Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Entrevista EZ Revista Electricidad Perú

223 visualizaciones

Publicado el

Entrevista a Eduardo Zolezzi sobre Interconexión Regional.

Publicado en: Ingeniería
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Entrevista EZ Revista Electricidad Perú

  1. 1. Entrevista de la Revista ELECTRICIDAD PERÚ al Ing. Eduardo Zolezzi Consultor en energía (febrero de 2015) Integración Energética Regional ¿Es factible una integración energética con países de la región? Al examinar la economía energética, se aprecia claramente que existen economías de escala. También la complementariedad entre países de la región, es decir, hay países con recursos energéticos importantes y otros que no lo tienen. Así, se obtendría cierta complementación en los mercados, incluyendo los intereses particulares de las naciones. En general la interconexión energética es beneficiosa porque puede traer a menores costos y mejores servicios. Por otra parte, una integración estricta de los mercados, debería establecerse con las mismas reglas y formación de precios en todos los países. Sin embargo, los problemas empiezan con la igualdad de precios entre países que no tienen los mismos recursos para generar energía. Perú, por ejemplo, tiene suficientes recursos hídricos y gas natural, ideales para producción de energía eléctrica, con precios relativamente bajos. Por su parte, Chile tiene limitados recursos naturales energéticos y los precios son altos. Por ahora, la idea de integración estricta de los mercados energéticos en la región es muy difícil, por el problema de los precios. El intercambio de oportunidad (yo tengo un exceso en este momento a este precio y tú me lo quieres comprar) se puede realizar con los países vecinos sin problemas, sobre todo con la zona norte de Chile (por el consumo eléctrico de operaciones mineras importantes). Además de Chile, ¿qué otros países serían convenientes para una integración energética? Con Ecuador no tenemos demasiada diferenciación. El vecino del norte tiene suficientes recursos energéticos autóctonos para el tamaño de su consumo. Recientemente, el Gobierno ecuatoriano ha comenzado a desarrollar sus importantes recursos naturales hidroeléctricos, para sustituir su principal fuente actual de electricidad que utiliza petróleo. Perú podría intercambiar energía eléctrica con Ecuador, principalmente para aprovechar las diferencias estacionales de generación de energía hidroeléctrica. Entonces, solo habría intercambios ocasionales, la compra de energía entre ambos países sería dependiendo del costo y la necesidad en cada situación.
  2. 2. ¿El escenario sería el mismo con Bolivia? El caso de Bolivia es muy diferente a Chile y Ecuador. Primero, Bolivia tiene una demanda energética bastante reducida y tiene subsidios muy importantes a los energéticos. Tiene recursos energéticos más que abundantes para sus requerimientos y es el principal exportador de gas natural de la región. No se ve a mediano plazo que esta situación cambie, por lo tanto no se aprecia que una interconexión brinde alguna ventaja de cierta relevancia para alguno de los dos países. Años atrás, Perú mantuvo negociaciones en energía con Brasil, ¿qué pasó con el proyecto de Central Hidroeléctrica de Inambari? Se había previsto un proyecto de Interconexión con Brasil mediante la explotación de proyectos hidroeléctricos de la cuenca del Atlántico de Perú, al parecer por presiones económicas y políticas durante el gobierno de Alan García (2006-2011). Brasil, es el país más grande de la región y requiere una enorme cantidad de energía. Perú podría proporcionar de electricidad a Brasil, pero en una cantidad muy bajas a la proporción, de su demanda. En Perú la máxima demanda de electricidad es aproximadamente 5 000 megavatios (MW), Brasil alcanza los 100 000 MW, unas veinte veces más. De exportar, incluso los 2 000 MW previstos en Inambari como soporte energético, la cantidad seguiría siendo escaza para un país tan grande. Hubo un encuentro de intereses. Perú quería (quiere) desarrollar los proyectos hidroeléctricos de la cuenca atlántica, pero no cuenta con capitales para ello. Una inversión privada de esta magnitud sólo para la demanda local no se justifica. El interés de Brasil no es tanto por la cantidad de energía que puede proporcionar Inambari sino que esta central se localiza en un río que es una afluente del Madre de Dios y este es afluente del Madeira, donde se ubican dos grandes centrales hidroeléctricas brasileras, Santo Antonio y Jirau, que para poderlas construir el gobierno brasilero tuvo que disminuir de tamaño los proyectos para no generar grandes inundaciones. El embalse del Inambari podría servir a Brasil como una regulación adicional del Madeira y así poder generar mayor energía en sus centrales. ¿Cómo visiona los modelos de generación eléctrica en países de la región a largo plazo? Creo que Chile, dadas sus condiciones, seguirá su política energética produciendo electricidad mediante energías renovables (solar y eólica principalmente), a consecuencia de los problemas con las nuevas hidroeléctricas y los costos energéticos en este país. Creo que los proyectos eólicos pueden competir económicamente en su sistema eléctrico. Las plantas solares aún deben ser subsidiadas, aun cuando este país tiene el potencial solar más grande de la región, sus costos son elevados y no pueden competir con la generación convencional.
  3. 3. No obstante, el país sureño apunta como consumidor al mercado del gas natural licuado (GNL) por la abundancia y bajo precio actual. Adicional a ello, la última carta energética de Chile podría ser la incorporación de energía nuclear. En el caso de Ecuador, este país seguirá con su política de generación de electricidad basada en su potencial hidroeléctrico, alcanzando los 4 000 MW a 5 000 MW en los próximos años. Por lo menos, en los próximos diez años, se inclinarán por hidroeléctricas y dejará su dependencia del petróleo para la generación eléctrica. Colombia es energéticamente muy similar a Perú. La matriz eléctrica es fundamentalmente basada en gas natural y fuentes hidroeléctricas. Creo que Brasil tendrá problemas energéticos en el a futuro. Los grandes desarrollos de centrales hidroeléctricas en la selva están limitados; cada nueva central tiene problemas. Durante el periodo de gobierno del ex presidente Lula da Silva, se logró aprobar los dos últimos grandes proyectos hidroeléctricos en la selva amazónica (los proyectos indicados de Santo Antonio y Jirau). Así, se está llegando al límite práctico de al desarrollo de hidroeléctricas en la amazonia brasilera. Aunque Brasil tiene también un buen potencial de energías renovables no convencionales (principalmente eólica), considerando su gran demanda eléctrica futura, requerirá una creciente generación termoeléctrica, con combustibles líquidos locales o importando más gas natural desde Bolivia. Y sobre el Perú ¿cuál es su opinión respecto al sector eléctrico? Años atrás, desde que la Ley de Generación Eficiente N° 28832, que se promulgó el 2006, hubo un cambio importante en el sector eléctrico peruano. Anterior a ello, todo estaba regido por la Ley de Concesiones (de 1992) y la privatización de las empresas de electricidad. Ahora, con el aumento de inversiones, el sector eléctrico ha mejorado. Sin embargo, existe un terreno engorroso y un aspecto oscuro en el plano legislativo y regulatorio, que ha creado una cierta rivalidad entre las empresas de generación nuevas y antiguas, y que ha roto el principio fundamental de competencia en el mercado de generación y una distorsión importante de precios. Al Perú le quedará seguir generando electricidad con gas natural, por el bajo precio de este hidrocarburo y su expansión al sur del país. Construir hidroeléctricas tiene costos cada vez más elevados, en parte por requerimientos sociales y ambientales, y además porque los nuevos proyectos están localizados en zonas cada vez más alejadas. La oferta de energía eléctrica está asegurada hasta el 2020, pero no sabemos qué pasará con los precios a partir del 2017, por una posible sobre capacidad. Entre la reserva fría termoeléctrica y nuevas centrales hidroeléctricas licitadas (y por licitar) se espera contar con 5 000 MW adicionales de generación hasta el 2017.
  4. 4. ¿Qué opina de la administración del Estado sobre las empresas de generación y distribución eléctrica?, ¿Cree que deban privatizarse las empresas eléctricas estatales? El Estado Peruano es un pésimo administrador y gestor de empresas en general. Aproximadamente la mitad de la demanda regulada del país es abastecida por empresas de distribución eléctrica administradas por el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (FONAFE). Igualmente una cantidad importante de generación es producida por empresas públicas manejadas por FONAFE. Esta administración “temporal” se hace con presupuestos anuales de operación, sin posibilidad de endeudamiento de largo plazo y con políticas de incentivos al personal que premian una visión cortoplacista, perjudicial para este tipo de empresas. Además, con excepciones, estas empresas no tienen el suficiente personal de dirección y ejecutivo bien pagado y con la experiencia y capacidad necesarias. Finalmente, los sistemas de adquisiciones y contrataciones que tienen que aplicar son engorrosos e inflexibles, creando una cierta parálisis empresarial muy perjudicial. En resumen, estoy de acuerdo con la intervención del sector privado en la gestión de, y la inversión en, las empresas estatales de electricidad. Esto debe planificarse bien y ejecutarse muy cuidadosamente.

×