nos

¿szíréíézsïzz? 

 

A

 

ADVERTENCÍ

    
 

 

fifiwfifiïfi%fiïfifi ÉE
Eflfi Éfifi EEMER

Íñigo MÉNDEZ DE nao

“hHistmia, énmbd...
“coser las dos Europas”
en la afortunada expre-
sión de Getemek,  es
también una excelente

ADVERTENClASD

“Ese ‘coser las...
29€

ADVERTENCIAS

 

posición de quien lo so-
licite a traves de Inter-
nel- y participación de
la sociedad dvil.  Pero n...
Éüfi

ADVEFITENClASD

 

“la Convención debe estrtdiar

Europeo,  al Consejo de
Asuntos Generales y a
las formaciones secto...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Advertencias de lo por venir Iñigo Mendez de vigo 2001

1.344 visualizaciones

Publicado el

Advertencias de lo por venir Iñigo Mendez de vigo 2001

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.344
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
594
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Advertencias de lo por venir Iñigo Mendez de vigo 2001

  1. 1. nos ¿szíréíézsïzz? A ADVERTENCÍ fifiwfifiïfi%fiïfifi ÉE Eflfi Éfifi EEMER Íñigo MÉNDEZ DE nao “hHistmia, énmbd¿lalmzpa, d:póiitudelmuf1bruLkW€”dfb ¡zamdgqnnplaywísodzloprzrmte, aabntemwdehpormif‘ï UANDO España asuma el próximo mes de enero la Presidencia de la Unión Europea, lo hmï cn un momento dave de su de- sarrollo constitucional, uno de esos tiempos-eje de los que ha- blaba Karl Jaspers. Si se contempla la historia con la perspectiva que dan los años, la distancia que media entre aquellas naciones devastada; por los efectos de las dos Guerras mundiales y la Unión Europea de nuestros dias es sideril. y nadie puede seriamente poner en duda los innumerables logros en ténninos de paz, pros- peridad y defensa de un sistema de libertades alcanzados en las Iiltzimas cinco décadas. Pero, aún reconociendo esos logros, también es cier- ro que un malestar parece atenuar todo aque- llo que tenga que ver con la Unión. Esa patología se manifiesta a través de, al octnuums / Invlnmv. 2001-02 Magna a. Cervantes menos, m5 sintomas. Por un lado, un aparente de- sinterés hacia la proble- mática europea. Puesto que los beneficios que re- porta la Unión Europea son universales, sólo reac- eionamas cuando nos senti- mos directamente perjudicados por alguna acción imputable a la Union. En el testo de las situaciones somos lo que en alguna otra ocasión he denominado “europeos sin saberlo". Existe, en segundo lugar, una dsconfianza hacia las decisiones adoptadas en la Unión. Nace de la dificultad en explicar o compren- der quién ejerce las competencias en el seno de la Unión y quien se ocupa de su aplicación. Asimismo contribuye a ese sentimiento la arro- gancia de quienes mantienen que los asuntos europeos están reservados a los expertos o en- PRESIDENCIA tendidos en la materia y practican una suerte de despotismo ilustrado. Finalmente, acrecien- ta esa sensación la táctica utilizada por los gn- biernos nacionales, consistente en apuntarse to dos los éxitos y achacar a ese nebulosa ente denominado Bnisdas todos los fracasos o la responsabilidad última de cualquier perjuicio. El tercer elemento de esta patología es la duda. Su origen hunde sus raíces en la insegu- ridad. En la pasada “démda prodigiosa", que comenzó con la caida del Muro de Berlin, la Unión abandonó el monopolio de la caida eco- nómim pam adentrarse en el terreno de la po- lílim. Si m 1984 los mtoncts rjez ütados miem- bros de la Unión Europa fueron incapaces de condenar el den-iba de un avión de pasajeros de las lineas aéreas surcoreanas por dos Mig soviéticos, los avances de mtos últimos tiempos son innepblex Baste con recordar el papel del Alto Representante de la Unión Europea en Macedonia o en Oriente Próximo o la (in-ne posición de la Unión Europea en la Conferen- cia de Durban u su defensa dd Protocolo de Kyoto. Otro tanto puede afirmarse de la política de defensa. Precisamente fue el fracaso de la constitucion de una Comunidad Europea de Defensa en 1954» lo que obligó a reto- mar la construccion europea a través de la vía económica. Aqui también los progresos, que van desde la cre- ación del Eurocorps hasta la constitución “Puesta que los beneficios que reporta la Unión Europea som universales, sóla reacciananws cuando nos serttimas directamente perjudicados por alguna acción imputable a la Unión. En el resto de las situaciones somos lu que en alguna otra evasión he denominado ESPAÑOLA DE LA UE de una Fuerza de Intervención Rápida, son innegables. Igualmente en los asuntos de justicia e in- terior, residenciados al menos desde Bodino en el corazón de la soberanía estatal, se han pro- ducido avances muy significativos. La desapa- rición de una institución tan anclada en nues- tras tradiciones nacionales como el derecho de asilo o la sustitución de la extradición por la euro-orden de busm y captura ponen de ma- nifiesto cuanto afirmo. Pen) todos estos avances han generado tam- bién el rechazo de quienes se siguen aferran- do a visiones uasnochadas de la soberanía na- cional y creen percibir en cualquier avance de la construcción europea conspiraciones ma- quiavélicas para crear un fantasmagorico su- per-estado europeo y dejar sin contenido a los viejos w queridor Estados nacionales. La próxima puesta en circulación del euro ha acrecentado esos temores. Junto a un re- chazo que denominan’ ideológico, el euro pro- voca mcelos entre amplias capas de la pobla- ción y singularmente entre gente mayor, rea- cia a un cambio brusco cn algo tan consus- tancial a los aconteceres cotidianos como la moneda. Un último factor que alimenta la duda es la ampliación. Nadie discute que la ampliación dc la Unión Europea a los paises sometidos du- rante cuatro décadas a un régimen totali- tario es un imperati- vo de la justicia. Ese ‘europeos sin saberlo’. ” (anti-mmm / Invierno‘ 21mm Eáfifi
  2. 2. “coser las dos Europas” en la afortunada expre- sión de Getemek, es también una excelente ADVERTENClASD “Ese ‘coser las dos Europus’ en la afortunado expresión de Geremek, es también una excelente ocasión para garantizar la paz, consolidar E L0 POR VENIR han tendrá repercusio- nes muy acusadas para la Unión Europea. De hecho, la reacción de ocasión parar garantizar [as ¡‘nsfimciones denwaáfiaasy sus instinniones fire in- l‘ Paz’ wnsdidz‘ l” in” extender la prosperidad y el ¡"diam El P“]2'm' tituciones democráticas , st r ” to Europeo fire mmm- brene a . y extender la prosperi- dad y el bienestar. Hasta aqui la teoría, Cuando se trata de po- ner manos a la obra, aparecen dilicultadu y mczquinclacles de todo tipo. Ikea actitud es es- pecialmente visible cuando se discute el presu- puesto de la Unión Eirmpea. Todo el mundo está de acuerdo en afirmar que la ampliación requerirá sacrificios financieros, pero cuando se trata clc fonnalizarlos a naves de contribucio- nes presupuestarias las actitudes son negativas. Este ambiente caracterizado por las cres “d” desinterés, decepción y duda- tiene su refle- jo en el ámbito de la política. El eje franco-ale- mán, cn torno al cual giró la construcción eu- ropea en las últimas décadas, sólo existe en cl recuerdo. En una Unión compuesta por quin- ce Estados miembros, la ambición global se ha difurrtinado en beneficio de los intereses na- cionales. La deriva de lo comunitario hacia lo intergubemamcntal ha tenido consecuencias negativas: su último exponente es el Tratado de Niza, cuya ratificación se encuentra parali- zada tras la victoria del no en el referéndum celebrado en Irlanda. Este era el panorama, no precisamente op- timisla, por el que discurrian los avatares euro- peos cuando se produjo el auque terrorista con- u-a Estados Unidas. La legitima respuesta de la coalición intemacional contra el régimen Eli- Üohfluno 1 Inviamu. mame cado en menos de vein- ticuairo horas para con- denar los atentados, solidarizarse con Estados Unidos y lana: una advertencia: ojo con con- fundirse de enemigo. Hay que combatir al lo- rrarisrno pero hay que evitar la criminaliución dc religvnes o de dudadanos. También-i el Con- sejo Etrmpeo se apresuró a tornar medidas con- uttasmelámbitopoliticoycoonómico. Elapo- yo a Estados Unidos y a Naciones Unidas, la en la Coalition internacional con- tn el regimen talibán o la congelación de cuen- cas corrientes ligadas a organizaciones terroris- tas son ejemplos de cuanto digo. Pero además, los criminales atentados de Nueva York y Washington han acreccntado el sentimiento de identificación con la Unión. Ello ha permitido la adopáón en tiempo ré- cord de decisiones que, sin el empuje de la ne- cesidad, se hubieran agosmdo en un largo le- targo. Señalaré dos ejemplos. Como prólogo de la euro-orden de busca y capnn-a, preco- nizada por la Comisión Europea y el Parla- mento Europeo, España y Francia acaban de concluir un acuerdo bilateral para la entrega inmediata de terroristas reclamados por lajus- cicia. Sus efectos se despliegan en cuatro di- recciones: el traslado temporal d: terroristas encarcelados en Francia para ser procesados un España; la entrega del terrorista a las au- toridades judiciales del pais donde esté recla- mado por el delito de mayor pena; la creación de equipos de inteligencia comunes entre las policias de ambos paises y la remisión inme- diata de copias de la documentación incauta- da. Creo que la entrada en vigor de estas cua- tro medidas va a suponer el mayor avance en la lucha terrorista de los últimos treinta años. El segundo ejemplo se centra en el ámbito de la seguridad y defensa. Un ambicioso proyec- to de la Unión, 1a Fuerza de Intervención Ra- pida compuesta por 60.000 soldados, debia entra en acción en el año 2003. El acelcrón de la histeria también le lia afectado y su pum- ta en funcionamiento ha sido adelanmda a fi- nalm del año en el curso. Este es el escenario europeo cuando nues- cm pais se prepara para asumir la Presidencia de 1a Unión Europea. Por las razones antedi- chas, me parece un gran acierto el slogan es- cogido “más Europa” que reveL-i de forma ni- tida la apuesta europea del gobiemo y de la sociedad española. Más Europa Uno de los asuntos dave de esta Prmiden- cia, tan ambiciosa en actos y en resultados, consistirá en la pre- panción y lanza- miento dc la Con- vcnción encargada de preparar la Confe- mental del 2004-. Cuando concluyó la negociación de Niza, "Como prólogo de la euro-orden de busca y captura, preconizudu por la Comisión Europea y el Parlamento “¡"53 ¡"Wgubfina- Europeo, España y Francia acaban de concluir un acuerdo bilateral para la entrega inmediata de tenor-islas los propiosjcles dc Estado y de Gobierno eran conscientes de la inoperancia del método di- plomático clásico para seguir modificando los Tratados. De ahl la llamada a un gran deba- te público sobre el futuro de la Unión Euro- pea, recogida en el Declaración 23 anexa al Tratado. Nuestro país fue pionero en la orga- nización d "cho debate público con la crea- ción, por irticiativa del Prendente del Gobier- no, de un Consejo encargado de organizar y animar dicho debate, cuya presidencia fue en- comandada a Álvaro Rodriguez-Bereijo. Para el Parlamento Europeo esc debate con la sociedad civil es muy necesario pero no sufi- ciente. En opinión de la Camara de Estras- burgo, los input: de ese debate debian ser ela- borados y debatidos por un órgano ani-Im. Ha- bía un precedente exitoso, la Convención que durante el año 2000 habia redactado la Car- ra de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, proclamada por las tres instituciones de Ia Unión durante el Consejo Europeo de Niza. Este modelo de la Convención presenta la. novedad de incorporar en su composición a los representantes personales de los jefes de Go- biemo, a diputados europeos, diputados na- cionales y a la Comisión. Además de la lirsión de diferentes legiti- midades en su com- posición, el método de la Convención aporta publicidad y transparencia -las reuniones son públi- cas, toda la docu- mentación esta’ a dis- reclamados por la justicia. ” (amount: ¡ Invierno. anar-uz Efiáü
  3. 3. 29€ ADVERTENCIAS posición de quien lo so- licite a traves de Inter- nel- y participación de la sociedad dvil. Pero no basta la convocatoria de una Convention, algo descartado en principio E LO POR VENIR “Un ambicioso proyecto de la Unión, la Fuerza de Intervención Rápida comprarla por 60.000 soldados, debía entrar en acción en el año 200.7. El acelerón dela historia tambien le ha afictado y padón de los paisa can- didatos como observa- dores eu la Convención, lo que requerirá un au- mentn del número de di- putados europeos para mantener la proporción por losjefes de Gobier- ¿“puesta mfimcíonamienta ha con las otras parts com. no pero que, en rJ mo- ndo adelantada. ” Femme; Finaknenm, mento de redactar estas lineas parece una ¡dm ganadora. Para que pue- da tener ¿tiro en su tarea, la Convención de- berá observar, en mi opinion, las reglas que se exponen a continuacion; - En cuanto a su composición debe garan- tizarse el equilibrio entre las cuado partes corn- ponentes. La proporción en la Convención que elaboró la Carta de los Derechos Fundamen- tales (un representante personal de cada jefe de Gobiemo, dieciséis dipu- tados europeos, treinta di- putados nacionales y un re- prcsentante de la Comisión) me parece la adecuada. A éstos habria que sumar los representantes de los pai ses candidatos, tanto a es- cala gubemamental cono parlamentario. No tiene lógica alguna organizar un gran debate en como a Europa y excluir del mismo a quienes dentro de pocos años serán miembros de pleno de- recho de la Unión. Por ello, defiendo la partici- abogo por la presencia de dos representantes del Comité de las Re- gianes y du Comité Económico y SodaL ór- ganos de la Unión Ernopa y vehiculos de trans- misión de las aspiraáones de los entes tenim- r-ialcs y de la representadóu de interesa - Por lo que nspeeta al mandato de la Con- vendón, la Declaradónifl, antes mencionada, induia cuatro temas: distribucion de compe- tencia: entre la Unión Europea y los Esmdos miembros, estatuto de la Carta de los Dere- chos Fundamentales de la Unión Europea, simplificación de los Tratados y el papel de los Parlamen- tos naciona- ' les en la arquitccnrra europea. Pero también - nrencionaba una referencia a la posibilidad de . que arms temas pudieran ser igualmente ob- eto del mandato, A mi modo de ver, debe ser la (Ionvurción quien, sobre la base del texto de la Declaración 23, defina sus prioridades. Creo que, tras los actos criminales del ll de septiembre, debemos tomar buena nota de las aspiraciones de nuestros conciudadanos. la Convención debe interrogarse sobre los obje- tivos de una Unión ampliada, sobre como de- be ser la Europa del mañana. En mi opinión, su progreso, seguridad y bienestar, así como la afirmación del papel de la Unión en el mun- do edge: a) El establecimiento de una politica exte- rior, de seguridad y de defensa que compren- da la definición de los principios y las orienta- ciones generales de la PESC y de la defensa común. b) la incorporación de la PESC al pilar co- munitario reuniendo, en el marco de un úni- co capitulo, todas las disposiciones relaciona- da con los diferentes aspecms de la polin- ca exterior. c) La consolida- ción, en el Tratado CE, de los derechos fundamentales (con- sagrados en el artí- culo 6 del Tratado UE y en la Carta de los Derechos Funda- mentales de la UE), de los deredros de los ciudadanos y de to- ü-Influno / Inner». 2001-02 “Parla que respecta al mandato de la Convención, la Declaración 23, antes merwianada, incluía cuatro temas: distribución ¿le conrpetencias entre la Unión Europea y los Estados miembros, estatuto de la Carta de las Derechos Fundamentales de la Unión Europea, simplificación de los Tratados y el papel de los Parlamentos nacionales en la arquitedura europea. ” das las demás disposidones relacionadas di- ‘ recta o indirectamente con la action de las ins- tituciones europeas en favor de las personas co- mo poseedores de un derecho fundamental. d) El establecimiento de una politica común policial, judicial y penal y, en particular. » la firsión, cn el marco comunitario, de la cooperación judicial y policial en materia pe- nal, y la cooperación judicial en materia civil y las medidas relacionadas con la circulación de las personas; - cl reconocimiento de Ia plena. jurisdicción del Tribunal dejusticía sobre todas las medi- das relacionadas con la realizadón del Espa- cio de Libertad, Seguridad yjusúcia; - la modificación del fundamento jurídico de Europol y su integración en el marco insti- tutional de la Unión; - la creacion d: una Fiscalia europea fa- cultada para acciones, en particular, en el ámbito de la defensa de los intereses finan- cieros de la Comunidad; ' Asimismo, la Convención debe estudiar determinados aspectos de la reforma institu- cional no abordados o no resueltos en el Tra- tado de Niza y que re- sultan indispensables para un funciona- miento más democrá- rico y eficaz de las ins- tituciones dc la Unión, como son: a) La puesta al día de las firndorres que co- rresjronden al Consejo Üolnduno / Invierno. 2001-02 kk?
  4. 4. Éüfi ADVEFITENClASD “la Convención debe estrtdiar Europeo, al Consejo de Asuntos Generales y a las formaciones secto- riales del Consejo. b) El sistema de de- signación de las presi- dencias del Consejo Eu- ropeo, del Consejo de Asuntos Generales y de los Consejos sectoria- les, con objeto de asegurar la continuidad de la acción de la. Presidencia, por una parte, y la participación de los Estados miembros, por otra, en una Unión en que ¿sms serán, a car- ta plazo, veinticinco n más. c) la simplificación de los procedimientos legislativos, sobre la base de que el principio general en materia legislativa debe ser el voto por mayoria cualificada en el Consejo y la co— dedsión con el Parlamento Europeo. d) La plena participacion del Parlamento Europeo en la politica comercial común, en las relaciones economicas exteriores y en la pues- ta en marcha y desarrolla de las Cooperado- nes rcforzadas. e) La designación de los miembros del Tri- bunal de Justicia y del Tribunal de Primera Instancia por mayoría cualificada y con dicta- men conforme del Parlamento Europeo. - Por lo que respecta al calendario, la Con- vención deberá comenzar sus trabajos bajo Presidencia española durante el primer tri- mestre del año 2002, condnuándolos bajo Pre- sidencia danesa y ooncluyéndolos bajo la Pre- sidencia griega un año después. La Confe- rencia intergubematnental siguiente deberia ser corta -el trabajo realizado por Ia Con- Üolnuuno / Irwiemo. zum-uz determinadas uwectos de la reforma institucional no abordados o no resueltos en el Tratado de Niza y que resultan indispensables para un fimcionamiento más democrático}! eficaz de las instituciones de la Unión. ” vención deberia alla- nar los obstáculor y concluir sus trabajos han Presidencia ita- liana a finales el año 2003, de forma que sus nsultados sun ob- jeto de un gran de- bate público con mo- tivo de las elecciones europeas que se celebrarán en el año 2004. t Por 1o que respecta al metodo de la Con- vención, el esquema debe ser análogo al utili- zado con ocasión de la redacción de la Cana de los Derechos Fundamentalu de la Unión Europea. El olajctivo debe ser la búsqueda del consenso entre las cuatro partes componentes (Gobiernos, Parlamento Europeo, Parlamentos nacionales y la Comisión) tanto hacia el inte- rior oomo entre mos ntisrnos. La experiencia de la Carta Consenso no supone la unanimidad sino el apoyo mayoritario a una propuesta global. A estos efectos, la experiencia de la Carta es re- vdadora. En la Delegación del Parlamento Eu- ropeo, que tuve el honor de pruidir, llevamos a cabo un largo debate que oonduyó con una votación para calibrar la existencia o no de un consenso suficiente en la Delegación en tomo al texto redactado por la Presidencia. De sus dieciséis componentes, crece manifestaron su adhesión y solo cres se opusieron al consenso. Similar resultado sc obtuvo en los otros com- ponents, por lo que el texto, asl consensuado, fue remitido solemnemente al Consejo Euro- PRESIDENCIA peo dd 2 de octubre de 2000. Este método, . que busca la obtención de resultados a través ‘ del consenso, es un ingedicnte capital para el éxito de la Convention. Por ello, quiero lla- mar la atención sobre el riesgo de desnatura- lizar la Convención a través de la sustitución del consenso por el sistema de opciones. Si se adopta esta fórmula, se elimina la necesidad de lograr acuerdos, porque si todas las accio- nes son legítimas pocos serán los intentos pa- ’ m aproximar posiciones. Esta formula de opciones, en lugar de con- senso, es defendida por algunos gobiernos que rechazan la posibilidad de que la Convendón logre un acuerdo sobre un único texto, por su deseo de tener las manos libres a la hora de tomar las decisiones en la Conferencia Inter- gubernamental. Pero se equivocan Este siste- ma de opciones en una Convención con ma- yoria parlamentaria conducida, de forma ine- xorable, a una dinámica de votaciones con ob- jeto de legitimar más a unas opciones que a otras, algo que evitamos cuidadosamente en Ia Convención que elaboró la Carta de los De- rechos Fundamentales precisamente para no ESPAÑOLA DE LA UE aislar a los representantes gubemarnentales. Ello puede llevar al respaldo, a través del vo- to, de opciones en las que no estén suficiente- mente representados los Gobiemos, Si eso es asi, y éstos en consecuencia utilizan el derecho de veto en la CIG pam rechazar las opciones mayoritarias resultantes de la Convención, la crisis está servida. La observancia de estas reglas de conduc- ta me parece de capital importancia si quere- mos que la reforma dc la Unión sea un exito. Yo soy optimista. La ltistntia demuestra cómo los grandes avances en la construcción euro- pea se han realizado como respuesta a una cri- sis. Asi sucedió en 1956, cuando la nacionali- zación dcl Canal dc Suez propició el Tratado CEE o con el relanzamiento del mercado in- terior común tras la recesión económica deri- vada del alza de los precios del petróleo. Tras el ll de septiembre, los europeos sentimos la necesidad de “más Europa”. Por eso hay que ponerse manos a la obra para sustituir cl dc- sinterés, la desconfianza y la duda por la 5- peranu. Que por cierto, empieza por “e", lo mismo que España. Íñigo MÉNDEZ DE VIGO (‘rumano z Invierno. zum-oz Efiéfi

×