Ellas y ellos

2.407 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.407
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ellas y ellos

  1. 1. Ellas y ellos Las mujeres y su difícil relación con los hombres. O los hombres y su dificilísima relación con las mujeres. Veo las noticias de la Cumbre de Valencia, y me parece mentira lo mucho que están cambiado las cosas, por un lado, y por otro lo poquísimo que cambian. ¿Saben que el principal medio de transporte de mercancías en el interior de África son las mujeres? Todas esas hembras acarreando monumentales pesos en la cabeza como bestias de carga: eso sigue igual. Y, al mismo tiempo, ¡qué tenacidad y qué potencia tienen esas mujeres cimbreantes! Si en el mundo ha mejorado la situación femenina es porque los hombres también han cambiado, como es obvio. Y, sin embargo, tal vez por la velocidad de la evolución, sigue habiendo resquemores, recelos y furor. Mientras se celebraba la cumbre, hubo otras dos víctimas asesinadas por sus parejas en España. A mi mesa llega una marea constante de cartas airadas. Cartas de mujeres denunciando un recrudecimiento del sexismo y campañas machistas para hacer creer que lo de la violencia contra la mujer es un invento. Tienen razón. Cartas de hombres que se sienten maltratados por sus ex parejas y por los jueces; que se han quedado sin sus hijos; que dicen haber sido denunciados falsamente. Y creo que también tienen razón. ¿Qué nos está pasando? ¿Por qué sobre los restos de un machismo milenario se está construyendo una rabia nueva? ¿No hay manera de llegar a entendernos? ¿Tenemos que seguir siendo mundos opuestos? La primatóloga Melissa Hines dio juguetes humanos a unos jóvenes monitos: muñecas, coches y libros ilustrados. Ellas cogieron las muñecas para jugar, ellos los coches y los dos los libros indistintamente. No sé si se puede extraer alguna enseñanza de esto, pero, si tienes hijos, ¡regálales libros! Rosa Montero, EL País, 30 de marzo de 2010 Nos encontramos ante un texto periodístico, concretamente ante un artículo de opinión, escrito por la famosa escritora y periodista Rosa Montero, al que se le titula “Ellas y ellos”. Este artículo va dedicado a toda la sociedad en general, ya que trata un tema de total actualidad y de mucha importancia. No se puede observar ni tecnicismos ni coloquialismos y, aunque utiliza un lenguaje sencillo y al alcance de cualquier tipo de lector, no sale de un registro completamente formal. En este tipo de textos, el autor nos convence de una idea de diversas maneras, como por ejemplo, a través de argumentos y el planteamiento de una tesis. De ahí que las funciones del lenguaje predominantes, sean las siguientes: -Apelativa. Es un texto con un marcado acento apelativo. Para conseguir interactuar con el lector hace uso de preguntas retóricas (“¿Saben que el principal medio de transporte de
  2. 2. mercancías en el interior de África son las mujeres?”, “¿Qué nos está pasando?”, “¿Tenemos que seguir siendo mundos opuestos?”); también de un verbo en imperativo y del empleo de la 2ª persona(“¡regálales!”). -Emotiva. La periodista le suma dramatismo al texto incluyendo frases en primera persona (“veo las noticias”, “a mi mesa”, “yo creo que”) y frases exclamativas para añadir cierto énfasis (“¡qué tenacidad y qué potencia tienen esas mujeres cimbreantes!”, “¡Regálales libros!”). -Representativa. Para introducir la objetividad propia de un texto periodístico, utiliza frases impersonales (“sigue habiendo resquemores, recelos y furor”) y numerosos adjetivos especificativos (“marea constante”, “campañas machistas”, “machismo milenario”). El tema del que se habla en el texto son las desigualdades sociales entre ambos sexos. Sigue habiendo diferencias entre ellos; sin embargo, aunque los casos que discriminan a la mujer siguen siendo notorios, estamos asistiendo también a resoluciones judiciales que dejan al hombre en situación desprotegida en determinados casos, como la custodia de los hijos. Es necesario conseguir la igualdad total a través de la educación. En el artículo se puede dividir en tres partes: en la primera parte se plantea el tema; a continuación, en el siguiente fragmento, se exponen argumentos; finalmente, se muestra la conclusión y tesis (“¡regálales libros!”, en clara alusión a la educación igualitaria) en el cierre discursivo. La autora con la frase “¡regálales libros!” quiere transmitirnos que deberíamos empezar a emplear los libros y la educación como instrumento básico para luchar contra la desigualdad de sexo. Debido a que los argumentos nos conducen hacia la tesis, se trata de una estructura inductiva. Como bien dijimos antes, el autor en este tipo de textos nos convence, también, a partir de diversos tipos de argumentos: -Noticias: En dos momentos concretos alude a sucesos de violencia de género. -Cultural: Compara la cultura africana sobre la desigualdad de género respecto a la española. -Evidencia: “si en el mundo ha mejorado la situación femenina, es porque los hombres también han cambiado”. -Autoridad: Al nombrar a la primatóloga Melissa Hines, basándose en su prestigio y experiencia. - Científico: Nos cuenta la experiencia realizada por la primatóloga.
  3. 3. -Experiencia: Encontramos que Rosa también se basa en su propia experiencia, como en la experiencia de quienes sufren discriminación (“a mi mesa llega una marea constante de cartas airadas”) En cuanto a las características de la lengua periodística, podemos encontrar: - En primer lugar, en el nivel léxico-semántico, palabras del mismo campo semántico, en este caso, el „sexismo‟, como: “relación”, “mujeres”, “hombres”, “hembras”, “femeninas”, “víctimas”, “exparejas”, “machistas”. Para hacer ver al lector de que el tema de este artículo será el „sexismo‟ y como mecanismo para cohesionar las distintas partes del texto. En este mismo sentido, la autora muestra gran conocimiento del tema tratado usando varios sinónimos (“mujeres”, “féminas”, “víctimas”, “exparejas”). Con ello consigue agilizar el texto y hacerlo más ameno. Ardiel García Gil

×