SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 18
SALMO 22 1 Del maestro de coro. Según «La cierva de la aurora». Salmo de David.
                                           2 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Está lejos mi salvación y son mis palabras un gemido
                                           3 Dios mío, te llamo de día, y no respondes, de noche, y no encuentro descanso.
                                           4 Tú eres el Santo, el que se sienta en el trono, rodeado por las alabanzas de Israel.
                                           5 En ti confiaron nuestros antepasados, confiaron y tú los liberaste;
                                           6 te imploraron y quedaron libres, confiaron en ti y no fueron defraudados.
       BENEDICTO XVI                       7 Pero yo soy un gusano, no una persona; la deshonra del ser humano, la vergüenza del pueblo.
                                           8 Cuantos me ven, se rien de mí, hacen muecas con los labios, balancean la cabeza:
    AUDIENCIA GENERAL                      9 «¡Que acuda al Señor; que él lo libre; que lo salve, si tanto lo ama!».
         Sala Pablo VI                     10 Fuiste tú quien me sacó del vientre, quien me protegió junto al pecho de mi madre;
                                           11 desde el seno materno te fui confiado, desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.
   14 de septiembre de 2011                12 No te separes de mi, que la angustia está cerca y no hay quien me ayude.
                                           13 Manadas de novillos me cercan, toros de Basán me acosan.
                                           14 Abren sus fauces contra mí cual león que ruge y despedaza.
            Salmo 22:                      15 Me diluyo como el agua, mis huesos se desencajan, mi corazón como cera, se derrite en mis entrañas;
      ¡Dios mío!, ¡Dios mío!               16 está agostada mi fuerza como la tierra seca, mi lengua está pegada al paladar; tú me hundes en el
                                           polvo de la muerte
        ¿Por qué me has                    17 Me acorralan jaurías, hordas de criminales me asedian, como un león asedian mis manos y mis pies.
          abandonado?                      18 Puedo contar todos mis huesos. Ellos me miran, se fijan en mí,
                                           19 se reparten mis ropas, echan a suertes mis vestiduras.
                                           20 Pero tú, Señor, no te alejes, fuerza mía, date prisa en ayudarme.
                                           21 Libra mi ser de la espada, mi vida de las dentelladas del perro.
                                           22 Sálvame de las fauces del león, protégeme de los cuernos del búfalo.
                                           23 Yo proclamaré tu nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea.
                                           24 Los que veneráis al Señor, alabadlo vosotros, estirpe de Jacob, honradlo, vosotros estirpe de Israel,
                                           respetadlo.
                                           25 Porque no despreció ni rechazó el dolor del afligido; no le ocultó su rostro, sino que lo escuchó cuando
El color amarillo en letras o de fondo     clamaba.
indica texto de la catequesis.             26 De ti nace mi alabanza en la gran asamblea; delante de sus fieles cumpliré mis votos.
http://www.vatican.va/holy_father/benedi   27 Los necesitados comerán hasta saciarse, alabarán al Señor los que le buscan.
ct_xvi/audiences/2011/index_sp.htm         ¡Que todos vosotros viváis por siempre!
Adaptación a diapositivas, mayo 2012.      28 Recordarán al Señor y volverán hacia él desde todos los confines de la tierra; se postrarán ante ti todas
Emilio Perucha Herranz                     las naciones.
                                           29 Porque del Señor es la realeza, él domina a las naciones.
                                           30 Ante el Señor se postrarán los que descansan en la tierra, se arrodillarán los que bajan al polvo, los que
                                           no pueden preservar su vida.
                                           31 La posteridad ha de servirlo, por siempre será proclamado el Señor.
                                           32 Se anunciarán sus acciones salvíficas al pueblo que va a nacer: esto es lo que hizo el Señor.
                                           Biblia traducción interconfesional (BTI) , varios editores. Madrid 2008.
Queridos hermanos y hermanas:
En la catequesis de hoy quiero afrontar un Salmo con fuertes implicaciones cristológicas,
que continuamente aparece en los relatos de la pasión de Jesús,
con su doble dimensión de humillación y de gloria, de muerte y de vida.
Es el Salmo 22, según la tradición judía, 21 según la tradición greco-latina,
una oración triste y conmovedora, de una profundidad humana y una riqueza teológica que hacen que
sea uno de los Salmos más rezados y estudiados de todo el Salterio.
Se trata de una larga composición poética, y nosotros nos detendremos en particular en la primera
parte, centrada en el lamento, para profundizar algunas dimensiones significativas de la oración de
súplica a Dios.



                                                   Catecismo de la Iglesia Católica,
                                                   artículo 2629:
                                                   El vocabulario neotestamentario sobre la oración
                                                   de súplica está lleno de matices:

                                                   pedir, reclamar, llamar con insistencia, invocar,
                                                   clamar, gritar, e incluso "luchar en la oración“
                                                   (cf Rm 15, 30; Col 4, 12).

                                                   Pero su forma más habitual, por ser la más
                                                   espontánea, es la petición…




                                                   “Si no veis prodigios y signos, no creéis.” (Jn 4,48) El
                                                   funcionario real parece no creer que Jesús tenga el poder
                                                   de resucitar a los muertos. “¡Baja antes que no muera mi
                                                   hijo!” (Jn 4,49).
Este Salmo presenta la figura de un inocente perseguido y circundado por los adversarios que quieren
su muerte;
y él recurre a Dios en un lamento doloroso que, en la certeza de la fe, se abre misteriosamente a la
alabanza.
En su oración se alternan la realidad angustiosa del presente y la memoria consoladora del pasado,




                                             en una sufrida toma de conciencia de la propia situación
                                             desesperada que, sin embargo, no quiere renunciar a la
                                             esperanza.
                                             Su grito inicial es un llamamiento dirigido a un Dios que
                                             parece lejano, que no responde y parece haberlo
                                             abandonado:
                                             «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? A
                                             pesar de mis gritos, mi oración no te alcanza. Dios mío,
                                             de día te grito, y no me respondes; de noche, y no me
                                             haces caso» (vv. 2-3).
Dios calla, y este silencio lacera el ánimo del orante,
que llama incesantemente, pero sin encontrar respuesta.
Los días y las noches se suceden en una búsqueda incansable de una palabra, de una ayuda que no
llega;
Dios parece tan distante, olvidadizo, tan ausente.
 La oración pide escucha y respuesta, solicita un contacto, busca una relación que pueda dar consuelo
y salvación.
Pero si Dios no responde, el grito de ayuda se pierde en el vacío y la soledad llega a ser insostenible.
Sin embargo, el orante de nuestro Salmo tres veces, en su grito, llama al Señor «mi» Dios, en un
extremo acto de confianza y de fe.
No obstante toda apariencia, el salmista no puede creer que el vínculo con el Señor se haya
interrumpido totalmente;
y mientras pregunta el por qué de un supuesto abandono incomprensible, afirma que «su» Dios no lo
puede abandonar




                                                     Y cuando vio Saúl el campo de los Filisteos, temió, … Y
                                                     consultó Saúl á Jehová; pero Jehová no le respondió, ni por
                                                     sueños, ni por Urim, ni por profetas…
                                                     Saúl dijo á sus criados: Buscadme una mujer pitonisa... hay
                                                     una en Endor
                                                     La mujer dijo: … Un hombre anciano viene, cubierto de un
                                                     manto. Saúl entonces entendió que era Samuel, ….
                                                     Samuel dijo: ¿Y para qué me preguntas á mí, habiéndose
                                                     apartado de ti Jehová, y es tu enemigo? Jehová pues ha
                                                     hecho como habló por medio de mí; pues ha cortado
                                                     Jehová el reino de tu mano, y lo ha dado á tu compañero
                                                     David…Samuel 28:5-29.
Como es sabido, el grito inicial del Salmo,
«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has
abandonado?»,
es citado por los evangelios de san Mateo y de san
Marcos como el grito lanzado por Jesús moribundo
en la cruz (cf. Mt 27, 46; Mc 15, 34).

Ello expresa toda la desolación del Mesías, Hijo de
Dios,
que está afrontando el drama de la muerte,
una realidad totalmente contrapuesta al Señor de
la vida.

Abandonado por casi todos los suyos,
traicionado y negado por los discípulos,
circundado por quien lo insulta,
Jesús está bajo el peso aplastante de una misión
que debe pasar por la humillación y la aniquilación.

Por ello grita al Padre,
y su sufrimiento asume las sufridas palabras del
Salmo.
Pero su grito no es un grito desesperado, como no lo era el grito del salmista, en cuya súplica recorre
un camino atormentado, desembocando al final en una perspectiva de alabanza, en la confianza de la
victoria divina.




Puesto que en la costumbre judía citar el comienzo de un Salmo implicaba una referencia a todo el poema, la oración
desgarradora de Jesús, incluso manteniendo su tono de sufrimiento indecible, se abre a la certeza de la gloria.

«¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?»,
dirá el Resucitado a los discípulos de Emaús (Lc 24, 26).

En su Pasión, en obediencia al Padre, el Señor Jesús pasa por el abandono y la muerte para alcanzar la vida y donarla a
todos los creyentes.
A este grito inicial de súplica, en nuestro Salmo 22, responde, en doloroso contraste, el recuerdo del
pasado:
«En ti confiaban nuestros padres, confiaban, y los ponías a salvo; a ti gritaban, y quedaban libres, en ti
confiaban, y no los defraudaste» (vv. 5-6).
Aquel Dios que al salmista parece hoy tan lejano, es, sin embargo, el Señor misericordioso que Israel
siempre experimentó en su historia.




                                          Éxodo 17, 1-7. En Refidín el pueblo no    Números 11, 4-34 El pueblo, 600.000
 Éxodo 16, 2-4 En el desierto de Sin la
                                          tenía agua para beber, se enfrentó a      Hombres, se quejó, ¿Quién nos
 comunidad empezó a protestar… y
                                          Moisés… el Señor respondió…Yo             proporcionará carne para comer?...el
 comíamos pan hasta
                                          estaré contigo allí, junto a la peña de   Señor dijo ¿Es que tiene un límite el
 hartarnos…Entonces el Señor dijo a
                                          Horeb, golpearás la peña y de ella        poder del Señor?...un viento trajo
 Moisés: Yo haré caer pan del cielo…
                                          manará agua para que el pueblo beba…      codornices del mar…
El pueblo al cual pertenece el orante fue objeto del amor de Dios y puede testimoniar su fidelidad.
Comenzando por los patriarcas, luego en Egipto y en la larga peregrinación por el desierto, en la
permanencia en la tierra prometida en contacto con poblaciones agresivas y enemigas, hasta la
oscuridad del exilio, toda la historia bíblica fue una historia de clamores de ayuda por parte del pueblo y
de respuestas salvíficas por parte de Dios




       Arca Alianza y conquista        Josué 4, 14-17 El paso milagroso del río Jordán con el Arca de la
       Jericó. Josué 6.                Alianza, Museo del Prado.
Y el salmista hace referencia a la fe inquebrantable de sus padres, que «confiaron» —por tres veces se
repite esta palabra— sin quedar nunca decepcionados. Ahora, sin embargo, parece que esta cadena de
invocaciones confiadas y respuestas divinas se haya interrumpido; la situación del salmista parece
desmentir toda la historia de la salvación, haciendo todavía más dolorosa la realidad presente
Pero Dios no se puede retractar, y es entonces que la oración vuelve a describir la triste situación del
orante, para inducir al Señor a tener piedad e intervenir, come siempre había hecho en el pasado. El
salmista se define «gusano, no un hombre, vergüenza de la gente, desprecio del pueblo» (v. 7), se
burlan, se mofan de él (cf. v. 8), y herido precisamente en la fe: «Acudió al Señor, que lo ponga a salvo;
que lo libre si tanto lo quiere» (v. 9), dicen.
Bajo los golpes socarrones de la ironía y del desprecio, parece que el perseguido casi pierde los
propios rasgos humanos, como el siervo sufriente esbozado en el Libro de Isaías (cf. Is 52, 14; 53, 2b-3).
Y como el justo oprimido del Libro de la Sabiduría (cf. 2, 12-20), como Jesús en el Calvario (cf. Mt 27, 39-
43), el salmista ve puesta en tela de juicio la relación con su Señor, con relieve cruel y sarcástico de
aquello que lo está haciendo sufrir: el silencio de Dios, su ausencia aparente. Sin embargo, Dios ha
estado presente en la existencia del orante con una cercanía y una ternura incuestionables
El salmista recuerda al Señor: «Tú eres quien me sacó del vientre, me tenías confiado en los pechos de
mi madre; desde el seno pasé a tus manos» (vv. 10-11a). El Señor es el Dios de la vida, que hace nacer y
acoge al neonato, y lo cuida con afecto de padre. Y si antes se había hecho memoria de la fidelidad de
Dios en la historia del pueblo, ahora el orante evoca de nuevo la propia historia personal de relación con
el Señor, remontándose al momento particularmente significativo del comienzo de su vida. Y ahí, no
obstante la desolación del presente, el salmista reconoce una cercanía y un amor divinos tan radicales
que puede ahora exclamar, en una confesión llena de fe y generadora de esperanza: «desde el vientre
materno tú eres mi Dios» (v. 11b).
El lamento se convierte ahora en
súplica afligida:
«No te quedes lejos, que el peligro
está cerca y nadie me socorre» (v.
12).
La única cercanía que percibe el
salmista y que le asusta es la de
los enemigos.

Por lo tanto, es necesario que Dios
se haga cercano y lo socorra,
porque los enemigos circundan al
orante, lo acorralan,
y son como toros poderosos,
como leones que abren de par en
par la boca para rugir y devorar
(cf. vv. 13-14).

La angustia altera la percepción
del peligro, agrandándolo.

Los adversarios se presentan
invencibles,
se han convertido en animales
feroces y peligrosísimos,
mientras que el salmista es como
un pequeño gusano,
impotente, sin defensa alguna



Pero estas imágenes usadas en el Salmo sirven también para decir que cuando el hombre se hace brutal y agrede al
hermano, algo de animalesco toma la delantera en él, parece perder toda apariencia humana;
la violencia siempre tiene en sí algo de bestial y sólo la intervención salvífica de Dios puede restituir al hombre su
humanidad.
Ahora, para el salmista, objeto de una agresión
tan feroz, parece que ya no hay salvación, y la
muerte empieza a posesionarse de él:

«Estoy como agua derramada, tengo los huesos
descoyuntados [...]
mi garganta está seca como una teja, la lengua
se me pega al paladar [...]
se reparten mi ropa, echan a suerte mi túnica»
(vv. 15.16.19).

 Con imágenes dramáticas, que volvemos a
encontrar en los relatos de la pasión de Cristo,
se describe el desmoronamiento del cuerpo del
condenado,
la aridez insoportable que atormenta al
moribundo y
que encuentra eco en la petición de Jesús

«Tengo sed» (cf. Jn 19, 28),

para llegar al gesto definitivo de los verdugos
que,
como los soldados al pie de la cruz,
se repartían las vestiduras de la víctima,
considerada ya muerta

(cf. Mt 27, 35; Mc 15, 24; Lc 23, 34; Jn 19, 23-
24).
He aquí entonces, imperiosa, de nuevo la petición de ayuda:
«Pero tú, Señor, no te quedes lejos; fuerza mía, ven corriendo a ayudarme [...] Sálvame» (vv. 20.22a).
Este es un grito que abre los cielos, porque proclama una fe,
una certeza que va más allá de toda duda, de toda oscuridad y de toda desolación.


                                                                            Y el lamento se transforma,
                                                                            deja lugar a la alabanza en la acogida de la
                                                                            salvación:
                                                                            «Tú me has dado respuesta.
                                                                            Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de
                                                                            la asamblea te alabaré» (vv. 22c-23).

                                                                            De esta forma, el Salmo se abre a la acción de
                                                                            gracias,
                                                                            al gran himno final que implica a todo el
                                                                            pueblo,
                                                                            los fieles del Señor,
                                                                            la asamblea litúrgica,
                                                                            las generaciones futuras (cf. vv. 24-32).

                                                                            El Señor acudió en su ayuda,
                                                                            salvó al pobre y
                                                                            le mostró su rostro de misericordia.




Lucas 1, 5-25; 57-58 Zacarías e Isabel, los dos eran justos ante Dios…no tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos
de avanzada edad…no temas, Zacarías, tu petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará un hijo…Se le cumplió a
Isabel el tiempo de dar a luz y tuvo un hijo. Oyeron sus vecinos y parientes que el Señor le había hecho gran misericordia
y se congratulaban con ella.
Muerte y vida se entrecruzaron en un misterio
inseparable, y la vida ha triunfado,
el Dios de la salvación se mostró Señor invencible,
que todos los confines de la tierra celebrarán y
ante el cual se postrarán todas las familias de los
pueblos.
Es la victoria de la fe,
que puede transformar la muerte en don de la vida,
el abismo del dolor en fuente de esperanza.




“Fuente mística".

Se trata de una extrapolación del tema de "Cristo varón de
dolores",
tema que desde el siglo XV es habitual situar en el espacio
central de la predela como símbolo eucarístico.

La representación de Cristo como fuente tiene un fundamento
místico al asociar la sangre que mana del cuerpo de Cristo con
el agua de la vida,
tal como refiere el texto del Apocalipsis 21, 6:

¡Ya está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al
sediento le daré a beber gratis del manantial del agua de la vida.

Así, esa agua de la vida se identifica con la sangre de Cristo,
que es a su vez símbolo de la Eucaristía.
Hermanos y hermanas queridísimos, este Salmo nos ha llevado al Gólgota, a los pies de la cruz de Jesús, para revivir su
pasión y compartir la alegría fecunda de la resurrección.
Dejémonos, por tanto, invadir por la luz del misterio pascual incluso en la aparente ausencia de Dios, también en el
silencio de Dios, y,
como los discípulos de Emaús, aprendamos a discernir la realidad verdadera más allá de las apariencias,
reconociendo el camino de la exaltación precisamente en la humillación, y
la manifestación plena de la vida en la muerte, en la cruz.
De este modo, volviendo a poner toda nuestra confianza y nuestra esperanza en Dios Padre,
en el momento de la angustia también nosotros le podremos rezar con fe, y
nuestro grito de ayuda se transformará en canto de alabanza.
Gracias
Saludo a los peregrinos de lengua
española, en particular
a los oficiales de la Policía Nacional,
de Colombia,
al grupo de la Academia de
Carabineros, de Chile,
a los alumnos y profesores del
Bachillerato Humanista Moderno de
Salta, Argentina,

así como a los demás fieles venidos
de España, México, Venezuela y otros
países latinoamericanos.

Dejémonos invadir por la luz del
misterio pascual y,
como los discípulos de Emaús,
aprendamos a discernir la realidad
más allá de las apariencias,
reconociendo en la cruz la
manifestación plena de la vida.

Muchas gracias

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

55. salmo 56 alabaré su palabra
55.  salmo 56 alabaré su palabra55.  salmo 56 alabaré su palabra
55. salmo 56 alabaré su palabraComparte la Biblia
 
38. salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)
38.  salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)38.  salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)
38. salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)Comparte la Biblia
 
44. salmo 45 las bodas del rey
44.  salmo 45 las bodas del rey44.  salmo 45 las bodas del rey
44. salmo 45 las bodas del reyComparte la Biblia
 
45. salmo 46 quietud en la tribulación
45.  salmo 46 quietud en la tribulación45.  salmo 46 quietud en la tribulación
45. salmo 46 quietud en la tribulaciónComparte la Biblia
 
41. salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)
41.  salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)41.  salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)
41. salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)Comparte la Biblia
 
NINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRA
NINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRANINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRA
NINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRAJazmin Esquiaqui
 
52. salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundial
52.  salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundial52.  salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundial
52. salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundialComparte la Biblia
 
37. salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)
37.  salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)37.  salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)
37. salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)Comparte la Biblia
 
85. salmo 85 beso del cielo
85.  salmo 85 beso del cielo85.  salmo 85 beso del cielo
85. salmo 85 beso del cieloYosef Sanchez
 
Oraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerraOraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerrajesus1975
 
33. salmo 33 el motivo de mi canción
33.  salmo 33 el motivo de mi canción33.  salmo 33 el motivo de mi canción
33. salmo 33 el motivo de mi canciónComparte la Biblia
 
84. salmo 84 recompensa de la alabanza
84.  salmo 84 recompensa de la alabanza84.  salmo 84 recompensa de la alabanza
84. salmo 84 recompensa de la alabanzaYosef Sanchez
 
48. salmo 49 has tesoros eternos
48.  salmo 49 has tesoros eternos48.  salmo 49 has tesoros eternos
48. salmo 49 has tesoros eternosComparte la Biblia
 
Requisitos para gozarse en cristo
Requisitos para gozarse en cristoRequisitos para gozarse en cristo
Requisitos para gozarse en cristovirtual-juarez
 
32. salmo 32 el secreto para el perdón divino total
32.  salmo 32 el secreto para el perdón divino total32.  salmo 32 el secreto para el perdón divino total
32. salmo 32 el secreto para el perdón divino totalComparte la Biblia
 
Benedicto16 oracion(12 )salmo3
Benedicto16 oracion(12 )salmo3Benedicto16 oracion(12 )salmo3
Benedicto16 oracion(12 )salmo3emilioperucha
 

La actualidad más candente (20)

55. salmo 56 alabaré su palabra
55.  salmo 56 alabaré su palabra55.  salmo 56 alabaré su palabra
55. salmo 56 alabaré su palabra
 
38. salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)
38.  salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)38.  salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)
38. salmo 38 el poder de la confesión (comparte la biblia)
 
44. salmo 45 las bodas del rey
44.  salmo 45 las bodas del rey44.  salmo 45 las bodas del rey
44. salmo 45 las bodas del rey
 
45. salmo 46 quietud en la tribulación
45.  salmo 46 quietud en la tribulación45.  salmo 46 quietud en la tribulación
45. salmo 46 quietud en la tribulación
 
41. salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)
41.  salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)41.  salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)
41. salmo 41 resurrección, la victoria final (comparte la biblia)
 
NINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRA
NINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRANINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRA
NINGÚN PROFETA ES BIEN RECIBIDO EN SU TIERRA
 
52. salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundial
52.  salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundial52.  salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundial
52. salmo 53 desenlace de la 3a. guerra mundial
 
Cancionero O.P.
Cancionero O.P. Cancionero O.P.
Cancionero O.P.
 
37. salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)
37.  salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)37.  salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)
37. salmo 37 deleite verdadero (aclara la biblia)
 
27. salmo 27 enfoque vital
27.  salmo 27 enfoque vital27.  salmo 27 enfoque vital
27. salmo 27 enfoque vital
 
85. salmo 85 beso del cielo
85.  salmo 85 beso del cielo85.  salmo 85 beso del cielo
85. salmo 85 beso del cielo
 
Oraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerraOraciones biblicas de guerra
Oraciones biblicas de guerra
 
33. salmo 33 el motivo de mi canción
33.  salmo 33 el motivo de mi canción33.  salmo 33 el motivo de mi canción
33. salmo 33 el motivo de mi canción
 
58 0406 s yo sé que mi redentor vive
58 0406 s yo sé que mi redentor vive58 0406 s yo sé que mi redentor vive
58 0406 s yo sé que mi redentor vive
 
84. salmo 84 recompensa de la alabanza
84.  salmo 84 recompensa de la alabanza84.  salmo 84 recompensa de la alabanza
84. salmo 84 recompensa de la alabanza
 
48. salmo 49 has tesoros eternos
48.  salmo 49 has tesoros eternos48.  salmo 49 has tesoros eternos
48. salmo 49 has tesoros eternos
 
Requisitos para gozarse en cristo
Requisitos para gozarse en cristoRequisitos para gozarse en cristo
Requisitos para gozarse en cristo
 
56 1125 e un profeta avergonzado
56 1125 e un profeta avergonzado56 1125 e un profeta avergonzado
56 1125 e un profeta avergonzado
 
32. salmo 32 el secreto para el perdón divino total
32.  salmo 32 el secreto para el perdón divino total32.  salmo 32 el secreto para el perdón divino total
32. salmo 32 el secreto para el perdón divino total
 
Benedicto16 oracion(12 )salmo3
Benedicto16 oracion(12 )salmo3Benedicto16 oracion(12 )salmo3
Benedicto16 oracion(12 )salmo3
 

Similar a Benedicto16 oracion(13)salmo22 (20)

DONDE ESTA DIOS.docx
DONDE ESTA DIOS.docxDONDE ESTA DIOS.docx
DONDE ESTA DIOS.docx
 
102. salmo 102 la verdadera esperanza
102.  salmo 102 la verdadera esperanza102.  salmo 102 la verdadera esperanza
102. salmo 102 la verdadera esperanza
 
Salmo 021
Salmo 021Salmo 021
Salmo 021
 
Salmo 087
Salmo 087Salmo 087
Salmo 087
 
Salmo 141
Salmo 141Salmo 141
Salmo 141
 
Dia13 jul12
Dia13 jul12Dia13 jul12
Dia13 jul12
 
Dia13 jul12
Dia13 jul12Dia13 jul12
Dia13 jul12
 
Visita de Ntro. Padre Jesús Cautivo y Mª Stma. de la Trinidad al Hospital Civil
Visita de Ntro. Padre Jesús Cautivo y Mª Stma. de la Trinidad al Hospital Civil Visita de Ntro. Padre Jesús Cautivo y Mª Stma. de la Trinidad al Hospital Civil
Visita de Ntro. Padre Jesús Cautivo y Mª Stma. de la Trinidad al Hospital Civil
 
Dia01 agt12
Dia01 agt12Dia01 agt12
Dia01 agt12
 
HOJA PARROQUIAL NÚMERO 84
HOJA PARROQUIAL NÚMERO 84HOJA PARROQUIAL NÚMERO 84
HOJA PARROQUIAL NÚMERO 84
 
Dia01 agt12
Dia01 agt12Dia01 agt12
Dia01 agt12
 
Dia01 agt12
Dia01 agt12Dia01 agt12
Dia01 agt12
 
Misa Octubre 25
Misa Octubre 25Misa Octubre 25
Misa Octubre 25
 
39 23 himnario mundial de la iglesia de dios www.gftaognosticaespiritual.org
39 23 himnario mundial de la iglesia de dios www.gftaognosticaespiritual.org39 23 himnario mundial de la iglesia de dios www.gftaognosticaespiritual.org
39 23 himnario mundial de la iglesia de dios www.gftaognosticaespiritual.org
 
Releyendo el libro de los salmos
Releyendo el libro de los salmosReleyendo el libro de los salmos
Releyendo el libro de los salmos
 
Dia30 jun12
Dia30 jun12Dia30 jun12
Dia30 jun12
 
Dia30 jun12
Dia30 jun12Dia30 jun12
Dia30 jun12
 
69. salmo 69 el siervo sufriente
69.  salmo 69 el siervo sufriente69.  salmo 69 el siervo sufriente
69. salmo 69 el siervo sufriente
 
Vigilia día del Franciscano Seglar Villarrubia de los Ojos
Vigilia día del Franciscano Seglar   Villarrubia de los OjosVigilia día del Franciscano Seglar   Villarrubia de los Ojos
Vigilia día del Franciscano Seglar Villarrubia de los Ojos
 
Apostasia
ApostasiaApostasia
Apostasia
 

Más de emilioperucha

10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............emilioperucha
 
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................emilioperucha
 
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.emilioperucha
 
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.20147 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014emilioperucha
 
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1emilioperucha
 
Santo rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoSanto rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoemilioperucha
 
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversiónPapa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversiónemilioperucha
 
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermosPapa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermosemilioperucha
 
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliaciónPapa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliaciónemilioperucha
 
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristíaPapa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristíaemilioperucha
 
Papa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristíaPapa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristíaemilioperucha
 
Papa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesionPapa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesionemilioperucha
 
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianosPapa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianosemilioperucha
 
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.frutoPapa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.frutoemilioperucha
 
Benedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pabloBenedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pabloemilioperucha
 
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismoPapa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismoemilioperucha
 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! emilioperucha
 
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrecciónPapa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrecciónemilioperucha
 
Papa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinalPapa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinalemilioperucha
 
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13emilioperucha
 

Más de emilioperucha (20)

10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
 
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
 
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
 
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.20147 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
 
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
 
Santo rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizadoSanto rosario rezo personalizado
Santo rosario rezo personalizado
 
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversiónPapa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversión
 
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermosPapa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
 
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliaciónPapa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
 
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristíaPapa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
 
Papa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristíaPapa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristía
 
Papa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesionPapa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesion
 
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianosPapa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
 
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.frutoPapa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
 
Benedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pabloBenedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pablo
 
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismoPapa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
 
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrecciónPapa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
 
Papa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinalPapa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinal
 
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
 

Benedicto16 oracion(13)salmo22

  • 1. SALMO 22 1 Del maestro de coro. Según «La cierva de la aurora». Salmo de David. 2 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Está lejos mi salvación y son mis palabras un gemido 3 Dios mío, te llamo de día, y no respondes, de noche, y no encuentro descanso. 4 Tú eres el Santo, el que se sienta en el trono, rodeado por las alabanzas de Israel. 5 En ti confiaron nuestros antepasados, confiaron y tú los liberaste; 6 te imploraron y quedaron libres, confiaron en ti y no fueron defraudados. BENEDICTO XVI 7 Pero yo soy un gusano, no una persona; la deshonra del ser humano, la vergüenza del pueblo. 8 Cuantos me ven, se rien de mí, hacen muecas con los labios, balancean la cabeza: AUDIENCIA GENERAL 9 «¡Que acuda al Señor; que él lo libre; que lo salve, si tanto lo ama!». Sala Pablo VI 10 Fuiste tú quien me sacó del vientre, quien me protegió junto al pecho de mi madre; 11 desde el seno materno te fui confiado, desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios. 14 de septiembre de 2011 12 No te separes de mi, que la angustia está cerca y no hay quien me ayude. 13 Manadas de novillos me cercan, toros de Basán me acosan. 14 Abren sus fauces contra mí cual león que ruge y despedaza. Salmo 22: 15 Me diluyo como el agua, mis huesos se desencajan, mi corazón como cera, se derrite en mis entrañas; ¡Dios mío!, ¡Dios mío! 16 está agostada mi fuerza como la tierra seca, mi lengua está pegada al paladar; tú me hundes en el polvo de la muerte ¿Por qué me has 17 Me acorralan jaurías, hordas de criminales me asedian, como un león asedian mis manos y mis pies. abandonado? 18 Puedo contar todos mis huesos. Ellos me miran, se fijan en mí, 19 se reparten mis ropas, echan a suertes mis vestiduras. 20 Pero tú, Señor, no te alejes, fuerza mía, date prisa en ayudarme. 21 Libra mi ser de la espada, mi vida de las dentelladas del perro. 22 Sálvame de las fauces del león, protégeme de los cuernos del búfalo. 23 Yo proclamaré tu nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea. 24 Los que veneráis al Señor, alabadlo vosotros, estirpe de Jacob, honradlo, vosotros estirpe de Israel, respetadlo. 25 Porque no despreció ni rechazó el dolor del afligido; no le ocultó su rostro, sino que lo escuchó cuando El color amarillo en letras o de fondo clamaba. indica texto de la catequesis. 26 De ti nace mi alabanza en la gran asamblea; delante de sus fieles cumpliré mis votos. http://www.vatican.va/holy_father/benedi 27 Los necesitados comerán hasta saciarse, alabarán al Señor los que le buscan. ct_xvi/audiences/2011/index_sp.htm ¡Que todos vosotros viváis por siempre! Adaptación a diapositivas, mayo 2012. 28 Recordarán al Señor y volverán hacia él desde todos los confines de la tierra; se postrarán ante ti todas Emilio Perucha Herranz las naciones. 29 Porque del Señor es la realeza, él domina a las naciones. 30 Ante el Señor se postrarán los que descansan en la tierra, se arrodillarán los que bajan al polvo, los que no pueden preservar su vida. 31 La posteridad ha de servirlo, por siempre será proclamado el Señor. 32 Se anunciarán sus acciones salvíficas al pueblo que va a nacer: esto es lo que hizo el Señor. Biblia traducción interconfesional (BTI) , varios editores. Madrid 2008.
  • 2. Queridos hermanos y hermanas: En la catequesis de hoy quiero afrontar un Salmo con fuertes implicaciones cristológicas, que continuamente aparece en los relatos de la pasión de Jesús, con su doble dimensión de humillación y de gloria, de muerte y de vida. Es el Salmo 22, según la tradición judía, 21 según la tradición greco-latina, una oración triste y conmovedora, de una profundidad humana y una riqueza teológica que hacen que sea uno de los Salmos más rezados y estudiados de todo el Salterio. Se trata de una larga composición poética, y nosotros nos detendremos en particular en la primera parte, centrada en el lamento, para profundizar algunas dimensiones significativas de la oración de súplica a Dios. Catecismo de la Iglesia Católica, artículo 2629: El vocabulario neotestamentario sobre la oración de súplica está lleno de matices: pedir, reclamar, llamar con insistencia, invocar, clamar, gritar, e incluso "luchar en la oración“ (cf Rm 15, 30; Col 4, 12). Pero su forma más habitual, por ser la más espontánea, es la petición… “Si no veis prodigios y signos, no creéis.” (Jn 4,48) El funcionario real parece no creer que Jesús tenga el poder de resucitar a los muertos. “¡Baja antes que no muera mi hijo!” (Jn 4,49).
  • 3. Este Salmo presenta la figura de un inocente perseguido y circundado por los adversarios que quieren su muerte; y él recurre a Dios en un lamento doloroso que, en la certeza de la fe, se abre misteriosamente a la alabanza. En su oración se alternan la realidad angustiosa del presente y la memoria consoladora del pasado, en una sufrida toma de conciencia de la propia situación desesperada que, sin embargo, no quiere renunciar a la esperanza. Su grito inicial es un llamamiento dirigido a un Dios que parece lejano, que no responde y parece haberlo abandonado: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? A pesar de mis gritos, mi oración no te alcanza. Dios mío, de día te grito, y no me respondes; de noche, y no me haces caso» (vv. 2-3).
  • 4. Dios calla, y este silencio lacera el ánimo del orante, que llama incesantemente, pero sin encontrar respuesta. Los días y las noches se suceden en una búsqueda incansable de una palabra, de una ayuda que no llega; Dios parece tan distante, olvidadizo, tan ausente. La oración pide escucha y respuesta, solicita un contacto, busca una relación que pueda dar consuelo y salvación. Pero si Dios no responde, el grito de ayuda se pierde en el vacío y la soledad llega a ser insostenible. Sin embargo, el orante de nuestro Salmo tres veces, en su grito, llama al Señor «mi» Dios, en un extremo acto de confianza y de fe. No obstante toda apariencia, el salmista no puede creer que el vínculo con el Señor se haya interrumpido totalmente; y mientras pregunta el por qué de un supuesto abandono incomprensible, afirma que «su» Dios no lo puede abandonar Y cuando vio Saúl el campo de los Filisteos, temió, … Y consultó Saúl á Jehová; pero Jehová no le respondió, ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas… Saúl dijo á sus criados: Buscadme una mujer pitonisa... hay una en Endor La mujer dijo: … Un hombre anciano viene, cubierto de un manto. Saúl entonces entendió que era Samuel, …. Samuel dijo: ¿Y para qué me preguntas á mí, habiéndose apartado de ti Jehová, y es tu enemigo? Jehová pues ha hecho como habló por medio de mí; pues ha cortado Jehová el reino de tu mano, y lo ha dado á tu compañero David…Samuel 28:5-29.
  • 5. Como es sabido, el grito inicial del Salmo, «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?», es citado por los evangelios de san Mateo y de san Marcos como el grito lanzado por Jesús moribundo en la cruz (cf. Mt 27, 46; Mc 15, 34). Ello expresa toda la desolación del Mesías, Hijo de Dios, que está afrontando el drama de la muerte, una realidad totalmente contrapuesta al Señor de la vida. Abandonado por casi todos los suyos, traicionado y negado por los discípulos, circundado por quien lo insulta, Jesús está bajo el peso aplastante de una misión que debe pasar por la humillación y la aniquilación. Por ello grita al Padre, y su sufrimiento asume las sufridas palabras del Salmo.
  • 6. Pero su grito no es un grito desesperado, como no lo era el grito del salmista, en cuya súplica recorre un camino atormentado, desembocando al final en una perspectiva de alabanza, en la confianza de la victoria divina. Puesto que en la costumbre judía citar el comienzo de un Salmo implicaba una referencia a todo el poema, la oración desgarradora de Jesús, incluso manteniendo su tono de sufrimiento indecible, se abre a la certeza de la gloria. «¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?», dirá el Resucitado a los discípulos de Emaús (Lc 24, 26). En su Pasión, en obediencia al Padre, el Señor Jesús pasa por el abandono y la muerte para alcanzar la vida y donarla a todos los creyentes.
  • 7. A este grito inicial de súplica, en nuestro Salmo 22, responde, en doloroso contraste, el recuerdo del pasado: «En ti confiaban nuestros padres, confiaban, y los ponías a salvo; a ti gritaban, y quedaban libres, en ti confiaban, y no los defraudaste» (vv. 5-6). Aquel Dios que al salmista parece hoy tan lejano, es, sin embargo, el Señor misericordioso que Israel siempre experimentó en su historia. Éxodo 17, 1-7. En Refidín el pueblo no Números 11, 4-34 El pueblo, 600.000 Éxodo 16, 2-4 En el desierto de Sin la tenía agua para beber, se enfrentó a Hombres, se quejó, ¿Quién nos comunidad empezó a protestar… y Moisés… el Señor respondió…Yo proporcionará carne para comer?...el comíamos pan hasta estaré contigo allí, junto a la peña de Señor dijo ¿Es que tiene un límite el hartarnos…Entonces el Señor dijo a Horeb, golpearás la peña y de ella poder del Señor?...un viento trajo Moisés: Yo haré caer pan del cielo… manará agua para que el pueblo beba… codornices del mar…
  • 8. El pueblo al cual pertenece el orante fue objeto del amor de Dios y puede testimoniar su fidelidad. Comenzando por los patriarcas, luego en Egipto y en la larga peregrinación por el desierto, en la permanencia en la tierra prometida en contacto con poblaciones agresivas y enemigas, hasta la oscuridad del exilio, toda la historia bíblica fue una historia de clamores de ayuda por parte del pueblo y de respuestas salvíficas por parte de Dios Arca Alianza y conquista Josué 4, 14-17 El paso milagroso del río Jordán con el Arca de la Jericó. Josué 6. Alianza, Museo del Prado.
  • 9. Y el salmista hace referencia a la fe inquebrantable de sus padres, que «confiaron» —por tres veces se repite esta palabra— sin quedar nunca decepcionados. Ahora, sin embargo, parece que esta cadena de invocaciones confiadas y respuestas divinas se haya interrumpido; la situación del salmista parece desmentir toda la historia de la salvación, haciendo todavía más dolorosa la realidad presente
  • 10. Pero Dios no se puede retractar, y es entonces que la oración vuelve a describir la triste situación del orante, para inducir al Señor a tener piedad e intervenir, come siempre había hecho en el pasado. El salmista se define «gusano, no un hombre, vergüenza de la gente, desprecio del pueblo» (v. 7), se burlan, se mofan de él (cf. v. 8), y herido precisamente en la fe: «Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre si tanto lo quiere» (v. 9), dicen.
  • 11. Bajo los golpes socarrones de la ironía y del desprecio, parece que el perseguido casi pierde los propios rasgos humanos, como el siervo sufriente esbozado en el Libro de Isaías (cf. Is 52, 14; 53, 2b-3). Y como el justo oprimido del Libro de la Sabiduría (cf. 2, 12-20), como Jesús en el Calvario (cf. Mt 27, 39- 43), el salmista ve puesta en tela de juicio la relación con su Señor, con relieve cruel y sarcástico de aquello que lo está haciendo sufrir: el silencio de Dios, su ausencia aparente. Sin embargo, Dios ha estado presente en la existencia del orante con una cercanía y una ternura incuestionables
  • 12. El salmista recuerda al Señor: «Tú eres quien me sacó del vientre, me tenías confiado en los pechos de mi madre; desde el seno pasé a tus manos» (vv. 10-11a). El Señor es el Dios de la vida, que hace nacer y acoge al neonato, y lo cuida con afecto de padre. Y si antes se había hecho memoria de la fidelidad de Dios en la historia del pueblo, ahora el orante evoca de nuevo la propia historia personal de relación con el Señor, remontándose al momento particularmente significativo del comienzo de su vida. Y ahí, no obstante la desolación del presente, el salmista reconoce una cercanía y un amor divinos tan radicales que puede ahora exclamar, en una confesión llena de fe y generadora de esperanza: «desde el vientre materno tú eres mi Dios» (v. 11b).
  • 13. El lamento se convierte ahora en súplica afligida: «No te quedes lejos, que el peligro está cerca y nadie me socorre» (v. 12). La única cercanía que percibe el salmista y que le asusta es la de los enemigos. Por lo tanto, es necesario que Dios se haga cercano y lo socorra, porque los enemigos circundan al orante, lo acorralan, y son como toros poderosos, como leones que abren de par en par la boca para rugir y devorar (cf. vv. 13-14). La angustia altera la percepción del peligro, agrandándolo. Los adversarios se presentan invencibles, se han convertido en animales feroces y peligrosísimos, mientras que el salmista es como un pequeño gusano, impotente, sin defensa alguna Pero estas imágenes usadas en el Salmo sirven también para decir que cuando el hombre se hace brutal y agrede al hermano, algo de animalesco toma la delantera en él, parece perder toda apariencia humana; la violencia siempre tiene en sí algo de bestial y sólo la intervención salvífica de Dios puede restituir al hombre su humanidad.
  • 14. Ahora, para el salmista, objeto de una agresión tan feroz, parece que ya no hay salvación, y la muerte empieza a posesionarse de él: «Estoy como agua derramada, tengo los huesos descoyuntados [...] mi garganta está seca como una teja, la lengua se me pega al paladar [...] se reparten mi ropa, echan a suerte mi túnica» (vv. 15.16.19). Con imágenes dramáticas, que volvemos a encontrar en los relatos de la pasión de Cristo, se describe el desmoronamiento del cuerpo del condenado, la aridez insoportable que atormenta al moribundo y que encuentra eco en la petición de Jesús «Tengo sed» (cf. Jn 19, 28), para llegar al gesto definitivo de los verdugos que, como los soldados al pie de la cruz, se repartían las vestiduras de la víctima, considerada ya muerta (cf. Mt 27, 35; Mc 15, 24; Lc 23, 34; Jn 19, 23- 24).
  • 15. He aquí entonces, imperiosa, de nuevo la petición de ayuda: «Pero tú, Señor, no te quedes lejos; fuerza mía, ven corriendo a ayudarme [...] Sálvame» (vv. 20.22a). Este es un grito que abre los cielos, porque proclama una fe, una certeza que va más allá de toda duda, de toda oscuridad y de toda desolación. Y el lamento se transforma, deja lugar a la alabanza en la acogida de la salvación: «Tú me has dado respuesta. Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré» (vv. 22c-23). De esta forma, el Salmo se abre a la acción de gracias, al gran himno final que implica a todo el pueblo, los fieles del Señor, la asamblea litúrgica, las generaciones futuras (cf. vv. 24-32). El Señor acudió en su ayuda, salvó al pobre y le mostró su rostro de misericordia. Lucas 1, 5-25; 57-58 Zacarías e Isabel, los dos eran justos ante Dios…no tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos de avanzada edad…no temas, Zacarías, tu petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará un hijo…Se le cumplió a Isabel el tiempo de dar a luz y tuvo un hijo. Oyeron sus vecinos y parientes que el Señor le había hecho gran misericordia y se congratulaban con ella.
  • 16. Muerte y vida se entrecruzaron en un misterio inseparable, y la vida ha triunfado, el Dios de la salvación se mostró Señor invencible, que todos los confines de la tierra celebrarán y ante el cual se postrarán todas las familias de los pueblos. Es la victoria de la fe, que puede transformar la muerte en don de la vida, el abismo del dolor en fuente de esperanza. “Fuente mística". Se trata de una extrapolación del tema de "Cristo varón de dolores", tema que desde el siglo XV es habitual situar en el espacio central de la predela como símbolo eucarístico. La representación de Cristo como fuente tiene un fundamento místico al asociar la sangre que mana del cuerpo de Cristo con el agua de la vida, tal como refiere el texto del Apocalipsis 21, 6: ¡Ya está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al sediento le daré a beber gratis del manantial del agua de la vida. Así, esa agua de la vida se identifica con la sangre de Cristo, que es a su vez símbolo de la Eucaristía.
  • 17. Hermanos y hermanas queridísimos, este Salmo nos ha llevado al Gólgota, a los pies de la cruz de Jesús, para revivir su pasión y compartir la alegría fecunda de la resurrección. Dejémonos, por tanto, invadir por la luz del misterio pascual incluso en la aparente ausencia de Dios, también en el silencio de Dios, y, como los discípulos de Emaús, aprendamos a discernir la realidad verdadera más allá de las apariencias, reconociendo el camino de la exaltación precisamente en la humillación, y la manifestación plena de la vida en la muerte, en la cruz. De este modo, volviendo a poner toda nuestra confianza y nuestra esperanza en Dios Padre, en el momento de la angustia también nosotros le podremos rezar con fe, y nuestro grito de ayuda se transformará en canto de alabanza. Gracias
  • 18. Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los oficiales de la Policía Nacional, de Colombia, al grupo de la Academia de Carabineros, de Chile, a los alumnos y profesores del Bachillerato Humanista Moderno de Salta, Argentina, así como a los demás fieles venidos de España, México, Venezuela y otros países latinoamericanos. Dejémonos invadir por la luz del misterio pascual y, como los discípulos de Emaús, aprendamos a discernir la realidad más allá de las apariencias, reconociendo en la cruz la manifestación plena de la vida. Muchas gracias