SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 42
Descargar para leer sin conexión
Profundizando y Madurando
Nuestra Fe
Tema No. 3
Jesús es el Señor
OBJETIVOS
• 1.- Que los participantes comprendan el
significado de la resurrección para el
Jesús histórico y para la humanidad.
. 2.- Que entiendan como el Espíritu lleva a
plenitud la fraternidad
• 3.- Que conozcan a María madre de Dios
y Madre nuestra.
Charla No. 1
“LA RESURRECCIÓN DE
JESÚS”
El hecho más importante:
La resurrección de Jesús es el hecho mas importante de
la historia de la salvación. Es, por eso, el hecho central de la
historia. Porque es el acontecimiento decisivo en la existencia
de Jesús; y en la vida y la fe de los cristianos. Tan decisivo que
sin resurrección, ni la existencia de Jesús tendría sentido, ni la
fe de los cristianos, su mas elemental consistencia.
Jesús se presentó como enviado de Dios para anunciar
la salvación de todos los hombres. Pero en contra de lo que se
podía esperar de él (Lc. 24, 21) murió en una cruz abandonado
por todos y con ese grito en la boca: ¡Dios mío, Dios
mío¡ ¿Porqué me haz abandonado? (Mc. 15, 34). De esta
manera, la muerte de Jesús, vino a enterrar todas las
esperanzas que se habían puesto en él. La fuga de los
Apóstoles (Mc. 15, 50), la decepción de los discípulos de
Emaús (Lc. 24, 21) nos sugieren con claridad la sensación de
fracaso de los primeros creyentes.
Sin duda alguna aquellos hombres se sintieron
decepcionados, porque pensaban que Jesús había fracasado
totalmente. Esto indica claramente que si no llega a acontecer
la resurrección, el fracaso de Jesús se habría confirmado
plenamente, y con esto, hubiera fracasado también su
proyecto, Como dice el Apóstol Pablo: “Si Cristo no ha
resucitado, entonces nuestra predicación no tiene sentido, y
vana sería nuestra fe.
La resurrección es algo decisivo para la causa de Jesús
y también para todos los que hemos puesto nuestra fe y
nuestra esperanza en Jesús.
El sepulcro vacío y las apariciones, no excluyen
totalmente la duda, por eso interesa analizar las cuestiones que
se han planteado sobre la resurrección.
¿Un hecho histórico?:
Para entender correctamente la resurrección hay que
hacer una distinción elemental: Una cosa es resucitar y otra
muy diferente es revivir. Jesús no revivió sino que resucitó.
Revivir es volver a la vida que se tenía antes de la muerte; por
lo tanto, el que revive vuelve a ser un hombre mortal, porque
vuelve a estar en este mundo como uno de tantos. Eso es lo
que ocurrió con Lázaro (Jn. 11, 43-44) y con el hijo de la viuda
de Naín (Lc. 7, 15).
Por el contrario, resucitar es vencer definitivamente a la
muerte, y por consiguiente, escapar para siempre de ella. En
consecuencia, se dice que el que revive vuelve a este mundo,
mientras que quien resucita traspasa para siempre las fronteras
del espacio y el tiempo.
A la luz de esta distinción, ¿Se puede decir que la
resurrección fue un hecho histórico?, Depende: si por hecho -
Histórico se entiende lo que acontece realmente, sin duda
alguna la resurrección de Jesús fue un hecho histórico; pero si
por hecho histórico se entiende lo que se puede comprobar
empíricamente en el espacio y en el tiempo, entonces hay que
decir que la resurrección no fue un hecho histórico, porque
Jesús resucitado no estaba ya en el espacio y en el tiempo, es
decir, no estaba ya en este mundo. Lo único histórico que
ocurrió allí es que los discípulos experimentaron la presencia
viva de Jesús, y así lo manifestaron a los demás.
Por eso se entiende que los Evangelios no cuenten el
hecho mismo de la resurrección, se cuentan las apariciones y el
sepulcro vacío, pero no la resurrección misma.
Un hecho incuestionable:
Algunos días después de la muerte de Jesús, resonó en
Jerusalén una noticia asombrosa: Dios ha resucitado al que fue
crucificado. Nadie había visto el hecho mismo de la
resurrección, pero el hecho se presentaba como incuestionable.
Los seguidores de Jesús afirmaban que está vivo, porque ellos
lo habían visto, se les había aparecido. Llama la atención la
gran cantidad de testimonios en torno al mismo asunto, es
significativo que nadie pudo rebatir ese hecho y mucho menos
demostrar su falsedad.
El sepulcro estaba vigilado por soldados, los cuales son
sobornados para que propaguen el rumor que los discípulos de
Jesús se habían robado el cadáver. El sepulcro estaba vacío y
todos reconocieron el hecho incuestionable: Allí había sucedido
algo que humanamente no tenía explicación.
El sepulcro vacío:
Se ha dicho muchas veces que el primer argumento para
afirmar la resurrección de Jesús es el hecho del sepulcro vacío,
no obstante ningún evangelista lo aporta como prueba, porque
este hecho en lugar de provocar la fe, causa miedo y espanto y
se puede interpretar como el robo del cuerpo.
La repetida proclamación del sepulcro vacío no tendría
sentido si quienes la hacían no tuvieran la certeza de la
resurrección. También la Iglesia primitiva veneraba el santo
sepulcro como una prueba de la resurrección.
Todo esto quiere decir que la tradición del sepulcro vacío
expresa de manera indirecta, una fe sólida y profunda en la
resurrección; y que esta fe no tuvo su origen en ese hecho, sino
en las apariciones a los Apóstoles y sus testimonios
posteriores.
Las apariciones a los discípulos:
El argumento definitivo para afirmar la resurrección de
Jesús se basa en las apariciones del mismo Jesús a su
comunidad de discípulos, cuya formulación estricta y
desapasionada nos hacen saber que no fueron visiones
subjetivas, sino hechos objetivos que se podían afirmar con
toda seguridad.
¿Cuántas fueron las apariciones? Resulta muy difícil
responder a esa pregunta, porque los datos que poseemos son
incompletos y fragmentarios. Pablo nos da cuenta de cinco
apariciones del Señor vivo (1Cor. 15, 3-8), Marcos no conoce
ninguna aparición (Mc. 16, 1-8), Mateo conoce una sola
aparición a los once (Mt. 28, 16-20), Lucas refiere dos
apariciones (Lc. 24, 13-53), Juan relata tres manifestaciones
del Señor (Jn. 20, 11-18; 19-23; 24-29). A esta lista hay que
sumar otras apariciones, como la de Esteban mientras era
martirizado, y otras más en un período de varios años.
En cuanto al modo de las apariciones, estas son
descritas como una presencia real y hasta carnal de Jesús,
Come, camina con los suyos, se deja tocar, dialoga con ellos,
su presencia es tan real, que puede ser confundido con un
caminante, un jardinero o un pescador.
El hecho es que los discípulos que lo vieron, tenían la
seguridad de que no era un espíritu, ni un ángel. El que murió y
fue sepultado era el mismo que resucitó.
Como conclusión de los relatos de las apariciones se
puede decir que tales relatos constituyen una base sólida de la
fe en la resurrección de Jesús, el cual fue visto por los suyos,
que convivieron con él, y aseguraron con toda firmeza el hecho
de la resurrección como incuestionable y seguro.
Significado para la comunidad cristiana:
Con la resurrección todo cambia; el crucificado es ahora
el Señor, el Hijo de Dios, Jesús es visto por los suyos como el
hombre cabal y perfecto. Predicar la resurrección no es solo
decir que Jesús vive, sino persuadir a la gente que él tenía
razón, y por consiguiente, que su proyecto constituye el
verdadero camino para todos nosotros.
Jesús dijo a Tomás: “Felices los que creen sin haber
visto” (Jn. 20, 29). Esas palabras también se refieren a
nosotros, a los cristianos de hoy que seguimos encontrando a
Cristo resucitado, y que aunque no lo vemos con los ojos del
cuerpo, la fe nos permite constatarlo. Somos felices porque
creemos en algo real, porque tenemos una esperanza que no
tienen los que no creen en Jesús, y porque estamos luchando
por hacer realidad el Reino de Dios en este mundo.
Charla No. 2
El Espíritu de Jesús recrea a sus
amigos
Pedro y Pablo personas nuevas
por el Espíritu de Jesús.
El Espíritu de Jesús:
En el Proyecto del Padre, Jesús no podía desentenderse
de sus hechos y dichos y de sus discípulos después de su
muerte y prometió a los que habían mantenido sus esperanzas
en Él que, después de volver al Padre, les enviaría un defensor,
su Espíritu, que no hablará en nombre propio, sino en nombre
de Jesús, del que es inseparable y al que justificará (Jn. 16, 13)
Jesús en su muerte entregó su Espíritu al Padre y tras el
trauma y miedo de sus discípulos, estos experimentaron con
gozo y entusiasmo la presencia del Defensor prometido.
Los discípulos, con la madre de Jesús, el día de
Pentecostés (He.2, 1-4) experimentaron inesperadamente
como una invasión de una fuerza increíble que les transformó
interiormente, abiertos a un mundo nuevo, como si hubieran
sido creados de nuevo. Se sentían los mismos sujetos que
siempre fueron, pero experimentaron una expansión de su ---
Mente, como una iluminación que les hacía comprender lo que
anteriormente nunca habían comprendido.
Los discípulos se sienten nuevas personas, recuerdan a
su maestro y dan testimonio de él como su Señor, proclamando
que lo que hizo y dijo Jesús era verdad, demostrándolo con
poder con signos y prodigios, sin miedo a las persecuciones ni
a la muerte.
Todos deseamos ardientemente que la efusión del
Espíritu transforme nuestras vidas, nos haga nacer de nuevo en
la esfera de nuestra conciencia, nos haga experimentar un
nuevo modo de ser, del que broten el amor y la compasión con
todos sus frutos; porque el amor es el bien supremo, y lo que
más edifica a los otros. Poder amar y sentirse amado engendra
el más elevado y noble estado de gozo, alegría y felicidad.
La experiencia del Espíritu de Jesús:
El Espíritu de Jesús nos hace experimentar una nueva
manera de vivir, porque Dios ha confirmado que el camino
señalado por su hijo es el correcto y vivificante. Ser cristiano es
nacer de nuevo a la vida que Jesús anuncia, a la vida en el
Espíritu de Dios, todos somos llamados a continuar su proyecto
y actualizar su práctica, el bautismo nos brinda la semilla y
nuestra tarea es hacerla crecer y dar fruto.
Ser cristiano es ser testigo de Jesús, participar de su
misión, anunciar el Reino de Dios y construirlo aquí en la Tierra.
El mismo Espíritu que animó a Jesús será nuestra fuerza y guía
Vivir tras los pasos del Nazareno es animarse a seguir los
pasos del Espíritu que nos lleva a anunciar y dar testimonio del
Reino de amor, paz, caridad y misericordia. La vida cristiana es
pues, caminar en la vida según el Espíritu de Jesús haciendo el
bien y amando a nuestros semejantes.
¿Cómo es el Espíritu de Jesús?:
La mejor manera de describir el Espíritu de Jesús es por
sus efectos en nuestras vidas cuando lo dejamos habitar en
nosotros. Sentimos el Espíritu de Jesús cuando
experimentamos en nosotros la tendencia a ayudar, a salvar, a
perdonar y a fijarnos en la bueno y positivo de los demás; a
comprometernos en los problemas ajenos, cuando sentimos
que toda injusticia, todo mal de cualquiera nos afecta como
nuestro.
Reconocemos que actúa en nosotros el Espíritu de
Jesús cuando sentimos cierto miedo ante la comodidad,
cuando nos sentimos inquietos si nos aprecia todo el mundo,
cuando sentimos satisfacción interior con el esfuerzo, en la
austeridad, en la ayuda desinteresada y anónima, cuando
tenemos que sufrir por la verdad, por el perdón y la honradez.
Reconocemos el Espíritu de Jesús cuando sentimos a
Dios dentro de nosotros y en todas las cosas, cuando
percibimos que está ahí, hablando constantemente, exigiendo
y alentando la vida y liberando, cambiando la vida, haciéndola
válida y digna.
Reconocemos el Espíritu de Jesús en nosotros cuando
lo vemos actuar en el mundo y vemos bondad y esfuerzo,
honradez y solidaridad, cuidado de la naturaleza y dedicación a
los más débiles y necesitados.
El Espíritu de Jesús es paz y alegría, amor y
misericordia, compasión y caridad por el pobre y excluido; y es
algo que debemos extenderlo por todo el mundo.
Se le conoce por sus frutos:
Existe un criterio evangélico, fijado por Jesús, que
garantiza de manera inequívoca donde y como actúa el Espíritu
Es este: “por sus frutos los conoceréis” (Mt. 7, 20). Solamente
donde hay frutos del Espíritu, éste está presente. Hay un texto
de Pablo que define claramente estos frutos: “Los frutos del
Espíritu son amor, alegría, paz, tolerancia, agrado,
generosidad, lealtad, sencillez, dominio de sí mismo…” (Gal. 5,
22-23).
A modo de síntesis, puede decirse que todos esos frutos
se resumen en uno solo, el amor. Quien no ama eficazmente a
los demás, por mucho que diga que tiene el Espíritu consigo, se
equivoca si no posee el amor al prójimo.
La fuerza del Espíritu de Jesús:
Tu das fuerza a todo el que vive
tu obras de modo extraño e inexplicable
oculto en lo profundo de cada uno
como un fermento
como una semilla de fuego
Tu eres nuestra ansia de vida
el amor que nos hace echar raíces en la Tierra
y que nos ata a nuestro Dios.
Tu nos alientas a llegar hasta el final,
dispuestos a soportar lo que sea,
esperando siempre como el amor espera.
H. Oosterhuis.
Los testimonios de Pedro y Pablo:
San Pedro y San Pablo son Apóstoles, testigos de Jesús
que dieron un gran testimonio, se dice que son las dos
columnas del edificio de la fe cristiana. Dieron su vida por Jesús
y gracias a ellos el cristianismo se extendió por todo el mundo.
San Pedro:
San Pedro fue uno de los doce apóstoles de Jesús. Su
nombre era Simón, pero Jesús lo llamó Cefas que significa
“piedra” y le dijo que sería la piedra sobre la que edificaría su
Iglesia, por esta razón lo conocemos como Pedro. Era
pescador de oficio y Jesús lo llamó a ser pescador de hombres,
para darles a conocer el amor de Dios y el mensaje de
salvación. El aceptó y dejó su barca, sus redes y su casa para
seguir a Jesús.
Pedro era de carácter fuerte e impulsivo y tuvo que
luchar contra la comodidad y contra su gusto por lucirse ante --
Los demás. No comprendió a Cristo cuando hablaba acerca
de sacrificio, crus y muerte y hasta le llegó a proponer un
camino más fácil, se sentía muy seguro de sí mismo y le
prometió a Jesús que nunca lo negaría, tan solo unas horas
antes de negarlo tres veces.
Vivió muy importantes momentos junto a su maestro, lo
vio cuando caminó sobre las aguas. El mismo lo intentó, pero
por desconfiar estuvo a punto de ahogarse. Presenció la
transfiguración del Señor, estuvo cuando aprendieron a Jesús
y le cortó la oreja a uno de los soldados romanos. Negó a
Jesús tres veces por miedo a los judíos y después se
arrepintió.
Jesús, después de resucitar, le preguntó tres veces si lo
amaba y las tres veces respondió que si, entonces Jesús le
confirmó su misión como jefe de la Iglesia. Recibió el Espíritu
Santo el día de Pentecostés, y con la fuerza y el valor que le
entregó, comenzó su predicación del mensaje de Jesús.
Dejó atrás las dudas, la cobardía y los miedos y tomó el
mando de la Iglesia, bautizando ese día a varios miles de
personas. Pedro convirtió a miles de Judíos y pensó que ya
había cumplido su misión, pero Jesús se le apareció y le pidió
que llevara la conversión a los gentiles por lo que decidió ir a
Roma a predicar el Evangelio, surgiendo varias comunidades
cristianas con su predicación, comunidades que eran un gran
ejemplo de amor, alegría y honestidad.
Durante la persecución cristiana en Roma murió
crucificado Pedro por mandato del emperador Nerón, pidió ser
crucificado de cabeza, porque no se sentía digno de morir
como su Maestro. 37 años duró su seguimiento fiel a Jesús, fue
sepultado en la colina Vaticana, cerca del lugar de su martirio,
ahí se construyó la Basílica de San Pedro, centro de la
Cristiandad.
¿Qué nos enseña la vida de Pedro?:
La vida de Pedro nos enseña que a pesar de la debilidad
humana, Dios nos ama y nos llama a la santidad. A pesar de
todos los defectos que Pedro tenía, logró cumplir con su misión.
Para ser un buen cristiano hay que esforzarse por ser santos
todos los días. Pedro concretamente nos dice: “Sean santos en
su proceder, como es santo el que los ha llamado (1Pe. 1, 15).
Cada quien de acuerdo a su estado de vida, debe
trabajar y pedirle a Dios que le ayude a alcanzar su santidad.
También nos enseña que el Espíritu Santo, puede obrar
maravillas en un hombre común y corriente, y lo puede hacer
capaz de superar los más grandes obstáculos y defectos
personales.
San Pablo:
Su nombre hebreo era Saulo; era judío de raza, griego
de educación y ciudadano romano, nació en la ciudad de Tarso
provincia romana de cilicia. Era inteligente y bien preparado,
había estudiado en las mejores escuelas de Jerusalén. No
conoció personalmente a Jesús y era enemigo de la nueva
religión cristiana, ya que era un fariseo muy estricto, estaba
convencido y comprometido con su fe judía. Consideraba a los
cristianos como una amenaza para su religión y creía que se
tenía que acabar con ellos a cualquier precio. Se dedicó a
combatir a los cristianos, quienes tenían razones para temerle.
Los jefes del Sanedrín de Jerusalén le encargaron que
apresara a los cristianos de la Ciudad de Damasco.
En el camino a Damasco, se le apareció Jesús en medio
de un gran resplandor, cayó en tierra y oyó una voz que le
decía: “Saulo, Saulo, ¿Porqué me persigues?” (Hech. 9, 1-9;
20-22). Con esta frase Pablo comprendió que Jesús era Hijo de
Dios y que al perseguir a los cristianos perseguía al mismo
Cristo. Después de este acontecimiento, Saulo se levantó del
suelo, y aunque tenía los ojos abiertos no veía nada. Lo
llevaron a Damasco y pasó tres días sin comer ni beber, ahí
Ananías, obedeciendo a Jesús, hizo que Saulo recobrara la
vista, se levantara y fuera bautizado. Tomó alimento y se sintió
con fuerzas.
Pablo estuvo algunos días con los discípulos de
Damasco y después empezó a predicar a favor de Jesús,
diciendo que era el Hijo de Dios, Saulo se cambió el nombre
por Pablo y fue a Jerusalén para ponerse a las órdenes de San
Pedro.
La conversión de Pablo fue total y es el más grande
apóstol que la Iglesia ha tenido. Fue el “apóstol de los gentiles”
ya que llevó el Evangelio por todo el Mediterráneo y fue fiel al
llamado que Jesús le hizo en el camino a Damasco.
Su labor no fue fácil. Por un lado, los cristianos
desconfiaban de él por su fama de gran perseguidor de los
cristianos. Los Judíos por su parte, le tenían coraje por
cambiarse de religión, en varias ocasiones tuvo que esconderse
y huir porque su vida peligraba. Realizó cuatro grandes viajes
apostólicos para llevar a todos los hombres el mensaje de
salvación, creando nuevas comunidades cristianas por los
lugares donde pasaba y enseñando y apoyando a las
comunidades ya existentes. Escribió trece cartas que forman
parte de las Sagradas Escrituras.
¿Qué nos enseña la vida de San Pablo?:
Nos enseña la importancia de la labor apostólica de los
cristianos, ya que debemos comunicar a Cristo anunciando su
mensaje de salvación con la palabra y el ejemplo cada uno en
su situación de vida correspondiente y de diferente manera.
Nos enseña también el valor de la conversión, dejando
nuestra vida antigua de pecado para comenzar una vida
dedicada a la santidad, a las buenas obras y al apostolado.
Pedro y Pablo constituyen un buen ejemplo de cómo el
Espíritu de Jesús puede transformar vidas de un manera radical
para entregarse a la misión de la realización del Proyecto de
Jesús: La gran Fraternidad, hacer de toda la humanidad una
gran Familia de los Hijos de Dios.
Charla No. 3
Iglesia: Sacramento de la Trinidad
El misterio Trinitario:
La Iglesia como sacramento, hunde sus raíces en el
ministerio Trinitario y tiene una meta peculiar y específica, que
el Concilio Vaticano II sintetiza con una expresión de la Iglesia
primitiva: ser “un pueblo reunido en virtud de la unidad y
comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” Esta es la
razón de su existir y el objetivo que debe perseguir.
Jesucristo fundó su Iglesia y la constituyó signo e
instrumento (Sacramento) de unidad y de comunión, de servicio
de su designio liberador, con respecto de las personas de todo
tiempo, condición y lugar.
Nuestro Dios no es triste soledad, sino bienaventurada
comunión y unidad, es la unidad de un solo Dios: Padre, Hijo y
Espíritu Santo en la Trinidad de Personas.
La Iglesia es en Cristo como un sacramento, o sea, un
signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad
de todo el género humano. Dios constituyó la Iglesia para que
sea para todos y cada uno de nosotros, sacramento visible de
esta unidad de salvación (de los hombres con Cristo).
Heredera de la misión evangelizadora que le dejó Jesucristo y
fundada en la comunión trinitaria, la Iglesia busca fortalecer la
comunión de la humanidad con Dios y de los seres humanos
entre sí, para hacer de todos nosotros un solo corazón y una
sola alma
La comunión en la vida de la Iglesia no se decreta, sino
se construye. Es todo el Pueblo de Dios el llamado a esta
tarea, sin que nadie quede excluido, proponiéndola como
principio educativo en todos los lugares donde se forma el
hombre y el cristiano.
Pueblo de Dios en fraternidad:
Así como la comunión es una tarea permanente, la
fraternidad lleva el sello de un hacerse en la historia, con la
ayuda del Espíritu Santo. Esta fraternidad tiene su fundamento
en el amor; por lo tanto, no es algo externo, es lo que sostiene
la vida de los cristianos porque Dios es amor (1Jn. 4, 8)
La comunión no se logra sino en la vivencia de la
fraternidad, porque de lo contrario, la Iglesia solo será una
estructura institucional. La relación entre hermanos que
comparten la responsabilidad de la vida, desde la fe en
Jesucristo, nos hace soportarnos unos a otros y perdonarnos
por todas las faltas cometidas.
Este amor que crea fraternidad abre el campo de la
misericordia y el perdón, elementos esenciales para la vida de
comunión de la Iglesia.
Comunión en la misión:
La Iglesia también es comunión en la misión, ella no
puede hacer otra cosa que anunciar con franqueza y valentía
que en Jesucristo Hijo de Dios hecho hombre, muerto y
resucitado se ofrece la salvación a todos los hombres; esta es
la dicha y la vocación de la Iglesia, su identidad mas profunda
ya que existe para evangelizar.
Debemos trabajar por una mejor calidad de vida en
común y una real corresponsabilidad en la Iglesia, confiados en
que su acción puede renovarnos y llevarnos a realizar la gran
fraternidad. Solamente una Iglesia-comunión puede ser en el
mundo, auténtico sacramento de la Trinidad, pues es la idea
central y fundamental de los Documentos del Concilio Vaticano
II, que nos habilitan para formar comunidades cristianas
maduras donde el fin supremo sea el Reino de Dios.
Charla No. 4
María madre del Señor
María en la historia de la salvación
Piedad Popular Mariana
María la madre del Señor:
Una etapa crucial en la vida de la mujer es la
maternidad, es la primera relación única y exclusiva con otro
ser y que lleva dentro de ella. María supo cumplir su rol
maternal y aceptar silenciosamente situaciones que no
comprendía bien
María fue una doncella judía, que vivía en Nazaret de
Galilea. Fue elegida por Dios para asumir una misión especial:
Ser madre del Hijo de Dios. Para tal fin, fue dotada de una serie
de dones muy relevantes; ya que para el cumplimiento de su
misión era preciso que ella estuviera totalmente en gracia de
Dios.
María estuvo consciente de la presencia y acción de
Dios en su vida, por eso pudo proclamar las grandezas que Él
había hecho en ella. Únicamente partiendo de Dios y de su
designio de amor en Cristo Salvador, brilla María de Nazaret.
María es la madre de Jesús, el hombre nuevo, ella misma al
hacerse madre, se va haciendo criatura nueva, símbolo e
imagen del proyecto de Dios sobre la humanidad.
La Anunciación:
Es la revelación al mundo de que Dios viene a salvarnos.
A la oferta de salvación de Dios, responde la humanidad por los
labios de María; ella como su representante acepta en nombre
de todos la salvación ofrecida (Lc. 1, 26-38).
La Visitación:
es la confirmación de la encarnación.Dios ya está en
medio de nosotros. Los frutos mesiánicos son comunicados a
Isabel y a Juan Bautista por medio de María, solo una razón
explica estos hechos: La presencia de Jesús en el seno de
María (Lc. 1, 39-56).
La Presentación en el Templo:
Es el momento oblacional de Cristo, unido, mediante la
profecía de Simeón, al juicio escatológico de Dios sobre la
humanidad en la muerte y glorificación de Jesús. En esta
profecía, María queda unida a Jesús, por lo que la comprensión
total del misterio de Cristo, no es posible sin María. (Lc. 1, 22-
32).
María en la historia de la salvación:
El culto a María tiene como fundamento el puesto
excepcional que ella tiene en la historia de la salvación: Es
madre de Jesucristo, el Verbo encarnado, y de toda la Iglesia.
La piedad mariana es respuesta a su función maternal.
Todo dogma mariano tiene una significación concreta
dentro del plan de la salvación y guarda una relación íntima con
el núcleo mismo de nuestra actitud religiosa.
María es importante en la historia de la salvación no solo
por ser la madre de Jesús, sino también por su fe y obediencia
a la Palabra de Dios.
María cumple su función maternal, como toda buena
madre, cuidando a su hijo con amor, atendiéndolo, educándolo
y corrigiéndolo para que cumpla con su misión cuando sea el
tiempo propicio.
El amor y el culto a María tienen su fundamento en su
función maternal: Ella es madre de Jesucristo y de toda la
humanidad. María tuvo que aprender a caminar en la fe, lacual
iba acrecentando y fortaleciendo por la meditación y por el
contacto íntimo con su hijo Jesús.
En América Latina el Evangelio ha sido anunciado
presentando a María como parte sobresaliente del mensaje de
salvación. La piedad Mariana pronto echó raíces en el
continente y desde entonces, las nuevas comunidades
cristianas aprendieron a amar y venerar a María de una manera
Muy particular y a través de las diversas prácticas piadosas:
edificación de Santuarios y Ermitas, procesiones,
peregrinaciones plegarias y actos de culto según las
advocaciones o los aspectos que en María se querían resaltar.
La genuina Piedad Mariana:
Los santos son las personas que, llamadas a ponerse al
servicio del Reino, han respondido fielmente a esta llamada. En
este sentido, María es modelo extraordinario de la Iglesia en el
orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con Cristo.
María recibe en la Iglesia el culto singular que corresponde al
puesto especial que ella ocupa en el plan redentor de Dios.
Las actitudes fundamentales en las que el cristiano tiene
que imitar a María son su entrega al Padre, su amor al hermano
y su cooperación generosa en el proyecto de Dios.
La Piedad Mariana debe expresar claramente su nota
Trinitaria, cristológica y eclesiológica que le es intrínseca y
esencial. La Piedad Mariana debe inspirarse en las Sagradas
Escrituras, estar en armonía con la Liturgia, ser sensible al
movimiento ecuménico y manifestar con claridad la humanidad
de la figura de María.
Unas expresiones significativas de Piedad Popular
Mariana son: El Rosario, el Ángelus, las peregrinaciones, las
mandas, los novenarios, la celebración del mes de mayo, las
imágenes, los escapularios, las romerías, etc.
Dios tiene su camino para realizar su proyecto; se llama
Encarnación. María es la criatura que responde con un sí a su
invitación. Es madre de Jesús no solamente por dar a luz, sino
por forjarlo como su Padre Dios quiere.
María modelo de vida para la persona de hoy:
María nos enseña a buscar el verdadero sentido de
nuestra existencia, pues esta búsqueda se ha hecho
problemática en el momento actual, por lo que la aspiración
humana a una existencia dotada de sentido permanece
insatisfecha. María nos muestra que Dios es la realidad sobre
la que se apoya nuestra vida: su fe no es huida, sino una
comunión que permite vivir de forma positiva y con sentido.
María es modelo en la lucha por la libertad en un
mundo complejo y disperso. La historia del mundo moderno es
un búsqueda de libertad que, hasta ahora, no a alcanzado una
genuina libertad humana. María se nos muestra como la
criatura más libre: la fe es para María el campo de su
realización personal, porque la libertad no es una auto
enmancipación, sino una unión con el Dios que es libertad.
María también es modelo en cuanto al compromiso a
favor de los demás. El conocimiento actual de las miserias del
mundo ha suscitado un fuerte movimiento de solidaridad,
traducido en actos de amor al prójimo.
María en su calidad de sierva, nos recuerda la
universalidad del amor exigida por el Evangelio que quiere que
todos los humanos se realicen plenamente como Hijos de Dios
y hermanos entre todos nosotros.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La Resurreccion De Cristo
La Resurreccion De CristoLa Resurreccion De Cristo
La Resurreccion De CristoClaudia Magana
 
Dsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide share
Dsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide shareDsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide share
Dsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide shareRicardo Farfán García
 
El poder divino en la resurrección de jesucristo
El poder divino en la resurrección de jesucristoEl poder divino en la resurrección de jesucristo
El poder divino en la resurrección de jesucristoalianzaevangelica
 
Tema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotros
Tema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotrosTema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotros
Tema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotrosjolu_yava
 
El contenido de la predicación apostólica
El contenido de la predicación apostólicaEl contenido de la predicación apostólica
El contenido de la predicación apostólicaFray Domingo Cosenza
 
Tema 10: Ante todo, esperanza
Tema 10: Ante todo, esperanzaTema 10: Ante todo, esperanza
Tema 10: Ante todo, esperanzaI.P. Cristo Rey
 
Evangelio según san juan estructura
Evangelio según san juan estructuraEvangelio según san juan estructura
Evangelio según san juan estructuramarialauraaaa
 
Evangelio según san juan teología
Evangelio según san juan teologíaEvangelio según san juan teología
Evangelio según san juan teologíamarialauraaaa
 
El poder de la resurreccion
El poder de la resurreccionEl poder de la resurreccion
El poder de la resurreccionglarios
 

La actualidad más candente (20)

La resurreccion de jesus
La resurreccion de jesusLa resurreccion de jesus
La resurreccion de jesus
 
La resurrección de jesús
La resurrección de jesúsLa resurrección de jesús
La resurrección de jesús
 
"La resureccion de los muertos"
"La resureccion de los muertos""La resureccion de los muertos"
"La resureccion de los muertos"
 
La Resurreccion De Cristo
La Resurreccion De CristoLa Resurreccion De Cristo
La Resurreccion De Cristo
 
Dsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide share
Dsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide shareDsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide share
Dsi tema 5 el misterio pascual en la iglesia_modificado para slide share
 
El poder divino en la resurrección de jesucristo
El poder divino en la resurrección de jesucristoEl poder divino en la resurrección de jesucristo
El poder divino en la resurrección de jesucristo
 
Domingo de Resurrección (2017)
Domingo de Resurrección (2017)Domingo de Resurrección (2017)
Domingo de Resurrección (2017)
 
Tema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotros
Tema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotrosTema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotros
Tema 16 Jesús Murió y Resucitó por nosotros
 
Evangelio según san juan
Evangelio según san juanEvangelio según san juan
Evangelio según san juan
 
Evangelio según San Juan
Evangelio según San JuanEvangelio según San Juan
Evangelio según San Juan
 
El contenido de la predicación apostólica
El contenido de la predicación apostólicaEl contenido de la predicación apostólica
El contenido de la predicación apostólica
 
Tema 10: Ante todo, esperanza
Tema 10: Ante todo, esperanzaTema 10: Ante todo, esperanza
Tema 10: Ante todo, esperanza
 
Evangelio de juan
Evangelio de juanEvangelio de juan
Evangelio de juan
 
La resurrección 2
La resurrección 2La resurrección 2
La resurrección 2
 
Resurrección de Cristo
Resurrección de CristoResurrección de Cristo
Resurrección de Cristo
 
Crucificado y resucitado
Crucificado y resucitadoCrucificado y resucitado
Crucificado y resucitado
 
Cristologia2
Cristologia2Cristologia2
Cristologia2
 
Evangelio según san juan estructura
Evangelio según san juan estructuraEvangelio según san juan estructura
Evangelio según san juan estructura
 
Evangelio según san juan teología
Evangelio según san juan teologíaEvangelio según san juan teología
Evangelio según san juan teología
 
El poder de la resurreccion
El poder de la resurreccionEl poder de la resurreccion
El poder de la resurreccion
 

Destacado

CONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVA
CONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVACONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVA
CONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVAOscar Alberto Flores
 
Comunicación interpersonal
Comunicación interpersonalComunicación interpersonal
Comunicación interpersonalRobert Sasuke
 
EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!
EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!
EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!Mauro Ayala
 
Metodología de la evangelización
Metodología de la evangelizaciónMetodología de la evangelización
Metodología de la evangelizaciónAndres Elizalde
 
Soluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de pareja
Soluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de parejaSoluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de pareja
Soluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de parejaRobert Sasuke
 
Asertividad y Manejo de Límites : Claves para ser feliz
Asertividad y Manejo de Límites : Claves para ser felizAsertividad y Manejo de Límites : Claves para ser feliz
Asertividad y Manejo de Límites : Claves para ser felizRobert Sasuke
 
Oración para romper maldiciones impuestas
Oración para romper maldiciones impuestasOración para romper maldiciones impuestas
Oración para romper maldiciones impuestasKikemontero
 
Matrimonio y-familia-super conferencia
Matrimonio y-familia-super conferencia Matrimonio y-familia-super conferencia
Matrimonio y-familia-super conferencia ALEXIS RAMOS
 
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicionPrimer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicionOctavio Buitrago
 

Destacado (20)

Pmnf tema 1
Pmnf tema 1Pmnf tema 1
Pmnf tema 1
 
Pmnf tema 8
Pmnf tema 8Pmnf tema 8
Pmnf tema 8
 
Pmnf tema 7
Pmnf tema 7Pmnf tema 7
Pmnf tema 7
 
Pmnf tema 14
Pmnf tema 14Pmnf tema 14
Pmnf tema 14
 
Pmnf tema 12
Pmnf tema 12Pmnf tema 12
Pmnf tema 12
 
Pmnf tema 11
Pmnf tema 11Pmnf tema 11
Pmnf tema 11
 
Pmnf tema 15
Pmnf tema 15Pmnf tema 15
Pmnf tema 15
 
Pmnf tema 9
Pmnf tema 9Pmnf tema 9
Pmnf tema 9
 
Pmnf tema 13
Pmnf tema 13Pmnf tema 13
Pmnf tema 13
 
CONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVA
CONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVACONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVA
CONGRESO MATRIMONIAL BORRON Y CUENTA NUEVA
 
Comunicación interpersonal
Comunicación interpersonalComunicación interpersonal
Comunicación interpersonal
 
EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!
EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!
EL PERDON EN EL MATRIMONIO!!!!
 
Metodología de la evangelización
Metodología de la evangelizaciónMetodología de la evangelización
Metodología de la evangelización
 
Taller para parejas El Amor de mi Vida
Taller para parejas El Amor de mi VidaTaller para parejas El Amor de mi Vida
Taller para parejas El Amor de mi Vida
 
Soluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de pareja
Soluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de parejaSoluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de pareja
Soluciones entre 2 : Aprender a negociar y superar los conflictos de pareja
 
Asertividad y Manejo de Límites : Claves para ser feliz
Asertividad y Manejo de Límites : Claves para ser felizAsertividad y Manejo de Límites : Claves para ser feliz
Asertividad y Manejo de Límites : Claves para ser feliz
 
El discurso
El discursoEl discurso
El discurso
 
Oración para romper maldiciones impuestas
Oración para romper maldiciones impuestasOración para romper maldiciones impuestas
Oración para romper maldiciones impuestas
 
Matrimonio y-familia-super conferencia
Matrimonio y-familia-super conferencia Matrimonio y-familia-super conferencia
Matrimonio y-familia-super conferencia
 
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicionPrimer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
Primer paso para eliminar la maldicion y liberar la bendicion
 

Similar a Pmnf tema 3

Presentación resurrección de jasús
Presentación resurrección de jasúsPresentación resurrección de jasús
Presentación resurrección de jasúsmanavior
 
Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73EvaRGP
 
Evidencias de la resurreccion de cristo
Evidencias de la resurreccion de cristoEvidencias de la resurreccion de cristo
Evidencias de la resurreccion de cristoRaphael Garcia
 
La certeza de la resurreccion corporal
La certeza de la resurreccion corporalLa certeza de la resurreccion corporal
La certeza de la resurreccion corporalCoke Neto
 
1º medio resurrección
1º medio resurrección1º medio resurrección
1º medio resurrecciónPatricio Araya
 
Dios el hijo su resurección
Dios el hijo su resurecciónDios el hijo su resurección
Dios el hijo su resurecciónevangeliocompleto
 
Pan Diario 25 De Marzo De 2009
Pan Diario 25 De Marzo De 2009Pan Diario 25 De Marzo De 2009
Pan Diario 25 De Marzo De 2009tupandevida
 
Tema 3 de perseverancia
Tema 3  de perseveranciaTema 3  de perseverancia
Tema 3 de perseveranciaDiana Núñez
 
Pascua de resurrección
Pascua de resurrecciónPascua de resurrección
Pascua de resurrecciónhjonilton
 
Soteriología 05
Soteriología 05 Soteriología 05
Soteriología 05 tiotavio
 
Resurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdf
Resurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdfResurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdf
Resurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdfTracyXiaraZevallosOc
 
aprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdf
aprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdfaprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdf
aprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdfYudyAngulo1
 
Lección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela Sabática
Lección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela SabáticaLección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela Sabática
Lección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela Sabáticajespadill
 
3er . domingo de pascua, ciclo b
3er . domingo  de  pascua, ciclo b3er . domingo  de  pascua, ciclo b
3er . domingo de pascua, ciclo bMaike Loes
 

Similar a Pmnf tema 3 (20)

Las garantias de nuestro dios
Las garantias de nuestro diosLas garantias de nuestro dios
Las garantias de nuestro dios
 
Presentación resurrección de jasús
Presentación resurrección de jasúsPresentación resurrección de jasús
Presentación resurrección de jasús
 
Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73Nuestra iglesia 73
Nuestra iglesia 73
 
Evidencias de la resurreccion de cristo
Evidencias de la resurreccion de cristoEvidencias de la resurreccion de cristo
Evidencias de la resurreccion de cristo
 
tema_07.pptx
tema_07.pptxtema_07.pptx
tema_07.pptx
 
tema_07 (1).pptx
tema_07 (1).pptxtema_07 (1).pptx
tema_07 (1).pptx
 
La certeza de la resurreccion corporal
La certeza de la resurreccion corporalLa certeza de la resurreccion corporal
La certeza de la resurreccion corporal
 
1º medio resurrección
1º medio resurrección1º medio resurrección
1º medio resurrección
 
Dios el hijo su resurección
Dios el hijo su resurecciónDios el hijo su resurección
Dios el hijo su resurección
 
El don de la resurrección
El don de la resurrecciónEl don de la resurrección
El don de la resurrección
 
Pan Diario 25 De Marzo De 2009
Pan Diario 25 De Marzo De 2009Pan Diario 25 De Marzo De 2009
Pan Diario 25 De Marzo De 2009
 
Tema 3 de perseverancia
Tema 3  de perseveranciaTema 3  de perseverancia
Tema 3 de perseverancia
 
Pascua de resurrección
Pascua de resurrecciónPascua de resurrección
Pascua de resurrección
 
Soteriología 05
Soteriología 05 Soteriología 05
Soteriología 05
 
101106 la resurrección
101106 la resurrección101106 la resurrección
101106 la resurrección
 
Resurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdf
Resurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdfResurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdf
Resurrección de Jesús_20231121_060046_0000.pdf
 
aprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdf
aprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdfaprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdf
aprendiendo Leccion_4_La_resurreccion (1).pdf
 
Lección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela Sabática
Lección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela SabáticaLección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela Sabática
Lección 12 | El sábado enseñaré | Muerte y resurrección | Escuela Sabática
 
Quien es jesucristo
Quien es jesucristoQuien es jesucristo
Quien es jesucristo
 
3er . domingo de pascua, ciclo b
3er . domingo  de  pascua, ciclo b3er . domingo  de  pascua, ciclo b
3er . domingo de pascua, ciclo b
 

Más de Andres Elizalde (20)

Pmnf tema 10
Pmnf tema 10Pmnf tema 10
Pmnf tema 10
 
Pmnf tema 6
Pmnf tema 6Pmnf tema 6
Pmnf tema 6
 
Pmnf tema 5
Pmnf tema 5Pmnf tema 5
Pmnf tema 5
 
Pmnf tema 4
Pmnf tema 4Pmnf tema 4
Pmnf tema 4
 
Pmnf tema 2
Pmnf tema 2Pmnf tema 2
Pmnf tema 2
 
Introd. al curso pmnf
Introd. al curso pmnfIntrod. al curso pmnf
Introd. al curso pmnf
 
Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...
Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...
Programa de desarrollo espiritual y crecimiento personal I- 2 Publicacion sem...
 
La fe católica
La fe católicaLa fe católica
La fe católica
 
Proyecto catecumenal
Proyecto catecumenalProyecto catecumenal
Proyecto catecumenal
 
Busqueda de dios
Busqueda de diosBusqueda de dios
Busqueda de dios
 
La fe católica
La fe católicaLa fe católica
La fe católica
 
Biblia 1
Biblia 1Biblia 1
Biblia 1
 
Con la cruz en las manos
Con la cruz en las manosCon la cruz en las manos
Con la cruz en las manos
 
Biblia y paloma
Biblia y palomaBiblia y paloma
Biblia y paloma
 
Abstraco y cruz
Abstraco y cruzAbstraco y cruz
Abstraco y cruz
 
Brinco al cielo
Brinco al cieloBrinco al cielo
Brinco al cielo
 
Biblia y rosario 3
Biblia y rosario 3Biblia y rosario 3
Biblia y rosario 3
 
Curso básico de formación de catequistas
Curso básico de formación de catequistasCurso básico de formación de catequistas
Curso básico de formación de catequistas
 
Catequesis pre bautismal
Catequesis pre bautismalCatequesis pre bautismal
Catequesis pre bautismal
 
FormacióN De Catequistas
FormacióN De CatequistasFormacióN De Catequistas
FormacióN De Catequistas
 

Pmnf tema 3

  • 1. Profundizando y Madurando Nuestra Fe Tema No. 3 Jesús es el Señor
  • 2. OBJETIVOS • 1.- Que los participantes comprendan el significado de la resurrección para el Jesús histórico y para la humanidad. . 2.- Que entiendan como el Espíritu lleva a plenitud la fraternidad • 3.- Que conozcan a María madre de Dios y Madre nuestra.
  • 3. Charla No. 1 “LA RESURRECCIÓN DE JESÚS”
  • 4. El hecho más importante: La resurrección de Jesús es el hecho mas importante de la historia de la salvación. Es, por eso, el hecho central de la historia. Porque es el acontecimiento decisivo en la existencia de Jesús; y en la vida y la fe de los cristianos. Tan decisivo que sin resurrección, ni la existencia de Jesús tendría sentido, ni la fe de los cristianos, su mas elemental consistencia. Jesús se presentó como enviado de Dios para anunciar la salvación de todos los hombres. Pero en contra de lo que se podía esperar de él (Lc. 24, 21) murió en una cruz abandonado por todos y con ese grito en la boca: ¡Dios mío, Dios mío¡ ¿Porqué me haz abandonado? (Mc. 15, 34). De esta manera, la muerte de Jesús, vino a enterrar todas las esperanzas que se habían puesto en él. La fuga de los Apóstoles (Mc. 15, 50), la decepción de los discípulos de Emaús (Lc. 24, 21) nos sugieren con claridad la sensación de fracaso de los primeros creyentes.
  • 5. Sin duda alguna aquellos hombres se sintieron decepcionados, porque pensaban que Jesús había fracasado totalmente. Esto indica claramente que si no llega a acontecer la resurrección, el fracaso de Jesús se habría confirmado plenamente, y con esto, hubiera fracasado también su proyecto, Como dice el Apóstol Pablo: “Si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación no tiene sentido, y vana sería nuestra fe. La resurrección es algo decisivo para la causa de Jesús y también para todos los que hemos puesto nuestra fe y nuestra esperanza en Jesús. El sepulcro vacío y las apariciones, no excluyen totalmente la duda, por eso interesa analizar las cuestiones que se han planteado sobre la resurrección.
  • 6. ¿Un hecho histórico?: Para entender correctamente la resurrección hay que hacer una distinción elemental: Una cosa es resucitar y otra muy diferente es revivir. Jesús no revivió sino que resucitó. Revivir es volver a la vida que se tenía antes de la muerte; por lo tanto, el que revive vuelve a ser un hombre mortal, porque vuelve a estar en este mundo como uno de tantos. Eso es lo que ocurrió con Lázaro (Jn. 11, 43-44) y con el hijo de la viuda de Naín (Lc. 7, 15). Por el contrario, resucitar es vencer definitivamente a la muerte, y por consiguiente, escapar para siempre de ella. En consecuencia, se dice que el que revive vuelve a este mundo, mientras que quien resucita traspasa para siempre las fronteras del espacio y el tiempo. A la luz de esta distinción, ¿Se puede decir que la resurrección fue un hecho histórico?, Depende: si por hecho -
  • 7. Histórico se entiende lo que acontece realmente, sin duda alguna la resurrección de Jesús fue un hecho histórico; pero si por hecho histórico se entiende lo que se puede comprobar empíricamente en el espacio y en el tiempo, entonces hay que decir que la resurrección no fue un hecho histórico, porque Jesús resucitado no estaba ya en el espacio y en el tiempo, es decir, no estaba ya en este mundo. Lo único histórico que ocurrió allí es que los discípulos experimentaron la presencia viva de Jesús, y así lo manifestaron a los demás. Por eso se entiende que los Evangelios no cuenten el hecho mismo de la resurrección, se cuentan las apariciones y el sepulcro vacío, pero no la resurrección misma.
  • 8. Un hecho incuestionable: Algunos días después de la muerte de Jesús, resonó en Jerusalén una noticia asombrosa: Dios ha resucitado al que fue crucificado. Nadie había visto el hecho mismo de la resurrección, pero el hecho se presentaba como incuestionable. Los seguidores de Jesús afirmaban que está vivo, porque ellos lo habían visto, se les había aparecido. Llama la atención la gran cantidad de testimonios en torno al mismo asunto, es significativo que nadie pudo rebatir ese hecho y mucho menos demostrar su falsedad. El sepulcro estaba vigilado por soldados, los cuales son sobornados para que propaguen el rumor que los discípulos de Jesús se habían robado el cadáver. El sepulcro estaba vacío y todos reconocieron el hecho incuestionable: Allí había sucedido algo que humanamente no tenía explicación.
  • 9. El sepulcro vacío: Se ha dicho muchas veces que el primer argumento para afirmar la resurrección de Jesús es el hecho del sepulcro vacío, no obstante ningún evangelista lo aporta como prueba, porque este hecho en lugar de provocar la fe, causa miedo y espanto y se puede interpretar como el robo del cuerpo. La repetida proclamación del sepulcro vacío no tendría sentido si quienes la hacían no tuvieran la certeza de la resurrección. También la Iglesia primitiva veneraba el santo sepulcro como una prueba de la resurrección. Todo esto quiere decir que la tradición del sepulcro vacío expresa de manera indirecta, una fe sólida y profunda en la resurrección; y que esta fe no tuvo su origen en ese hecho, sino en las apariciones a los Apóstoles y sus testimonios posteriores.
  • 10. Las apariciones a los discípulos: El argumento definitivo para afirmar la resurrección de Jesús se basa en las apariciones del mismo Jesús a su comunidad de discípulos, cuya formulación estricta y desapasionada nos hacen saber que no fueron visiones subjetivas, sino hechos objetivos que se podían afirmar con toda seguridad. ¿Cuántas fueron las apariciones? Resulta muy difícil responder a esa pregunta, porque los datos que poseemos son incompletos y fragmentarios. Pablo nos da cuenta de cinco apariciones del Señor vivo (1Cor. 15, 3-8), Marcos no conoce ninguna aparición (Mc. 16, 1-8), Mateo conoce una sola aparición a los once (Mt. 28, 16-20), Lucas refiere dos apariciones (Lc. 24, 13-53), Juan relata tres manifestaciones del Señor (Jn. 20, 11-18; 19-23; 24-29). A esta lista hay que sumar otras apariciones, como la de Esteban mientras era martirizado, y otras más en un período de varios años.
  • 11. En cuanto al modo de las apariciones, estas son descritas como una presencia real y hasta carnal de Jesús, Come, camina con los suyos, se deja tocar, dialoga con ellos, su presencia es tan real, que puede ser confundido con un caminante, un jardinero o un pescador. El hecho es que los discípulos que lo vieron, tenían la seguridad de que no era un espíritu, ni un ángel. El que murió y fue sepultado era el mismo que resucitó. Como conclusión de los relatos de las apariciones se puede decir que tales relatos constituyen una base sólida de la fe en la resurrección de Jesús, el cual fue visto por los suyos, que convivieron con él, y aseguraron con toda firmeza el hecho de la resurrección como incuestionable y seguro.
  • 12. Significado para la comunidad cristiana: Con la resurrección todo cambia; el crucificado es ahora el Señor, el Hijo de Dios, Jesús es visto por los suyos como el hombre cabal y perfecto. Predicar la resurrección no es solo decir que Jesús vive, sino persuadir a la gente que él tenía razón, y por consiguiente, que su proyecto constituye el verdadero camino para todos nosotros. Jesús dijo a Tomás: “Felices los que creen sin haber visto” (Jn. 20, 29). Esas palabras también se refieren a nosotros, a los cristianos de hoy que seguimos encontrando a Cristo resucitado, y que aunque no lo vemos con los ojos del cuerpo, la fe nos permite constatarlo. Somos felices porque creemos en algo real, porque tenemos una esperanza que no tienen los que no creen en Jesús, y porque estamos luchando por hacer realidad el Reino de Dios en este mundo.
  • 13. Charla No. 2 El Espíritu de Jesús recrea a sus amigos Pedro y Pablo personas nuevas por el Espíritu de Jesús.
  • 14. El Espíritu de Jesús: En el Proyecto del Padre, Jesús no podía desentenderse de sus hechos y dichos y de sus discípulos después de su muerte y prometió a los que habían mantenido sus esperanzas en Él que, después de volver al Padre, les enviaría un defensor, su Espíritu, que no hablará en nombre propio, sino en nombre de Jesús, del que es inseparable y al que justificará (Jn. 16, 13) Jesús en su muerte entregó su Espíritu al Padre y tras el trauma y miedo de sus discípulos, estos experimentaron con gozo y entusiasmo la presencia del Defensor prometido. Los discípulos, con la madre de Jesús, el día de Pentecostés (He.2, 1-4) experimentaron inesperadamente como una invasión de una fuerza increíble que les transformó interiormente, abiertos a un mundo nuevo, como si hubieran sido creados de nuevo. Se sentían los mismos sujetos que siempre fueron, pero experimentaron una expansión de su ---
  • 15. Mente, como una iluminación que les hacía comprender lo que anteriormente nunca habían comprendido. Los discípulos se sienten nuevas personas, recuerdan a su maestro y dan testimonio de él como su Señor, proclamando que lo que hizo y dijo Jesús era verdad, demostrándolo con poder con signos y prodigios, sin miedo a las persecuciones ni a la muerte. Todos deseamos ardientemente que la efusión del Espíritu transforme nuestras vidas, nos haga nacer de nuevo en la esfera de nuestra conciencia, nos haga experimentar un nuevo modo de ser, del que broten el amor y la compasión con todos sus frutos; porque el amor es el bien supremo, y lo que más edifica a los otros. Poder amar y sentirse amado engendra el más elevado y noble estado de gozo, alegría y felicidad.
  • 16. La experiencia del Espíritu de Jesús: El Espíritu de Jesús nos hace experimentar una nueva manera de vivir, porque Dios ha confirmado que el camino señalado por su hijo es el correcto y vivificante. Ser cristiano es nacer de nuevo a la vida que Jesús anuncia, a la vida en el Espíritu de Dios, todos somos llamados a continuar su proyecto y actualizar su práctica, el bautismo nos brinda la semilla y nuestra tarea es hacerla crecer y dar fruto. Ser cristiano es ser testigo de Jesús, participar de su misión, anunciar el Reino de Dios y construirlo aquí en la Tierra. El mismo Espíritu que animó a Jesús será nuestra fuerza y guía Vivir tras los pasos del Nazareno es animarse a seguir los pasos del Espíritu que nos lleva a anunciar y dar testimonio del Reino de amor, paz, caridad y misericordia. La vida cristiana es pues, caminar en la vida según el Espíritu de Jesús haciendo el bien y amando a nuestros semejantes.
  • 17. ¿Cómo es el Espíritu de Jesús?: La mejor manera de describir el Espíritu de Jesús es por sus efectos en nuestras vidas cuando lo dejamos habitar en nosotros. Sentimos el Espíritu de Jesús cuando experimentamos en nosotros la tendencia a ayudar, a salvar, a perdonar y a fijarnos en la bueno y positivo de los demás; a comprometernos en los problemas ajenos, cuando sentimos que toda injusticia, todo mal de cualquiera nos afecta como nuestro. Reconocemos que actúa en nosotros el Espíritu de Jesús cuando sentimos cierto miedo ante la comodidad, cuando nos sentimos inquietos si nos aprecia todo el mundo, cuando sentimos satisfacción interior con el esfuerzo, en la austeridad, en la ayuda desinteresada y anónima, cuando tenemos que sufrir por la verdad, por el perdón y la honradez.
  • 18. Reconocemos el Espíritu de Jesús cuando sentimos a Dios dentro de nosotros y en todas las cosas, cuando percibimos que está ahí, hablando constantemente, exigiendo y alentando la vida y liberando, cambiando la vida, haciéndola válida y digna. Reconocemos el Espíritu de Jesús en nosotros cuando lo vemos actuar en el mundo y vemos bondad y esfuerzo, honradez y solidaridad, cuidado de la naturaleza y dedicación a los más débiles y necesitados. El Espíritu de Jesús es paz y alegría, amor y misericordia, compasión y caridad por el pobre y excluido; y es algo que debemos extenderlo por todo el mundo.
  • 19. Se le conoce por sus frutos: Existe un criterio evangélico, fijado por Jesús, que garantiza de manera inequívoca donde y como actúa el Espíritu Es este: “por sus frutos los conoceréis” (Mt. 7, 20). Solamente donde hay frutos del Espíritu, éste está presente. Hay un texto de Pablo que define claramente estos frutos: “Los frutos del Espíritu son amor, alegría, paz, tolerancia, agrado, generosidad, lealtad, sencillez, dominio de sí mismo…” (Gal. 5, 22-23). A modo de síntesis, puede decirse que todos esos frutos se resumen en uno solo, el amor. Quien no ama eficazmente a los demás, por mucho que diga que tiene el Espíritu consigo, se equivoca si no posee el amor al prójimo.
  • 20. La fuerza del Espíritu de Jesús: Tu das fuerza a todo el que vive tu obras de modo extraño e inexplicable oculto en lo profundo de cada uno como un fermento como una semilla de fuego Tu eres nuestra ansia de vida el amor que nos hace echar raíces en la Tierra y que nos ata a nuestro Dios. Tu nos alientas a llegar hasta el final, dispuestos a soportar lo que sea, esperando siempre como el amor espera. H. Oosterhuis.
  • 21. Los testimonios de Pedro y Pablo: San Pedro y San Pablo son Apóstoles, testigos de Jesús que dieron un gran testimonio, se dice que son las dos columnas del edificio de la fe cristiana. Dieron su vida por Jesús y gracias a ellos el cristianismo se extendió por todo el mundo. San Pedro: San Pedro fue uno de los doce apóstoles de Jesús. Su nombre era Simón, pero Jesús lo llamó Cefas que significa “piedra” y le dijo que sería la piedra sobre la que edificaría su Iglesia, por esta razón lo conocemos como Pedro. Era pescador de oficio y Jesús lo llamó a ser pescador de hombres, para darles a conocer el amor de Dios y el mensaje de salvación. El aceptó y dejó su barca, sus redes y su casa para seguir a Jesús. Pedro era de carácter fuerte e impulsivo y tuvo que luchar contra la comodidad y contra su gusto por lucirse ante --
  • 22. Los demás. No comprendió a Cristo cuando hablaba acerca de sacrificio, crus y muerte y hasta le llegó a proponer un camino más fácil, se sentía muy seguro de sí mismo y le prometió a Jesús que nunca lo negaría, tan solo unas horas antes de negarlo tres veces. Vivió muy importantes momentos junto a su maestro, lo vio cuando caminó sobre las aguas. El mismo lo intentó, pero por desconfiar estuvo a punto de ahogarse. Presenció la transfiguración del Señor, estuvo cuando aprendieron a Jesús y le cortó la oreja a uno de los soldados romanos. Negó a Jesús tres veces por miedo a los judíos y después se arrepintió. Jesús, después de resucitar, le preguntó tres veces si lo amaba y las tres veces respondió que si, entonces Jesús le confirmó su misión como jefe de la Iglesia. Recibió el Espíritu Santo el día de Pentecostés, y con la fuerza y el valor que le entregó, comenzó su predicación del mensaje de Jesús.
  • 23. Dejó atrás las dudas, la cobardía y los miedos y tomó el mando de la Iglesia, bautizando ese día a varios miles de personas. Pedro convirtió a miles de Judíos y pensó que ya había cumplido su misión, pero Jesús se le apareció y le pidió que llevara la conversión a los gentiles por lo que decidió ir a Roma a predicar el Evangelio, surgiendo varias comunidades cristianas con su predicación, comunidades que eran un gran ejemplo de amor, alegría y honestidad. Durante la persecución cristiana en Roma murió crucificado Pedro por mandato del emperador Nerón, pidió ser crucificado de cabeza, porque no se sentía digno de morir como su Maestro. 37 años duró su seguimiento fiel a Jesús, fue sepultado en la colina Vaticana, cerca del lugar de su martirio, ahí se construyó la Basílica de San Pedro, centro de la Cristiandad.
  • 24. ¿Qué nos enseña la vida de Pedro?: La vida de Pedro nos enseña que a pesar de la debilidad humana, Dios nos ama y nos llama a la santidad. A pesar de todos los defectos que Pedro tenía, logró cumplir con su misión. Para ser un buen cristiano hay que esforzarse por ser santos todos los días. Pedro concretamente nos dice: “Sean santos en su proceder, como es santo el que los ha llamado (1Pe. 1, 15). Cada quien de acuerdo a su estado de vida, debe trabajar y pedirle a Dios que le ayude a alcanzar su santidad. También nos enseña que el Espíritu Santo, puede obrar maravillas en un hombre común y corriente, y lo puede hacer capaz de superar los más grandes obstáculos y defectos personales.
  • 25. San Pablo: Su nombre hebreo era Saulo; era judío de raza, griego de educación y ciudadano romano, nació en la ciudad de Tarso provincia romana de cilicia. Era inteligente y bien preparado, había estudiado en las mejores escuelas de Jerusalén. No conoció personalmente a Jesús y era enemigo de la nueva religión cristiana, ya que era un fariseo muy estricto, estaba convencido y comprometido con su fe judía. Consideraba a los cristianos como una amenaza para su religión y creía que se tenía que acabar con ellos a cualquier precio. Se dedicó a combatir a los cristianos, quienes tenían razones para temerle. Los jefes del Sanedrín de Jerusalén le encargaron que apresara a los cristianos de la Ciudad de Damasco. En el camino a Damasco, se le apareció Jesús en medio de un gran resplandor, cayó en tierra y oyó una voz que le decía: “Saulo, Saulo, ¿Porqué me persigues?” (Hech. 9, 1-9; 20-22). Con esta frase Pablo comprendió que Jesús era Hijo de
  • 26. Dios y que al perseguir a los cristianos perseguía al mismo Cristo. Después de este acontecimiento, Saulo se levantó del suelo, y aunque tenía los ojos abiertos no veía nada. Lo llevaron a Damasco y pasó tres días sin comer ni beber, ahí Ananías, obedeciendo a Jesús, hizo que Saulo recobrara la vista, se levantara y fuera bautizado. Tomó alimento y se sintió con fuerzas. Pablo estuvo algunos días con los discípulos de Damasco y después empezó a predicar a favor de Jesús, diciendo que era el Hijo de Dios, Saulo se cambió el nombre por Pablo y fue a Jerusalén para ponerse a las órdenes de San Pedro. La conversión de Pablo fue total y es el más grande apóstol que la Iglesia ha tenido. Fue el “apóstol de los gentiles” ya que llevó el Evangelio por todo el Mediterráneo y fue fiel al llamado que Jesús le hizo en el camino a Damasco.
  • 27. Su labor no fue fácil. Por un lado, los cristianos desconfiaban de él por su fama de gran perseguidor de los cristianos. Los Judíos por su parte, le tenían coraje por cambiarse de religión, en varias ocasiones tuvo que esconderse y huir porque su vida peligraba. Realizó cuatro grandes viajes apostólicos para llevar a todos los hombres el mensaje de salvación, creando nuevas comunidades cristianas por los lugares donde pasaba y enseñando y apoyando a las comunidades ya existentes. Escribió trece cartas que forman parte de las Sagradas Escrituras. ¿Qué nos enseña la vida de San Pablo?: Nos enseña la importancia de la labor apostólica de los cristianos, ya que debemos comunicar a Cristo anunciando su mensaje de salvación con la palabra y el ejemplo cada uno en su situación de vida correspondiente y de diferente manera.
  • 28. Nos enseña también el valor de la conversión, dejando nuestra vida antigua de pecado para comenzar una vida dedicada a la santidad, a las buenas obras y al apostolado. Pedro y Pablo constituyen un buen ejemplo de cómo el Espíritu de Jesús puede transformar vidas de un manera radical para entregarse a la misión de la realización del Proyecto de Jesús: La gran Fraternidad, hacer de toda la humanidad una gran Familia de los Hijos de Dios.
  • 29. Charla No. 3 Iglesia: Sacramento de la Trinidad
  • 30. El misterio Trinitario: La Iglesia como sacramento, hunde sus raíces en el ministerio Trinitario y tiene una meta peculiar y específica, que el Concilio Vaticano II sintetiza con una expresión de la Iglesia primitiva: ser “un pueblo reunido en virtud de la unidad y comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” Esta es la razón de su existir y el objetivo que debe perseguir. Jesucristo fundó su Iglesia y la constituyó signo e instrumento (Sacramento) de unidad y de comunión, de servicio de su designio liberador, con respecto de las personas de todo tiempo, condición y lugar. Nuestro Dios no es triste soledad, sino bienaventurada comunión y unidad, es la unidad de un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo en la Trinidad de Personas.
  • 31. La Iglesia es en Cristo como un sacramento, o sea, un signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano. Dios constituyó la Iglesia para que sea para todos y cada uno de nosotros, sacramento visible de esta unidad de salvación (de los hombres con Cristo). Heredera de la misión evangelizadora que le dejó Jesucristo y fundada en la comunión trinitaria, la Iglesia busca fortalecer la comunión de la humanidad con Dios y de los seres humanos entre sí, para hacer de todos nosotros un solo corazón y una sola alma La comunión en la vida de la Iglesia no se decreta, sino se construye. Es todo el Pueblo de Dios el llamado a esta tarea, sin que nadie quede excluido, proponiéndola como principio educativo en todos los lugares donde se forma el hombre y el cristiano.
  • 32. Pueblo de Dios en fraternidad: Así como la comunión es una tarea permanente, la fraternidad lleva el sello de un hacerse en la historia, con la ayuda del Espíritu Santo. Esta fraternidad tiene su fundamento en el amor; por lo tanto, no es algo externo, es lo que sostiene la vida de los cristianos porque Dios es amor (1Jn. 4, 8) La comunión no se logra sino en la vivencia de la fraternidad, porque de lo contrario, la Iglesia solo será una estructura institucional. La relación entre hermanos que comparten la responsabilidad de la vida, desde la fe en Jesucristo, nos hace soportarnos unos a otros y perdonarnos por todas las faltas cometidas. Este amor que crea fraternidad abre el campo de la misericordia y el perdón, elementos esenciales para la vida de comunión de la Iglesia.
  • 33. Comunión en la misión: La Iglesia también es comunión en la misión, ella no puede hacer otra cosa que anunciar con franqueza y valentía que en Jesucristo Hijo de Dios hecho hombre, muerto y resucitado se ofrece la salvación a todos los hombres; esta es la dicha y la vocación de la Iglesia, su identidad mas profunda ya que existe para evangelizar. Debemos trabajar por una mejor calidad de vida en común y una real corresponsabilidad en la Iglesia, confiados en que su acción puede renovarnos y llevarnos a realizar la gran fraternidad. Solamente una Iglesia-comunión puede ser en el mundo, auténtico sacramento de la Trinidad, pues es la idea central y fundamental de los Documentos del Concilio Vaticano II, que nos habilitan para formar comunidades cristianas maduras donde el fin supremo sea el Reino de Dios.
  • 34. Charla No. 4 María madre del Señor María en la historia de la salvación Piedad Popular Mariana
  • 35. María la madre del Señor: Una etapa crucial en la vida de la mujer es la maternidad, es la primera relación única y exclusiva con otro ser y que lleva dentro de ella. María supo cumplir su rol maternal y aceptar silenciosamente situaciones que no comprendía bien María fue una doncella judía, que vivía en Nazaret de Galilea. Fue elegida por Dios para asumir una misión especial: Ser madre del Hijo de Dios. Para tal fin, fue dotada de una serie de dones muy relevantes; ya que para el cumplimiento de su misión era preciso que ella estuviera totalmente en gracia de Dios. María estuvo consciente de la presencia y acción de Dios en su vida, por eso pudo proclamar las grandezas que Él había hecho en ella. Únicamente partiendo de Dios y de su designio de amor en Cristo Salvador, brilla María de Nazaret.
  • 36. María es la madre de Jesús, el hombre nuevo, ella misma al hacerse madre, se va haciendo criatura nueva, símbolo e imagen del proyecto de Dios sobre la humanidad. La Anunciación: Es la revelación al mundo de que Dios viene a salvarnos. A la oferta de salvación de Dios, responde la humanidad por los labios de María; ella como su representante acepta en nombre de todos la salvación ofrecida (Lc. 1, 26-38). La Visitación: es la confirmación de la encarnación.Dios ya está en medio de nosotros. Los frutos mesiánicos son comunicados a Isabel y a Juan Bautista por medio de María, solo una razón explica estos hechos: La presencia de Jesús en el seno de María (Lc. 1, 39-56).
  • 37. La Presentación en el Templo: Es el momento oblacional de Cristo, unido, mediante la profecía de Simeón, al juicio escatológico de Dios sobre la humanidad en la muerte y glorificación de Jesús. En esta profecía, María queda unida a Jesús, por lo que la comprensión total del misterio de Cristo, no es posible sin María. (Lc. 1, 22- 32). María en la historia de la salvación: El culto a María tiene como fundamento el puesto excepcional que ella tiene en la historia de la salvación: Es madre de Jesucristo, el Verbo encarnado, y de toda la Iglesia. La piedad mariana es respuesta a su función maternal. Todo dogma mariano tiene una significación concreta dentro del plan de la salvación y guarda una relación íntima con el núcleo mismo de nuestra actitud religiosa.
  • 38. María es importante en la historia de la salvación no solo por ser la madre de Jesús, sino también por su fe y obediencia a la Palabra de Dios. María cumple su función maternal, como toda buena madre, cuidando a su hijo con amor, atendiéndolo, educándolo y corrigiéndolo para que cumpla con su misión cuando sea el tiempo propicio. El amor y el culto a María tienen su fundamento en su función maternal: Ella es madre de Jesucristo y de toda la humanidad. María tuvo que aprender a caminar en la fe, lacual iba acrecentando y fortaleciendo por la meditación y por el contacto íntimo con su hijo Jesús. En América Latina el Evangelio ha sido anunciado presentando a María como parte sobresaliente del mensaje de salvación. La piedad Mariana pronto echó raíces en el continente y desde entonces, las nuevas comunidades cristianas aprendieron a amar y venerar a María de una manera
  • 39. Muy particular y a través de las diversas prácticas piadosas: edificación de Santuarios y Ermitas, procesiones, peregrinaciones plegarias y actos de culto según las advocaciones o los aspectos que en María se querían resaltar. La genuina Piedad Mariana: Los santos son las personas que, llamadas a ponerse al servicio del Reino, han respondido fielmente a esta llamada. En este sentido, María es modelo extraordinario de la Iglesia en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con Cristo. María recibe en la Iglesia el culto singular que corresponde al puesto especial que ella ocupa en el plan redentor de Dios. Las actitudes fundamentales en las que el cristiano tiene que imitar a María son su entrega al Padre, su amor al hermano y su cooperación generosa en el proyecto de Dios.
  • 40. La Piedad Mariana debe expresar claramente su nota Trinitaria, cristológica y eclesiológica que le es intrínseca y esencial. La Piedad Mariana debe inspirarse en las Sagradas Escrituras, estar en armonía con la Liturgia, ser sensible al movimiento ecuménico y manifestar con claridad la humanidad de la figura de María. Unas expresiones significativas de Piedad Popular Mariana son: El Rosario, el Ángelus, las peregrinaciones, las mandas, los novenarios, la celebración del mes de mayo, las imágenes, los escapularios, las romerías, etc. Dios tiene su camino para realizar su proyecto; se llama Encarnación. María es la criatura que responde con un sí a su invitación. Es madre de Jesús no solamente por dar a luz, sino por forjarlo como su Padre Dios quiere.
  • 41. María modelo de vida para la persona de hoy: María nos enseña a buscar el verdadero sentido de nuestra existencia, pues esta búsqueda se ha hecho problemática en el momento actual, por lo que la aspiración humana a una existencia dotada de sentido permanece insatisfecha. María nos muestra que Dios es la realidad sobre la que se apoya nuestra vida: su fe no es huida, sino una comunión que permite vivir de forma positiva y con sentido. María es modelo en la lucha por la libertad en un mundo complejo y disperso. La historia del mundo moderno es un búsqueda de libertad que, hasta ahora, no a alcanzado una genuina libertad humana. María se nos muestra como la criatura más libre: la fe es para María el campo de su realización personal, porque la libertad no es una auto enmancipación, sino una unión con el Dios que es libertad.
  • 42. María también es modelo en cuanto al compromiso a favor de los demás. El conocimiento actual de las miserias del mundo ha suscitado un fuerte movimiento de solidaridad, traducido en actos de amor al prójimo. María en su calidad de sierva, nos recuerda la universalidad del amor exigida por el Evangelio que quiere que todos los humanos se realicen plenamente como Hijos de Dios y hermanos entre todos nosotros.

Notas del editor

  1. Damasco
  2. En todos los lugares donde se forma al hombre y al cristia
  3. nosotros