SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 198
Descargar para leer sin conexión
Metodología de la
Evangelización
Método y Contenido de la
Evangelización Kerygmática
1
INTRODUCCIÓN:
Hablar de la metodología de la
Evangelización, es analizar con
detenimiento y empeño las técnicas, los
medios y los recursos de que disponemos
para hacer explícito el mensaje Cristiano y
en especial, el Plan de Salvación a nuestros
destinatarios con la finalidad de proclamar
la Buena Nueva del Evangelio y hacer
discípulos y seguidores de Jesús de
Nazaret.
2
INTRODUCCIÓN:
«En la transmisión de la fe, la Iglesia no
tiene de por sí un método propio ni único,
sino que, a la luz de la pedagogía de
Dios, discierne los métodos de cada
época […] De este modo, “la variedad en
los métodos es un signo de vida y una
riqueza”, y a la vez una muestra de
respeto a los destinatarios
» (DGC 148).
3
INTROODUCCIÓN:
«Cuando se habla de pedagogía de la fe,
no se trata de transmitir un saber humano, aún
el más elevado; se trata de comunicar en su
integridad la Revelación de Dios. Ahora bien,
Dios mismo, a lo largo de toda la historia
sagrada y principalmente en el Evangelio,
se sirvió de una pedagogía que debe seguir
siendo el modelo de la pedagogía de la
fe. En catequesis, una técnica tiene valor en
la medida en que se pone al servicio de la
fe que se ha de transmitir y educar, en caso
contrario, no vale» (CT 58). 4
INTRODUCCIÓN:
Esta «pedagogía divina» presenta
algunos rasgos típicos: la encarnación, la
progresividad, la adaptación a las personas,
la centralidad de Cristo, la primacía de la
relación interpersonal, la pedagogía de los
signos, etc. Pero nótese que sólo por
analogía es posible hablar de «pedagogía
de Dios», dentro de la historia de la
salvación, pues carece de sentido pensar en
métodos catequéticos revelados. Si existe
una «pedagogía original de la fe» (DGC
144),
5
INTRODUCCIÓN:
Es verdad que la competencia catequética,
como la pedagógica, es al mismo tiempo arte
y ciencia, fruto no solamente de la racionalidad
sino también de la intuición, del genio
personal, de la experiencia.
Pero, sin olvidar estos factores, es necesario
también insistir en la necesidad de superar
tantas formas de improvisación y de
empirismo en la realización de la catequesis,
introduciendo, por cuanto es posible,
la racionalidad y el rigor crítico.
6
INTRODUCCIÓN:
Si antes la tarea del catequista consistía
en seguir un programa o explicar un
texto, hoy se impone el hábito de la
programación como método de base
para el planteamiento de la acción
catequética. Se exige en el fondo un
repensamiento y una organización de la
acción en función de personas concretas
en contextos concretos.
7
INTRODUCCIÓN:
1. ETAPA O MOMENTO COGNOSCITIVO
Observar la situación de salida
2. ETAPA O MOMENTO INTERPRETATIVO
Interpretar, valorar, problematizar la situación
3. ETAPA O MOMENTO PROYECTATIVO
Planificar idealmente la acción catequética
4. ETAPA O MOMENTO PROGRAMATICO
Programar la acción proyectada
5. ETAPA O MOMENTO OPERATIVO
(Experimentar y) realizar lo programado
6. ETAPA O MOMENTO VALORATIVO
Evaluar lo realizado
7. ETAPA O MOMENTO RE-PROYECTATIVO
Abrir de nuevo el itinerario de proyectación
8
INTRODUCCIÓN:
El esquema presentado no obliga a seguir a la
letra y exactamente todos los momentos
previstos. Se trata de un esquema básico que
admite distintas adaptaciones y variantes. Lo
importante es captar su lógica de fondo, la
exigencia que expresa de una planificación bien
pensada y orgánica para la realización de la
acción catequética, respetando todos sus
componentes y quedando siempre encarnada
en la realidad. Y conviene insistir en la
conveniencia de saber utilizar los instrumentos y
técnicas científicas que permiten superar el
empirismo y desarrollar con seriedad el
esquema propuesto. 9
INTRODUCCIÓN:
El método de la evangelización
kerygmática comprende varios elementos
que deben considerarse. Estos se
fusionan tanto con el objetivo de la
evangelización, como con el contenido
de la misma.
Analizaremos algunos de los principales
aspectos que deben ser tomados en
cuenta para aprender a transmitir mejor
el mensaje de salvación.
10
INTRODUCCIÓN:
El testimonio personal es el centro y
la clave de una evangelización eficaz.
Por testimonio se entiende la expresión
verbal de como Jesús nos ha cambiado
la vida y como se viven ya los efectos de
su muerte y las primicias de su
resurrección definitiva. Por tanto, es
vivencial y personal.
No se presentan ideas o doctrinas, sino
hechos concretos donde se ha
experimentado la salvación de Jesús.
11
INTRODUCCIÓN:
Jesús usó una metodología eficaz para
proclamar el Reino.
Esta pedagogía es la base para todo
trabajo pastoral de sus seguidores, pues Dios
no ha cambiado su método de proclamación
de la Buena Nueva de salvación.
El marco de la metodología divina, radica
en la encarnación del Hijo de Dios que, siendo
Dios, une en sí mismo la naturaleza divina con
la humana. No sólo eso, sino que se hace
pobre entre los pobres. Toma condición de
siervo y siervo obediente.
12
INTRODUCCIÓN:
Podríamos definir al kerygma
como: La proclamación, llena de
ardor, testimonial y gozosa, de Jesús
muerto y resucitado –constituido
Salvador y Señor–, el anuncio del
Reino de Dios, para suscitar la fe y la
conversión inicial, mediante la acción
del Espíritu Santo, y la integración a
la comunidad eclesial.
13
INTRODUCCIÓN:
2. Necesidad del kerygma como
experiencia fundante:
Ya antes del Concilio Vaticano II se fue
tomando conciencia de la incidencia que
ejercían sobre la evangelización los
cambios en el mundo. Desaparecía la
tradicional sociedad cristiana y se
instauraba una sociedad mucho más
secularizada y descristianizada. El
contexto en que se debía educar en la fe
no era más el de la cristiandad, sino un
contexto misionero.
14
INTRODUCCIÓN:
La toma de conciencia de esta
situación ha crecido en la Iglesia.
Estamos en un contexto que debe ser
misionado porque los cristianos
convertidos son muy pocos, hay gran
cantidad de bautizados que no conocen
a Cristo ni al Evangelio, y no se sienten
parte de la Iglesia. Son bautizados que
no han hecho personalmente la elección
de ser cristianos. Tenemos una gran
multitud sacramentalizada pero no
verdaderamente convertida.
15
INTRODUCCIÓN:
Considerando la situación misionera,
o de nueva evangelización, en que nos
encontramos, es necesaria la coordinación
de la acción catequística con la acción
misional que la precede, y con la acción
pastoral que la continúa.
De esta última afirmación se deduce que en
la tarea evangelizadora de la Iglesia hay tres
acciones que deben darse todas y en orden,
para lograr una verdadera evangelización:
Primera: La acción misionera.
Segunda: La acción catequística.
Tercera: La acción pastoral. 16
INTRODUCCIÓN:
La catequesis es profundización de la
fe, de una manera gradual y sistemática,
pero implica haber tenido un encuentro
personal con el Señor. A veces damos por
supuesto que los que se acercan a la
catequesis ya han tenido este encuentro,
cuando en realidad solamente tienen un
conocimiento superficial de Jesucristo. Por
lo tanto, lo que reciben en la catequesis se
queda, en la mayoría de los casos, en un
conocimiento meramente intelectual, que
no se transforma en vida, porque no
produjo la adhesión.
17
INTRODUCCIÓN:
La catequesis se dirige al convertido, a la
gente que ha recibido, aceptado, entendido el
mensaje. Es por lo tanto realmente peligroso y
a menudo desafortunado presentar la
catequesis a quienes no han recibido el
kerygma. Este sigue siendo el punto de partida
y la referencia constante de la catequesis. Sin
él, la catequesis corre le peligro de no ser más
que mera enseñanza religiosa, la cual no
penetra realmente en el corazón creyente, ya
que no hay punto de entrada en una fe que
todavía no existe. Con el kerygma, al contrario,
la catequesis adquiere su verdadero lugar.
18
INTRODUCCIÓN:
La catequesis se dirige al convertido, a la
gente que ha recibido, aceptado, entendido el
mensaje. Es por lo tanto realmente peligroso y
a menudo desafortunado presentar la
catequesis a quienes no han recibido el
kerygma. Este sigue siendo el punto de partida
y la referencia constante de la catequesis. Sin
él, la catequesis corre le peligro de no ser más
que mera enseñanza religiosa, la cual no
penetra realmente en el corazón creyente, ya
que no hay punto de entrada en una fe que
todavía no existe. Con el kerygma, al contrario,
la catequesis adquiere su verdadero lugar.
19
INTRODUCCIÓN:
El kerygma debe ser lo primero, el
fundamento, la base y la fuente de nuestra fe.
El kerygma ha de ser la “experiencia frontal”
del río de nuestra fe.
Por eso el Documento de Aparecida
plantea con toda claridad: “…Sin el kerygma,
los demás aspectos de este proceso están
condenados a la esterilidad, sin corazones
verdaderamente convertidos al Señor. Sólo
desde el kerygma se da la posibilidad de una
iniciación cristiana verdadera. Por eso la
Iglesia ha de tenerlo presente en todas sus
acciones.” (D.A. 278 a).
20
INTRODUCCIÓN:
Anunciar el kerygma es un desafío para
la Iglesia del Tercer Milenio, y la Iglesia no
debe temer nunca los desafíos. En estos
momentos donde nuestras comunidades
cristianas viven en contextos misioneros
donde la mayoría son indiferentes a los
valores del cristianismo y viviendo en
situación de “diáspora”, toma mayor fuerza
el modelo de las primeras comunidades
cristianas, que anunciaron el Evangelio en
medio de un mundo hostil al mismo. Por
este motivo, la Iglesia está insistiendo en la
necesidad del anuncio kerygmático
21
INTRODUCCIÓN:
Resumiendo: la experiencia de
vida cristiana comienza después de
haber tenido un encuentro personal
con Jesucristo. Nosotros, como
Iglesia –y especialmente como
agentes de pastoral– “debemos
ofrecer a todos nuestros fieles un
encuentro personal con Jesucristo”
(D.A. 226 a), “se ha de propiciar el
encuentro con Jesucristo” (D.A 278 a)
a través del kerygma. 22
INTRODUCCIÓN:
En el principio de la vida de la Iglesia, se
bautizaba sólo a los convertidos. Hoy
día la tarea es al contrario: convertir a
los bautizados.
En los primeros años de la era cristiana,
la Iglesia se volvió misionera y
proclamaba la Buena Nueva de
salvación en todo el mundo pagano. Mas
hoy día, es la Iglesia misma la que debe
ser evangelizada en su interior para
luego poder convertirse en Buena Nueva
para el mundo. 23
INTRODUCCIÓN:
El grave problema de muchos
evangelizadores, es tratar de incorporar toda
la doctrina y enseñanza de la fe, en la
evangelización kerygmática. Hay quienes
creen que el mensaje es incompleto y tratan
de mejorar la pedagogía del Nuevo
Testamento.
La proclamación del Evangelio comienza
con el Kerygma o Primer Anuncio, que tiene
un contenido bien específico: la persona de
Jesús Salvador.
24
INTRODUCCIÓN:
Sin embargo, muchas veces caemos
en la tentación de anexar tantos
elementos de tipo filosófico, doctrinal,
pastoral, sacramental, y añadimos
otros temas, aun importantes, que
después resulta casi imposible
encontrar la persona viva de Jesús en
medio de tantas cosas. De esta forma
se diluye el mensaje. Ya no es una
proclamación que sacude sino un
sistema doctrinal o un catecismo
completo de la fe. 25
INTRODUCCIÓN:
Hay quienes piensan que durante el Primer
Anuncio se debe incluir un tema sobre el
sacramento de la Reconciliación y lo añaden. Otros
piensan que se necesita una seria fundamentación
sobre la Iglesia y se inserta. Otra persona cree que
no es posible olvidar a la Virgen María y el Santo
Rosario, y aumenta una enseñanza más.
Se adoctrina a quienes apenas están siendo
evangelizados. Se da alimento sólido a los que
están en el proceso de nacer de nuevo. Se esfuma
el mensaje del anuncio del Jesús Resucitado. Con
tantas añadiduras, el kerygma se va diluyendo y
perdiendo en consecuencia su fuerza.
26
INTRODUCCIÓN:
• El mandato de Cristo resucitado
a los suyos, de llegar hasta los
confines de la tierra anunciando
el Evangelio, se ha polarizado
más hacia el enseñar que hacia
el proclamar; se preocupó más
de bautizar que de evangelizar.
Por eso hoy día es imperativo y
urgente el evangelizar a los
bautizados 27
INTRODUCCIÓN:
En la Iglesia hay diferentes ministerios:
apóstoles, profetas, evangelizadores,
pastores y maestros: Ef 4,11. En esta
lista se distingue claramente entre los
evangelizadores que anuncian la Buena
Nueva y los maestros que solidifican la
fe de los convertidos.
Nosotros nos enfocaremos a la
formación de evangelizadores: aquellos
que proclaman el primer anuncio de la
Buena Nueva.
28
INTRODUCCIÓN:
• Hoy día, en la Iglesia católica, este
acento es no sólo importante sino
de tremenda urgencia, ya que por
un lado constatamos que el número
de cristianos no aumenta
proporcionalmente al crecimiento
de la población mundial. Por otro
lado, nuestros hermanos
evangélicos, sobre todo en América
Latina, crecen numéricamente a
costa de los católicos.
29
INTRODUCCIÓN:
Ante tarea tan gigantesca y misión tan
compleja, todos quisiéramos encontrar
un método sencillo, pero eficaz, que
diera respuesta a tan inmenso
problema.
Afortunadamente, sí existe solución:
formar evangelizadores. Hacer de cada
católico un evangelizador, que cada
bautizado se convierta en
evangelizador. Jesús formó
evangelizadores, Pablo también. Esta es
la vía de solución.
30
INTRODUCCIÓN :
Esta es una herramienta de trabajo para el
curso de formación de evangelizadores. De
ninguna manera suple al curso. Al
contrario, lo supone. Querer evangelizar
con un escrito sería como tratar de
aprender a nadar a través de un curso por
correspondencia. Así pues, lo expuesto en
estas páginas no está desarrollado a la
manera convencional. Más bien es un
cuaderno de trabajo que complementa el
curso de formación de evangelizadores.
31
4 Condiciones Necesarias :
Si en todo grupo, asociación o sociedad
se requiere un mínimum para ser
miembro, sucede lo mismo en el campo
de la evangelización.
Así como son cuatro los puntos
cardinales, cuatro son las condiciones
necesarias para poder llegar a ser
evangelizador y más tarde un formador
de evangelizadores. Sin ellas la misma
lectura y estudio de este trabajo sería
como una semilla que, por no caer en
tierra preparada, no dé el fruto esperado32
Cuatro Condiciones necesarias:
EL EVANGELIZADOR NECESITA:
1.-Experiencia de salvación
2.-Celo por el Evangelio
3.-Análisis de la realidad
4.-Vivir el Evangelio
33
Cuatro Condiciones necesarias:
1 . - EXPERIENCIA DE SALVACIÓN
No podemos dejar de hablar de lo que
hemos visto y oído: Hech 4,20.
La primera exigencia de todo
evangelizador es haber tenido una
experiencia personal de salvación. No
basta saber mucha doctrina, estar
diplomado en teología o tener un título o
función en la Iglesia. Es necesario
"haber nacido de nuevo", como lo exigía
Jesús al sabio Nicodemo (Jn 3,3). 34
Cuatro Condiciones necesarias:
El evangelizador no es un maestro, sino un
testigo: proclama a Jesús Salvador y da
testimonio de lo que ha visto y oído.
No sólo sabe que Dios es amor. El ha
tenido la experiencia personal de ser
amado incondicionalmente. Ya tuvo su
encuentro personal con Jesús y lo ha
proclamado su Salvador personal y Señor
de toda su vida. El Espíritu Santo lo ha
dejado marcado con un sello indeleble. Si
proclama que Jesús salva, es porque antes
él ya lo ha vivido en carne propia.
35
Cuatro Condiciones necesarias:
Cuando Jesús liberó al hombre
poseído por una legión de demonios,
le dio esta orden: Vete a tu casa,
donde los tuyos, y cuéntales que Dios
ha tenido misericordia de ti: Mc 5,19-
20. Sólo quien ha tenido experiencia
de salvación, puede dar testimonio
eficaz del poder del Evangelio.
36
Cuatro Condiciones necesarias:
2.- CELO POR EL EVANGELIO
El celo de tu casa me consume: Jn 2,17.
El celo por el Evangelio es un anhelo para
que Cristo Jesús sea conocido, amado y
servido por todos los hombres, y al mismo
tiempo es compromiso con el hombre,
para que sea más digno, más libre y más
hombre.
37
Cuatro Condiciones necesarias:
El celo por el Evangelio es un fuego implacable
en el corazón que no se puede extinguir y busca
incendiar a los demás. Es una espada afilada que
no se detiene ante ninguna dificultad, hasta dejar
sembrada la semilla de la Palabra de Dios en el
mundo. Es boca de profeta que no calla por
respetos humanos, estructuras asfixiantes o
miedo disfrazado de prudencia. Calzados con el
celo por el Evangelio (Ef 6,15), para llevar la
Buena Nueva hasta los confines de la tierra. Su
único acompañante es el bastón, como el de
Moisés, para mostrar que con el poder de Dios es
posible atravesar el Mar Rojo de las dificultades y
los problemas.
38
Cuatro Condiciones necesarias:
Este celo debe convertirse en pasión, que
coloca el trabajo evangelizador por encima de
cualquier otra cosa en la vida. Es más: es
necesaria una obsesión en la que lo único
importante en la vida sea el anunciar la
persona, la vida y las enseñanzas de
Jesús, así como instaurar su Reino de justicia,
gozo y paz en este mundo.
Pablo estaba lleno de este celo cuando
exclamaba: ¡Ay de mí si no evangelizara!:
1Cor 9,16, por eso era capaz de superar todas
las adversidades que nos cuenta en 2Cor
11,23-29. 39
Cuatro Condiciones necesarias:
3.- ANÁLISIS DE LA REALIDAD
Yo soy el buen pastor y conozco a mis ovejas:
Jn 10,14. Si el buen pastor conoce a cada una de
sus ovejas y las llama por su nombre, cada
evangelizador ha de ser sensible a la situación de
vida de las personas, grupos o pueblos que
evangeliza. De otra manera no llegará a enraizar
profundamente el Evangelio y se quedará como
un simple barniz superficial. Si no se aborda al
hombre en el plan de Dios, así como en su marco
histórico, social y cultural, la evangelización corre
el riesgo de no transformar el centro de las
decisiones, ni los valores ni los criterios que rigen
la sociedad. 40
Cuatro Condiciones necesarias:
El mensaje no es una camisa de fuerza
que se impone, sino una opción que se
propone a hombres libres, enmarcados
en una cultura, para que con su voluntad
hagan una decisión-de vivir el Evangelio,
insertando los principios del Reino en su
realidad histórica.
41
Cuatro Condiciones necesarias:
Las circunstancias sociopolíticas y
culturales del hombre son el terreno
donde se siembra la Palabra. En ese
marco concreto, el Evangelio se encarna
para transformar las situaciones de
pecado en vida nueva.
Es igualmente necesario tener en cuenta
el proceso religioso y de vida de fe de la
comunidad, ya que el receptor del
mensaje y su respuesta, son parte de la
evangelización.
42
Cuatro Condiciones necesarias:
Inculturar el Evangelio es el gran reto de los
evangelizadores, so pena de permanecer en lo
superficial o sentimental.
Cuando Jesús se le apareció a Saulo de Tarso en
el camino de Damasco, le llamó por su nombre en
su lengua materna. El ideal del evangelizador es
acercarse lo más posible a la realidad concreta
del evangelizado, habiéndole en su propia lengua,
para que pueda comprender, aceptar y responder
al mensaje.
El capítulo 16 de la carta a los Romanos es un
maravilloso testimonio de un evangelizador que
conoce la comunidad, antes de evangelizarla.
43
Cuatro Condiciones necesarias:
4.- VIVIR EL EVANGELIO
Vivan de una manera digna de la vocación a la
que han sido llamados: Ef 4 , 1 .
Definitivamente el estilo de vida del
evangelizador determina el mensaje que
transmite, ya sea porque adquiere una
plusvalía o porque se desprestigia.
El evangelizador no es un frío transmisor de
una propaganda, sino que encarna el
mensaje, y él mismo, con su estilo de vida, se
convierte en parte del mensaje.
44
Cuatro Condiciones necesarias:
Por tanto, esto exige creer profundamente lo
que se predica y vivir congruentemente lo que
se cree. El evangelizador no es un simple
propagandista. Vive de acuerdo al mensaje
que transmite. Si no existe una congruencia de
vida con el mensaje, éste se desvirtúa y
malinterpreta, ya que no es posible esperar
que los demás crean en lo que el
evangelizador no profesa.
Pablo, porque vive lo que predica, se atreve a
decir: Sean mis imitadores, como yo soy de
Cristo: 1 Cor 11,1.
45
Cuatro Condiciones necesarias:
Las cuatro condiciones para evangelizar son
como los cuatro puntos cardinales que
orientan la predicación de un evangelizador.
1.-Experiencia de Salvación.
2.- Celo por el evangelio.
3.- Análisis de la Realidad.
4.- Vivir el Evangelio.
46
Kerygma y Catequesis:
El siguiente relato contiene riquísimos
elementos para descubrir los diferentes
aspectos de la evangelización:
El Ángel del Señor habló a Felipe diciendo:
"Levántate y marcha al sur, por el camino que
baja de Jerusalén a Gaza por el desierto".
Felipe se levantó y se fue. He aquí que un
eunuco etíope regresaba sentado en su carro
leyendo al profeta Isaías.
El Espíritu dijo a Felipe: "Acércate y ponte junto
a este carro“. Felipe corrió hasta él y le oyó
leer al profeta Isaías; y le dijo: "¿Entiendes lo
que vas leyendo?"
47
Kerygma y Catequesis:
El etíope contestó:
"¿ Cómo lo voy a entender si nadie me lo
explica?“ Felipe entonces, partiendo de este
texto de la Escritura, se puso a anunciarle la
Buena Nueva de Jesús. Siguiendo el camino
llegaron a un lugar donde había agua.
Entonces el eunuco dijo: “Aquí hay agua; ¿qué
impide que yo sea bautizado”? Entonces
mandó detener el carro. Bajaron al agua y
Felipe lo bautizó: Hech 8,26-39.
48
Kerygma y Catequesis:
1 . DIVERSAS FASES DE LA
EVANGELIZACIÓN:
La evangelización es amplia y compleja .
Contiene varios elementos que conviene
distinguir. En primer lugar, por evangelización
se debe entender toda la actividad tanto de
Jesús como de la Iglesia. Cada acción eclesial
es evangelización que proclama, celebra o
vive el misterio de la salvación.
49
Kerygma y Catequesis:
Una manera sistemática de dividir la labor
evangelizadora de la Iglesia, sería la
siguiente:
PROFETICA (Palabra Proclamada: Anuncio
Verbal de la Buena Nueva)
S A C E R D O T A L (Palabra Celebrada:
La liturgia, memorial de la obra salvífica)
REGIA (Palabra comprometida: Instauración
del Reino de Dios)
50
Kerygma y Catequesis:
Las tres áreas van íntimamente unidas
Son inseparables y se entrelazan entre
sí. Son como un trípode donde cada pie
sostiene los otro dos.
Este estudio se limitará a tratar la
evangelización profética, que anuncia
con palabras eficaces y testimonio de
vida, la obra salvífica realizada por Cristo
Jesús.
51
Kerygma y Catequesis:
2 . DOS ETAPAS DIFERENTES Y
COMPLEMENTARIAS:
En el proceso integral de la comunicación del
Evangelio se deben distinguir claramente dos
momentos sucesivos, que son
complementarios e interdependientes:
A).- El primer anuncio de la Buena Noticia:
Kerygma .
B).- La enseñanza progresiva de la fe:
Catequesis. 52
Kerygma y Catequesis:
Entre kerygma y catequesis existen
profundas relaciones, pero al mismo
tiempo lógicas diferencias que conviene
apuntar para distinguir.
Setrata de dos pasos consecutivos que
se exigen mutuamente. Sin embargo, el
ke rygma siempre precede a la
catequesis.
53
Kerygma y Catequesis:
Si el kerygma es el fuerte golpe de la campana, la
catequesis es el resonar, que se extiende en el
tiempo y el espacio. Toda campana tiene un tono,
y el resonar es siempre en el mismo tono. Por
tanto, la catequesis prolonga el anuncio
kerygmático.
No es fría doctrina o meras enseñanzas teóricas,
sino la extensión y plenitud de la nueva vida traída
por Jesús. La vida se nos da gracias a la fe con la
que respondemos al anuncio kerygmático, pero la
vida en abundancia llega a su plenitud a través de
la catequesis vivida en fe. Por esta razón, la línea
que separa kerygma y catequesis es punteada y no
continua. 54
Kerygma y Catequesis:
La catequesis no incluye, ni menos
suplanta, al kerygma. Lo supone. Se
edifica sobre la roca sólida de un
kerygma que verdaderamente haya
cumplido con su objetivo: nacer de
nuevo. La vida cristiana se inicia con un
encuentro vivo y personal con Jesús. Sin
esta plataforma fundamental, todo lo que
se edifique encima, ya sea catequesis,
moral, teología y hasta cualquier tipo de
compromiso apostólico o social, será
como construir sobre arena. 55
Kerygma y Catequesis:
El gran error pedagógico en la pastoral
evangelizadora, es que primero se "catoliza",
antes de cristianizar. Es decir, se insiste
primordialmente en enseñar y catequizar a los
fieles sobre todas las verdades de la Iglesia
Católica. La preocupación se ha centrado en
transmitir una sana y ortodoxa doctrina. Se ha
querido formar santos y sabios cristianos, y para
lograrlo se les comunica el Catecismo... Sin
embargo, se ha olvidado el principio fundamental
que Jesús le exigió a Nicodemo: ¡Hay que nacer
de nuevo! Lo primero no es ser "maestros en
Israel", sino recibir y vivir la Buena Noticia de la
salvación en Jesús. 56
Kerygma y Catequesis:
Para que una vida crezca, es necesario que
antes haya nacido.
No se puede crecer en la fe, si antes no se
ha nacido a ella.
El kerygma lleva precisamente esta
finalidad: mediante la presentación de
Jesús muerto, resucitado y glorificado,
tener una experiencia de vida nueva
gracias a la fe y la conversión, y
experimentar a Jesús vivo, como Salvador
personal, como Señor de toda la vida y
como Mesías que da el Espíritu Santo para
transformar nuestro mundo por el amor. 57
Kerygma y Catequesis:
Pero, lamentablemente, muchas veces
en la evangelización del pueblo de Dios
se ha dado por supuesto el haber
cumplido efectivamente con todos los
pasos de la proclamación kerygmática.
Por eso, se insiste prioritariamente en
las verdades, las leyes divinas y los
dogmas a quienes nunca han conocido
personalmente a Jesús como Salvador,
ni lo han proclamado como Señor de
toda su vida, ni lo han experimentado
como Mesías. 58
Kerygma y Catequesis:
Algunas culturas indígenas de México
tenían costumbres y creencias muy
arraigadas. Por ejemplo, colocaban
alimento dentro de las tumbas, por si al
difunto le daba hambre.
Sin embargo, en el campo religioso
hemos vuelto a hacer lo mismo: para
evangelizar estamos colocando el rico
alimento de la doctrina y la moral
cristiana junto a cadáveres que no tienen
la vida de Jesús. ¡Se está vitaminando a
los muertos! 59
Kerygma y Catequesis:
Cuando Jesús resucitó a la hija de Jairo,
primero le devolvió la vida, y hasta después la
entregó a sus padres (la comunidad) para que
le dieran alimento. El nunca intentó devolverle
la vida a base de alimento nutritivo. Primero la
resucita y hasta después le da el alimento.
Este es el principio insustituible de toda
evangelización. No se puede suplir con
catequesis, devociones o moral lo que ante
todo es una experiencia de vida nueva. La
catequesis, para dar abundante fruto que
permanezca, debe estar en su lugar: siempre
después del anuncio kerygmático. 60
Kerygma y Catequesis:
Una tarde de primavera estaban dos
jóvenes enamorados a la orilla del lago
Ipacaraí. Mientras el sol se ocultaba y
doraba las tranquilas aguas, el joven
comenzó a decir con dulce voz a la
joven: "Casi todo en ti es hermosura y
perfección: tus grandes y verdes ojos; tu
pelo bien cuidado; tu linda boca, roja y
pequeña; en fin, todas las partes de tu
rostro son maravillosas; pero tienes un
pequeño defecto... ¡todo lo tienes mal
acomodado!" 61
Kerygma y Catequesis:
Eso mismo sucede en la
evangelización cuando prescindimos del
kerygma: la moral es perfecta, la
doctrina ortodoxa, la liturgia precisa y el
compromiso total. Todo está bien, muy
bien, hermoso y bello, pero tiene el
mismo defecto: mal acomodado...
62
Kerygma y Catequesis XVII:
El kerygma es el cimiento de la
construcción. La catequesis no suple ni
antecede al kerygma, el cual es, ante
todo, vida.
Después, y sólo después, vendrá lo
demás. La verdadera evangelización
comienza con el kerygma, el cual es vida
nueva, experiencia
de fe, Buena Noticia y poder del Espíritu.
Primero es lo primero.
63
Kerygma y Catequesis:
Hoy día, más que nunca, la Iglesia y el
mundo están precisando ese nuevo
Pentecostés que manifieste con claridad y
poder la vida abundante que Cristo vino a
traer a esta tierra.
Este trabajo, como el curso de formación
de evangelizadores, no se propone ofrecer
una visión completa de la evangelización,
sino solamente del primer paso que es el
punto de partida insustituible para todo lo
demás y sin el cual trabajaríamos en vano
en la viña del Señor. 64
Kerygma y Catequesis:
El propósito es simplemente plantear una
inquietante pregunta, y al mismo tiempo
ofrecer una posible respuesta: ¿Por qué
Pedro, el día de Pentecostés, convirtió a
tres mil almas con un solo discurso,
mientras que nosotros con tres mil
discursos no convertimos a una sola? Tal
vez porque no anunciamos lo que Pedro
proclamó. Tal vez porque nos falta el poder
del Espíritu que Pedro tenía. Tal vez
porque no somos testigos, sino simples
repetidores... ¡Tal vez por las tres cosas
juntas!
65
Kerygma y Catequesis:
EVANGELIZAR NO ES L A TAREA
PRINCIPAL DE LA IGLESIA
ES LA ÚNICA
66
El Kerygma de Jesús:
En este capítulo estudiaremos el contenido,
objetivo, método y el puente de la Buena
Nueva anunciada por Jesús.
El predicador de Galilea inició su ministerio
con una proclamación (kerygma) bien definida,
con un contenido específico y una
metodología especial. Jesús mismo era
Evangelio y Evangelizador.
El era el mensaje y el mensajero a la vez.
Vivía lo que predicaba y predicaba lo que
vivía. Su estilo de vida jamás contradecía sus
palabras, y éstas a su vez iluminaban el
sentido de sus acciones. 67
El Kerygma de Jesús:
La religión de Israel había caído en el
formalismo exterior. Las desafiantes voces de
los profetas habían sido suplantadas por
las tradiciones humanas. Los ritos vacíos
sustituían la misericordia y la fe. El derecho
era pisoteado por los poderosos, mientras
los pobres vivían sin esperanza de justicia.
La cátedra de Moisés había sido usurpada por
los escribas y fariseos, mientras que los
estandartes romanos ondeaban en la Torre
Antonia . . .
"...entonces apareció Jesús": Mt 3,13.
68
El Kerygma de Jesús:
Cuando nadie lo esperaba, de Galilea
de los Gentiles, allende el Jordán, se
encendió una luz que habría de iluminar
a cuantos vivían en sombras de muerte.
El nombre de este alegre mensajero era
"Jesús ", que significa: "Dios salva", y
era hijo de Maríade Nazaret.
Su grito rompió el silencio y su voz
resonó por todas las sina gogas del país,
anunciando una nueva doctrina que
asombraba a todos. (Mc1,27).
69
El Kerygma de Jesús:
Α . MENSAJE CENTRAL: EL REINO
Si de alguna manera se pudiera
sintetizar su mensaje, sería con esta
corta frase: El Reino .
El Reino no es un sistema político ni se
reduce a un espacio geográfico, sino que
se refiere a la efectiva y real soberanía
de Dios sobre su pueblo, que libremente
acepta su autoridad mediante la
obediencia de su Palabra (J. Jeremías ) .
70
El Kerygma de Jesús:
La Buena Nueva de que el Reino ya
había irrumpido en este mundo, era
gritada a los cuatro vientos; por eso se le
llama kerygma. Los tres primeros
evangelistas coinciden en sintetizar así la
proclamación de Jesús.
Mientras Marcos recalca la inminencia de
su llegada del Reino (Mc1,14), Mateo
insiste en que el Reino mismo es una
Buena Noticia (Mt 4,23), y Lucas subraya
la necesidad de anunciar dicho mensaje
(Lc 4,43).
71
El Kerygma de Jesús:
Así, pues, por pueblos y aldeas se escuchó
la Buena Noticia:
- Ya se cumplió el plazo fijado por Dios.
- Ya pasó la etapa de la ley y se inaugura el año
de gracia del Señor, con el perdón de todas las
deudas.
- Ya no es necesario ofrecer más sacrificios por
el pecado, porque uno solo bastará para cubrir
los delitos de toda la humanidad.
- No se necesita ser bueno para estar con Dios,
sino que Dios-Bueno se ha acercado a los
hombres; de manera especial a los pecadores.
72
El Kerygma de Jesús:
- Bienaventurados los pobres, porque Dios
les hereda el Reino.
- Dios ha derramado su Espíritu, para liberar a
los cautivos, dar vista a los ciegos y conceder
la libertad a los oprimidos.
- Llegó el tiempo de instaurar su justicia en este
mundo.
Para iluminar este misterio, Jesús usó una gran
variedad de imágenes, en las cuales resaltaba
diferentes elementos. No hizo grandes
disertaciones filosóficas, ni complicaciones
rituales sino con la sencillez de sus parábolas,
definió el perfil del Reino de Dios. 73
El Kerygma de Jesús:
EL REINO ES UN MISTERIO
AL QUE PODEMOS APROXIMARNOS
A TRAVÉS DE IMÁGENES
74
El Kerygma de Jesús:
Β . Características del Reino
a . Jesús, Buena Noticia del amor de
Dios
La Buena Noticia del Reino no era sólo
el anuncio de promesas, sino la presencia
misma de Jesús, activando la salvación de
Dios.
El Reino se personifica de alguna
manera en él mismo, Palabra hecha carne.
75
El Kerygma de Jesús:
"Evangelio de Jesucristo...": Mc1,1, quiere
decir que Jesús Mesías es la Buena Noticia.
Lo más importante no es lo que dice con
su boca. Su persona es la Palabra misma
de Dios que mues tra un mensaje: "Tanto
amó Dios a este mundo, que envió a su Hijo
único, para que todo el que crea en él no
perezca, sino que tenga vida": Jn 3, 16.
76
El Kerygma de Jesús:
Por eso, en siete ocasiones, Jesús se atrevió
a referirse a sí mismo como el mensaje
mismo:
- Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno
come este pan, vivirá para siempre: Jn 6 , 5 1 .
- Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no
anda en tinieblas, sino que tendrá la luz de la
vida: Jn 8,12.
- Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará
a salvo: Jn 10,9.
- Yo soy el buen pastor, que da la vida por las
ovejas: J n 10,11.
77
El Kerygma de Jesús:
- Yo soy la resurrección y la vida; el que cree
en mí, aunque muera, vivirá: Jn 11, 25.
- Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie
va al Padre sino por mí: J n 14,6.
- Yo soy la vid y vosotros los sarmientos. El
que permanece en mí; da mucho fruto: Jn15,5.
78
El Kerygma de Jesús:
En el Reino no existe una ley que deba ser
cumplida, sino una persona que encarna los
valores del Reino: Jesús. El es la Buena Noticia
. Su mensaje no es una teoría, sino un estilo de
vida Por eso, más que hablar del perdón,
perdonó siempre: a la Magdalena , a Pedro y de
manera singular a sus verdugos.
Amó a todos, especialmente a sus doce
discípulos, a los pobres y a los pecadores.
No vino a que le sirvieran, sino a servir. Todo lo
hizo bien y nunca hubo doblez en su corazón.
Habló siempre con la verdad y, siendo pobre,
abanderó la justicia y la paz. 79
El Kerygma de Jesús:
Armonizaba siempre con la naturaleza y con
toda la creación.
El mar, el desierto o un monte se transformaban
en el pulpito para su proclamación. Hablaba de
los pájaros del cielo, los lirios del campo, las
estaciones del año y el relámpago que
fugazmente aparece en el firmamento. Convivía
con las bestias del campo y respetaba tanto el
equilibrio ecológico, que permitía que trigo y
cizaña crecieran juntos por un tiempo. Hasta
concedía una nueva oportunidad a la higuera
estéril.
80
El Kerygma de Jesús:
Su estilo de vida era una lámpara para
iluminar el itinerario de la autenticidad. No
aceptó el camino fácil del triunfalismo
mesiánico. Renunció a ser rey, para hacerse
el servidor de todos. No vendió su libertad
interior para complacer a los que ostentaban
el poder civil o religioso. Nunca se sintió
menos que los ricos de este mundo, pero
tampoco más que los pobres y pecadores.
Supo relacionarse perfectamente con Dios
como un Padre, pues tenía la experiencia de
ser el Hijo de las complacencias.
81
El Kerygma de Jesús:
En su corazón jamás germinó la cizaña
de la ambición o la codicia.
Era libre de todo apego a las cosas
materiales. Siendo rico, se hizo pobre, No
tenía ni dónde reclinar la cabeza y llegó al
extremo de morir desnudo. No aceptó
todos los reinos de la tierra cuando le
fueron propuestos por Satanás, o el trono
que los judíos quisieron ofrendarle,
después de la multiplicación de los
panes.
82
El Kerygma de Jesús:
La forma como Jesús resolvía los
conflictos y su postura frente a los
poderosos, su determinación ante las
tentaciones y su respuesta frente al dolor
y la muerte; en fin, su jerarquía de valores
y sus prioridades, eran Buena Noticia,
porque así enseñaba cómo vivir la
libertad y la solidaridad que realizan a la
persona y construyen el Reino de Dios.
83
El Kerygma de Jesús:
En resumen, Jesús mismo, con su
estilo de vida, no sólo es el mensajero:
sino que encarna el mensaje.
Precisamente por eso, con toda
autoridad proclama: "aprendan de mí",
porque su vida misma es la más grande
enseñanza del Reino (Mt 11,29).
Jesús presentó el misterio del Reino en
las coordenadas de signos y palabras
íntimamente conexos entre sí:
84
El Kerygma de Jesús:
- Signos: Los ciegos recobran la vista, los cojos
andan, los leprosos quedan limpios y los muertos
resucitan (Mt 11,5).
Los pobres son evangelizados, el Espíritu es
derramado sin medida y los demonios son
expulsados con el poder de Dios. Estos signos
corresponden a los moldes proféticos sobre el
Mesías prometido.
- Palabras: Su Palabra, cual semilla que va
creciendo continuamente, produce una generosa
cosecha. Palabra sin igual, que no admite
parangón, y todo mundo reconoce que se trata de
una nueva doctrina expuesta con autoridad (Mt
7,29). 85
El Kerygma de Jesús:
El kerygma de Jesús estaba cimentado sobre
una roca firme y estable. En el Reino ya no
tiene sentido la noción de un Dios temible y
justiciero, sino que se trata de un Padre bueno
que hace salir el sol sobre justos y pecadores.
Su amor no se mide de acuerdo a la conducta
de los hombres, sino que brota de su ser de
padre amoroso. Los judíos tenían tanto respeto
a Dios, que casi se adentraban en la frontera
del temor. Jesús viene a revelar que ese Dios
santo y trascendente, ama a todos los
hombres, especialmente a los más
necesitados.
86
El Kerygma de Jesús:
Para la ideología de aquellos tiempos, todo
transgresor de la ley, ya encontraba serios
problemas si intentaba acercarse a Dios. Pero que
Dios mismo fuera quien saliera en su busca, como
lo anunciaba Jesús, era absolutamente
inconcebible. Por eso, para desafiar sus
estructuras, formula una pregunta muy
comprometedora: ¿Quién de vosotros que tiene
100 ovejas y pierde una, no deja las 99 en el
desierto y va a buscarla hasta que la encuentra?
¿Quién se atreve a arriesgar 99 ovejas solas en el
desierto, expuestas a las bestias salvajes? Si se
considera a las 99, lógicamente la respuesta es
negativa. Pero Jesús sorprende cuando afirma que
el Buen Pastor decide ir a buscar la oveja perdida.87
El Kerygma de Jesús:
Si Dios es Padre, en consecuencia,
todos somos hermanos.
El primer mandamiento, amar a Dios, va
indisolublemente unido al segundo: amar
al prójimo. La Nueva Ley consiste en
amarnos los unos a los otros como él nos
amó, y es el distintivo que caracteriza a
sus discípulos (Jn 13,34).
88
El Kerygma de Jesús:
- En el Reino, los últimos serán los primeros.
- Hay más dicha en dar, que en recibir.
- Las prostitutas y pecadores aventajarán a
piadosos escribas y fariseos?
- El más grande, es el que sirve.
- El sábado se hizo para el hombre y no el
hombre para el sábado.
- Hay más alegría en el Reino por un pecador
que se convierte, que por 99 justos que no
tienen necesidad de penitencia.
- En el Reino, lo más importante no son los
ayunos, las largas oraciones o las anchas
filacterias, sino la justicia, la misericordia y la fe.
89
El Kerygma de Jesús:
En el Reino, la persona vale por sí
misma, independientemente de su
condición social o religiosa. La dignidad
del hombre no radica en lo que tiene,
sino en lo que es, hijo de Dios; y en su
capacidad de servicio a los demás. Por
eso, Jesús testifica con su vida y predica
de muchas formas, que es absurdo
invertir la vida acaparando riquezas o
depender de ellas.
90
El Kerygma de Jesús:
En el Reino hay una regla que no sigue
los cánones de las apariencias de este
mundo. Lo más importante no es la
acción que se realiza, sino la intención
con la cual se llevan a cabo cada uno de
los actos. Lo que aparenta ser bueno y
meritorio, como ayunar, orar o dar
limosna, si se realiza para ser vistos,
saludados o reconocidos por los demás,
no tienen ningún sentido en el Reino (Mt
6,1-6). 91
El Kerygma de Jesús:
Todo el sistema religioso del pueblo de Israel
giraba en torno a este presupuesto: hay que ser
bueno para acercarse a Dios; o por lo menos, hay
que purificarse para no ser fulminados por el fuego
de su santidad. Con variedad de signos y
parábolas, Jesús ponía el centro de atracción en
otro polo: la salvación ni se compra ni se merece,
sino que es un don del amor de Dios, que invita a
su banquete a quienes no ostentan ninguna
riqueza ni privilegio de este mundo (Lc 14,12-14).
Cuando un pecador, rechazado por la religión y
condenado por la ley. escuchaba este mensaje de
salvación gratuita, no podía permanecer
indiferente ante la oferta del perdón de Dios.
92
El Kerygma de Jesús:
Aunque la puerta del Reino está abierta y no se
exige cuota de entrada, el camino es estrecho y
está sembrado de obstáculos que impiden su
ingreso.
Tal vez la parábola que más sacudió la
institución de Israel, fue la del fariseo y el
publicano, que subieron juntos a orar al templo.
El que confiaba en sus buenas obras, ayunos y
cumplimiento formal de la ley, no recibió la
justificación. En cambio, quien simplemente
reconoció su pecado y se abrió a la misericordia
divina, pudo experimentar el perdón (Lc18,9-14).
93
El Kerygma de Jesús:
Jesús le advirtió a la samaritana que ya había
llegado el tiempo en que la verdadera adoración
no sería en un lugar, sino de una nueva forma:
en espíritu y verdad, por la simple razón de que
Dios es espíritu y no depende de ningún templo
fabricado por las manos humanas (Jn 4,21-25).
Jesús mismo era el nuevo Templo, lugar de
encuentro entre Dios y los hombres. Nadie
podrá ir al Padre sino a través de él. Es más,
quien lo ve a él, ve al Padre, porque el Padre y
él, son una misma cosa (Jn 10,30).
94
El Kerygma de Jesús:
Jesús inició su ministerio al impulso del Espíritu
que recibió en el Jordán. Gracias a su fuerza,
podía anunciar el Evangelio a los pobres, liberar
a los cautivos y libertar a los presos. El Espíritu
de Dios lo animaba, dándole testimonio de ser
Hijo amado del Padre. La Fuerza de lo Alto,
como también lo llamaba, lo capacitaba, no sólo
para superar t o da adversidad y oposición, sino
para un día dar la prueba máxima del amor: la
vida por los que amaba.
95
El Kerygma de Jesús:
Pero al tercer día, como lo había anunciado,
resucitó de entre los muertos y está vivo para nunca
más morir. Se convierte así en signo de esperanza
para todos, especialmente del pobre y necesitado.
Vence la muerte y es constituido Señor, lleno de
todo poder en el cielo y en la tierra. Con toda
autoridad, envía a los suyos a anunciar su muerte y
proclamar su resurrección, anunciando la Buena
Nueva hasta los confines del mundo.
Con la Pascua de Jesús, su muerte y resurrección,
el Reino queda ya inaugurado. Han comenzado los
últimos tiempos, la era de la gracia y la verdad (Jn
1,17).
96
El Kerygma de Jesús:
De muchas y variadas formas, Jesús
insistió que el Reino no se vive en el
individualismo, sino en las nuevas
relaciones de los hombres entre sí. Se
trata de entablar lazos donde se encarnen
los valores y criterios evangélicos. Por
eso, constantemente se refiere a un
rebaño, una familia o un pueblo. Por
tanto, el Reino no se limita a los
corazones de las personas, sino que se
extiende en todos los estratos de la vida
humana. 97
El Kerygma de Jesús:
El Reino supera con mucho toda expectativa y
sueño de los hombres. Es el más invaluable de
los tesoros; ante el cual, palidecen los demás
valores. Es el hallazgo de la Perla Preciosa, por
la que se venden las otras perlas, pues se ha
encontrado el valor supremo de la vida (Mt
13,44-45). Quien ha encontrado el Reino, ha
encontrado el sentido de su existencia. Todo lo
demás se considera simple añadidura (Mt 6,33).
El signo de haber encontrado la Perla Preciosa,
es que se vive en plenitud de alegría y gozo,
aun en las renuncias que el Reino exija.
98
El Kerygma de Jesús:
Si con una sola frase nos
atreviéramos a sintetizar la misión central
de Jesús, sería: ser portador y actor de la
salvación de todo el hombre y de todos
los hombres. Su nombre, Yeshuá,
resume su misión: Dios salva. Por otro
lado, él mismo lo confirma cuando afirma:
la salvación viene de los judíos: Jn 4,22.
99
El Kerygma de Jesús:
El pasaje que resume maravillosamente su
misión en este mundo, se encuentra en su
carta de presentación en la sin agoga de
Nazaret, cuando él mismo, partiendo de una
premisa, definió su objetivo en cinco puntos:
El Espíritu de Dios está sobre mí porque
me ha ungido y me ha enviado: a anunciar la
Buena Nueva a los pobres, a proclamar la
liberación de los cautivos, para dar la libertad
a los oprimidos, a dar la vista a los ciegos y
proclamar el año de gracia del Señor:
Lc 4, 18 -19.
100
El Kerygma de Jesús:
Únicamente quienes reconozcan y vivan su
pobreza frente a Dios pueden ser beneficiados
de la salvación. Esto no debe ser interpretado
como si el Evangelio fuera exclusivo para una
clase de personas ni menos una clase social,
sino que es una invitación universal para ser
pobres y así ser destinatarios de la Buena
Nueva. Quien no sea pobre no podrá recibir las
riquezas del Reino. Como el Reino no se
compra ni se merece, sólo los pobres lo
heredan.
101
El Kerygma de Jesús:
Jesús es el liberador que desata las
cadenas interiores: miedos, odios,
resentimientos; amarguras,
desconfianza, egoísmo y todo tipo de
envidias y divisiones. El hombre por sí
mismo no puede liberarse de estas
ataduras, pero gracias a la verdad
revelada por Jesús y a su acción
salvífica, es posible ser libre de todos
estos lazos que oprimen su corazón.
102
El Kerygma de Jesús:
Esta frase no se refiere sólo ni principalmente a
la curación de la ceguera física, sino de toda
enfermedad producto del pecado que mantiene al
hombre en la oscuridad de la ignorancia. Se vive
en las tinieblas mientras no se tiene la luz del
conocimiento de la verdad sobre Dios, el hombre y
la creación. El origen de los más graves problemas
de la humanidad estriba en que el hombre no sabe
de dónde vino, para qué está en este mundo y a
dónde va.
Jesús revela el sentido de la vida y de la existencia
humana. Conocer la verdad y vivirla, es lo que nos
hace libres. Gracias a la verdad podemos ser
libres y agentes de liberación. 103
El Kerygma de Jesús:
No basta la liberación interior. Existen
sistemas de injusticia que producen ambientes
de pecado, donde la persona está limitada
en el ejercicio de su libertad (sistemas
totalitarios) o paralizada en su responsabilidad
(sistemas capitalistas).
Jesús, para instaurar el Reino de Dios,
posibilita el cambio de las estructuras injustas,
los centros de interés, los criterios y valores
que rigen nuestra sociedad consumista y
materialista.
104
El Kerygma de Jesús:
Dios quiere tanto la salvación de todos los
hombres, como la salvación íntegra de todo el
hombre, que incluye otros dos aspectos que son
complementarios:
El pecado, ruptura con Dios, división entre los
hombres y desarmonía en el interior de cada
uno, es la causa de todos los males en este
mundo. Por eso la salvación, ofrecida por Dios a
través de Jesús, va directamente a la raíz del
problema: nos libera del pecado.
El efecto principal de la muerte y resurrección
de Jesús es "reconciliar": hacer las paces
después de la guerradel hombr e con Dios, y
volverlo a la intimidad con el Creador.
105
El Kerygma de Jesús:
LIBERACIÓN DE PECADO:
R e c o n c i l i a c i ó n
Expiación
L i b e r a c i ó n
J u s t i f i c a c i ó n
Herencia
106
El Kerygma de Jesús:
LA SALVACIÓN ES:
LIBERACIÓN DEL PECADO
Y
COMUNIÓN CON DIOS
Y CON LOS HERMANOS
107
El Kerygma de Jesús:
NACER DE NUEVO
No se trataba de un proceso físico, como
pensaba Nicodemo, pues esto, ciertamente,
era imposible. Jesús se refería a un cambio
completo de mente, que exigía dejar las
seguridades humanas y religiosas, para
depender solamente del amor misericordioso
de Dios. Romper con el propio esquema de
vida, para que Dios y su voluntad fueran los
que dirigieran los destinos de las personas y
de la humanidad.
108
El Kerygma de Jesús:
arrepiéntanse y crean en el Evangelio:
Mc 1,15.
Arrepentimiento, significa dejar los caminos del
pecado y renunciar a la injusticia. Creer no se
reduce a creer en algo, ni si quiera en Jesús,
sino en creerle a él: sus palabras y enseñanzas,
pero de manera especial a su estilo de vida,
propuesto por él mismo. Creer no se limita a un
asentimiento mental, sino aceptar el designio
del cielo nuevo y la tierra nueva que Dios tiene
para este mundo, y poner en juego toda la v i da
para instaurar el Reino en este mundo.
109
El Kerygma de Jesús:
LA SALVACIÓN ES UN DON
GRATUITO
QUE SE HACE EFECTIVO AL
NACER DE NUEVO:
- CREER
- CONVERTIRSE
- HACERSE POBRE
110
El Kerygma de los Apóstoles:
Si la predicación de Jesús se centraba en la
salvación hecha presente en el Reino, la
proclamación de los apóstoles y primeros
evangelizadores era Jesús mismo como la
presencia salvífica de Dios.
El Reino se personifica en Jesús. Jesús-
predicador de Galilea, después de su
resurrección, pasó a ser Jesús-predicado hasta
los confines de la tierra. El Jesús evangelizador
se trasformó en Jesús-Evangelio. La
predicación apostólica se centró en la persona y
la misión de Jesús. 111
El Kerygma de los Apóstoles:
La predicación primitiva se centraba en Jesús
y sus hechos de salvación. No se presentaba
una teoría, una moral o un dogma, sino a una
persona viva: Jesús, y su aplicación para
nosotros:
- Murió por nuestros pecados.
- Resucitó para nosotros, para bendición.
- Glorificado para conversión y perdón.
El Evangelio no es algo, sino alguien: Jesús,
cuya acción salvífica llega hasta nosotros. Sólo
se presenta y se proclama a una persona con
una sola conclusión teológica: por nosotros y
para nosotros. 112
El Kerygma de los Apóstoles:
TESTIGOS.
Ahora bien, todos los discursos
kerygmáticos terminan invariablemente
diciendo que los Apóstoles son testigos,
no reporteros, de lo que están narrando.
Ellos han experimentado los frutos de la
muerte y la resurrección de Jesús, y es
por eso que no pueden dejar de hablar
de lo que han visto y oído.
113
El Kerygma de lo Apóstoles:
LO MAS IMPORTANTE NO ES QUE JESÚS MUERA,
SINO EL SENTIDO Y SIGNIFICADO DE SU MUERTE.
LO MAS IMPORTANTE NO ES QUE JESÚS RESUCITE,
SINO EL SENTIDO Y SIGNIFICADO DE SU
RESURRECCIÓN.
LO MÁS IMPORTANTE NO ES QUE JESÚS SEA
GLORIFICADO,
SINO EL SENTIDO Y SIGNIFICADO DE SU
GLORIFICACIÓN.
114
El Kerygma de los Apóstoles:
Es el Espíritu Santo quien abre los corazones
para que se crea en la Palabra de salvación, y él
mismo es quien capacita para confesar a Jesús
como el único Salvador y Señor. El hombre
puede tener todas las buenas intenciones para
transformar su vida, pero sin el poder del Espíritu
Santo es imposible. El ser humano puede
comprometer todo su esfuerzo y buena voluntad
para mejorar, pero ningún sistema, terapia,
programa o institución es capaz de transformar
su corazón. Podría cambiar exteriormente la
conducta, pero no los apetitos, deseos y
motivaciones.
115
El Kerygma de los Apóstoles:
El ser humano necesita el poder del
Espíritu Santo que le otorga nueva vida y
lo hace nacer de nuevo para capacitarlo
para lo que él no puede por sí solo. En
una palabra, su presencia y su actividad
no son optativas sino absolutamente
necesarias.
116
El Kerygma de los Apóstoles:
Obviamente no basta un encuentro ocasional
con Jesús, ya que el Reino pertenece
precisamente a quienes perseveren hasta el fin
(Mt 10, 22), unidos tanto a Jesús, como a sus
palabras y su mensaje. Se trata de una
comunión tan profunda como la de los
sarmientos a la vid. Por eso el Maestro ordena a
todos los suyos:
Permanezcan en mí como yo en ustedes...El
que permanece en mí como yo en él, ese da
mucho fruto, porque separados de mi no
pueden hacer nada: Jn 15, 45
. 117
El Kerygma de los Apóstoles:
Para permanecer con Jesús es necesario formar la
comunidad cristiana. Por eso, quienes recibieron el don del
Espíritu en Pentecostés, perseveraban en la comunidad. Por
tanto, es imperativo permanecer con Jesús en su comunidad ,
viviendo el amor de Dios que ha sido derramado por el Espíritu
Santo, creciendo en la nueva vida a través de cuatro medios:
(Hech 2,42-44)
- La enseñanza de los apóstoles que comunican la doctrina de
Jesús.
- La comunión y participación de la vida divina, junto con los
bienes espirituales y materiales.
- Las oraciones donde se comparte la vida con Dios y con los
hermanos.
- La fracción del pan que es el culmen de la iniciación
cristiana.
118
El Kerygma de los Apóstoles:
PERSEVERAR CON
JESÚS
EN LA
COMUNIDAD,
AL SERVICIO DEL
REINO
119
El Kerygma de los Apóstoles:
Los apóstoles jamás perdieron de
vista la visión de Jesús de instaurar el
Reino de los cielos en esta tierra. Por lo
tanto, la salvación no es un asunto privado
o personal, sino que tiene alcances
sociales. Jesús es Señor porque posibilita
el comienzo de los cielos nuevos y la tierra
nueva en todos los ámbitos de la vida
humana.
120
El Kerygma de los Apóstoles:
La maldad institucionalizada y la
injusticia generalizada sólo serán vencidas
por comunidades de fe que muestren que
el Reino ha llegado y que el amor, la
justicia y la paz, son posibles en este
mundo, gracias a la victoria de Cristo
Jesús sobre todo lo que es muerte.
El culmen de la evangelización se da
cuando los creyentes se unen entre sí,
participando del mismo pan de la Palabra
121
El Kerigma de los Apóstoles:
EL OBJETIVO
DE LA PROCLAMACIÓN
KERYGMATICA ES
RECIBIR EL DON DEL
ESPÍRITU SANTO,
QUE HACE PRESENTE A
JESÚS
Y EFICAZ SU ACCIÓN
SALVÍFICA 122
El Kerygma de los Apóstoles:
La fe y la conversión son los medios
necesarios e insustituibles a través de los
cuales se actualiza en cada persona o
ambiente la salvación y la liberación.
Por eso, los evangelizadores siempre
buscaban:
1. - que los oyentes creyeran en Jesús: Hech
13,39 .
2. - que se convirtieran a Dios: Hech 20, 21.
123
El Kerygma de los Apóstoles:
LA FE:
La fe es la respuesta que el hombre
da a Dios. No es un sentimiento o
ideología, sino un modo de relacionarse
con Dios, viviendo de acuerdo a su plan
salvífico. No es sólo un asentimiento
intelectual, sino sobre todo una entrega
sin condiciones, aceptando la salvación
a través de Cristo Jesús, lo cual implica
necesariamente renunciar a cualquier
otro medio de salvación. 124
El Kerygma de los Apóstoles:
Quien intente salvarse por el
cumplimiento de la ley o realizando
buenas obras, no necesita de Jesús
como Salvador, ya que él pretende
ser su propio salvador. De esta
forma, la fe no es optativa. Es
absolutamente necesaria y de ella
depende la salvación:
125
El Kerygma de los Apóstoles:
Creer:
Creer no se limita a creer en Dios,
sino que significa creerle a Dios, lo cual
es muy distinto. Creer en Dios no tiene
ningún mérito, pues hasta Satanás cree
en El. Creerle a Dios, implica la entrega
total y sin condiciones. No es creer en
algo sino en Alguien. La fe no se reduce
a un asentimiento intelectual sino que es
un modo de relacionarnos con Dios. En
definitiva es aceptar su plan de salvación.
126
El Kerygma de los Apóstoles:
Confiar:
Se trata de un abandono incondicional en
las manos de Dios, Padre amoroso y
todopoderoso. No dependemos de
nuestras culpas o buenas acciones, sino
de los méritos de Cristo Jesús en la cruz.
Es la seguridad que Dios va actuar de
acuerdo a sus promesas, y por tanto nos
libera de todo temor porque sabemos en
quién hemos depositado nuestra
confianza.
127
El Kerygma de los Apóstoles:
Depender:
La fe incluye obedecer a Dios o no es fe.
La fe que salva hace que nos sometamos,
no por legalismo, ni por temor u obligación
a Dios, sino por ser el Padre que nos ama
y quiere lo mejor para nosotros. En fin, la
fe nos lleva a vivir de acuerdo a lo que
creemos, so pena de ser reducida a
ideología, teoría o sentimiento.
128
El Kerygma de los Apóstoles:
Conversión:
El otro carril del puente que nos conecta
con la salvación, es la conversión, la cual
es expresión necesaria de la fe. Fe sin
conversión sería como fuego que no
quema o luz que no ilumina.
Sería una fe muerta e ineficaz.
129
El Kerygma de los Apóstoles:
La conversión no se limita a un cambio de
moral. Eso sería muy poco. Es un cambio de
vida; no por nuestras fuerzas y propósitos sino
por la fe que nos conduce a entregar nuestra
vida de pecado a Jesús y recibir su vida de Hijo
de Dios.
El comienza a vivir, amar, servir y actuar en
nosotros y a través de nosotros. La conversión
es un cambio de vida: cambiamos nuestra vida
por la vida de Jesús.
130
El Kerygma de los Apóstoles:
La fe involucra a todo el hombre, y no
sólo a una parte de su ser. Por tanto, debe
manifestarse en el exterior, cuanto haya
profundizado en el corazón del creyente.
Si la conversión no se expresa de alguna
forma, habría que dudar si es real. Por eso
San Pablo declara que para alcanzar la
salvación se necesita no sólo creer con el
corazón, sino también declararlo con la
boca y las obras.
131
El Kerygma de los Apóstoles:
Confesar a Jesús como el único
Salvador, implica rechazar cualquier otro
medio de salvación, felicidad, realización
o plenitud que no sea él. Esto incluye una
renuncia formal a todo tipo y situación de
pecado, sea personal o social. También
incluye la renuncia a las obras de
Satanás, como todo tipo de esoterismo,
adivinación, curanderismo, magia,
horóscopos, talismanes, etc.
132
El Kerygma de los Apóstoles:
Proclamar a Jesús como el Señor
de todas las áreas de la vida Rendírsele
sin condiciones y permitirle tomar el
control de todo el ser.
Jesús es el Señor cuando él
efectivamente gobierna y dirige la vida de
una persona que se decide vivir de
acuerdo a los principios evangélicos y los
valores del Reino.
133
El Kerygma de los Apóstoles:
LA FE
Y
LA CONVERSIÓN
DEBEN TENER UNA
MANIFESTACIÓN EXTERIOR
134
El Kerygma de los Apóstoles:
Amor a los evangelizados:
Un elemento que aparece sobre todo en
las cartas paulinas, es su gran amor a los
evangelizados. No es posible hacer el
bien a quien no se ama. Evangelizar es
hacer presente el amor de Dios a la
comunidad, pero no de manera teórica o
como propaganda, sino entregando la
propia alma por amor a los evangelizados
(1Tes 2,8). 135
El Kerygma de los Apóstoles:
La unidad es la faceta externa del
amor que caracteriza a los verdaderos
discípulos de Jesús. Por eso el gran signo
y hasta condición para que la
evangelización tenga fruto, es la unidad de
los evangelizadores (Jn 17,21).
En esto reconocerán que son mis
discípulos: si se aman los unos a los otros
Jn13,35.
136
El Plan de Salvación:
El Plan de Dios para la salvación del
hombre consta de cinco verdades vitales, las
cuales deben ser entendidas para recibir la
salvación que Dios ofrece.
El hombre debe conocer lo que Dios ha
hecho para salvar al hombre y lo que el hombre
debe hacer para ser salvo:
1.- El origen del hombre.
2.- El Problema del hombre
3.- El amor de Dios
4.- La Solución de Dios
5.- La respuesta del hombre. 137
El Plan de Salvación:
1.- EL ORIGEN DEL HOMBRE: La Creación
El hombre fue creado con propósito.
Toda persona debe saber acerca de su origen,
¿de donde vino? ¿Para qué está aquí? ¿a dónde va?
El hombre ha sido creado por Dios en un estado de
pureza para ser santos y perfectos.
A.- Dios es el creador de todas las cosas
El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay
en el no vive en santuarios fabricados por humanos,
pues es Señor del cielo y de la tierra y tampoco
necesita ser servido por manos humanas, pues ¿qué
le hace falta al que da a todos la vida, el aliento y
todo lo demás? (Hech 17, 24-25)
138
El Plan de Salvación:
B.- Dios es el creador del hombre:
1.- Fue creado a imagen y semejanza de Dios
2.- Fue creado completo, cuerpo y alma.
Dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra
imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los
peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los
animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles
que se arrastran por el suelo”. Y creó Dios al
hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó.
Macho y hembra los creó. (Gen 1, 26-27)
139
El Plan de Salvación:
C.- Dios creó al hombre con propósito
1.- Fue hecho para su gloria.
2.- Fue hecho para trabajar.
3.- Fue hecho para ser responsable.
Yahvé Dios tomó al hombre y lo puso en el
jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara. Y
Yahvé Dios le dio al hombre un mandamiento: le
dijo: “Puedes comer todo lo que quieras de los
árboles del jardín, pero no comerás del árbol de la
Ciencia del bien y del mal. El día que comas de él,
ten la seguridad de que morirás”. (Gen 2, 15-17)
140
El Plan de Salvación:
2.- EL PROBLEMA DEL HOMBRE (El pecado)
El hombre se desvió del propósito de Dios.
El problema del hombre no solo es económico,
político, social o de cualquier índole. La raíz del
problema radica en su corazón. Los demás problemas
son consecuencias de lo que hay en el corazón del
ser humano. La Palabra de Dios enseña que todos
hemos caído en el pecado, y el pecado es la barrera
que nos separa de Dios.
No, no es que el brazo de Yahvé no alcance a
salvar, ni que su oído esté demasiado sordo para
oír. Sino que sus maldades de ustedes han cavado un
abismo entre ustedes y su Dios. Isaías (59, 1-2) 141
El Plan de Salvación:
A.- LA NATURALEZA: Infracción de la Ley de
Dios.
1.- Pecar es “errar el blanco”. Quebrar, desviarse del
objetivo.
El que peca demuestra ser un rebelde; todo
pecado es rebeldía. Bien saben que Este vino para
quitar nuestros pecados, y que en él no hay pecado.
Quién permanece en él no peca; quien peca no lo ha
visto ni conocido. (1 Juan 3, 4-6)
142
El Plan de Salvación:
2.- El pecado es no hacer lo bueno, que uno
sabe.
¿Por qué no dicen más bien: “Si Dios
nos da vida, haremos esto o lo otro”? Pero
no, están seguros de sí mismos y esa
manera de jactarse es mala. El que sabe,
pues, lo que es correcto y no lo hace, está
en pecado. (Santiago 4, 15-17)
143
El Plan de Salvación:
B.- EL VEREDICTO: Todos somos pecadores.
1.- El pecado es una barrera, separación con Dios.
Mediante la fe según Jesucristo, Dios reordena
y hace justos a todos los que llegan a la fe. No hay
distinción de personas, pues todos pecaron y están
faltos de la gloria de Dios. Pero todos son
reformados y hechos justos gratuitamente y por pura
bondad, mediante la redención realizada en Cristo
Jesús. (Romanos 3, 22-24)
144
El Plan de Salvación:
3.- Todos se han desviado de la Ley de Dios.
Todos se han extraviado, ya no sirven
para nada. No hay quién obre el bien, ni
siquiera uno. Su garganta es un sepulcro
abierto y con su lengua urden engaños. Sus
labios esconden veneno de serpiente y su boca
está llena de maldiciones y amargura. Corren
a donde puedan derramar sangre. Detrás de
ellos dejan ruina y miseria. (Romanos 3, 12-
16)
145
El Plan de Salvación:
C. LA SENTENCIA: Todos están
condenados.
1.- El justo juicio de Dios.
Pero sabemos que todo lo que dice la
Escritura está dicho para el mismo pueblo que
recibió la Ley. Que todos, pues, se callen y el
mundo entero se reconozca culpable ante
Dios. Porque en base a la observancia de la
Ley no será justificado ningún mortal ante
Dios. El fruto de la Ley es otro: nos hace
conscientes del pecado. (Romanos 6, 19-20)146
El Plan de Salvación:
2.- La separación eterna de Dios.
Entonces la llama ardiente castigará a
los que no reconocen a Dios y no obedecen al
Evangelio de Jesús, nuestro Señor. Serán
condenados a la perdición eterna, lejos del
rostro del Señor y de su Gloria irresistible. ( 2
Tesalonicenses 1, 8-9)
147
El Plan de Salvación:
3.- EL AMOR DE DIOS: La Gracia
Dios ama y ofrece la Salvación a los
pecadores.
La verdad inmutable y universal es que Dios ama
al hombre inmensamente porque es su creación.
Además Él quiere salvarlo y restaurarlo a la
comunión que existía al comienzo de la creación.
Así amó Dios al mundo. Le dio al Hijo Único,
para que quien creé en él no se pierda, sino que
tenga vida eterna. Dios no envió al Hijo para
condenar al mundo; sino para que se salve gracias a
él (Juan 3, 16-17) 148
El Plan de Salvación:
A.- LA NATURALEZA DEL AMOR DE DIOS.
1.- Dios existe para amar.
2.- Su existencia, es prueba de su amor.
Queridos míos; amémonos unos a otros,
porque el amor viene de Dios. Todo el que ama
ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no
ama no ha conocido a Dios, pues Dios es amor.
Miren como se manifestó el amor de Dios entre
nosotros: Dios envió a su Hijo único a este
mundo, para que tengamos vida por medio de él.
(Juan 4, 7-9)
149
El Plan de Salvación:
B.- El DON DEL AMOR DE DIOS
1.- El amor de Dios es grande e
inmensurable.
2.-Dios manifiesta su amor a través de
Jesús.
En esto está el amor: No es que nosotros
hayamos amado a Dios, sino que él nos amó
primero y envió a su Hijo como víctima por
nuestros pecados. Si Dios nos amó de esta
manera, también nosotros debemos amarnos
mutuamente. ( Juan 4, 10-11)
150
El Plan de Salvación:
C.- EL OBJETIVO DEL AMOR DE DIOS:
1.- Dios ofrece vida eterna a todos.
2.- Dios ofrece la salvación por gracia.
Ustedes han sido salvados por la fe, y lo han
sido por gracia, esto no vino de ustedes sino que es
un Don de Dios. Tampoco lo merecieron por sus
obras, de manera que nadie tiene porqué sentirse
orgulloso. Lo que somos es obra de Dios: hemos
sido creados en Cristo Jesús con miras a las
buenas obras que Dios dispuso de antemano para
que nos ocupáramos de ellas. (Efesios 2, 8-10)
151
El Plan de Salvación:
4.- LA SOLUCIÓN DE DIOS: Jesucristo.
El Salvador que dio su vida por todos.
Jesucristo es la solución para el problema del
hombre, porque el dio su vida en la cruz por los
pecadores. Cristo Jesús vino a salvar lo que se había
perdido, mostrándonos así el gran amor de Dios por
la humanidad.
Es mejor sufrir por hacer el bien, si tal es la
voluntad de Dios, que por hacer el mal. Pues Cristo
quiso morir por el pecado y para llevarnos a Dios;
siendo ésta la muerte del justo por los injustos.
Murió por ser carne, y luego resucitó por el
Espíritu. (1 Pedro 17-18) 152
El Plan de Salvación:
A.- LA NATURALEZA DE JESÚS:
1.- Jesús es el Hijo de Dios.
2.- Jesús es el Señor y Cristo.
Entonces Tomás le dijo: “Señor, nosotros
no sabemos a dónde vas, ¿Cómo vamos a
conocer el camino?. Jesús contestó: “Yo soy el
Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre
sino por mí. Si me conocen a mí, también
conocerán al Padre. Pero ya lo conocen y lo han
visto.” (Juan 14, 5-7)
153
El Plan de Salvación:
B.- LA OBRA DE JESÚS:
1.- Jesús murió por los pecadores.
2.- Jesús murió para llevarnos a Dios.
Entonces todos empezaron a criticar y decir:
“Se ha ido a casa de un rico que es un pecador” Pero
Zaqueo dijo resueltamente a Jesús: “Señor: voy a dar
la mitad de mis bienes a los pobres, y a quién le haya
exigido algo injustamente, le devolveré cuatro veces
más” Jesús, pues, dijo con respecto a él: “Hoy ha
llegado la salvación a esta casa, pues también este
hombre es un hijo de Abraham. El Hijo del Hombre
ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.
(Lucas 19, 7-10) 154
El Plan de Salvación:
C.- EL MENSAJE DE JESÚS:
1.- El poder del Evangelio
2.- La esencia del Evangelio
Y les dijo: “Vayan por todo el mundo y
anuncien la Buena Nueva a toda la creación.
El que crea y se bautice, se salvará; el que se
niegue a creer, se condenará. Estas señales
acompañarán a los que crean: en mi Nombre
echarán demonios y hablarán nuevas
lenguas. (Marcos 16, 15-17) 155
El Plan de Salvación:
5.- LA RESPUESTA DEL HOMBRE: Fe genuina.
El Salvador que dio su vida por todos.
Los pasos de la salvación: Después de haber oído
y entendido el propósito de Dios para su vida; el
hombre debe responder al amor de Dios y recibir la
salvación en Cristo, siguiendo estos 5 pasos:
1.- Creer en el Evangelio
2.- Arrepentirse de los pecados
3.- Confesar la fe en Cristo, el Hijo de Dios.
4.- Bautizarse para el perdón de los pecados.
5.-Vivir para Cristo en Obediencia.
156
EL Plan de Salvación:
A.- CREER EN EL EVANGELIO:
1.- Creer en el Señor Jesucristo
2.- Creer en el Evangelio.
El hombre pidió una luz, entró de un
salto y, después de encerrar bien a los otros
presos, se arrojó temblando a los pies de
Pablo y Silas. Después los sacó fuera y les
preguntó: ¿Qué debo hacer para salvarme?.
Le respondieron “Ten fe en el Señor Jesús y
te salvarás tú y tu familia.” (Hechos 16, 29-
31) 157
El Plan de Salvación:
B.- ARREPENTIRSE DE LOS PECADOS:
1.- Arrepentirse para no ser condenado.
2.- Arrepentirse para borrar los pecados.
Ahora precisamente Dios quiere superar
esos tiempos de ignorancia, y pide a todos los
hombres de todo el mundo un cambio total:
Tiene ya fijado un día en que juzgará a todo el
mundo con justicia, valiéndose de un hombre
que ha designado, y al que todos pueden creer,
pues él lo ha resucitado de entre los muertos.
(Hechos 17, 30-31)
158
El Plan de Salvación:
C.- CONFESAR LA FE EN CRISTO:
1.- Aceptar a Jesús como Señor y Salvador.
2.- Confesar a Jesús como el Hijo de Dios.
Porque te salvarás si confiesas con tu
boca que Jesús es Señor y crees en tu
corazón que Dios lo resucitó dentro de los
muertos. La fe del corazón te procura la
verdadera rectitud, y tu boca que lo
proclama, te consigue la salvación.
(Romanos, 10, 9-10) 159
El Plan de Salvación:
D.- Bautizarse para el perdón de los Pecados:
1.- Obedecer el mandato de Cristo.
2.- Lavar los pecados en nombre de Jesús.
Al oír esto se afligieron profundamente y
dijeron a Pedro: “¿Qué tenemos que hacer
hermanos? Pedro les contestó: “Arrepiéntanse y
que cada uno de ustedes se haga bautizar en el
nombre de Jesús, el Mesías, para que sus pecados
sean perdonados. Entonces recibirán el don del
Espíritu Santo” (Hechos 2, 37-38)
160
El Plan de Salvación:
E.- VIVIR PARA CRISTO EN OBEDIENCIA:
1.- Ser fieles hasta la muerte.
2.- Servir al Señor con fidelidad.
He sido crucificado con Cristo, y ahora no
vivo yo, es Cristo quien vive en mi. Todo lo que vivo
en lo humano, lo vivo con la fe en el Hijo de Dios,
que me amó y se entregó por mi. Esta es para mí la
manera de no despreciar el don de Dios; pues si la
verdadera rectitud es fruto de la Ley, quiere decir
que Cristo murió inútilmente. (Gálatas 2, 20-21)
161
El Kerygma Hoy:
Ya hemos presentado la
evangelización primitiva, tanto de Jesús
como de los apóstoles. Ahora es necesario
aplicarla y adaptar esa misma predicación a
nuestra mentalidad. No puede haber otro
Evangelio, pero éste se debe presentar de
manera pedagógica, de tal manera que
transforme a todo el hombre y su entorno
social, político y económico. Si no se llega
ainculturar el Evangelio se corre el peligro de
reducirlo a un barniz superficial.
162
El Kerygma Hoy:
De esta forma podemos elaborar el
siguinte esquema, que integra tanto el Plan de
salvación como el Kerygma primitivo:
1.- El amor de Dios, que busca nuestra felicidad.
2.- El pecado, que impide la manifestación de
este amor.
3.- La salvación de Jesús por su muerte y
resurrección.
4.- Fe y conversión para apropiarse la salvación.
5.- Don del Espíritu, que hace presente y eficaz
la salvación.
6.- La comunidad donde se vive el Reino. 163
El Kerygma Hoy:
OBJETIVO DEL KERYGMA:
SALVACIÓN DE TODO EL
HOMBRE
Y DE TODOS LOS HOMBRES
164
El Kerygma Hoy:
- Salvación de todo el hombre
No sólo del alma o una salvación
después de esta vida. Se incluye la
realización humana en este mundo y en
todas las áreas del acontecer humano:
economía, política, comercio, cultura,
ecología, el mundo del trabajo, etc. Todo
ha de estar penetrado por la acción
salvífica de Cristo Jesús.
165
El Kerygma Hoy:
- Salvación de todos los hombres
La salvación no es asunto individualista.
Todos los hombres somos inter-
dependientes y estamos comprometidos
en la misma caravana rumbo a la tierra
prometida.
Esto implica que la salvación alcance las
estructuras, los modelos de pensamiento,
los centros de interés y todos los valores y
principios que determinan la vida humana.
166
El Kerygma Hoy:
El Evangelio, comunicación de una
inmensa alegría, no puede ser trasmitido
eficazmente sino con el gozo del que Jesús
estaba lleno, y también los apóstoles. Un
testimonio debe estar envuelto en una
atmósfera de alegría, acompañado de la
sonrisa, del fuego de las palabras y de la
convicción de la mirada. El gozo es el primer
signo de quien ha encontrado el tesoro
escondido. Este debe ser manifiesto, y tan
contagioso, que invite al evangelizado a tenerlo
también.
167
El Kerygma Hoy:
El Espíritu Santo es el agente por excelencia
de la evangelización. El es quien impulsa a
cada uno a anunciar el Evangelio y quien hace
aceptar y comprender la Palabra de salvación.
No habrá nunca evangelización posible sin la
acción del Espíritu Santo. Las técnicas de
evangelización son buenas, pero ni las más
perfeccionadas podrían reemplazar la acción
discreta del Espíritu. “El Espíritu Santo es el
protagonista de la Evangelización.”
168
EL Kerygma Hoy:
En las circunstancias actuales es
preciso replantearse a fondo el sentido
mismo de la misión de la Iglesia y
responder a preguntas fundamentales:
¿cómo concebir la misión de la Iglesia en
el mundo actual?; ¿qué proyecto pastoral
habrá que adoptar, si queremos de verdad
superar la crisis de credibilidad de los
cristianos y ser evangelizadores en el
mundo de hoy?
169
El Kerygma Hoy:
Comenzamos nuestro itinerario con
la descripción del conjunto articulado de la
acción evangelizadora de la Iglesia, que
entendemos en su significado global hoy
generalmente aceptado (cf. EN 14):
«Los agentes de la evangelización han de
saber operar con una “visión global” de la
misma e identificarla con el conjunto de la
misión de la Iglesia» (DGC 46).
170
El Kerygma Hoy:
Tenemos presente todo el conjunto de
la acción «eclesial», evitando la polarización
clerical que, durante siglos, ha concentrado
la misión de la Iglesia en manos de los
«pastores» (obispos, sacerdotes, religiosos).
Nos referimos a la acción de todos los
cristianos en cuanto Iglesia, sin olvidar, claro
está, la diversidad de ministerios dentro del
cuerpo eclesial.
171
El Kerygma Hoy:
El objetivo y tarea fundamental de la
acción eclesial: «en el mundo, para el mundo, al
servicio del Reino»
Un primer rasgo esencial caracteriza la tarea de la
Iglesia: el hecho de no existir para sí misma, sino al
servicio de un plan divino que supera con mucho
los límites de la acción eclesial: el proyecto del
Reino de Dios. Este proyecto – llamado también
plan universal de salvación, construcción del
Cuerpo de Cristo, unidad del género humano, vida
en plenitud, etc. - es el plan grandioso de Dios
sobre la humanidad, que en Cristo y por medio del
Espíritu, se realiza en la historia.
172
El Kerygma Hoy:
Las funciones o mediaciones eclesiales
(«signos evangelizadores») al servicio del Reino:
diaconía, koinonía, martyría, liturgia.
La tarea de la Iglesia -el servicio del Reino- no
se reduce a colaborar con los hombres de buena
voluntad en la labor transformadora de la
humanidad. En cuanto depositaria del «misterio»
revelado por Dios en Cristo, la Iglesia tiene la misión
específica de iluminar y estimular la historia de los
hombres, para que se acerque, de manera formal y
consciente, al ideal del Reino. Y así actúa su
sacramentalidad («sacramento del Reino») por
medio de las mediaciones o funciones eclesiales.
173
El Kerygma Hoy:
De este modo, la Iglesia debe ser
en el mundo el lugar por excelencia del
servicio, la fraternidad, el anuncio y la
fiesta, en correspondencia con cuatro
factores antropológicos básicos: la
acción, la relación, el pensamiento y la
celebración. Las llamamos «funciones» o
«mediaciones»: cuatro formas de ser en
el mundo «sacramento» del Reino.
174
El Kerygma Hoy:
Diaconía.
El signo de la diaconía, con su carga
evangelizadora y su riqueza de expresiones
(amor, servicio, promoción, liberación,
solidaridad), responde al deseo de hallar una
alternativa a la lógica de dominio y egoísmo
que envenena la convivencia humana. La
comunidad cristiana está llamada a manifestar
un nuevo modo de amar y de servir, una tal
capacidad de entrega a los demás que haga
creíble el anuncio evangélico del Dios del
amor y del reino del amor.
175
El Kerygma Hoy:
Koinonía.
El signo de la koinonía (comunión, fraternidad,
reconciliación, unidad) responde al anhelo de
hermandad y de paz de los hombres de todos los
tiempos.
Debe manifestar un modo nuevo de convivir y de
compartir, anuncio de la posibilidad de vivir como
hermanos reconciliados y unidos, con plena aceptación
de todas las personas y máximo respeto de su libertad y
originalidad. En un mundo desgarrado por divisiones,
discriminaciones y egoísmos, los cristianos están
llamados a anunciar la utopía del reino de la fraternidad
y de la unión, brindando espacios de libertad, de
comprensión, de amor.
176
El Kerygma Hoy:
Martyría.
El signo de la martyría o función profética
(primer anuncio, catequesis, predicación,
reflexión teológica) debe brillar en el mundo
como anuncio liberador y clave de
interpretación de la vida y de la historia.
Ante la demanda de sentido y experiencia del
mal, que induce a tantos hombres al fatalismo y
a la desesperación, los cristianos deben ser por
vocación portadores de esperanza, «enemigos
de lo absurdo, profetas del significado», a
través del anuncio de Jesús resucitado.
177
El Kerygma Hoy:
Liturgia.
El signo de la liturgia, en sus distintos momentos
(eucaristía, sacramentos, culto, devociones,
oración) abarca el conjunto de ritos, símbolos y
celebraciones de la vida cristiana como anuncio y
don de salvación. Responde a la exigencia de
celebrar la vida y de acoger y expresar en el rito el
don de la salvación. Ante los límites mortificantes
de la racionalidad y de la falta de sentido, la
comunidad cristiana está llamada a crear espacios
en donde la vida y la historia, liberadas de su
opacidad, sean celebradas y exaltadas como
proyecto y lugar de realización del Reino.
178
El Kerygma Hoy:
Estos «signos evangelizadores» manifiestan
la misión de la Iglesia en el mundo: ofrecer a
todos, como signo y primicia del proyecto de
Dios, los cuatro grandes dones de que es
portadora: un nuevo talante de amor universal,
una nueva forma de convivencia fraterna, un
mensaje y un testimonio henchidos de vida y
de esperanza, un conjunto de ritos
transparentes y expresivos de una vida en
plenitud. A través de estos signos la Iglesia
cumple su misión en la historia y actúa su
aportación específica e insustituible a la
realización del Reino de Dios. 179
El Kerygma Hoy:
Los ámbitos y formas principales
del proceso evangelizador:
1.- Acción misionera.
2.- Acción catecumenal.
3.- Acción «pastoral».
4.- Presencia y Acción en el mundo.
180
El Kerygma Hoy:
La tarea de la Iglesia se realiza concretamente
en algunas etapas o ámbitos que marcan el
dinamismo de su actividad. Son los distintos
momentos del «proceso evangelizador»
«El proceso evangelizador, por consiguiente, está
estructurado en etapas o “momentos esenciales”: la
acción misionera para los no creyentes y para los
que viven en la indiferencia religiosa; la acción
catequético-iniciatoria para los que optan por el
Evangelio y para los que necesitan completar o
reestructurar su iniciación; y la acción pastoral para
los fieles cristianos ya maduros, en el seno de la
comunidad cristiana» (DGC 49).
181
El Kerygma Hoy:
Acción misionera:
Es el primer paso en el proceso evangelizador y se
dirige a los no creyentes o a cuantos viven
religiosamente alejados. Asume formas variadas:
presencia, servicio, diálogo, testimonio, hasta llegar
al anuncio explícito del Evangelio: «[La Iglesia]
impulsada por la caridad, impregna y transforma
todo el orden temporal, asumiendo y renovando las
culturas; da testimonio entre los pueblos de la
nueva manera de ser y de vivir que caracteriza a
los cristianos; y proclama explícitamente el
Evangelio, mediante el “primer anuncio”, llamando
a la conversión» (DGC 48).
182
El Kerygma Hoy:
Acción catecumenal:
Comprende el conjunto de actividades
con cuantos se interesan y quieren ser o
volver a ser cristianos, siguiendo el curso de
la iniciación: acogida, acompañamiento,
catequesis, ritos y sacramentos de iniciación,
Mistagogía. La acción catecumenal es una
función esencial de la Iglesia, expresión de
su maternidad (cf. DGC 48).
183
El Kerygma Hoy:
Acción «pastoral»:
Es el conocido ámbito de la acción
«ad intra» de la comunidad eclesial, en el
ejercicio de las tradicionales funciones:
culto, celebraciones, sacramentos,
predicación, catequesis, vida de
comunidad, servicio de caridad,
compromiso social, etc.
184
El Kerygma hoy:
UN ESTILO OPERATIVO SIN FUTURO:
LA PASTORAL«TRADICIONAL»
Ahora bien, si tenemos en cuenta la
situación pastoral de los últimos siglos de la
historia de la Iglesia, quizás no sea totalmente
arbitrario, en un intento global de
esquematización, señalar los rasgos
dominantes de un estilo pastoral que
convencionalmente podemos llamar
«tradicional» o «de cristiandad».
185
El Kerygma Hoy:
Predominio de la práctica devocional
y sacramental:
En esta concepción, el momento
litúrgico-devocional ocupa un lugar
preferencial indiscutible en el conjunto de la
acción pastoral. Misas, sacramentos, cultos y
fiestas, devociones y religiosidad popular: he
aquí las actividades que absorben la mayor
parte del quehacer pastoral. Es una actividad
que apunta ante todo a fomentar la práctica
religiosa de los fieles y a contar con el mayor
número posible de «practicantes».
186
El Kerygma Hoy:
Poca atención se presta a la
personalización de la fe y a la evangelización,
pues se presupone como evidente la opción
de fe. No se ve la necesidad de despertar
el deseo de ser cristianos: se trata sólo
de conseguir que todos sean «buenos
cristianos», aunque se constate que «muchos
son los sacramentalizados y pocos los
evangelizados».
187
El Kerygma Hoy:
La martyría
O ministerio de la palabra se ejerce
casi exclusivamente en ámbito intraeclesial,
o como catequesis infantil en preparación a
los sacramentos, o como predicación a los
fieles en el marco de los actos de culto. Se
da muy poco relieve al anuncio misionero y
al diálogo con la cultura o con los no
creyentes.
188
El Kerygma Hoy:
La koinonía
Resulta condicionada por las
estructuras organizativas de la parroquia,
que a menudo se presenta como una
agencia de servicios religiosos o como
una organización orientada hacia
actividades de tipo devocional-litúrgico o
a obras de beneficencia.
189
El Kerygma Hoy:
La diaconía
asume sobre todo la forma
de caridad individual, beneficencia y
asistencia, o a través de obras y
organizaciones dominadas frecuentemente
por el aspecto institucional y burocrático.
No pocas obras asistenciales y de
promoción están orientadas hacia la práctica
litúrgico-sacramental.
190
El Kerygma Hoy:
La pastoral tradicional desconoce
la lógica del proceso de
evangelización. Se supone la
existencia de un «pueblo cristiano» y
se piensa que la evangelización tenga
sentido solamente en la regiones
lejanas y en los pueblos paganos. En
consecuencia:
191
El Kerygma Hoy:
La acción misionera «ad extra» es
casi inexistente. Se presuponen una opción
de fe y un sentido de pertenencia cristiana
que en realidad resultan más formales que
sustanciales, comprometiendo seriamente
el proceso de iniciación y toda la pastoral
sacramental.
192
El Kerygma Hoy:
La acción catecumenal brilla por
su ausencia, ya que no hay –así se
piensa-candidatos adultos al
bautismo y que la iniciación cristiana
se desarrolla como acción pastoral
dentro de la comunidad cristiana.
193
El Kerygma Hoy:
La acción pastoral «ad intra» ocupa todo
el espacio del quehacer eclesial, concentrado
en la vida y la práctica religiosa de la
comunidad que se conserva fiel. En cierto
sentido se le da la vuelta a la parábola de la
oveja perdida: mucha atención y cuidado para
la única oveja que queda en el redil,
descuidando a las noventa y nueve que se han
perdido fuera. Dentro de esta lógica intra-
eclesial, no faltan iniciativas para hacer volver
a la práctica religiosa a los llamados «lejanos»,
como es el caso de las misiones populares.
194
El Kerygma Hoy:
La presencia y acción en el mundo
resultan limitadas y condicionadas por el
acento cultual y clerical de este estilo
pastoral. Una visión espiritualizarte y
dualista impide a la comunidad cristiana
incidir de manera significativa en la esfera
social y política y contribuir a la
transformación de la sociedad.
195
El Kerygma Hoy:
Por lo que se refiere al nivel
institucional, este estilo pastoral se
distingue por su carácter clerical, pues casi
toda la acción se concentra en manos del
clero (obispos, sacerdotes, religiosos) y
está muy controlada por la autoridad o
extendida a los laicos en forma
subordinada y puramente ejecutiva.
Se ve la crisis vocacional y la escasez de
sacerdotes como una grave amenaza al
desarrollo de la actividad pastoral.
196
El Kerigma Hoy:
Este cuadro resulta muy esquemático, casi
caricatural, pero denuncia los rasgos típicos de un
talante pastoral que se nos antoja sin futuro. Es un
estilo desfasado para nuestra época y abocado al
fracaso, incapaz de responder a los retos que el
mundo actual lanza a la misión evangelizadora de
la Iglesia. Es verdad - como ya se dijo antes - que la
situación es compleja y que son muchas y muy
variadas las causas de la crisis pastoral esbozada.
Pero no se puede negar la responsabilidad de una
acción pastoral que no está a la altura de las
urgencias actuales. No tiene sentido quedar
aferrados a esta pastoral «tradicional» o de
«mantenimiento»: se impone una profunda revisión
y conversión, para llegar a ser auténticamente
evangelizadora.
197
NOTA FINAL:
El presente trabajo de revisión
documental, es un extracto editado de los
siguientes libros:
1.- Cómo Evangelizar a los Bautizados
Por José H. Prado Flores
2.- Catequesis Evangelizadora
Por Emilio Alberich Sotomayor.
FIN
198

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequistaLa vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequistaDaniel Scoth
 
La Importancia De La Evangelizacion
La Importancia De La EvangelizacionLa Importancia De La Evangelizacion
La Importancia De La EvangelizacionJulio Tellez
 
Retiro catequetico primera comunion
Retiro catequetico   primera comunionRetiro catequetico   primera comunion
Retiro catequetico primera comunionBlanca Guzman
 
EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)
EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)
EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)iglesia de dios
 
La Santa Misa
La Santa MisaLa Santa Misa
La Santa MisaRobertho
 
Sacramentos de Iniciacion Cristiana
Sacramentos de Iniciacion CristianaSacramentos de Iniciacion Cristiana
Sacramentos de Iniciacion CristianaEmanuelEstrada
 
1 curso a ministros extraordinarios de la comunión
1 curso a ministros extraordinarios de la comunión1 curso a ministros extraordinarios de la comunión
1 curso a ministros extraordinarios de la comuniónJesus Lopez
 
Explicacion de la misa
Explicacion de la misaExplicacion de la misa
Explicacion de la misaAlex Rodriguez
 
La Revelacion De Dios 1 (1)
La Revelacion De Dios 1 (1)La Revelacion De Dios 1 (1)
La Revelacion De Dios 1 (1)Jac Ajust
 
Presentación de pedagogia (4)
Presentación de pedagogia (4)Presentación de pedagogia (4)
Presentación de pedagogia (4)dipakcuautitlan
 
Introducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesiaIntroducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesiaLudiana Altuve
 

La actualidad más candente (20)

La vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequistaLa vocación y la formación del catequista
La vocación y la formación del catequista
 
La Importancia De La Evangelizacion
La Importancia De La EvangelizacionLa Importancia De La Evangelizacion
La Importancia De La Evangelizacion
 
El Bautismo
El BautismoEl Bautismo
El Bautismo
 
Retiro catequetico primera comunion
Retiro catequetico   primera comunionRetiro catequetico   primera comunion
Retiro catequetico primera comunion
 
Virgen de guadalupe
Virgen de guadalupe Virgen de guadalupe
Virgen de guadalupe
 
EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)
EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)
EVANGELISMO Y DISCIPULADO ( EVANGELIZACION TOTAL)
 
La Santa Misa
La Santa MisaLa Santa Misa
La Santa Misa
 
La iglesia
La iglesiaLa iglesia
La iglesia
 
Dicipulado
DicipuladoDicipulado
Dicipulado
 
Sacramentos de Iniciacion Cristiana
Sacramentos de Iniciacion CristianaSacramentos de Iniciacion Cristiana
Sacramentos de Iniciacion Cristiana
 
El sacramento de la confirmación
El sacramento de la  confirmaciónEl sacramento de la  confirmación
El sacramento de la confirmación
 
1 curso a ministros extraordinarios de la comunión
1 curso a ministros extraordinarios de la comunión1 curso a ministros extraordinarios de la comunión
1 curso a ministros extraordinarios de la comunión
 
Sesión iv.perfil del catequista
Sesión iv.perfil del catequistaSesión iv.perfil del catequista
Sesión iv.perfil del catequista
 
Lectio Divina: Presentación y Práctica
Lectio Divina: Presentación y Práctica Lectio Divina: Presentación y Práctica
Lectio Divina: Presentación y Práctica
 
Explicacion de la misa
Explicacion de la misaExplicacion de la misa
Explicacion de la misa
 
La Revelacion De Dios 1 (1)
La Revelacion De Dios 1 (1)La Revelacion De Dios 1 (1)
La Revelacion De Dios 1 (1)
 
Presentación de pedagogia (4)
Presentación de pedagogia (4)Presentación de pedagogia (4)
Presentación de pedagogia (4)
 
Los sacramentos-power-point1
Los sacramentos-power-point1Los sacramentos-power-point1
Los sacramentos-power-point1
 
Guía para el discipulado personal
Guía  para el discipulado personalGuía  para el discipulado personal
Guía para el discipulado personal
 
Introducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesiaIntroducción al catecismo de la iglesia
Introducción al catecismo de la iglesia
 

Destacado

Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...
Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...
Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...Gladys De la Cruz
 
Métodos de enseñanza de jesús
Métodos de enseñanza de jesúsMétodos de enseñanza de jesús
Métodos de enseñanza de jesúsBienve84
 
La Vocacion y Mision del Catequista
La Vocacion y Mision del CatequistaLa Vocacion y Mision del Catequista
La Vocacion y Mision del Catequista1a2r3i4e5l6
 
Curso básico de formación de catequistas
Curso básico de formación de catequistasCurso básico de formación de catequistas
Curso básico de formación de catequistasAndres Elizalde
 
Nuevos retos de_la_catequesis
Nuevos retos de_la_catequesisNuevos retos de_la_catequesis
Nuevos retos de_la_catequesismtamoni
 
Liturgia curso constituciones
Liturgia curso constitucionesLiturgia curso constituciones
Liturgia curso constitucionesdomicfp
 
1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con Jesús
1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con Jesús1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con Jesús
1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con JesúsGladys De la Cruz
 
Presentación Para animar a jóvenes y Misión Continental
Presentación Para animar a jóvenes y Misión ContinentalPresentación Para animar a jóvenes y Misión Continental
Presentación Para animar a jóvenes y Misión ContinentalMisión Continental Chilena
 
Escuela de catequistas
Escuela de catequistasEscuela de catequistas
Escuela de catequistasdayramarciales
 
Ppt pastoral juvenil y vocacional
Ppt pastoral juvenil y vocacionalPpt pastoral juvenil y vocacional
Ppt pastoral juvenil y vocacionalcecipenan
 
Libro "El Kerigma"
Libro "El Kerigma"Libro "El Kerigma"
Libro "El Kerigma"santocristo
 

Destacado (20)

La evangelización
La evangelizaciónLa evangelización
La evangelización
 
Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...
Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...
Formacion basica para catequistas y agentes de pastoral: "Llamó a los que Él ...
 
Métodos de enseñanza de jesús
Métodos de enseñanza de jesúsMétodos de enseñanza de jesús
Métodos de enseñanza de jesús
 
La Vocacion y Mision del Catequista
La Vocacion y Mision del CatequistaLa Vocacion y Mision del Catequista
La Vocacion y Mision del Catequista
 
Curso básico de formación de catequistas
Curso básico de formación de catequistasCurso básico de formación de catequistas
Curso básico de formación de catequistas
 
Nuevos retos de_la_catequesis
Nuevos retos de_la_catequesisNuevos retos de_la_catequesis
Nuevos retos de_la_catequesis
 
Pmnf tema 13
Pmnf tema 13Pmnf tema 13
Pmnf tema 13
 
Fidelidad y perseverancia en el servicio
Fidelidad y perseverancia en el servicioFidelidad y perseverancia en el servicio
Fidelidad y perseverancia en el servicio
 
Acentuaciones pastorales 2011
Acentuaciones pastorales 2011Acentuaciones pastorales 2011
Acentuaciones pastorales 2011
 
Liturgia curso constituciones
Liturgia curso constitucionesLiturgia curso constituciones
Liturgia curso constituciones
 
Folleto
FolletoFolleto
Folleto
 
1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con Jesús
1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con Jesús1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con Jesús
1. Proceso de iniciación cristiana infantil Paso a paso con Jesús
 
Informe de la Charla en Word
Informe de la Charla en WordInforme de la Charla en Word
Informe de la Charla en Word
 
Presentación Para animar a jóvenes y Misión Continental
Presentación Para animar a jóvenes y Misión ContinentalPresentación Para animar a jóvenes y Misión Continental
Presentación Para animar a jóvenes y Misión Continental
 
Escuela de catequistas
Escuela de catequistasEscuela de catequistas
Escuela de catequistas
 
¿Estás solo o te sientes solo?
¿Estás solo o te sientes solo?¿Estás solo o te sientes solo?
¿Estás solo o te sientes solo?
 
Ppt pastoral juvenil y vocacional
Ppt pastoral juvenil y vocacionalPpt pastoral juvenil y vocacional
Ppt pastoral juvenil y vocacional
 
Identidad y mision
Identidad y misionIdentidad y mision
Identidad y mision
 
Como empezar-el-sine
Como empezar-el-sineComo empezar-el-sine
Como empezar-el-sine
 
Libro "El Kerigma"
Libro "El Kerigma"Libro "El Kerigma"
Libro "El Kerigma"
 

Similar a Metodología de la evangelización

FormacióN De Catequistas
FormacióN De CatequistasFormacióN De Catequistas
FormacióN De CatequistasAndres Elizalde
 
Catequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptx
Catequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptxCatequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptx
Catequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptxIsaiasNozYerbes
 
Ponencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_Arenas
Ponencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_ArenasPonencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_Arenas
Ponencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_ArenasNorka C. Risso Espinoza
 
LA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FE
LA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FELA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FE
LA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FEFEDERICO ALMENARA CHECA
 
Catequesis 2do tema
Catequesis 2do temaCatequesis 2do tema
Catequesis 2do temassuser7c2d44
 
Manual del catequista
Manual del catequistaManual del catequista
Manual del catequistaalex751201
 
Manual del catequista
Manual del catequistaManual del catequista
Manual del catequistaalex751201
 
Catequesis para adulto fase kerigmática
Catequesis para adulto fase kerigmáticaCatequesis para adulto fase kerigmática
Catequesis para adulto fase kerigmáticaHugo Quintanilla
 
Tema 3 "las etapas de la misión"
Tema 3 "las etapas de la misión"Tema 3 "las etapas de la misión"
Tema 3 "las etapas de la misión"Jorge Pérez
 
La catequesis en clave misionera
La catequesis en clave misioneraLa catequesis en clave misionera
La catequesis en clave misioneraNoelia Aguirre
 
CatequistayFormacion.pdf
CatequistayFormacion.pdfCatequistayFormacion.pdf
CatequistayFormacion.pdfDoraFlores24
 
Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01
Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01
Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01Esteban Aguilar Guerrero
 
MODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdf
MODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdfMODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdf
MODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdfSantaEscalante
 
2. El salto de calidad en la pastoral vocacional
2.  El salto de calidad en la pastoral vocacional2.  El salto de calidad en la pastoral vocacional
2. El salto de calidad en la pastoral vocacionalComite Vocacional
 

Similar a Metodología de la evangelización (20)

FormacióN De Catequistas
FormacióN De CatequistasFormacióN De Catequistas
FormacióN De Catequistas
 
Catequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptx
Catequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptxCatequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptx
Catequesis kerigmatica y mistagógica 2.pptx
 
Ponencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_Arenas
Ponencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_ArenasPonencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_Arenas
Ponencias Congreso Internacional de catequesis: Ponencia de Octavio Ruiz_Arenas
 
LA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FE
LA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FELA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FE
LA INICIACION CRISTIANA E LA DINAMICA DE LA FE
 
La Catequesis es la pedagogía de la fe
La Catequesis es la pedagogía de la feLa Catequesis es la pedagogía de la fe
La Catequesis es la pedagogía de la fe
 
Catequesis 2do tema
Catequesis 2do temaCatequesis 2do tema
Catequesis 2do tema
 
Esencia de la Catequesis
Esencia de la CatequesisEsencia de la Catequesis
Esencia de la Catequesis
 
Manual del catequista
Manual del catequistaManual del catequista
Manual del catequista
 
Manual del catequista
Manual del catequistaManual del catequista
Manual del catequista
 
Catequesis para adulto fase kerigmática
Catequesis para adulto fase kerigmáticaCatequesis para adulto fase kerigmática
Catequesis para adulto fase kerigmática
 
La fe católica
La fe católicaLa fe católica
La fe católica
 
La fe católica
La fe católicaLa fe católica
La fe católica
 
Tema 3 "las etapas de la misión"
Tema 3 "las etapas de la misión"Tema 3 "las etapas de la misión"
Tema 3 "las etapas de la misión"
 
La catequesis en clave misionera
La catequesis en clave misioneraLa catequesis en clave misionera
La catequesis en clave misionera
 
CatequistayFormacion.pdf
CatequistayFormacion.pdfCatequistayFormacion.pdf
CatequistayFormacion.pdf
 
Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01
Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01
Cursobsicodeformacindecatequistas 120307183223-phpapp01
 
Pedagogía de la fe c3
Pedagogía de la fe c3Pedagogía de la fe c3
Pedagogía de la fe c3
 
Una iglesia en salida nº 2
Una iglesia en salida nº 2Una iglesia en salida nº 2
Una iglesia en salida nº 2
 
MODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdf
MODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdfMODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdf
MODULO 6_Evangelizacion_Clase#1.pdf
 
2. El salto de calidad en la pastoral vocacional
2.  El salto de calidad en la pastoral vocacional2.  El salto de calidad en la pastoral vocacional
2. El salto de calidad en la pastoral vocacional
 

Más de Andres Elizalde (20)

Pmnf tema 15
Pmnf tema 15Pmnf tema 15
Pmnf tema 15
 
Pmnf tema 14
Pmnf tema 14Pmnf tema 14
Pmnf tema 14
 
Pmnf tema 12
Pmnf tema 12Pmnf tema 12
Pmnf tema 12
 
Pmnf tema 11
Pmnf tema 11Pmnf tema 11
Pmnf tema 11
 
Pmnf tema 10
Pmnf tema 10Pmnf tema 10
Pmnf tema 10
 
Pmnf tema 9
Pmnf tema 9Pmnf tema 9
Pmnf tema 9
 
Pmnf tema 8
Pmnf tema 8Pmnf tema 8
Pmnf tema 8
 
Pmnf tema 7
Pmnf tema 7Pmnf tema 7
Pmnf tema 7
 
Pmnf tema 6
Pmnf tema 6Pmnf tema 6
Pmnf tema 6
 
Pmnf tema 5
Pmnf tema 5Pmnf tema 5
Pmnf tema 5
 
Pmnf tema 4
Pmnf tema 4Pmnf tema 4
Pmnf tema 4
 
Pmnf tema 3
Pmnf tema 3Pmnf tema 3
Pmnf tema 3
 
Pmnf tema 2
Pmnf tema 2Pmnf tema 2
Pmnf tema 2
 
Pmnf tema 1
Pmnf tema 1Pmnf tema 1
Pmnf tema 1
 
Introd. al curso pmnf
Introd. al curso pmnfIntrod. al curso pmnf
Introd. al curso pmnf
 
Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...
Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...
Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...
 
Proyecto catecumenal
Proyecto catecumenalProyecto catecumenal
Proyecto catecumenal
 
Busqueda de dios
Busqueda de diosBusqueda de dios
Busqueda de dios
 
Biblia 1
Biblia 1Biblia 1
Biblia 1
 
Con la cruz en las manos
Con la cruz en las manosCon la cruz en las manos
Con la cruz en las manos
 

Metodología de la evangelización

  • 1. Metodología de la Evangelización Método y Contenido de la Evangelización Kerygmática 1
  • 2. INTRODUCCIÓN: Hablar de la metodología de la Evangelización, es analizar con detenimiento y empeño las técnicas, los medios y los recursos de que disponemos para hacer explícito el mensaje Cristiano y en especial, el Plan de Salvación a nuestros destinatarios con la finalidad de proclamar la Buena Nueva del Evangelio y hacer discípulos y seguidores de Jesús de Nazaret. 2
  • 3. INTRODUCCIÓN: «En la transmisión de la fe, la Iglesia no tiene de por sí un método propio ni único, sino que, a la luz de la pedagogía de Dios, discierne los métodos de cada época […] De este modo, “la variedad en los métodos es un signo de vida y una riqueza”, y a la vez una muestra de respeto a los destinatarios » (DGC 148). 3
  • 4. INTROODUCCIÓN: «Cuando se habla de pedagogía de la fe, no se trata de transmitir un saber humano, aún el más elevado; se trata de comunicar en su integridad la Revelación de Dios. Ahora bien, Dios mismo, a lo largo de toda la historia sagrada y principalmente en el Evangelio, se sirvió de una pedagogía que debe seguir siendo el modelo de la pedagogía de la fe. En catequesis, una técnica tiene valor en la medida en que se pone al servicio de la fe que se ha de transmitir y educar, en caso contrario, no vale» (CT 58). 4
  • 5. INTRODUCCIÓN: Esta «pedagogía divina» presenta algunos rasgos típicos: la encarnación, la progresividad, la adaptación a las personas, la centralidad de Cristo, la primacía de la relación interpersonal, la pedagogía de los signos, etc. Pero nótese que sólo por analogía es posible hablar de «pedagogía de Dios», dentro de la historia de la salvación, pues carece de sentido pensar en métodos catequéticos revelados. Si existe una «pedagogía original de la fe» (DGC 144), 5
  • 6. INTRODUCCIÓN: Es verdad que la competencia catequética, como la pedagógica, es al mismo tiempo arte y ciencia, fruto no solamente de la racionalidad sino también de la intuición, del genio personal, de la experiencia. Pero, sin olvidar estos factores, es necesario también insistir en la necesidad de superar tantas formas de improvisación y de empirismo en la realización de la catequesis, introduciendo, por cuanto es posible, la racionalidad y el rigor crítico. 6
  • 7. INTRODUCCIÓN: Si antes la tarea del catequista consistía en seguir un programa o explicar un texto, hoy se impone el hábito de la programación como método de base para el planteamiento de la acción catequética. Se exige en el fondo un repensamiento y una organización de la acción en función de personas concretas en contextos concretos. 7
  • 8. INTRODUCCIÓN: 1. ETAPA O MOMENTO COGNOSCITIVO Observar la situación de salida 2. ETAPA O MOMENTO INTERPRETATIVO Interpretar, valorar, problematizar la situación 3. ETAPA O MOMENTO PROYECTATIVO Planificar idealmente la acción catequética 4. ETAPA O MOMENTO PROGRAMATICO Programar la acción proyectada 5. ETAPA O MOMENTO OPERATIVO (Experimentar y) realizar lo programado 6. ETAPA O MOMENTO VALORATIVO Evaluar lo realizado 7. ETAPA O MOMENTO RE-PROYECTATIVO Abrir de nuevo el itinerario de proyectación 8
  • 9. INTRODUCCIÓN: El esquema presentado no obliga a seguir a la letra y exactamente todos los momentos previstos. Se trata de un esquema básico que admite distintas adaptaciones y variantes. Lo importante es captar su lógica de fondo, la exigencia que expresa de una planificación bien pensada y orgánica para la realización de la acción catequética, respetando todos sus componentes y quedando siempre encarnada en la realidad. Y conviene insistir en la conveniencia de saber utilizar los instrumentos y técnicas científicas que permiten superar el empirismo y desarrollar con seriedad el esquema propuesto. 9
  • 10. INTRODUCCIÓN: El método de la evangelización kerygmática comprende varios elementos que deben considerarse. Estos se fusionan tanto con el objetivo de la evangelización, como con el contenido de la misma. Analizaremos algunos de los principales aspectos que deben ser tomados en cuenta para aprender a transmitir mejor el mensaje de salvación. 10
  • 11. INTRODUCCIÓN: El testimonio personal es el centro y la clave de una evangelización eficaz. Por testimonio se entiende la expresión verbal de como Jesús nos ha cambiado la vida y como se viven ya los efectos de su muerte y las primicias de su resurrección definitiva. Por tanto, es vivencial y personal. No se presentan ideas o doctrinas, sino hechos concretos donde se ha experimentado la salvación de Jesús. 11
  • 12. INTRODUCCIÓN: Jesús usó una metodología eficaz para proclamar el Reino. Esta pedagogía es la base para todo trabajo pastoral de sus seguidores, pues Dios no ha cambiado su método de proclamación de la Buena Nueva de salvación. El marco de la metodología divina, radica en la encarnación del Hijo de Dios que, siendo Dios, une en sí mismo la naturaleza divina con la humana. No sólo eso, sino que se hace pobre entre los pobres. Toma condición de siervo y siervo obediente. 12
  • 13. INTRODUCCIÓN: Podríamos definir al kerygma como: La proclamación, llena de ardor, testimonial y gozosa, de Jesús muerto y resucitado –constituido Salvador y Señor–, el anuncio del Reino de Dios, para suscitar la fe y la conversión inicial, mediante la acción del Espíritu Santo, y la integración a la comunidad eclesial. 13
  • 14. INTRODUCCIÓN: 2. Necesidad del kerygma como experiencia fundante: Ya antes del Concilio Vaticano II se fue tomando conciencia de la incidencia que ejercían sobre la evangelización los cambios en el mundo. Desaparecía la tradicional sociedad cristiana y se instauraba una sociedad mucho más secularizada y descristianizada. El contexto en que se debía educar en la fe no era más el de la cristiandad, sino un contexto misionero. 14
  • 15. INTRODUCCIÓN: La toma de conciencia de esta situación ha crecido en la Iglesia. Estamos en un contexto que debe ser misionado porque los cristianos convertidos son muy pocos, hay gran cantidad de bautizados que no conocen a Cristo ni al Evangelio, y no se sienten parte de la Iglesia. Son bautizados que no han hecho personalmente la elección de ser cristianos. Tenemos una gran multitud sacramentalizada pero no verdaderamente convertida. 15
  • 16. INTRODUCCIÓN: Considerando la situación misionera, o de nueva evangelización, en que nos encontramos, es necesaria la coordinación de la acción catequística con la acción misional que la precede, y con la acción pastoral que la continúa. De esta última afirmación se deduce que en la tarea evangelizadora de la Iglesia hay tres acciones que deben darse todas y en orden, para lograr una verdadera evangelización: Primera: La acción misionera. Segunda: La acción catequística. Tercera: La acción pastoral. 16
  • 17. INTRODUCCIÓN: La catequesis es profundización de la fe, de una manera gradual y sistemática, pero implica haber tenido un encuentro personal con el Señor. A veces damos por supuesto que los que se acercan a la catequesis ya han tenido este encuentro, cuando en realidad solamente tienen un conocimiento superficial de Jesucristo. Por lo tanto, lo que reciben en la catequesis se queda, en la mayoría de los casos, en un conocimiento meramente intelectual, que no se transforma en vida, porque no produjo la adhesión. 17
  • 18. INTRODUCCIÓN: La catequesis se dirige al convertido, a la gente que ha recibido, aceptado, entendido el mensaje. Es por lo tanto realmente peligroso y a menudo desafortunado presentar la catequesis a quienes no han recibido el kerygma. Este sigue siendo el punto de partida y la referencia constante de la catequesis. Sin él, la catequesis corre le peligro de no ser más que mera enseñanza religiosa, la cual no penetra realmente en el corazón creyente, ya que no hay punto de entrada en una fe que todavía no existe. Con el kerygma, al contrario, la catequesis adquiere su verdadero lugar. 18
  • 19. INTRODUCCIÓN: La catequesis se dirige al convertido, a la gente que ha recibido, aceptado, entendido el mensaje. Es por lo tanto realmente peligroso y a menudo desafortunado presentar la catequesis a quienes no han recibido el kerygma. Este sigue siendo el punto de partida y la referencia constante de la catequesis. Sin él, la catequesis corre le peligro de no ser más que mera enseñanza religiosa, la cual no penetra realmente en el corazón creyente, ya que no hay punto de entrada en una fe que todavía no existe. Con el kerygma, al contrario, la catequesis adquiere su verdadero lugar. 19
  • 20. INTRODUCCIÓN: El kerygma debe ser lo primero, el fundamento, la base y la fuente de nuestra fe. El kerygma ha de ser la “experiencia frontal” del río de nuestra fe. Por eso el Documento de Aparecida plantea con toda claridad: “…Sin el kerygma, los demás aspectos de este proceso están condenados a la esterilidad, sin corazones verdaderamente convertidos al Señor. Sólo desde el kerygma se da la posibilidad de una iniciación cristiana verdadera. Por eso la Iglesia ha de tenerlo presente en todas sus acciones.” (D.A. 278 a). 20
  • 21. INTRODUCCIÓN: Anunciar el kerygma es un desafío para la Iglesia del Tercer Milenio, y la Iglesia no debe temer nunca los desafíos. En estos momentos donde nuestras comunidades cristianas viven en contextos misioneros donde la mayoría son indiferentes a los valores del cristianismo y viviendo en situación de “diáspora”, toma mayor fuerza el modelo de las primeras comunidades cristianas, que anunciaron el Evangelio en medio de un mundo hostil al mismo. Por este motivo, la Iglesia está insistiendo en la necesidad del anuncio kerygmático 21
  • 22. INTRODUCCIÓN: Resumiendo: la experiencia de vida cristiana comienza después de haber tenido un encuentro personal con Jesucristo. Nosotros, como Iglesia –y especialmente como agentes de pastoral– “debemos ofrecer a todos nuestros fieles un encuentro personal con Jesucristo” (D.A. 226 a), “se ha de propiciar el encuentro con Jesucristo” (D.A 278 a) a través del kerygma. 22
  • 23. INTRODUCCIÓN: En el principio de la vida de la Iglesia, se bautizaba sólo a los convertidos. Hoy día la tarea es al contrario: convertir a los bautizados. En los primeros años de la era cristiana, la Iglesia se volvió misionera y proclamaba la Buena Nueva de salvación en todo el mundo pagano. Mas hoy día, es la Iglesia misma la que debe ser evangelizada en su interior para luego poder convertirse en Buena Nueva para el mundo. 23
  • 24. INTRODUCCIÓN: El grave problema de muchos evangelizadores, es tratar de incorporar toda la doctrina y enseñanza de la fe, en la evangelización kerygmática. Hay quienes creen que el mensaje es incompleto y tratan de mejorar la pedagogía del Nuevo Testamento. La proclamación del Evangelio comienza con el Kerygma o Primer Anuncio, que tiene un contenido bien específico: la persona de Jesús Salvador. 24
  • 25. INTRODUCCIÓN: Sin embargo, muchas veces caemos en la tentación de anexar tantos elementos de tipo filosófico, doctrinal, pastoral, sacramental, y añadimos otros temas, aun importantes, que después resulta casi imposible encontrar la persona viva de Jesús en medio de tantas cosas. De esta forma se diluye el mensaje. Ya no es una proclamación que sacude sino un sistema doctrinal o un catecismo completo de la fe. 25
  • 26. INTRODUCCIÓN: Hay quienes piensan que durante el Primer Anuncio se debe incluir un tema sobre el sacramento de la Reconciliación y lo añaden. Otros piensan que se necesita una seria fundamentación sobre la Iglesia y se inserta. Otra persona cree que no es posible olvidar a la Virgen María y el Santo Rosario, y aumenta una enseñanza más. Se adoctrina a quienes apenas están siendo evangelizados. Se da alimento sólido a los que están en el proceso de nacer de nuevo. Se esfuma el mensaje del anuncio del Jesús Resucitado. Con tantas añadiduras, el kerygma se va diluyendo y perdiendo en consecuencia su fuerza. 26
  • 27. INTRODUCCIÓN: • El mandato de Cristo resucitado a los suyos, de llegar hasta los confines de la tierra anunciando el Evangelio, se ha polarizado más hacia el enseñar que hacia el proclamar; se preocupó más de bautizar que de evangelizar. Por eso hoy día es imperativo y urgente el evangelizar a los bautizados 27
  • 28. INTRODUCCIÓN: En la Iglesia hay diferentes ministerios: apóstoles, profetas, evangelizadores, pastores y maestros: Ef 4,11. En esta lista se distingue claramente entre los evangelizadores que anuncian la Buena Nueva y los maestros que solidifican la fe de los convertidos. Nosotros nos enfocaremos a la formación de evangelizadores: aquellos que proclaman el primer anuncio de la Buena Nueva. 28
  • 29. INTRODUCCIÓN: • Hoy día, en la Iglesia católica, este acento es no sólo importante sino de tremenda urgencia, ya que por un lado constatamos que el número de cristianos no aumenta proporcionalmente al crecimiento de la población mundial. Por otro lado, nuestros hermanos evangélicos, sobre todo en América Latina, crecen numéricamente a costa de los católicos. 29
  • 30. INTRODUCCIÓN: Ante tarea tan gigantesca y misión tan compleja, todos quisiéramos encontrar un método sencillo, pero eficaz, que diera respuesta a tan inmenso problema. Afortunadamente, sí existe solución: formar evangelizadores. Hacer de cada católico un evangelizador, que cada bautizado se convierta en evangelizador. Jesús formó evangelizadores, Pablo también. Esta es la vía de solución. 30
  • 31. INTRODUCCIÓN : Esta es una herramienta de trabajo para el curso de formación de evangelizadores. De ninguna manera suple al curso. Al contrario, lo supone. Querer evangelizar con un escrito sería como tratar de aprender a nadar a través de un curso por correspondencia. Así pues, lo expuesto en estas páginas no está desarrollado a la manera convencional. Más bien es un cuaderno de trabajo que complementa el curso de formación de evangelizadores. 31
  • 32. 4 Condiciones Necesarias : Si en todo grupo, asociación o sociedad se requiere un mínimum para ser miembro, sucede lo mismo en el campo de la evangelización. Así como son cuatro los puntos cardinales, cuatro son las condiciones necesarias para poder llegar a ser evangelizador y más tarde un formador de evangelizadores. Sin ellas la misma lectura y estudio de este trabajo sería como una semilla que, por no caer en tierra preparada, no dé el fruto esperado32
  • 33. Cuatro Condiciones necesarias: EL EVANGELIZADOR NECESITA: 1.-Experiencia de salvación 2.-Celo por el Evangelio 3.-Análisis de la realidad 4.-Vivir el Evangelio 33
  • 34. Cuatro Condiciones necesarias: 1 . - EXPERIENCIA DE SALVACIÓN No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído: Hech 4,20. La primera exigencia de todo evangelizador es haber tenido una experiencia personal de salvación. No basta saber mucha doctrina, estar diplomado en teología o tener un título o función en la Iglesia. Es necesario "haber nacido de nuevo", como lo exigía Jesús al sabio Nicodemo (Jn 3,3). 34
  • 35. Cuatro Condiciones necesarias: El evangelizador no es un maestro, sino un testigo: proclama a Jesús Salvador y da testimonio de lo que ha visto y oído. No sólo sabe que Dios es amor. El ha tenido la experiencia personal de ser amado incondicionalmente. Ya tuvo su encuentro personal con Jesús y lo ha proclamado su Salvador personal y Señor de toda su vida. El Espíritu Santo lo ha dejado marcado con un sello indeleble. Si proclama que Jesús salva, es porque antes él ya lo ha vivido en carne propia. 35
  • 36. Cuatro Condiciones necesarias: Cuando Jesús liberó al hombre poseído por una legión de demonios, le dio esta orden: Vete a tu casa, donde los tuyos, y cuéntales que Dios ha tenido misericordia de ti: Mc 5,19- 20. Sólo quien ha tenido experiencia de salvación, puede dar testimonio eficaz del poder del Evangelio. 36
  • 37. Cuatro Condiciones necesarias: 2.- CELO POR EL EVANGELIO El celo de tu casa me consume: Jn 2,17. El celo por el Evangelio es un anhelo para que Cristo Jesús sea conocido, amado y servido por todos los hombres, y al mismo tiempo es compromiso con el hombre, para que sea más digno, más libre y más hombre. 37
  • 38. Cuatro Condiciones necesarias: El celo por el Evangelio es un fuego implacable en el corazón que no se puede extinguir y busca incendiar a los demás. Es una espada afilada que no se detiene ante ninguna dificultad, hasta dejar sembrada la semilla de la Palabra de Dios en el mundo. Es boca de profeta que no calla por respetos humanos, estructuras asfixiantes o miedo disfrazado de prudencia. Calzados con el celo por el Evangelio (Ef 6,15), para llevar la Buena Nueva hasta los confines de la tierra. Su único acompañante es el bastón, como el de Moisés, para mostrar que con el poder de Dios es posible atravesar el Mar Rojo de las dificultades y los problemas. 38
  • 39. Cuatro Condiciones necesarias: Este celo debe convertirse en pasión, que coloca el trabajo evangelizador por encima de cualquier otra cosa en la vida. Es más: es necesaria una obsesión en la que lo único importante en la vida sea el anunciar la persona, la vida y las enseñanzas de Jesús, así como instaurar su Reino de justicia, gozo y paz en este mundo. Pablo estaba lleno de este celo cuando exclamaba: ¡Ay de mí si no evangelizara!: 1Cor 9,16, por eso era capaz de superar todas las adversidades que nos cuenta en 2Cor 11,23-29. 39
  • 40. Cuatro Condiciones necesarias: 3.- ANÁLISIS DE LA REALIDAD Yo soy el buen pastor y conozco a mis ovejas: Jn 10,14. Si el buen pastor conoce a cada una de sus ovejas y las llama por su nombre, cada evangelizador ha de ser sensible a la situación de vida de las personas, grupos o pueblos que evangeliza. De otra manera no llegará a enraizar profundamente el Evangelio y se quedará como un simple barniz superficial. Si no se aborda al hombre en el plan de Dios, así como en su marco histórico, social y cultural, la evangelización corre el riesgo de no transformar el centro de las decisiones, ni los valores ni los criterios que rigen la sociedad. 40
  • 41. Cuatro Condiciones necesarias: El mensaje no es una camisa de fuerza que se impone, sino una opción que se propone a hombres libres, enmarcados en una cultura, para que con su voluntad hagan una decisión-de vivir el Evangelio, insertando los principios del Reino en su realidad histórica. 41
  • 42. Cuatro Condiciones necesarias: Las circunstancias sociopolíticas y culturales del hombre son el terreno donde se siembra la Palabra. En ese marco concreto, el Evangelio se encarna para transformar las situaciones de pecado en vida nueva. Es igualmente necesario tener en cuenta el proceso religioso y de vida de fe de la comunidad, ya que el receptor del mensaje y su respuesta, son parte de la evangelización. 42
  • 43. Cuatro Condiciones necesarias: Inculturar el Evangelio es el gran reto de los evangelizadores, so pena de permanecer en lo superficial o sentimental. Cuando Jesús se le apareció a Saulo de Tarso en el camino de Damasco, le llamó por su nombre en su lengua materna. El ideal del evangelizador es acercarse lo más posible a la realidad concreta del evangelizado, habiéndole en su propia lengua, para que pueda comprender, aceptar y responder al mensaje. El capítulo 16 de la carta a los Romanos es un maravilloso testimonio de un evangelizador que conoce la comunidad, antes de evangelizarla. 43
  • 44. Cuatro Condiciones necesarias: 4.- VIVIR EL EVANGELIO Vivan de una manera digna de la vocación a la que han sido llamados: Ef 4 , 1 . Definitivamente el estilo de vida del evangelizador determina el mensaje que transmite, ya sea porque adquiere una plusvalía o porque se desprestigia. El evangelizador no es un frío transmisor de una propaganda, sino que encarna el mensaje, y él mismo, con su estilo de vida, se convierte en parte del mensaje. 44
  • 45. Cuatro Condiciones necesarias: Por tanto, esto exige creer profundamente lo que se predica y vivir congruentemente lo que se cree. El evangelizador no es un simple propagandista. Vive de acuerdo al mensaje que transmite. Si no existe una congruencia de vida con el mensaje, éste se desvirtúa y malinterpreta, ya que no es posible esperar que los demás crean en lo que el evangelizador no profesa. Pablo, porque vive lo que predica, se atreve a decir: Sean mis imitadores, como yo soy de Cristo: 1 Cor 11,1. 45
  • 46. Cuatro Condiciones necesarias: Las cuatro condiciones para evangelizar son como los cuatro puntos cardinales que orientan la predicación de un evangelizador. 1.-Experiencia de Salvación. 2.- Celo por el evangelio. 3.- Análisis de la Realidad. 4.- Vivir el Evangelio. 46
  • 47. Kerygma y Catequesis: El siguiente relato contiene riquísimos elementos para descubrir los diferentes aspectos de la evangelización: El Ángel del Señor habló a Felipe diciendo: "Levántate y marcha al sur, por el camino que baja de Jerusalén a Gaza por el desierto". Felipe se levantó y se fue. He aquí que un eunuco etíope regresaba sentado en su carro leyendo al profeta Isaías. El Espíritu dijo a Felipe: "Acércate y ponte junto a este carro“. Felipe corrió hasta él y le oyó leer al profeta Isaías; y le dijo: "¿Entiendes lo que vas leyendo?" 47
  • 48. Kerygma y Catequesis: El etíope contestó: "¿ Cómo lo voy a entender si nadie me lo explica?“ Felipe entonces, partiendo de este texto de la Escritura, se puso a anunciarle la Buena Nueva de Jesús. Siguiendo el camino llegaron a un lugar donde había agua. Entonces el eunuco dijo: “Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado”? Entonces mandó detener el carro. Bajaron al agua y Felipe lo bautizó: Hech 8,26-39. 48
  • 49. Kerygma y Catequesis: 1 . DIVERSAS FASES DE LA EVANGELIZACIÓN: La evangelización es amplia y compleja . Contiene varios elementos que conviene distinguir. En primer lugar, por evangelización se debe entender toda la actividad tanto de Jesús como de la Iglesia. Cada acción eclesial es evangelización que proclama, celebra o vive el misterio de la salvación. 49
  • 50. Kerygma y Catequesis: Una manera sistemática de dividir la labor evangelizadora de la Iglesia, sería la siguiente: PROFETICA (Palabra Proclamada: Anuncio Verbal de la Buena Nueva) S A C E R D O T A L (Palabra Celebrada: La liturgia, memorial de la obra salvífica) REGIA (Palabra comprometida: Instauración del Reino de Dios) 50
  • 51. Kerygma y Catequesis: Las tres áreas van íntimamente unidas Son inseparables y se entrelazan entre sí. Son como un trípode donde cada pie sostiene los otro dos. Este estudio se limitará a tratar la evangelización profética, que anuncia con palabras eficaces y testimonio de vida, la obra salvífica realizada por Cristo Jesús. 51
  • 52. Kerygma y Catequesis: 2 . DOS ETAPAS DIFERENTES Y COMPLEMENTARIAS: En el proceso integral de la comunicación del Evangelio se deben distinguir claramente dos momentos sucesivos, que son complementarios e interdependientes: A).- El primer anuncio de la Buena Noticia: Kerygma . B).- La enseñanza progresiva de la fe: Catequesis. 52
  • 53. Kerygma y Catequesis: Entre kerygma y catequesis existen profundas relaciones, pero al mismo tiempo lógicas diferencias que conviene apuntar para distinguir. Setrata de dos pasos consecutivos que se exigen mutuamente. Sin embargo, el ke rygma siempre precede a la catequesis. 53
  • 54. Kerygma y Catequesis: Si el kerygma es el fuerte golpe de la campana, la catequesis es el resonar, que se extiende en el tiempo y el espacio. Toda campana tiene un tono, y el resonar es siempre en el mismo tono. Por tanto, la catequesis prolonga el anuncio kerygmático. No es fría doctrina o meras enseñanzas teóricas, sino la extensión y plenitud de la nueva vida traída por Jesús. La vida se nos da gracias a la fe con la que respondemos al anuncio kerygmático, pero la vida en abundancia llega a su plenitud a través de la catequesis vivida en fe. Por esta razón, la línea que separa kerygma y catequesis es punteada y no continua. 54
  • 55. Kerygma y Catequesis: La catequesis no incluye, ni menos suplanta, al kerygma. Lo supone. Se edifica sobre la roca sólida de un kerygma que verdaderamente haya cumplido con su objetivo: nacer de nuevo. La vida cristiana se inicia con un encuentro vivo y personal con Jesús. Sin esta plataforma fundamental, todo lo que se edifique encima, ya sea catequesis, moral, teología y hasta cualquier tipo de compromiso apostólico o social, será como construir sobre arena. 55
  • 56. Kerygma y Catequesis: El gran error pedagógico en la pastoral evangelizadora, es que primero se "catoliza", antes de cristianizar. Es decir, se insiste primordialmente en enseñar y catequizar a los fieles sobre todas las verdades de la Iglesia Católica. La preocupación se ha centrado en transmitir una sana y ortodoxa doctrina. Se ha querido formar santos y sabios cristianos, y para lograrlo se les comunica el Catecismo... Sin embargo, se ha olvidado el principio fundamental que Jesús le exigió a Nicodemo: ¡Hay que nacer de nuevo! Lo primero no es ser "maestros en Israel", sino recibir y vivir la Buena Noticia de la salvación en Jesús. 56
  • 57. Kerygma y Catequesis: Para que una vida crezca, es necesario que antes haya nacido. No se puede crecer en la fe, si antes no se ha nacido a ella. El kerygma lleva precisamente esta finalidad: mediante la presentación de Jesús muerto, resucitado y glorificado, tener una experiencia de vida nueva gracias a la fe y la conversión, y experimentar a Jesús vivo, como Salvador personal, como Señor de toda la vida y como Mesías que da el Espíritu Santo para transformar nuestro mundo por el amor. 57
  • 58. Kerygma y Catequesis: Pero, lamentablemente, muchas veces en la evangelización del pueblo de Dios se ha dado por supuesto el haber cumplido efectivamente con todos los pasos de la proclamación kerygmática. Por eso, se insiste prioritariamente en las verdades, las leyes divinas y los dogmas a quienes nunca han conocido personalmente a Jesús como Salvador, ni lo han proclamado como Señor de toda su vida, ni lo han experimentado como Mesías. 58
  • 59. Kerygma y Catequesis: Algunas culturas indígenas de México tenían costumbres y creencias muy arraigadas. Por ejemplo, colocaban alimento dentro de las tumbas, por si al difunto le daba hambre. Sin embargo, en el campo religioso hemos vuelto a hacer lo mismo: para evangelizar estamos colocando el rico alimento de la doctrina y la moral cristiana junto a cadáveres que no tienen la vida de Jesús. ¡Se está vitaminando a los muertos! 59
  • 60. Kerygma y Catequesis: Cuando Jesús resucitó a la hija de Jairo, primero le devolvió la vida, y hasta después la entregó a sus padres (la comunidad) para que le dieran alimento. El nunca intentó devolverle la vida a base de alimento nutritivo. Primero la resucita y hasta después le da el alimento. Este es el principio insustituible de toda evangelización. No se puede suplir con catequesis, devociones o moral lo que ante todo es una experiencia de vida nueva. La catequesis, para dar abundante fruto que permanezca, debe estar en su lugar: siempre después del anuncio kerygmático. 60
  • 61. Kerygma y Catequesis: Una tarde de primavera estaban dos jóvenes enamorados a la orilla del lago Ipacaraí. Mientras el sol se ocultaba y doraba las tranquilas aguas, el joven comenzó a decir con dulce voz a la joven: "Casi todo en ti es hermosura y perfección: tus grandes y verdes ojos; tu pelo bien cuidado; tu linda boca, roja y pequeña; en fin, todas las partes de tu rostro son maravillosas; pero tienes un pequeño defecto... ¡todo lo tienes mal acomodado!" 61
  • 62. Kerygma y Catequesis: Eso mismo sucede en la evangelización cuando prescindimos del kerygma: la moral es perfecta, la doctrina ortodoxa, la liturgia precisa y el compromiso total. Todo está bien, muy bien, hermoso y bello, pero tiene el mismo defecto: mal acomodado... 62
  • 63. Kerygma y Catequesis XVII: El kerygma es el cimiento de la construcción. La catequesis no suple ni antecede al kerygma, el cual es, ante todo, vida. Después, y sólo después, vendrá lo demás. La verdadera evangelización comienza con el kerygma, el cual es vida nueva, experiencia de fe, Buena Noticia y poder del Espíritu. Primero es lo primero. 63
  • 64. Kerygma y Catequesis: Hoy día, más que nunca, la Iglesia y el mundo están precisando ese nuevo Pentecostés que manifieste con claridad y poder la vida abundante que Cristo vino a traer a esta tierra. Este trabajo, como el curso de formación de evangelizadores, no se propone ofrecer una visión completa de la evangelización, sino solamente del primer paso que es el punto de partida insustituible para todo lo demás y sin el cual trabajaríamos en vano en la viña del Señor. 64
  • 65. Kerygma y Catequesis: El propósito es simplemente plantear una inquietante pregunta, y al mismo tiempo ofrecer una posible respuesta: ¿Por qué Pedro, el día de Pentecostés, convirtió a tres mil almas con un solo discurso, mientras que nosotros con tres mil discursos no convertimos a una sola? Tal vez porque no anunciamos lo que Pedro proclamó. Tal vez porque nos falta el poder del Espíritu que Pedro tenía. Tal vez porque no somos testigos, sino simples repetidores... ¡Tal vez por las tres cosas juntas! 65
  • 66. Kerygma y Catequesis: EVANGELIZAR NO ES L A TAREA PRINCIPAL DE LA IGLESIA ES LA ÚNICA 66
  • 67. El Kerygma de Jesús: En este capítulo estudiaremos el contenido, objetivo, método y el puente de la Buena Nueva anunciada por Jesús. El predicador de Galilea inició su ministerio con una proclamación (kerygma) bien definida, con un contenido específico y una metodología especial. Jesús mismo era Evangelio y Evangelizador. El era el mensaje y el mensajero a la vez. Vivía lo que predicaba y predicaba lo que vivía. Su estilo de vida jamás contradecía sus palabras, y éstas a su vez iluminaban el sentido de sus acciones. 67
  • 68. El Kerygma de Jesús: La religión de Israel había caído en el formalismo exterior. Las desafiantes voces de los profetas habían sido suplantadas por las tradiciones humanas. Los ritos vacíos sustituían la misericordia y la fe. El derecho era pisoteado por los poderosos, mientras los pobres vivían sin esperanza de justicia. La cátedra de Moisés había sido usurpada por los escribas y fariseos, mientras que los estandartes romanos ondeaban en la Torre Antonia . . . "...entonces apareció Jesús": Mt 3,13. 68
  • 69. El Kerygma de Jesús: Cuando nadie lo esperaba, de Galilea de los Gentiles, allende el Jordán, se encendió una luz que habría de iluminar a cuantos vivían en sombras de muerte. El nombre de este alegre mensajero era "Jesús ", que significa: "Dios salva", y era hijo de Maríade Nazaret. Su grito rompió el silencio y su voz resonó por todas las sina gogas del país, anunciando una nueva doctrina que asombraba a todos. (Mc1,27). 69
  • 70. El Kerygma de Jesús: Α . MENSAJE CENTRAL: EL REINO Si de alguna manera se pudiera sintetizar su mensaje, sería con esta corta frase: El Reino . El Reino no es un sistema político ni se reduce a un espacio geográfico, sino que se refiere a la efectiva y real soberanía de Dios sobre su pueblo, que libremente acepta su autoridad mediante la obediencia de su Palabra (J. Jeremías ) . 70
  • 71. El Kerygma de Jesús: La Buena Nueva de que el Reino ya había irrumpido en este mundo, era gritada a los cuatro vientos; por eso se le llama kerygma. Los tres primeros evangelistas coinciden en sintetizar así la proclamación de Jesús. Mientras Marcos recalca la inminencia de su llegada del Reino (Mc1,14), Mateo insiste en que el Reino mismo es una Buena Noticia (Mt 4,23), y Lucas subraya la necesidad de anunciar dicho mensaje (Lc 4,43). 71
  • 72. El Kerygma de Jesús: Así, pues, por pueblos y aldeas se escuchó la Buena Noticia: - Ya se cumplió el plazo fijado por Dios. - Ya pasó la etapa de la ley y se inaugura el año de gracia del Señor, con el perdón de todas las deudas. - Ya no es necesario ofrecer más sacrificios por el pecado, porque uno solo bastará para cubrir los delitos de toda la humanidad. - No se necesita ser bueno para estar con Dios, sino que Dios-Bueno se ha acercado a los hombres; de manera especial a los pecadores. 72
  • 73. El Kerygma de Jesús: - Bienaventurados los pobres, porque Dios les hereda el Reino. - Dios ha derramado su Espíritu, para liberar a los cautivos, dar vista a los ciegos y conceder la libertad a los oprimidos. - Llegó el tiempo de instaurar su justicia en este mundo. Para iluminar este misterio, Jesús usó una gran variedad de imágenes, en las cuales resaltaba diferentes elementos. No hizo grandes disertaciones filosóficas, ni complicaciones rituales sino con la sencillez de sus parábolas, definió el perfil del Reino de Dios. 73
  • 74. El Kerygma de Jesús: EL REINO ES UN MISTERIO AL QUE PODEMOS APROXIMARNOS A TRAVÉS DE IMÁGENES 74
  • 75. El Kerygma de Jesús: Β . Características del Reino a . Jesús, Buena Noticia del amor de Dios La Buena Noticia del Reino no era sólo el anuncio de promesas, sino la presencia misma de Jesús, activando la salvación de Dios. El Reino se personifica de alguna manera en él mismo, Palabra hecha carne. 75
  • 76. El Kerygma de Jesús: "Evangelio de Jesucristo...": Mc1,1, quiere decir que Jesús Mesías es la Buena Noticia. Lo más importante no es lo que dice con su boca. Su persona es la Palabra misma de Dios que mues tra un mensaje: "Tanto amó Dios a este mundo, que envió a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida": Jn 3, 16. 76
  • 77. El Kerygma de Jesús: Por eso, en siete ocasiones, Jesús se atrevió a referirse a sí mismo como el mensaje mismo: - Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come este pan, vivirá para siempre: Jn 6 , 5 1 . - Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida: Jn 8,12. - Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo: Jn 10,9. - Yo soy el buen pastor, que da la vida por las ovejas: J n 10,11. 77
  • 78. El Kerygma de Jesús: - Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá: Jn 11, 25. - Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí: J n 14,6. - Yo soy la vid y vosotros los sarmientos. El que permanece en mí; da mucho fruto: Jn15,5. 78
  • 79. El Kerygma de Jesús: En el Reino no existe una ley que deba ser cumplida, sino una persona que encarna los valores del Reino: Jesús. El es la Buena Noticia . Su mensaje no es una teoría, sino un estilo de vida Por eso, más que hablar del perdón, perdonó siempre: a la Magdalena , a Pedro y de manera singular a sus verdugos. Amó a todos, especialmente a sus doce discípulos, a los pobres y a los pecadores. No vino a que le sirvieran, sino a servir. Todo lo hizo bien y nunca hubo doblez en su corazón. Habló siempre con la verdad y, siendo pobre, abanderó la justicia y la paz. 79
  • 80. El Kerygma de Jesús: Armonizaba siempre con la naturaleza y con toda la creación. El mar, el desierto o un monte se transformaban en el pulpito para su proclamación. Hablaba de los pájaros del cielo, los lirios del campo, las estaciones del año y el relámpago que fugazmente aparece en el firmamento. Convivía con las bestias del campo y respetaba tanto el equilibrio ecológico, que permitía que trigo y cizaña crecieran juntos por un tiempo. Hasta concedía una nueva oportunidad a la higuera estéril. 80
  • 81. El Kerygma de Jesús: Su estilo de vida era una lámpara para iluminar el itinerario de la autenticidad. No aceptó el camino fácil del triunfalismo mesiánico. Renunció a ser rey, para hacerse el servidor de todos. No vendió su libertad interior para complacer a los que ostentaban el poder civil o religioso. Nunca se sintió menos que los ricos de este mundo, pero tampoco más que los pobres y pecadores. Supo relacionarse perfectamente con Dios como un Padre, pues tenía la experiencia de ser el Hijo de las complacencias. 81
  • 82. El Kerygma de Jesús: En su corazón jamás germinó la cizaña de la ambición o la codicia. Era libre de todo apego a las cosas materiales. Siendo rico, se hizo pobre, No tenía ni dónde reclinar la cabeza y llegó al extremo de morir desnudo. No aceptó todos los reinos de la tierra cuando le fueron propuestos por Satanás, o el trono que los judíos quisieron ofrendarle, después de la multiplicación de los panes. 82
  • 83. El Kerygma de Jesús: La forma como Jesús resolvía los conflictos y su postura frente a los poderosos, su determinación ante las tentaciones y su respuesta frente al dolor y la muerte; en fin, su jerarquía de valores y sus prioridades, eran Buena Noticia, porque así enseñaba cómo vivir la libertad y la solidaridad que realizan a la persona y construyen el Reino de Dios. 83
  • 84. El Kerygma de Jesús: En resumen, Jesús mismo, con su estilo de vida, no sólo es el mensajero: sino que encarna el mensaje. Precisamente por eso, con toda autoridad proclama: "aprendan de mí", porque su vida misma es la más grande enseñanza del Reino (Mt 11,29). Jesús presentó el misterio del Reino en las coordenadas de signos y palabras íntimamente conexos entre sí: 84
  • 85. El Kerygma de Jesús: - Signos: Los ciegos recobran la vista, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los muertos resucitan (Mt 11,5). Los pobres son evangelizados, el Espíritu es derramado sin medida y los demonios son expulsados con el poder de Dios. Estos signos corresponden a los moldes proféticos sobre el Mesías prometido. - Palabras: Su Palabra, cual semilla que va creciendo continuamente, produce una generosa cosecha. Palabra sin igual, que no admite parangón, y todo mundo reconoce que se trata de una nueva doctrina expuesta con autoridad (Mt 7,29). 85
  • 86. El Kerygma de Jesús: El kerygma de Jesús estaba cimentado sobre una roca firme y estable. En el Reino ya no tiene sentido la noción de un Dios temible y justiciero, sino que se trata de un Padre bueno que hace salir el sol sobre justos y pecadores. Su amor no se mide de acuerdo a la conducta de los hombres, sino que brota de su ser de padre amoroso. Los judíos tenían tanto respeto a Dios, que casi se adentraban en la frontera del temor. Jesús viene a revelar que ese Dios santo y trascendente, ama a todos los hombres, especialmente a los más necesitados. 86
  • 87. El Kerygma de Jesús: Para la ideología de aquellos tiempos, todo transgresor de la ley, ya encontraba serios problemas si intentaba acercarse a Dios. Pero que Dios mismo fuera quien saliera en su busca, como lo anunciaba Jesús, era absolutamente inconcebible. Por eso, para desafiar sus estructuras, formula una pregunta muy comprometedora: ¿Quién de vosotros que tiene 100 ovejas y pierde una, no deja las 99 en el desierto y va a buscarla hasta que la encuentra? ¿Quién se atreve a arriesgar 99 ovejas solas en el desierto, expuestas a las bestias salvajes? Si se considera a las 99, lógicamente la respuesta es negativa. Pero Jesús sorprende cuando afirma que el Buen Pastor decide ir a buscar la oveja perdida.87
  • 88. El Kerygma de Jesús: Si Dios es Padre, en consecuencia, todos somos hermanos. El primer mandamiento, amar a Dios, va indisolublemente unido al segundo: amar al prójimo. La Nueva Ley consiste en amarnos los unos a los otros como él nos amó, y es el distintivo que caracteriza a sus discípulos (Jn 13,34). 88
  • 89. El Kerygma de Jesús: - En el Reino, los últimos serán los primeros. - Hay más dicha en dar, que en recibir. - Las prostitutas y pecadores aventajarán a piadosos escribas y fariseos? - El más grande, es el que sirve. - El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado. - Hay más alegría en el Reino por un pecador que se convierte, que por 99 justos que no tienen necesidad de penitencia. - En el Reino, lo más importante no son los ayunos, las largas oraciones o las anchas filacterias, sino la justicia, la misericordia y la fe. 89
  • 90. El Kerygma de Jesús: En el Reino, la persona vale por sí misma, independientemente de su condición social o religiosa. La dignidad del hombre no radica en lo que tiene, sino en lo que es, hijo de Dios; y en su capacidad de servicio a los demás. Por eso, Jesús testifica con su vida y predica de muchas formas, que es absurdo invertir la vida acaparando riquezas o depender de ellas. 90
  • 91. El Kerygma de Jesús: En el Reino hay una regla que no sigue los cánones de las apariencias de este mundo. Lo más importante no es la acción que se realiza, sino la intención con la cual se llevan a cabo cada uno de los actos. Lo que aparenta ser bueno y meritorio, como ayunar, orar o dar limosna, si se realiza para ser vistos, saludados o reconocidos por los demás, no tienen ningún sentido en el Reino (Mt 6,1-6). 91
  • 92. El Kerygma de Jesús: Todo el sistema religioso del pueblo de Israel giraba en torno a este presupuesto: hay que ser bueno para acercarse a Dios; o por lo menos, hay que purificarse para no ser fulminados por el fuego de su santidad. Con variedad de signos y parábolas, Jesús ponía el centro de atracción en otro polo: la salvación ni se compra ni se merece, sino que es un don del amor de Dios, que invita a su banquete a quienes no ostentan ninguna riqueza ni privilegio de este mundo (Lc 14,12-14). Cuando un pecador, rechazado por la religión y condenado por la ley. escuchaba este mensaje de salvación gratuita, no podía permanecer indiferente ante la oferta del perdón de Dios. 92
  • 93. El Kerygma de Jesús: Aunque la puerta del Reino está abierta y no se exige cuota de entrada, el camino es estrecho y está sembrado de obstáculos que impiden su ingreso. Tal vez la parábola que más sacudió la institución de Israel, fue la del fariseo y el publicano, que subieron juntos a orar al templo. El que confiaba en sus buenas obras, ayunos y cumplimiento formal de la ley, no recibió la justificación. En cambio, quien simplemente reconoció su pecado y se abrió a la misericordia divina, pudo experimentar el perdón (Lc18,9-14). 93
  • 94. El Kerygma de Jesús: Jesús le advirtió a la samaritana que ya había llegado el tiempo en que la verdadera adoración no sería en un lugar, sino de una nueva forma: en espíritu y verdad, por la simple razón de que Dios es espíritu y no depende de ningún templo fabricado por las manos humanas (Jn 4,21-25). Jesús mismo era el nuevo Templo, lugar de encuentro entre Dios y los hombres. Nadie podrá ir al Padre sino a través de él. Es más, quien lo ve a él, ve al Padre, porque el Padre y él, son una misma cosa (Jn 10,30). 94
  • 95. El Kerygma de Jesús: Jesús inició su ministerio al impulso del Espíritu que recibió en el Jordán. Gracias a su fuerza, podía anunciar el Evangelio a los pobres, liberar a los cautivos y libertar a los presos. El Espíritu de Dios lo animaba, dándole testimonio de ser Hijo amado del Padre. La Fuerza de lo Alto, como también lo llamaba, lo capacitaba, no sólo para superar t o da adversidad y oposición, sino para un día dar la prueba máxima del amor: la vida por los que amaba. 95
  • 96. El Kerygma de Jesús: Pero al tercer día, como lo había anunciado, resucitó de entre los muertos y está vivo para nunca más morir. Se convierte así en signo de esperanza para todos, especialmente del pobre y necesitado. Vence la muerte y es constituido Señor, lleno de todo poder en el cielo y en la tierra. Con toda autoridad, envía a los suyos a anunciar su muerte y proclamar su resurrección, anunciando la Buena Nueva hasta los confines del mundo. Con la Pascua de Jesús, su muerte y resurrección, el Reino queda ya inaugurado. Han comenzado los últimos tiempos, la era de la gracia y la verdad (Jn 1,17). 96
  • 97. El Kerygma de Jesús: De muchas y variadas formas, Jesús insistió que el Reino no se vive en el individualismo, sino en las nuevas relaciones de los hombres entre sí. Se trata de entablar lazos donde se encarnen los valores y criterios evangélicos. Por eso, constantemente se refiere a un rebaño, una familia o un pueblo. Por tanto, el Reino no se limita a los corazones de las personas, sino que se extiende en todos los estratos de la vida humana. 97
  • 98. El Kerygma de Jesús: El Reino supera con mucho toda expectativa y sueño de los hombres. Es el más invaluable de los tesoros; ante el cual, palidecen los demás valores. Es el hallazgo de la Perla Preciosa, por la que se venden las otras perlas, pues se ha encontrado el valor supremo de la vida (Mt 13,44-45). Quien ha encontrado el Reino, ha encontrado el sentido de su existencia. Todo lo demás se considera simple añadidura (Mt 6,33). El signo de haber encontrado la Perla Preciosa, es que se vive en plenitud de alegría y gozo, aun en las renuncias que el Reino exija. 98
  • 99. El Kerygma de Jesús: Si con una sola frase nos atreviéramos a sintetizar la misión central de Jesús, sería: ser portador y actor de la salvación de todo el hombre y de todos los hombres. Su nombre, Yeshuá, resume su misión: Dios salva. Por otro lado, él mismo lo confirma cuando afirma: la salvación viene de los judíos: Jn 4,22. 99
  • 100. El Kerygma de Jesús: El pasaje que resume maravillosamente su misión en este mundo, se encuentra en su carta de presentación en la sin agoga de Nazaret, cuando él mismo, partiendo de una premisa, definió su objetivo en cinco puntos: El Espíritu de Dios está sobre mí porque me ha ungido y me ha enviado: a anunciar la Buena Nueva a los pobres, a proclamar la liberación de los cautivos, para dar la libertad a los oprimidos, a dar la vista a los ciegos y proclamar el año de gracia del Señor: Lc 4, 18 -19. 100
  • 101. El Kerygma de Jesús: Únicamente quienes reconozcan y vivan su pobreza frente a Dios pueden ser beneficiados de la salvación. Esto no debe ser interpretado como si el Evangelio fuera exclusivo para una clase de personas ni menos una clase social, sino que es una invitación universal para ser pobres y así ser destinatarios de la Buena Nueva. Quien no sea pobre no podrá recibir las riquezas del Reino. Como el Reino no se compra ni se merece, sólo los pobres lo heredan. 101
  • 102. El Kerygma de Jesús: Jesús es el liberador que desata las cadenas interiores: miedos, odios, resentimientos; amarguras, desconfianza, egoísmo y todo tipo de envidias y divisiones. El hombre por sí mismo no puede liberarse de estas ataduras, pero gracias a la verdad revelada por Jesús y a su acción salvífica, es posible ser libre de todos estos lazos que oprimen su corazón. 102
  • 103. El Kerygma de Jesús: Esta frase no se refiere sólo ni principalmente a la curación de la ceguera física, sino de toda enfermedad producto del pecado que mantiene al hombre en la oscuridad de la ignorancia. Se vive en las tinieblas mientras no se tiene la luz del conocimiento de la verdad sobre Dios, el hombre y la creación. El origen de los más graves problemas de la humanidad estriba en que el hombre no sabe de dónde vino, para qué está en este mundo y a dónde va. Jesús revela el sentido de la vida y de la existencia humana. Conocer la verdad y vivirla, es lo que nos hace libres. Gracias a la verdad podemos ser libres y agentes de liberación. 103
  • 104. El Kerygma de Jesús: No basta la liberación interior. Existen sistemas de injusticia que producen ambientes de pecado, donde la persona está limitada en el ejercicio de su libertad (sistemas totalitarios) o paralizada en su responsabilidad (sistemas capitalistas). Jesús, para instaurar el Reino de Dios, posibilita el cambio de las estructuras injustas, los centros de interés, los criterios y valores que rigen nuestra sociedad consumista y materialista. 104
  • 105. El Kerygma de Jesús: Dios quiere tanto la salvación de todos los hombres, como la salvación íntegra de todo el hombre, que incluye otros dos aspectos que son complementarios: El pecado, ruptura con Dios, división entre los hombres y desarmonía en el interior de cada uno, es la causa de todos los males en este mundo. Por eso la salvación, ofrecida por Dios a través de Jesús, va directamente a la raíz del problema: nos libera del pecado. El efecto principal de la muerte y resurrección de Jesús es "reconciliar": hacer las paces después de la guerradel hombr e con Dios, y volverlo a la intimidad con el Creador. 105
  • 106. El Kerygma de Jesús: LIBERACIÓN DE PECADO: R e c o n c i l i a c i ó n Expiación L i b e r a c i ó n J u s t i f i c a c i ó n Herencia 106
  • 107. El Kerygma de Jesús: LA SALVACIÓN ES: LIBERACIÓN DEL PECADO Y COMUNIÓN CON DIOS Y CON LOS HERMANOS 107
  • 108. El Kerygma de Jesús: NACER DE NUEVO No se trataba de un proceso físico, como pensaba Nicodemo, pues esto, ciertamente, era imposible. Jesús se refería a un cambio completo de mente, que exigía dejar las seguridades humanas y religiosas, para depender solamente del amor misericordioso de Dios. Romper con el propio esquema de vida, para que Dios y su voluntad fueran los que dirigieran los destinos de las personas y de la humanidad. 108
  • 109. El Kerygma de Jesús: arrepiéntanse y crean en el Evangelio: Mc 1,15. Arrepentimiento, significa dejar los caminos del pecado y renunciar a la injusticia. Creer no se reduce a creer en algo, ni si quiera en Jesús, sino en creerle a él: sus palabras y enseñanzas, pero de manera especial a su estilo de vida, propuesto por él mismo. Creer no se limita a un asentimiento mental, sino aceptar el designio del cielo nuevo y la tierra nueva que Dios tiene para este mundo, y poner en juego toda la v i da para instaurar el Reino en este mundo. 109
  • 110. El Kerygma de Jesús: LA SALVACIÓN ES UN DON GRATUITO QUE SE HACE EFECTIVO AL NACER DE NUEVO: - CREER - CONVERTIRSE - HACERSE POBRE 110
  • 111. El Kerygma de los Apóstoles: Si la predicación de Jesús se centraba en la salvación hecha presente en el Reino, la proclamación de los apóstoles y primeros evangelizadores era Jesús mismo como la presencia salvífica de Dios. El Reino se personifica en Jesús. Jesús- predicador de Galilea, después de su resurrección, pasó a ser Jesús-predicado hasta los confines de la tierra. El Jesús evangelizador se trasformó en Jesús-Evangelio. La predicación apostólica se centró en la persona y la misión de Jesús. 111
  • 112. El Kerygma de los Apóstoles: La predicación primitiva se centraba en Jesús y sus hechos de salvación. No se presentaba una teoría, una moral o un dogma, sino a una persona viva: Jesús, y su aplicación para nosotros: - Murió por nuestros pecados. - Resucitó para nosotros, para bendición. - Glorificado para conversión y perdón. El Evangelio no es algo, sino alguien: Jesús, cuya acción salvífica llega hasta nosotros. Sólo se presenta y se proclama a una persona con una sola conclusión teológica: por nosotros y para nosotros. 112
  • 113. El Kerygma de los Apóstoles: TESTIGOS. Ahora bien, todos los discursos kerygmáticos terminan invariablemente diciendo que los Apóstoles son testigos, no reporteros, de lo que están narrando. Ellos han experimentado los frutos de la muerte y la resurrección de Jesús, y es por eso que no pueden dejar de hablar de lo que han visto y oído. 113
  • 114. El Kerygma de lo Apóstoles: LO MAS IMPORTANTE NO ES QUE JESÚS MUERA, SINO EL SENTIDO Y SIGNIFICADO DE SU MUERTE. LO MAS IMPORTANTE NO ES QUE JESÚS RESUCITE, SINO EL SENTIDO Y SIGNIFICADO DE SU RESURRECCIÓN. LO MÁS IMPORTANTE NO ES QUE JESÚS SEA GLORIFICADO, SINO EL SENTIDO Y SIGNIFICADO DE SU GLORIFICACIÓN. 114
  • 115. El Kerygma de los Apóstoles: Es el Espíritu Santo quien abre los corazones para que se crea en la Palabra de salvación, y él mismo es quien capacita para confesar a Jesús como el único Salvador y Señor. El hombre puede tener todas las buenas intenciones para transformar su vida, pero sin el poder del Espíritu Santo es imposible. El ser humano puede comprometer todo su esfuerzo y buena voluntad para mejorar, pero ningún sistema, terapia, programa o institución es capaz de transformar su corazón. Podría cambiar exteriormente la conducta, pero no los apetitos, deseos y motivaciones. 115
  • 116. El Kerygma de los Apóstoles: El ser humano necesita el poder del Espíritu Santo que le otorga nueva vida y lo hace nacer de nuevo para capacitarlo para lo que él no puede por sí solo. En una palabra, su presencia y su actividad no son optativas sino absolutamente necesarias. 116
  • 117. El Kerygma de los Apóstoles: Obviamente no basta un encuentro ocasional con Jesús, ya que el Reino pertenece precisamente a quienes perseveren hasta el fin (Mt 10, 22), unidos tanto a Jesús, como a sus palabras y su mensaje. Se trata de una comunión tan profunda como la de los sarmientos a la vid. Por eso el Maestro ordena a todos los suyos: Permanezcan en mí como yo en ustedes...El que permanece en mí como yo en él, ese da mucho fruto, porque separados de mi no pueden hacer nada: Jn 15, 45 . 117
  • 118. El Kerygma de los Apóstoles: Para permanecer con Jesús es necesario formar la comunidad cristiana. Por eso, quienes recibieron el don del Espíritu en Pentecostés, perseveraban en la comunidad. Por tanto, es imperativo permanecer con Jesús en su comunidad , viviendo el amor de Dios que ha sido derramado por el Espíritu Santo, creciendo en la nueva vida a través de cuatro medios: (Hech 2,42-44) - La enseñanza de los apóstoles que comunican la doctrina de Jesús. - La comunión y participación de la vida divina, junto con los bienes espirituales y materiales. - Las oraciones donde se comparte la vida con Dios y con los hermanos. - La fracción del pan que es el culmen de la iniciación cristiana. 118
  • 119. El Kerygma de los Apóstoles: PERSEVERAR CON JESÚS EN LA COMUNIDAD, AL SERVICIO DEL REINO 119
  • 120. El Kerygma de los Apóstoles: Los apóstoles jamás perdieron de vista la visión de Jesús de instaurar el Reino de los cielos en esta tierra. Por lo tanto, la salvación no es un asunto privado o personal, sino que tiene alcances sociales. Jesús es Señor porque posibilita el comienzo de los cielos nuevos y la tierra nueva en todos los ámbitos de la vida humana. 120
  • 121. El Kerygma de los Apóstoles: La maldad institucionalizada y la injusticia generalizada sólo serán vencidas por comunidades de fe que muestren que el Reino ha llegado y que el amor, la justicia y la paz, son posibles en este mundo, gracias a la victoria de Cristo Jesús sobre todo lo que es muerte. El culmen de la evangelización se da cuando los creyentes se unen entre sí, participando del mismo pan de la Palabra 121
  • 122. El Kerigma de los Apóstoles: EL OBJETIVO DE LA PROCLAMACIÓN KERYGMATICA ES RECIBIR EL DON DEL ESPÍRITU SANTO, QUE HACE PRESENTE A JESÚS Y EFICAZ SU ACCIÓN SALVÍFICA 122
  • 123. El Kerygma de los Apóstoles: La fe y la conversión son los medios necesarios e insustituibles a través de los cuales se actualiza en cada persona o ambiente la salvación y la liberación. Por eso, los evangelizadores siempre buscaban: 1. - que los oyentes creyeran en Jesús: Hech 13,39 . 2. - que se convirtieran a Dios: Hech 20, 21. 123
  • 124. El Kerygma de los Apóstoles: LA FE: La fe es la respuesta que el hombre da a Dios. No es un sentimiento o ideología, sino un modo de relacionarse con Dios, viviendo de acuerdo a su plan salvífico. No es sólo un asentimiento intelectual, sino sobre todo una entrega sin condiciones, aceptando la salvación a través de Cristo Jesús, lo cual implica necesariamente renunciar a cualquier otro medio de salvación. 124
  • 125. El Kerygma de los Apóstoles: Quien intente salvarse por el cumplimiento de la ley o realizando buenas obras, no necesita de Jesús como Salvador, ya que él pretende ser su propio salvador. De esta forma, la fe no es optativa. Es absolutamente necesaria y de ella depende la salvación: 125
  • 126. El Kerygma de los Apóstoles: Creer: Creer no se limita a creer en Dios, sino que significa creerle a Dios, lo cual es muy distinto. Creer en Dios no tiene ningún mérito, pues hasta Satanás cree en El. Creerle a Dios, implica la entrega total y sin condiciones. No es creer en algo sino en Alguien. La fe no se reduce a un asentimiento intelectual sino que es un modo de relacionarnos con Dios. En definitiva es aceptar su plan de salvación. 126
  • 127. El Kerygma de los Apóstoles: Confiar: Se trata de un abandono incondicional en las manos de Dios, Padre amoroso y todopoderoso. No dependemos de nuestras culpas o buenas acciones, sino de los méritos de Cristo Jesús en la cruz. Es la seguridad que Dios va actuar de acuerdo a sus promesas, y por tanto nos libera de todo temor porque sabemos en quién hemos depositado nuestra confianza. 127
  • 128. El Kerygma de los Apóstoles: Depender: La fe incluye obedecer a Dios o no es fe. La fe que salva hace que nos sometamos, no por legalismo, ni por temor u obligación a Dios, sino por ser el Padre que nos ama y quiere lo mejor para nosotros. En fin, la fe nos lleva a vivir de acuerdo a lo que creemos, so pena de ser reducida a ideología, teoría o sentimiento. 128
  • 129. El Kerygma de los Apóstoles: Conversión: El otro carril del puente que nos conecta con la salvación, es la conversión, la cual es expresión necesaria de la fe. Fe sin conversión sería como fuego que no quema o luz que no ilumina. Sería una fe muerta e ineficaz. 129
  • 130. El Kerygma de los Apóstoles: La conversión no se limita a un cambio de moral. Eso sería muy poco. Es un cambio de vida; no por nuestras fuerzas y propósitos sino por la fe que nos conduce a entregar nuestra vida de pecado a Jesús y recibir su vida de Hijo de Dios. El comienza a vivir, amar, servir y actuar en nosotros y a través de nosotros. La conversión es un cambio de vida: cambiamos nuestra vida por la vida de Jesús. 130
  • 131. El Kerygma de los Apóstoles: La fe involucra a todo el hombre, y no sólo a una parte de su ser. Por tanto, debe manifestarse en el exterior, cuanto haya profundizado en el corazón del creyente. Si la conversión no se expresa de alguna forma, habría que dudar si es real. Por eso San Pablo declara que para alcanzar la salvación se necesita no sólo creer con el corazón, sino también declararlo con la boca y las obras. 131
  • 132. El Kerygma de los Apóstoles: Confesar a Jesús como el único Salvador, implica rechazar cualquier otro medio de salvación, felicidad, realización o plenitud que no sea él. Esto incluye una renuncia formal a todo tipo y situación de pecado, sea personal o social. También incluye la renuncia a las obras de Satanás, como todo tipo de esoterismo, adivinación, curanderismo, magia, horóscopos, talismanes, etc. 132
  • 133. El Kerygma de los Apóstoles: Proclamar a Jesús como el Señor de todas las áreas de la vida Rendírsele sin condiciones y permitirle tomar el control de todo el ser. Jesús es el Señor cuando él efectivamente gobierna y dirige la vida de una persona que se decide vivir de acuerdo a los principios evangélicos y los valores del Reino. 133
  • 134. El Kerygma de los Apóstoles: LA FE Y LA CONVERSIÓN DEBEN TENER UNA MANIFESTACIÓN EXTERIOR 134
  • 135. El Kerygma de los Apóstoles: Amor a los evangelizados: Un elemento que aparece sobre todo en las cartas paulinas, es su gran amor a los evangelizados. No es posible hacer el bien a quien no se ama. Evangelizar es hacer presente el amor de Dios a la comunidad, pero no de manera teórica o como propaganda, sino entregando la propia alma por amor a los evangelizados (1Tes 2,8). 135
  • 136. El Kerygma de los Apóstoles: La unidad es la faceta externa del amor que caracteriza a los verdaderos discípulos de Jesús. Por eso el gran signo y hasta condición para que la evangelización tenga fruto, es la unidad de los evangelizadores (Jn 17,21). En esto reconocerán que son mis discípulos: si se aman los unos a los otros Jn13,35. 136
  • 137. El Plan de Salvación: El Plan de Dios para la salvación del hombre consta de cinco verdades vitales, las cuales deben ser entendidas para recibir la salvación que Dios ofrece. El hombre debe conocer lo que Dios ha hecho para salvar al hombre y lo que el hombre debe hacer para ser salvo: 1.- El origen del hombre. 2.- El Problema del hombre 3.- El amor de Dios 4.- La Solución de Dios 5.- La respuesta del hombre. 137
  • 138. El Plan de Salvación: 1.- EL ORIGEN DEL HOMBRE: La Creación El hombre fue creado con propósito. Toda persona debe saber acerca de su origen, ¿de donde vino? ¿Para qué está aquí? ¿a dónde va? El hombre ha sido creado por Dios en un estado de pureza para ser santos y perfectos. A.- Dios es el creador de todas las cosas El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en el no vive en santuarios fabricados por humanos, pues es Señor del cielo y de la tierra y tampoco necesita ser servido por manos humanas, pues ¿qué le hace falta al que da a todos la vida, el aliento y todo lo demás? (Hech 17, 24-25) 138
  • 139. El Plan de Salvación: B.- Dios es el creador del hombre: 1.- Fue creado a imagen y semejanza de Dios 2.- Fue creado completo, cuerpo y alma. Dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo”. Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó. Macho y hembra los creó. (Gen 1, 26-27) 139
  • 140. El Plan de Salvación: C.- Dios creó al hombre con propósito 1.- Fue hecho para su gloria. 2.- Fue hecho para trabajar. 3.- Fue hecho para ser responsable. Yahvé Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara. Y Yahvé Dios le dio al hombre un mandamiento: le dijo: “Puedes comer todo lo que quieras de los árboles del jardín, pero no comerás del árbol de la Ciencia del bien y del mal. El día que comas de él, ten la seguridad de que morirás”. (Gen 2, 15-17) 140
  • 141. El Plan de Salvación: 2.- EL PROBLEMA DEL HOMBRE (El pecado) El hombre se desvió del propósito de Dios. El problema del hombre no solo es económico, político, social o de cualquier índole. La raíz del problema radica en su corazón. Los demás problemas son consecuencias de lo que hay en el corazón del ser humano. La Palabra de Dios enseña que todos hemos caído en el pecado, y el pecado es la barrera que nos separa de Dios. No, no es que el brazo de Yahvé no alcance a salvar, ni que su oído esté demasiado sordo para oír. Sino que sus maldades de ustedes han cavado un abismo entre ustedes y su Dios. Isaías (59, 1-2) 141
  • 142. El Plan de Salvación: A.- LA NATURALEZA: Infracción de la Ley de Dios. 1.- Pecar es “errar el blanco”. Quebrar, desviarse del objetivo. El que peca demuestra ser un rebelde; todo pecado es rebeldía. Bien saben que Este vino para quitar nuestros pecados, y que en él no hay pecado. Quién permanece en él no peca; quien peca no lo ha visto ni conocido. (1 Juan 3, 4-6) 142
  • 143. El Plan de Salvación: 2.- El pecado es no hacer lo bueno, que uno sabe. ¿Por qué no dicen más bien: “Si Dios nos da vida, haremos esto o lo otro”? Pero no, están seguros de sí mismos y esa manera de jactarse es mala. El que sabe, pues, lo que es correcto y no lo hace, está en pecado. (Santiago 4, 15-17) 143
  • 144. El Plan de Salvación: B.- EL VEREDICTO: Todos somos pecadores. 1.- El pecado es una barrera, separación con Dios. Mediante la fe según Jesucristo, Dios reordena y hace justos a todos los que llegan a la fe. No hay distinción de personas, pues todos pecaron y están faltos de la gloria de Dios. Pero todos son reformados y hechos justos gratuitamente y por pura bondad, mediante la redención realizada en Cristo Jesús. (Romanos 3, 22-24) 144
  • 145. El Plan de Salvación: 3.- Todos se han desviado de la Ley de Dios. Todos se han extraviado, ya no sirven para nada. No hay quién obre el bien, ni siquiera uno. Su garganta es un sepulcro abierto y con su lengua urden engaños. Sus labios esconden veneno de serpiente y su boca está llena de maldiciones y amargura. Corren a donde puedan derramar sangre. Detrás de ellos dejan ruina y miseria. (Romanos 3, 12- 16) 145
  • 146. El Plan de Salvación: C. LA SENTENCIA: Todos están condenados. 1.- El justo juicio de Dios. Pero sabemos que todo lo que dice la Escritura está dicho para el mismo pueblo que recibió la Ley. Que todos, pues, se callen y el mundo entero se reconozca culpable ante Dios. Porque en base a la observancia de la Ley no será justificado ningún mortal ante Dios. El fruto de la Ley es otro: nos hace conscientes del pecado. (Romanos 6, 19-20)146
  • 147. El Plan de Salvación: 2.- La separación eterna de Dios. Entonces la llama ardiente castigará a los que no reconocen a Dios y no obedecen al Evangelio de Jesús, nuestro Señor. Serán condenados a la perdición eterna, lejos del rostro del Señor y de su Gloria irresistible. ( 2 Tesalonicenses 1, 8-9) 147
  • 148. El Plan de Salvación: 3.- EL AMOR DE DIOS: La Gracia Dios ama y ofrece la Salvación a los pecadores. La verdad inmutable y universal es que Dios ama al hombre inmensamente porque es su creación. Además Él quiere salvarlo y restaurarlo a la comunión que existía al comienzo de la creación. Así amó Dios al mundo. Le dio al Hijo Único, para que quien creé en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió al Hijo para condenar al mundo; sino para que se salve gracias a él (Juan 3, 16-17) 148
  • 149. El Plan de Salvación: A.- LA NATURALEZA DEL AMOR DE DIOS. 1.- Dios existe para amar. 2.- Su existencia, es prueba de su amor. Queridos míos; amémonos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, pues Dios es amor. Miren como se manifestó el amor de Dios entre nosotros: Dios envió a su Hijo único a este mundo, para que tengamos vida por medio de él. (Juan 4, 7-9) 149
  • 150. El Plan de Salvación: B.- El DON DEL AMOR DE DIOS 1.- El amor de Dios es grande e inmensurable. 2.-Dios manifiesta su amor a través de Jesús. En esto está el amor: No es que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó primero y envió a su Hijo como víctima por nuestros pecados. Si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos mutuamente. ( Juan 4, 10-11) 150
  • 151. El Plan de Salvación: C.- EL OBJETIVO DEL AMOR DE DIOS: 1.- Dios ofrece vida eterna a todos. 2.- Dios ofrece la salvación por gracia. Ustedes han sido salvados por la fe, y lo han sido por gracia, esto no vino de ustedes sino que es un Don de Dios. Tampoco lo merecieron por sus obras, de manera que nadie tiene porqué sentirse orgulloso. Lo que somos es obra de Dios: hemos sido creados en Cristo Jesús con miras a las buenas obras que Dios dispuso de antemano para que nos ocupáramos de ellas. (Efesios 2, 8-10) 151
  • 152. El Plan de Salvación: 4.- LA SOLUCIÓN DE DIOS: Jesucristo. El Salvador que dio su vida por todos. Jesucristo es la solución para el problema del hombre, porque el dio su vida en la cruz por los pecadores. Cristo Jesús vino a salvar lo que se había perdido, mostrándonos así el gran amor de Dios por la humanidad. Es mejor sufrir por hacer el bien, si tal es la voluntad de Dios, que por hacer el mal. Pues Cristo quiso morir por el pecado y para llevarnos a Dios; siendo ésta la muerte del justo por los injustos. Murió por ser carne, y luego resucitó por el Espíritu. (1 Pedro 17-18) 152
  • 153. El Plan de Salvación: A.- LA NATURALEZA DE JESÚS: 1.- Jesús es el Hijo de Dios. 2.- Jesús es el Señor y Cristo. Entonces Tomás le dijo: “Señor, nosotros no sabemos a dónde vas, ¿Cómo vamos a conocer el camino?. Jesús contestó: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocen a mí, también conocerán al Padre. Pero ya lo conocen y lo han visto.” (Juan 14, 5-7) 153
  • 154. El Plan de Salvación: B.- LA OBRA DE JESÚS: 1.- Jesús murió por los pecadores. 2.- Jesús murió para llevarnos a Dios. Entonces todos empezaron a criticar y decir: “Se ha ido a casa de un rico que es un pecador” Pero Zaqueo dijo resueltamente a Jesús: “Señor: voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y a quién le haya exigido algo injustamente, le devolveré cuatro veces más” Jesús, pues, dijo con respecto a él: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, pues también este hombre es un hijo de Abraham. El Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido. (Lucas 19, 7-10) 154
  • 155. El Plan de Salvación: C.- EL MENSAJE DE JESÚS: 1.- El poder del Evangelio 2.- La esencia del Evangelio Y les dijo: “Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y se bautice, se salvará; el que se niegue a creer, se condenará. Estas señales acompañarán a los que crean: en mi Nombre echarán demonios y hablarán nuevas lenguas. (Marcos 16, 15-17) 155
  • 156. El Plan de Salvación: 5.- LA RESPUESTA DEL HOMBRE: Fe genuina. El Salvador que dio su vida por todos. Los pasos de la salvación: Después de haber oído y entendido el propósito de Dios para su vida; el hombre debe responder al amor de Dios y recibir la salvación en Cristo, siguiendo estos 5 pasos: 1.- Creer en el Evangelio 2.- Arrepentirse de los pecados 3.- Confesar la fe en Cristo, el Hijo de Dios. 4.- Bautizarse para el perdón de los pecados. 5.-Vivir para Cristo en Obediencia. 156
  • 157. EL Plan de Salvación: A.- CREER EN EL EVANGELIO: 1.- Creer en el Señor Jesucristo 2.- Creer en el Evangelio. El hombre pidió una luz, entró de un salto y, después de encerrar bien a los otros presos, se arrojó temblando a los pies de Pablo y Silas. Después los sacó fuera y les preguntó: ¿Qué debo hacer para salvarme?. Le respondieron “Ten fe en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia.” (Hechos 16, 29- 31) 157
  • 158. El Plan de Salvación: B.- ARREPENTIRSE DE LOS PECADOS: 1.- Arrepentirse para no ser condenado. 2.- Arrepentirse para borrar los pecados. Ahora precisamente Dios quiere superar esos tiempos de ignorancia, y pide a todos los hombres de todo el mundo un cambio total: Tiene ya fijado un día en que juzgará a todo el mundo con justicia, valiéndose de un hombre que ha designado, y al que todos pueden creer, pues él lo ha resucitado de entre los muertos. (Hechos 17, 30-31) 158
  • 159. El Plan de Salvación: C.- CONFESAR LA FE EN CRISTO: 1.- Aceptar a Jesús como Señor y Salvador. 2.- Confesar a Jesús como el Hijo de Dios. Porque te salvarás si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó dentro de los muertos. La fe del corazón te procura la verdadera rectitud, y tu boca que lo proclama, te consigue la salvación. (Romanos, 10, 9-10) 159
  • 160. El Plan de Salvación: D.- Bautizarse para el perdón de los Pecados: 1.- Obedecer el mandato de Cristo. 2.- Lavar los pecados en nombre de Jesús. Al oír esto se afligieron profundamente y dijeron a Pedro: “¿Qué tenemos que hacer hermanos? Pedro les contestó: “Arrepiéntanse y que cada uno de ustedes se haga bautizar en el nombre de Jesús, el Mesías, para que sus pecados sean perdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo” (Hechos 2, 37-38) 160
  • 161. El Plan de Salvación: E.- VIVIR PARA CRISTO EN OBEDIENCIA: 1.- Ser fieles hasta la muerte. 2.- Servir al Señor con fidelidad. He sido crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mi. Todo lo que vivo en lo humano, lo vivo con la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mi. Esta es para mí la manera de no despreciar el don de Dios; pues si la verdadera rectitud es fruto de la Ley, quiere decir que Cristo murió inútilmente. (Gálatas 2, 20-21) 161
  • 162. El Kerygma Hoy: Ya hemos presentado la evangelización primitiva, tanto de Jesús como de los apóstoles. Ahora es necesario aplicarla y adaptar esa misma predicación a nuestra mentalidad. No puede haber otro Evangelio, pero éste se debe presentar de manera pedagógica, de tal manera que transforme a todo el hombre y su entorno social, político y económico. Si no se llega ainculturar el Evangelio se corre el peligro de reducirlo a un barniz superficial. 162
  • 163. El Kerygma Hoy: De esta forma podemos elaborar el siguinte esquema, que integra tanto el Plan de salvación como el Kerygma primitivo: 1.- El amor de Dios, que busca nuestra felicidad. 2.- El pecado, que impide la manifestación de este amor. 3.- La salvación de Jesús por su muerte y resurrección. 4.- Fe y conversión para apropiarse la salvación. 5.- Don del Espíritu, que hace presente y eficaz la salvación. 6.- La comunidad donde se vive el Reino. 163
  • 164. El Kerygma Hoy: OBJETIVO DEL KERYGMA: SALVACIÓN DE TODO EL HOMBRE Y DE TODOS LOS HOMBRES 164
  • 165. El Kerygma Hoy: - Salvación de todo el hombre No sólo del alma o una salvación después de esta vida. Se incluye la realización humana en este mundo y en todas las áreas del acontecer humano: economía, política, comercio, cultura, ecología, el mundo del trabajo, etc. Todo ha de estar penetrado por la acción salvífica de Cristo Jesús. 165
  • 166. El Kerygma Hoy: - Salvación de todos los hombres La salvación no es asunto individualista. Todos los hombres somos inter- dependientes y estamos comprometidos en la misma caravana rumbo a la tierra prometida. Esto implica que la salvación alcance las estructuras, los modelos de pensamiento, los centros de interés y todos los valores y principios que determinan la vida humana. 166
  • 167. El Kerygma Hoy: El Evangelio, comunicación de una inmensa alegría, no puede ser trasmitido eficazmente sino con el gozo del que Jesús estaba lleno, y también los apóstoles. Un testimonio debe estar envuelto en una atmósfera de alegría, acompañado de la sonrisa, del fuego de las palabras y de la convicción de la mirada. El gozo es el primer signo de quien ha encontrado el tesoro escondido. Este debe ser manifiesto, y tan contagioso, que invite al evangelizado a tenerlo también. 167
  • 168. El Kerygma Hoy: El Espíritu Santo es el agente por excelencia de la evangelización. El es quien impulsa a cada uno a anunciar el Evangelio y quien hace aceptar y comprender la Palabra de salvación. No habrá nunca evangelización posible sin la acción del Espíritu Santo. Las técnicas de evangelización son buenas, pero ni las más perfeccionadas podrían reemplazar la acción discreta del Espíritu. “El Espíritu Santo es el protagonista de la Evangelización.” 168
  • 169. EL Kerygma Hoy: En las circunstancias actuales es preciso replantearse a fondo el sentido mismo de la misión de la Iglesia y responder a preguntas fundamentales: ¿cómo concebir la misión de la Iglesia en el mundo actual?; ¿qué proyecto pastoral habrá que adoptar, si queremos de verdad superar la crisis de credibilidad de los cristianos y ser evangelizadores en el mundo de hoy? 169
  • 170. El Kerygma Hoy: Comenzamos nuestro itinerario con la descripción del conjunto articulado de la acción evangelizadora de la Iglesia, que entendemos en su significado global hoy generalmente aceptado (cf. EN 14): «Los agentes de la evangelización han de saber operar con una “visión global” de la misma e identificarla con el conjunto de la misión de la Iglesia» (DGC 46). 170
  • 171. El Kerygma Hoy: Tenemos presente todo el conjunto de la acción «eclesial», evitando la polarización clerical que, durante siglos, ha concentrado la misión de la Iglesia en manos de los «pastores» (obispos, sacerdotes, religiosos). Nos referimos a la acción de todos los cristianos en cuanto Iglesia, sin olvidar, claro está, la diversidad de ministerios dentro del cuerpo eclesial. 171
  • 172. El Kerygma Hoy: El objetivo y tarea fundamental de la acción eclesial: «en el mundo, para el mundo, al servicio del Reino» Un primer rasgo esencial caracteriza la tarea de la Iglesia: el hecho de no existir para sí misma, sino al servicio de un plan divino que supera con mucho los límites de la acción eclesial: el proyecto del Reino de Dios. Este proyecto – llamado también plan universal de salvación, construcción del Cuerpo de Cristo, unidad del género humano, vida en plenitud, etc. - es el plan grandioso de Dios sobre la humanidad, que en Cristo y por medio del Espíritu, se realiza en la historia. 172
  • 173. El Kerygma Hoy: Las funciones o mediaciones eclesiales («signos evangelizadores») al servicio del Reino: diaconía, koinonía, martyría, liturgia. La tarea de la Iglesia -el servicio del Reino- no se reduce a colaborar con los hombres de buena voluntad en la labor transformadora de la humanidad. En cuanto depositaria del «misterio» revelado por Dios en Cristo, la Iglesia tiene la misión específica de iluminar y estimular la historia de los hombres, para que se acerque, de manera formal y consciente, al ideal del Reino. Y así actúa su sacramentalidad («sacramento del Reino») por medio de las mediaciones o funciones eclesiales. 173
  • 174. El Kerygma Hoy: De este modo, la Iglesia debe ser en el mundo el lugar por excelencia del servicio, la fraternidad, el anuncio y la fiesta, en correspondencia con cuatro factores antropológicos básicos: la acción, la relación, el pensamiento y la celebración. Las llamamos «funciones» o «mediaciones»: cuatro formas de ser en el mundo «sacramento» del Reino. 174
  • 175. El Kerygma Hoy: Diaconía. El signo de la diaconía, con su carga evangelizadora y su riqueza de expresiones (amor, servicio, promoción, liberación, solidaridad), responde al deseo de hallar una alternativa a la lógica de dominio y egoísmo que envenena la convivencia humana. La comunidad cristiana está llamada a manifestar un nuevo modo de amar y de servir, una tal capacidad de entrega a los demás que haga creíble el anuncio evangélico del Dios del amor y del reino del amor. 175
  • 176. El Kerygma Hoy: Koinonía. El signo de la koinonía (comunión, fraternidad, reconciliación, unidad) responde al anhelo de hermandad y de paz de los hombres de todos los tiempos. Debe manifestar un modo nuevo de convivir y de compartir, anuncio de la posibilidad de vivir como hermanos reconciliados y unidos, con plena aceptación de todas las personas y máximo respeto de su libertad y originalidad. En un mundo desgarrado por divisiones, discriminaciones y egoísmos, los cristianos están llamados a anunciar la utopía del reino de la fraternidad y de la unión, brindando espacios de libertad, de comprensión, de amor. 176
  • 177. El Kerygma Hoy: Martyría. El signo de la martyría o función profética (primer anuncio, catequesis, predicación, reflexión teológica) debe brillar en el mundo como anuncio liberador y clave de interpretación de la vida y de la historia. Ante la demanda de sentido y experiencia del mal, que induce a tantos hombres al fatalismo y a la desesperación, los cristianos deben ser por vocación portadores de esperanza, «enemigos de lo absurdo, profetas del significado», a través del anuncio de Jesús resucitado. 177
  • 178. El Kerygma Hoy: Liturgia. El signo de la liturgia, en sus distintos momentos (eucaristía, sacramentos, culto, devociones, oración) abarca el conjunto de ritos, símbolos y celebraciones de la vida cristiana como anuncio y don de salvación. Responde a la exigencia de celebrar la vida y de acoger y expresar en el rito el don de la salvación. Ante los límites mortificantes de la racionalidad y de la falta de sentido, la comunidad cristiana está llamada a crear espacios en donde la vida y la historia, liberadas de su opacidad, sean celebradas y exaltadas como proyecto y lugar de realización del Reino. 178
  • 179. El Kerygma Hoy: Estos «signos evangelizadores» manifiestan la misión de la Iglesia en el mundo: ofrecer a todos, como signo y primicia del proyecto de Dios, los cuatro grandes dones de que es portadora: un nuevo talante de amor universal, una nueva forma de convivencia fraterna, un mensaje y un testimonio henchidos de vida y de esperanza, un conjunto de ritos transparentes y expresivos de una vida en plenitud. A través de estos signos la Iglesia cumple su misión en la historia y actúa su aportación específica e insustituible a la realización del Reino de Dios. 179
  • 180. El Kerygma Hoy: Los ámbitos y formas principales del proceso evangelizador: 1.- Acción misionera. 2.- Acción catecumenal. 3.- Acción «pastoral». 4.- Presencia y Acción en el mundo. 180
  • 181. El Kerygma Hoy: La tarea de la Iglesia se realiza concretamente en algunas etapas o ámbitos que marcan el dinamismo de su actividad. Son los distintos momentos del «proceso evangelizador» «El proceso evangelizador, por consiguiente, está estructurado en etapas o “momentos esenciales”: la acción misionera para los no creyentes y para los que viven en la indiferencia religiosa; la acción catequético-iniciatoria para los que optan por el Evangelio y para los que necesitan completar o reestructurar su iniciación; y la acción pastoral para los fieles cristianos ya maduros, en el seno de la comunidad cristiana» (DGC 49). 181
  • 182. El Kerygma Hoy: Acción misionera: Es el primer paso en el proceso evangelizador y se dirige a los no creyentes o a cuantos viven religiosamente alejados. Asume formas variadas: presencia, servicio, diálogo, testimonio, hasta llegar al anuncio explícito del Evangelio: «[La Iglesia] impulsada por la caridad, impregna y transforma todo el orden temporal, asumiendo y renovando las culturas; da testimonio entre los pueblos de la nueva manera de ser y de vivir que caracteriza a los cristianos; y proclama explícitamente el Evangelio, mediante el “primer anuncio”, llamando a la conversión» (DGC 48). 182
  • 183. El Kerygma Hoy: Acción catecumenal: Comprende el conjunto de actividades con cuantos se interesan y quieren ser o volver a ser cristianos, siguiendo el curso de la iniciación: acogida, acompañamiento, catequesis, ritos y sacramentos de iniciación, Mistagogía. La acción catecumenal es una función esencial de la Iglesia, expresión de su maternidad (cf. DGC 48). 183
  • 184. El Kerygma Hoy: Acción «pastoral»: Es el conocido ámbito de la acción «ad intra» de la comunidad eclesial, en el ejercicio de las tradicionales funciones: culto, celebraciones, sacramentos, predicación, catequesis, vida de comunidad, servicio de caridad, compromiso social, etc. 184
  • 185. El Kerygma hoy: UN ESTILO OPERATIVO SIN FUTURO: LA PASTORAL«TRADICIONAL» Ahora bien, si tenemos en cuenta la situación pastoral de los últimos siglos de la historia de la Iglesia, quizás no sea totalmente arbitrario, en un intento global de esquematización, señalar los rasgos dominantes de un estilo pastoral que convencionalmente podemos llamar «tradicional» o «de cristiandad». 185
  • 186. El Kerygma Hoy: Predominio de la práctica devocional y sacramental: En esta concepción, el momento litúrgico-devocional ocupa un lugar preferencial indiscutible en el conjunto de la acción pastoral. Misas, sacramentos, cultos y fiestas, devociones y religiosidad popular: he aquí las actividades que absorben la mayor parte del quehacer pastoral. Es una actividad que apunta ante todo a fomentar la práctica religiosa de los fieles y a contar con el mayor número posible de «practicantes». 186
  • 187. El Kerygma Hoy: Poca atención se presta a la personalización de la fe y a la evangelización, pues se presupone como evidente la opción de fe. No se ve la necesidad de despertar el deseo de ser cristianos: se trata sólo de conseguir que todos sean «buenos cristianos», aunque se constate que «muchos son los sacramentalizados y pocos los evangelizados». 187
  • 188. El Kerygma Hoy: La martyría O ministerio de la palabra se ejerce casi exclusivamente en ámbito intraeclesial, o como catequesis infantil en preparación a los sacramentos, o como predicación a los fieles en el marco de los actos de culto. Se da muy poco relieve al anuncio misionero y al diálogo con la cultura o con los no creyentes. 188
  • 189. El Kerygma Hoy: La koinonía Resulta condicionada por las estructuras organizativas de la parroquia, que a menudo se presenta como una agencia de servicios religiosos o como una organización orientada hacia actividades de tipo devocional-litúrgico o a obras de beneficencia. 189
  • 190. El Kerygma Hoy: La diaconía asume sobre todo la forma de caridad individual, beneficencia y asistencia, o a través de obras y organizaciones dominadas frecuentemente por el aspecto institucional y burocrático. No pocas obras asistenciales y de promoción están orientadas hacia la práctica litúrgico-sacramental. 190
  • 191. El Kerygma Hoy: La pastoral tradicional desconoce la lógica del proceso de evangelización. Se supone la existencia de un «pueblo cristiano» y se piensa que la evangelización tenga sentido solamente en la regiones lejanas y en los pueblos paganos. En consecuencia: 191
  • 192. El Kerygma Hoy: La acción misionera «ad extra» es casi inexistente. Se presuponen una opción de fe y un sentido de pertenencia cristiana que en realidad resultan más formales que sustanciales, comprometiendo seriamente el proceso de iniciación y toda la pastoral sacramental. 192
  • 193. El Kerygma Hoy: La acción catecumenal brilla por su ausencia, ya que no hay –así se piensa-candidatos adultos al bautismo y que la iniciación cristiana se desarrolla como acción pastoral dentro de la comunidad cristiana. 193
  • 194. El Kerygma Hoy: La acción pastoral «ad intra» ocupa todo el espacio del quehacer eclesial, concentrado en la vida y la práctica religiosa de la comunidad que se conserva fiel. En cierto sentido se le da la vuelta a la parábola de la oveja perdida: mucha atención y cuidado para la única oveja que queda en el redil, descuidando a las noventa y nueve que se han perdido fuera. Dentro de esta lógica intra- eclesial, no faltan iniciativas para hacer volver a la práctica religiosa a los llamados «lejanos», como es el caso de las misiones populares. 194
  • 195. El Kerygma Hoy: La presencia y acción en el mundo resultan limitadas y condicionadas por el acento cultual y clerical de este estilo pastoral. Una visión espiritualizarte y dualista impide a la comunidad cristiana incidir de manera significativa en la esfera social y política y contribuir a la transformación de la sociedad. 195
  • 196. El Kerygma Hoy: Por lo que se refiere al nivel institucional, este estilo pastoral se distingue por su carácter clerical, pues casi toda la acción se concentra en manos del clero (obispos, sacerdotes, religiosos) y está muy controlada por la autoridad o extendida a los laicos en forma subordinada y puramente ejecutiva. Se ve la crisis vocacional y la escasez de sacerdotes como una grave amenaza al desarrollo de la actividad pastoral. 196
  • 197. El Kerigma Hoy: Este cuadro resulta muy esquemático, casi caricatural, pero denuncia los rasgos típicos de un talante pastoral que se nos antoja sin futuro. Es un estilo desfasado para nuestra época y abocado al fracaso, incapaz de responder a los retos que el mundo actual lanza a la misión evangelizadora de la Iglesia. Es verdad - como ya se dijo antes - que la situación es compleja y que son muchas y muy variadas las causas de la crisis pastoral esbozada. Pero no se puede negar la responsabilidad de una acción pastoral que no está a la altura de las urgencias actuales. No tiene sentido quedar aferrados a esta pastoral «tradicional» o de «mantenimiento»: se impone una profunda revisión y conversión, para llegar a ser auténticamente evangelizadora. 197
  • 198. NOTA FINAL: El presente trabajo de revisión documental, es un extracto editado de los siguientes libros: 1.- Cómo Evangelizar a los Bautizados Por José H. Prado Flores 2.- Catequesis Evangelizadora Por Emilio Alberich Sotomayor. FIN 198