I
LA FARSA (2012)
Son malos tiempos para la justicia.
Vengan a ver la farsa,
el decorado roto, la peluca mal puesta,
palab...
es el tinglado de la nueva farsa,
la toga sucia y el culpable limpio.
LuisGarcía Montero
*********************************...
La luz del entendimiento
me hace ser muy comedido.
Sucia de besos y arena
yo me la llevé del río.
Con el aire se batían
la...
IV
MUERTE EN EL OLVIDO
Yo sé que existo
porque tú me imaginas.
Soyalto porque túme crees
alto,y limpioporque túme miras
co...
Esta florvivirápocosdías, Platero,aunque surecuerdopodrásereterno.Serásu vivir como un
día de tu primavera, como una prima...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Poética

202 visualizaciones

Publicado el

ORATORIA

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Poética

  1. 1. I LA FARSA (2012) Son malos tiempos para la justicia. Vengan a ver la farsa, el decorado roto, la peluca mal puesta, palabras de cartón y pantomima. Son malos siglos para la justicia. No existe majestad en la casa del rey. Nadie busque su voto en la tribuna de los parlamentos. Son malos años para la justicia. Como el mar no es azul, los barcos equivocan la cuenta de sus olas. Como el dinero es negro, la moneda menguante de la luna ha pagado el recibo de los trajes nocturnos. Son malos meses para la justicia. Se citaron el crimen y el silencio, no descansan en paz los perseguidos, el ladrón y el avaro se reúnen y la ley no responde a la pregunta de la bolsa o la vida. Son malos días para la justicia. Más de cinco millones de recuerdos naufragan con sus nombres en la cola del paro. Los vivos han perdido la memoria y los muertos no tienen donde caerse muertos. Son malas horas para la justicia. La política sueña una constitución en la que refugiarse. Los periódicos piden una buena noticia que llevarse a la boca. El poeta no encuentra las palabras que quiere para decir verdad, reparación, justicia, porque son malos tiempos, porque los tribunales se han sentado a cenar en la mesa del rico. Vengan aquí y observen,
  2. 2. es el tinglado de la nueva farsa, la toga sucia y el culpable limpio. LuisGarcía Montero ***************************************************************************** II LA CASADA INFIEL Y que yo me la llevé al río creyendo que era mozuela, pero tenía marido. Fue la noche de Santiago y casi por compromiso. Se apagaron los faroles y se encendieron los grillos. En las últimas esquinas toqué sus pechos dormidos, y se me abrieron de pronto como ramos de jacintos. El almidón de su enagua me sonaba en el oído, como una pieza de seda rasgada por diez cuchillos. Sin luz de plata en sus copas los árboles han crecido, y un horizonte de perros ladra muy lejos del río. * Pasadas las zarzamoras, los juncos y los espinos, bajo su mata de pelo hice un hoyo sobre el limo. Yo me quité la corbata. Ella se quitó el vestido. Yo el cinturón con revólver. Ella sus cuatro corpiños. Ni nardos ni caracolas tienen el cutis tan fino, ni los cristales con luna relumbran con ese brillo. Sus muslos se me escapaban como peces sorprendidos, la mitad llenos de lumbre, la mitad llenos de frío. Aquella noche corrí el mejor de los caminos, montado en potra de nácar sin bridas y sin estribos. No quiero decir, por hombre, las cosas que ella me dijo.
  3. 3. La luz del entendimiento me hace ser muy comedido. Sucia de besos y arena yo me la llevé del río. Con el aire se batían las espadas de los lirios. Me porté como quien soy. Como un gitano legítimo. Le regalé un costurero grande de raso pajizo, y no quise enamorarme porque teniendo marido me dijo que era mozuela cuando la llevaba al río. FedericoGarcía Lorca III TE QUIERO Te lohe dichocon el viento, jugueteandocomoanimalilloenlaarena o iracundocomo órganoimpetuoso; Te lohe dichocon el sol, que dora desnudoscuerposjuveniles y sonríe en todaslascosas inocentes; Te lohe dichocon lasnubes, frentesmelancólicasque sostienenel cielo, tristezasfugitivas; Te lohe dichocon lasplantas, levescriaturastransparentes que se cubrende ruborrepentino; Te lohe dichocon el agua, vidaluminosaque velaunfondode sombra; te lohe dichocon el miedo, te lohe dichocon la alegría, con el hastío,con las terriblespalabras. Peroasí nome basta: más alláde la vida, quierodecírteloconlamuerte; más alládel amor, quierodecírteloconel olvido. LuisCernuda
  4. 4. IV MUERTE EN EL OLVIDO Yo sé que existo porque tú me imaginas. Soyalto porque túme crees alto,y limpioporque túme miras con buenosojos, con miradalimpia. Tu pensamientome hace inteligente,yentusencilla ternura,yo soytambiénsencillo y bondadoso. Perosi tú me olvidas quedaré muertosinque nadie losepa.Veránviva mi carne, peroseráotro hombre -oscuro,torpe,malo- el que lahabita… Ángel Gónzalez ********** ESO ERA AMOR Le comenté: –Me entusiasmantusojos. Y elladijo: –¿Te gustansolos o con rímel? –Grandes, respondísindudar. Y tambiénsindudar me los dejóenunplatoy se fue a tientas. Ángel González V La flor del camino ¡Que pura, Platero, y qué bella esta flor del camino! Pasan a su lado todos los tropeles—los toros,las cabras,los potros,loshombres,yella,tantierna y tan débil, sigue enhiesta, malva y fina, en su vallado solo, sin contaminarse de impureza alguna. Cada día, cuando, al empezar la cuesta, tomamos el atajo, tú la has visto en su puesto verde. Ya tiene a su lado un pajarillo, que se levanta —¿por qué—? al acercarnos; o está llena, cual una breve copa,del agua clara de una nube de verano; ya consiente el robo de una abeja o el voluble adorno de una mariposa.
  5. 5. Esta florvivirápocosdías, Platero,aunque surecuerdopodrásereterno.Serásu vivir como un día de tu primavera, como una primavera de mi vida... ¿Qué le diera yo al otoño, Platero a cambiode esta flordivina,paraque ellafuese,diariamente, el ejemplo sencillo y sin término de la nuestra? Plateroyyo, JuanRamón Jiménez VI OH TÚ, MI AMOR Oh tú,mi amor,la de subidossenos en puntade rubíes levantados, losmás firmes,pulidos,deseados, llenosde luzyde penumbrasllenos. Hermosos,dulces,mágicos,serenos o enla batallaerguidos,agitados, o ya enjuegosde puro amorbesados, grácilescorzasde dormirmorenos. Oh tú,mi amor,el esmeradoestilo de tu gran hermosuraque ensigilo casi muriendoalaboatoda hora. Oh tú,mi amor,yo canto la armonía de tus perfectossenoslaalegría al verque se me abrencada aurora. Rafael Alberti *****************************************************************

×