SlideShare una empresa de Scribd logo

2012 03-06 notas ellen white

Este documento contiene notas de Elena G. de White sobre las lecciones bíblicas de 1 y 2 Tesalonicenses del tercer trimestre de 2012. Incluye reflexiones sobre varios pasajes de las epístolas, destacando la importancia de recibir la Palabra de Dios como la voz de Dios, la necesidad de las pruebas y aflicciones para purificar el carácter, y cómo Pablo enviaba a Timoteo para confirmar y alentar a los creyentes.

1 de 9
Descargar para leer sin conexión
III Trimestre de 2012
                        1 y 2 de Tesalonicenses

                      Notas de Elena G. de White

                              Lección 6
                            11 de Agosto de 2012




             Amigos para siempre
            1 Tesalonicenses 2:13-3:13

Sábado 4 de agosto

    Los ojos de Jesús están sobre nosotros en cada momento. Las nu-
bes que se interponen entre nuestra alma y el Sol de justicia, son
permitidas en la providencia de Dios para fortalecer nuestra fe en la
gran esperanza y en las seguras promesas que brillan sin disiparse
frente a la oscuridad de cada tormenta. La fe crece cuando hay con-
flictos y sufrimiento. Debemos aprender individualmente a ser fuer-
tes frente a las aflicciones y no hundimos en la debilidad...

   Nuestro Padre celestial muestra su bondad al permitir que seamos
puestos en circunstancias que disminuyan las atracciones terrenales
y pongan nuestros afectos en las cosas de arriba. Frecuentemente la
pérdida de las bendiciones terrenales nos enseña más que la pose-
sión de las mismas. Si tenemos que pasar por pruebas y aflicciones,
eso no significa que Jesús ha dejado de amamos y bendecimos; por el
contrario, el Cordero de Dios se identifica con los que sufren; conoce
cada sentimiento, cada sugerencia satánica, cada duda que tortura el
alma... Ruega por los tentados, los errantes y los que dudan, y trata
de levantarlos y ponerlos en comunión con él. Su obra es santificar-
los, limpiarlos, ennoblecerlos, purificarlos y llenar sus corazones de
paz. Desea capacitarlos para la gloria, la honra y la vida eterna: una
herencia más rica y duradera que la de cualquier príncipe terrenal
(Review and Herald, 12 de agosto, 1884).


                        Recursos Escuela Sabática ©
Domingo 5 de agosto:
El ejemplo de Judea (1 Tesalonicenses 2:13- 16)

   El oyente que se asemeja al buen terreno, recibe la palabra, “no
como palabra de hombres, sino según lo es verdaderamente, la pala-
bra de Dios” (1 Tesalonicenses 2:13). Solo es un verdadero estudiante
el que recibe las Escrituras como la voz de Dios que le habla. Tiembla
ante la Palabra; porque para él es una viviente realidad. Abre su en-
tendimiento y corazón para recibirla...

   El conocimiento de la verdad depende no tanto de la fuerza inte-
lectual como de la pureza de propósito, la sencillez de una fe fervien-
te y confiada. Los ángeles de Dios se acercan a los que con humildad
de corazón buscan la dirección divina. Se les da el Espíritu Santo pa-
ra abrirles los ricos tesoros de la verdad.

  Los oyentes que son comparables a un buen terreno, habiendo oí-
do la palabra, la guardan. Satanás con todos sus agentes del mal no
puede arrebatársela.

   No es suficiente solo oír o leer la Palabra; el que desea sacar pro-
vecho de las Escrituras, debe meditar acerca de la verdad que le ha
sido presentada. Por medio de ferviente atención y del pensar im-
pregnado de oración debe aprender el significado de las palabras de
verdad, y debe beber profundamente del espíritu de los oráculos san-
tos (Palabras de vida del Gran Maestro, pp. 38, 39).

   La misión de Cristo no fue entendida por la gente de su tiempo. La
forma de su venida no era la que ellos esperaban. El Señor Jesús era
el fundamento de todo el sistema judaico. Su imponente ritual era
divinamente ordenado. El propósito de él era enseñar a la gente que
al tiempo prefijado vendría Aquel a quien señalaban esas ceremo-
nias. Pero los judíos habían exaltado las formas y las ceremonias, y
habían perdido de vista su objeto. Las tradiciones, las máximas y los
estatutos de los hombres ocultaron de su vista las lecciones que Dios
se proponía transmitirles. Esas máximas y tradiciones llegaron a ser
un obstáculo para la comprensión y práctica de la religión verdadera.
Y cuando vino la realidad, en la persona de Cristo, no reconocieron
en él el cumplimiento de todos sus símbolos, la sustancia de todas
sus sombras. Rechazaron a Cristo, el ser a quien representaban sus
ceremonias, y se aferraron a sus mismos símbolos e inútiles ceremo-
                         Recursos Escuela Sabática ©
nias. El hijo de Dios había venido, pero ellos continuaban pidiendo
una señal. Al mensaje: “Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha
acercado”, contestaron exigiendo un milagro. El evangelio de Cristo
era un tropezadero para ellos porque demandaban señales en vez de
un Salvador. Esperaban que el Mesías probase sus aseveraciones por
poderosos actos de conquista, para establecer su imperio sobre las
minas de los imperios terrenales. Cristo contestó a esta expectativa
con la parábola del sembrador. No por la fuerza de las armas, no por
violentas interposiciones había de prevalecer el reino de Dios, sino
por la implantación de un nuevo principio en el corazón de los hom-
bres (Palabras de vida del Gran Maestro, pp. 17, 18).


Lunes 6 de agosto:
La esperanza y el gozo de Pablo (1 Tesalonicenses 2:17-20)

   Pablo, el más grande maestro humano, aceptaba tanto los deberes
más humildes como los más elevados. Reconocía la necesidad del
trabajo, tanto para las manos como para la mente, y desempeñaba un
oficio para mantenerse. Se dedicaba a la fabricación de tiendas mien-
tras predicaba diariamente el evangelio en los grandes centros civili-
zados.

   “Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y
a los que están conmigo —dijo cuando se despedía de los ancianos de
Éfeso— estas manos me han servido”.

   Al par que poseía altas dotes intelectuales, Pablo revelaba en su
vida el poder de una sabiduría aun más rara. Sus enseñanzas, ejem-
plificadas por su vida, revelan principios de la más profunda signifi-
cación, que eran ignorados por los grandes espíritus de su tiempo.
Poseía la más elevada de todas las sabidurías que da una pronta
perspicacia y simpatía, que pone al hombre en contacto con los hom-
bres, y lo capacita para despertar la naturaleza mejor de sus semejan-
tes e inspirarles a vivir una vida más elevada (La educación, p.
66).

   Estos tesoros, que Cristo considera inestimables, son “las riquezas
de la gloria de su herencia en los santos”. A los discípulos de Cristo se
los llama sus joyas, su tesoro precioso y particular. Dice él: “Como
piedras de diadema serán enaltecidos en su tierra”. “Haré más pre-
                         Recursos Escuela Sabática ©
cioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre”.
Cristo, el gran centro de quien se desprende toda gloria, considera a
su pueblo purificado y perfeccionado como la recompensa de todas
sus aflicciones, su humillación y su amor; lo estima como el comple-
mento de su gloria.

   Se nos permite unirnos con él en la gran obra de redención y par-
ticipar con él de las riquezas que ganó por las aflicciones y la muerte.
El apóstol Pablo escribió de esta manera a los cristianos tesalonicen-
ses: “¿Cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe?
¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su veni-
da? Vosotros sois nuestra gloria y gozo”. Tal es el tesoro por el cual
Cristo nos manda trabajar. El carácter es la gran cosecha de la vida.
Cada palabra y acto que mediante la gracia de Cristo encienda en al-
gún alma el impulso de elevarse hacia el cielo, cada esfuerzo que
tienda a la formación de un carácter como el de Cristo, equivale a
acumular tesoros en los cielos.

   Donde esté el tesoro, allí estará el corazón. Nos beneficiamos con
cada esfuerzo que ejercemos en pro de los demás. El que da de su di-
nero o de su trabajo para la difusión del evangelio dedica su interés y
sus oraciones a la obra y a las almas a las cuales alcanzará; sus afec-
tos se dirigen hacia otros, y se ve estimulado para consagrarse más
completamente a Dios, a fin de poder hacerles el mayor bien posible.

   En el día final, cuando desaparezcan las riquezas del mundo, el
que haya guardado tesoros en el cielo verá lo que su vida ganó. Si
hemos prestado atención a las palabras de Cristo, al congregamos al-
rededor del gran trono blanco veremos almas que se habrán salvado
como consecuencia de nuestro ministerio; sabremos que uno salvó a
otros, y éstos, a otros aun. Esta muchedumbre, traída al puerto de
descanso como fruto de nuestros esfuerzos, depositará sus coronas a
los pies de Jesús y lo alabará por los siglos interminables de la eter-
nidad. ¡Con qué alegría verá el obrero de Cristo aquellos redimidos,
participantes de la gloria del Redentor! ¡Cuán precioso será el cielo
para quienes hayan trabajado fielmente por la salvación de las almas!
(El discurso maestro de Jesucristo, pp. 77, 78).




                         Recursos Escuela Sabática ©
Martes 7 de agosto:
La visita sustitutiva de Timoteo (1 Tesalonicenses 3:1-5)

   La purificación del pueblo de Dios no puede lograrse sin que dicho
pueblo soporte padecimientos. Dios permite que los fuegos de la
aflicción consuman la escoria, separen lo inútil de lo valioso, a fin de
que el metal puro resplandezca. Nos hace pasar de un fuego a otro,
probando nuestro verdadero valor. Si no podemos soportar estas
pruebas, ¿qué haremos en el tiempo de angustia? Si la prosperidad o
la adversidad descubren falsedad, orgullo o egoísmo en nosotros,
¿qué haremos cuando Dios pruebe la obra de cada uno como por
fuego y revele los secretos de todo corazón?

   La verdadera gracia está dispuesta a ser probada; y si estamos po-
co dispuestos a ser escudriñados por el Señor, nuestra condición es
verdaderamente grave. Dios es refinador y purificador de almas; en
el calor del horno, la escoria queda para siempre separada del verda-
dero oro y plata del carácter cristiano. Jesús vigila la prueba. Él sabe
lo que es necesario para purificar el metal precioso a fin de que refle-
je el esplendor de su amor divino (Testimonios para la iglesia,
tomo 4, p. 89).

   [Las pruebas] Les acontecen porque Dios los conduce. Las prue-
bas y los obstáculos son los métodos de disciplina que el Señor esco-
ge, y las condiciones que señala para el éxito. El que lee en los cora-
zones de los hombres conoce sus caracteres mejor que ellos mismos.
Él ve que algunos tienen facultades y aptitudes que, bien dirigidas,
pueden ser aprovechadas en el adelanto de la obra de Dios. Su provi-
dencia los coloca en diferentes situaciones y variadas circunstancias
para que descubran en su carácter los defectos que permanecían
ocultos a su conocimiento. Les da oportunidad para enmendar estos
defectos y prepararse para servirle. Muchas veces permite que el fue-
go de la aflicción los alcance para purificarlos.

   El hecho de que somos llamados a soportar pruebas demuestra
que el Señor Jesús ve en nosotros algo precioso que quiere desarro-
llar. Si no viera en nosotros nada con que glorificar su nombre, no
perdería tiempo en refinamos. No echa piedras inútiles en su horni-
llo. Lo que él refina es mineral precioso. El herrero coloca el hierro y
el acero en el fuego para saber de qué clase son. El Señor permite que
sus escogidos pasen por el horno de la aflicción para probar su carác-
                         Recursos Escuela Sabática ©
ter y saber si pueden ser amoldados para su obra (El ministerio de
curación, pp. 373, 374).


Miércoles 8 de agosto:
El resultado de la visita de Timoteo (1 Tesalonicenses 3:6-
10)

   No hay nada al parecer tan débil, y no obstante tan invencible,
como el alma que siente su insignificancia y confía por completo en
los méritos del Salvador. Mediante la oración, el estudio de su Pala-
bra y el creer que su presencia mora en el corazón, el más débil ser
humano puede vincularse con el Cristo vivo, quien lo tendrá de la
mano y nunca lo soltará (El ministerio de curación, pp. 136,
137).

   Si hemos de desarrollar un carácter que Dios pueda aceptar, debe-
mos formar hábitos correctos en nuestra vida religiosa. La oración
cotidiana es esencial para crecer en la gracia, y aun para la misma vi-
da espiritual, así como el alimento físico es indispensable para el bie-
nestar temporal. Debemos acostumbrarnos a elevar a menudo nues-
tros pensamientos en oración a Dios. Si la mente divaga, debemos
traerla de vuelta; mediante el esfuerzo perseverante se transformará
por fin en algo habitual. Ni por un momento podemos separarnos de
Cristo sin peligro. Podemos tener su presencia que nos ayude a cada
paso únicamente si respetamos las condiciones que él mismo ha es-
tablecido.

   La religión debe transformarse en el gran propósito de la vida.
Todo lo demás debe subordinarse a ella. Todas las facultades del al-
ma, el cuerpo y el espíritu deben empeñarse en la lucha cristiana.
Debemos confiar en Cristo para recibir fuerza y gracia, y ganaremos
la victoria tan ciertamente como Jesús la ganó por nosotros
(Exaltad a Jesús, p. 138).

   La vida de Cristo estaba destinada a demostrar que la pureza, es-
tabilidad y firmeza de principios no dependen de que la vida esté li-
bre de tribulaciones, pobreza y adversidad. Cristo soportó sin mur-
murar las pruebas y privaciones de que tantos jóvenes se quejan. Y
esta disciplina es justamente lo que necesitan los jóvenes; es lo que
les conferirá firmeza de carácter y que los asemejará a Cristo, fortale-
                         Recursos Escuela Sabática ©
ciéndoles el espíritu para resistir a la tentación. Si se apartan de la in-
fluencia de los que tratarían de extraviarlos y corromperlos, no serán
derrotados por las trampas satánicas. Mediante la oración cotidiana
recibirán sabiduría y gracia de Dios para soportar las luchas y hacer
frente a la árida realidad de la vida, y triunfar sobre todas ellas. La fi-
delidad y serenidad mental se pueden conservar solamente merced a
la oración y una actitud alerta. La vida de Cristo fue un ejemplo de
energía perseverante que no se dejaba debilitar por los insultos y el
ridículo, por las privaciones o sinsabores... Y precisamente en la me-
dida en que mantengan su integridad de carácter en medio de los de-
sengaños, aumentarán su fortaleza, estabilidad y resistencia y se for-
tificarán en espíritu (Meditaciones matinales 1952, p. 305).

   La oración es el aliento del alma, el canal de todas las bendiciones.
Cuando el pecador arrepentido, comprendiendo las necesidades de la
humanidad, y sintiendo su propia indignidad, ofrece sus oraciones,
Dios ve sus luchas, observa sus conflictos y advierte su sinceridad.
Tiene su dedo sobre su pulso, y toma nota de cada sollozo. Ningún
sentimiento lo conmueve, ninguna emoción lo agita, ninguna tristeza
lo oscurece, ningún pecado lo mancha, ningún pensamiento o propó-
sito lo mueve, de los cuales él no tenga conocimiento. Esa alma fue
comprada a un precio infinito, y es amada con una devoción que es
inalterable...

   Al cristiano se le da la invitación de llevar sus cargas a Dios me-
diante la oración, y de unirse estrechamente a Cristo mediante los
vínculos de una fe viva. El Señor nos autoriza a orar, declarando que
él escuchará las oraciones de aquellos que confían en su poder infini-
to. Él será honrado por aquellos que se acerquen a él, quienes cum-
plan fielmente su servicio. “Tú le guardarás en completa paz, cuyo
pensamiento en ti persevera, porque en ti se ha confiado” (Isaías
26:3). El brazo de la Omnipotencia está extendido para guiarnos y
conducimos hacia adelante y siempre adelante. El Señor nos dice que
avancemos, y añade: Yo comprendo el caso, y yo enviaré ayuda. Con-
tinuad orando. Tened fe en mí. Pedid para la gloria de mi nombre y
recibiréis. Yo seré honrado delante de aquellos que observan para
criticaros por vuestro fracaso. Ellos verán a la verdad triunfar glorio-
samente. “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibi-
réis”...


                          Recursos Escuela Sabática ©
¡Cuán fuertes son la verdadera fe y la verdadera oración!
(Nuestra elevada vocación, p. 129).


Jueves 9 de agosto:
Oraciones renovadas de Pablo (1 Tesalonicenses 3:11-13)

   El Señor conoce nuestras faltas secretas; no podemos engañarlo ni
esconder nuestros caminos delante de él. Se lleva un registro de la
conducta de cada persona; de su relación con Dios y con sus próji-
mos. Cada acto de nuestra vida es conocido y será juzgado. Estamos
construyendo una estructura que estará sujeta al escrutinio del Juez
de toda la tierra; es la estructura de nuestro carácter, y cada acto —sí,
cada palabra y cada pensamiento— es una piedra en el edificio. Si ca-
da día agregamos pensamientos puros, actos nobles y palabras bon-
dadosas, no nos avergonzaremos cuando la estructura sea revisada
por el Señor Jehová, sino que será un templo que perdurará para
siempre (The Bible Echo, 1º de junio, 1887).

   “No amemos de palabra”, escribe el apóstol, “sino de obra y en
verdad”. La perfección del carácter cristiano se obtiene cuando el
impulso de ayudar y beneficiar a otros brota constantemente de su
interior. Cuando una atmósfera de tal amor rodea el alma del creyen-
te, produce un sabor de vida para vida, y permite que Dios bendiga
su trabajo.

   Un amor supremo hacia Dios y un amor abnegado hacia nuestros
semejantes, es el mejor don que nuestro Padre celestial puede confe-
rirnos. Tal amor no es un impulso, sino un principio divino, un poder
permanente. El corazón que no ha sido santificado no puede origi-
narlo ni producirlo. Únicamente se encuentra en el corazón en el cual
reina Cristo. “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”.
En el corazón que ha sido renovado por la gracia divina, el amor es el
principio dominante de acción. Modifica el carácter, gobierna los im-
pulsos, controla las pasiones, y ennoblece los afectos. Ese amor,
cuando uno lo alberga en el alma, endulza la vida, y esparce una in-
fluencia ennoblece- dora en su derredor (Los hechos de los após-
toles, p. 440).

   Cada alma convertida tiene una obra que hacer. Debemos recibir
gracia para dispensarla gratuitamente. Debemos permitir que alum-
                         Recursos Escuela Sabática ©
bre la luz que proviene de la Estrella resplandeciente de la mañana,
para que esa luz resplandezca mediante obras de abnegación y sacri-
ficio, siguiendo el ejemplo que Cristo nos ha dado mediante su pro-
pia vida y su carácter. Debemos recibir de la raíz esa savia que nos
capacitará para llevar mucho fruto. Toda alma que haya escuchado la
divina invitación debe comunicar el mensaje desde la colina hasta el
valle, diciendo a todos aquellos que se relacionan con ella: “Ven”...

   El amor de Jesús en el corazón siempre se manifestará mediante
una tierna compasión por las almas de aquellos por quienes pagó tan
alto precio: “No amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en
verdad. Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguramos
nuestros corazones delante de él... Y cualquiera cosa que pidiéremos
la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hace-
mos las cosas que son agradables delante de él” (1 Juan 3:18, 19, 22).
El cristiano carente de amor no existe.

   Cada verdadero creyente capta los rayos de la Estrella matutina, y
transmite su luz a los que se hallan en tinieblas. No solo resplande-
cen en medio de las tinieblas de su propio vecindario, sino que como
iglesia envían la luz a las regiones distantes. El Señor espera que cada
cual cumpla su deber. Todo el que se une con la iglesia debe unirse a
Cristo también para difundir los rayos de la Estrella matutina, y debe
convertirse en la luz del mundo. Cristo y su pueblo serán copartícipes
en la gran tarea de salvar a la humanidad (Cada día con Dios, p.
327).




          Material facilitado por RECURSOS ESCUELA SABATICA ©
             http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica
                http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es
      Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática




                             Recursos Escuela Sabática ©

Recomendados

Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...
Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...
Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...jespadill
 
Notas de Elena | Lección 8 | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 8 |  Palabras de sabiduría | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 8 |  Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 8 | Palabras de sabiduría | Escuela Sabáticajespadill
 
Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015jespadill
 
Notas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela Sabáticajespadill
 
Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática jespadill
 
Notas de Elena | Lección 5 | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 5 | Las bendiciones de los justos | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 5 | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 5 | Las bendiciones de los justos | Escuela Sabáticajespadill
 
Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...
Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...
Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...jespadill
 

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabáticajespadill
 
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabáticajespadill
 
El Camino a Cristo
El Camino a CristoEl Camino a Cristo
El Camino a CristoAdvenz
 
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabáticajespadill
 
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del MonteNotas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Montejespadill
 
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de White
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de WhiteMensajes para los jóvenes por Elena G. de White
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de WhiteAdvenz
 
Notas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela Sabáticajespadill
 
Notas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela Sabáticajespadill
 
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabáticajespadill
 
Hijos e hijas de Dos - Elena G. White
Hijos e hijas de Dos - Elena G. WhiteHijos e hijas de Dos - Elena G. White
Hijos e hijas de Dos - Elena G. WhiteRemanenteAdventista
 
La Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. White
La Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. WhiteLa Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. White
La Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. WhiteRemanenteAdventista
 
Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015jespadill
 
Mensajes Espirituales
Mensajes Espirituales Mensajes Espirituales
Mensajes Espirituales SENA
 
Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...
Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...
Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...jespadill
 

La actualidad más candente (20)

Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
 
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
 
El Camino a Cristo
El Camino a CristoEl Camino a Cristo
El Camino a Cristo
 
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
 
notas Ellen White 15/09/2012
notas Ellen White 15/09/2012notas Ellen White 15/09/2012
notas Ellen White 15/09/2012
 
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del MonteNotas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
Notas de Elena - lección 4 - Cristo y la Ley en el Sermón del Monte
 
EGW La Maravillosa Gracia
EGW La Maravillosa GraciaEGW La Maravillosa Gracia
EGW La Maravillosa Gracia
 
2011 03-11 notasegw
2011 03-11 notasegw2011 03-11 notasegw
2011 03-11 notasegw
 
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de White
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de WhiteMensajes para los jóvenes por Elena G. de White
Mensajes para los jóvenes por Elena G. de White
 
Notas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | El llamado al discipulado | Escuela Sabática
 
2012 01-10 notasegw
2012 01-10 notasegw2012 01-10 notasegw
2012 01-10 notasegw
 
Notas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | El bautismo y las tentaciones | Escuela Sabática
 
EGW Hijos e Hijas de Dios
EGW Hijos e Hijas de DiosEGW Hijos e Hijas de Dios
EGW Hijos e Hijas de Dios
 
2012 03-02 notaseg-wwv47
2012 03-02 notaseg-wwv472012 03-02 notaseg-wwv47
2012 03-02 notaseg-wwv47
 
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 1 | La venida de Jesús | Escuela Sabática
 
Hijos e hijas de Dos - Elena G. White
Hijos e hijas de Dos - Elena G. WhiteHijos e hijas de Dos - Elena G. White
Hijos e hijas de Dos - Elena G. White
 
La Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. White
La Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. WhiteLa Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. White
La Maravillosa Gracia de Dios - Elena G. White
 
Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 3 | ¿Quién es Jesucristo? | Escuela Sabática 2015
 
Mensajes Espirituales
Mensajes Espirituales Mensajes Espirituales
Mensajes Espirituales
 
Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...
Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...
Notas de Elena | Lección 4 | La Salvación | Escuela Sabática Tercer trimestre...
 

Destacado

Les clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnelLes clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnelGilles Lawson
 
2013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 2
2013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 22013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 2
2013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 2Cyrille P.
 
Devines qui je suis1(1)
Devines qui je suis1(1)Devines qui je suis1(1)
Devines qui je suis1(1)hardrock1952
 
Tema 3 la tierra contexto estructura y composición
Tema 3 la tierra contexto estructura y composiciónTema 3 la tierra contexto estructura y composición
Tema 3 la tierra contexto estructura y composiciónpacozamora1
 
Miniprojet ssisolants final2_vf
Miniprojet ssisolants final2_vfMiniprojet ssisolants final2_vf
Miniprojet ssisolants final2_vfSimon Koutoua
 
Gotic ci relance post-crise-en_ci - contribution du gotic
Gotic ci   relance post-crise-en_ci - contribution du goticGotic ci   relance post-crise-en_ci - contribution du gotic
Gotic ci relance post-crise-en_ci - contribution du goticGOTIC CI
 
Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014
Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014
Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014MedCouncilCan
 
Mésopotamie
MésopotamieMésopotamie
Mésopotamieeramthgin
 
Intervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La Réunion
Intervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La RéunionIntervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La Réunion
Intervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La RéunionARTICnumerique
 
Mi abuela carmen_galv_n_jim_nez
Mi abuela carmen_galv_n_jim_nezMi abuela carmen_galv_n_jim_nez
Mi abuela carmen_galv_n_jim_nezmoronad45
 
Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4
Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4
Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4Medios TIC
 

Destacado (20)

Les clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnelLes clés du devenir opérationnel
Les clés du devenir opérationnel
 
2011 04-09 leccionintermediarios
2011 04-09 leccionintermediarios2011 04-09 leccionintermediarios
2011 04-09 leccionintermediarios
 
Medios didácticos
Medios didácticosMedios didácticos
Medios didácticos
 
2013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 2
2013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 22013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 2
2013 smrf-nodexl-sna-socialmedia-fr version -130320011951-phpapp01-1 2
 
Devines qui je suis1(1)
Devines qui je suis1(1)Devines qui je suis1(1)
Devines qui je suis1(1)
 
Tema 3 la tierra contexto estructura y composición
Tema 3 la tierra contexto estructura y composiciónTema 3 la tierra contexto estructura y composición
Tema 3 la tierra contexto estructura y composición
 
Miniprojet ssisolants final2_vf
Miniprojet ssisolants final2_vfMiniprojet ssisolants final2_vf
Miniprojet ssisolants final2_vf
 
Gotic ci relance post-crise-en_ci - contribution du gotic
Gotic ci   relance post-crise-en_ci - contribution du goticGotic ci   relance post-crise-en_ci - contribution du gotic
Gotic ci relance post-crise-en_ci - contribution du gotic
 
libro complementario esc sab 22/12/2012
libro complementario esc sab 22/12/2012libro complementario esc sab 22/12/2012
libro complementario esc sab 22/12/2012
 
Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014
Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014
Présentation d'orientation - Examen de la CNE 2014
 
Mésopotamie
MésopotamieMésopotamie
Mésopotamie
 
Intervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La Réunion
Intervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La RéunionIntervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La Réunion
Intervention Green IT - IUT de Saint-Pierre Ile de La Réunion
 
2011 04-07 auxiliardirector
2011 04-07 auxiliardirector2011 04-07 auxiliardirector
2011 04-07 auxiliardirector
 
Mi abuela carmen_galv_n_jim_nez
Mi abuela carmen_galv_n_jim_nezMi abuela carmen_galv_n_jim_nez
Mi abuela carmen_galv_n_jim_nez
 
2011 04-09 notasegw
2011 04-09 notasegw2011 04-09 notasegw
2011 04-09 notasegw
 
Ch1
Ch1Ch1
Ch1
 
Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4
Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4
Etapas al utilizar la TV educativa Act3 de la Unid4
 
Trouver mots clés - v1
Trouver mots clés - v1Trouver mots clés - v1
Trouver mots clés - v1
 
Medios didacticos
Medios didacticosMedios didacticos
Medios didacticos
 
Calidad de la salud en colombia
Calidad de la salud en colombiaCalidad de la salud en colombia
Calidad de la salud en colombia
 

Similar a 2012 03-06 notas ellen white

Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabáticajespadill
 
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Leccion 11 La Mayordomia Q2 Sef
Leccion 11 La Mayordomia Q2 SefLeccion 11 La Mayordomia Q2 Sef
Leccion 11 La Mayordomia Q2 SefSamy
 
11 promesas a los perseguidos
11 promesas a los perseguidos11 promesas a los perseguidos
11 promesas a los perseguidoschucho1943
 

Similar a 2012 03-06 notas ellen white (20)

2012 02-03 notasegw
2012 02-03 notasegw2012 02-03 notasegw
2012 02-03 notasegw
 
2012 01-05 notasegw
2012 01-05 notasegw2012 01-05 notasegw
2012 01-05 notasegw
 
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Sabiduría Divina | Escuela Sabática
 
notas ellen white leccion 13
notas ellen white leccion 13notas ellen white leccion 13
notas ellen white leccion 13
 
notas Ellen White leccion 10
notas Ellen White leccion 10notas Ellen White leccion 10
notas Ellen White leccion 10
 
notas de ellen white leccion 09
notas de ellen white leccion 09notas de ellen white leccion 09
notas de ellen white leccion 09
 
2012 01-01 notasegw
2012 01-01 notasegw2012 01-01 notasegw
2012 01-01 notasegw
 
2012 02-13 notasegw
2012 02-13 notasegw2012 02-13 notasegw
2012 02-13 notasegw
 
VanguardiaLuterana 7.pdf
VanguardiaLuterana 7.pdfVanguardiaLuterana 7.pdf
VanguardiaLuterana 7.pdf
 
EGW Dios nos Cuida
EGW Dios nos CuidaEGW Dios nos Cuida
EGW Dios nos Cuida
 
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...
GUIÓN SIN CANCIONES DE LA EUCARITÍA DEL DOMINDO 2º DE NAVIDAD. DIA 3 DE ENERO...
 
Diosnoscuida
DiosnoscuidaDiosnoscuida
Diosnoscuida
 
Reavivamiento y Reforma
Reavivamiento y ReformaReavivamiento y Reforma
Reavivamiento y Reforma
 
Blog
BlogBlog
Blog
 
Leccion 01
Leccion 01Leccion 01
Leccion 01
 
Leccion 11 La Mayordomia Q2 Sef
Leccion 11 La Mayordomia Q2 SefLeccion 11 La Mayordomia Q2 Sef
Leccion 11 La Mayordomia Q2 Sef
 
notas ellen white esc sab. 10/11/2012
notas ellen white esc sab. 10/11/2012notas ellen white esc sab. 10/11/2012
notas ellen white esc sab. 10/11/2012
 
15-05-2016
15-05-201615-05-2016
15-05-2016
 
11 promesas a los perseguidos
11 promesas a los perseguidos11 promesas a los perseguidos
11 promesas a los perseguidos
 
4/1/2015
4/1/20154/1/2015
4/1/2015
 

Más de Misión Peruana del Norte

Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015Misión Peruana del Norte
 
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeñosGuia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeñosMisión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Misión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Misión Peruana del Norte
 
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2Misión Peruana del Norte
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1Misión Peruana del Norte
 

Más de Misión Peruana del Norte (20)

8 hábitos para una pareja feliz.pptx
8 hábitos para una pareja feliz.pptx8 hábitos para una pareja feliz.pptx
8 hábitos para una pareja feliz.pptx
 
Libros originales de Ellen G. White
Libros originales de Ellen G. WhiteLibros originales de Ellen G. White
Libros originales de Ellen G. White
 
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
Guia practica para líder GP II Trimestre 2015
 
Guía práctica para lideres GP
Guía práctica para lideres GPGuía práctica para lideres GP
Guía práctica para lideres GP
 
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeñosGuia práctica para líderes de grupos pequeños
Guia práctica para líderes de grupos pequeños
 
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
Meditaciones matinales para adultos marzo 2014
 
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
Meditaciones matinales para adultos febrero 2014
 
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014Meditaciones matinales para adultos enero 2014
Meditaciones matinales para adultos enero 2014
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 5
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 4
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 3
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 2
 
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
La vida y la Misión de la Iglesia - Russell Burrill 1
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 8
Forum de Grupos Pequeños DSA 8Forum de Grupos Pequeños DSA 8
Forum de Grupos Pequeños DSA 8
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 7
Forum de Grupos Pequeños DSA 7Forum de Grupos Pequeños DSA 7
Forum de Grupos Pequeños DSA 7
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 6
Forum de Grupos Pequeños DSA 6Forum de Grupos Pequeños DSA 6
Forum de Grupos Pequeños DSA 6
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 4
Forum de Grupos Pequeños DSA 4Forum de Grupos Pequeños DSA 4
Forum de Grupos Pequeños DSA 4
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 3
Forum de Grupos Pequeños DSA 3Forum de Grupos Pequeños DSA 3
Forum de Grupos Pequeños DSA 3
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 2
Forum de Grupos Pequeños DSA 2Forum de Grupos Pequeños DSA 2
Forum de Grupos Pequeños DSA 2
 
Forum de Grupos Pequeños DSA 1
Forum de Grupos Pequeños DSA 1Forum de Grupos Pequeños DSA 1
Forum de Grupos Pequeños DSA 1
 

2012 03-06 notas ellen white

  • 1. III Trimestre de 2012 1 y 2 de Tesalonicenses Notas de Elena G. de White Lección 6 11 de Agosto de 2012 Amigos para siempre 1 Tesalonicenses 2:13-3:13 Sábado 4 de agosto Los ojos de Jesús están sobre nosotros en cada momento. Las nu- bes que se interponen entre nuestra alma y el Sol de justicia, son permitidas en la providencia de Dios para fortalecer nuestra fe en la gran esperanza y en las seguras promesas que brillan sin disiparse frente a la oscuridad de cada tormenta. La fe crece cuando hay con- flictos y sufrimiento. Debemos aprender individualmente a ser fuer- tes frente a las aflicciones y no hundimos en la debilidad... Nuestro Padre celestial muestra su bondad al permitir que seamos puestos en circunstancias que disminuyan las atracciones terrenales y pongan nuestros afectos en las cosas de arriba. Frecuentemente la pérdida de las bendiciones terrenales nos enseña más que la pose- sión de las mismas. Si tenemos que pasar por pruebas y aflicciones, eso no significa que Jesús ha dejado de amamos y bendecimos; por el contrario, el Cordero de Dios se identifica con los que sufren; conoce cada sentimiento, cada sugerencia satánica, cada duda que tortura el alma... Ruega por los tentados, los errantes y los que dudan, y trata de levantarlos y ponerlos en comunión con él. Su obra es santificar- los, limpiarlos, ennoblecerlos, purificarlos y llenar sus corazones de paz. Desea capacitarlos para la gloria, la honra y la vida eterna: una herencia más rica y duradera que la de cualquier príncipe terrenal (Review and Herald, 12 de agosto, 1884). Recursos Escuela Sabática ©
  • 2. Domingo 5 de agosto: El ejemplo de Judea (1 Tesalonicenses 2:13- 16) El oyente que se asemeja al buen terreno, recibe la palabra, “no como palabra de hombres, sino según lo es verdaderamente, la pala- bra de Dios” (1 Tesalonicenses 2:13). Solo es un verdadero estudiante el que recibe las Escrituras como la voz de Dios que le habla. Tiembla ante la Palabra; porque para él es una viviente realidad. Abre su en- tendimiento y corazón para recibirla... El conocimiento de la verdad depende no tanto de la fuerza inte- lectual como de la pureza de propósito, la sencillez de una fe fervien- te y confiada. Los ángeles de Dios se acercan a los que con humildad de corazón buscan la dirección divina. Se les da el Espíritu Santo pa- ra abrirles los ricos tesoros de la verdad. Los oyentes que son comparables a un buen terreno, habiendo oí- do la palabra, la guardan. Satanás con todos sus agentes del mal no puede arrebatársela. No es suficiente solo oír o leer la Palabra; el que desea sacar pro- vecho de las Escrituras, debe meditar acerca de la verdad que le ha sido presentada. Por medio de ferviente atención y del pensar im- pregnado de oración debe aprender el significado de las palabras de verdad, y debe beber profundamente del espíritu de los oráculos san- tos (Palabras de vida del Gran Maestro, pp. 38, 39). La misión de Cristo no fue entendida por la gente de su tiempo. La forma de su venida no era la que ellos esperaban. El Señor Jesús era el fundamento de todo el sistema judaico. Su imponente ritual era divinamente ordenado. El propósito de él era enseñar a la gente que al tiempo prefijado vendría Aquel a quien señalaban esas ceremo- nias. Pero los judíos habían exaltado las formas y las ceremonias, y habían perdido de vista su objeto. Las tradiciones, las máximas y los estatutos de los hombres ocultaron de su vista las lecciones que Dios se proponía transmitirles. Esas máximas y tradiciones llegaron a ser un obstáculo para la comprensión y práctica de la religión verdadera. Y cuando vino la realidad, en la persona de Cristo, no reconocieron en él el cumplimiento de todos sus símbolos, la sustancia de todas sus sombras. Rechazaron a Cristo, el ser a quien representaban sus ceremonias, y se aferraron a sus mismos símbolos e inútiles ceremo- Recursos Escuela Sabática ©
  • 3. nias. El hijo de Dios había venido, pero ellos continuaban pidiendo una señal. Al mensaje: “Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado”, contestaron exigiendo un milagro. El evangelio de Cristo era un tropezadero para ellos porque demandaban señales en vez de un Salvador. Esperaban que el Mesías probase sus aseveraciones por poderosos actos de conquista, para establecer su imperio sobre las minas de los imperios terrenales. Cristo contestó a esta expectativa con la parábola del sembrador. No por la fuerza de las armas, no por violentas interposiciones había de prevalecer el reino de Dios, sino por la implantación de un nuevo principio en el corazón de los hom- bres (Palabras de vida del Gran Maestro, pp. 17, 18). Lunes 6 de agosto: La esperanza y el gozo de Pablo (1 Tesalonicenses 2:17-20) Pablo, el más grande maestro humano, aceptaba tanto los deberes más humildes como los más elevados. Reconocía la necesidad del trabajo, tanto para las manos como para la mente, y desempeñaba un oficio para mantenerse. Se dedicaba a la fabricación de tiendas mien- tras predicaba diariamente el evangelio en los grandes centros civili- zados. “Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo —dijo cuando se despedía de los ancianos de Éfeso— estas manos me han servido”. Al par que poseía altas dotes intelectuales, Pablo revelaba en su vida el poder de una sabiduría aun más rara. Sus enseñanzas, ejem- plificadas por su vida, revelan principios de la más profunda signifi- cación, que eran ignorados por los grandes espíritus de su tiempo. Poseía la más elevada de todas las sabidurías que da una pronta perspicacia y simpatía, que pone al hombre en contacto con los hom- bres, y lo capacita para despertar la naturaleza mejor de sus semejan- tes e inspirarles a vivir una vida más elevada (La educación, p. 66). Estos tesoros, que Cristo considera inestimables, son “las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”. A los discípulos de Cristo se los llama sus joyas, su tesoro precioso y particular. Dice él: “Como piedras de diadema serán enaltecidos en su tierra”. “Haré más pre- Recursos Escuela Sabática ©
  • 4. cioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre”. Cristo, el gran centro de quien se desprende toda gloria, considera a su pueblo purificado y perfeccionado como la recompensa de todas sus aflicciones, su humillación y su amor; lo estima como el comple- mento de su gloria. Se nos permite unirnos con él en la gran obra de redención y par- ticipar con él de las riquezas que ganó por las aflicciones y la muerte. El apóstol Pablo escribió de esta manera a los cristianos tesalonicen- ses: “¿Cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su veni- da? Vosotros sois nuestra gloria y gozo”. Tal es el tesoro por el cual Cristo nos manda trabajar. El carácter es la gran cosecha de la vida. Cada palabra y acto que mediante la gracia de Cristo encienda en al- gún alma el impulso de elevarse hacia el cielo, cada esfuerzo que tienda a la formación de un carácter como el de Cristo, equivale a acumular tesoros en los cielos. Donde esté el tesoro, allí estará el corazón. Nos beneficiamos con cada esfuerzo que ejercemos en pro de los demás. El que da de su di- nero o de su trabajo para la difusión del evangelio dedica su interés y sus oraciones a la obra y a las almas a las cuales alcanzará; sus afec- tos se dirigen hacia otros, y se ve estimulado para consagrarse más completamente a Dios, a fin de poder hacerles el mayor bien posible. En el día final, cuando desaparezcan las riquezas del mundo, el que haya guardado tesoros en el cielo verá lo que su vida ganó. Si hemos prestado atención a las palabras de Cristo, al congregamos al- rededor del gran trono blanco veremos almas que se habrán salvado como consecuencia de nuestro ministerio; sabremos que uno salvó a otros, y éstos, a otros aun. Esta muchedumbre, traída al puerto de descanso como fruto de nuestros esfuerzos, depositará sus coronas a los pies de Jesús y lo alabará por los siglos interminables de la eter- nidad. ¡Con qué alegría verá el obrero de Cristo aquellos redimidos, participantes de la gloria del Redentor! ¡Cuán precioso será el cielo para quienes hayan trabajado fielmente por la salvación de las almas! (El discurso maestro de Jesucristo, pp. 77, 78). Recursos Escuela Sabática ©
  • 5. Martes 7 de agosto: La visita sustitutiva de Timoteo (1 Tesalonicenses 3:1-5) La purificación del pueblo de Dios no puede lograrse sin que dicho pueblo soporte padecimientos. Dios permite que los fuegos de la aflicción consuman la escoria, separen lo inútil de lo valioso, a fin de que el metal puro resplandezca. Nos hace pasar de un fuego a otro, probando nuestro verdadero valor. Si no podemos soportar estas pruebas, ¿qué haremos en el tiempo de angustia? Si la prosperidad o la adversidad descubren falsedad, orgullo o egoísmo en nosotros, ¿qué haremos cuando Dios pruebe la obra de cada uno como por fuego y revele los secretos de todo corazón? La verdadera gracia está dispuesta a ser probada; y si estamos po- co dispuestos a ser escudriñados por el Señor, nuestra condición es verdaderamente grave. Dios es refinador y purificador de almas; en el calor del horno, la escoria queda para siempre separada del verda- dero oro y plata del carácter cristiano. Jesús vigila la prueba. Él sabe lo que es necesario para purificar el metal precioso a fin de que refle- je el esplendor de su amor divino (Testimonios para la iglesia, tomo 4, p. 89). [Las pruebas] Les acontecen porque Dios los conduce. Las prue- bas y los obstáculos son los métodos de disciplina que el Señor esco- ge, y las condiciones que señala para el éxito. El que lee en los cora- zones de los hombres conoce sus caracteres mejor que ellos mismos. Él ve que algunos tienen facultades y aptitudes que, bien dirigidas, pueden ser aprovechadas en el adelanto de la obra de Dios. Su provi- dencia los coloca en diferentes situaciones y variadas circunstancias para que descubran en su carácter los defectos que permanecían ocultos a su conocimiento. Les da oportunidad para enmendar estos defectos y prepararse para servirle. Muchas veces permite que el fue- go de la aflicción los alcance para purificarlos. El hecho de que somos llamados a soportar pruebas demuestra que el Señor Jesús ve en nosotros algo precioso que quiere desarro- llar. Si no viera en nosotros nada con que glorificar su nombre, no perdería tiempo en refinamos. No echa piedras inútiles en su horni- llo. Lo que él refina es mineral precioso. El herrero coloca el hierro y el acero en el fuego para saber de qué clase son. El Señor permite que sus escogidos pasen por el horno de la aflicción para probar su carác- Recursos Escuela Sabática ©
  • 6. ter y saber si pueden ser amoldados para su obra (El ministerio de curación, pp. 373, 374). Miércoles 8 de agosto: El resultado de la visita de Timoteo (1 Tesalonicenses 3:6- 10) No hay nada al parecer tan débil, y no obstante tan invencible, como el alma que siente su insignificancia y confía por completo en los méritos del Salvador. Mediante la oración, el estudio de su Pala- bra y el creer que su presencia mora en el corazón, el más débil ser humano puede vincularse con el Cristo vivo, quien lo tendrá de la mano y nunca lo soltará (El ministerio de curación, pp. 136, 137). Si hemos de desarrollar un carácter que Dios pueda aceptar, debe- mos formar hábitos correctos en nuestra vida religiosa. La oración cotidiana es esencial para crecer en la gracia, y aun para la misma vi- da espiritual, así como el alimento físico es indispensable para el bie- nestar temporal. Debemos acostumbrarnos a elevar a menudo nues- tros pensamientos en oración a Dios. Si la mente divaga, debemos traerla de vuelta; mediante el esfuerzo perseverante se transformará por fin en algo habitual. Ni por un momento podemos separarnos de Cristo sin peligro. Podemos tener su presencia que nos ayude a cada paso únicamente si respetamos las condiciones que él mismo ha es- tablecido. La religión debe transformarse en el gran propósito de la vida. Todo lo demás debe subordinarse a ella. Todas las facultades del al- ma, el cuerpo y el espíritu deben empeñarse en la lucha cristiana. Debemos confiar en Cristo para recibir fuerza y gracia, y ganaremos la victoria tan ciertamente como Jesús la ganó por nosotros (Exaltad a Jesús, p. 138). La vida de Cristo estaba destinada a demostrar que la pureza, es- tabilidad y firmeza de principios no dependen de que la vida esté li- bre de tribulaciones, pobreza y adversidad. Cristo soportó sin mur- murar las pruebas y privaciones de que tantos jóvenes se quejan. Y esta disciplina es justamente lo que necesitan los jóvenes; es lo que les conferirá firmeza de carácter y que los asemejará a Cristo, fortale- Recursos Escuela Sabática ©
  • 7. ciéndoles el espíritu para resistir a la tentación. Si se apartan de la in- fluencia de los que tratarían de extraviarlos y corromperlos, no serán derrotados por las trampas satánicas. Mediante la oración cotidiana recibirán sabiduría y gracia de Dios para soportar las luchas y hacer frente a la árida realidad de la vida, y triunfar sobre todas ellas. La fi- delidad y serenidad mental se pueden conservar solamente merced a la oración y una actitud alerta. La vida de Cristo fue un ejemplo de energía perseverante que no se dejaba debilitar por los insultos y el ridículo, por las privaciones o sinsabores... Y precisamente en la me- dida en que mantengan su integridad de carácter en medio de los de- sengaños, aumentarán su fortaleza, estabilidad y resistencia y se for- tificarán en espíritu (Meditaciones matinales 1952, p. 305). La oración es el aliento del alma, el canal de todas las bendiciones. Cuando el pecador arrepentido, comprendiendo las necesidades de la humanidad, y sintiendo su propia indignidad, ofrece sus oraciones, Dios ve sus luchas, observa sus conflictos y advierte su sinceridad. Tiene su dedo sobre su pulso, y toma nota de cada sollozo. Ningún sentimiento lo conmueve, ninguna emoción lo agita, ninguna tristeza lo oscurece, ningún pecado lo mancha, ningún pensamiento o propó- sito lo mueve, de los cuales él no tenga conocimiento. Esa alma fue comprada a un precio infinito, y es amada con una devoción que es inalterable... Al cristiano se le da la invitación de llevar sus cargas a Dios me- diante la oración, y de unirse estrechamente a Cristo mediante los vínculos de una fe viva. El Señor nos autoriza a orar, declarando que él escuchará las oraciones de aquellos que confían en su poder infini- to. Él será honrado por aquellos que se acerquen a él, quienes cum- plan fielmente su servicio. “Tú le guardarás en completa paz, cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti se ha confiado” (Isaías 26:3). El brazo de la Omnipotencia está extendido para guiarnos y conducimos hacia adelante y siempre adelante. El Señor nos dice que avancemos, y añade: Yo comprendo el caso, y yo enviaré ayuda. Con- tinuad orando. Tened fe en mí. Pedid para la gloria de mi nombre y recibiréis. Yo seré honrado delante de aquellos que observan para criticaros por vuestro fracaso. Ellos verán a la verdad triunfar glorio- samente. “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibi- réis”... Recursos Escuela Sabática ©
  • 8. ¡Cuán fuertes son la verdadera fe y la verdadera oración! (Nuestra elevada vocación, p. 129). Jueves 9 de agosto: Oraciones renovadas de Pablo (1 Tesalonicenses 3:11-13) El Señor conoce nuestras faltas secretas; no podemos engañarlo ni esconder nuestros caminos delante de él. Se lleva un registro de la conducta de cada persona; de su relación con Dios y con sus próji- mos. Cada acto de nuestra vida es conocido y será juzgado. Estamos construyendo una estructura que estará sujeta al escrutinio del Juez de toda la tierra; es la estructura de nuestro carácter, y cada acto —sí, cada palabra y cada pensamiento— es una piedra en el edificio. Si ca- da día agregamos pensamientos puros, actos nobles y palabras bon- dadosas, no nos avergonzaremos cuando la estructura sea revisada por el Señor Jehová, sino que será un templo que perdurará para siempre (The Bible Echo, 1º de junio, 1887). “No amemos de palabra”, escribe el apóstol, “sino de obra y en verdad”. La perfección del carácter cristiano se obtiene cuando el impulso de ayudar y beneficiar a otros brota constantemente de su interior. Cuando una atmósfera de tal amor rodea el alma del creyen- te, produce un sabor de vida para vida, y permite que Dios bendiga su trabajo. Un amor supremo hacia Dios y un amor abnegado hacia nuestros semejantes, es el mejor don que nuestro Padre celestial puede confe- rirnos. Tal amor no es un impulso, sino un principio divino, un poder permanente. El corazón que no ha sido santificado no puede origi- narlo ni producirlo. Únicamente se encuentra en el corazón en el cual reina Cristo. “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”. En el corazón que ha sido renovado por la gracia divina, el amor es el principio dominante de acción. Modifica el carácter, gobierna los im- pulsos, controla las pasiones, y ennoblece los afectos. Ese amor, cuando uno lo alberga en el alma, endulza la vida, y esparce una in- fluencia ennoblece- dora en su derredor (Los hechos de los após- toles, p. 440). Cada alma convertida tiene una obra que hacer. Debemos recibir gracia para dispensarla gratuitamente. Debemos permitir que alum- Recursos Escuela Sabática ©
  • 9. bre la luz que proviene de la Estrella resplandeciente de la mañana, para que esa luz resplandezca mediante obras de abnegación y sacri- ficio, siguiendo el ejemplo que Cristo nos ha dado mediante su pro- pia vida y su carácter. Debemos recibir de la raíz esa savia que nos capacitará para llevar mucho fruto. Toda alma que haya escuchado la divina invitación debe comunicar el mensaje desde la colina hasta el valle, diciendo a todos aquellos que se relacionan con ella: “Ven”... El amor de Jesús en el corazón siempre se manifestará mediante una tierna compasión por las almas de aquellos por quienes pagó tan alto precio: “No amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguramos nuestros corazones delante de él... Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hace- mos las cosas que son agradables delante de él” (1 Juan 3:18, 19, 22). El cristiano carente de amor no existe. Cada verdadero creyente capta los rayos de la Estrella matutina, y transmite su luz a los que se hallan en tinieblas. No solo resplande- cen en medio de las tinieblas de su propio vecindario, sino que como iglesia envían la luz a las regiones distantes. El Señor espera que cada cual cumpla su deber. Todo el que se une con la iglesia debe unirse a Cristo también para difundir los rayos de la Estrella matutina, y debe convertirse en la luz del mundo. Cristo y su pueblo serán copartícipes en la gran tarea de salvar a la humanidad (Cada día con Dios, p. 327). Material facilitado por RECURSOS ESCUELA SABATICA © http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática Recursos Escuela Sabática ©