i

 

 

LA CONCERTACIÓN Y Los AGENTES
  . .  SOCIALES EN ESPANA

 

“En Ii¡ década de los noventa
d P " J'
mma c ¡ouçam! ...
lã

EUROPA

 

jas muuedas naciona-
les y la Convención
Europeu se aprcsm a
redactar un acto re-
fundador bajo el im-
puls...
í

? Em

 

EUROPA

 

tusinsmo se ha en-
friado en otros pai-
ses?  Manuel Gas-
tells ha sostcnido*
que los europeus des-...
Í
gana

ranma/ www"? 

tos muy positivo:  de
la  de mhuiún. 
En el momento de
nuesua adherión a las
Comunidades,  1a . m.
...
DEMOCRACIA

 
  
    
 

   

¡zzzzzz/ z/Ãy/ t/z/ ÃJ



"El euro ha sida una gran _Resta
por 6mm) con cx_ popular y aprese...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Mas europa, mas españa. Iñigo mendez de vigo 2002

1.393 visualizaciones

Publicado el

Mas europa, más españa

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.393
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
609
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Mas europa, mas españa. Iñigo mendez de vigo 2002

  1. 1. i LA CONCERTACIÓN Y Los AGENTES . . SOCIALES EN ESPANA “En Ii¡ década de los noventa d P " J' mma c ¡ouçam! 5°' hasta lu actualidad se ' Por recorrer m cl oom- uszste a un cial (Gobierno, CCOO. , CEOE y CEPYME, 9 de abril de 2001), orien- renacer de la concertucián bajo "Maluf 017mm), c"" u” maul"" acuerdos socioeconí» plejo y siempre con_ íliciívo âmbito dc los 12d , de ud ; as . . . _ _ _ mczmelxcíoflc°ê7ndel gradade tnstrtuczonaltzacsón, am InlCDs. ?em cs : l uni. «lentamente ntteruerwión del Estado 0° que puede condu- Pacm de Toledo, a la dtannlilunomásjus. dutación da Fundo dc J* mayo' espacio para Ia autonomia _o de m b. 35cm “Em m _ led¡ . ) yor lencsiar m a( co m¡ de 1°¡ “gates 504741953” y cohesiàn socialcs. cedeutes en codzacioncs Sociales provenientes de las ljquídacíoncs pre- supuesianas. Este acuerdo no fue suscrito por la central sindical UGT. Este es el panorama que presenta la mu. ccnauon social española hasta el' presente'. C13? esta que_ en la evoiuaóu que acaba de resenarsc no siempre fue posible, por unas u otras razoncs, alcanzar cl consenso dgseable_ En todo caso. todavia queda mucho camino _ Porque como : econo- cio expresamcnte el Presidente Ama¡ m c¡ duculso dc Clausura de] XIV Congrma del Par. “d” PWN” "E" Cl qnt, sorprendeniemzntn, no hubo uratamicnto alguna de la conoertzción sexual-fla; ri¡ los ügalllfjoahkxha n; iliviiujmo, mdwmoeylnpmmaüadqxudpa_ 'J "t4 _mmmh---J kl 1M” qu: ÍII ligamos Iiaciaidn. Rammnrdn abxrázula: j oprimido por m mmwad iíd país". i . Antonio CHOZAS BERMÚDEZ leopoldo Germano GoNzALgz Adolfo mANzo GONZALEZ ' La. : ccuuaiu indicate: UGT y ccoo. mnvoamn una Huel Gen ral a - - . lzrciinidadcl¡ dell¡ 5** ' Pá" ¡Qdeiumodczvtvmuwaa Pmpucn¡ e arm¡ Laboral przstmadz z los : gema soaalu_ menu, qu, c¡ comum 56h ICCPLI díscuiir punto por punto. @chama / vma, 2m: POLÍTICO I DEMOCRACIA Íñigo MÉNDEZ DE vma 7 MONTOJO "zílgurzor expaiíaler -ha estrito Salvador Gintr- ; rrefeiiríamos no : remo: oblígados a rejlexionar tan frecuentenzmie sobre nuestro lugar en Europa a, por lo mms, en los términos err que : alem: hacerlo, que Jon los de saber ri somar o no europeor del todo. Por ello noutra: rgiexiones m tomo a Europa, _ya desde la época de D. Francisco de Quevedo, no están libre: de una riem: _y hasta de inrertidumbre: zacislericialex, o como : e atostumbra a dzrir ahora, de idmtidad rio reruzlta. Para una Eimiizatíón de la envergadura de la Hispano] para una historia y im presente como los nuestm, sin los cuales Europa seririllomerite no . re explicaria, la rosa tiene aires de neurarteriia nacional. No sólo de irwágnita”. ella también de España; un momento histô» tico en el que bajo Ia Presidencia española de la Unión y cuando aún resucnan las conse- cuencias dc los atentados terroristas del 11 de septiembre, el cum ha suslituido a las ya vie- - IENE razón Salvador Giner. Pero ello no cs óbice para que todos imcntemos poner un poco dc luz y también de esperan» za cn un momento especialmente decisivo en la historia dc la consirucción europea y por ' “Rdleriiona sob! ! Eqnña". Fundador¡ Fotojovdlznos pan la Inu-invadiu¡ Social (Mudrid 2h00). @B5 üuinuuuu / Vlllnn. 2002
  2. 2. lã EUROPA jas muuedas naciona- les y la Convención Europeu se aprcsm a redactar un acto re- fundador bajo el im- pulso dc la más am- biciosa ampliacíón de su historia. Esta re- llexiún : nn-onça con las conmemoraciones del vigesimoquimo aniversario de las prime- ras elecciones democráticas del reinado de Juan Carlos I. Hace cinco lustms, mando muchos euro- peus temiam que los españoles represenlámmos a la muene de Franco esa rcmble esoena del cuadro de Gay¡ que lleva por titulo “A gi- rrotnzos" sorprendimos a lados -quizá : am- bién a nosotros mismos ~ con un ejemplo de madurez y moderación. Hay un factor de eu moderación que eautivó profundamente a las estudiosos del modelo español hacia la demo- cracia, M: rtlicm al apoyo unânime dc rodas las fuerza: politicas emañolas a nuestra. incor- pomeión a Europa, que constítuyó, nu lo olvi- demos, el acuerdo más importante del primer Consejo de Ministros celebrado nas las elec- ciones de 1977, A diferencia de la europeización de Espa- ña preconizada a comienzos dc siglo por pen. sadores e inrelecuiales, peu) sin eco popular al- guna, la incorporación dc España a Europa constituía en 1977 un vcrdadero clamor na- cional, el ansia de todo un pueblo. Las razo- nes d: : esta rara unanimidad en tomo a Euro- pa en un pueblo tradicionalmente caracteriza- do comu individualista son varias. Ame todo, oelnuuua / Verano. 2m MÁS ESPANA “A dgferencía de Ia zuropeizacíón de España preconizada a comienzos de siglo por puxadores e intelecbuales, pero sin. eco popular alguna, la incmporacián de Ewaña a Europa constituía en 19771411 verdadera clamor nacional, el ansía de todo un pueblo. ” para los español: : de 1977 Europa sígnilica- ba democracia, liber- md y respelo a rodas las opinions, eu suma. y una vez más mude- Euiopa signifi- caba también prospe- ridad y bienesrar ma- terial; y no era para menos, porque de un continente arrasado por 12 guerra, la Construcción de Europa había po- sibilitadn la conveisíón de la Comunidad en una potencia económica de primer Orden Eu- ropa signiñcaba ambien un semimicnto, qui- zá un tanto difuso de reencucnuo con nuestro pasado. Parecia como si los españoles recha- záramos aquel Spain i: diferem pensado para armor turistas; como si quisiéramos destermr esa imagen de España : renda por el romanci- cismo y difundida por los escritos de D. Jorr- gíta el Inglés o Próspero Merimée, esa 'España de charangay puderem. .., dzuola de Fra¡- nula] d: María” que fan-na pane de nuestra manera de ser, pero que sólo es una pane y no el todo; queríamos ser eu suma un país co- mo los demás, con sus características, sus de- feclos y también sus virtudes, pero alojado de los tópicos y con una vocación de participa- ción cn el futuro de Europa. Hay un hermoso pasaje de El @rã/ m don- de el viajo hidalgo explica a Sancho que Ho- mero y Virgilio no describían a los pexsonajes “eumullorjírzmnrúnammahabündzsegpnmdar ; mpb a Ia: malícia: hambrer de nu mimar". Pian- so que tanto Homero como Virgilio hubie- ran descrito como fueron a aquellos españoles DEMOCHAC| A u-aauzuzuaul . .. an-nu de entonces, que tuviemn visión, ambición y tesón; put: gracias a ellos España paso a for- mar pane de las Comunidades el l de enero de 1985. Desde aquella fecha y a la manera one- guiana, los españoles hemos hecho d: la idea europea una emprma, en la que nunca ha fal- mdn la “alfecüo societans”. Por ello nuestra participación ba (cuido un gran calado. El u(- presideme de 1a Comisión Europcar Jaques Ddms, me comemà en dem ocasión la agra- dable surpresa que le produjo la vocación ín- tegmcionista de España y Portugal. Menos de un año después de nuestra incorporam-íon, de- da, parecia como si fuérimos miembros fun- dadores de las Comunidades. Más recicnkementc, cl Presidmte de la Con- veución Europea. Valery Giscnzd dmsuíng, me comentaha el protagonismo de los espa- ñoles. Fstán ustedes cn todos lados, dccía con indisimulada Esta parúclpación aedva de España cn la eonsrruedón europea ha ! enido varias conse› cuencias, En primer lugar, España cs hay un país que ha vencido los complejos. Ya no so- mos la excepción y nuestra inlegradón ha su- puesm La ruptura con se debate la Politica de Seguridad y Defensa en Europa y se esgrimen en favor de la neu- : ralidad argmnenlos basados en la nndición de este o : qual país, siempre rne viene a Ia me- moria la "tradicional ncuu-alidad española”. Sean-ms claros. La neuualidad no es algo gra- bado a fungo en el alma de un pueblo, sino una opeión politica motivada casi siempre por las circunstancias del momento. Cuando éstas cambían, puede y debe cambizr también la op- áón. Eso es lo que hizo nuestro pais durante los años 8D y 90. En segundo lugar, se ba producido un cam- bio en la percepción inversa o, lo que es lo mis- mo, la manera m que los europeus conciben a España. No somos ya el pais del : :eu Mica¡ y la sangria, ni Ia versión siglo XXI de “Carmen la cigarrera". La España que perciben los eu- ropeus m la que ven en las novelas de Javier Marias o de Vázqnez Mnntalbán, la que aparece en las películas de Almodóvar, la que abre una tienda de Zum en cada esquina de una ciudad curopca, la que arrasa cn la Charn- piuns o asombn en los campus de golf. Esa España, que apoyo unánimemence nues- tra entrada en las Comunidades hace tres lus- tros, sigue hoy apo- determinadas acúm- des que caracteriza- ron la politica espa- ñola dd Novecientos, Pienso, por ejemplo, en la neutralidad que nos mantuvo al mar- gen de los acontece- res eumpeos durante [30 años. Cuando boy "La España que pzrciben los europeos as la que ven en las novelas de Javier Mamas o da Vázquez Mantalbán, la que aparece en las películas de Almodóvar, Ia que abre una tienda de Zara m cada esquina de una ciudad europeu, la que anus-a en la Champions o asombru en los campos de golf" yando de Fon-na muy mayor-kana -como demuesua el euroba- rómen-o del mes de marco- nuestra per- tenencia a la Unión. gA qué se debe es te respaldo mayor¡- zaxio a] proyecto eu- rcpeo cumdu el en- Em (Damn-m 1 vma, 2002
  3. 3. í ? Em EUROPA tusinsmo se ha en- friado en otros pai- ses? Manuel Gas- tells ha sostcnido* que los europeus des- confiar: de la perdi- da de idenridad na- cional, amenazada por la invasión de "La sensibilidad nwstrada por los europeus hacia las víctimas del terrorismo -con el Parlamento Europeu y . ru Presidenta Nicole Funtaine a lu eubeza- han calado en nuestro pueblo, que ha visto con satisfaccián cómo nuestros socios perciben al terrorismo como una Existe además otra escuela de pen- saruiento que lia ad- quirido natable ' lluencia tras las ulti- mas arnpliadones. Sc uma de la : saida an- glosúona o nórdica, para quien 1a Unión 10s imigrantes Y 1a amenaza contra los valores, principios 50m un Componen- snpmrracionalidad de la Unión Europea, reehazan unos go- bicmos dominados por burocracias arrogan- tes en Bruxelas o Washington y anna Unión pusilánime en el mundo y tecnocrátiea err Eu- ropa. Si es verdad este panorama que pinta Cas- tells ; por qué no se craduce err un rechazu al proyecto europeo? No es sendllo dar una res- puesta termínante, pero aventuro la siguiente. Cuando se inicia cl proceso de consu-ucción europa, a mediados de los años cincuenta, los objetivos de los padres ñrndadores eran la te- conciliación franco-alemana corno garantia pa- ra una paz durader-a cn el continente, la de- fensa de 1a democracia y las libertades funda- mentalcs frente a un sistema soviético que las pisoteaba y la búsqueda de Ia pmsperidad y bienestar a través de las recems de la econo- mia social de mercado. Para los padres fun- dadores errtonces, y hoy para la mayor parte de la Europa continental, 1a construction eu- ropea responde a unos valores y persigue unos objetivos determinados. y libertades que todos combatimos. ” 'e “úümism l' “V3 bondad se mide por el valor añadido que apena al marco nacional. Ya en 1995 el ex- tanciller alemán Helmut Schmidt se referia eu estos términos a la juventud alemana: "lar ¡iíuwaalunwmnownmamsaitítnrquehqwerm hatrnñoshzrdelmajndzlõkPzro/ npmmnmrm ideologia: j miar. Sam aünivor j dzsapariorudar? Los jóvenes asi descritos no se adhcrinin a 1a Unión cn virrud de postulados ideológicos, ni siquiera teleológicos. Su vara de medir es la eficiencia y su apuesta por la Unión Enropea sólo será fruto de su convencimento respecto a. los benelicios que reporte. Creo que los españolcs hemos realizado una sintesis de ambas cscuelas de pcrrsamiento. la reconciliación franco-alemana significa poco para las generaciones actual: : de España, pe- tvo la apuuta eutopea ha reconciliado a quie- nes durante decenios personilicaron las dos Es- pañas. La democracia y las libertada y Euro- pa como referencia y garante de una y otras consrituyen un valor en si mismo para un pue- blo que ha padecido las consecuencias de su g la mlvir d: bprlinko. Diario ElPuú. 25/04/2002 (humano z vem-a. zone A Y ausencia a lo largo de su historia. En la dra- mática noche del 23 de febrero de 1981, cuan- do los españoles nos debatiamos entre el estu- por y el esperpento, muchos pensamos que aquello no podia triunfar porque Europa no lo aceptaria. Cree que ü un hum ejemplo de la ¡uteriorización de 1o que Europa signñimba en la concicnda de 1a mayoria de nuestros con- dudadanos. Pero además de esta referencia a Europa como garante de los principios democrá- ticos, la experiencia CE "En el momento de nuestra aclhesión NTRO FOLÍTIG de nuestro pais en las Comunidades coincide con el vasto programa lanzado por la Comi- Sion Europea en torno al mercado cumnn, y la fecha simbólica de l992 para llevarlo a ca- bo. El exito de aquel proyecto, :xpliátado en la realización efectiva de las libenades de cir- culación de mercancias, servicios, personas y capitales, coincidió con un aumento del creci- miento económico y la primera expresión del principio de 1a cohesión económica y social, que se rradujo en la duplieacióu de los fondos esu-uctnrales demuam cónm E". a las Comunidades, la renta irradia de pu¡ c¡ Pgñodo ropa significa ram- las regíanes españolas estabu situada entomoulmporcientodelas eomunitarias; sn el año 2002 sabreparamnos el 84 por ciento. " bien para muchos & pañoles un valor añadido. Ia entrada 1988-1994_ Me parece inne- gable que España ha obtenido Imdimien- (urnaum / Verano. zoo: EE
  4. 4. Í gana ranma/ www"? tos muy positivo: de la de mhuiún. En el momento de nuesua adherión a las Comunidades, 1a . m. ta media de las re- gions españolas esta. ba simada en tomo a1 70 por ciento de las comunilaxías; en el año 2002 sabrepasa- FCIIIÀOSÀCI 84 por ciento. Ia tenaz y bríllantç ng. goaaaón [levada a cabo por el Presidente del Gmümm e" °l c°nsej° Eufüpeo de Bu-lín, en mma ft 1999, pcmxiüzá a nuestro país seguir de mtos fbtrdos hasta el año 2007. S1 el ¡Merenda! con las regions de la Unión Eümpea disminuye a tenor de las prvvísiones dd _subiam habremos almnzado en a 201o la de| 90 por ciento de la rema comuni- ¡maa CDI¡ 1D que el nljeüva politico de ínte- gracibn económica en la Unión será una ma. Iídad. Cuando a íinales de Ia dêmda de los 80 se demrrnbó el Muro de Berlin, las nda-u d, 13, cutonoes Comunidades se apercíbiemn del «zm- bro de chip en la historia curopea. Es 1o que en otro lugar he mliñcado como "h hora d; [a palma”. Los Tramdos de Maaslxicht (1992), Arm- 'Hàm ('997)› Y Niza (2000) no han hecho s¡- nq proñmdizar ese proyecto. v Ia opinion pú. blrca upañola sempre ha respaldado lo; avm. ESPANA “Cuando sl PP gana las elecciones ãenerulcs de 1.9.96', nadie daba un d“'°1¡0r 1a íncorporacíón de mwstro país a la manada única, pues Ia política de los gobíemos socialistas MW? vmeguído que España no mcyrtplm von ninguna de los mantra mtv-vias de CMI/ agencia establecidos en el Tratado de Maustricht. ” ces m uma tu-reno, yz [nua en la formula. ción de una palma exterior cnmún o m la deliuición de una políúca de seguridad y defensa. Los espa. ñols Iremos criticado amargamente -el eu- robarómcuo es um¡ buena muestra de ella- falta de caber-anda o 1a debuidad d¡ la_ Umon en estas materias, ya se mu: de Bos- ma. Kosovo o Afgznístán. seguramente en los asuntos de Justícía e Interior los avance: sean más Hamaüvos_ E¡ proceso ya mana u¡ marcha desde 151091155. . i0 EWDPCD dc Tampo! ! gmcíaun buena me. dida a 1:. labor del camas-rua vmar-im, pc- ro e: innegable que los atentados ten-mistas dd 11 gif sepüunbre han oomribuido de far- ma decrswa a 1a acclcración de los mudados_ E” °“_'° M837' he TÉCOIÚBÀO el impacto que produjo en la opinion pública upañola el ai. 1° “M3349 P0' E¡ gübíuno belga a dos nriem- bros de an_ Esc hecho ruLedió en 1997. Em supnesto na sólo sería hoy prácücamente in. Viçahlc gracias al empeño del Pruídurm de Go- bmm°s Plasmado eu un protocolo nnejo al Tratado de Amsterdam, sino que además, eu el supucsm de referencia, y ma” a 1,, ,um “dm que cnh-ari en vigor en los próximos mms: aquellos miernhms de ETA huhiemn . , . V ¡Mnqg'hvgWtâêfdiüñgrwtzBnlmndehFundadñnñBV. °"“'M"= '"° : su- IpvcünmpnrhkbüyúzclaUnühbhhPnliaiaEnuhnBi. blinlna Nurvl- IQBB. @arrumo ; van zoo: DEMOCRACIA Y sido puestos a la disposidón del juez español que los reclamaba. Creu que los avanccs en este âmbito tan sensíble para los española -el terrorismo de ETA a el único nubarrún de : sc Smiliig con que cl prestigiou¡ Frnandal Times carac- m-¡zaba a nueslzo país- han contribuído tam- bién a nuestra idmüñoaáón con Europa. La seusilnlidad mostrada por los europeus hacia las victimas del terror-Emo -con el Parlamen- to Europeu y su Pruidenu Níml: Fontaine a la mbeza- han calado en nuestro pueblo, que ha visto con suúslaocíón como nuestros so- das per-dben al terrorismo como una amena- za contra los valores, principios y liberta-iu que todos combarimos. También cn el terreno económico, Fzpaña ha acompasado su caminar a1 ritmo eurnpeo. No es ningún sairem que en su origcn el pm- yecm euro ! ue concebido para integrar al mar- co, al franco y a las manada; del entomo. De hecho, cuando el PP gana las elecciones ge- neral: : de l996, nadie daha un duro por la íncorpomciõn de nuestro país a la moneda única, pues 1a política de los gobiernos rocha- lislas habia conse- guido qu: : Fapaña no cumpliera con nin- guna de los cuatro criterios de conver- gencia establecidos en el Tunado de Ma- asu-icht. Erau los ¡íunpos en que nues- tro pais em califica- do dupecüvamente como rniembra del que tenía 0 . “Aznav- supn percibir la importancia aqua¡ tren en »rara-ha y Ia necasídad de subir: : a él. Sapo explicar a los españales el reto que signtfícaba la ncptura con sigloy medio de aislamiento y consíguio' aglutinar a los eqzañoles en toma a lu gran empresa del euro. Sapo convencer a los europeus que los española: éramos los &crio; - del sur . Club Mediterranée; ea decir mrieho sol, mu- ch: juerga, pero pocoímàs. Amar sapo pc: - cibir la importancia que tenra aquel um en marcha y la nocesidad de subixse u el. Supo explicar a las español: : el reto que significa- ba Ia ruptura con siglo y medio de aislarnien- w y eonsiguió aglulinar a los española: en tor- no a la gran empresa de] euro. Supo conven- cer a los europeus que lo: cspañoles éramos los “serras del Yo recuerdo um emocíôn aquel 2 de ma- yo de 1998, cuando nuestro país paso con no- t2 e¡ examen de entrada en la manada única, y no pude menos d. e aeordarme de 1o que aquel 2 de mayo signiíicaba de nrprum con otro de nuestra historia, aqua] 2 de mayo que nos des- víó del camino, del progreso y de 1a libenad y nos introdujo en el incómodo laberinm del "Vmn hr mam”. Por 1o demás, la puesta en circuladón del euro, en enero de 2002, ha des- menüdo a los agoreros que habían prnnoati- cado todo tipo de desgraeias e infbrtunics. El euro ha sido una gran Eesta popular y acre- centará, estoy seguro, cl senvimicnra ¡dentina- rio de los europeus. Pero la apuesta por el eu- ro rcquiere otros compromisos; el más írrrportante cs 1a ga- rantía del potencia] de crecimiento. Ia comparaciún cor¡ ln situación en EEUU. es un buen referente, Durante 1a pasada década, la economía norreame- ricana creció todos › n @narram 1 Vnmna. 2002 ÊÉÊ
  5. 5. DEMOCRACIA ¡zzzzzz/ z/Ãy/ t/z/ ÃJ "El euro ha sida una gran _Resta por 6mm) con cx_ popular y apresentará, estoy seguro, el las años más de] 3 dc] Consejo Europeu mayoritax-iamente sodalisras, clara-ds- de los acuerdo: de lisboa en la prima- vera de¡ año 2000, Conño eu que el Lüâ üãâàáã. @E @A @É _, @a . @ea Eà à §E? @ EEE%QÀ ERÉQÊANÊ sentimíento idemitarío delas mcropeos. Pero la apuesta por el euro requiere otros compromisos; el más importante es la garantia de¡ potencial de crecimiento. " cepción de un año; durante ese mismo periodo la economia europa utció todos los años por debajo ãã del 3 por ciento me- nos uno. La necesi- dad de potenciar cl crecimícnto económico cs zcuciants si queremos mantener los actualcs paxátneüos del Fstado dal bicncstzr, exponen- te del modelo social europeu. ;Es posible ga- rantlzar su mantxnimicnto con una rasa dc : :le- scmplto : snuctural en tomo al 10 por ciento en la Unión Europea? La rspursta es obvia, por cllo urge tomar medidas: mayor liberali- zadón en sectores como los tnmsportns, la ener- gia o la: tclecomunicacíones; mayor llexíbílí- dad en los mercados de trabajo; mayor inte- gmción de los mercados linancíeros Gracias a la hábil politica del Viccpresidcnte Rato, el Consejo Europeu de Barcelona, ha mu) con la simacíón de bluquco auspicíada por los líderes “método Barcelona”, consistente en deñ- nir un oljetivo y aoompañaxlo de un calenda- rio par¡ la adopción de las medidas necesarizs, 3:2 un elemento capital para ese “Big Bang” de] crccimicnto : conónúco que el euro debe pcrsonificar en los próximos años “Elaqmpqkrizlnxuuopaosumypuadnñalír- maba un ílusu-c participante eu las jornadas organizadas recieutemcnte por cl Aspen Insti- tute dc Italia. Para equipajupesadn, paus-aba yo, el de los españalcs. Pero a1 manos, noso- tros hemns aprendido una lccción: que más Europa signiñea también más España. Buena as que tmgamos presente esta idea cuando la Cunvención Europa : at-nba de comeuzar sus uabzjos. Íñigg MÉNDEZ DE VIGO Y MONTO[O @cansam 1 vam 2002 Eduardo FERNÁNDEZJLMÉNEZ E: mu): grato para mí pavtúipar en este númem de la _brexügiora rat/ iria VEINUUNO. Las ediàrres me . rolicitarun un artículo sobre el Âmbito Iberoamerúanoy, respetanda ese mana temático, decidi amibir sobre lo: dawn: que extá : :nm-mando la dananaalz m la Región, especialmente m mí país, Venezuela. STÁ en rlesgo la democracia en nues- tros países? misma pregunta me la hice eu el seminario que organizamos conjunta- mente la Fundación Popular Ibemameñmna y cl Carmo Intcmadonal de Fomxación tides Calvani-IFEDFE, cn Camas, eu junto (fel año 2001, sobre "La Demouacia en Ibe- ruaméñca”. Eu m¡ intervmdón dije que estoy convencido de que lbexoaménm puede y de be ser la referencia democrática' para la mov demización y e! bimatatdc toda Iazhunzam» dad en este inicio del ágio IQG. ..YInsigO su» teniendo. - - - - : Por um ! idea-zaga ibemamericano El impresíonante progreso que se ha logra- do, especialmente cn España y cn Portugal cn los ¡íltimos años, señala un camino dam para todos los paises de Ibemamérica. Este artículo se ¡nscrihe cn una visíón optimista, cagada de csperanza. Se uma de aiirma: nuestros valores culnnales, oonsdcnlcs, desde luego, dc ! as gran- dumdilicttlmdu que juntos u-. ncmos que supe- Ennyconvenddo de que el espacio Ibero- ücne un fom-¡idable ponmcial para @numa / vam-a. 2m EE

×