Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
Viviendas tradicionales del sur de Honduras 
 
1.‐ Memoria Descriptiva: 
En  el  presente  informe  de  hace  una  descrip...
2.‐ Localización: 
La Zona tomada para el estudio es el Golfo de Fonseca en el Sur de Honduras. Más 
concretamente los dep...
 
Detalle del Golfo de Fonseca en el sur de honduras, entre El Salvador, Honduras y 
Nicaragua. En él se encuentran los mu...
La geología de la zona se caracteriza por abundar los depósitos de arcilla. Este hecho 
va a ser determinante a la hora de...
3.‐ Viviendas: 
3.1 Usos: 
Combatir el calor: las radiaciones solares se muestran muy fuertes en toda esta zona y 
las tem...
Las cocinas mejoradas tienen un precio más elevado que las tradicionales, pero en 
muchas ocasiones no se emplean por desc...
vida en el exterior, empleando la casa solamente para cocinar (y no siempre), dormir, 
cobijarse de la lluvia y descansar....
débil que el de los adobes, y es susceptible de la aparición de grietas de retracción en su 
fase de secado. 
Hay que dest...
4.‐ Nuevos Materiales 
 
4.1‐ Láminas de Zinc 
Consisten en unos paneles corrugados u ondulados fabricados en Zinc, y empl...
 
4.2‐ Bloque de Hormigón  
Consiste  en  ladrillos  fabricados  con  cemento  y  hormigón  como  material  principal.  Su...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Informe sobre viviendas tradicionales del sur de Honduras

6 visualizaciones

Publicado el

Informe sobre viviendas tradicionales en el sur de Honduras, materiales utilizados y sustitución por los nuevos. Por Martín Moreda, como parte de su visita al país en 2015 dentro del Programa de Conocimiento de la Realidad de Ingeniería Sin Fronteras Galicia

Publicado en: Ingeniería
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Informe sobre viviendas tradicionales del sur de Honduras

  1. 1. Viviendas tradicionales del sur de Honduras    1.‐ Memoria Descriptiva:  En  el  presente  informe  de  hace  una  descripción  de  las  viviendas  tradicionales  construidas en el sur de Honduras, con todas sus peculiaridades técnicas y constructivas.  Estas condiciones geológicas y de terreno generan que desde antiguo se emplee la  tierra arcillosa para construir las viviendas, empleando distintos sistemas constructivos.  Los  muros  de  estas  viviendas  normalmente  están  construidas  con  tierra  cruda  empleando  la  técnica  de  adobe,  y  las  cubiertas  están  realizadas  con  madera  u  recubiertas con teja de barro cocido.     
  2. 2. 2.‐ Localización:  La Zona tomada para el estudio es el Golfo de Fonseca en el Sur de Honduras. Más  concretamente los departamentos de Valle y Choluteca.  La latitud y longitud promedio son  13.194875° Norte y ‐87.114635° Oeste.      Localización de Honduras   
  3. 3.   Detalle del Golfo de Fonseca en el sur de honduras, entre El Salvador, Honduras y  Nicaragua. En él se encuentran los municipios empleados para el estudio.    Climatología:  La zona climática del Sur está formada por los departamentos de Choluteca, Valle, el Sur  de Francisco Morazán y la Región Suroriental de El Paraíso. El clima de esta zona es de  Sabana Tropical, la cual presenta dos estaciones; una seca que inicia el mes de Diciembre  y finaliza en Abril y la estación lluviosa que comienza el mes de mayo y termina en  Octubre, presentando una canícula (periodo seco) entre el mes de Julio y Agosto. El mes  más lluvioso es Septiembre. Las precipitaciones se muestran muy concentradas a lo  largo del año en la época lluviosa, por lo que se forman períodos de lluvias torrenciales  alternados con meses de precipitaciones nulas.     El promedio anual de la humedad relativa del aire es de 66%, la temperatura media  anual es de 29. 1 °C. La temperatura máxima promedio es de 34.5 °C y la mínima es de  23.4 °C.  Abril es el mes más caluroso con un promedio de 30.7 °C, el cual presenta un valor  mínimo promedio de 27.5°C en el mes de Septiembre.    Geología: 
  4. 4. La geología de la zona se caracteriza por abundar los depósitos de arcilla. Este hecho  va a ser determinante a la hora de la construcción, pues las técnicas principales, Adobe  y Bahareque se realizan con tierra con alto contenido arcilloso. Sin embargo las vetas de  este material no están desperdigados de forma homogénea, y en las zonas costeras,  debido  al  arrastre  de  las  precipitaciones,  y  de  la  sedimentación  marina,  suele  ser  predominante un terreno arenoso, por lo que las viviendas construidas con tierra no son  tan abundantes.                   
  5. 5. 3.‐ Viviendas:  3.1 Usos:  Combatir el calor: las radiaciones solares se muestran muy fuertes en toda esta zona y  las temperaturas son altas, por lo que uno de los usos pretendidos de las viviendas en el  de protegerse de la radiación, y gozar de un ambiente fresco.  Protegerse de las lluvias: durante los meses de la época de lluvias se suelen producir  precipitaciones casi a diario de forma torrencial concentrándose estas a lo largo de la  tarde  y  anochecer.  Es  pues  un  bien  muy  necesario  una  vivienda  que  sea  capaz  de  guarecer de las trombas de agua.  Cocinar: La cocina tradicional consiste en un fuego hecho dentro de una U de tierra.  Ésta puede estar tanto en el interior como al aire libre, utilizando la del interior en las  temporadas de lluvia.  Guarecerse de los animales: Aunque la temperatura perfectamente permitiría dormir  en el exterior, cabe señalar que en las zonas rurales abundan las alimañas y resulta muy  recomendable dormir en el interior.        3.2 Estancias  La forma más común de la vivienda tradicional es la rectangular en planta, con el tejado  a dos aguas. Normalmente consta de distintas estancias, entre ellas cocina, sala de estar  y dos o más dormitorios. El baño o las letrinas, de existir, se sitúan en el exterior.  Salón:  Una habitación que no suele bajar de los 10m2  El mobiliario depende mucho de cada familia y de sus capacidades adquisitivas. Lo  normal es que disponga de hamacas, alguna silla y de vez en cuando mesas y estanterías.  Es la zona de esparcimiento en el interior y se utiliza como zona de estar o de descanso  en las horas de mucho sol o lugar en el que recibir a las visitas.    Cocina:  Suele  constar  de  un  fogón  tradicional  o  fogones  mejorados,  dependiendo  de  la  conciencia de cada familia y las capacidades adquisitivas.  El fogón tradicional consiste en un fuego realizado dentro de una U de adobe, sobre el  que se pone una plancha metálica o las ollas y sartenes directamente. No constan de  chimenea u otro tipo de evacuación de humos, por lo que las paredes y techo de la casa  suelen  quedar  negras  de  hollín.  Este  hecho  propicia  gran  cantidad  enfermedades  respiratorias de tipo crónico, sobre todo en las mujeres, que son las que se dedican a la  cocina.   El fogón mejorado suele tener una zona de fuego cerrada protegida por una chapa  metálica, y dispone de elementos de evacuación de gases. El hecho de confinar el fuego  hace  que  se  necesite  menos  leña  para  calentar  lo  mismo,  y  la  chimenea  expulsa  la  mayoría de los humos que se producen, mejorando muchísimo la salud de la s personas  que la utilizan (normalmente mujeres). 
  6. 6. Las cocinas mejoradas tienen un precio más elevado que las tradicionales, pero en  muchas ocasiones no se emplean por desconocimiento o porque las personas que las  utilizan tienen tradiciones muy arraigadas y les cuesta introducir nuevos elementos de  mobiliario y cambiar costumbres.    Dormitorios:  Normalmente dos o más, dependiendo del poder adquisitivo de la familia y la cantidad  de hijos que tengan. Suelen ser más bien pequeños 5‐7 m2, lo justo para albergar a las  camas y algún armario. En algunos casos todavía se utilizan hamacas. Se emplean casi  exclusivamente para dormir.    Letrinas;  Nótese que no disponen de una habitación destinada al baño o aseo. Esto se debe a  que la gente antiguamente no gozaba de este tipo de elementos de higiene, y de forma  tradicional se defecaba a campo abierto y el baño se realizaba en el pozo o en el río.  Actualmente  la  situación  está  mejorando  y  los  individuos  se  muestran  mucho  más  concienciados  acerca  de  la  contaminación  que  produce  el  dejar  las  heces  a  campo  abierto, así como de la necesidad de cierta higiene corporal, y los beneficios de cierta  privacidad. Por ello ya la mayoría de las viviendas (aunque no todas) cuentan con una  pequeña edificación sencilla de 1,5x1,5m, construida con adobe o ladrillo, en la que  reside la letrina.   Dichas letrinas pueden ser:  De fosa simple, que consiste en un foso de unos dos metros de profundidad y un metro  cuadrado de planta sobre el que se instala el retrete, y al que van directamente las heces  y la orina. En el momento en que esta fosa se llena, se cierra y se construye otra letrina  en otro lugar. Normalmente cada dos o tres años. Con el correspondiente trabajo de  tener que construir de cada vez la caseta y establecer la taza.   De Cierre hidráulico. En estas letrinas se utiliza el agua para arrastrar las heces y orina  del retrete hacia una fosa séptica. Para este tipo de baños es necesario disponer de agua.  Cuándo la fosa séptica se llena cada dos o tres años, se vacía y se vuelve a comenzar, sin  necesidad de tener que construir todo otra vez.    El baño:  En las situaciones en las que existe abastecimiento de agua, también suele haber una  caseta, normalmente construida con ladrillo y cemento, de unos dos metros cuadrados,  que conecta directamente con la pila del agua. De esta manera los miembros de la  familia pueden bañarse y asearse agarrando el agua de la pila con un pequeño recipiente  o cubo, gozando de la privacidad que no tendrían en el pozo o en el río, expuestos a las  miradas de otros vecinos.    Cabe destacar que debido a la climatología de la zona y la cantidad de espacio abierto  alrededor de las viviendas en las zonas rurales, éstas no tienen un uso tan intensivo  como si de un apartamento en una ciudad se tratase. La gente suele hacer mucha más 
  7. 7. vida en el exterior, empleando la casa solamente para cocinar (y no siempre), dormir,  cobijarse de la lluvia y descansar.      3.3 Elementos constructivos    Muros  Adobes:  La técnica empleada para la construcción de los muros es el Adobe. Ésta consiste en la  fabricación de ladrillos macizos de barro crudo con fibras vegetales que se disponen  normalmente, ligándolos entre ellos con una mezcla también de barro crudo. Para la  elaboración de los "adobes" se utilizan unos moldes de madera fabricados para tal uso.  La  forma  de  los  ladrillos  en  normalmente  rectangular,  y  sus  dimensiones,  aunque  variables, dependiendo de la zona, de la persona que los fabrique o de las necesidades  puntuales de la obra, suelen tener un tamaño de alrededor de 30x20x5cm.  La anchura del muro suele oscilar entre los 25‐35cm con adobes simples, y en casos  excepcionales del doble si se realizan con doble hoja de adobes.  La mezcla utilizada para la fabricación de los adobes es normalmente la tierra arcillosa  que se encuentra en la misma finca en la que se va a construir la vivienda, mezclada con  fibras vegetales que dependerán de la flora de la zona en cuestión  (en la mayoría de los  casos hierba).  Cabe  destacar  que  la  mayoría  de  la  gente  que  construye  su  casa,  no  se  trata  de  profesionales de la construcción. Por lo que la mezcla que emplean para formar los  ladrillos de adobe es directamente la del suelo aledaño a la casa, sin haberle realizado  ensayos ni haberla mejorado con arena para incrementar sus capacidades portantes.  Este hecho hace que la calidad de los adobes no esté realmente optimizada, y se puedan  observar ladrillos con no muy alta resistencia que se terminan fisurando con el tiempo.  Los muros de adobe se realizan con un emparejado al tresbolillo, de una capa, sin  ningún tipo de aislante y eventualmente con repellos (interior y exterior), dependiendo  del poder adquisitivo de la familia.  De vez en cuándo se pueden observar viviendas realizadas con una técnica mixta, en la  que las esquinas de los muros de adobe se refuerzan con troncos de madera colocados  de forma vertical. Este tipo de mejoras estructurales, normalmente tiene consecuencias  opuestas, pues esta madera, aunque si logra que los esfuerzos generados por la cubierta  no descarguen directamente en los ladrillos de adobe, si debilita mucho la unión de los  muros, pues las dos paredes perpendiculares que forman el encuentro en la esquina, no  se amarren entre ellos. Como resultado se pueden observar paredes no verticales que  parecen  desplomarse,  debido  a  que  no  son  capaces  de  soportar  los  esfuerzos  perpendiculares a la cara.    Aglomerante  El material empleado para ligar los ladrillos de adobe, es el mismo que el utilizado para  la fabricación de los mismos, pero sin la adicción de fibras naturales, y con más agua en  la mezcla, para facilitar su aplicación. Debido a esto, este material suele ser más húmedo 
  8. 8. débil que el de los adobes, y es susceptible de la aparición de grietas de retracción en su  fase de secado.  Hay que destacar que el grosor de la liga no suele ser menor de los 3 cm. Este grosor  es muy elevado y hace que se creen gran cantidad de zonas débiles en el muro a la hora  de resistir los esfuerzos. En muchos casos se pueden observar fisuras verticales en la  liga, debidas a la retracción del material al secar que van engrosando con el tiempo  debido a las inclemencias meteorológicas. Estas fisuras se podrían evitar realizando una  liga de menor grosor, como máximo de 1cm de espesor.    Sobrecimentación  El muro de adobes no arranca directamente desde el suelo, si no que existe una parte  inferior realizada en materiales impermeables, normalmente un murete de piedra, de  unos 30‐50 cm de alto, y el ancho igual al del propio muro. Esta parte inferior es la más  expuesta de la pared, tanto a la lluvia directa como a las inundaciones y a la capilaridad  de la humedad del suelo. El hecho de realizarla de piedra evita que el adobe se desgaste  por la lluvia o se desmorone debido a una inundación.    Repello  Podría decirse que aproximadamente la mitad de las viviendas no están repelladas,  pudiéndose ver el muro de adobes directamente, sin ningún tipo de capa de acabado.  Esta  capa  de  acabado  es  muy  útil  para  evitar  el  lavado  de  la  tierra  de  los  adobes  producido por la lluvia. Pero sobre todo es muy útil para evitar que especies de insectos  (como arañas, avispas o chinches) puedan anidar dentro de los ladrillos produciendo  bien un desgaste de ellos, o bien enfermedades para los miembros de la familia que  habita las viviendas.  En el caso de realizarse, hay dos tipos distintos de mezclas. Una realizada solamente con  tierra y otra con algún tipo de aglomerante tal como cemento o cal.  Las  malas  dosificaciones  empleadas  en  las  mezclas  de  tierra,  así  como  el  desconocimiento de una buena aplicación, hace que los repellos de este material, no  sean de buena calidad y la durabilidad sea limitada. La mayoría de ellos se pueden  apreciar rotos y desconchados, por lo que muchas de las personas optan por no dar una  capa de acabado a la vivienda.  Las familias con mayor poder adquisitivo pueden optar a emplear cal o cemento en la  dosificación del repello. Este tipo de mezclas es impermeable y mucho más durable. Los  problemas sueles mostrarse en la adherencia entre el cemento y el barro del adobe, y  muchos de ellos terminan agrietándose o desconchándose.  Cualquiera  de  las  capas  de  acabado  aunque  exija  cierto  mantenimiento,  evita  el  deterioro de los ladrillos de adobe así como evita también el anidamiento de insectos y  otros parásitos.  Los repellos exteriores suelen realizarse en dos partes, una superior y una inferior. La  inferior, de 1‐1,5m de altura, llamada zócalo,  se ejecuta con una mezcla mucho más  densa y se suele pintar con cal o con alguna pintura resistente al agua. La finalidad de  este zócalo es proteger a la pared en la parte más expuesta tanto a la lluvia directa como  a las inundaciones. 
  9. 9. 4.‐ Nuevos Materiales    4.1‐ Láminas de Zinc  Consisten en unos paneles corrugados u ondulados fabricados en Zinc, y empleados como  cubierta, siendo el sustitutivo de la teja. La utilización normal es colocarlos directamente sobre  la estructura de madera sin ningún tipo de aislamiento, aunque eventualmente se utiliza como  soporte de las tejas, para evitar un excesivo calentamiento (aunque no mejore en exceso).  Existe una tendencia actual al empleo de este material debido entre otras cosas a su gran  impermeabilidad de forma continua, sin dejar huecos en cubierta, y a la falta de la necesidad de  un mantenimiento a medio plazo, pero también debido a que por moda es considerado un  material moderno sinónimo de progreso y por lo tanto de mejor calidad, sin tener muy claro el  porqué.  Y  aunque  los  inconvenientes  se  muestran  mayores  que  las  ventajas,  en  general  se  continúan comprando e instalando, pues son símbolo de durabilidad y estatus.  ‐Ventajas:  Impermeabilidad: Las láminas se muestran impermeables y hacen muy complicado la entrada  del agua de lluvia en las viviendas  Fácil colocación: La colocación de estas láminas es muy sencilla y mucho más rápida que la de  las  tradicionales  tejas,  y  se  puede  situar  en  lugar  de  éstas  sin  tener  que  realizar  cambios  sustanciales en la estructura previa.  Ligereza: su bajo peso permite realizar una estructura de soporte más sencilla.  Continuidad: en contraposición a las tejas, no se trata de elementos pequeños de gran peso  susceptibles de soltarse y caer (en caso de fuerte viento o seísmo) pudiendo llegar a producir  heridas, si no que las placas suelen estar bien amarradas mediante clavos de forma continua.    ‐Inconvenientes:  No transpirabilidad: este tipo de cubierta no transpira, no permitiendo la disipación de la  humedad interior de la vivienda, disminuyendo la sensación de confort.  Muy ruidoso ante la lluvia: La lluvia torrencial de la zona tropical al golpear contra la chapa  produce un estruendo continuo que resulta muy desagradable e imposibilita la comunicación  verbal y gran número de tareas cotidianas.  Poco  aislante  de  la  radiación  solar:  Este  material,  lejos  de  disipar  o  aislar  el  calor  y  las  radiaciones solares, las acumula y transmite hacia el interior, recalentando la vivienda desde  arriba. Este sin lugar a dudas es el peor de los inconvenientes:  Elevado  precio:  las  láminas  resultan  bastante  costosas  en  comparación  a  los  métodos  tradicionales de cubrición tales como la teja o la hoja de palma.  Fabricación no local: Para su fabricación es necesaria una industria, por lo que la compra ha de  realizarse  a  comerciantes  foráneos  a  las  zonas  rurales,  por  lo  que  el  recurso  monetario  no  permanece allí, si no que se va fuera. Además tampoco ayuda a crear puestos de trabajo locales.  Y el transporte incrementa el precio.  Durabilidad: Aunque no necesita tanto mantenimiento como las cubiertas de tejas, es menos  durable a largo plazo, y en el momento de que es material se deteriora hay que reeplazar la  placa entera.  Estético: la forma en que se coloca estos elementos por personal sin conocimientos, así como  el  deterioro  de  las  láminas  ante  las  inclemencias  metereológicas,  llama  la  atención  y  crea  sensación de suciedad y fealdad de las vistas, tanto de las viviendas como del paisaje en general.   
  10. 10.   4.2‐ Bloque de Hormigón   Consiste  en  ladrillos  fabricados  con  cemento  y  hormigón  como  material  principal.  Suelen  disponer  de  huecos  para  mejorar  el  aislamiento  o  para  poder  utilizarlos  como  encofrado  perdido.  ‐Ventajas:  Impermeabilidad:  El  material  es  más  durable  que  el  adobe  ante  las  inclemencias  meteorológicas. Sobre todo ante las fuertes lluvias y las inundaciones.    ‐Inconvenientes:  No transpirabilidad: Este tipo de materiales no permite que la humedad transpire, y hace que  se creen condensaciones. Dichas condensaciones, pueden crear la aparición de moho, hongos e  insectos, además de crear un clima no confortable en el interior de las viviendas  Poco aislante de la radiación solar: Tanto el tipo de material poco aislante, como los grosores  empleados (no lo suficientemente gruesas) hacen que las viviendas realizadas con bloques de  cemento,  sean  muy  calientes  durante  el  día  y  frías  durante  la  noche.  Se  necesitaría  un  aislamiento para obtener unas características de inercia térmica semejantes a las del adobe, y  esto incrementaría mucho el precio.  Elevado  precio:  Hay  que  comprar  los  ladrillos,  pues  no  los  puede  fabricar  una  persona  cualquiera. Además, el cemento es muy caro en este país, y la climatología hace que la calidad  del mismo sea bastante deficiente.  Fabricación no local: Para su fabricación es necesaria una industria, por lo que la compra ha de  realizarse  a  comerciantes  foráneos  a  las  zonas  rurales,  por  lo  que  el  recurso  monetario  no  permanece allí, si no que se va fuera. Además tampoco ayuda a crear puestos de trabajo locales.  Y el transporte incrementa el precio.  Estético: Comparándolo con el adobe y si no se emplea un repello que lo cubra, se trata de un  material con unas cualidades estéticas bastante malas     

×