SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 43
Descargar para leer sin conexión
El Gran Panorama De La Biblia
Kenneth W. Craig
El Gran Panorama De La Biblia
Kenneth W. Craig
El Gran Panorama de la Biblia
© 2008 por DeWard Publishing Company, Ltd.
P.O. Box 6259, Chillicothe, Ohio 45601
www.dewardpublishing.com
Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de este libro en cualquier formato sin autori-
zación escrita de su editor.
ISBN: 978-0-9798893-2-5
Impreso en los Estados Unidos de América.
Arte original de Ken Craig. Arreglado y modificado para imprenta por Jeff Angelo y Eric Wallace.
Traducido al Español por Rosa C. Braswell y Jorge L. Gaitán.
El predominio de las citas Bíblicas son tomadas en Español de la versión de la Biblia Reina Valera
1960®, Derecho de Autor © usado con permiso. Algunas citas son tomadas de versión en español La
Biblia de las Américas (LBLA).
Cualquier énfasis en las citas Bíblicas es agregado por el autor. Todas las escrituras referidas están cita-
das en la contraportada del libro.
Se ha tenido un cuidado razonable para verificar las fuentes originales de cualquier extracto y citas que
aparecen en este libro y para documentar dicha información en las notas. Para que el material no fuera
de dominio público, se siguieron normas y prácticas de buen uso. En caso de cualquier cosa pueda ser
encontrada incorrecta o incompleta, el editor da la bienvenida al apoyo de documentación escrita de co-
rrección para impresiones posteriores.
El Gran Panorama De La Biblia 4
COPYRIGHTED MATERIAL
Dedicatoria
A Steve Bobbitt —
Un amigo cercano de toda la vida, mentor espiritual, y un colaborador que me mostró mediante el ejem-
plo de su vida que es posible dar una respuesta a la esperanza que está en nosotros con mansedumbre y
reverencia.
Dedicatoria Especial para la Edición Español
―El autor fue un buen amigo y compañero de trabajo de mi esposo por muchos años, Greagory Reid
Braswell. Gregorio como se le conocía en el mundo hispano y a pesar de ser de origen estadounidense se
dedico a expandir el evangelio desde 1980 en Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina y aún entre
hispanos en Estados Unidos. Falleció en Junio 12 del 2010 después de un viaje de evangelización a Sri
Lanka. Fue un servidor dedicado a nuestro Señor, un esposo fiel y un buen padre. Esta edición en espa-
ñol se dedica a su memoria. Lamentamos mucho su partida.‖
Rosa C. Braswell
Reconocimiento
También deseo agradecer a algunas personas que me han sido particularmente de ánimo y apoyo en la
producción de este libro: Dan DeGarmo quien me ha mostrado un ejemplo de pasión verdadera por los
perdidos y me ―presiono‖ a producirlo; Steve Wilsher y Ron Roark quienes continuamente me estimula-
ron y viajaron conmigo hasta los fines del mundo compartiendo este mensaje; Clark y David Maxson
quienes compartieron su entusiasmo y resultados usando y propagando este mensaje; Rob van de We-
ghe, mi hermano y amigo holandés, de quién el trabajo prodigioso en evidencias (Prepared to Answer)
ha fortalecido mi fe; Mi familia de la iglesia en Helena quienes ha sido muy gentiles en su apoyo a mis
esfuerzos de evangelismo; Los correctores y revisores de texto en la versión de ingles de este libro Ben
Davis, Pam Dial, y Carolyn Maxson; Los tantos de mis amigos cristianos que han actuado como ―hierro
afila al hierro‖ – en particular Beau Christy, Dale Smelser, Bryan Moody, L._A. Mott, Paula y Steve
Heltsley, Charlie Nowlin, y Gary Henry – mientras acomodé esto junto; Y toda mi familia inmediata
quienes me han permitido priorizar mi vida alrededor de compartir el evangelio y han sido de ánimo a
mis esfuerzos en todos los aspectos posibles.
El Gran Panorama De La Biblia 5
COPYRIGHTED MATERIAL
Prefacio
Conocí al autor el 5 de febrero, 2005 en un seminario en Ocala, Florida. A todo lo largo de esa mañana
me senté en mi banco tapizado escuchando a varias presentaciones concernientes a varios tópicos todos
relacionados a la metodología del evangelismo cristiano en el siglo 21. Sin equivocación alguna; Mi ac-
titud fue arrogante e indiferente. Crecí en los pies de algunos teólogos prominentes y predicadores elo-
cuentes. Pensé que lo había oído todo. Luego oí a Ken Craig compartir una presentación titulada ―El
Gran Panorama de la Biblia‖ – el mismo mensaje que usted oirá si le da a este libro solo algunos minu-
tos de su tiempo.
Al oír este mensaje y confiadamente tomarlo como la verdad, apasionadamente lo he compartido con
cualquiera que me diera su tiempo. La respuesta ha sido nada más que extraordinaria. Lo siguiente lo re-
sume todo muy bien. Hablaba en Brownsburg, Indiana al comienzo de este año y después de dos sesio-
nes en las cuales presente el mismo material en este libro un hombre de mediana edad se acercó a mí con
lágrimas emanando y rodando por su cara, simplemente dijo, ―Por fin entendí.‖
No se alarme. Este libro y el mensaje contenido en las siguientes páginas no es de ninguna manera,
alguna nueva revelación inexplorada. Un sin número de libros han sido escritos acerca de la Biblia; Este
libro, sin embargo, no es como cualquiera. Es diferente porque es comprensivo a la medida, y aún senci-
llo de entender. Es único en que es innegablemente cierto. Es mi esperanza que el mensaje que usted en-
contrará aquí cambiará su vida tal como lo hizo con la mía en esa tarde de Febrero.
Daniel DeGarmo
Chillicothe, Ohio
El Gran Panorama De La Biblia 6
COPYRIGHTED MATERIAL
Prólogo
Por qué creó Dios al hombre? ¿Por qué la Biblia es tan mal entendida? ¿Por qué hay tantas iglesias dife-
rentes? ¿De qué se trata la Biblia realmente? Cuando nos enfrentamos a una de estas preguntas u otras
similares nos quedamos a menudo buscando a tientas para las respuestas. Este librito es mi intento para
proveer respuestas a estas y a preguntas similares.
Como un estudiante de primer año de la universidad tomé una clase enseñada por Ferrell Jenkins en
El Esquema de Redención. Por primera vez vi la elegancia y la unidad de la Biblia a medida que los
acontecimientos de la historia se desdoblaban para lograr los propósitos de Dios. Con esto como funda-
mento, comencé a enfocarme más en la unidad encontrada en los propósitos espirituales que resaltaron
los eventos históricos. Las conexiones fueron aún más profundas. Esto dio como resultado una serie de
conferencias llamadas ―Viendo el Gran Panorama de la Biblia.‖ Así este librito intenta seguir fielmente
estas conferencias.
Este libro no es apologético ni una teología sistemática, aunque un amigo torcidamente sugirió que
debería ser titulado la Teología Sistemática para Dummies. Más bien es un intento para presentar un ca-
so abrumador y positivo de la unidad de la Biblia como evidencia de su tema global.
No está escrito para los eruditos o principiantes pero espero que resultará ser legible y útil para ambos.
La sección 1 es el mensaje esencial del libro que trata de describir el tema global de la Biblia. La sección
2 es un apologético para la Sección 1 en que presenta cuatro testimonios que valida la respuesta de fe pa-
ra aquellos que han llegado a creer.
Es mi esperanza y propósito que veremos la Biblia como Verdad. Ya que es un libro sobrenatural, no
es un libro supersticioso. Es un libro de propósito temático, no un montón de textos de prueba para ser
extendidos conjuntamente para tratar de probar cualquier cosa que uno desea. Nuestro propósito más al-
to en la vida es entender qué clase de personas desea que seamos nuestro Creador y vivir consecuente-
mente a pesar del dolor o la promesa.
A Dios sea la Gloria.
Ken Craig
October, 2009
El Gran Panorama De La Biblia 7
COPYRIGHTED MATERIAL
La Cristiandad afirma dar cuenta de los hechos- contarte como el universo real es. Esta histo-
ria del universo puede ser verdad, o tal vez no, y una vez la pregunta esta ante usted, entonces
su natural sentido de curiosidad lo hará querer saber la respuesta. Si la Cristiandad no es ver-
dadera, entonces ningún hombre honesto quisiera creerle, sin embargo de mucha ayuda po-
drá ser: si es verdad, cada hombre honesto querrá creerla, aún si no le da ninguna ayuda en
absoluto.
C.S. Lewis, God in the Dock
El Gran Panorama De La Biblia 8
COPYRIGHTED MATERIAL
Sección Uno
El Gran Panorama
He aquí, estas cosas son sólo los bordes de sus caminos;
¡Y cuán leve es el susurro que hemos oído de él!
Pero el trueno de su poder, ¿quién lo puede comprender?
Job 26.14
El Gran Panorama De La Biblia 9
COPYRIGHTED MATERIAL
1
El Libro Increíble
La Biblia es uno de los libros más ampliamente leídos en la historia. También es uno de los más mal en-
tendidos. La mayoría de la confusión resulta desde un fracaso de agarrar el mensaje global o tema cen-
tral de la Biblia. Es como ―los árboles para el bosque‖ son un problema. A menudo se gasta mucho tiem-
po en ―los árboles‖ de doctrinas diferentes de la Biblia que perdemos ―el bosque‖ o panorama grande.
Algunas veces necesitamos alejarnos un poco para ver este panorama grande. Captar el tema global de la
Biblia provee dirección para la unidad así como también estudio más profundo en el entendimiento y la
aplicación de sus enseñanzas.
Considere algunos hechos increíbles acerca de la Biblia:
 No es simplemente un libro, sino una colección de sesenta y seis libros de ley, poesía, historia, na-
rrativa, y profecía (39 en el Antiguo Testamento, 27 en el Nuevo Testamento).
 Fue escrito por más de 40 hombres con distintos grados de educación, nacionalidades diferentes, y
culturas diversas de tres continentes (África, Europa, y Asia).
 Se escribió en tres idiomas – Hebreo, Arameo, y Griego.
 Se produjo en un período alrededor de 1,500 años.
Hay muchas evidencias fuertes para la inspiración de la Biblia que alguien podría considerar los campos
de arqueología, profecía, o aun la ciencia. Una de las pruebas más intrigantes y convincentes de la Biblia
es la evidencia interna del mensaje unificado que contiene: El plan asombroso de Dios para redimir a sus
criaturas caídas. Cada libro refleja unidad de hechos, enseñanza, y propósito sosteniendo este tema. To-
da historia se desdobla para lograr al propósito de Dios, y cada libro de la Biblia es solo un hilo tejido en
este tapiz increíble. Hombres comunes no hubieran podido haber creado este libro – el tiempo, la histo-
ria, y la naturaleza humana habrían impedido su existencia y su unidad a menos que fuese sobrenatural-
mente dirigido por Dios. sus documentos han sido más críticamente examinados e investigados que cual-
quier otro. Las declaraciones de estos 40 autores diferentes son confiables y fieles.
Si dejamos de entender el tema de la Biblia, no tendrá importancia lo que elegimos creer o practicar en
la religión. El plan de redención de Dios, anclado en las escrituras del Antiguo Testamento,
se cumplió en el Nuevo Testamento. Aquí es llamado el ―evangelio,‖ literalmente que-
riendo decir ―las buenas nuevas.‖ Si es nuestro deseo entender el panorama grande
de la Biblia, debemos considerar y comprender la importancia de este mensaje del
evangelio.
El Gran Panorama De La Biblia 10
COPYRIGHTED MATERIAL
2
Hay Sólo Un Evangelio
Mientras Jesús se preparaba para partir de esta tierra, verbalmente dio instrucciones finales a sus segui-
dores. sus últimas instrucciones debieron haber sido de importancia crítica para Él – nada trivial aquí.
Estas palabras son su mandamiento de partida, conocido hoy como ―la Gran Comisión.‖ Él instruyó a
sus seguidores y les dijo ―Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” (Marcos 16.15).
En sus palabras finales en la tierra, Jesús les ordenó a sus seguidores que fueran y contaran su historia –
el evangelio.
El Poder de Dios para Salvación
La instrucción de Jesús ciertamente elevó la importancia del evangelio, y en Romanos 1.16 nos dice por
qué: ―Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación.‖ Dios pudo ha-
ber escogido, como algunas religiones hoy profesan, que las personas deben ser convertidas al filo de
una espada. Dios pudo haber elegido tomar el control de las mentes de personas y salvarlas en contra de
su voluntad. Romanos 1.16 nos dice que el evangelio es la manera que Dios usa para salvar a las perso-
nas. Es un mensaje para ser comunicado a
la gente para que los salve– un mensaje de
Dios que está en medio del hombre y la sal-
vación. Como tal, el evangelio es verdad
objetiva.
Segunda Tesalonicenses 1.7–8 pone énfasis
en la importancia del evangelio en una for-
ma diferente y más seria: ―Cuando se mani-
fieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a
los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo .‖ Nuestra respuesta
para el evangelio requiere obediencia.
Porque el evangelio es tan importante, una advertencia especial es dada a los cristianos en las iglesias de
Galacia quienes comenzaron a cambiar el mensaje de evangelio.
Tenga Cuidado Con Evangelios Falsos
Pablo estaba asombrado que los cristianos en Galacia ya siguieran ―un evangelio diferente.‖ ¡Los Gála-
tas predicaban una forma de ser salvos diferente a la que fueron originalmente enseñados! ¡Pablo fuerte-
mente insistió que hay sólo un evangelio (y que ellos lo debían saber)! Declarando que aún lo debería
hacer él (un apóstol) ―o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente,. . .‖ él sería condenado
(Gal 1.6–9). El hecho que los Gálatas fueran cristianos, sinceros en sus creencias, y aún de buenas inten-
ciones no les protegería de la condenación prometida si ellos cambiaran el mensaje del evangelio.
La advertencia que se les hizo específicamente a los cristianos en Gálatas 1 ¡estaba sucediendo! Consi-
dere las siguientes observaciones importantes, políticamente incorrectas:
 Evangelios diferentes (lo que la gente cuenta acerca de cómo ser salvos) existen hoy. Esta es la ra-
zón por la que hay tantas iglesias hoy; Cada iglesia se basa en un evangelio diferente, una forma di-
ferente para ofrecer y recibir la salvación. Numerosas iglesias diferentes profesando seguir a Cristo
no son prueba de una Biblia incomprensible o una Cristiandad fracasada. ¡Es prueba que nosotros
hemos errado en Cristiandad!
 Las personas buenas, sinceras, creyentes, o las iglesias, pueden enseñar o pueden seguir un evange-
lio diferente (así como las iglesias y cristianos a lo largo de Galacia).
El Gran Panorama De La Biblia 11
COPYRIGHTED MATERIAL
 Los evangelios diferentes pueden ser enseñados por aquellos con conocimiento considerable, educa-
ción, e influencia (¡aún los apóstoles o los ángeles!). Sólo por ser religioso, aun sinceramente devo-
to, no provee seguridad de fidelidad. Como Jesús mismo enseñó: ―No todo el que me dice: Señor,
Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cie-
los.‖ (Mt 7.21–23; vea Lucas 6.46).
 Cada individuo es responsable de discernir entre el único evangelio y los evangelios falsos, por reco-
nocer verdaderamente y aceptar el único evangelio verdadero. Tengo entendido que los agentes del
Ministerio de Hacienda de Estados Unidos se entrenan para descubrir las monedas falsas a través de
entrenamiento intenso y el estudio de dinero genuino. Se vuelven tan familiares con el contenido, el
olor, el aspecto, y sentir del dinero genuino que pueden divisar una falsificación inmediatamente.
Asimismo, se espera que los cristianos sean hábiles para evitar evangelios falsos al conocer el evan-
gelio genuino.
 El evangelio le pertenece a Dios; por lo tanto, nadie debe falsificarlo-¡en absoluto!
¿Qué tendría que decir Pablo a aquellos que hoy proclaman abiertamente que nada pasa a nuestra fe
mientras todos creamos en Jesús? No deje que se le escape el hecho de que los Gálatas fueron definitiva-
mente creyentes y seguidores de Jesús. Saber y responder a este único evangelio es crítico para los cre-
yentes porque ¡nuestra salvación depende de esto! Asimismo, creyendo, enseñando, o siguiendo un
evangelio falso nos causará ser condenados, ¡no importa que tan educados, famosos, religiosos, o since-
ros seamos– o a qué iglesia asistamos!
Entonces, ¿Qué tan seguros estamos del único evangelio?
¿Dónde podemos comenzar a averiguarlo?
Una Revelación Progresiva
La Biblia es la revelación progresiva de Dios. Él se reveló a Sí Mismo poco a poco y etapa por la etapa,
cada etapa nueva construida sobre aquellas que la habían precedido. Si usted se salta la primera mitad de
cualquier buen libro, usted tendrá mucha dificultad en entender los personajes, la trama, y el final. El
Nuevo Testamento es sólo entendido completamente cuando es visto como construido sobre el funda-
mento de los acontecimientos, los personajes, las leyes, las profecías, los pactos, y las promesas del An-
tiguo Testamento. No nos debería asombrar luego que el Nuevo Testamento nos da puntadas que indican
el papel importante del Antiguo Testamento. Gálatas 3.24 dice, ―De manera que la ley ha sido nuestro
ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.‖ (Vea también Ro. 15.4; 1 Co.
10.11; 2 Tm. 3.15). El Nuevo Testamento nos apunta hacia el Antiguo Testamento. De esta manera toda
la historia del Antiguo Testamento fue una enseñanza o un período de entrenamiento para preparar a los
hombres para la llegada de Jesucristo y su papel en el plan de redención. Consecuentemente, un apropia-
do dominio del Antiguo Testamento tiene un propósito muy importante en el entendimiento del tema
global de la Biblia. Fue una enseñanza o un período de aprendizaje para todo el género humano.
Algunas de las cosas que necesitamos aprender del período del Antiguo Testamento incluyen la crea-
ción del universo, el género humano, y comienzos de la historia de la tierra. Pero ¿qué hay en el Antiguo
Testamento que nos conducirá a Cristo?
El Gran Panorama De La Biblia 12
COPYRIGHTED MATERIAL
3
El Plan Eterno
La Biblia empieza con el Dios preexistente antes de la creación de nuestro universo físico.
Fuimos instruidos en la Biblia que Dios tuvo este plan de redención antes de que Él alguna vez crease al
género humano (Ef. 3.11; 1.4). ¿Por qué esto sería así? Tiene que ser con ―el libre albedrío.‖ Libre albe-
drío simplemente significa la habilidad de escoger sus propias acciones morales sin ninguna interferen-
cia o compulsión. Tiene un sentido lógico que si Dios fuera a crear a un agente moral libre – un ser que
podría elegir hacer bien o mal de su propia voluntad – El habría preparado un plan de antemano de cómo
Él reaccionaría o manejaría los resultados de las elecciones del hombre. Este plan de redención es la pla-
neada reacción de Dios hacia el libre escogimiento moral del hombre para pecar (rompimiento de las le-
yes de Dios).
Entonces, ¿Por qué creó Dios al hombre para comenzar, o aun molestarse en la creación de un universo
físico? No podemos meternos en la mente de Dios, así es que estamos restringidos a lo que Él ha revela-
do acerca de Sí Mismo a su creación (Job 26.14). Lo que Dios ha revelado es que Él se ha propuesto te-
ner seres espirituales en el cielo que escogieron amarle y adorarle de su propia elección. Antes de que
Dios crease nuestro universo físico, Él había creado seres espirituales (llamados ángeles) en otra dimen-
sión (llamado cielo) que habían escogido (como agentes morales libres) en algún punto para pecar en
contra de Dios. Él subsiguientemente los expulsó del cielo (2 Pe. 2.4: ―Porque si Dios no perdonó a los
ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser re-
servados al juicio;‖). Fue después de esto, que Él creó la dimensión en la cual vivimos (un universo físi-
co) y seres espirituales (nosotros), y nos coloco dentro de envases físicos (nuestros cuerpos). Tal como
muchas computadoras están etiquetadas con el famoso ―Intel Inside‖ (―Intel Adentro‖), ¡cada uno de no-
sotros debería ser marcado con ―Espíritu Adentro‖! Es este espíritu, creado en la imagen de Dios, que
separa y distingue al género humano del mundo animal (Gn. 1.27: ―Y creó Dios al hombre a su imagen,
a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó‖). Como espíritus, somos colocados en estos envases
físicos temporales para entrenar a nuestros cuerpos (espiritual y físico) para amarle, servirle, y adorarle a
Él para su gloria.
A diferencia de los ángeles, hemos sido creados como espíritus encarnados. Nuestros cuerpos mortales
restringen nuestras acciones de libre moral a esta dimensión, del reino físico. Dios desea ver si nosotros
escogemos amarle, adorarle y servirle, mientras experimentamos pruebas, tragedias, tentaciones y bendi-
ciones de esta vida en la tierra (Dt. 8.2; 13.3: ―Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis
a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.‖). Cuando nuestros cuerpos
mortales eventualmente mueren—El destino inevitable de todos los humanos—nuestros espíritus eternos
regresarán a Dios y esperarán su juicio final, el
cual determinará nuestro destino eterno (Ecl. 12.7:
―y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíri-
tu vuelva a Dios que lo dio.‖; Ap. 20.13: ―... y la
muerte y el Hades entregaron los muertos que ha-
bía en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus
obras‖). Nosotros seremos juntados a Dios en la
resurrección de nuestros cuerpos espirituales (1
Co. 15.43–58) en su dimensión (el cielo) o sere-
mos expulsados de su presencia (el infierno). Todo
depende en si nosotros vivimos la clase de vida
que demuestra nuestros deseos de reconocerle co-
mo nuestro Creador y amarle y servirle mientras
estamos aquí en la tierra (1 Pe. 1.17: ―Y si invo-
El Gran Panorama De La Biblia 13
COPYRIGHTED MATERIAL
cáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor
todo el tiempo de vuestra peregrinación‖). Para Dios, nuestra muerte física no es el fin de la materia. Te-
ner expulsados nuestros cuerpos espirituales de su presencia en la eternidad es de más grande significado
que cualquier cosa que pase a nuestros cuerpos mortales en este reino físico.
También vemos que Dios usa la analogía de un padre para describir nuestra relación con él: Él es nues-
tro Padre, y somos sus hijos (1 Juan 3.1: ―¡Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos lla-
mados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él!‖). ¿Qué desean los
padres?–Que sus hijos les demuestren su amor para ellos porque realmente quieren (que sea su propia
elección) – no por ser forzados (porque se les obliga). Dios nos ha hecho a su imagen y esto es efectiva-
mente demostrado en el amor de un padre para un hijo. Es la voluntad de Dios y su deseo tener una rela-
ción espiritual amorosa con cada ser espiritual que Él ha creado. Esta relación debe estar definida de
conformidad con su carácter y naturaleza.
¿Dos Dioses?
Algunas personas han llegado a la conclusión errónea de que debe haber dos Dioses en la Biblia. Está el
Dios del Nuevo Testamento que es todo amor, felicidad, perdón, paz, y alegría, mientras que el Dios del
Antiguo Testamento es un Dios enojado de justicia, castigo y furia.
Claramente nosotros vemos que Dios se comporta diferentemente hacia su creación en el Antiguo Testa-
mento de lo que Él es en el Nuevo Testamento. ¿Pero es Él realmente un Dios diferente? No. Considere
a un padre que cariñosamente disciplina un niño pequeño a fin de que aprenda las cosas necesarias para
ser un adulto productivo. Cuándo mis niños eran pequeños, yo, como su padre, les discipliné a menudo
como pensé que lo necesitaban. Raramente lo disfrutaron, y, en ocasiones, comentaron, ―Papito, usted es
malo.‖ En ese momento en sus vidas podría haberme parecido a ese Dios del Antiguo Testamento que
dio la apariencia de ser rudo hacia su creación. Pero ahora que mis hijos son mayores tienen una actitud
completamente diferente hacia ―papá malo.‖ Tenemos una gran relación con nuestros hijos adultos en un
nivel completamente diferente de la del período de entrenamiento. Esto es lo que el Nuevo Testamento
está tratando de decirnos acerca del período del Antiguo Testamento. Como lo mencione antes, el Anti-
guo Testamento fue un período de enseñanza y de entrenamiento para prepararnos para Cristo. Están in-
cluidas muchas acciones disciplinarias hacia personas y naciones que a menudo aparecen innecesaria-
mente estridentes o rudas según estándares y comportamientos de los que aparecieron luego. Dios se
comporta diferentemente hacia su creación en el Nuevo Testamento, así como también hoy, con base en
la madurez espiritual aprendida del entrenamiento del Antiguo del Testamento. El Dios del Antiguo Tes-
tamento y Nuevo Testamento es el mismo Dios. ―Yo Jehová no cambio‖ (Mal. 3.6).
El Gran Panorama De La Biblia 14
COPYRIGHTED MATERIAL
4
Dios Es Santo
Todo entendimiento Bíblico debe empezar y terminar con un conocimiento (lo mejor posible) de Dios.
El carácter o la naturaleza de Dios está definida por la característica de santidad — La ausencia pura de
cualquier maldad—―Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto
a ti.‖ (Sal. 5.4). Juan dice, ―La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra
ella.‖ (1 Juan 1.5). Juan nos dice que Dios es completamente libre de cualquier moral
de maldad: Él es la esencia de bondad y moral pura. La santidad de Dios es el funda-
mento para su plan de redención.
La santidad de Dios es la que perfecciona sus atributos de omnipotencia (poder infini-
to), omnisciencia (conocimiento perfecto), y la omnipresencia (presente en todas par-
tes). Imagine que yo, Ken Craig, tenga los atributos de omnipotencia, omnisciencia, y
omnipresencia. ¿Me amarías? ¿O me adorarías? No necesariamente. ¿Qué si yo fuera
malo – un Hitler o un Darth Vader? Es precisamente la naturaleza de santidad de Dios
que hace todos sus atributos perfectamente buenos. Es su santidad la que le hace digno
de nuestra alabanza, amor, y devoción. Yo observo su santidad en su interacción con su
creación. Consecuentemente, crea dentro de mí un amor y reverencia para Dios y un
deseo para servirle, y estar por siempre con Él como mi Padre espiritual en cielo.
Un Dios de Justicia y Amor
―Porque recta es la palabra de Jehová,... El ama justicia y juicio; De la misericordia de Jehová está llena
la tierra‖ (Sal. 33.4–5). También descubrimos que la santidad de Dios nos es demostrada en uno de dos
aspectos, su justicia y su amor. Otra vez: ―Justicia y juicio son el cimiento de tu trono; Misericordia y
verdad van delante de tu rostro.‖ (Sal. 89.14). Todas nuestras relaciones con Dios son gobernadas por
estos dos aspectos de la santidad de Dios.
La justicia de Dios significa que Dios nunca tratará al hombre injustamente. Podemos confiar en sus pro-
mesas y nosotros podemos confiar en sus juicios y sus declaraciones (Dt. 32.4; Job 8.3). Podemos contar
con el hecho que Él hará lo que Él dice (Is. 46.8–11). Del mismo modo, si Dios declara una pena o un
juicio, no sólo será justo y a favor de los intereses del hombre, sino que podemos estar seguros de que Él
lo cumplirá hasta el final.
Una faceta complementaria de la santidad y justicia de Dios es su amor para su creación. Mientras su
justicia es justa y segura, está siempre administrada en el contexto de su amor. Él nos ama como un pa-
dre ama a sus hijos. Él siempre trata de lograr en nosotros lo que es necesario para tener una relación
amorosa con Él.
Dios repetidamente manifiesta que debemos ser santos porque él es santo. ―Habéis, pues, de serme san-
tos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.‖ (Lv. 20.26). Co-
mo lo observábamos antes, Dios nos creó como seres espirituales y quiere tener una relación espiritual
con su creación. Si somos santos podremos luego, y solamente entonces, tener la unión espiritual que un
Dios santo desea.
Esto forma la base para el plan de redención, el plan increíble de Dios de justicia y misericordia primero
demostrado en el Antiguo Testamento. ¿Entonces en primer lugar, por qué hubo la necesidad de un plan
para redimir al hombre?
El Problema del Pecado
Infringir la voluntad de Dios, a cualquier grado, se llama pecado (1 Juan 3.4). El pecado es malo. Nada
define el carácter de Dios y su relación para con el hombre tanto como su absoluto aborrecimiento del
pecado. Dios es Dios. Dios es Santo. Dios es Rey. Cualquier transgresión de su ley resulta en su repug-
El Gran Panorama De La Biblia 15
COPYRIGHTED MATERIAL
nancia absoluta para aquellos que rechazan su voluntad. El pecado nos hace malvados.
5
El Pecado Nos Separa de Dios
El pecado tiene consecuencias horrendas para la creación de Dios. El pecado nos involucra en tres muer-
tes que influyen en nuestra relación con Dios y su universo:
La Muerte Espiritual
Porque Dios es santo, cualquier pecado – sin importar su motivación, la magnitud, o
las consecuencias – dará como resultado separación de un Dios santo. ―pero vuestras
iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han
hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.‖ (Is. 59.2; Vea a Hab. 1.13). Porque Él
es santo, Dios debe voltear su cara cuando pecamos. Esta separación de Dios, el ser de
vida espiritual, es tan atroz que es referido a en el peor término posible, muerte espiri-
tual (Ef. 2.5: ―aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con
Cristo (por gracia sois salvos).‖ Vea también Col. 2.13; Ro. 6.23; 1 Tm. 5.6). Cuando
nuestra relación espiritual con Dios se corta, es como si el espíritu por dentro de nues-
tro ―envase‖ ha muerto.
Muerte Física
La muerte espiritual no es el único resultado de pecado. Todos nosotros experimentamos consecuencias
del primer pecado de la humanidad. Antes del pecado, el hombre existió en un estado perfecto de comu-
nión espiritual con Dios. Como resultado del primer pecado de Adán y Eva en el Huerto del Edén
(referido como ―la caída‖) nosotros todos moriremos una Muerte Física (Gn. 3.19). Nuestros ―envases‖
no vivirán por siempre. La Muerte Física ocurrirá a todos nosotros y es un recordatorio de la seriedad de
pecado. Otras consecuencias del primer pecado fueron pronunciadas igualmente. El hombre tiene que
trabajar con dificultad y las mujeres tendrían dolor en el parto. La tierra ya no es un lugar perfecto pero
ahora produce desastres naturales que afectan toda creación (vea a Gn. 3.14–24). Todo esto ocurrió por
el primer pecado.
Mientras la muerte espiritual y la física son las consecuencias padecidas por cada individuo, nada se ha
hecho que se ocupase del pecado, es decir, remover el pecado o restaurar la relación espiritual de hom-
bre con Dios.
El Gran Panorama De La Biblia 16
COPYRIGHTED MATERIAL
6
La Justicia de Dios
Demanda Vida como Pago
Muerte Judicial
Hay precios que deben ser pagados cuando quebrantamos las leyes de cualquier país. Por ejemplo, cuan-
do nos atrapan por exceso de velocidad, podemos estar obligados a pagar una multa como compensa-
ción. Si asesinamos a alguien, podemos estar obligados a pasar el resto de la vida en prisión o aun pode-
mos llegar a ser ejecutados. Éstas son penas ejecutadas por un sistema judicial; Son el precio judicial por
la ruptura de una ley. Asimismo, hay un precio judicial que Dios requiere como su pena legislativa por
la ruptura de sus leyes (el pecado). El precio que Dios requiere por el pecado es tan serio como sus con-
secuencias.
El primer mandamiento de Dios dado en el Huerto del Edén claramente elaboró el precio judicial por el
pecado, ―De todo árbol del huerto podrás comer más del árbol de la ciencia del bien y del mal no come-
rás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.‖ (Gn. 2.16–17). Poniéndolo en palabras sim-
ples, Dios declara el pago de muerte como el precio por el pecado. Éste es el precio judicial por quebran-
tar la ley de Dios. ¡La vida es el precio! Dios señaló la muerte como el precio por el pecado y su justicia
debe ser servida. Adán y Eva definitivamente sufrieron las consecuencias del pecado – murieron espiri-
tualmente en el instante que ellos pecaron, y fueron destinados eventualmente a morir naturalmente, la
muerte física muchos años más tarde (vea Gn. 5.1–5), pero eso no hizo nada para remover su pecado, o
pagar el precio por su pecado – la muerte. El Nuevo Testamento claramente indica el principio funda-
mental que ―sin derramamiento de sangre no se hace remisión.‖ (Heb. 9.22).
Dios le dio a Adam y Eva la elección a pecar o no pecar. Fue una elección sobre la que ellos tuvieron
control. Cuando fueron tentados por Satanás, sucumbieron. Génesis 3.6 lo describe así, ―Y vio la mujer
que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sa-
biduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su
marido, el cual comió así como ella‖ Todos nosotros
pecamos de este modo en algún punto. Santiago lo
describió así: ―sino que cada uno es tentado,
cuando de su propia concupiscencia es atraído
y seducido. Entonces la concupiscencia, des-
pués que ha concebido, da a luz el pecado; y
el pecado, siendo consumado, da a luz la
muerte.‖ (Stg. 1.14–15).
Dios demostró repetidamente a todo lo lar-
go del Antiguo Testamento la pena por el
pecado – la muerte del pecador (Ez. 18.20:
―El alma que pecare, esa morirá‖). Otros
ejemplos incluyen el diluvio en Génesis y
la destrucción de Sodoma y Gomorra co-
mo están descritos en 2 Pedro 2.4–11. La
muerte fue el resultado de su impiedad.
La misericordia de Dios es ya demostrada, hasta
cierto punto, en que todos nosotros no estamos in-
mediatamente heridos de muerte (que es lo que mere-
El Gran Panorama De La Biblia 17
COPYRIGHTED MATERIAL
cemos) en el momento en que pecamos. Dios no disfruta en la muerte de pecadores; Él no tiene una san-
gre lujuriosa, ni su justicia es administrada caprichosamente (Ez. 33.11: ―no quiero la muerte del impío,
sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva.‖).
En resumen, por el pecado, el Antiguo Testamento nos inicia en el lenguaje de muerte: 1. Muerte Espiri-
tual – la separación de Dios de nuestros espíritus debido a nuestro pecado, 2. Muerte Física – la muerte
de nuestros cuerpos como resultado del primer pecado de Adán y Eva, y 3. Muerte Judicial – la muerte
que está obligada a pagar el precio o expiación para nuestro pecado.
Todos Hemos Pecado
Todos somos declarados culpables porque que cada uno ha pecado. Mirando por encima del alcance de
la historia, los escritores del Nuevo Testamento reflejaron esta penetrante y perturbadora característica
del hombre al observar que ―por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,‖ (Ro.
3.23).
Estamos en una situación muy desesperada: Hemos quebrantado las leyes del Dios del
universo. Esto nos ha separado de un Dios santo, y la muerte es requerida como pago por
un Dios justo. Si morimos naturalmente, muerte física, en esta condición estaremos eter-
namente separados de Dios – otra consecuencia del pecado. ¡Si en cierta forma podría dar
mi vida para pagar este precio yo no recibiría beneficio ya que mi vida ha cesado! Nadie
más está calificado para pagar este precio por mí ya que ellos están sujetos por sus propios
pecados. Qué situación tan miserable. ¿Puedo ser liberado de esta sentencia de muerte?
“… sin derramamiento de sangre no se hace remisión.” (Heb. 9:22).
PECADO
MUERTE
El Gran Panorama De La Biblia 18
COPYRIGHTED MATERIAL
7
El Amor de Dios Provee Misericordia
Misericordia y Gracia
Afortunadamente, Dios ama su creación y ha decidido ayudarnos con este precio por el pecado, aunque
fuera esto inmerecido – esto es llamado gracia (Dios nos da lo que no merecemos – vida). Esto es tam-
bién descrito como misericordia (Dios no nos da lo que nos merecemos – muerte). ¿Cómo fue su miseri-
cordia mostrada en el Antiguo Testamento? Por sangre. Se podría decir que la Biblia chorrea sangre si la
apretaras. La Biblia está ensangrentada debido al problema y precio por el pecado. Dios, en su amor y su
misericordia, permitió que el precio de la vida pudiera ser pagado a través de un representante inocente.
Éste fue el propósito del sacrificio animal instituido en el Antiguo Testamento. Dios mostró su miseri-
cordia permitiendo que al animal inocente pagara el precio de muerte debido por el pecador. Merecía-
mos la justicia de Dios (muerte) pero nosotros recibimos la misericordia de Dios (vida) en cambio. Dios
mostró su misericordia permitiéndole a un animal inocente pagar el precio judicial de muerte adeudado
por el pecador.
Sacrificio Animal
Esta provisión (o la expiación) para el precio judicial del pecado y ser pagado por un animal esta descri-
to en detalle en Levítico 17:11: ―Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para ha-
cer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.‖ La vida
del animal expía para (pagar el precio por) o limpia los pecados del pecador. De esta manera el pecador
―muere‖ de manera representativa o a través del animal como un sustituto.
¿Cuál fue el resultado? La remoción de pecado. En Levítico 16.30 este resultado está descrito como to-
mando el lugar en el día de la expiación (el sacrificio anual de animales): ―Porque en este día se hará ex-
piación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová.‖ Esto demuestra el
concepto de santificación. Santificar algo es para hacerlo santo y limpio delante del Señor. Así quitando
El Gran Panorama De La Biblia 19
COPYRIGHTED MATERIAL
los pecados de uno por el sacrificio animal el pecador fue santificado ante Dios y la relación espiritual
pudo ser restaurada (la reconciliación).
Note algunos hechos básicos acerca del sacrificio animal:
 El animal fue inocente de pecado – fue amoral, que no podía pecar. ¡Si un animal pudo haber pecado
habría sido responsable de su propio pecado! La pureza fue requerida para proveer una muerte re-
presentativa.
 El animal tuvo que ser físicamente perfecto, sin defecto, inmaculado (vea Lv. 22.21–27).
 En un solo acto (sacrificio animal) Dios demostró ambos su justicia (el precio de la vida se pago por
el pecado) y su misericordia (el pecador se le permitió vivir).
 Con base en la muerte del animal los pecados del pecador fueron removidos y él fue santo
(santificado) y como un resultado la relación con un Dios santo fue restaurada (reconciliación).
Considere Esto: Después de que Adán y Eva cometieron el primer pecado en Génesis 3.1–8 sus ―ojos
fueron abiertos.‖ Ellos eran ahora conscientes de su pecado, se dieron cuenta que estaban desnudos, y
cosieron hojas de higuera, y luego se escondieron de Dios. ¡Sabían que habían quebrantado su ley y cuál
era la pena – muerte! Luego en Génesis 3.21 leemos una declaración curiosa: ―Y Jehová Dios hizo al
hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.‖ Las pieles de animal vienen de animales muertos;
¡Los animales murieron y Adán y Eva continuaron viviendo! Aunque este hecho no fue escrito para ex-
plicar el plan de redención, es consistente con tomar vida para pagar por el pecado a través de la muerte
representativa del animal(es). Los elementos fundamentales del plan de redención están presentes con
motivo del primer pecado en el Huerto del Edén. De aquí en adelante, sin ninguna explicación más, el
sacrificio animal es común en las vidas de los creyentes del Antiguo Testamento.
Los sacrificios y los elementos relacionados son encontrados en prácticamente cada cultura en el globo.
Los estudiosos están desconcertados de cómo el hombre podría obtener universalmente la idea que por
matar una vida inocente (p.ej., animales, bebés, vírgenes, etc.) produciría un resultado beneficioso o un
favor sobrenatural. Todo esto comenzó en el Huerto del Edén.
Éste es el gran objetivo del increíble plan de redención de Dios– la remoción de pecado a fin de que la
relación con un Dios santo pueda ser restaurada. Removiendo pecado, el pecador es hecho santo
(santificación). Como resultado de haber sido santificado, la pena o el precio de muerte es pagada y qui-
tada (justificación). Somos hechos justos, y nuestra relación espiritual con un Dios santo es restaurada
(reconciliación). Dios no es un Dios de furia y de sangre lujuriosa. Él no necesita sangre para apaciguar
un apetito supersticioso. Más bien, la expiación de sangre demuestra al hombre la importancia de su san-
tidad y la seriedad del pecado. La sangre, representando vida, es la única cosa que pagará el precio y ex-
piará el pecado (Heb. 9.22) – no buenas obras, buenas creencias, buenos principios morales, o buenas in-
tenciones. La sangre (vida) representa el precio más alto posible para la parte culpable.
El Gran Panorama De La Biblia 20
COPYRIGHTED MATERIAL
8
Fe Responde
Algo está mal. Usted va al doctor. Él le pide exámenes de todo y descubre que usted tiene una enferme-
dad que amenaza su vida. Él le formula la medicina que usted necesita la que salvará su vida. ¿Usted ob-
tiene el medicamento y qué hace? ¿Toma la medicina? Si ha entendido las instrucciones del doctor y
creyó en lo que el doctor le ha dicho, usted tomará la medicina. Lo que precisamente ha experimentado
es el creer en acción, mejor conocido como la fe.
¿Qué hizo que el sacrificio animal funcionara? Este derivó su poder de la fe de los creyentes. Los segui-
dores de Dios entendieron sus instrucciones y creyeron que al matar el animal removería sus pecados.
Así es que actuaron y realizaron el sacrificio animal según las instrucciones que Dios les había dado.
Uno no podía sólo creer en el sacrificio animal (Heb. 9.22), ¡el creer meramente en la medicina no hará
a nadie sano! El origen de la fe verdadera es, y siempre ha sido, la instrucción de Dios. Romanos 10.17
hace énfasis sobre este punto: ―La fe viene por el oír y el oír por la por la palabra de Dios.‖
Adicionalmente, sacrificarse sin entender por qué, habría sido inútil. El sacrificio no deriva su poder de
superstición, tradición, ni obediencia ignorante. Hebreos 11.6 define la fe genuina por dos elementos –
creer y actuar: ―Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios
crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.‖ La obediencia de todo corazón es el tipo de
fe que Dios siempre ha deseado. Aquí hay algunos ejemplos del Antiguo Testamento de este tipo de fe,
como se ve en Hebreos 11:
―Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín‖ (v 4).
―Por la fe Noé … con temor preparó el arca‖ (v 7).
―Por la fe Abraham … obedeció … y salió‖ (v 8).
―Por fe Abraham … ofreció a Isaac‖ (v 17).
Vemos claramente que el tipo de fe requerida por Dios es la acción basada sobre el creer. La fe salvado-
ra siempre ha requerido esta acción basada en creer. En el Nuevo Testamento, Santiago incluso pregunta
retóricamente, ―¿puede salvar tal fe sin acción un hombre?‖ (Stg. 2.14). Santiago aun señala que los de-
monios mismos fueron todos creyentes. ¡Si el creer solamente salvase, entonces los demonios se salva-
rían! (Stg. 2.14–26). ¿Podría presentarse un argumento más fuerte en contra de ‗creer solamente‘?
También, la remoción de pecado por el sacrificio animal fue un regalo, no un trabajo. Si la abuela te en-
vía un cheque de cumpleaños, usted no gana el regalo por endosar el cheque, llevarlo al banco, y cobrar-
lo en efectivo. Porque usted creyó que la abuela tenía fondos en el banco usted actuó por fe e hizo las
cosas que usted necesitaba hacer para aceptar su regalo. Cuando las personas del Antiguo Testamento
sacrificaron a un animal no habían hecho nada para ganar la remoción de pecado. Porque creyeron en la
promesa de Dios de la remoción de pecado ellos sólo estaban aceptando el regalo dadivoso de Dios
(firmando el cheque) cuando sacrificaron al animal. La acción de fe obediente no es el cumplimiento de
alguna obra gana cualquier cosa sino el hacer lo qué Dios nos ha dicho que hacer para aceptar su regalo.
La fe verdadera se hace completa por la acción (obediencia) con el corazón (creer).
El Gran Panorama De La Biblia 21
COPYRIGHTED MATERIAL
9
Jesús Es
El Cordero Sacrificial De Dios
Varios cientos de años han pasado bajo el sistema de sacrificio de animales. Entonces el momento cul-
minante llegó. Juan estaba predicando, preparando el ―camino del Señor.‖ Cuando Jesús se acercó a él,
Juan hizo una asombrosa declaración pública que resuena a lo largo de la historia (Juan 1.29):
―He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.‖
¡Ahí está! Todo el plan de la redención se resume en una frase. Al proclamar a Jesús como ―el cordero
de Dios,‖ Juan declaró que Jesús era ¡el sacrificio de Dios para pagar por los pecados de la humanidad!
―sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres,
no con cosas corruptibles, como oro o plata…, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un corde-
ro sin mancha y sin contaminación,‖ (1 Pe 1.18-19). Note estas observaciones críticas:
 No una Muerte Accidental. La muerte de Jesús no fue un accidente o una misión fallida para esta-
blecer un reino terrenal. Su propósito en venir a la tierra era el de servir como sacrificio. Un sacrifi-
cio debe morir..
 Un Sacrificio Inocente. Si Jesús hubiera pecado, tan solo una vez, entonces no podría haber sido el
cordero de Dios. Tendría entonces el precio de muerte sobre su cabeza por su pecado y no podría ha-
ber servido como representante suyo o mío (1 Juan 3.5).
 Quita los Pecados. El resultado de ser el "Cordero de Dios" era que ―quitaría el pecado del mundo.‖
El Sacrificio (de vida) quita el pecado pagando el precio judicial de muerte.
 El Cumplimiento del Antiguo Testamento. Cristo es también descrito como nuestro "Cordero Pas-
cual" en 1 Corintios 5.7: ―Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin leva-
dura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.‖ Esta es una
referencia a la sangre de los corderos que se sacrificaron, la cual se utilizó para proteger a los israeli-
tas del ángel de la muerte en Egipto (Éxodo 12.3-49). Cristo quitó la "vieja levadura" (pecado) de
nosotros por su sacrificio. De este modo Él logró su propósito de cumplir con el
Antiguo Testamento (Mt. 5.17: ―No penséis que he venido para abrogar la ley o
los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.‖).
Jesús vino a morir, para tomar el lugar del sacrificio de animales para cumplir
con el Antiguo Testamento (Mt 5.17). Vino ―para dar su vida en rescate por
muchos‖ (Mt. 20.28). ―porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por mu-
chos es derramada para remisión de los pecados.‖ (Mt. 26.28). ―Por precio fuis-
teis comprados‖ (1 Co. 7.23). Jesús Jesús pagó el precio de muerte—un pago
que la humanidad no merecía—tal es la gracia.
El sufrimiento y muerte de Cristo fue profetizado clara, enérgica, y específica-
mente unos 750 años antes en Isaías 53. He aquí una muestra:
5
Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra
paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6
Todos nosotros nos descarriamos co-
mo ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos noso-
tros. 7
Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y co-
mo oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8
Por cárcel y por juicio
fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes,
El Gran Panorama De La Biblia 22
COPYRIGHTED MATERIAL
y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9
Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los
ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. 10
Con todo eso,
Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expia-
ción por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano
prosperada. 11
Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento
justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 12
Por tanto, yo le daré
parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la
muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por
los transgresores.
El Gran Panorama De La Biblia 23
COPYRIGHTED MATERIAL
10
Jesús Pago El Precio
Adeudado Por El Pecador
La película famosa de Mel Gibson La Pasión del Cristo muy gráficamente describe el arresto, el flagelo,
y la crucifixión de Cristo. Lo que la película no explica es por qué Jesús pasó por el horrífico azotamien-
to y la subsiguiente experiencia dura de la cruz. ¿Por qué Jesús tuvo que tener clavos a través de sus ma-
nos y una lanzada atravesando su costado? ¿Por qué en primer lugar Él tuvo que morir? La respuesta es
ahora clara. Jesús sufrió esta prueba extremadamente dura y esta muerte en nombre del pecador – ―por la
rebelión de mi pueblo fue herido.‖ (Is. 53.8) y Jesús representativamente tomó nuestro lugar. Él pagó el
precio de sufriendo y muerte que debía cada pecador individual. Jesús ciertamente murió por nuestros
pecados. Eligió hacer esto por amor a su Padre y el deseo de hacer su voluntad (Mt. 26.42: ―hágase tu
voluntad‖).
Viviendo una vida inmaculada Jesús se calificó a Sí Mismo como un sustituto inocente para morir en el
lugar del verdaderamente culpable – usted y yo. Cuando Jesús murió en la cruz Él tomó sobre sí nuestros
pecados y pagó el precio de muerte que debía el pecador. ―Él mismo nuestros pecados en su cuerpo so-
bre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia‖ (1 Pe. 2.24). Je-
sús murió en la cruz por nuestros pecados a fin de que pudiéramos morir al pecado (Ro. 6.10–11) y sea-
mos hechos justos. De esta manera, la muerte de Cristo representa la muerte judicial del creyente. Este
papel de Cristo es resumido en 2 Corintios 5.21: ―Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo peca-
do, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.‖ Y en 9.26–28 de Hebreos: ―en la consu-
mación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo… fue ofrecido una
sola vez para llevar los pecados de muchos.‖
2 Corintios 5;14 dice, ―Que si uno murió por todos, luego todos murieron.‖ L.A. Mott observa, ―Cuando
Él muere, todos morimos. Esta conclusión solo puede ser válida si esa muerte en favor de todos fue una
muerte en lugar de todos, esto es, como un sustituto para todos. La muerte del Cristo fue por todos. Su
muerte fue nuestra muerte. Satisfizo la demanda de la ley por la muerte de cada pecador.‖ 1
¹ LA Mott, The Ministry of Reconciliation (El Ministerio de Reconciliación), Monografía Número 15.
El Gran Panorama De La Biblia 24
COPYRIGHTED MATERIAL
Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a esta tierra como un hombre, así tanto Dios como hombre, Él podía
ofrecer el sacrificio perfecto, expiado nuestros pecados y reconciliando al hombre con Dios (Efesios
2.13–16). Primera a los Corintios 6.20 nos dice, ―Porque habéis sido comprados por precio.‖ El precio fue
la muerte de Cristo. Todos los que somos Cristianos, somos Cristianos porque Cristo pagó el precio de vi-
da que se debía. Al morir con Cristo, compartimos su victoria sobre la muerte y tenemos esperanza de vida
eterna. (1 Co. 1.30; see also Ro. 4.25; 1 Pe. 3.18; Heb. 9.26–28; 2.17; 10.10; 13.12; Ro. 5.6–10, 15; 3.23–
25; 1 Jn. 2.2; 3.5; 4.10; 2 Co. 5.17–19; Ef. 2.11–16; Tt. 2.14; Col 1.22; 1 Tm. 2.5).
“Mas por Él estáis vo-
sotros en Cristo Je-
sús,..” 1 Co: 1:30
“quien llevó él mismo nues-
tros pecados en su cuerpo
sobre el madero, para que
nosotros, estando muertos a
los pecados” 1 Pe. 2:24
“… nuestro viejo hombre fue
crucificado juntamente con
él, para que el cuerpo del pe-
cado sea destruido,”
Ro. 6:6
El Gran Panorama De La Biblia 25
COPYRIGHTED MATERIAL
11
La Resurrección
Provee Prueba
Creer que Jesús ha sido un gran maestro moral implica que sus enseñanzas son verdaderas. Ya que ense-
ñó que Él mismo es Dios, lógicamente debe ser Dios. Los 35 milagros en los cuatro evangelios prueban
que Jesús tenía poderes más allá de nuestras limitaciones humanas. La naturaleza de sus milagros pro-
porciona una fuerte confirmación de sus afirmaciones divinas. Los cientos de profecías del Mesías en el
Antiguo Testamento todas se cumplieron en Jesús de Nazaret, y van mucho más allá de una mera coinci-
dencia.
Sin disminuir la importancia de esta evidencia, todas las reclamaciones de Jesús se levantan o caen con
su resurrección. Sin la resurrección, su afirmación de ser el Hijo de Dios-esto es, deidad en carne huma-
na-se desvanece en el aire. Sin la resurrección su muerte como pago por nuestros pecados, no tiene senti-
do. Sin la resurrección, estamos perdiendo el tiempo.
La importancia de la resurrección fue inmediatamente reconocida por los apóstoles, y encontramos decla-
ración tras declaración en el Nuevo Testamento enfatizando la importancia de la victoria total y completa
de Jesús sobre la muerte. En las palabras de Pablo:
Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, va-
na es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testi-
gos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en
verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y
si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los
que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los
más dignos de conmiseración de todos los hombres. Mas ahora Cristo ha resucitado de los
muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un
hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán to-
dos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. (1 Co. 15.13–22)
La resurrección es el milagro final provisto por Dios para probar más allá de
cualquier duda que Jesús es verdaderamente el Hijo de Dios. Nadie en la
historia reclamó con éxito haber resucitado él mismo de la muerte.
Tampoco ninguna otra religión en el mundo reclama un milagro como
la resurrección, o incluso cualquier cosa cercana de esta magnitude.2
El respetado erudito cristiano William Lane Craig escribe:
Sin la creencia en la resurrección la fe cristiana no podría haber llegado a
existir. Los discípulos habrían quedado abatidos y derrotados. Incluso habien-
do continuado recordando a Jesús como su amado maestro, su crucifixión hu-
biera silenciado para siempre toda esperanza de que Él fuera el Mesías. La cruz se habría
quedado como el final triste y vergonzoso de su carrera. El origen del cristianismo, por lo tanto
depende de la creencia de los primeros discípulos que Dios resucitó a Jesús de entre los muer-
tos. 3
Cuando Cristo murió, sus seguidores pensaron que todo había terminado y actuaron cobardemen-
te. Se escondieron de los demás e incluso negaron públicamente que le conocían. Pero cuando vie-
ron al Cristo resucitado, la cobardía dio paso a la valentía y estos mismos hombres le proclamaron con
audacia. Eventualmente, todos sufrieron la muerte de un mártir (con la posible excepción de Juan), debi-
²Rob van de Weghe, Prepared to Answer (Preparado Para Responder), (2007), 233.
³William Lane Craig, Knowing the Truth About the Resurrection (Conociendo la Verdad Sobre la Resurrección),
(1988), 116.
El Gran Panorama De La Biblia 26
COPYRIGHTED MATERIAL
do a su convicción de que ¡Cristo había regresado de entre
los muertos! ―que [Cristo], fue declarado Hijo de Dios con
poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de
entre los muertos‖ (Ro. 1.4). Nadie va a morir por lo que
sabe es una mentira.
Cristo fue muerto y sepultado; su resurrección tres días
más tarde demostró sus pretensiones de divinidad. Hechos
17.31, dice, ―por cuanto ha establecido un día en el cual
juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien de-
signó, dando fe a todos con haberle levantado de los muer-
tos.‖
1 Corintios 15,1-8 concisamente resume el mensaje del evangelio:
Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en
el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois
salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí:
Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que re-
sucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Des-
pués apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya
duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como
a un abortivo, me apareció a mí.
La frase ―Cristo murió por nuestros pecados‖ resume todo el plan de la redención y el resto de este pasa-
je muestra la importancia de la resurrección de Cristo y las apariciones posteriores como elementos fun-
damentales para el mensaje del evangelio.
El Gran Panorama De La Biblia 27
COPYRIGHTED MATERIAL
12
El Creyente
Debe Morir con Cristo
Este es el propósito primario del plan de redención — que el creyente muere por medio de y con su re-
presentante, Jesucristo. La muerte de Cristo representa la muerte del creyente. Esto es requerido con el
propósito de quitar el pecado. No debería sorprendernos encontrar que cristianos son representados en el
Nuevo Testamento como aquellos quienes, en el pasado, murieron con Cristo. Por ejemplo:
―Si somos muertos con él, también viviremos con él‖ (2 Tm. 2.11). Note que el cristiano es uno que ha
muerto con Cristo, no para Cristo, o en Cristo, o por causa de Cristo, sino con Cristo. El creyente debe
morir con Cristo, porque esa es la única manera que el precio judicial por el pecado puede ser pagado.
Todo el propósito de la venida de Cristo a la tierra para ser el Cordero de Dios era que los creyentes pu-
dieran morir con Él, quitaran sus pecados y fueran reconciliados con un Dios Santo. Usted y yo debemos
reconocer que esto es "una buena noticia" y estar dispuestos a aceptar el regalo maravilloso del Cordero
de Dios. También debe quedar claro por qué Dios reaccionaría con ira hacia cualquiera que rechazara el
don de su Hijo. Note también:
 ―Pues si habéis muerto con Cristo‖ (Col. 2.20; ver Ro. 6.8).
 ―Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo‖ (Col. 3.3).
 ―Con Cristo estoy juntamente crucificado‖ (Gal. 2.20; ver 2 Co. 5.14; Ro. 6.7).
Note tres hechos acerca de estos pasajes:
1. Están dirigidos a Cristianos— aquellos actualmente en Cristo.
2. Esta terminología se refiere al punto en el tiempo pasado cuando uno real-
mente se convirtió en cristiano.
3. El cristiano es representado como uno que ha muerto con Cristo.
También debe quedar claro que los creyentes no tienen ningún pecado perdonado a menos que hayan
muerto al pecado, hayan muerto con Cristo; se hayan unido con Cristo en su muerte, y hayan sido cruci-
ficados con Cristo.
Entonces, ¿Cual es la pregunta?
Suponga que usted acaba de escuchar el mensaje del evangelio por primera vez—que Dios es Santo, el
pecado lo separa de Él, el precio de la muerte está sobre su cabeza para pagar por el pecado, y que Jesús
vino a pagar el precio por usted, y que al morir con Él pueden ser quitados sus pecados, y ser reconciliado
con un Dios Santo. Si usted cree esta buena noticia, ¿qué pregunta le vienen a la mente en este momento?
Si este es el mensaje del evangelio—que Cristo murió por el (en lugar del) pecador—el creyente debe
preguntarse, ―¿Cómo o cuándo muero con Cristo?‖ ―¿Cómo, o cuando ocurre esto para mí?‖
¿En qué momento de mi fe yo:
Muero al pecado?
Muero con Cristo?
¿Cuándo o cómo Dios me ve como:
Unido con Cristo en su muerte?
Siendo crucificado con Cristo?
Hay muchas respuestas diferentes a estas cuatro preguntas ofrecidas por muchos grupos religiosos dife-
rentes. Eso es porque, como nos advierte Gálatas 1, hay evangelios diferentes que son propagados por
diferentes individuos que profesan ser cristianos.
Yo he sido Crucifi-
cado CON Cristo
Ga. 2.20
¿Cuándo?
El Gran Panorama De La Biblia 28
COPYRIGHTED MATERIAL
Debemos Tener una Respuesta Bíblica a Estas Preguntas Cruciales
Debemos conocer las respuestas Bíblicas a estas preguntas, no solo la opinión humana. Las respuestas a
estas preguntas son la respuesta al único evangelio.
Las respuestas a nuestras cuatro preguntas son clara y específicamente dadas en Romanos 6. Cristianos
en Roma había desarrollado un concepto erróneo acerca de la gracia de Dios. Algunos aparentemente
pensaban que una vez que habían quitado sus pecados y se convirtieron en cristianos, podrían entonces
pecar todo lo que quisieran, y la gracia de Dios aumentaría aún más. En este contexto de hacer frente a
esta idea errónea es en el que nuestras cuatro preguntas son respondidas. Demos un vistazo a los versícu-
los claves en Romanos 6, y preste especial atención a las preposiciones:
1
¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2
En ninguna manera.
Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¡Imagine usted usando la gracia de
Dios como Licencia para pecar! Primero, él les recuerda que ellos murieron al pecado. Una de nuestras
preguntas: ―¿Cuándo muero al pecado?‖ es respondida claramente en el versículo siguiente:
3
¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su
muerte? Aquí nuestra pregunta de ‗Cuándo y Cómo‘ es contestada clara y específicamente. Nosotros
morimos al pecado cuando fuimos bautizados en Cristo—cuando fuimos bautizados en su muerte. Este
es el propósito del bautismo. Es el acto de fe que nos pone en Cristo al ponernos en la muerte de Cris-
to— ¡todo el propósito de su obra en la tierra! Pablo les recordó que cuando murieron con Cristo, entra-
ron en su muerte. Si pudiera entrar en la muerte de alguien, estaría muerto. ¿Por qué tengo que entrar "en
la muerte de Cristo‖? Porque Cristo pagó el precio judicial por el pecado (la muerte) y tengo que pagar
ese mismo precio muriendo con Él—siendo colocado en su muerte.
4
Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo re-
sucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Dos verdades
muy importantes aquí. La primera, cuando es bautizado en Cristo—cuando es bautizado en su muer-
te—es sepultado con Cristo en su muerte. Segundo, el resultado es una ¡vida nueva! ¿Por qué? Porque
cuando usted muere con Cristo, sus pecados son quitados. Esto es conocido en otro lugar como el
―nuevo nacimiento‖ o convertirse en una ―nueva criatura‖ (Juan 3.3; 2 Co. 5.17) o como en Romanos 6
dice, recibimos ―vida nueva.‖
5
Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en
la de su resurrección. Con precisión ¿cuándo está unido a Cristo en la semejanza de su muerte? Cuando
es bautizado en Cristo y en su muerte, entonces se une con la muerte de Cristo para que sus pecados pue-
dan ser quitados por el precio de su muerte.
6
sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pe-
cado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Con precisión ¿cuándo Dios se considera
crucificado con Cristo? Cuando es bautizado en Cristo, es bautizado en su muerte. ¡Es como si estuviera
en la cruz con Él, pagando el precio por sus pecados! El resultado es que ―[su] nuestro cuerpo de peca-
do‖ es eliminado en este punto, mediante la unión con su muerte.
7
Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. ¿Cuándo muere el pecador? Cuando es bauti-
zado en Cristo—cuando somos bautizados en su muerte. ¿Cuál es el resultado? Entonces usted y yo so-
mos liberados del pecado—nuestros pecados son quitados, perdonados por el pago del precio judicial la
muerte.
8
Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9
sabiendo que Cristo, habiendo resu-
citado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. ¿Cuándo Dios le ve muriendo
con Cristo? Cuando es bautizado en Cristo—cuando es bautizado en su muerte. No deje que la impor-
tancia de este versículo se le escape. Todo el propósito de la venida de Cristo a la tierra para ser el Cor-
dero Sacrificial de Dios y pagar el precio judicial del pecado, para que usted pueda morir con Él, sus
El Gran Panorama De La Biblia 29
COPYRIGHTED MATERIAL
pecados sean quitados y sea reconciliado con un Dios Santo.
10
Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11
Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nues-
tro. Así como Cristo "murió al pecado", literalmente muriendo y así pagó el precio judicial por el peca-
do, debemos también nos consideramos "muertos al pecado‖ muriendo con Cristo, así habiendo pagado
el precio judicial por el pecado (1 Pe. 2.24). ¿Cuándo? ¿Cómo? Cuando somos bautizados en Cristo—
cuando somos bautizados en su muerte.
12
No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscen-
cias; 13
ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino pre-
sentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como ins-
trumentos de justicia. 14
Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino
bajo la gracia. Ahora que ha muerto con Cristo y sus pecados fueron quitados, debe tener una actitud di-
ferente hacia el pecado. Un padre que encuentra a uno de sus hijos jugando en el barro, lo enjuaga, le
trae adentro, le da un baño, le viste con ropa limpia, y luego le dice con severidad, ―¡No te ensucies de
nuevo!" Del mismo modo, Pablo dice a los que han salido de la suciedad del mundo y han sido limpia-
dos por la sangre de Cristo: no se arrastren de nuevo en el barro—―¡No se vayan a ensuciar de nuevo!
Recordando a los romanos lo que Cristo había hecho por ellos cuando fueron bautizados en Cristo y en
su muerte, deberían entender que ya no deberían querer más el pecado o ser esclavos del pecado. Esta es
la idea del arrepentimiento—que un cristiano debe tener un cambio de actitud hacia el pecado. El arre-
pentimiento tiene un papel importante en el plan de la redención. Sin arrepentimiento, el bautismo sería
inútil. En lugar de pecar más tenemos que hacer todo lo contrario, y dejar de practicar el pecado (1 Juan
3.4–9).
17
Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella for-
ma de doctrina a la cual fuisteis entregados. Aquí les recordó que fue por fe (acción = "obediencia" mas
creer = "del corazón") que fueron salvos. El bautismo no tiene ningún poder derivado del agua, la su-
perstición, o en las obras meritorias. Su poder se deriva exclusivamente de la fe de los participantes. El
El Gran Panorama De La Biblia 30
COPYRIGHTED MATERIAL
pecador aprende de la obra de Cristo para quitar el pecado, lo cree, y ahora participa en la muerte de
Cristo para que sus pecados sean removidos. Nuestros corazones son limpiados por la fe cuando somos
bautizados.
22
Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la
santificación, y como fin, la vida eterna. Como resultado fueron liberados del pecado, y sus pecados qui-
tados. Como resultado de haber sido bautizados en Cristo y en su muerte y de tener sus pecados quitados
se hicieron santos, santificados. Como en 1 Corintios 6.11 dice: ―Y esto erais algunos; mas ya habéis si-
do lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el
Espíritu de nuestro Dios.‖ La santificación resulta en justificación (el precio de la muerte se paga y es
eliminado) lo cual nos reconcilia con un Dios Santo.
23
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nues-
tro. Después de esta gran explicación de lo que experimentamos al aceptar la gracia de Dios cuando so-
mos bautizados en Cristo, se les recuerda a los romanos que se trataba de un don gratuito de Dios. Ser
bautizados en Cristo y en su muerte no los hacía merecedores de la gracia o la misericordia de Dios, sólo
habían aceptado el poder limpiador de la muerte de Cristo por la fe como un regalo.
El bautismo es el punto en que sus pecados son limpiados por la fe en la sangre de Cristo—donde muere
con Cristo. Como tal, el bautismo es cuando usted se une con la muerte de Cristo por la fe y, como resul-
tado, este es el momento en que sus pecados son quitados y es santificado, justificado, y hecho justo (1
Co. 6.11) delante de Dios.
Ahora vamos a examinar cuatro testimonios del Nuevo Testamento y la historia que validan este mensa-
je y proveen evidencia adicional de que lo que fue examinado en la Sección Uno es de hecho el mensaje
del evangelio.
El Gran Panorama De La Biblia 31
COPYRIGHTED MATERIAL
Sección Dos
Cuatro Testimonios
Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y
por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que
creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de
la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención
que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su
sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia,
los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él
sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.
Romanos 3.21-26
Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos,
despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la
carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la
fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y
se sentó a la diestra del trono de Dios.
Hebreos 12.1–2
El Gran Panorama De La Biblia 32
COPYRIGHTED MATERIAL
13
Que enseñaron los apóstoles
Primero miraremos el testimonio a esta respuesta del mensaje del evangelio en algunas enseñanzas de
los mismos apóstoles. Jesús les dio toda autoridad a los apóstoles (Mt. 16.19) y fueron inspirados por el
Espíritu Santo en el día de Pentecostés tal como Jesús les había prometido para que ellos tuvieran toda la
verdad (Juan 16.13). Los apóstoles enseñaron que el bautismo era el punto cuando (o como):
 Somos justificados por fe (Gal. 3.26–27). La justificación en sentido más literal, trae la idea de ali-
near algo. Por ejemplo, cuando escribimos y justificamos a la derecha nuestro texto Nosotros alinea-
mos nuestro texto en la derecha. En un sentido espiritual nuestros pecados nos han puesto fuera de
―alineamiento‖ con Dios. La única manera de ser traídos nuevamente en alineamiento, o justifica-
dos, es quitar nuestros pecados. La justificación, entonces, es el equivalente legal de ser pronunciado
―inocente‖ por el juez. Cuando nuestros pecados son quitados el precio de muerte es removido
(justificación). Aprendimos anteriormente de Romanos 6.17 que la fe es el componente activo en
bautismo cuando los pecados son quitados. Es el porqué, en Gálatas 3.27, se nos recuerda el momen-
to en que nos revestimos de Cristo en el bautismo, somos ―justificados por la fe‖ (3.24) o nos hace-
mos ―hijos de Dios por la fe‖ (3.26). Es importante notar que cuando Dios lleva a cabo la justifica-
ción de los pecadores el no está declarándonos ―buenos‖, o diciendo que no son pecadores después
de todo. El nos está pronunciando legamente justos, libres de condenación de la ley porque su Hijo
ha pagado el precio de nuestro quebrantamiento de la ley.
 Somos salvos por fe en la obra de Cristo (Col. 2.12). Somos ―sepultados con él en el bautismo,‖ y
―resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios.‖ El Bautismo no es una obra meritoria que
se gana la salvación. Este es simplemente el punto donde aceptados la promesa de Dios—y su obra.
Por lo tanto somos Sepultados con Cristo cuando somos sumergidos en agua y resucitados con Cris-
to por fe en el poder de Dios. Esto otra vez pone el énfasis en el papel de la fe que nos salva cuando
creemos en lo que Cristo ha hecho por Nosotros y en respuesta a eso morimos con Él en el bautis-
mo. También observamos el simbolismo del bautismo en este pasaje en la representación de la
muerte, sepultura y resurrección de Cristo escenificada en la inmersión.
 Somos salvos (1 Pe. 3.21). Aquí Pedro rotundamente afirma ―El bautismo… ahora nos salva.‖
¿Significa esto que no necesitamos creer, confesar el nombre de Jesús, o arrepentirnos de nuestros
pecados? ¡Claro que no! Esto es una figura retorica llamada sinécdoque, donde una parte se usa para
representar el todo. Este pasaje más adelante explica como el bautismo salva. Primero, por fe, ―la as-
piración de una buena conciencia hacia Dios.‖ ¿Fe en qué? En el poder de Dios (―por la resurrección
de Jesucristo‖). Este pasaje es paralelo con Colosenses 2.12.
 Cuando somos santificados (Ef. 5.25–27). Aquí apren-
demos que Cristo se dio así mismo por la iglesia para poder
santificarla. ¿Cómo? ―Habiéndola purificado en el lava-
miento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí
mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arru-
ga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.‖ La
iglesia se hizo santa y sin mancha (santificada) cuando la
gente es bautizada (lavamiento de agua).
 Somos renovados (Tt. 3.3–5). Aquí se nos enseña que
―nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos
hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la re-
generación y por la renovación en el Espíritu Santo.‖ Apren-
El Gran Panorama De La Biblia 33
COPYRIGHTED MATERIAL
demos que la salvación ocurre como resultado de la regeneración y renovación que se lleva a cabo
por el Espíritu Santo cuando somos bautizados. Vemos el papel del Espíritu Santo en santificación en
la efectiva remoción de nuestros pecados, en las otras partes se refiere como ―en santificación del Es-
píritu‖ (1 Pe. 1.2). Segunda Tesalonicenses 2.13 lo vincula de manera directa a nuestra fe, ―de que
Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y
la fe en la verdad.‖ En el ‗lavamiento‘ del bautismo, se podría decir que el Espíritu Santo hace una
efectiva ‗purificación‘ (remoción del pecado) y nos presenta de nuevo a Dios como santos y limpios,
renovados, regenerados—un nuevo nacimiento, una nueva criatura (2 Co. 5.17). Esto ocurre cuando
somos bautizados y se lleva a cabo por nuestra fe en la obra de Dios (Col. 2.1–12). También se nos
recuerda otra vez que esto no se logra por algo que nosotros hayamos hecho sino de acuerdo con la
misericordia de Dios.
No Por Obras
Cuando somos bautizados en Cristo y en su muerte, Nosotros simplemente aceptamos el regalo de mise-
ricordia de Dios por fe. Nosotros no realizamos obras Justas. El bautismo es solo el medio para aceptar
el regalo (endosar el cheque). Nosotros aceptamos el regalo de gracia y misericordia de Dios cuando res-
pondemos por fe a lo que Cristo hizo por nosotros (Ro 6.23, Tt. 3.5). ¡El bautismo no es una obra justa
que merece alguna cosa! Es meramente el hecho de fe por el cual nosotros aceptamos la obra de Cristo y
la promesa de Dios para remover nuestros pecados y restaurar nuestra relación con Él (1 Pe. 3.21; Ro.
6.23; Tt. 3.5–7). ¡Nosotros no podríamos remover nuestros pecados basados en algo que nosotros hubié-
semos hecho para conseguirlo! (Ef. 2.8–9).
De la misma manera, seamos claros que no hay nada en el agua que remueva pecado. Del mismo modo,
ni un toro, ni macho cabrío, ni un cordero, pueden quitar el pecado. La única cosa que puede, y siempre
ha quitado el pecado es la sangre de Cristo (Heb. 9–10).
A este punto puede parecer que hay un énfasis inusual puesto en el hecho y la acción del bautismo. Una
razón para este énfasis es que con el tiempo, particularmente desde la Reformación, la mayoría de los
grupos religiosos han denigrado el papel del bautismo a una superstición, puro sim-
bolismo, o, lo peor, a una peculiar tradición de iglesia, ciertamente no como un
componente integral de fe salvadora o necesario en ningún sentido. Otra razón
para este énfasis es que el Nuevo Testamento pone un significado enfático en su
papel también.
El Énfasis del Nuevo Testamento en el Bautismo, Efesios 4.4–6
Aquí hay una lista importante de siete verdades sobre las cuales todos los
Cristianos deberían estar unidos (―solícitos en guardar la unidad del Espí-
ritu en el vínculo de la paz;‖)— un cuerpo, y un Espíritu, una esperan-
za, un Señor, una fe, un Dios y Padre, y un bautismo. ¿Por qué está el
bautismo en esta lista? Muchas cosas importantes para la fe cristiana no están es-
ta lista. Si el bautismo fuera solo una acción confusa, una acción simbólica no necesaria entonces ¿por
qué estaría en una lista como esta? Si entendemos la conexión que Romanos 6 hace entre el bautismo
con la muerte de Cristo entonces entenderíamos tanto su importancia como su necesidad. El Bautismo
esta en esta lista porque es el acto de fe, y el punto en que el pecado de cada uno es quitado al morir
con Cristo.
Así como solo hay un evangelio, hay solo un bautismo. El hecho de que hay un solo bautismo, es un
testimonio más de su importancia y conexión con el un evangelio de Gálatas 1. Cuando esto fue escrito
por Pablo había muchos bautismos que existían. Había lavamientos ceremoniales Judíos, estaba el bau-
tismo de Juan, estaba el bautismo del Espíritu Santo (por lo menos tres ocasiones), estaban aquellos que
se bautizaban por los muertos, y así sucesivamente.
El Gran Panorama De La Biblia 34
COPYRIGHTED MATERIAL
Cuando Pablo llego a Efeso, él encontró a algunos que se llamaban discípulos. Él se dio cuenta que
ellos no habían recibido la promesa del Espíritu Santo y consecuentemente estos ―discípulos‖ no eran
verdaderos cristianos. En este momento el hizo la más sencilla y clara pregunta que hubiera podido pre-
guntar en orden para determinar cuál era el problema, ―Entonces él dijo: ¿En qué bautismo, pues, fuisteis
bautizados? Ellos contestaron: ‗En el bautismo de Juan.‖ (Hch 19.1–7) ¿Por qué Pablo se molestaría en
preguntar acerca del bautismo si no tuviera importancia? Después de explicar a los Efesios porque el
bautismo de Juan era inadecuado, ellos se volvieron a bautizar. El hecho de que ellos habían sido previa-
mente sumergidos no era de beneficio cuando se hizo por la razón equivocada.
Tenemos muchos bautismos flotando alrededor hoy día también: bautismo de infantes, bautismo para
hacerse miembro de alguna iglesia, bautismo para mostrar compromiso, bautismo como obra de obe-
diencia, algunos reclaman el bautismo del Espíritu Santo, bautismo por poderes, y así sucesivamente.
Sin embargo Pablo dice, que solo hay un bautismo. Este es otro ―un‖ que no puede ser comprometido,
tal como un Dios o un evangelio. ¿Cómo podemos estar seguros de este un bautismo? ¿No sería magní-
fico si pudiéramos encontrar ejemplos reales de conversión para comparar con las muchas prácticas que
vemos hoy? Eso es exactamente lo que tenemos en el libro de los Hechos—reales ejemplos históricos.
El Gran Panorama De La Biblia 35
COPYRIGHTED MATERIAL
14
Que Practicaron los Apóstoles
Ejemplos de lo que los apóstoles en realidad practicaron son muy poderosos y de valor. Deberíamos es-
tar dispuestos a probar nuestras creencias teológicas contra los ejemplos verdaderos. El libro de los He-
chos es un libro histórico, documenta los eventos alrededor del establecimiento de la iglesia y la ejecu-
ción de la Gran comisión. En los siguientes ejemplos del libro de Hechos podemos ver claramente que el
bautismo fue:
 Mandado “Para la Remisión de los Pecados” (Hch. 2.38). Después de haber oído a Pedro predicar el
primer sermón del evangelio en el Día de Pentecostés, los creyentes específicamente preguntaron,
“¿Qué haremos?” Ellos podrían haber dado muchas respuestas populares que nosotros escuchamos
hoy día—―solo cree‖ o ―solo acepta a Jesús en su Corazón‖ o ―haga la oración del pecador‖—pero
en cambio les fue mandado arrepentirse y ser bautizados para (con el fin de obtener) perdón de los
pecados.
 Incluido en “Predicar el Evangelio” (Hch. 8.5, 12). Aquí Felipe proclama el evangelio. Cuando ellos
creyeron, ellos eran bautizados. Predicar el un evangelio debería tener incluido la instrucción acerca
de la respuesta del bautismo.
 Incluido en “Predicar a Jesús” (Hch. 8.35–39). Aquí Felipe “anunció el evangelio de Jesús” (el un
evangelio) al eunuco, y su inmediata reacción fue pedir ser bautizado. Predicar a Jesús tiene que in-
cluir instrucciones acerca del bautismo. Él se regocijo solamente después de que los dos
“descendieron ambos al agua” y él fue bautizado. Note también que un ángel del Señor envió a Fe-
lipe al carruaje. Esto es porque, como vimos anteriormente, el evangelio es un mensaje hablado y el
Eunuco necesitaba escuchar el evangelio (¡él no tenía un Nuevo Testamento todavía!) Con el propó-
sito de creerlo y responder por fe.
 Cuando y Donde el Señor añade “a la Iglesia” (Hch. 2.47). Después de haber sido bautizados (“los
que iban siendo salvos” LBLA) el Señor los añadió a su iglesia, su reino espiritual, donde Cristo es
el rey (ver también Ef. 5.25–27, Col. 1.18). La Iglesia es nada más que la recolección de aquellos
que han sido santificados por haber tenido sus pecados removidos en el bautismo (Ef. 5.25–27).
El Un Bautismo
Desde un par de ejemplos en Hechos 2 y Hechos 8 podemos encontrar más marcas claras de lo que cons-
tituye el ―un bautismo‖:
 Un Candidato. Solamente creyentes fueron mandados a ser bautizados. Esto es porque, como hemos
visto antes, el bautismo es un acto de fe. Los infantes no pueden tener fe. El bautismo de infantes es
un acto de superstición, no de fe.
 Un Modo. Vemos de Hechos 8 que el bautismo era inmersión en agua. La palabra bautismo en el
griego literalmente significa inmersión. El bautismo requiere inmersión porque simboliza la muerte,
la sepultura, y la resurrección de Jesús y la del creyente unido con lo mismo. Es por eso que otros
formas de bautismo, ej., aspersión, derramamiento, etc. No son el un bautismo de Efesios 4.
 Un Propósito. De Hechos 2 aprendemos que el bautismo, cuando sigue el creer, la confesión, y el
arrepentimiento, era para el perdón de los pecados. El Griego es muy especifico aquí usando la pala-
bra eis para la palabra para. Eis literalmente significa ―con el fin de,‖ implicando que una cosa resul-
ta en la otra. Una construcción paralela se podría encontrar en Mateo 26.28: “porque esto es mi san-
gre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para (Gk. “eis”) remisión de los pecados.” El
El Gran Panorama De La Biblia 36
COPYRIGHTED MATERIAL
bautismo hecho por cualquier otra razón o propósito no es el un bautismo de Efesios 4.
 Un Resultado. De Hechos 2 también vemos que los que fueron bautizados fueron añadidos a la igle-
sia. Esto es porque, así como vimos en Efesios 5, la iglesia se compone de aquellos que han sido
santificados. Nadie está en el reino hasta que él o ella se han hecho santos al revestirse de Cristo en
el un bautismo.
 Una Directiva. Además vemos en Hechos 2 que el un bautismo fue mandado a los creyentes. Esto
excluye el bautismo del Espíritu Santo como el un bautismo porque nunca fue mandado a los cre-
yentes, sino solo fue prometido y experimentado por unos pocos. Por otra parte, si nosotros entende-
mos lo que nos dice en Romanos 6—que el bautismo es cuando y como Nosotros morimos con Cris-
to y nuestros pecados removidos—realmente podemos apreciar por qué es un mandamiento.
El Ejemplo de la Conversión de Pablo
Uno de los ejemplos más claros en el Nuevo Testamento es el del apóstol
Pablo (Hch. 9; 22). Con una conciencia limpia y una gran sinceridad el per-
seguía a los Cristianos, confiado de que él hacia la voluntad de Dios. Cuan-
do Pablo Viajo a Damasco, Cristo se le apareció en una visión y le ordeno ir
en la ciudad donde ―se te dirá lo que debes hacer.‖ Nosotros vemos muchos
elementos claves del arrepentimiento de Pablo:
 Él creyó y confesó—―Señor, ¿qué quieres que yo haga?‖
 Él obedeció—―levántate y entra en la ciudad.‖
 Él ayunó por tres días—―Tres días… y no comió ni bebió.‖
 Él oró por tres días—―he aquí, él ora.‖
¿Piensa que Pablo oro ―la oración de fe del pecador‖? Las palabras de la
oración de Pablo no están registradas, pero debemos creer que debió haber
sido una oración de arrepentimiento que rivalizaría con la oración propia del arrepentimiento de David
en Salmo 51. Pablo recién llegaba a ser un creyente en Jesús y había aprendido que todos ¡los cristianos
que él había estado persiguiendo eran hijos de Dios! Yo solo puedo imaginarme el dolor, sufrimiento, y
arrepentimiento que se reflejaba en sus plegarias.
Pablo también recibió una sanación milagrosa cuando Ananías restauro milagrosamente su visión (Hch.
22.12).
A menudo se hace la pregunta, ―¿Cuándo fue Pablo salvo?‖ ¿En qué punto en estos tres días de arrepenti-
miento fueron sus pecados quitados? ¿Cuándo él creyó, confesó, obedeció, ayunó, o se sanó? ¿A través de
su penitente y ferviente oración? La respuesta sumada es, ―No.‖
Ananías fue instruido por Dios para que fuera a Pablo y le mandara, ―Ahora, pues, ¿por qué te detienes?
Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.‖ (Hch. 22.16). Hasta que Ananías lo
bautizo, Pablo estaba todavía lleno de pecado. Ninguno de los hechos de arrepentimiento y obediencia
de Pablo había removido ningún pecado. ¿Por qué? Porque él todavía no había muerto con Cristo. Él to-
davía necesitaba ―lavar‖ sus pecados en el bautismo. Hay aquí una fuerte lección para todos nosotros. Si
hemos creído, confesado, orado, o de otra manera arrepentido por tres días, tres meses, tres años, o 30
años, la única manera para remover los pecados es el ―morir con Cristo‖ mediante la unión con su muer-
te expiatoria que paga el precio judicial de nuestros pecados.
El Gran Panorama De La Biblia 37
COPYRIGHTED MATERIAL
15
El Credo y la Práctica
de la Iglesia Primitiva
Testimonio de la Iglesia Primitiva
La iglesia primitiva universalmente creyó, enseñó y practicó que el bautismo era cuando nuestros peca-
dos eran quitados por fe. Muchos de los escritores del primer siglo fueron entrenados directamente a los
pies de los apóstoles. La Epístola de Bernabé (70 DC), por ejemplo, dice,
Benditos son los que, colocan su confianza en la cruz, han descendido en el agua.
…Nosotros verdaderamente hemos descendido en el agua llenos de pecados y
deshonra. Sin embargo, subimos, dando frutos en nuestro Corazón, con el temor
de Dios y la confianza de Jesús en nuestro espíritu. 4
Esta epístola refleja un entendimiento común que el bautismo fue el momento cuando la fe de uno lo lim-
pia de pecado. Tales citas se pueden repetir una y otra vez en los escritos de los líderes de la iglesia primi-
tiva. Aquí hay solo algunos ejemplos:
No hay otro camino [para obtener las bendiciones de Dios] que este—llegar al
conocimiento de Cristo, para ser lavados en la fuente de la que habló Isaías para
la remisión de los pecados. (ca. DC 110–165) 5
Y También,
Y de este rito hemos aprendido de los apóstoles esta razón… con el fin de que no
sigamos siendo hijos de necesidad e ignorancia, sino que lleguemos a ser hijos de
elección y conocimiento, y poder obtener en el agua la remisión de los pecados
cometidos anteriormente, es pronunciado sobre quien escoja nacer de nuevo, y se
haya arrepentido de sus pecados, el nombre de Dios el Padre y el Señor del uni-
verso. (ca. DC 110–165) 6
El bautismo en sí mismo es un acto físico por el cual nos sumergimos en agua,
mientras que su efecto es espiritual, en el que nosotros somos liberados de nues-
tros pecados. (ca. DC 140–230) 7
Siendo bautizados, somos iluminados, iluminados, nos hacemos hijos, siendo hi-
jos, somos hechos perfectos, siendo hechos perfectos, somos hechos inmortales.
…Esta obra es llamada variadamente gracia, e iluminación, y perfección, y lava-
miento. Lavamiento, por el cual nosotros limpiamos nuestros pecados; gracia,
por la cual las sanciones que correspondan a las transgresiones son remitidas; e
iluminación, por la cual esa santa luz de salvación es mostrada, esto es, por la
cual vemos a Dios claramente.‖ (ca. AC 150–215) 8
4
La Epístola de Bernabé, Capítulo 11, versículos 8–11, Roberts-Donaldson. Esta epístola, la mayoría
probablemente no escrita por el bien conocido Bernabé del Nuevo Testamento, refleja una imagen fiel de la
creencia cristiana primitiva y la practica respecto al bautismo.
5
Justino Mártir, Trypho, chap. 44.
6
Justino Mártir, ―First Apology‖ (―Primera Apología‖), Ante-Nicene Fathers (Padres antes de Nicea, escritos de
los Padres antes del 325DC), vol. 1, pg. 183.
7
Tertuliano, ―Sobre el Bautismo,‖ Ante-Nicene Fathers, vol. 3, page 670).
8
Clemente de Alejandría, ―El Instructor,‖ Ante-Nicene Fathers, vol. 2, pg. 215.
El Gran Panorama De La Biblia 38
COPYRIGHTED MATERIAL
David Bercot observo,
En resumen, el bautismo en la cristiandad primitiva fue el rito sobrenatural de
iniciación por el cual un nuevo creyente pasó de ser el viejo hombre de la carne a
ser un hombre recién nacido del espíritu. Sin embargo, por favor no piense que
su práctica era un ritual vacio. Los cristianos primitivos no separaron el bautismo
de la fe y el arrepentimiento. El bautismo no fue un ritual mágico que podía rege-
nerar a una persona si no estaba acompañado con fe y arrepentimiento. Ellos es-
pecíficamente enseñaron que Dios no estaba bajo ninguna necesidad de otorgar
perdón de los pecados simplemente porque una persona pasó por la moción del
bautismo. Una persona sin fe no renacía por medio de las aguas del bautismo. 9
¿Quién podría entender mejor el evangelio enseñado por los apóstoles: aque-
llos que fueron enseñados directamente por los apóstoles y que trabajaron
con ellos, o teólogos de más de mil quinientos años después? De cierto, la
iglesia primitiva creía, enseñaba y practicaba el mismo evangelio enseñado y
practicado por los mismos apóstoles.
9
David W. Bercot, Will the Real Heretics Please Stand Up? (―los Verdaderos Herejes por Favor Levantarse‖,
titulado en español ―Que Hablen Los Primeros Cristianos‖), (Scroll Publishing, 1989), p 80.
El Gran Panorama De La Biblia 39
COPYRIGHTED MATERIAL
16
Que Mandó Jesús
¿Qué tan importantes son las palabras reales y los mandamientos de Jesús? ¿Qué
enseño Jesús mismo? Ahora revise el mandato de Jesús a sus seguidores en la
Gran Comisión ya que está por partir de la tierra: ―Id por todo el mundo y predi-
cad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas
el que no creyere, será condenado‖ (Marcos 16.15–16, también Mt. 28.19). Enten-
diendo el plan de Dios de redención, nosotros podemos ver por qué Cristo mando
el bautismo para aquellos que creían el evangelio, y por qué creer el evangelio es
un prerrequisito para el bautismo y la salvación. También note que el poder del mensaje del evangelio
hablado fue lo que tenía que ser usado para generar fe (Ro. 10.17; 1.16).
¿Creer solamente?
Que de pasajes como Juan 3.16 que parecen indicar que Jesús estaba enseñando que todo el que cree
(asentamiento mental solamente) serán salvo. ―Creer‖ en este y otros pasajes es, como se afirmo antes,
sinécdoque—una figura del lenguaje donde una parte representa el todo (ej., ―cabeza‖ para una vaca;
―vela‖ para un velero, etc.). En estos pasajes, creer es utilizado como sinécdoque, donde la parte (creer)
está siendo utilizada para representar todo lo relacionado con la salvación; ej., confesión, arrepentimien-
to, bautismo. Tal como vimos anteriormente en 1 Pedro 3.21, Pedro rotundamente dice, ―el bautismo
ahora os salva.‖ Si similarmente es tomado fuera de contexto, entonces 1 Pedro 3.21 enseñaría que ¡una
persona no necesitaría ni siquiera creer! Esto es también sinécdoque donde el bautismo representa todo
lo que la persona hace para aceptar la dadiva de Dios de la salvación—creer, arrepentirse, y confesar.
Creer es a menudo utilizado en el Nuevo Testamento como sinécdoque, para representar el proceso ente-
ro de aceptar la salvación, tal como bautismo es usado en 1 Pedro 3.21. Un ejemplo claro de esto está en
la conversión del carcelero de Filipos en Hechos 16. Aquí ―le hablaron la palabra del Señor a él y a to-
dos los que estaban en su casa. Y él los tomó en aquella misma hora de la noche, y les lavó las heridas;
enseguida fue bautizado, él y todos los suyos. Llevándolos a su hogar, les dio de comer, y se regocijó
grandemente por haber creído en Dios con todos los suyos.‖ (Hch 16.32–34). En este pasaje vemos el
proceso entero de escuchar el mensaje del evangelio y responder a este en el bautismo referido como
―habiendo creído en Dios.‖
Institución de un Nuevo Pacto
Jesús, mientras estaba en la tierra como Dios encarnado, ciertamente tenía la habilidad de perdonar peca-
dos y lo hizo así en pocas ocasiones. Un ejemplo famoso es el del ladrón en la cruz (Lc. 23.43). Pero no-
te que después del sacrificio de Cristo y muerte en la cruz, su sepultura, y su resurrección, El mando a
sus seguidores extender salvación a la humanidad sobre la base de su fe en su muerte, sepultura, y resu-
rrección (Mc. 16.5–16).
Jesús también vivió bajo la ley de Moisés. La ley de Moisés murió en la cruz con Jesús (Ef. 2.14–16;
Col. 2.14). En el día de Pentecostés los Apóstoles, habiendo recibido en ese instante la promesa del de-
rramamiento del Espíritu Santo, se establece la iglesia. La gracia de Dios en redención fue entonces ex-
tendida, no en base a la ley de Moisés sino al sacrificio de Cristo. Tal como Jesús les había mando en la
gran comisión, los apóstoles mandaron a los creyentes ―arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en
el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados.‖ (Hch 2.38) seriamos presuntuosos en el mejor de
los casos y condenados en el peor (Gal. 1.5–9) al extender la gracia de Dios sobre cualquier otra base (o
evangelio).
Agua y Espíritu
Jesús mando aun mas en Juan 3.5 ―que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el
reino de Dios.‖ Este es uno de los más fuertes mandamientos del bautismo en el Nuevo Testamento. El
El Gran Panorama
El Gran Panorama
El Gran Panorama
El Gran Panorama

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosSermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Julio Tellez
 
Autopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojas
Autopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojasAutopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojas
Autopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojas
Eliud Gamez Gomez
 
C peter-wagner-confrontemos-las-potestades
C peter-wagner-confrontemos-las-potestadesC peter-wagner-confrontemos-las-potestades
C peter-wagner-confrontemos-las-potestades
Eberto Mejia
 
Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...
Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...
Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...
Eliud Gamez Gomez
 
Lecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de Adoradores
Lecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de AdoradoresLecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de Adoradores
Lecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de Adoradores
Efraín Samuel
 
Manual amishav (2012)
Manual amishav (2012)Manual amishav (2012)
Manual amishav (2012)
antso
 

La actualidad más candente (19)

Escuela de la palabra para lideres
Escuela de la palabra para lideresEscuela de la palabra para lideres
Escuela de la palabra para lideres
 
Bosquejo Sermones de Avivamiento
Bosquejo Sermones de AvivamientoBosquejo Sermones de Avivamiento
Bosquejo Sermones de Avivamiento
 
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los EfesiosSermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
Sermones Expositivos a la Epístola de los Efesios
 
Sermones biblicos en español
Sermones biblicos en español Sermones biblicos en español
Sermones biblicos en español
 
Autopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojas
Autopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojasAutopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojas
Autopsia de un cuerpo muerto del puenlo de Dios by eliud gamez 4 hojas
 
C peter-wagner-confrontemos-las-potestades
C peter-wagner-confrontemos-las-potestadesC peter-wagner-confrontemos-las-potestades
C peter-wagner-confrontemos-las-potestades
 
Efesios apuntes
Efesios apuntesEfesios apuntes
Efesios apuntes
 
La Ciencia De La Oración - Yiye Avila
La Ciencia De La Oración - Yiye AvilaLa Ciencia De La Oración - Yiye Avila
La Ciencia De La Oración - Yiye Avila
 
16 efesios
16 efesios16 efesios
16 efesios
 
Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...
Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...
Predicando lo que debemos defender y a lo que debemos enfrentarnos by Eliud G...
 
6 tesoros viejos y nuevos-instiuto bíblico-cdr-cdr
6 tesoros viejos y nuevos-instiuto bíblico-cdr-cdr6 tesoros viejos y nuevos-instiuto bíblico-cdr-cdr
6 tesoros viejos y nuevos-instiuto bíblico-cdr-cdr
 
Lecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de Adoradores
Lecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de AdoradoresLecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de Adoradores
Lecció Nº01: La Adoración en Génesis: Dos Clases de Adoradores
 
27 Apocalipsis la revelación de Jesucristo
27 Apocalipsis  la revelación de Jesucristo27 Apocalipsis  la revelación de Jesucristo
27 Apocalipsis la revelación de Jesucristo
 
1200 bosquejos-biblicos-para-ensenar-y-predicar
1200 bosquejos-biblicos-para-ensenar-y-predicar1200 bosquejos-biblicos-para-ensenar-y-predicar
1200 bosquejos-biblicos-para-ensenar-y-predicar
 
Estudios sobre Liderazgo
Estudios sobre LiderazgoEstudios sobre Liderazgo
Estudios sobre Liderazgo
 
Ppt. un ruego gozoso (2)
Ppt. un ruego gozoso (2)Ppt. un ruego gozoso (2)
Ppt. un ruego gozoso (2)
 
EVANGELIZACIÓN DE LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO. LIBRO: COMO ALCANZAR A OTROS PAR...
EVANGELIZACIÓN DE LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO. LIBRO: COMO ALCANZAR A OTROS PAR...EVANGELIZACIÓN DE LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO. LIBRO: COMO ALCANZAR A OTROS PAR...
EVANGELIZACIÓN DE LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO. LIBRO: COMO ALCANZAR A OTROS PAR...
 
Manual amishav (2012)
Manual amishav (2012)Manual amishav (2012)
Manual amishav (2012)
 
LA EVANGELIZACIÓN PERSONAL (No. II. Cap. 4). Tomo I. LIBRO: COMO ALCANZAR A O...
LA EVANGELIZACIÓN PERSONAL (No. II. Cap. 4). Tomo I. LIBRO: COMO ALCANZAR A O...LA EVANGELIZACIÓN PERSONAL (No. II. Cap. 4). Tomo I. LIBRO: COMO ALCANZAR A O...
LA EVANGELIZACIÓN PERSONAL (No. II. Cap. 4). Tomo I. LIBRO: COMO ALCANZAR A O...
 

Destacado

LOS FALSOS MAESTROS
LOS FALSOS MAESTROSLOS FALSOS MAESTROS
LOS FALSOS MAESTROS
Julio Tellez
 
50 sermones en Bosquejos
50 sermones en Bosquejos50 sermones en Bosquejos
50 sermones en Bosquejos
Julio Tellez
 
PRINCIOS DE LA PREDICACIÓN I
PRINCIOS DE LA PREDICACIÓN IPRINCIOS DE LA PREDICACIÓN I
PRINCIOS DE LA PREDICACIÓN I
Julio Tellez
 
Gran panorama divino
Gran panorama divinoGran panorama divino
Gran panorama divino
huestesdelrey
 
Qué haré para heredar la vida eterna
Qué haré para heredar la vida eternaQué haré para heredar la vida eterna
Qué haré para heredar la vida eterna
Julio Tellez
 
Pero a causa de las fornicaciones
Pero a causa de las fornicacionesPero a causa de las fornicaciones
Pero a causa de las fornicaciones
Julio Tellez
 
El pecado de chismear
El pecado de chismearEl pecado de chismear
El pecado de chismear
Julio Tellez
 
La actitud hacia la palabra de dios
La actitud hacia la palabra de diosLa actitud hacia la palabra de dios
La actitud hacia la palabra de dios
Julio Tellez
 
CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)
CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)
CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)
Julio Tellez
 
LAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDAD
LAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDADLAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDAD
LAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDAD
Julio Tellez
 
Folleto a cuál iglesia
Folleto a cuál iglesiaFolleto a cuál iglesia
Folleto a cuál iglesia
chantalmarie
 
Folleto está ud. realmente bautizado
Folleto está ud. realmente  bautizadoFolleto está ud. realmente  bautizado
Folleto está ud. realmente bautizado
chantalmarie
 
Iglesia, apostasía, y desarrollo de las denominaciones
Iglesia, apostasía, y desarrollo de las denominacionesIglesia, apostasía, y desarrollo de las denominaciones
Iglesia, apostasía, y desarrollo de las denominaciones
chantalmarie
 
Qué constituye un_matrimonio_(1)
Qué constituye un_matrimonio_(1)Qué constituye un_matrimonio_(1)
Qué constituye un_matrimonio_(1)
Julio Tellez
 
Qué constituye un_matrimonio_(2)
Qué constituye un_matrimonio_(2)Qué constituye un_matrimonio_(2)
Qué constituye un_matrimonio_(2)
Julio Tellez
 

Destacado (20)

LOS FALSOS MAESTROS
LOS FALSOS MAESTROSLOS FALSOS MAESTROS
LOS FALSOS MAESTROS
 
50 sermones en Bosquejos
50 sermones en Bosquejos50 sermones en Bosquejos
50 sermones en Bosquejos
 
PRINCIOS DE LA PREDICACIÓN I
PRINCIOS DE LA PREDICACIÓN IPRINCIOS DE LA PREDICACIÓN I
PRINCIOS DE LA PREDICACIÓN I
 
Imposible
ImposibleImposible
Imposible
 
Gran panorama divino
Gran panorama divinoGran panorama divino
Gran panorama divino
 
Qué haré para heredar la vida eterna
Qué haré para heredar la vida eternaQué haré para heredar la vida eterna
Qué haré para heredar la vida eterna
 
Pero a causa de las fornicaciones
Pero a causa de las fornicacionesPero a causa de las fornicaciones
Pero a causa de las fornicaciones
 
El pecado de chismear
El pecado de chismearEl pecado de chismear
El pecado de chismear
 
La actitud hacia la palabra de dios
La actitud hacia la palabra de diosLa actitud hacia la palabra de dios
La actitud hacia la palabra de dios
 
Estudio bíblico acerca de la fe
Estudio bíblico acerca de la feEstudio bíblico acerca de la fe
Estudio bíblico acerca de la fe
 
CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)
CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)
CARACTERISTICAS DE LA FE VERDADERA (Lección Dos)
 
LAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDAD
LAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDADLAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDAD
LAS CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE IDENTIDAD
 
La Relación Entre la Santidad y la Adoración
La Relación Entre la Santidad y la AdoraciónLa Relación Entre la Santidad y la Adoración
La Relación Entre la Santidad y la Adoración
 
La Deidad
La DeidadLa Deidad
La Deidad
 
Folleto a cuál iglesia
Folleto a cuál iglesiaFolleto a cuál iglesia
Folleto a cuál iglesia
 
Folleto está ud. realmente bautizado
Folleto está ud. realmente  bautizadoFolleto está ud. realmente  bautizado
Folleto está ud. realmente bautizado
 
EL PLANO DE LA SALVACION
EL PLANO DE LA SALVACIONEL PLANO DE LA SALVACION
EL PLANO DE LA SALVACION
 
Iglesia, apostasía, y desarrollo de las denominaciones
Iglesia, apostasía, y desarrollo de las denominacionesIglesia, apostasía, y desarrollo de las denominaciones
Iglesia, apostasía, y desarrollo de las denominaciones
 
Qué constituye un_matrimonio_(1)
Qué constituye un_matrimonio_(1)Qué constituye un_matrimonio_(1)
Qué constituye un_matrimonio_(1)
 
Qué constituye un_matrimonio_(2)
Qué constituye un_matrimonio_(2)Qué constituye un_matrimonio_(2)
Qué constituye un_matrimonio_(2)
 

Similar a El Gran Panorama

La batalla por el comienzo jhon mac arthur
La batalla por el comienzo   jhon mac arthurLa batalla por el comienzo   jhon mac arthur
La batalla por el comienzo jhon mac arthur
Fredy Saavedra
 
Dutch sheets -_la_oracion_intercesora
Dutch sheets -_la_oracion_intercesoraDutch sheets -_la_oracion_intercesora
Dutch sheets -_la_oracion_intercesora
MARYCIELO RODRIGUEZ
 
El secreto de la vida cristiana gene edwards
El secreto de la vida cristiana   gene edwardsEl secreto de la vida cristiana   gene edwards
El secreto de la vida cristiana gene edwards
Joan Opong
 
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp021 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
Sarai Morales
 
José Luis Caravias, sj. El Dios de Jesús
José Luis Caravias, sj. El Dios de JesúsJosé Luis Caravias, sj. El Dios de Jesús
José Luis Caravias, sj. El Dios de Jesús
infocatolicos
 
Vida por su muerte [john owen)
Vida por su muerte [john owen)Vida por su muerte [john owen)
Vida por su muerte [john owen)
Fredy Saavedra
 
Breve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalez
Breve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalezBreve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalez
Breve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalez
Arturo Benito
 

Similar a El Gran Panorama (20)

Hasta+que+la+muerte+nos+separe.pdf
Hasta+que+la+muerte+nos+separe.pdfHasta+que+la+muerte+nos+separe.pdf
Hasta+que+la+muerte+nos+separe.pdf
 
La batalla por el comienzo jhon mac arthur
La batalla por el comienzo   jhon mac arthurLa batalla por el comienzo   jhon mac arthur
La batalla por el comienzo jhon mac arthur
 
Como pues
Como puesComo pues
Como pues
 
Dutch sheets -_la_oracion_intercesora
Dutch sheets -_la_oracion_intercesoraDutch sheets -_la_oracion_intercesora
Dutch sheets -_la_oracion_intercesora
 
El secreto de la vida cristiana gene edwards
El secreto de la vida cristiana   gene edwardsEl secreto de la vida cristiana   gene edwards
El secreto de la vida cristiana gene edwards
 
La oracionintercesora dutchsheets
La oracionintercesora dutchsheetsLa oracionintercesora dutchsheets
La oracionintercesora dutchsheets
 
ORACION.pdf
ORACION.pdfORACION.pdf
ORACION.pdf
 
Como estudiar la_biblia
Como estudiar la_bibliaComo estudiar la_biblia
Como estudiar la_biblia
 
David Pawson-Abramos La Biblia.pdf
David Pawson-Abramos La Biblia.pdfDavid Pawson-Abramos La Biblia.pdf
David Pawson-Abramos La Biblia.pdf
 
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp021 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
 
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp021 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
1 elartedepredicar-111020232121-phpapp02
 
Las bases de la fe premilenial
Las bases de la fe premilenialLas bases de la fe premilenial
Las bases de la fe premilenial
 
1-elartedepredicar-111020232121-phpapp02.ppt
1-elartedepredicar-111020232121-phpapp02.ppt1-elartedepredicar-111020232121-phpapp02.ppt
1-elartedepredicar-111020232121-phpapp02.ppt
 
José Luis Caravias, sj. El Dios de Jesús
José Luis Caravias, sj. El Dios de JesúsJosé Luis Caravias, sj. El Dios de Jesús
José Luis Caravias, sj. El Dios de Jesús
 
Roberts liardon los generales de dios 2
Roberts liardon   los generales de dios 2Roberts liardon   los generales de dios 2
Roberts liardon los generales de dios 2
 
Vida por su muerte [john owen)
Vida por su muerte [john owen)Vida por su muerte [john owen)
Vida por su muerte [john owen)
 
Breve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalez
Breve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalezBreve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalez
Breve historia-de-las-doctrinas-justo-l.-gonzalez
 
Principios básicos de la biblia
Principios básicos de la bibliaPrincipios básicos de la biblia
Principios básicos de la biblia
 
Nuevo Testamento.
Nuevo Testamento.Nuevo Testamento.
Nuevo Testamento.
 
Nuevo Testamento Descubre la Biblia
Nuevo Testamento Descubre la BibliaNuevo Testamento Descubre la Biblia
Nuevo Testamento Descubre la Biblia
 

Más de Julio Tellez

Big picture spanish draft v1
Big picture spanish draft v1Big picture spanish draft v1
Big picture spanish draft v1
Julio Tellez
 
Confiad en el señor
Confiad en el señorConfiad en el señor
Confiad en el señor
Julio Tellez
 
LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)
LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)
LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)
Julio Tellez
 
A los pies de jesús
A los pies de jesúsA los pies de jesús
A los pies de jesús
Julio Tellez
 
Estudiando y usando_bien_las_escrituras
Estudiando y usando_bien_las_escriturasEstudiando y usando_bien_las_escrituras
Estudiando y usando_bien_las_escrituras
Julio Tellez
 
2013 0219 the_anatomyoftemptation
2013 0219 the_anatomyoftemptation2013 0219 the_anatomyoftemptation
2013 0219 the_anatomyoftemptation
Julio Tellez
 
Bible Authority by Mitch Davis
Bible Authority by Mitch DavisBible Authority by Mitch Davis
Bible Authority by Mitch Davis
Julio Tellez
 
50 sermones en_bosquejos_pdf
50 sermones en_bosquejos_pdf50 sermones en_bosquejos_pdf
50 sermones en_bosquejos_pdf
Julio Tellez
 
Modestly dressed by Mitch Davis
Modestly dressed by Mitch DavisModestly dressed by Mitch Davis
Modestly dressed by Mitch Davis
Julio Tellez
 
Algunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinal
Algunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinalAlgunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinal
Algunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinal
Julio Tellez
 
Colaboradores de Dios
Colaboradores de DiosColaboradores de Dios
Colaboradores de Dios
Julio Tellez
 
El gan problema del pecado
El gan problema del pecadoEl gan problema del pecado
El gan problema del pecado
Julio Tellez
 
El sermon de pablo
El sermon de pabloEl sermon de pablo
El sermon de pablo
Julio Tellez
 
La paga del pecado
La paga del pecadoLa paga del pecado
La paga del pecado
Julio Tellez
 

Más de Julio Tellez (20)

Big picture spanish draft v1
Big picture spanish draft v1Big picture spanish draft v1
Big picture spanish draft v1
 
Confiad en el señor
Confiad en el señorConfiad en el señor
Confiad en el señor
 
Id el matrimonio
Id el matrimonioId el matrimonio
Id el matrimonio
 
LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)
LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)
LA INSTITUCION DEL MATRIMONIO (Danny McGivven)
 
A los pies de jesús
A los pies de jesúsA los pies de jesús
A los pies de jesús
 
Lo que perdio lot
Lo que perdio lotLo que perdio lot
Lo que perdio lot
 
Acordaos de la mujer de Lot
Acordaos de la mujer de LotAcordaos de la mujer de Lot
Acordaos de la mujer de Lot
 
Estudiando y usando_bien_las_escrituras
Estudiando y usando_bien_las_escriturasEstudiando y usando_bien_las_escrituras
Estudiando y usando_bien_las_escrituras
 
2013 0219 the_anatomyoftemptation
2013 0219 the_anatomyoftemptation2013 0219 the_anatomyoftemptation
2013 0219 the_anatomyoftemptation
 
Bible Authority by Mitch Davis
Bible Authority by Mitch DavisBible Authority by Mitch Davis
Bible Authority by Mitch Davis
 
50 sermones en_bosquejos_pdf
50 sermones en_bosquejos_pdf50 sermones en_bosquejos_pdf
50 sermones en_bosquejos_pdf
 
Who Is A Wiseman
Who Is A WisemanWho Is A Wiseman
Who Is A Wiseman
 
Modestly dressed by Mitch Davis
Modestly dressed by Mitch DavisModestly dressed by Mitch Davis
Modestly dressed by Mitch Davis
 
Algunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinal
Algunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinalAlgunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinal
Algunas reacciones de hermanos frente al que enseña un error doctrinal
 
Colaboradores de Dios
Colaboradores de DiosColaboradores de Dios
Colaboradores de Dios
 
El gan problema del pecado
El gan problema del pecadoEl gan problema del pecado
El gan problema del pecado
 
El sermon de pablo
El sermon de pabloEl sermon de pablo
El sermon de pablo
 
Rufo
RufoRufo
Rufo
 
La comunión
La comuniónLa comunión
La comunión
 
La paga del pecado
La paga del pecadoLa paga del pecado
La paga del pecado
 

Último

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
jenune
 

Último (6)

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
 
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDOEL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
 
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICASEL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
 
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de EnseñanzasLleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdfPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
 

El Gran Panorama

  • 1. El Gran Panorama De La Biblia Kenneth W. Craig
  • 2. El Gran Panorama De La Biblia Kenneth W. Craig
  • 3. El Gran Panorama de la Biblia © 2008 por DeWard Publishing Company, Ltd. P.O. Box 6259, Chillicothe, Ohio 45601 www.dewardpublishing.com Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción de este libro en cualquier formato sin autori- zación escrita de su editor. ISBN: 978-0-9798893-2-5 Impreso en los Estados Unidos de América. Arte original de Ken Craig. Arreglado y modificado para imprenta por Jeff Angelo y Eric Wallace. Traducido al Español por Rosa C. Braswell y Jorge L. Gaitán. El predominio de las citas Bíblicas son tomadas en Español de la versión de la Biblia Reina Valera 1960®, Derecho de Autor © usado con permiso. Algunas citas son tomadas de versión en español La Biblia de las Américas (LBLA). Cualquier énfasis en las citas Bíblicas es agregado por el autor. Todas las escrituras referidas están cita- das en la contraportada del libro. Se ha tenido un cuidado razonable para verificar las fuentes originales de cualquier extracto y citas que aparecen en este libro y para documentar dicha información en las notas. Para que el material no fuera de dominio público, se siguieron normas y prácticas de buen uso. En caso de cualquier cosa pueda ser encontrada incorrecta o incompleta, el editor da la bienvenida al apoyo de documentación escrita de co- rrección para impresiones posteriores.
  • 4. El Gran Panorama De La Biblia 4 COPYRIGHTED MATERIAL Dedicatoria A Steve Bobbitt — Un amigo cercano de toda la vida, mentor espiritual, y un colaborador que me mostró mediante el ejem- plo de su vida que es posible dar una respuesta a la esperanza que está en nosotros con mansedumbre y reverencia. Dedicatoria Especial para la Edición Español ―El autor fue un buen amigo y compañero de trabajo de mi esposo por muchos años, Greagory Reid Braswell. Gregorio como se le conocía en el mundo hispano y a pesar de ser de origen estadounidense se dedico a expandir el evangelio desde 1980 en Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina y aún entre hispanos en Estados Unidos. Falleció en Junio 12 del 2010 después de un viaje de evangelización a Sri Lanka. Fue un servidor dedicado a nuestro Señor, un esposo fiel y un buen padre. Esta edición en espa- ñol se dedica a su memoria. Lamentamos mucho su partida.‖ Rosa C. Braswell Reconocimiento También deseo agradecer a algunas personas que me han sido particularmente de ánimo y apoyo en la producción de este libro: Dan DeGarmo quien me ha mostrado un ejemplo de pasión verdadera por los perdidos y me ―presiono‖ a producirlo; Steve Wilsher y Ron Roark quienes continuamente me estimula- ron y viajaron conmigo hasta los fines del mundo compartiendo este mensaje; Clark y David Maxson quienes compartieron su entusiasmo y resultados usando y propagando este mensaje; Rob van de We- ghe, mi hermano y amigo holandés, de quién el trabajo prodigioso en evidencias (Prepared to Answer) ha fortalecido mi fe; Mi familia de la iglesia en Helena quienes ha sido muy gentiles en su apoyo a mis esfuerzos de evangelismo; Los correctores y revisores de texto en la versión de ingles de este libro Ben Davis, Pam Dial, y Carolyn Maxson; Los tantos de mis amigos cristianos que han actuado como ―hierro afila al hierro‖ – en particular Beau Christy, Dale Smelser, Bryan Moody, L._A. Mott, Paula y Steve Heltsley, Charlie Nowlin, y Gary Henry – mientras acomodé esto junto; Y toda mi familia inmediata quienes me han permitido priorizar mi vida alrededor de compartir el evangelio y han sido de ánimo a mis esfuerzos en todos los aspectos posibles.
  • 5. El Gran Panorama De La Biblia 5 COPYRIGHTED MATERIAL Prefacio Conocí al autor el 5 de febrero, 2005 en un seminario en Ocala, Florida. A todo lo largo de esa mañana me senté en mi banco tapizado escuchando a varias presentaciones concernientes a varios tópicos todos relacionados a la metodología del evangelismo cristiano en el siglo 21. Sin equivocación alguna; Mi ac- titud fue arrogante e indiferente. Crecí en los pies de algunos teólogos prominentes y predicadores elo- cuentes. Pensé que lo había oído todo. Luego oí a Ken Craig compartir una presentación titulada ―El Gran Panorama de la Biblia‖ – el mismo mensaje que usted oirá si le da a este libro solo algunos minu- tos de su tiempo. Al oír este mensaje y confiadamente tomarlo como la verdad, apasionadamente lo he compartido con cualquiera que me diera su tiempo. La respuesta ha sido nada más que extraordinaria. Lo siguiente lo re- sume todo muy bien. Hablaba en Brownsburg, Indiana al comienzo de este año y después de dos sesio- nes en las cuales presente el mismo material en este libro un hombre de mediana edad se acercó a mí con lágrimas emanando y rodando por su cara, simplemente dijo, ―Por fin entendí.‖ No se alarme. Este libro y el mensaje contenido en las siguientes páginas no es de ninguna manera, alguna nueva revelación inexplorada. Un sin número de libros han sido escritos acerca de la Biblia; Este libro, sin embargo, no es como cualquiera. Es diferente porque es comprensivo a la medida, y aún senci- llo de entender. Es único en que es innegablemente cierto. Es mi esperanza que el mensaje que usted en- contrará aquí cambiará su vida tal como lo hizo con la mía en esa tarde de Febrero. Daniel DeGarmo Chillicothe, Ohio
  • 6. El Gran Panorama De La Biblia 6 COPYRIGHTED MATERIAL Prólogo Por qué creó Dios al hombre? ¿Por qué la Biblia es tan mal entendida? ¿Por qué hay tantas iglesias dife- rentes? ¿De qué se trata la Biblia realmente? Cuando nos enfrentamos a una de estas preguntas u otras similares nos quedamos a menudo buscando a tientas para las respuestas. Este librito es mi intento para proveer respuestas a estas y a preguntas similares. Como un estudiante de primer año de la universidad tomé una clase enseñada por Ferrell Jenkins en El Esquema de Redención. Por primera vez vi la elegancia y la unidad de la Biblia a medida que los acontecimientos de la historia se desdoblaban para lograr los propósitos de Dios. Con esto como funda- mento, comencé a enfocarme más en la unidad encontrada en los propósitos espirituales que resaltaron los eventos históricos. Las conexiones fueron aún más profundas. Esto dio como resultado una serie de conferencias llamadas ―Viendo el Gran Panorama de la Biblia.‖ Así este librito intenta seguir fielmente estas conferencias. Este libro no es apologético ni una teología sistemática, aunque un amigo torcidamente sugirió que debería ser titulado la Teología Sistemática para Dummies. Más bien es un intento para presentar un ca- so abrumador y positivo de la unidad de la Biblia como evidencia de su tema global. No está escrito para los eruditos o principiantes pero espero que resultará ser legible y útil para ambos. La sección 1 es el mensaje esencial del libro que trata de describir el tema global de la Biblia. La sección 2 es un apologético para la Sección 1 en que presenta cuatro testimonios que valida la respuesta de fe pa- ra aquellos que han llegado a creer. Es mi esperanza y propósito que veremos la Biblia como Verdad. Ya que es un libro sobrenatural, no es un libro supersticioso. Es un libro de propósito temático, no un montón de textos de prueba para ser extendidos conjuntamente para tratar de probar cualquier cosa que uno desea. Nuestro propósito más al- to en la vida es entender qué clase de personas desea que seamos nuestro Creador y vivir consecuente- mente a pesar del dolor o la promesa. A Dios sea la Gloria. Ken Craig October, 2009
  • 7. El Gran Panorama De La Biblia 7 COPYRIGHTED MATERIAL La Cristiandad afirma dar cuenta de los hechos- contarte como el universo real es. Esta histo- ria del universo puede ser verdad, o tal vez no, y una vez la pregunta esta ante usted, entonces su natural sentido de curiosidad lo hará querer saber la respuesta. Si la Cristiandad no es ver- dadera, entonces ningún hombre honesto quisiera creerle, sin embargo de mucha ayuda po- drá ser: si es verdad, cada hombre honesto querrá creerla, aún si no le da ninguna ayuda en absoluto. C.S. Lewis, God in the Dock
  • 8. El Gran Panorama De La Biblia 8 COPYRIGHTED MATERIAL Sección Uno El Gran Panorama He aquí, estas cosas son sólo los bordes de sus caminos; ¡Y cuán leve es el susurro que hemos oído de él! Pero el trueno de su poder, ¿quién lo puede comprender? Job 26.14
  • 9. El Gran Panorama De La Biblia 9 COPYRIGHTED MATERIAL 1 El Libro Increíble La Biblia es uno de los libros más ampliamente leídos en la historia. También es uno de los más mal en- tendidos. La mayoría de la confusión resulta desde un fracaso de agarrar el mensaje global o tema cen- tral de la Biblia. Es como ―los árboles para el bosque‖ son un problema. A menudo se gasta mucho tiem- po en ―los árboles‖ de doctrinas diferentes de la Biblia que perdemos ―el bosque‖ o panorama grande. Algunas veces necesitamos alejarnos un poco para ver este panorama grande. Captar el tema global de la Biblia provee dirección para la unidad así como también estudio más profundo en el entendimiento y la aplicación de sus enseñanzas. Considere algunos hechos increíbles acerca de la Biblia:  No es simplemente un libro, sino una colección de sesenta y seis libros de ley, poesía, historia, na- rrativa, y profecía (39 en el Antiguo Testamento, 27 en el Nuevo Testamento).  Fue escrito por más de 40 hombres con distintos grados de educación, nacionalidades diferentes, y culturas diversas de tres continentes (África, Europa, y Asia).  Se escribió en tres idiomas – Hebreo, Arameo, y Griego.  Se produjo en un período alrededor de 1,500 años. Hay muchas evidencias fuertes para la inspiración de la Biblia que alguien podría considerar los campos de arqueología, profecía, o aun la ciencia. Una de las pruebas más intrigantes y convincentes de la Biblia es la evidencia interna del mensaje unificado que contiene: El plan asombroso de Dios para redimir a sus criaturas caídas. Cada libro refleja unidad de hechos, enseñanza, y propósito sosteniendo este tema. To- da historia se desdobla para lograr al propósito de Dios, y cada libro de la Biblia es solo un hilo tejido en este tapiz increíble. Hombres comunes no hubieran podido haber creado este libro – el tiempo, la histo- ria, y la naturaleza humana habrían impedido su existencia y su unidad a menos que fuese sobrenatural- mente dirigido por Dios. sus documentos han sido más críticamente examinados e investigados que cual- quier otro. Las declaraciones de estos 40 autores diferentes son confiables y fieles. Si dejamos de entender el tema de la Biblia, no tendrá importancia lo que elegimos creer o practicar en la religión. El plan de redención de Dios, anclado en las escrituras del Antiguo Testamento, se cumplió en el Nuevo Testamento. Aquí es llamado el ―evangelio,‖ literalmente que- riendo decir ―las buenas nuevas.‖ Si es nuestro deseo entender el panorama grande de la Biblia, debemos considerar y comprender la importancia de este mensaje del evangelio.
  • 10. El Gran Panorama De La Biblia 10 COPYRIGHTED MATERIAL 2 Hay Sólo Un Evangelio Mientras Jesús se preparaba para partir de esta tierra, verbalmente dio instrucciones finales a sus segui- dores. sus últimas instrucciones debieron haber sido de importancia crítica para Él – nada trivial aquí. Estas palabras son su mandamiento de partida, conocido hoy como ―la Gran Comisión.‖ Él instruyó a sus seguidores y les dijo ―Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” (Marcos 16.15). En sus palabras finales en la tierra, Jesús les ordenó a sus seguidores que fueran y contaran su historia – el evangelio. El Poder de Dios para Salvación La instrucción de Jesús ciertamente elevó la importancia del evangelio, y en Romanos 1.16 nos dice por qué: ―Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación.‖ Dios pudo ha- ber escogido, como algunas religiones hoy profesan, que las personas deben ser convertidas al filo de una espada. Dios pudo haber elegido tomar el control de las mentes de personas y salvarlas en contra de su voluntad. Romanos 1.16 nos dice que el evangelio es la manera que Dios usa para salvar a las perso- nas. Es un mensaje para ser comunicado a la gente para que los salve– un mensaje de Dios que está en medio del hombre y la sal- vación. Como tal, el evangelio es verdad objetiva. Segunda Tesalonicenses 1.7–8 pone énfasis en la importancia del evangelio en una for- ma diferente y más seria: ―Cuando se mani- fieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo .‖ Nuestra respuesta para el evangelio requiere obediencia. Porque el evangelio es tan importante, una advertencia especial es dada a los cristianos en las iglesias de Galacia quienes comenzaron a cambiar el mensaje de evangelio. Tenga Cuidado Con Evangelios Falsos Pablo estaba asombrado que los cristianos en Galacia ya siguieran ―un evangelio diferente.‖ ¡Los Gála- tas predicaban una forma de ser salvos diferente a la que fueron originalmente enseñados! ¡Pablo fuerte- mente insistió que hay sólo un evangelio (y que ellos lo debían saber)! Declarando que aún lo debería hacer él (un apóstol) ―o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente,. . .‖ él sería condenado (Gal 1.6–9). El hecho que los Gálatas fueran cristianos, sinceros en sus creencias, y aún de buenas inten- ciones no les protegería de la condenación prometida si ellos cambiaran el mensaje del evangelio. La advertencia que se les hizo específicamente a los cristianos en Gálatas 1 ¡estaba sucediendo! Consi- dere las siguientes observaciones importantes, políticamente incorrectas:  Evangelios diferentes (lo que la gente cuenta acerca de cómo ser salvos) existen hoy. Esta es la ra- zón por la que hay tantas iglesias hoy; Cada iglesia se basa en un evangelio diferente, una forma di- ferente para ofrecer y recibir la salvación. Numerosas iglesias diferentes profesando seguir a Cristo no son prueba de una Biblia incomprensible o una Cristiandad fracasada. ¡Es prueba que nosotros hemos errado en Cristiandad!  Las personas buenas, sinceras, creyentes, o las iglesias, pueden enseñar o pueden seguir un evange- lio diferente (así como las iglesias y cristianos a lo largo de Galacia).
  • 11. El Gran Panorama De La Biblia 11 COPYRIGHTED MATERIAL  Los evangelios diferentes pueden ser enseñados por aquellos con conocimiento considerable, educa- ción, e influencia (¡aún los apóstoles o los ángeles!). Sólo por ser religioso, aun sinceramente devo- to, no provee seguridad de fidelidad. Como Jesús mismo enseñó: ―No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cie- los.‖ (Mt 7.21–23; vea Lucas 6.46).  Cada individuo es responsable de discernir entre el único evangelio y los evangelios falsos, por reco- nocer verdaderamente y aceptar el único evangelio verdadero. Tengo entendido que los agentes del Ministerio de Hacienda de Estados Unidos se entrenan para descubrir las monedas falsas a través de entrenamiento intenso y el estudio de dinero genuino. Se vuelven tan familiares con el contenido, el olor, el aspecto, y sentir del dinero genuino que pueden divisar una falsificación inmediatamente. Asimismo, se espera que los cristianos sean hábiles para evitar evangelios falsos al conocer el evan- gelio genuino.  El evangelio le pertenece a Dios; por lo tanto, nadie debe falsificarlo-¡en absoluto! ¿Qué tendría que decir Pablo a aquellos que hoy proclaman abiertamente que nada pasa a nuestra fe mientras todos creamos en Jesús? No deje que se le escape el hecho de que los Gálatas fueron definitiva- mente creyentes y seguidores de Jesús. Saber y responder a este único evangelio es crítico para los cre- yentes porque ¡nuestra salvación depende de esto! Asimismo, creyendo, enseñando, o siguiendo un evangelio falso nos causará ser condenados, ¡no importa que tan educados, famosos, religiosos, o since- ros seamos– o a qué iglesia asistamos! Entonces, ¿Qué tan seguros estamos del único evangelio? ¿Dónde podemos comenzar a averiguarlo? Una Revelación Progresiva La Biblia es la revelación progresiva de Dios. Él se reveló a Sí Mismo poco a poco y etapa por la etapa, cada etapa nueva construida sobre aquellas que la habían precedido. Si usted se salta la primera mitad de cualquier buen libro, usted tendrá mucha dificultad en entender los personajes, la trama, y el final. El Nuevo Testamento es sólo entendido completamente cuando es visto como construido sobre el funda- mento de los acontecimientos, los personajes, las leyes, las profecías, los pactos, y las promesas del An- tiguo Testamento. No nos debería asombrar luego que el Nuevo Testamento nos da puntadas que indican el papel importante del Antiguo Testamento. Gálatas 3.24 dice, ―De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.‖ (Vea también Ro. 15.4; 1 Co. 10.11; 2 Tm. 3.15). El Nuevo Testamento nos apunta hacia el Antiguo Testamento. De esta manera toda la historia del Antiguo Testamento fue una enseñanza o un período de entrenamiento para preparar a los hombres para la llegada de Jesucristo y su papel en el plan de redención. Consecuentemente, un apropia- do dominio del Antiguo Testamento tiene un propósito muy importante en el entendimiento del tema global de la Biblia. Fue una enseñanza o un período de aprendizaje para todo el género humano. Algunas de las cosas que necesitamos aprender del período del Antiguo Testamento incluyen la crea- ción del universo, el género humano, y comienzos de la historia de la tierra. Pero ¿qué hay en el Antiguo Testamento que nos conducirá a Cristo?
  • 12. El Gran Panorama De La Biblia 12 COPYRIGHTED MATERIAL 3 El Plan Eterno La Biblia empieza con el Dios preexistente antes de la creación de nuestro universo físico. Fuimos instruidos en la Biblia que Dios tuvo este plan de redención antes de que Él alguna vez crease al género humano (Ef. 3.11; 1.4). ¿Por qué esto sería así? Tiene que ser con ―el libre albedrío.‖ Libre albe- drío simplemente significa la habilidad de escoger sus propias acciones morales sin ninguna interferen- cia o compulsión. Tiene un sentido lógico que si Dios fuera a crear a un agente moral libre – un ser que podría elegir hacer bien o mal de su propia voluntad – El habría preparado un plan de antemano de cómo Él reaccionaría o manejaría los resultados de las elecciones del hombre. Este plan de redención es la pla- neada reacción de Dios hacia el libre escogimiento moral del hombre para pecar (rompimiento de las le- yes de Dios). Entonces, ¿Por qué creó Dios al hombre para comenzar, o aun molestarse en la creación de un universo físico? No podemos meternos en la mente de Dios, así es que estamos restringidos a lo que Él ha revela- do acerca de Sí Mismo a su creación (Job 26.14). Lo que Dios ha revelado es que Él se ha propuesto te- ner seres espirituales en el cielo que escogieron amarle y adorarle de su propia elección. Antes de que Dios crease nuestro universo físico, Él había creado seres espirituales (llamados ángeles) en otra dimen- sión (llamado cielo) que habían escogido (como agentes morales libres) en algún punto para pecar en contra de Dios. Él subsiguientemente los expulsó del cielo (2 Pe. 2.4: ―Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser re- servados al juicio;‖). Fue después de esto, que Él creó la dimensión en la cual vivimos (un universo físi- co) y seres espirituales (nosotros), y nos coloco dentro de envases físicos (nuestros cuerpos). Tal como muchas computadoras están etiquetadas con el famoso ―Intel Inside‖ (―Intel Adentro‖), ¡cada uno de no- sotros debería ser marcado con ―Espíritu Adentro‖! Es este espíritu, creado en la imagen de Dios, que separa y distingue al género humano del mundo animal (Gn. 1.27: ―Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó‖). Como espíritus, somos colocados en estos envases físicos temporales para entrenar a nuestros cuerpos (espiritual y físico) para amarle, servirle, y adorarle a Él para su gloria. A diferencia de los ángeles, hemos sido creados como espíritus encarnados. Nuestros cuerpos mortales restringen nuestras acciones de libre moral a esta dimensión, del reino físico. Dios desea ver si nosotros escogemos amarle, adorarle y servirle, mientras experimentamos pruebas, tragedias, tentaciones y bendi- ciones de esta vida en la tierra (Dt. 8.2; 13.3: ―Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.‖). Cuando nuestros cuerpos mortales eventualmente mueren—El destino inevitable de todos los humanos—nuestros espíritus eternos regresarán a Dios y esperarán su juicio final, el cual determinará nuestro destino eterno (Ecl. 12.7: ―y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíri- tu vuelva a Dios que lo dio.‖; Ap. 20.13: ―... y la muerte y el Hades entregaron los muertos que ha- bía en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras‖). Nosotros seremos juntados a Dios en la resurrección de nuestros cuerpos espirituales (1 Co. 15.43–58) en su dimensión (el cielo) o sere- mos expulsados de su presencia (el infierno). Todo depende en si nosotros vivimos la clase de vida que demuestra nuestros deseos de reconocerle co- mo nuestro Creador y amarle y servirle mientras estamos aquí en la tierra (1 Pe. 1.17: ―Y si invo-
  • 13. El Gran Panorama De La Biblia 13 COPYRIGHTED MATERIAL cáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación‖). Para Dios, nuestra muerte física no es el fin de la materia. Te- ner expulsados nuestros cuerpos espirituales de su presencia en la eternidad es de más grande significado que cualquier cosa que pase a nuestros cuerpos mortales en este reino físico. También vemos que Dios usa la analogía de un padre para describir nuestra relación con él: Él es nues- tro Padre, y somos sus hijos (1 Juan 3.1: ―¡Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos lla- mados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él!‖). ¿Qué desean los padres?–Que sus hijos les demuestren su amor para ellos porque realmente quieren (que sea su propia elección) – no por ser forzados (porque se les obliga). Dios nos ha hecho a su imagen y esto es efectiva- mente demostrado en el amor de un padre para un hijo. Es la voluntad de Dios y su deseo tener una rela- ción espiritual amorosa con cada ser espiritual que Él ha creado. Esta relación debe estar definida de conformidad con su carácter y naturaleza. ¿Dos Dioses? Algunas personas han llegado a la conclusión errónea de que debe haber dos Dioses en la Biblia. Está el Dios del Nuevo Testamento que es todo amor, felicidad, perdón, paz, y alegría, mientras que el Dios del Antiguo Testamento es un Dios enojado de justicia, castigo y furia. Claramente nosotros vemos que Dios se comporta diferentemente hacia su creación en el Antiguo Testa- mento de lo que Él es en el Nuevo Testamento. ¿Pero es Él realmente un Dios diferente? No. Considere a un padre que cariñosamente disciplina un niño pequeño a fin de que aprenda las cosas necesarias para ser un adulto productivo. Cuándo mis niños eran pequeños, yo, como su padre, les discipliné a menudo como pensé que lo necesitaban. Raramente lo disfrutaron, y, en ocasiones, comentaron, ―Papito, usted es malo.‖ En ese momento en sus vidas podría haberme parecido a ese Dios del Antiguo Testamento que dio la apariencia de ser rudo hacia su creación. Pero ahora que mis hijos son mayores tienen una actitud completamente diferente hacia ―papá malo.‖ Tenemos una gran relación con nuestros hijos adultos en un nivel completamente diferente de la del período de entrenamiento. Esto es lo que el Nuevo Testamento está tratando de decirnos acerca del período del Antiguo Testamento. Como lo mencione antes, el Anti- guo Testamento fue un período de enseñanza y de entrenamiento para prepararnos para Cristo. Están in- cluidas muchas acciones disciplinarias hacia personas y naciones que a menudo aparecen innecesaria- mente estridentes o rudas según estándares y comportamientos de los que aparecieron luego. Dios se comporta diferentemente hacia su creación en el Nuevo Testamento, así como también hoy, con base en la madurez espiritual aprendida del entrenamiento del Antiguo del Testamento. El Dios del Antiguo Tes- tamento y Nuevo Testamento es el mismo Dios. ―Yo Jehová no cambio‖ (Mal. 3.6).
  • 14. El Gran Panorama De La Biblia 14 COPYRIGHTED MATERIAL 4 Dios Es Santo Todo entendimiento Bíblico debe empezar y terminar con un conocimiento (lo mejor posible) de Dios. El carácter o la naturaleza de Dios está definida por la característica de santidad — La ausencia pura de cualquier maldad—―Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; El malo no habitará junto a ti.‖ (Sal. 5.4). Juan dice, ―La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.‖ (1 Juan 1.5). Juan nos dice que Dios es completamente libre de cualquier moral de maldad: Él es la esencia de bondad y moral pura. La santidad de Dios es el funda- mento para su plan de redención. La santidad de Dios es la que perfecciona sus atributos de omnipotencia (poder infini- to), omnisciencia (conocimiento perfecto), y la omnipresencia (presente en todas par- tes). Imagine que yo, Ken Craig, tenga los atributos de omnipotencia, omnisciencia, y omnipresencia. ¿Me amarías? ¿O me adorarías? No necesariamente. ¿Qué si yo fuera malo – un Hitler o un Darth Vader? Es precisamente la naturaleza de santidad de Dios que hace todos sus atributos perfectamente buenos. Es su santidad la que le hace digno de nuestra alabanza, amor, y devoción. Yo observo su santidad en su interacción con su creación. Consecuentemente, crea dentro de mí un amor y reverencia para Dios y un deseo para servirle, y estar por siempre con Él como mi Padre espiritual en cielo. Un Dios de Justicia y Amor ―Porque recta es la palabra de Jehová,... El ama justicia y juicio; De la misericordia de Jehová está llena la tierra‖ (Sal. 33.4–5). También descubrimos que la santidad de Dios nos es demostrada en uno de dos aspectos, su justicia y su amor. Otra vez: ―Justicia y juicio son el cimiento de tu trono; Misericordia y verdad van delante de tu rostro.‖ (Sal. 89.14). Todas nuestras relaciones con Dios son gobernadas por estos dos aspectos de la santidad de Dios. La justicia de Dios significa que Dios nunca tratará al hombre injustamente. Podemos confiar en sus pro- mesas y nosotros podemos confiar en sus juicios y sus declaraciones (Dt. 32.4; Job 8.3). Podemos contar con el hecho que Él hará lo que Él dice (Is. 46.8–11). Del mismo modo, si Dios declara una pena o un juicio, no sólo será justo y a favor de los intereses del hombre, sino que podemos estar seguros de que Él lo cumplirá hasta el final. Una faceta complementaria de la santidad y justicia de Dios es su amor para su creación. Mientras su justicia es justa y segura, está siempre administrada en el contexto de su amor. Él nos ama como un pa- dre ama a sus hijos. Él siempre trata de lograr en nosotros lo que es necesario para tener una relación amorosa con Él. Dios repetidamente manifiesta que debemos ser santos porque él es santo. ―Habéis, pues, de serme san- tos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.‖ (Lv. 20.26). Co- mo lo observábamos antes, Dios nos creó como seres espirituales y quiere tener una relación espiritual con su creación. Si somos santos podremos luego, y solamente entonces, tener la unión espiritual que un Dios santo desea. Esto forma la base para el plan de redención, el plan increíble de Dios de justicia y misericordia primero demostrado en el Antiguo Testamento. ¿Entonces en primer lugar, por qué hubo la necesidad de un plan para redimir al hombre? El Problema del Pecado Infringir la voluntad de Dios, a cualquier grado, se llama pecado (1 Juan 3.4). El pecado es malo. Nada define el carácter de Dios y su relación para con el hombre tanto como su absoluto aborrecimiento del pecado. Dios es Dios. Dios es Santo. Dios es Rey. Cualquier transgresión de su ley resulta en su repug-
  • 15. El Gran Panorama De La Biblia 15 COPYRIGHTED MATERIAL nancia absoluta para aquellos que rechazan su voluntad. El pecado nos hace malvados. 5 El Pecado Nos Separa de Dios El pecado tiene consecuencias horrendas para la creación de Dios. El pecado nos involucra en tres muer- tes que influyen en nuestra relación con Dios y su universo: La Muerte Espiritual Porque Dios es santo, cualquier pecado – sin importar su motivación, la magnitud, o las consecuencias – dará como resultado separación de un Dios santo. ―pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.‖ (Is. 59.2; Vea a Hab. 1.13). Porque Él es santo, Dios debe voltear su cara cuando pecamos. Esta separación de Dios, el ser de vida espiritual, es tan atroz que es referido a en el peor término posible, muerte espiri- tual (Ef. 2.5: ―aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).‖ Vea también Col. 2.13; Ro. 6.23; 1 Tm. 5.6). Cuando nuestra relación espiritual con Dios se corta, es como si el espíritu por dentro de nues- tro ―envase‖ ha muerto. Muerte Física La muerte espiritual no es el único resultado de pecado. Todos nosotros experimentamos consecuencias del primer pecado de la humanidad. Antes del pecado, el hombre existió en un estado perfecto de comu- nión espiritual con Dios. Como resultado del primer pecado de Adán y Eva en el Huerto del Edén (referido como ―la caída‖) nosotros todos moriremos una Muerte Física (Gn. 3.19). Nuestros ―envases‖ no vivirán por siempre. La Muerte Física ocurrirá a todos nosotros y es un recordatorio de la seriedad de pecado. Otras consecuencias del primer pecado fueron pronunciadas igualmente. El hombre tiene que trabajar con dificultad y las mujeres tendrían dolor en el parto. La tierra ya no es un lugar perfecto pero ahora produce desastres naturales que afectan toda creación (vea a Gn. 3.14–24). Todo esto ocurrió por el primer pecado. Mientras la muerte espiritual y la física son las consecuencias padecidas por cada individuo, nada se ha hecho que se ocupase del pecado, es decir, remover el pecado o restaurar la relación espiritual de hom- bre con Dios.
  • 16. El Gran Panorama De La Biblia 16 COPYRIGHTED MATERIAL 6 La Justicia de Dios Demanda Vida como Pago Muerte Judicial Hay precios que deben ser pagados cuando quebrantamos las leyes de cualquier país. Por ejemplo, cuan- do nos atrapan por exceso de velocidad, podemos estar obligados a pagar una multa como compensa- ción. Si asesinamos a alguien, podemos estar obligados a pasar el resto de la vida en prisión o aun pode- mos llegar a ser ejecutados. Éstas son penas ejecutadas por un sistema judicial; Son el precio judicial por la ruptura de una ley. Asimismo, hay un precio judicial que Dios requiere como su pena legislativa por la ruptura de sus leyes (el pecado). El precio que Dios requiere por el pecado es tan serio como sus con- secuencias. El primer mandamiento de Dios dado en el Huerto del Edén claramente elaboró el precio judicial por el pecado, ―De todo árbol del huerto podrás comer más del árbol de la ciencia del bien y del mal no come- rás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.‖ (Gn. 2.16–17). Poniéndolo en palabras sim- ples, Dios declara el pago de muerte como el precio por el pecado. Éste es el precio judicial por quebran- tar la ley de Dios. ¡La vida es el precio! Dios señaló la muerte como el precio por el pecado y su justicia debe ser servida. Adán y Eva definitivamente sufrieron las consecuencias del pecado – murieron espiri- tualmente en el instante que ellos pecaron, y fueron destinados eventualmente a morir naturalmente, la muerte física muchos años más tarde (vea Gn. 5.1–5), pero eso no hizo nada para remover su pecado, o pagar el precio por su pecado – la muerte. El Nuevo Testamento claramente indica el principio funda- mental que ―sin derramamiento de sangre no se hace remisión.‖ (Heb. 9.22). Dios le dio a Adam y Eva la elección a pecar o no pecar. Fue una elección sobre la que ellos tuvieron control. Cuando fueron tentados por Satanás, sucumbieron. Génesis 3.6 lo describe así, ―Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sa- biduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella‖ Todos nosotros pecamos de este modo en algún punto. Santiago lo describió así: ―sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, des- pués que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.‖ (Stg. 1.14–15). Dios demostró repetidamente a todo lo lar- go del Antiguo Testamento la pena por el pecado – la muerte del pecador (Ez. 18.20: ―El alma que pecare, esa morirá‖). Otros ejemplos incluyen el diluvio en Génesis y la destrucción de Sodoma y Gomorra co- mo están descritos en 2 Pedro 2.4–11. La muerte fue el resultado de su impiedad. La misericordia de Dios es ya demostrada, hasta cierto punto, en que todos nosotros no estamos in- mediatamente heridos de muerte (que es lo que mere-
  • 17. El Gran Panorama De La Biblia 17 COPYRIGHTED MATERIAL cemos) en el momento en que pecamos. Dios no disfruta en la muerte de pecadores; Él no tiene una san- gre lujuriosa, ni su justicia es administrada caprichosamente (Ez. 33.11: ―no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva.‖). En resumen, por el pecado, el Antiguo Testamento nos inicia en el lenguaje de muerte: 1. Muerte Espiri- tual – la separación de Dios de nuestros espíritus debido a nuestro pecado, 2. Muerte Física – la muerte de nuestros cuerpos como resultado del primer pecado de Adán y Eva, y 3. Muerte Judicial – la muerte que está obligada a pagar el precio o expiación para nuestro pecado. Todos Hemos Pecado Todos somos declarados culpables porque que cada uno ha pecado. Mirando por encima del alcance de la historia, los escritores del Nuevo Testamento reflejaron esta penetrante y perturbadora característica del hombre al observar que ―por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,‖ (Ro. 3.23). Estamos en una situación muy desesperada: Hemos quebrantado las leyes del Dios del universo. Esto nos ha separado de un Dios santo, y la muerte es requerida como pago por un Dios justo. Si morimos naturalmente, muerte física, en esta condición estaremos eter- namente separados de Dios – otra consecuencia del pecado. ¡Si en cierta forma podría dar mi vida para pagar este precio yo no recibiría beneficio ya que mi vida ha cesado! Nadie más está calificado para pagar este precio por mí ya que ellos están sujetos por sus propios pecados. Qué situación tan miserable. ¿Puedo ser liberado de esta sentencia de muerte? “… sin derramamiento de sangre no se hace remisión.” (Heb. 9:22). PECADO MUERTE
  • 18. El Gran Panorama De La Biblia 18 COPYRIGHTED MATERIAL 7 El Amor de Dios Provee Misericordia Misericordia y Gracia Afortunadamente, Dios ama su creación y ha decidido ayudarnos con este precio por el pecado, aunque fuera esto inmerecido – esto es llamado gracia (Dios nos da lo que no merecemos – vida). Esto es tam- bién descrito como misericordia (Dios no nos da lo que nos merecemos – muerte). ¿Cómo fue su miseri- cordia mostrada en el Antiguo Testamento? Por sangre. Se podría decir que la Biblia chorrea sangre si la apretaras. La Biblia está ensangrentada debido al problema y precio por el pecado. Dios, en su amor y su misericordia, permitió que el precio de la vida pudiera ser pagado a través de un representante inocente. Éste fue el propósito del sacrificio animal instituido en el Antiguo Testamento. Dios mostró su miseri- cordia permitiendo que al animal inocente pagara el precio de muerte debido por el pecador. Merecía- mos la justicia de Dios (muerte) pero nosotros recibimos la misericordia de Dios (vida) en cambio. Dios mostró su misericordia permitiéndole a un animal inocente pagar el precio judicial de muerte adeudado por el pecador. Sacrificio Animal Esta provisión (o la expiación) para el precio judicial del pecado y ser pagado por un animal esta descri- to en detalle en Levítico 17:11: ―Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para ha- cer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.‖ La vida del animal expía para (pagar el precio por) o limpia los pecados del pecador. De esta manera el pecador ―muere‖ de manera representativa o a través del animal como un sustituto. ¿Cuál fue el resultado? La remoción de pecado. En Levítico 16.30 este resultado está descrito como to- mando el lugar en el día de la expiación (el sacrificio anual de animales): ―Porque en este día se hará ex- piación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová.‖ Esto demuestra el concepto de santificación. Santificar algo es para hacerlo santo y limpio delante del Señor. Así quitando
  • 19. El Gran Panorama De La Biblia 19 COPYRIGHTED MATERIAL los pecados de uno por el sacrificio animal el pecador fue santificado ante Dios y la relación espiritual pudo ser restaurada (la reconciliación). Note algunos hechos básicos acerca del sacrificio animal:  El animal fue inocente de pecado – fue amoral, que no podía pecar. ¡Si un animal pudo haber pecado habría sido responsable de su propio pecado! La pureza fue requerida para proveer una muerte re- presentativa.  El animal tuvo que ser físicamente perfecto, sin defecto, inmaculado (vea Lv. 22.21–27).  En un solo acto (sacrificio animal) Dios demostró ambos su justicia (el precio de la vida se pago por el pecado) y su misericordia (el pecador se le permitió vivir).  Con base en la muerte del animal los pecados del pecador fueron removidos y él fue santo (santificado) y como un resultado la relación con un Dios santo fue restaurada (reconciliación). Considere Esto: Después de que Adán y Eva cometieron el primer pecado en Génesis 3.1–8 sus ―ojos fueron abiertos.‖ Ellos eran ahora conscientes de su pecado, se dieron cuenta que estaban desnudos, y cosieron hojas de higuera, y luego se escondieron de Dios. ¡Sabían que habían quebrantado su ley y cuál era la pena – muerte! Luego en Génesis 3.21 leemos una declaración curiosa: ―Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.‖ Las pieles de animal vienen de animales muertos; ¡Los animales murieron y Adán y Eva continuaron viviendo! Aunque este hecho no fue escrito para ex- plicar el plan de redención, es consistente con tomar vida para pagar por el pecado a través de la muerte representativa del animal(es). Los elementos fundamentales del plan de redención están presentes con motivo del primer pecado en el Huerto del Edén. De aquí en adelante, sin ninguna explicación más, el sacrificio animal es común en las vidas de los creyentes del Antiguo Testamento. Los sacrificios y los elementos relacionados son encontrados en prácticamente cada cultura en el globo. Los estudiosos están desconcertados de cómo el hombre podría obtener universalmente la idea que por matar una vida inocente (p.ej., animales, bebés, vírgenes, etc.) produciría un resultado beneficioso o un favor sobrenatural. Todo esto comenzó en el Huerto del Edén. Éste es el gran objetivo del increíble plan de redención de Dios– la remoción de pecado a fin de que la relación con un Dios santo pueda ser restaurada. Removiendo pecado, el pecador es hecho santo (santificación). Como resultado de haber sido santificado, la pena o el precio de muerte es pagada y qui- tada (justificación). Somos hechos justos, y nuestra relación espiritual con un Dios santo es restaurada (reconciliación). Dios no es un Dios de furia y de sangre lujuriosa. Él no necesita sangre para apaciguar un apetito supersticioso. Más bien, la expiación de sangre demuestra al hombre la importancia de su san- tidad y la seriedad del pecado. La sangre, representando vida, es la única cosa que pagará el precio y ex- piará el pecado (Heb. 9.22) – no buenas obras, buenas creencias, buenos principios morales, o buenas in- tenciones. La sangre (vida) representa el precio más alto posible para la parte culpable.
  • 20. El Gran Panorama De La Biblia 20 COPYRIGHTED MATERIAL 8 Fe Responde Algo está mal. Usted va al doctor. Él le pide exámenes de todo y descubre que usted tiene una enferme- dad que amenaza su vida. Él le formula la medicina que usted necesita la que salvará su vida. ¿Usted ob- tiene el medicamento y qué hace? ¿Toma la medicina? Si ha entendido las instrucciones del doctor y creyó en lo que el doctor le ha dicho, usted tomará la medicina. Lo que precisamente ha experimentado es el creer en acción, mejor conocido como la fe. ¿Qué hizo que el sacrificio animal funcionara? Este derivó su poder de la fe de los creyentes. Los segui- dores de Dios entendieron sus instrucciones y creyeron que al matar el animal removería sus pecados. Así es que actuaron y realizaron el sacrificio animal según las instrucciones que Dios les había dado. Uno no podía sólo creer en el sacrificio animal (Heb. 9.22), ¡el creer meramente en la medicina no hará a nadie sano! El origen de la fe verdadera es, y siempre ha sido, la instrucción de Dios. Romanos 10.17 hace énfasis sobre este punto: ―La fe viene por el oír y el oír por la por la palabra de Dios.‖ Adicionalmente, sacrificarse sin entender por qué, habría sido inútil. El sacrificio no deriva su poder de superstición, tradición, ni obediencia ignorante. Hebreos 11.6 define la fe genuina por dos elementos – creer y actuar: ―Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.‖ La obediencia de todo corazón es el tipo de fe que Dios siempre ha deseado. Aquí hay algunos ejemplos del Antiguo Testamento de este tipo de fe, como se ve en Hebreos 11: ―Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín‖ (v 4). ―Por la fe Noé … con temor preparó el arca‖ (v 7). ―Por la fe Abraham … obedeció … y salió‖ (v 8). ―Por fe Abraham … ofreció a Isaac‖ (v 17). Vemos claramente que el tipo de fe requerida por Dios es la acción basada sobre el creer. La fe salvado- ra siempre ha requerido esta acción basada en creer. En el Nuevo Testamento, Santiago incluso pregunta retóricamente, ―¿puede salvar tal fe sin acción un hombre?‖ (Stg. 2.14). Santiago aun señala que los de- monios mismos fueron todos creyentes. ¡Si el creer solamente salvase, entonces los demonios se salva- rían! (Stg. 2.14–26). ¿Podría presentarse un argumento más fuerte en contra de ‗creer solamente‘? También, la remoción de pecado por el sacrificio animal fue un regalo, no un trabajo. Si la abuela te en- vía un cheque de cumpleaños, usted no gana el regalo por endosar el cheque, llevarlo al banco, y cobrar- lo en efectivo. Porque usted creyó que la abuela tenía fondos en el banco usted actuó por fe e hizo las cosas que usted necesitaba hacer para aceptar su regalo. Cuando las personas del Antiguo Testamento sacrificaron a un animal no habían hecho nada para ganar la remoción de pecado. Porque creyeron en la promesa de Dios de la remoción de pecado ellos sólo estaban aceptando el regalo dadivoso de Dios (firmando el cheque) cuando sacrificaron al animal. La acción de fe obediente no es el cumplimiento de alguna obra gana cualquier cosa sino el hacer lo qué Dios nos ha dicho que hacer para aceptar su regalo. La fe verdadera se hace completa por la acción (obediencia) con el corazón (creer).
  • 21. El Gran Panorama De La Biblia 21 COPYRIGHTED MATERIAL 9 Jesús Es El Cordero Sacrificial De Dios Varios cientos de años han pasado bajo el sistema de sacrificio de animales. Entonces el momento cul- minante llegó. Juan estaba predicando, preparando el ―camino del Señor.‖ Cuando Jesús se acercó a él, Juan hizo una asombrosa declaración pública que resuena a lo largo de la historia (Juan 1.29): ―He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.‖ ¡Ahí está! Todo el plan de la redención se resume en una frase. Al proclamar a Jesús como ―el cordero de Dios,‖ Juan declaró que Jesús era ¡el sacrificio de Dios para pagar por los pecados de la humanidad! ―sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata…, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un corde- ro sin mancha y sin contaminación,‖ (1 Pe 1.18-19). Note estas observaciones críticas:  No una Muerte Accidental. La muerte de Jesús no fue un accidente o una misión fallida para esta- blecer un reino terrenal. Su propósito en venir a la tierra era el de servir como sacrificio. Un sacrifi- cio debe morir..  Un Sacrificio Inocente. Si Jesús hubiera pecado, tan solo una vez, entonces no podría haber sido el cordero de Dios. Tendría entonces el precio de muerte sobre su cabeza por su pecado y no podría ha- ber servido como representante suyo o mío (1 Juan 3.5).  Quita los Pecados. El resultado de ser el "Cordero de Dios" era que ―quitaría el pecado del mundo.‖ El Sacrificio (de vida) quita el pecado pagando el precio judicial de muerte.  El Cumplimiento del Antiguo Testamento. Cristo es también descrito como nuestro "Cordero Pas- cual" en 1 Corintios 5.7: ―Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin leva- dura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.‖ Esta es una referencia a la sangre de los corderos que se sacrificaron, la cual se utilizó para proteger a los israeli- tas del ángel de la muerte en Egipto (Éxodo 12.3-49). Cristo quitó la "vieja levadura" (pecado) de nosotros por su sacrificio. De este modo Él logró su propósito de cumplir con el Antiguo Testamento (Mt. 5.17: ―No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.‖). Jesús vino a morir, para tomar el lugar del sacrificio de animales para cumplir con el Antiguo Testamento (Mt 5.17). Vino ―para dar su vida en rescate por muchos‖ (Mt. 20.28). ―porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por mu- chos es derramada para remisión de los pecados.‖ (Mt. 26.28). ―Por precio fuis- teis comprados‖ (1 Co. 7.23). Jesús Jesús pagó el precio de muerte—un pago que la humanidad no merecía—tal es la gracia. El sufrimiento y muerte de Cristo fue profetizado clara, enérgica, y específica- mente unos 750 años antes en Isaías 53. He aquí una muestra: 5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6 Todos nosotros nos descarriamos co- mo ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos noso- tros. 7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y co- mo oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8 Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes,
  • 22. El Gran Panorama De La Biblia 22 COPYRIGHTED MATERIAL y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9 Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. 10 Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expia- ción por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.
  • 23. El Gran Panorama De La Biblia 23 COPYRIGHTED MATERIAL 10 Jesús Pago El Precio Adeudado Por El Pecador La película famosa de Mel Gibson La Pasión del Cristo muy gráficamente describe el arresto, el flagelo, y la crucifixión de Cristo. Lo que la película no explica es por qué Jesús pasó por el horrífico azotamien- to y la subsiguiente experiencia dura de la cruz. ¿Por qué Jesús tuvo que tener clavos a través de sus ma- nos y una lanzada atravesando su costado? ¿Por qué en primer lugar Él tuvo que morir? La respuesta es ahora clara. Jesús sufrió esta prueba extremadamente dura y esta muerte en nombre del pecador – ―por la rebelión de mi pueblo fue herido.‖ (Is. 53.8) y Jesús representativamente tomó nuestro lugar. Él pagó el precio de sufriendo y muerte que debía cada pecador individual. Jesús ciertamente murió por nuestros pecados. Eligió hacer esto por amor a su Padre y el deseo de hacer su voluntad (Mt. 26.42: ―hágase tu voluntad‖). Viviendo una vida inmaculada Jesús se calificó a Sí Mismo como un sustituto inocente para morir en el lugar del verdaderamente culpable – usted y yo. Cuando Jesús murió en la cruz Él tomó sobre sí nuestros pecados y pagó el precio de muerte que debía el pecador. ―Él mismo nuestros pecados en su cuerpo so- bre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia‖ (1 Pe. 2.24). Je- sús murió en la cruz por nuestros pecados a fin de que pudiéramos morir al pecado (Ro. 6.10–11) y sea- mos hechos justos. De esta manera, la muerte de Cristo representa la muerte judicial del creyente. Este papel de Cristo es resumido en 2 Corintios 5.21: ―Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo peca- do, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.‖ Y en 9.26–28 de Hebreos: ―en la consu- mación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo… fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos.‖ 2 Corintios 5;14 dice, ―Que si uno murió por todos, luego todos murieron.‖ L.A. Mott observa, ―Cuando Él muere, todos morimos. Esta conclusión solo puede ser válida si esa muerte en favor de todos fue una muerte en lugar de todos, esto es, como un sustituto para todos. La muerte del Cristo fue por todos. Su muerte fue nuestra muerte. Satisfizo la demanda de la ley por la muerte de cada pecador.‖ 1 ¹ LA Mott, The Ministry of Reconciliation (El Ministerio de Reconciliación), Monografía Número 15.
  • 24. El Gran Panorama De La Biblia 24 COPYRIGHTED MATERIAL Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a esta tierra como un hombre, así tanto Dios como hombre, Él podía ofrecer el sacrificio perfecto, expiado nuestros pecados y reconciliando al hombre con Dios (Efesios 2.13–16). Primera a los Corintios 6.20 nos dice, ―Porque habéis sido comprados por precio.‖ El precio fue la muerte de Cristo. Todos los que somos Cristianos, somos Cristianos porque Cristo pagó el precio de vi- da que se debía. Al morir con Cristo, compartimos su victoria sobre la muerte y tenemos esperanza de vida eterna. (1 Co. 1.30; see also Ro. 4.25; 1 Pe. 3.18; Heb. 9.26–28; 2.17; 10.10; 13.12; Ro. 5.6–10, 15; 3.23– 25; 1 Jn. 2.2; 3.5; 4.10; 2 Co. 5.17–19; Ef. 2.11–16; Tt. 2.14; Col 1.22; 1 Tm. 2.5). “Mas por Él estáis vo- sotros en Cristo Je- sús,..” 1 Co: 1:30 “quien llevó él mismo nues- tros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados” 1 Pe. 2:24 “… nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pe- cado sea destruido,” Ro. 6:6
  • 25. El Gran Panorama De La Biblia 25 COPYRIGHTED MATERIAL 11 La Resurrección Provee Prueba Creer que Jesús ha sido un gran maestro moral implica que sus enseñanzas son verdaderas. Ya que ense- ñó que Él mismo es Dios, lógicamente debe ser Dios. Los 35 milagros en los cuatro evangelios prueban que Jesús tenía poderes más allá de nuestras limitaciones humanas. La naturaleza de sus milagros pro- porciona una fuerte confirmación de sus afirmaciones divinas. Los cientos de profecías del Mesías en el Antiguo Testamento todas se cumplieron en Jesús de Nazaret, y van mucho más allá de una mera coinci- dencia. Sin disminuir la importancia de esta evidencia, todas las reclamaciones de Jesús se levantan o caen con su resurrección. Sin la resurrección, su afirmación de ser el Hijo de Dios-esto es, deidad en carne huma- na-se desvanece en el aire. Sin la resurrección su muerte como pago por nuestros pecados, no tiene senti- do. Sin la resurrección, estamos perdiendo el tiempo. La importancia de la resurrección fue inmediatamente reconocida por los apóstoles, y encontramos decla- ración tras declaración en el Nuevo Testamento enfatizando la importancia de la victoria total y completa de Jesús sobre la muerte. En las palabras de Pablo: Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, va- na es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testi- gos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán to- dos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. (1 Co. 15.13–22) La resurrección es el milagro final provisto por Dios para probar más allá de cualquier duda que Jesús es verdaderamente el Hijo de Dios. Nadie en la historia reclamó con éxito haber resucitado él mismo de la muerte. Tampoco ninguna otra religión en el mundo reclama un milagro como la resurrección, o incluso cualquier cosa cercana de esta magnitude.2 El respetado erudito cristiano William Lane Craig escribe: Sin la creencia en la resurrección la fe cristiana no podría haber llegado a existir. Los discípulos habrían quedado abatidos y derrotados. Incluso habien- do continuado recordando a Jesús como su amado maestro, su crucifixión hu- biera silenciado para siempre toda esperanza de que Él fuera el Mesías. La cruz se habría quedado como el final triste y vergonzoso de su carrera. El origen del cristianismo, por lo tanto depende de la creencia de los primeros discípulos que Dios resucitó a Jesús de entre los muer- tos. 3 Cuando Cristo murió, sus seguidores pensaron que todo había terminado y actuaron cobardemen- te. Se escondieron de los demás e incluso negaron públicamente que le conocían. Pero cuando vie- ron al Cristo resucitado, la cobardía dio paso a la valentía y estos mismos hombres le proclamaron con audacia. Eventualmente, todos sufrieron la muerte de un mártir (con la posible excepción de Juan), debi- ²Rob van de Weghe, Prepared to Answer (Preparado Para Responder), (2007), 233. ³William Lane Craig, Knowing the Truth About the Resurrection (Conociendo la Verdad Sobre la Resurrección), (1988), 116.
  • 26. El Gran Panorama De La Biblia 26 COPYRIGHTED MATERIAL do a su convicción de que ¡Cristo había regresado de entre los muertos! ―que [Cristo], fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos‖ (Ro. 1.4). Nadie va a morir por lo que sabe es una mentira. Cristo fue muerto y sepultado; su resurrección tres días más tarde demostró sus pretensiones de divinidad. Hechos 17.31, dice, ―por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien de- signó, dando fe a todos con haberle levantado de los muer- tos.‖ 1 Corintios 15,1-8 concisamente resume el mensaje del evangelio: Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que re- sucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Des- pués apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. La frase ―Cristo murió por nuestros pecados‖ resume todo el plan de la redención y el resto de este pasa- je muestra la importancia de la resurrección de Cristo y las apariciones posteriores como elementos fun- damentales para el mensaje del evangelio.
  • 27. El Gran Panorama De La Biblia 27 COPYRIGHTED MATERIAL 12 El Creyente Debe Morir con Cristo Este es el propósito primario del plan de redención — que el creyente muere por medio de y con su re- presentante, Jesucristo. La muerte de Cristo representa la muerte del creyente. Esto es requerido con el propósito de quitar el pecado. No debería sorprendernos encontrar que cristianos son representados en el Nuevo Testamento como aquellos quienes, en el pasado, murieron con Cristo. Por ejemplo: ―Si somos muertos con él, también viviremos con él‖ (2 Tm. 2.11). Note que el cristiano es uno que ha muerto con Cristo, no para Cristo, o en Cristo, o por causa de Cristo, sino con Cristo. El creyente debe morir con Cristo, porque esa es la única manera que el precio judicial por el pecado puede ser pagado. Todo el propósito de la venida de Cristo a la tierra para ser el Cordero de Dios era que los creyentes pu- dieran morir con Él, quitaran sus pecados y fueran reconciliados con un Dios Santo. Usted y yo debemos reconocer que esto es "una buena noticia" y estar dispuestos a aceptar el regalo maravilloso del Cordero de Dios. También debe quedar claro por qué Dios reaccionaría con ira hacia cualquiera que rechazara el don de su Hijo. Note también:  ―Pues si habéis muerto con Cristo‖ (Col. 2.20; ver Ro. 6.8).  ―Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo‖ (Col. 3.3).  ―Con Cristo estoy juntamente crucificado‖ (Gal. 2.20; ver 2 Co. 5.14; Ro. 6.7). Note tres hechos acerca de estos pasajes: 1. Están dirigidos a Cristianos— aquellos actualmente en Cristo. 2. Esta terminología se refiere al punto en el tiempo pasado cuando uno real- mente se convirtió en cristiano. 3. El cristiano es representado como uno que ha muerto con Cristo. También debe quedar claro que los creyentes no tienen ningún pecado perdonado a menos que hayan muerto al pecado, hayan muerto con Cristo; se hayan unido con Cristo en su muerte, y hayan sido cruci- ficados con Cristo. Entonces, ¿Cual es la pregunta? Suponga que usted acaba de escuchar el mensaje del evangelio por primera vez—que Dios es Santo, el pecado lo separa de Él, el precio de la muerte está sobre su cabeza para pagar por el pecado, y que Jesús vino a pagar el precio por usted, y que al morir con Él pueden ser quitados sus pecados, y ser reconciliado con un Dios Santo. Si usted cree esta buena noticia, ¿qué pregunta le vienen a la mente en este momento? Si este es el mensaje del evangelio—que Cristo murió por el (en lugar del) pecador—el creyente debe preguntarse, ―¿Cómo o cuándo muero con Cristo?‖ ―¿Cómo, o cuando ocurre esto para mí?‖ ¿En qué momento de mi fe yo: Muero al pecado? Muero con Cristo? ¿Cuándo o cómo Dios me ve como: Unido con Cristo en su muerte? Siendo crucificado con Cristo? Hay muchas respuestas diferentes a estas cuatro preguntas ofrecidas por muchos grupos religiosos dife- rentes. Eso es porque, como nos advierte Gálatas 1, hay evangelios diferentes que son propagados por diferentes individuos que profesan ser cristianos. Yo he sido Crucifi- cado CON Cristo Ga. 2.20 ¿Cuándo?
  • 28. El Gran Panorama De La Biblia 28 COPYRIGHTED MATERIAL Debemos Tener una Respuesta Bíblica a Estas Preguntas Cruciales Debemos conocer las respuestas Bíblicas a estas preguntas, no solo la opinión humana. Las respuestas a estas preguntas son la respuesta al único evangelio. Las respuestas a nuestras cuatro preguntas son clara y específicamente dadas en Romanos 6. Cristianos en Roma había desarrollado un concepto erróneo acerca de la gracia de Dios. Algunos aparentemente pensaban que una vez que habían quitado sus pecados y se convirtieron en cristianos, podrían entonces pecar todo lo que quisieran, y la gracia de Dios aumentaría aún más. En este contexto de hacer frente a esta idea errónea es en el que nuestras cuatro preguntas son respondidas. Demos un vistazo a los versícu- los claves en Romanos 6, y preste especial atención a las preposiciones: 1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¡Imagine usted usando la gracia de Dios como Licencia para pecar! Primero, él les recuerda que ellos murieron al pecado. Una de nuestras preguntas: ―¿Cuándo muero al pecado?‖ es respondida claramente en el versículo siguiente: 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Aquí nuestra pregunta de ‗Cuándo y Cómo‘ es contestada clara y específicamente. Nosotros morimos al pecado cuando fuimos bautizados en Cristo—cuando fuimos bautizados en su muerte. Este es el propósito del bautismo. Es el acto de fe que nos pone en Cristo al ponernos en la muerte de Cris- to— ¡todo el propósito de su obra en la tierra! Pablo les recordó que cuando murieron con Cristo, entra- ron en su muerte. Si pudiera entrar en la muerte de alguien, estaría muerto. ¿Por qué tengo que entrar "en la muerte de Cristo‖? Porque Cristo pagó el precio judicial por el pecado (la muerte) y tengo que pagar ese mismo precio muriendo con Él—siendo colocado en su muerte. 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo re- sucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Dos verdades muy importantes aquí. La primera, cuando es bautizado en Cristo—cuando es bautizado en su muer- te—es sepultado con Cristo en su muerte. Segundo, el resultado es una ¡vida nueva! ¿Por qué? Porque cuando usted muere con Cristo, sus pecados son quitados. Esto es conocido en otro lugar como el ―nuevo nacimiento‖ o convertirse en una ―nueva criatura‖ (Juan 3.3; 2 Co. 5.17) o como en Romanos 6 dice, recibimos ―vida nueva.‖ 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección. Con precisión ¿cuándo está unido a Cristo en la semejanza de su muerte? Cuando es bautizado en Cristo y en su muerte, entonces se une con la muerte de Cristo para que sus pecados pue- dan ser quitados por el precio de su muerte. 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pe- cado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Con precisión ¿cuándo Dios se considera crucificado con Cristo? Cuando es bautizado en Cristo, es bautizado en su muerte. ¡Es como si estuviera en la cruz con Él, pagando el precio por sus pecados! El resultado es que ―[su] nuestro cuerpo de peca- do‖ es eliminado en este punto, mediante la unión con su muerte. 7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. ¿Cuándo muere el pecador? Cuando es bauti- zado en Cristo—cuando somos bautizados en su muerte. ¿Cuál es el resultado? Entonces usted y yo so- mos liberados del pecado—nuestros pecados son quitados, perdonados por el pago del precio judicial la muerte. 8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9 sabiendo que Cristo, habiendo resu- citado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. ¿Cuándo Dios le ve muriendo con Cristo? Cuando es bautizado en Cristo—cuando es bautizado en su muerte. No deje que la impor- tancia de este versículo se le escape. Todo el propósito de la venida de Cristo a la tierra para ser el Cor- dero Sacrificial de Dios y pagar el precio judicial del pecado, para que usted pueda morir con Él, sus
  • 29. El Gran Panorama De La Biblia 29 COPYRIGHTED MATERIAL pecados sean quitados y sea reconciliado con un Dios Santo. 10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nues- tro. Así como Cristo "murió al pecado", literalmente muriendo y así pagó el precio judicial por el peca- do, debemos también nos consideramos "muertos al pecado‖ muriendo con Cristo, así habiendo pagado el precio judicial por el pecado (1 Pe. 2.24). ¿Cuándo? ¿Cómo? Cuando somos bautizados en Cristo— cuando somos bautizados en su muerte. 12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscen- cias; 13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino pre- sentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como ins- trumentos de justicia. 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. Ahora que ha muerto con Cristo y sus pecados fueron quitados, debe tener una actitud di- ferente hacia el pecado. Un padre que encuentra a uno de sus hijos jugando en el barro, lo enjuaga, le trae adentro, le da un baño, le viste con ropa limpia, y luego le dice con severidad, ―¡No te ensucies de nuevo!" Del mismo modo, Pablo dice a los que han salido de la suciedad del mundo y han sido limpia- dos por la sangre de Cristo: no se arrastren de nuevo en el barro—―¡No se vayan a ensuciar de nuevo! Recordando a los romanos lo que Cristo había hecho por ellos cuando fueron bautizados en Cristo y en su muerte, deberían entender que ya no deberían querer más el pecado o ser esclavos del pecado. Esta es la idea del arrepentimiento—que un cristiano debe tener un cambio de actitud hacia el pecado. El arre- pentimiento tiene un papel importante en el plan de la redención. Sin arrepentimiento, el bautismo sería inútil. En lugar de pecar más tenemos que hacer todo lo contrario, y dejar de practicar el pecado (1 Juan 3.4–9). 17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella for- ma de doctrina a la cual fuisteis entregados. Aquí les recordó que fue por fe (acción = "obediencia" mas creer = "del corazón") que fueron salvos. El bautismo no tiene ningún poder derivado del agua, la su- perstición, o en las obras meritorias. Su poder se deriva exclusivamente de la fe de los participantes. El
  • 30. El Gran Panorama De La Biblia 30 COPYRIGHTED MATERIAL pecador aprende de la obra de Cristo para quitar el pecado, lo cree, y ahora participa en la muerte de Cristo para que sus pecados sean removidos. Nuestros corazones son limpiados por la fe cuando somos bautizados. 22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Como resultado fueron liberados del pecado, y sus pecados qui- tados. Como resultado de haber sido bautizados en Cristo y en su muerte y de tener sus pecados quitados se hicieron santos, santificados. Como en 1 Corintios 6.11 dice: ―Y esto erais algunos; mas ya habéis si- do lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.‖ La santificación resulta en justificación (el precio de la muerte se paga y es eliminado) lo cual nos reconcilia con un Dios Santo. 23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nues- tro. Después de esta gran explicación de lo que experimentamos al aceptar la gracia de Dios cuando so- mos bautizados en Cristo, se les recuerda a los romanos que se trataba de un don gratuito de Dios. Ser bautizados en Cristo y en su muerte no los hacía merecedores de la gracia o la misericordia de Dios, sólo habían aceptado el poder limpiador de la muerte de Cristo por la fe como un regalo. El bautismo es el punto en que sus pecados son limpiados por la fe en la sangre de Cristo—donde muere con Cristo. Como tal, el bautismo es cuando usted se une con la muerte de Cristo por la fe y, como resul- tado, este es el momento en que sus pecados son quitados y es santificado, justificado, y hecho justo (1 Co. 6.11) delante de Dios. Ahora vamos a examinar cuatro testimonios del Nuevo Testamento y la historia que validan este mensa- je y proveen evidencia adicional de que lo que fue examinado en la Sección Uno es de hecho el mensaje del evangelio.
  • 31. El Gran Panorama De La Biblia 31 COPYRIGHTED MATERIAL Sección Dos Cuatro Testimonios Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. Romanos 3.21-26 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12.1–2
  • 32. El Gran Panorama De La Biblia 32 COPYRIGHTED MATERIAL 13 Que enseñaron los apóstoles Primero miraremos el testimonio a esta respuesta del mensaje del evangelio en algunas enseñanzas de los mismos apóstoles. Jesús les dio toda autoridad a los apóstoles (Mt. 16.19) y fueron inspirados por el Espíritu Santo en el día de Pentecostés tal como Jesús les había prometido para que ellos tuvieran toda la verdad (Juan 16.13). Los apóstoles enseñaron que el bautismo era el punto cuando (o como):  Somos justificados por fe (Gal. 3.26–27). La justificación en sentido más literal, trae la idea de ali- near algo. Por ejemplo, cuando escribimos y justificamos a la derecha nuestro texto Nosotros alinea- mos nuestro texto en la derecha. En un sentido espiritual nuestros pecados nos han puesto fuera de ―alineamiento‖ con Dios. La única manera de ser traídos nuevamente en alineamiento, o justifica- dos, es quitar nuestros pecados. La justificación, entonces, es el equivalente legal de ser pronunciado ―inocente‖ por el juez. Cuando nuestros pecados son quitados el precio de muerte es removido (justificación). Aprendimos anteriormente de Romanos 6.17 que la fe es el componente activo en bautismo cuando los pecados son quitados. Es el porqué, en Gálatas 3.27, se nos recuerda el momen- to en que nos revestimos de Cristo en el bautismo, somos ―justificados por la fe‖ (3.24) o nos hace- mos ―hijos de Dios por la fe‖ (3.26). Es importante notar que cuando Dios lleva a cabo la justifica- ción de los pecadores el no está declarándonos ―buenos‖, o diciendo que no son pecadores después de todo. El nos está pronunciando legamente justos, libres de condenación de la ley porque su Hijo ha pagado el precio de nuestro quebrantamiento de la ley.  Somos salvos por fe en la obra de Cristo (Col. 2.12). Somos ―sepultados con él en el bautismo,‖ y ―resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios.‖ El Bautismo no es una obra meritoria que se gana la salvación. Este es simplemente el punto donde aceptados la promesa de Dios—y su obra. Por lo tanto somos Sepultados con Cristo cuando somos sumergidos en agua y resucitados con Cris- to por fe en el poder de Dios. Esto otra vez pone el énfasis en el papel de la fe que nos salva cuando creemos en lo que Cristo ha hecho por Nosotros y en respuesta a eso morimos con Él en el bautis- mo. También observamos el simbolismo del bautismo en este pasaje en la representación de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo escenificada en la inmersión.  Somos salvos (1 Pe. 3.21). Aquí Pedro rotundamente afirma ―El bautismo… ahora nos salva.‖ ¿Significa esto que no necesitamos creer, confesar el nombre de Jesús, o arrepentirnos de nuestros pecados? ¡Claro que no! Esto es una figura retorica llamada sinécdoque, donde una parte se usa para representar el todo. Este pasaje más adelante explica como el bautismo salva. Primero, por fe, ―la as- piración de una buena conciencia hacia Dios.‖ ¿Fe en qué? En el poder de Dios (―por la resurrección de Jesucristo‖). Este pasaje es paralelo con Colosenses 2.12.  Cuando somos santificados (Ef. 5.25–27). Aquí apren- demos que Cristo se dio así mismo por la iglesia para poder santificarla. ¿Cómo? ―Habiéndola purificado en el lava- miento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arru- ga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.‖ La iglesia se hizo santa y sin mancha (santificada) cuando la gente es bautizada (lavamiento de agua).  Somos renovados (Tt. 3.3–5). Aquí se nos enseña que ―nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la re- generación y por la renovación en el Espíritu Santo.‖ Apren-
  • 33. El Gran Panorama De La Biblia 33 COPYRIGHTED MATERIAL demos que la salvación ocurre como resultado de la regeneración y renovación que se lleva a cabo por el Espíritu Santo cuando somos bautizados. Vemos el papel del Espíritu Santo en santificación en la efectiva remoción de nuestros pecados, en las otras partes se refiere como ―en santificación del Es- píritu‖ (1 Pe. 1.2). Segunda Tesalonicenses 2.13 lo vincula de manera directa a nuestra fe, ―de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.‖ En el ‗lavamiento‘ del bautismo, se podría decir que el Espíritu Santo hace una efectiva ‗purificación‘ (remoción del pecado) y nos presenta de nuevo a Dios como santos y limpios, renovados, regenerados—un nuevo nacimiento, una nueva criatura (2 Co. 5.17). Esto ocurre cuando somos bautizados y se lleva a cabo por nuestra fe en la obra de Dios (Col. 2.1–12). También se nos recuerda otra vez que esto no se logra por algo que nosotros hayamos hecho sino de acuerdo con la misericordia de Dios. No Por Obras Cuando somos bautizados en Cristo y en su muerte, Nosotros simplemente aceptamos el regalo de mise- ricordia de Dios por fe. Nosotros no realizamos obras Justas. El bautismo es solo el medio para aceptar el regalo (endosar el cheque). Nosotros aceptamos el regalo de gracia y misericordia de Dios cuando res- pondemos por fe a lo que Cristo hizo por nosotros (Ro 6.23, Tt. 3.5). ¡El bautismo no es una obra justa que merece alguna cosa! Es meramente el hecho de fe por el cual nosotros aceptamos la obra de Cristo y la promesa de Dios para remover nuestros pecados y restaurar nuestra relación con Él (1 Pe. 3.21; Ro. 6.23; Tt. 3.5–7). ¡Nosotros no podríamos remover nuestros pecados basados en algo que nosotros hubié- semos hecho para conseguirlo! (Ef. 2.8–9). De la misma manera, seamos claros que no hay nada en el agua que remueva pecado. Del mismo modo, ni un toro, ni macho cabrío, ni un cordero, pueden quitar el pecado. La única cosa que puede, y siempre ha quitado el pecado es la sangre de Cristo (Heb. 9–10). A este punto puede parecer que hay un énfasis inusual puesto en el hecho y la acción del bautismo. Una razón para este énfasis es que con el tiempo, particularmente desde la Reformación, la mayoría de los grupos religiosos han denigrado el papel del bautismo a una superstición, puro sim- bolismo, o, lo peor, a una peculiar tradición de iglesia, ciertamente no como un componente integral de fe salvadora o necesario en ningún sentido. Otra razón para este énfasis es que el Nuevo Testamento pone un significado enfático en su papel también. El Énfasis del Nuevo Testamento en el Bautismo, Efesios 4.4–6 Aquí hay una lista importante de siete verdades sobre las cuales todos los Cristianos deberían estar unidos (―solícitos en guardar la unidad del Espí- ritu en el vínculo de la paz;‖)— un cuerpo, y un Espíritu, una esperan- za, un Señor, una fe, un Dios y Padre, y un bautismo. ¿Por qué está el bautismo en esta lista? Muchas cosas importantes para la fe cristiana no están es- ta lista. Si el bautismo fuera solo una acción confusa, una acción simbólica no necesaria entonces ¿por qué estaría en una lista como esta? Si entendemos la conexión que Romanos 6 hace entre el bautismo con la muerte de Cristo entonces entenderíamos tanto su importancia como su necesidad. El Bautismo esta en esta lista porque es el acto de fe, y el punto en que el pecado de cada uno es quitado al morir con Cristo. Así como solo hay un evangelio, hay solo un bautismo. El hecho de que hay un solo bautismo, es un testimonio más de su importancia y conexión con el un evangelio de Gálatas 1. Cuando esto fue escrito por Pablo había muchos bautismos que existían. Había lavamientos ceremoniales Judíos, estaba el bau- tismo de Juan, estaba el bautismo del Espíritu Santo (por lo menos tres ocasiones), estaban aquellos que se bautizaban por los muertos, y así sucesivamente.
  • 34. El Gran Panorama De La Biblia 34 COPYRIGHTED MATERIAL Cuando Pablo llego a Efeso, él encontró a algunos que se llamaban discípulos. Él se dio cuenta que ellos no habían recibido la promesa del Espíritu Santo y consecuentemente estos ―discípulos‖ no eran verdaderos cristianos. En este momento el hizo la más sencilla y clara pregunta que hubiera podido pre- guntar en orden para determinar cuál era el problema, ―Entonces él dijo: ¿En qué bautismo, pues, fuisteis bautizados? Ellos contestaron: ‗En el bautismo de Juan.‖ (Hch 19.1–7) ¿Por qué Pablo se molestaría en preguntar acerca del bautismo si no tuviera importancia? Después de explicar a los Efesios porque el bautismo de Juan era inadecuado, ellos se volvieron a bautizar. El hecho de que ellos habían sido previa- mente sumergidos no era de beneficio cuando se hizo por la razón equivocada. Tenemos muchos bautismos flotando alrededor hoy día también: bautismo de infantes, bautismo para hacerse miembro de alguna iglesia, bautismo para mostrar compromiso, bautismo como obra de obe- diencia, algunos reclaman el bautismo del Espíritu Santo, bautismo por poderes, y así sucesivamente. Sin embargo Pablo dice, que solo hay un bautismo. Este es otro ―un‖ que no puede ser comprometido, tal como un Dios o un evangelio. ¿Cómo podemos estar seguros de este un bautismo? ¿No sería magní- fico si pudiéramos encontrar ejemplos reales de conversión para comparar con las muchas prácticas que vemos hoy? Eso es exactamente lo que tenemos en el libro de los Hechos—reales ejemplos históricos.
  • 35. El Gran Panorama De La Biblia 35 COPYRIGHTED MATERIAL 14 Que Practicaron los Apóstoles Ejemplos de lo que los apóstoles en realidad practicaron son muy poderosos y de valor. Deberíamos es- tar dispuestos a probar nuestras creencias teológicas contra los ejemplos verdaderos. El libro de los He- chos es un libro histórico, documenta los eventos alrededor del establecimiento de la iglesia y la ejecu- ción de la Gran comisión. En los siguientes ejemplos del libro de Hechos podemos ver claramente que el bautismo fue:  Mandado “Para la Remisión de los Pecados” (Hch. 2.38). Después de haber oído a Pedro predicar el primer sermón del evangelio en el Día de Pentecostés, los creyentes específicamente preguntaron, “¿Qué haremos?” Ellos podrían haber dado muchas respuestas populares que nosotros escuchamos hoy día—―solo cree‖ o ―solo acepta a Jesús en su Corazón‖ o ―haga la oración del pecador‖—pero en cambio les fue mandado arrepentirse y ser bautizados para (con el fin de obtener) perdón de los pecados.  Incluido en “Predicar el Evangelio” (Hch. 8.5, 12). Aquí Felipe proclama el evangelio. Cuando ellos creyeron, ellos eran bautizados. Predicar el un evangelio debería tener incluido la instrucción acerca de la respuesta del bautismo.  Incluido en “Predicar a Jesús” (Hch. 8.35–39). Aquí Felipe “anunció el evangelio de Jesús” (el un evangelio) al eunuco, y su inmediata reacción fue pedir ser bautizado. Predicar a Jesús tiene que in- cluir instrucciones acerca del bautismo. Él se regocijo solamente después de que los dos “descendieron ambos al agua” y él fue bautizado. Note también que un ángel del Señor envió a Fe- lipe al carruaje. Esto es porque, como vimos anteriormente, el evangelio es un mensaje hablado y el Eunuco necesitaba escuchar el evangelio (¡él no tenía un Nuevo Testamento todavía!) Con el propó- sito de creerlo y responder por fe.  Cuando y Donde el Señor añade “a la Iglesia” (Hch. 2.47). Después de haber sido bautizados (“los que iban siendo salvos” LBLA) el Señor los añadió a su iglesia, su reino espiritual, donde Cristo es el rey (ver también Ef. 5.25–27, Col. 1.18). La Iglesia es nada más que la recolección de aquellos que han sido santificados por haber tenido sus pecados removidos en el bautismo (Ef. 5.25–27). El Un Bautismo Desde un par de ejemplos en Hechos 2 y Hechos 8 podemos encontrar más marcas claras de lo que cons- tituye el ―un bautismo‖:  Un Candidato. Solamente creyentes fueron mandados a ser bautizados. Esto es porque, como hemos visto antes, el bautismo es un acto de fe. Los infantes no pueden tener fe. El bautismo de infantes es un acto de superstición, no de fe.  Un Modo. Vemos de Hechos 8 que el bautismo era inmersión en agua. La palabra bautismo en el griego literalmente significa inmersión. El bautismo requiere inmersión porque simboliza la muerte, la sepultura, y la resurrección de Jesús y la del creyente unido con lo mismo. Es por eso que otros formas de bautismo, ej., aspersión, derramamiento, etc. No son el un bautismo de Efesios 4.  Un Propósito. De Hechos 2 aprendemos que el bautismo, cuando sigue el creer, la confesión, y el arrepentimiento, era para el perdón de los pecados. El Griego es muy especifico aquí usando la pala- bra eis para la palabra para. Eis literalmente significa ―con el fin de,‖ implicando que una cosa resul- ta en la otra. Una construcción paralela se podría encontrar en Mateo 26.28: “porque esto es mi san- gre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para (Gk. “eis”) remisión de los pecados.” El
  • 36. El Gran Panorama De La Biblia 36 COPYRIGHTED MATERIAL bautismo hecho por cualquier otra razón o propósito no es el un bautismo de Efesios 4.  Un Resultado. De Hechos 2 también vemos que los que fueron bautizados fueron añadidos a la igle- sia. Esto es porque, así como vimos en Efesios 5, la iglesia se compone de aquellos que han sido santificados. Nadie está en el reino hasta que él o ella se han hecho santos al revestirse de Cristo en el un bautismo.  Una Directiva. Además vemos en Hechos 2 que el un bautismo fue mandado a los creyentes. Esto excluye el bautismo del Espíritu Santo como el un bautismo porque nunca fue mandado a los cre- yentes, sino solo fue prometido y experimentado por unos pocos. Por otra parte, si nosotros entende- mos lo que nos dice en Romanos 6—que el bautismo es cuando y como Nosotros morimos con Cris- to y nuestros pecados removidos—realmente podemos apreciar por qué es un mandamiento. El Ejemplo de la Conversión de Pablo Uno de los ejemplos más claros en el Nuevo Testamento es el del apóstol Pablo (Hch. 9; 22). Con una conciencia limpia y una gran sinceridad el per- seguía a los Cristianos, confiado de que él hacia la voluntad de Dios. Cuan- do Pablo Viajo a Damasco, Cristo se le apareció en una visión y le ordeno ir en la ciudad donde ―se te dirá lo que debes hacer.‖ Nosotros vemos muchos elementos claves del arrepentimiento de Pablo:  Él creyó y confesó—―Señor, ¿qué quieres que yo haga?‖  Él obedeció—―levántate y entra en la ciudad.‖  Él ayunó por tres días—―Tres días… y no comió ni bebió.‖  Él oró por tres días—―he aquí, él ora.‖ ¿Piensa que Pablo oro ―la oración de fe del pecador‖? Las palabras de la oración de Pablo no están registradas, pero debemos creer que debió haber sido una oración de arrepentimiento que rivalizaría con la oración propia del arrepentimiento de David en Salmo 51. Pablo recién llegaba a ser un creyente en Jesús y había aprendido que todos ¡los cristianos que él había estado persiguiendo eran hijos de Dios! Yo solo puedo imaginarme el dolor, sufrimiento, y arrepentimiento que se reflejaba en sus plegarias. Pablo también recibió una sanación milagrosa cuando Ananías restauro milagrosamente su visión (Hch. 22.12). A menudo se hace la pregunta, ―¿Cuándo fue Pablo salvo?‖ ¿En qué punto en estos tres días de arrepenti- miento fueron sus pecados quitados? ¿Cuándo él creyó, confesó, obedeció, ayunó, o se sanó? ¿A través de su penitente y ferviente oración? La respuesta sumada es, ―No.‖ Ananías fue instruido por Dios para que fuera a Pablo y le mandara, ―Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.‖ (Hch. 22.16). Hasta que Ananías lo bautizo, Pablo estaba todavía lleno de pecado. Ninguno de los hechos de arrepentimiento y obediencia de Pablo había removido ningún pecado. ¿Por qué? Porque él todavía no había muerto con Cristo. Él to- davía necesitaba ―lavar‖ sus pecados en el bautismo. Hay aquí una fuerte lección para todos nosotros. Si hemos creído, confesado, orado, o de otra manera arrepentido por tres días, tres meses, tres años, o 30 años, la única manera para remover los pecados es el ―morir con Cristo‖ mediante la unión con su muer- te expiatoria que paga el precio judicial de nuestros pecados.
  • 37. El Gran Panorama De La Biblia 37 COPYRIGHTED MATERIAL 15 El Credo y la Práctica de la Iglesia Primitiva Testimonio de la Iglesia Primitiva La iglesia primitiva universalmente creyó, enseñó y practicó que el bautismo era cuando nuestros peca- dos eran quitados por fe. Muchos de los escritores del primer siglo fueron entrenados directamente a los pies de los apóstoles. La Epístola de Bernabé (70 DC), por ejemplo, dice, Benditos son los que, colocan su confianza en la cruz, han descendido en el agua. …Nosotros verdaderamente hemos descendido en el agua llenos de pecados y deshonra. Sin embargo, subimos, dando frutos en nuestro Corazón, con el temor de Dios y la confianza de Jesús en nuestro espíritu. 4 Esta epístola refleja un entendimiento común que el bautismo fue el momento cuando la fe de uno lo lim- pia de pecado. Tales citas se pueden repetir una y otra vez en los escritos de los líderes de la iglesia primi- tiva. Aquí hay solo algunos ejemplos: No hay otro camino [para obtener las bendiciones de Dios] que este—llegar al conocimiento de Cristo, para ser lavados en la fuente de la que habló Isaías para la remisión de los pecados. (ca. DC 110–165) 5 Y También, Y de este rito hemos aprendido de los apóstoles esta razón… con el fin de que no sigamos siendo hijos de necesidad e ignorancia, sino que lleguemos a ser hijos de elección y conocimiento, y poder obtener en el agua la remisión de los pecados cometidos anteriormente, es pronunciado sobre quien escoja nacer de nuevo, y se haya arrepentido de sus pecados, el nombre de Dios el Padre y el Señor del uni- verso. (ca. DC 110–165) 6 El bautismo en sí mismo es un acto físico por el cual nos sumergimos en agua, mientras que su efecto es espiritual, en el que nosotros somos liberados de nues- tros pecados. (ca. DC 140–230) 7 Siendo bautizados, somos iluminados, iluminados, nos hacemos hijos, siendo hi- jos, somos hechos perfectos, siendo hechos perfectos, somos hechos inmortales. …Esta obra es llamada variadamente gracia, e iluminación, y perfección, y lava- miento. Lavamiento, por el cual nosotros limpiamos nuestros pecados; gracia, por la cual las sanciones que correspondan a las transgresiones son remitidas; e iluminación, por la cual esa santa luz de salvación es mostrada, esto es, por la cual vemos a Dios claramente.‖ (ca. AC 150–215) 8 4 La Epístola de Bernabé, Capítulo 11, versículos 8–11, Roberts-Donaldson. Esta epístola, la mayoría probablemente no escrita por el bien conocido Bernabé del Nuevo Testamento, refleja una imagen fiel de la creencia cristiana primitiva y la practica respecto al bautismo. 5 Justino Mártir, Trypho, chap. 44. 6 Justino Mártir, ―First Apology‖ (―Primera Apología‖), Ante-Nicene Fathers (Padres antes de Nicea, escritos de los Padres antes del 325DC), vol. 1, pg. 183. 7 Tertuliano, ―Sobre el Bautismo,‖ Ante-Nicene Fathers, vol. 3, page 670). 8 Clemente de Alejandría, ―El Instructor,‖ Ante-Nicene Fathers, vol. 2, pg. 215.
  • 38. El Gran Panorama De La Biblia 38 COPYRIGHTED MATERIAL David Bercot observo, En resumen, el bautismo en la cristiandad primitiva fue el rito sobrenatural de iniciación por el cual un nuevo creyente pasó de ser el viejo hombre de la carne a ser un hombre recién nacido del espíritu. Sin embargo, por favor no piense que su práctica era un ritual vacio. Los cristianos primitivos no separaron el bautismo de la fe y el arrepentimiento. El bautismo no fue un ritual mágico que podía rege- nerar a una persona si no estaba acompañado con fe y arrepentimiento. Ellos es- pecíficamente enseñaron que Dios no estaba bajo ninguna necesidad de otorgar perdón de los pecados simplemente porque una persona pasó por la moción del bautismo. Una persona sin fe no renacía por medio de las aguas del bautismo. 9 ¿Quién podría entender mejor el evangelio enseñado por los apóstoles: aque- llos que fueron enseñados directamente por los apóstoles y que trabajaron con ellos, o teólogos de más de mil quinientos años después? De cierto, la iglesia primitiva creía, enseñaba y practicaba el mismo evangelio enseñado y practicado por los mismos apóstoles. 9 David W. Bercot, Will the Real Heretics Please Stand Up? (―los Verdaderos Herejes por Favor Levantarse‖, titulado en español ―Que Hablen Los Primeros Cristianos‖), (Scroll Publishing, 1989), p 80.
  • 39. El Gran Panorama De La Biblia 39 COPYRIGHTED MATERIAL 16 Que Mandó Jesús ¿Qué tan importantes son las palabras reales y los mandamientos de Jesús? ¿Qué enseño Jesús mismo? Ahora revise el mandato de Jesús a sus seguidores en la Gran Comisión ya que está por partir de la tierra: ―Id por todo el mundo y predi- cad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado‖ (Marcos 16.15–16, también Mt. 28.19). Enten- diendo el plan de Dios de redención, nosotros podemos ver por qué Cristo mando el bautismo para aquellos que creían el evangelio, y por qué creer el evangelio es un prerrequisito para el bautismo y la salvación. También note que el poder del mensaje del evangelio hablado fue lo que tenía que ser usado para generar fe (Ro. 10.17; 1.16). ¿Creer solamente? Que de pasajes como Juan 3.16 que parecen indicar que Jesús estaba enseñando que todo el que cree (asentamiento mental solamente) serán salvo. ―Creer‖ en este y otros pasajes es, como se afirmo antes, sinécdoque—una figura del lenguaje donde una parte representa el todo (ej., ―cabeza‖ para una vaca; ―vela‖ para un velero, etc.). En estos pasajes, creer es utilizado como sinécdoque, donde la parte (creer) está siendo utilizada para representar todo lo relacionado con la salvación; ej., confesión, arrepentimien- to, bautismo. Tal como vimos anteriormente en 1 Pedro 3.21, Pedro rotundamente dice, ―el bautismo ahora os salva.‖ Si similarmente es tomado fuera de contexto, entonces 1 Pedro 3.21 enseñaría que ¡una persona no necesitaría ni siquiera creer! Esto es también sinécdoque donde el bautismo representa todo lo que la persona hace para aceptar la dadiva de Dios de la salvación—creer, arrepentirse, y confesar. Creer es a menudo utilizado en el Nuevo Testamento como sinécdoque, para representar el proceso ente- ro de aceptar la salvación, tal como bautismo es usado en 1 Pedro 3.21. Un ejemplo claro de esto está en la conversión del carcelero de Filipos en Hechos 16. Aquí ―le hablaron la palabra del Señor a él y a to- dos los que estaban en su casa. Y él los tomó en aquella misma hora de la noche, y les lavó las heridas; enseguida fue bautizado, él y todos los suyos. Llevándolos a su hogar, les dio de comer, y se regocijó grandemente por haber creído en Dios con todos los suyos.‖ (Hch 16.32–34). En este pasaje vemos el proceso entero de escuchar el mensaje del evangelio y responder a este en el bautismo referido como ―habiendo creído en Dios.‖ Institución de un Nuevo Pacto Jesús, mientras estaba en la tierra como Dios encarnado, ciertamente tenía la habilidad de perdonar peca- dos y lo hizo así en pocas ocasiones. Un ejemplo famoso es el del ladrón en la cruz (Lc. 23.43). Pero no- te que después del sacrificio de Cristo y muerte en la cruz, su sepultura, y su resurrección, El mando a sus seguidores extender salvación a la humanidad sobre la base de su fe en su muerte, sepultura, y resu- rrección (Mc. 16.5–16). Jesús también vivió bajo la ley de Moisés. La ley de Moisés murió en la cruz con Jesús (Ef. 2.14–16; Col. 2.14). En el día de Pentecostés los Apóstoles, habiendo recibido en ese instante la promesa del de- rramamiento del Espíritu Santo, se establece la iglesia. La gracia de Dios en redención fue entonces ex- tendida, no en base a la ley de Moisés sino al sacrificio de Cristo. Tal como Jesús les había mando en la gran comisión, los apóstoles mandaron a los creyentes ―arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados.‖ (Hch 2.38) seriamos presuntuosos en el mejor de los casos y condenados en el peor (Gal. 1.5–9) al extender la gracia de Dios sobre cualquier otra base (o evangelio). Agua y Espíritu Jesús mando aun mas en Juan 3.5 ―que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.‖ Este es uno de los más fuertes mandamientos del bautismo en el Nuevo Testamento. El