Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 1                                 Seminario I: La Docencia y la evaluación ...
Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 2                                Seminario I: La Docencia y la evaluación d...
Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 3                                Seminario I: La Docencia y la evaluación d...
Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 4                               Seminario I: La Docencia y la evaluación de...
Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 5                                 Seminario I: La Docencia y la evaluación ...
Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 6                                Seminario I: La Docencia y la evaluación d...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ensayo. claudia marilyn martínez

2.718 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.718
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
14
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ensayo. claudia marilyn martínez

  1. 1. Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 1 Seminario I: La Docencia y la evaluación del aprendizaje (Ensayo) UNIVERSIDAD DE LA SALLE FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN Maestría en Docencia – I SemestreMateria: Seminario I – Evaluación del AprendizajeActividad: EnsayoProfesor: Daniel Lozano Evaluación, ¿competencia en el aula? o proceso regulador de aprendizajes…Por: Claudia Marilyn Martínez B.I Semestre de Maestría en DocenciaUniversidad de La Salle, Bogotá D. C. Aunque la teoría del aprendizaje centra su importancia en los procesos, la práctica de la evaluación focaliza su interés en los resultados. Santos Guerra (1999)La educación depende del interés y deseo por aprender; no obstante el facilismo y lasmiles de oportunidades para satisfacer las necesidades de aprendizaje, hacen que elproceso enseñanza – aprendizaje sea lento y dificulte la evidencia de resultados deverdadero aprendizaje. En los siguientes párrafos se quiere fundamentar la siguientetesis: Para el estudiante de hoy, la educación tiene como punto de partida sus propiasexpectativas, su ritmo de trabajo, su estilo y su proceso de aprendizaje, sin embargo,aunque la evaluación hoy sea considerada como proceso cuantificable, la finalidad y razónde ser de ella, es que sea formativa, reflexiva, permanente y que genere cambios en elsujeto. Pero, ¿Se evidencia aprendizaje en un resultado cuantificable?, ¿Será querealmente apuntamos hacia el diálogo y la transformación del sujeto cuando de evaluarse trata?, ¿Por qué se genera la competencia en el aula?, estos interrogantes son el puntode partida del escrito que expongo a continuación, ilustrados con 2 experiencias quebrindaron reflexiones pertinentes gracias a sus aciertos y fallas, y finalizando con algunassugerencias de criterios para tener en cuanta antes, durante y después del proceso deevaluación.Las políticas de nuestro sistema educativo nos exigen “calidad en la educación” sinembargo estas, no brindan las herramientas suficientes y necesarias para cumplir con elcometido; esto ha llevado a la masificación de la población en las aulas, entorpeciendo elseguimiento individualizado. La manera más óptima de cualificar y evidenciar el LIC. CLAUDIA MARILYN MARTÍNEZ B.
  2. 2. Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 2 Seminario I: La Docencia y la evaluación del aprendizaje (Ensayo)aprendizaje es mediante el registro de una nota, con la que se pretende revelar lacalidad y el desempeño. (Se habla entonces de excelente, sobresaliente, básico oinsuficiente), pero realmente esto no es más que una valoración porcentual de lo que seha aprendido. Desde otro ángulo, los maestros también entramos en el juego delfacilismo, y lo hacemos al llenar de contenidos al estudiante para dar cumplimiento a unprograma curricular que está programado para un determinado período de tiempo y sinpreocuparnos en hacer un alto en el camino y cualificar hasta donde ha llegado el alcancedel proceso de aprendizaje. Finalmente solo se espera realizar un examen, en el que seinvolucra una evidencia escrita del aprovechamiento de los contenidos, sin tener unamirada global del estudiante, es decir, sin tener en cuenta las dimensiones afectivas,emocionales, sicológicas y sociales, dejando de lado que estas nos pueden dar indicios orazones de los aciertos o fallos que se presentan en y durante el proceso. Estos mismosresultados son los que determinan la calidad académica de un estudiante por la calidad desu desempeño, olvidando al ser humano como totalidad.Para ilustrar lo escrito en el anterior párrafo, traigo a colación el proceso de gestión decalidad desarrollado por un colegio en el cual trabajé. Uno de los requisitos era llevar elregistro de todas las actividades que se realizaban en nuestro quehacer pedagógico, estosregistros se consignaban en unos formatos llamados Efos y, aunque el colegio tenía supropio modelo pedagógico y una magnifica estructura de desarrollo de las unidades declase, al momento de elegir el mejor estudiante de grado o del curso, el criterio deselección era basado en el número de excelentes y sobresaliente que había obtenidoacadémicamente. Frente a ello, una comisión de evaluación propuso establecer uncriterio más integral de los estudiantes que disputaban esta mención, sugiriendo tomarcomo fundamento el desarrollo multidimensional del niño como sujeto en formación y nosolamente su parte intelectual. Se debería estudiar: la disposición para el trabajo enequipo, el desarrollo académico, el desarrollo motriz y las relaciones interpersonales.Infortunadamente no fue posible abrir una discusión pedagógica sobre la situación, y estetipo de decisiones continuaron tomándose de acuerdo con la norma cuantificableestablecida en el manual de convivencia, trayendo como consecuencia un malestar en elproceso de elección. En otras palabras era poner en juego el éxito o el fracaso delestudiante, verificando el postulado de Philippe Perrenoud (2008) “El éxito escolar es unaapreciación global e institucional de los conocimientos adquiridos por el alumno, que laescuela fabrica por sus propios medios”. LIC. CLAUDIA MARILYN MARTÍNEZ B.
  3. 3. Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 3 Seminario I: La Docencia y la evaluación del aprendizaje (Ensayo)Con el anterior pretendo dejar como reflexión, que las pautas instauradas en unainstitución son el punto de partida para generar una cultura de evaluación formativateniendo como eje principal al ser humano como totalidad y no como un conjunto departes, este ser complejo total cuenta con múltiples opciones para aprender según suscapacidades.En otro tiempo, en grado 4°, para facilitar la entrega de la estadística de resultados alfinalizar el periodo la cual debía contener: número de estudiantes que pasaban en limpio,con 1 materia pendiente, con 2 materias pendientes y con más de 3, se tomó comoestrategia de ponderación de los estudiantes, una competencia de formula 1, consistía encolocar sobre una pista de carreras diseñada en un pliego de cartulina pegado a la pared,un carrito de carreras el cual poseía el numero que cada estudiante había obtenido comoresultado académico y convivencial durante el periodo de acuerdo con el número deexcelentes, sobresalientes e insuficientes. Aunque los niños se sintieron motivados por laestrategia didáctica de superación, se evidenciaron cambios positivos en algunos, enotros, esta estrategia desencadenó otra serie de reacciones que no se esperaba,agresiones, ofensas, celos, egoísmo etc., la reflexión sobre la “sana competencia” seconvirtió en el faro que guiaba cada una de las situaciones que se presentaba. Pero notodo el tiempo se encontraban con el educador artífice de esta estrategia, por la falta decomunicación la estrategia no tenía la misma resonancia con los demás docentes. Comoconsecuencia, el esfuerzo evidenciado superficialmente en los estudiantes que ibanquedando rezagados, se debilitaba poco a poco ya que estos casi no sentían la solidaridady el apoyo de los compañeros que iban más adelante, por el contrario, hacían lo que fuerapor no ser alcanzados, se estaba perdiendo la cooperación. Aunque al inicio parecía seruna estrategia motivadora fue decayendo por la falta de comunicación entre colegas ysocialización de procesos en el aula.La ilustración anterior me permite concluir que inconscientemente se genera la cultura delresultado porque somos un instrumento de un sistema que refleja en éste una únicaopción de proyección del individuo, de salir adelante y/o realizarse como profesional sinimportar su condición de ser humano. Adicional a ello, se desarrolla una cultura decompetencia que puede llegar a ser malintencionada sino se hace recapacitar a tiempo,importando solamente el bienestar individual. LIC. CLAUDIA MARILYN MARTÍNEZ B.
  4. 4. Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 4 Seminario I: La Docencia y la evaluación del aprendizaje (Ensayo)Según Santos Guerra (2003 p. 69 – 80), (1999), (1990); Philippe Meirieu (2002) y KenBain (2004); el eje central en el proceso enseñanza/aprendizaje y evaluación es elestudiante y el acompañamiento que hace el docente a lo largo de este proceso, enconcordancia con lo anterior, el enseñar a hacer preguntas para incentivar elcuestionamiento es la base fundamental para llegar a la comprensión.La evaluación es un proceso de diálogo reflexivo y participativo entre quienes interactúanen ella, es un proceso de comprensión desde el hecho que el aprendiz actúe de formarazonable según las circunstancias y las oportunidades en relación con el contexto, y unproceso de mejora por qué no se cierra sobre si misma sino que se hace para mejorar laprogramación, debe ser procesual, participativa, democrática, no individualista (SantosGuerra 1996 p. 2 - 4). En cuanto a la enseñanza, no es llenar de agua el vaso vacío, noatafagar al estudiante de conocimiento sino hacer de él un buscador autónomo de nuevainformación (capaz de encontrar manantiales de agua), que pueda tener la capacidad declasificarla (Saber si está contaminada o no) y saber qué hacer con ella (es capaz decompartirla con otros), por lo tanto el aprendizaje es un proceso mediante el cual elestudiante descubre, asimila, construye y transforma algo por sí mismo con la orientaciónde quien lo enseña (Santos Guerra 2003 p. 74). En concordancia con lo anterior, PhilippeMeirieu (42 cuadernos de pedagogía Nº373 2007) reivindica que: “No nos podemoscontentar con dar de beber a quienes ya tienen sed. También hay que dar sed a quienesno quieren beber”. Es derecho de todos los niños aprender y es responsabilidad de loseducadores garantizarlo. No basta con enseñar. No basta con dar respuestas. Se debellegar a la comprensión de lo que se está aprendiendo, solo aprende quien hace eltrabajo. “Hay que provocar en los estudiantes el deseo de aprender y de formularsepreguntas, acompañándolos a lo largo del proceso no del resultado, exigirles pero consolidaridad” (Meirieu 2002). Valorar es una forma de comunicación del maestro y eldocente, donde este quiere comunicar a su aprendiz donde va su aprendizaje, si se hacea los estudiantes las preguntas adecuadas, sus respuestas pueden ayudarle a evaluar lacalidad de la docencia Ken Bain (2004). El aprendizaje debe ser permanente y tiene quever fundamentalmente con los cambios personales e intelectuales que sufren losindividuos al desarrollar capacidades nuevas de comprensión y razonamiento. Losprofesores excelentes desarrollan sus habilidades gracias una constante autoevaluación,reflexión y disposición para cambiar Ken Bain (2004). LIC. CLAUDIA MARILYN MARTÍNEZ B.
  5. 5. Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 5 Seminario I: La Docencia y la evaluación del aprendizaje (Ensayo)Teniendo en cuenta que la evaluación es un proceso de diálogo y de transformación encada persona ya sea el aprendiz o el experto, son el punto de partida para laautorrealización humana.Así el propósito de la educación sea proveer de herramientas básicas para enfrentar lavida individualmente, no deja de ser una globalidad, por lo tanto los sujetos queintervienen en ella deben ser evaluados como totalidad, para ello, considero hay algunascriterios que se deben tener en cuenta antes, durante y, aún después de este proceso:Trabajemos en el reconocimiento y aceptación de capacidades o fortalezas y dedificultades o limitaciones de cada estudiante; motivemos el esfuerzo y el sacrificio de sutrabajo por mínimo que sea; valoremos el error como parte del proceso de aprendizaje,no siempre se triunfa en el primer intento pero no hay que darse por vencido; las caídastraen grandes enseñanzas; tengamos presente la importancia del trabajo colaborativo,los diferentes puntos de vista en la socialización de conocimientos previos, lasexperiencias y la relación con su entorno cumplen un papel importante en el momento desu relación con la nueva información de acuerdo con la perspectiva de cada uno de losintegrantes del pequeño grupo; tomemos las debilidades y volvámoslas fortalezas,partiendo del diagnóstico realizado a los grupos; démosle sentido al resultado arrojadoallí; comuniquemos y socialicemos experiencias con los estudiantes y colegas sobre dichoresultado y analicémoslo en pequeños grupos; enseñémosle al estudiante a identificarproblemas y cuando tenga la capacidad de identificarlos solamente será cuestión depaciencia, ya que con el tiempo y la práctica se desarrolla la capacidad de encontrarsolución en menor tiempo y con mayor facilidad y aplicabilidad; es importante tener encuenta que todo parte de la experiencia, se debe encontrar el espacio para que el mismoestudiante encuentre respuestas o soluciones a su problema (pregunta); incentivemos eldesarrollo de habilidades complejas progresivamente mediante la resolución deproblemas cada vez más complejos que permitirán mejorar los procesos detransformación de la información conllevando a un aprendizaje significativo pero haciendoseguimiento y verificación periódica para detectar las dificultades a tiempo, no dejemosde dialogar con el estudiante ni nos neguemos la posibilidad de conocer más que suapellido y su nombre y la posición que ocupa en el curso.Solamente conociendo al estudiante tendremos la posibilidad de consolidar su destreza ypotenciar sus debilidades logrando transformarlo como persona, para orientar de una LIC. CLAUDIA MARILYN MARTÍNEZ B.
  6. 6. Universidad de La Salle – Maestría en Docencia 6 Seminario I: La Docencia y la evaluación del aprendizaje (Ensayo)manera óptima sus aprendizajes; utilicemos nuestra creatividad como principal recursode transformación de conocimiento de nuestros estudiantes y de nuestra practicaspedagógicas.BIBLIOGRAFIASantos Guerra M. “Dime cómo evalúas y te diré que clase de profesional y de personaeres”, revista: Enfoques Educacionales Volumen 5, 2003.Santos Guerra M- “20 paradojas de la evaluación del alumnado en la universidadespañola”, Revista electrónica interuniversitaria de formación del profesorado, 1999.Santos Guerra M. “Evaluación Educativa, Capítulo VI: Evaluación de los alumnos yaprendizaje del profesor” Editorial Magisterio, Rio de La Plata - 1990Santos Guerra M. “Evaluación: Un proceso de diálogo, comprensión y mejora, Madrid –boletín 7 – 1993)Meirieu Philippe “Aprender, sí. Pero ¿cómo? – Editorial Octaedro - 2002Bain Ken. “Lo que hacen los mejores profesores universitarios” Universitat de Valencia –2004.Perrenoud, P. (2008). La evaluación de los alumnos. De la producción de la excelencia ala regulación de los aprendizajes entre dos lógicas. Ediciones Colihue S.R.L. BuenosAires. Capítulos 1, 2, 3 LIC. CLAUDIA MARILYN MARTÍNEZ B.

×