Comentario de texto periodístico elaborado por Eduardo García Martín (2º de Bachillerato C)                           Much...
2º) Expresiva: debido a que el autor trata de expresar su opinión por medio detérminos valorativos, como la abundante adje...
Comentario blog
Comentario blog
Comentario blog
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Comentario blog

4.149 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.149
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
36
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Comentario blog

  1. 1. Comentario de texto periodístico elaborado por Eduardo García Martín (2º de Bachillerato C) Muchos y, quizás, inmortales Me entero, no sin un estremecimiento de aprensión, de que, según las previsiones de las NacionesUnidas, en julio los seres humanos seremos 6700 millones, 547 más que hace siete años. Y, si sigoleyendo, los escalofríos se multiplican: las proyecciones de los demógrafos son de que en 2050 -algunosde ustedes estarán vivos para comprobarlo- este planeta estará habitado por 9200 millones de personas,cuatro veces más de las que en él vivían en 1950. Ítem más. Una gran parte de los terrícolas -así nosllamaban los invasores interplanetarios de los tebeos de mi infancia- serán bastante viejos, sobre todo enlos países desarrollados. En Europa, que es el único continente donde la población decrecerá a pesar delflujo de inmigrantes, el número de los mayores de setenta años se habrá doblado: lo de vivir más yfecundar menos tiene sus consecuencias. Y si la media de edad de los europeos está ahora en 39 tacos, noles digo nada de en cuánto se va a poner para entonces. Por lo tanto, el nuestro (bueno, el de los que vivan para verlo) será un mundo con muchos ancianitos.Claro que las previsiones no tienen por qué cumplirse. Al fin y al cabo Malthus fechó para mediados delXIX el punto en que el incremento de población superaría el abastecimiento de víveres y, sin embargo,aquí seguimos (por lo menos algunos): inflándonos de hamburguesas king size, de palitos de suprimí y decereales transgénicos tan ricamente. Y arrojando cada día a la basura nuestras sobras completas, como sise tratara de una versión laica del milagro de los panes y los peces. En cuanto a los viejecitos, laresponsabilidad en la cada vez mayor esperanza de vida (evidentemente no estoy pensando en Irak o enDarfour) hay que atribuirla principalmente a que vivimos mejor y a que disfrutamos de un buen sistemasanitario. Ya que tampoco han sucedido últimamente (toquemos madera) catástrofes malthusianascorrectoras que acaben con los más débiles: ni guerras totales, ni pavorosas epidemias letales, ni choquesde asteroides como el que, según dicen, finiquitó a los simpáticos dinosaurios. De manera que, a este paso, y con lo que las ciencias adelantan, el género humano se está acercandocada vez más a la inmortalidad: una obsesión que, desde el poema de Gilgamesh hasta las modernassectas apocalípticas, nos ha venido acompañando insidiosamente. De hecho, hay científicos convencidosde que en este mismo momento está naciendo algún niño que estará vivo ¡dentro de 150 años!, lo que nodeja de ser un comienzo. Pero la literatura -además del sentido común- nos enseña que vivir más tiempo tampoco garantiza lafelicidad, como bien sabían los struldbruggos de aquella isla lejana a la que llegó Gulliver, y que nopodían morir, pero sí envejecer y enfermar, haciéndose cada vez más insoportables. O como aprendió elnarrador de El inmortal, de Borges, que, convencido de que <<dilatar la vida de los hombres era dilatar suagonía y multiplicar el número de sus muertes>>, no descansó hasta encontrar el río cuyas aguas lepermitieron dejar de serlo. Y es que, según y cómo, la muerte es un bálsamo. Manuel Rodríguez Rivero: ABC, 23 de marzo de 2007 Estamos ante un texto periodístico, de carácter de opinión. Ha sido escrito por ManuelRodríguez Rivero en el periódico ABC y lleva por título Muchos y, quizás, inmortales. Va dirigido a toda la población puesto que es un tema de interés general. Podemoscomprobar, por tanto, que no hay tecnicismos y, a pesar de aparecer algún anglicismo(“hamburguesas king size”), en todo momento utiliza un lenguaje sencillo, aunque con unregistro formal. El empleo aislado de algún que otro coloquialismos (“39 tacos”) sirve paraatraer la atención la atención de todo tipo de personas haciendo su lectura más cercana. En cuanto a las funciones del lenguaje presentes, observamos tres tipos: 1º) Apelativa: función mediante la cual se pretende reclamar la atención del lector conel uso de un lenguaje sencillo y, en algunas ocasiones, con expresiones familiares (“simpáticosdinosaurios”, “ancianitos”…)
  2. 2. 2º) Expresiva: debido a que el autor trata de expresar su opinión por medio detérminos valorativos, como la abundante adjetivación (“pavorosas epidemias letales”). 3º) Representativa: para convencer con mayor efectividad, el autor busca unaexpresión objetiva, por ello es que la mayor parte de las oraciones presentan una modalidadenunciativa El tema trata sobre el aumento de vida que está experimentando la raza humana debido alos avances científicos y sanitarios. Rodríguez Rivero señala que el número de seres humanos está aumentando radicalmentedebido a que la tasa de mortalidad es cada vez más lejana gracias a los avances que la ciencianos proporciona. Nos informa de que este incremento, así como del mayor número depersonas longevas también puede tener consecuencias negativas para el resto de lahumanidad. Como tesis (opinión que tiene el autor sobre el tema de la cual nos quiere convencer) seplantea que no es más importante la calidad de vida que la cantidad de años vividos. El artículo está estructurado en tres partes: -Introducción: ocupa todo el primer párrafo. En ella, Manuel Rodríguez plantea el tema,indicando datos sobre cómo la población ha aumentado en los últimos años y de lo que seguiráaumentando. -Desarrollo argumentativo: abarca tanto el segundo párrafo como el tercero. Se explica quela raza humana llegará a alcanzar un promedio de vida de hasta 150 años y que además seestá convirtiendo en una obsesión para las personas el hecho querer alcanzar dicha edad. -Conclusión: último párrafo. En ella se encuentra la tesis del autor. Finaliza advirtiéndonosde que la muerte no tiene nada de malo puesto que un aumento de vida también aumentaríanuestros problemas. Podemos afirmar, por lo tanto, de que se trata de un texto de estructurainductiva. En todos estos textos de opinión, se plantean razones de diversa índole, o argumentos,para persuadir a los lectores de la posición del autor acerca del tema plateado. Encontramos,entre otros, los siguientes tipos: - Datos numéricos: Son muy abundantes (“9200 millones de personas”, “seremos 6.700 millones”…) - De evidencia: “Vivir más tiempo tampoco garantiza la felicidad” - Autoridad: Al apoyarse en especialistas sobre el tema, como los demógrafos, o al citar a Malthus. - Literarios: “como bien sabían los struldbruggos”, la obra Gulliver, El inmortal de Borges o el poema de Gilgamesh. - De ejemplo: se citan algunos de comida rápida o comida basura (“surimi”, “hamburguesas”, “cereales transgénicos”); de desastres que pueden mermar la población (“guerras totales”, “pavorosas epidemias”, choques de asteroides…”)

×