómetro epidemiológico para conocer las tendencias de los consumos de drogas de la población española de 15 a 64 años. Los datos que ofrece son “objetivos”, pero su interpretación obedece a intereses políticos y estratégicos. De la gran cantidad de resultados que presenta, sorprende la centralidad que adquiere el cannabis, y especialmente su consumo entre menores.

Publicado en: Atención sanitaria
  • Inicia sesión para ver los comentarios

  • Sé el primero en recomendar esto

Encuesta edades ¿epidemiología o política

  1. 1. Opinión 20-05-2015 España Encuesta EDADES: ¿epidemiología o política? Texto: David Pere Martínez Oró El 3 de marzo el Plan Nacional Sobre Drogas presentó los resultados de EDADES 2013. Esta encuesta es el termómetro epidemiológico para conocer las tendencias de los consumos de drogas de la población española de 15 a 64 años. Los datos que ofrece son “objetivos”, pero su interpretación obedece a intereses políticos y estratégicos. De la gran cantidad de resultados que presenta, sorprende la centralidad que adquiere el cannabis, y especialmente su consumo entre menores. La prensa se hizo eco de los resultados a través de titulares que invitaban a la alarma, e incluso se podría entender que estamos ante un problema de salud pública de primer orden. Pero si analizamos los datos de los últimos 15 años, la tendencia de consumo de cannabis, a pesar de ciertas oscilaciones, es estable e incluso tiende a la baja. En el 2013 lo consumió en el último mes el 6,6%, en el 2011 el 7% y en el 2005 el 8,7%, y diariamente lo
  2. 2. hizo el 1,9%, el 1,7% y el 2%, respectivamente. Se alarma sobre los consumos, pero la inquietud mediática es producto del auge de las discusiones sobre las políticas del cannabis para regular su acceso legal. Entre los titulares alarmantes se destaca: “El 36% de los nuevos consumidores de cannabis son menores de edad”. Esto representa el 4,7% de la población entre 15 y 17 años, es decir, 61.085 de 1.289.000 de españoles. No se ofrece este dato en EDADES anteriores, pero vistas las tendencias y la estabilidad en la edad de inicio, nada nos impide hipotetizar que el dato sería similar e incluso superior. Además, el titular confunde jóvenes que consumieron por primera vez con “nuevo consumidor”, porque la encuesta detecta a los primeros, de los cuales una parte no perseverará en los consumos, y por eso, es incorrecto considerarlos “nuevos consumidores”. ¿Por qué este énfasis en los menores cuando el rango de edad llega a los 64 años? Porque proteger al menor es uno de los aspectos sociales sobre el cual hay más consenso. Si se considera que los porros coartan su desarrollo y provocan fracaso escolar, se justifica socialmente el clima de beligerancia contra el cannabis y su hipotética regulación. La prensa también subraya que hay 687.000 consumidores problemáticos (2,2% de la población), cuando en España hay 602.000 personas (1,9%) que consumen a diario. El dato es extremadamente elevado si se compara con las 12.873 personas que realizaron demanda de tratamiento por cannabis en el 2011, es decir, podríamos estimar que un 1,87% de los consumidores “problemáticos” llega a tratamiento. Es obvio que no todos buscan asistencia y podrán abandonar o reducir el consumo sin ayuda profesional, pero si el número es tan elevado las demandas también deberían serlo. El número de problemáticos se determina a partir de seis sencillas preguntas del cuestionario llamado CAST. Preguntas que omiten la complejidad de los consumos y los aspectos contextuales, relacionales y socioculturales. Sería interesante conocer, mediante otro cuestionario, cómo el cannabis afecta a la calidad de vida. Destacar la relación entre cannabis y consumo problemático provoca una clima espeso de problematización. Para debilitar los argumentos pro regulación, EDADES señala que quien está más a favor de la legalización del cannabis son los consumidores problemáticos (71,1%), es decir, da a entender que son personas con una opinión poco sensata porque son “problemáticas”, e incluso habrá quien los señale como adictos y enfermos. Y, en consecuencia, no se puede permitir que legitimen sus argumentos a favor de la legalización. Otros titulares señalan como “España pierde el miedo a las drogas”, es decir, se considera que a las drogas hay que tenerles miedo, y no aprender a convivir con ellas para que “Agitar la opinión pública contra el cannabis es la mejor estrategia para debilitar las reivindicaciones pro regulación"
  3. 3. generen los mínimos daños posibles. La baja percepción de riesgo y la banalización de los consumos son dos argumentos para mantener el actual statu quo. Aunque estos conceptos adolecen de problemas de conceptualización, se debe advertir que, para conseguir los cambios en las políticas de drogas, se deberían aplacar los discursos naíf sobre el cannabis, porque funcionan como argumento perfecto para justificar las políticas actuales. A la luz de los titulares, se observa como EDADES va más allá de la epidemiología y desempeña un papel político determinante para modular la opinión publica. En este sentido, se desprende la clara intención de defender a ultranza el modelo prohibicionista y despreciar la discusión sobre las nuevas políticas de drogas. Agitar la opinión pública contra el cannabis es la mejor estrategia para debilitar las reivindicaciones pro regulación, y en esta agitación los medios de comunicación presentan un papel clave. No es casual ni debe sorprender que se atemorice sobre el cannabis, justo en el momento en que las reformas de las políticas sobre el cannabis están en la agenda política internacional en vista de la UNGASS 2016. *Extraído del número #208 de la revista Cáñamo

×