El lenguaje
Otras lecturas
sc puede decir que todos los manuales de lingüística tienen un capítulo de introduc-
ción ala f...
El len.ryaje
Fonología
Lafonoktgía es csencialnlente la dcscripción del sistcma y de los patrones de los soni-
dos de una ...
El lenguaje
Por ejemplo, el sonido [d] en la palabra dar se pronuncia normalmente con
un bloqueo total de la corriente de ...
El lenguaje
Sílabas y grupos
tJna sílqba ha de contener un sonido vocálico (o casi vocálico). El tipo más común de
sílaba ...
El lenguaje
Elisión
En el último ejempto, en la primera palabra, antes de la semiconsonante, el sonido
lól de callado ha d...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

fonología

209 visualizaciones

Publicado el

fonología

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
209
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

fonología

  1. 1. El lenguaje Otras lecturas sc puede decir que todos los manuales de lingüística tienen un capítulo de introduc- ción ala fonética; esre cs e[ caso del Capítulo ] dc Akmajian et ql. (1990), el Capítulo 2 de Finegan y Besnier (1989), cl Capítulo 5 de Fromkin y Rodman (1993), o el Capítulo 2 de 0'Grady et al. (1993). Elmanualmás utilizado es Ladefoged (1992). 0tr0s textos son Calvent (1992), Catford (1988), Ctark y yallop (1995), Edwards (1992),MacKay (1987) y noach (1991). Obras más especializadas sobre las cuesrio- nes que hemos visto en este Capítulo son: Abercrombie (1967), Fromkin (19g5), Hardcastley Laver (1995),ladefogedyMaddieson (1995), Laver (1994), Levelt (1989) y Ramsaran (1990), PLrllum y Ladusaw (1986) es una guía útil sobre los símbolos fonéticos, que también se tratan en Crystal (1991) en forma de diccionario. El capítulo l7 de crystal (1995) contiene información sobre variantes regionales cn la pronunciación. Los siguientes textos ponen un especial énfasis en la descripción de la pronunciación: Gimson (t994) y Ikeidler (1989), y sobre cómo se debe pronunciar (principalmente dirigido a personas quc cstán aprcndiendo castellano) Quilis (1979). Sobre fonética acústica, ver Denes y Pinson (1993), fry 097D o Lieberman y Blumstein (1988). Sobre fonética forense, vcr Baldwin y Frcnch (1990) o Hollien (1990). Para una visión general de la ciencia del habla, un área, €strechamente rela- cionada, ver Borden et al. (1994). (Para una introducción a la fonética que presta atención a ejemplos del castellano, podéis consultar, entre 0tr0s, Gil Fernández,J.: Zos sonidos del lmguaje, Madrid, Síntesis, 1988. Los patrones sonoros del lenguaje Siempre que busco chistes sobre el mundo legal, que no estén relacionados con la pena de muerte, consulto a una amiga que todavía ejerce. Ella me contó que un miembro de su sala estaba en el fuzgado un lunes por la mañana cuan- do el juez dijo que aunque yahúíaredaettdo el veredicto, se lo había dejado en su casa de campo en Devon, y que no podría hacer que se lo enviasen hasta el día siguiente. "Fax it up, m1 lord", le sugirió un solícito abogado ('que lo fa"réen, señor'), a lo que respondió su Señoría: "Yes, it does ratber" ('sí, y tanto que lo ha hecho')' . Citado en Crystal (1995) En el Capítulo anterior hemos cstudiado la producción física de los sonidos del habta a partir de los mecanismos de articulación dcl tracto vocal humano. Ello ha sido posi- ble gracias a algunos hechos bastante sorprendentes de la naturaleza del lenguaje. Al hablar del tracto vocal humano, no hemos especificado si estabamos hablando con- cretamente de un hombre muy grande, de dos metros de altura y 100 quilos de peso, o de una mujer pequeña, de metro cincuenta y 50 quilos, por mucho que estos dos individuos, físicamente tan diferentes, tengan inevitablemente tractos vocales de dife- rente tamaño y forma. Cada individuo tiene un tracto vocal físicamente distinto, y por consiguiente, en términos puramente físicos, cada individuo pronunciará los sonidos de forma diferente. Luego hay, potencialmente, miles de formas físicamente diferentes de decir lapalabrayo. Además, un individuo no pronunciará siempre esta misma palabra de forma físi- camente idéntica. Habrá diferencias evidentes si el individuo está gritando, si está pidiendo su sexto martini o si está resfriado. Dado este amplio abanico de diferencias potenciales en la producción física real de un sonido del habla, lcómo conseguimos reco- nocer siempre todas esas versiones deTo como la forma Ijo] y no [],01, [io], Iia] o [ca], u otra cosa? La respuesta a esta pregunta nos la da e[ estudio de la fonología. I Se trata de un juego de palabras entre "fa, (enviar por fax) y "fuck" (joder), de pronunciación muy parecida. (N. de la T.) 6 6564
  2. 2. El len.ryaje Fonología Lafonoktgía es csencialnlente la dcscripción del sistcma y de los patrones de los soni- dos de una lengua. sc basa, efcctivamente, en una teoría dc Io que cualquier hablante de una lengua sabc, inconscientemente, sobre los patroncs o sonidos maestros de csa lengua. Debido a su carácter teórico, la fonología se ocupa de los aspectos mentalcs o abstractos de los sonidos cn el lenguaje y no de la articulación física concreta de los sonidos del habla. La fonología trata del diseño subyacente, el tipo de sonido maestro, que sirve como base constante de todas las variacioncs en las difercntes articulaciones físicas de éstos, en contextos diferentes. Así, cuando pensamos que el sonido [t], en las palabras lapa, estrella, escritor y siele es -el mismo" en todas c[[as, en rcalidad qucrcmos decir que, en la fonología del castcllano, se represcntarían de la misma mancra. En el habla real, csos sonidos [t] son rcalmente muy difcrcntes. Sin crnbargo, todas estas difercncias en [a articulación del sonido [t] son menos importantes quc Ia distinción que existe entre t0d0s los sonidos It] y todos los sonidos [k], o todos los sonidos [s], o todos los sonidos [b], ya quc ésta ticnc consecucncias para el significado de las palabras que utilizan uno dc estos sonidos y no cualquiera de los otros. Estos sonidos son significativamcnte distintos, indepcndientementc del trac- to vocal dc los individuos quc los pronuncian, ya que son lo quc provoca diferencias de significadoenlaspalabras: tara,bara,caraysara.Vistodesdeestapcrspectiva,pode- mos decir que la fonología se ocupa de la abstracción de los sonidos de una lengua, de lo que nos permite distinguir e[ significado apartir de los soni«los físicos que oímos y decimos. Fonemas Cada uno dc cstos sonidos que distinguen significados en una lengua sellamafonema. cuando estuvimos viendo las bases de la escritura alfabética cn el capítulo z, esfába- mos trabajando de hecho con cl concepto de foncma, ya que hablábamos de un soni- do sencillo que llegaba a scr representado por un Í¡nico símbolo. Es en este sentido en el que se describc el fonema /t/ conro un tipo de sonido, del cual son rcalizaciones todas las versiones It] (diferentes versiones al hablar realmcnte). Fijaos en que las barras oblicuas son los signos tipográficos convencionales para indicar un fonema, /t/, un seg- mcnto abstracto, que cs diferente rle los corchetes, c0m0 en [t], utilizados para cada segmento fonético o físicamente producido. 66 6. Los po,trones sonoros del lenguaje Una propiedad cscncial dc un fonema es quc funciona por oposición. Sabemos que hay los fonemas /p/ ,l /b/, cn castellano, son [a única base de la oposición de significado entre las formas pala y bata, o pala y bala. F,sta propiedad cs la prue- ba operativa básica para dctcrminar Ios fonemas que existen en una lengua. Si sus- tituimos un sonido por 0tr0 en una palabra y hay un cambio de significado, enton- ces los dos sonidos rcprescntan fonemas difercntes. Ahora ya podcmos decir quc las tablas de consonantes y vocales que hemos prescntado en el Capítulo 5 son la proyección dc los fonemas del castellano. l,os términos que utilizamos tl crear aqLrellas tablas pucden ser considerados rasgos que distinguen cada fonema dc los demás. Si un sonido prcsenta uno de esos rasgos, lo marcamos con un signo más (+); si no lo tiene, utilizamos un menos (-)..qsí, podemos carrcteriz.ar /p/ como:[-sonoro, *bilabial, *oclusivo] , y /lV como [-sonoro,*velar,*oclusivo] . Como estos dos sonidos compartcn algunos rasgos, en algunas ocasiones son dcscritos como micmbros de una clase natural de sonidos. Y a partir de ellos se puedcn hacer prediccioncs c0m0 que aquellos soni- dos quc ticnen rasgos cn común sc comportan fonológicamente de forma similar. Un sonido que n0 tenga esos resgos se comportará dc forma diferentc. Por ejemplo, /i / tiene fos rasgos [+sonoro, *palatal, tfricativo] y por tanto no puede estar cn la misma "clasc n¿tural" Ere /p/ y /Iy'. Aunque hay otros facto- res implicados, estc análisis basado cn rasgos nos pucdc llevar a sospechar quc hay una buena razón fonológica por la que, cn castellano, son rclativamente frecuentcs las palabras quc empiezan con lpl-/ y /l<1-/ y no las que empiezan por /il./ . lPorlría ser que haya algunos conjuntos definidos dc rasgos quc scan ncccsarios para que un sonido ^parczc^ al principio dc palabra antes de /l/? Si cs así, enton- ces estamos en cl canrino correcto para producir una explicación fonológica de las secucncias de sonidos posibles cn la lcngua. Fonos y alófonos Mientras que el foncrna es la t¡nidad abstracta o tipo de sonido (mental), hay muchas versiones diferentes cuanclo éste se producc en el habla real. Podemos describir esas versiones diferentes comofonos. Los fonos son unidades fonéticas y aparecer/an cntre corchetes. Cuando tenemos un conjunto de fonos, todos eilos vcr- siones cle algún foncma, nos referimos a ellos diciendo que son los alófonos de ese foncrna. I 6t
  3. 3. El lenguaje Por ejemplo, el sonido [d] en la palabra dar se pronuncia normalmente con un bloqueo total de la corriente de aire, que no sucede en el sonido [ó] de la pala- brahada. Si colocáisel dorsodelamanofrentealabocacuando decísdar,ydespués hada, comprobaréis físicamente la salida brusca del aire (laexplosióz) que acompaña al sonido [d] en posición inicial de dar (pero no en hada). Esta versión es un alófono que representamos por [d]. Ya hemos dicho en el Capítulo anterior que cl sonido [d] entre vocales, como por ejemplo enlapalabrahada, normalmente se relaja y no llega a producirse la oclusión total, hecho que representábamos c0m0 [ó], ya que se ha con- vertido en una interdental fricativa. Éste es otro fono. si el toque de la lengua sobre los dientes es muy rápido, entonces se produce lo que cn el Capítulo anterior hemos lla- mado aleteo oflap y que hemos representado con el símbolo [D]. Sería otro fono. En Ia pronunciación de una palabra como uerdad, la d final absoluta puede llegar a rela- jarse aún más resultando casi muda. Este 0tr0 fono lo representamos así: Id]. Hay otras variaciones además de [d], [ó], tDl y trf l, que pueden representarsc de forma diferente en una transcripción fonética, más prccisa o más general. Como estas varia- ciones conforman un conjunto de fonos, nos referiremos a ellos diciendo que son los alófonos del fonema /d/. La distinción clave entre fonemas y alófonos es que al sustituir un fonema por 0tr0 hay un cambio de significado (igual que de pronunciación), mientras que al sus- tituir un alófono por 0tr0 sólo resulta una pronunciación diferente (quizá extraña) de la misma palabra. Veamos brevemente otro ejemplo. En inglés, eisten diferencias en la pronuncia- ción dcl sonido /i/ en palabras como seed ('semilla') y seen ('uisto'). En la segunda palabra, el efecto de la consonante nasal [n] hace que el sonido [i] se nasatice. Esta nasalización se puede repr€sentar, si queremos hacer una transcripción fonética minuciosa, con un diacrítico [ - ], llamado tilde, sobre e[ símbolo en cuestión, es decir [i]. Por tanto, hay al menos dos fonos, [i] e [í], enlaretlizaciÍn de un único fonema del inglés. Son los alófonos de /i/ en inglés. 0bviamente, puede ocurrir que dos lenguas tengan el mismo par de segmentos fonéticos, pero que los traten de forma diferente. En inglés, el efecto de la nasalización sobre una vocal tiene un caráctcr de variación alofónica, porque la versión nasalizada no supone una oposición significativa. En francés, por cl contrario, la pronunciación [me] (la vocal representada es una e abierta, cercana ala a) esla que corresponde alapalabramets, que significa'plato', y [mé] para una palabra diferente main, que significa 'mano'. También [so] para seau, que significa 'cubo', se 0p0ne a [só] parason, que significa'sonido'. Es obvio que, en estos casos, la distinción es fonémica, o fonemática. 68 6. Los patrones sonoros del lenguaje Pares y coniuntos mínimos las distinciones fonémicas de una lengua se pueden idcntificar gracias a pares y con- iuntos de palabras. Cuando dos palabras como poca y boca son idénticas exc€pto en una oposición en un fonema, que aparece en la misma posición, se dice que estas dos palabras son un par mínimo. Más concrctamente, scrán clasificadas c0m0 un par mínimo en la fonología del castellano (el árabe, por ejemplo, n0 tiene oposición entre estos dos sonidos.) Otros efemplos de pares mínimos del castellano son: cbino-pino, rayar-rallar, cocer-coser,forro-zorro. Estos pares son utilizados frecuentementc a la hora de cxaminar I personas que están aprendiendo el castellano como segunda len- gua para determinar sLr capacidad de entender la oposición de significado que rcsulta de la oposición mínima dc sonidos. Cuando un grupo de palabras sc puede difcrenciar cambianrio un foncrna (siem- pre cn la misma posición), entonces tcnemos un conjunto tnínimo, Así, un con.junto míninro basado en los fonemas vocálicos dcl castellano incluiría.pasar, pesar, l)isar, posar, y uno en los consonánticos podría tencr: bata, pil,ta, data, chata, cata, gatq, rat&,mata,natay lata. Fonotáctica Los ejemplos rle conjuntos mínimos también nos permiten ver que sí hay patrones defi- nidos de los tipos dc combinaciones de sonidos que se permiten en una lengua. En cas- tellano, el conjunto mínimo que acabamos de enurnerar no incluye forntas como zata ofata. Qoe n0s0tr0s sepamos, estas n0 son palabras castellanas, pero podrían serlo. Es decir, nuestro conocimiento fonológico de los patrones de sonidos en las palabras cas- tellanas nos permitiría considerar estas formas como accptables, si, en algun tiempo futuro, llcgaran a usarsc. Rcpresentan vacíos "accidentales" en el vocabulario del cas- tellano. Sin embargo, no es ningún accidente que formas como [fsigl o Irnig] no existan (ni, probablementc, existirán). Han sido formadas sin obcdecer a alguna de las restric- ciones que existen sobrc la secuencia o la posición de los fonemas castellanos. EI con- junto de estas restricciones se denonlinafonotáclica dc una lcngua, y obviarncnte forma parte del conocimiento fonológico de cada hablante. Dcbido a que cstas restric- ciones operan sobrc unidadcs más largas que un único segmento, o fonema, hemos de dctenernos a cstudiar la cstructura básica de esta unidad fonológica más larga, llanta- da sílaba. 69
  4. 4. El lenguaje Sílabas y grupos tJna sílqba ha de contener un sonido vocálico (o casi vocálico). El tipo más común de sílaba en lamayoría de las lenguas conocidas tiene una consonante delante de la vocal, y a menudo se representa así: cv. Técnicamente, los elementos básicos de la sílaba son el ataque (una o más consonantes) y larima, La rima consta de [a vocal, que es el núcleo, y la consonante 0 consonantes que le siguen, llamadas coda. Así, sílabas como mi,la o no iienen un ataque y un núcleo, pero n0 tienen coda. Se les llama sílabas abiertas. Cuando hay coda, c0m0 en las sílabas so I, pan, gas o pez, sc les llama sílabas cerradas. La estructura básica de los tipos de sílabas que podemos cncontrar en palabras del castellano como trq,s (ccvc), trans (ccvcc), sal (cvc) ,y (v) , en (vc) o r¿s (vcc) es el que muestra el siguiente diagrama. T"consonante(s) núcleo coda rtvocal consonantc(s) Tanto cl ataque c0m0 la coda pucden constar de más dc una consonante, o grupo consonántico. El castellano permite bastantes combinacioncs cc en posición de ataqu€, c0m0 en blanco, truco,flaco,y crema, con consonantes líquidas Ur/ y A/) a menudo en la segunda posición. En realidad las lenguas pueden tener grupos de ataque más largos, como en las palabras inglesas slress ('estrés') y spleen ('bazo') que constan de tres consonantes (ccc). ta fonotáctica dc estos grupos de consonantes en posición de ataque dcl inglés es fácil de describir. La primera consonante debe ser siempre /s/, seguida de una oclusiva sorda Qp/, /t/, /W) , y después una líquida Ur/, /l/) . Podéís comprobar si esta descripción es también adecuada para las combinaciones castellanas estreno o esdrújula. Las lenguas que cuentan con grupos consonánticos de este tipo son pocas. La estructura silábica delamayoría de las lcnguas (también otras, adcmás del castella- n0, como el hawaiano, o el japonés) cs prcdominantementc cv. Tarnbién es algo sabi- 70 sílaba 6. Los patrones sonoros del lenguaje do quc en inglés los grupos consonánticos largos se reducen normalmente en el habla cotirliana, especialmente si aparecen a mitad de palabra. Este es sólo un ejem- plo dc lo que a menudo se estudia como efectos de co-articulación. Ifectos de co-articulación En buena parte de [o dicho antes, hcmos estado describiendo los sonidos dc la lengua conro si éstos sicmprc se pronunciaran con cuidado, casi acámara lenta. La mayoría de las veces n0 es así. Casi todas nuestras conversaciones son rápidas y espontáneas, y hacen que nuestras articulaciones se muevan de uno a otro sonid«r sin detenerse. El proceso de haccr un sonido casi al mismo tiempo que el siguicnte se llama co-articu- lación.Hay dos cfectos dc [a co-articulación muy conocidos: la asimilación y Ia elisión. Asimilación Cuando aparccen dos foncmas cn una sccucncia y algun aspecto de uno de ellos pasa, o es "copiado" por cl otro, estc pr0ceso sc llama asfunilación. Si lo describimos por sus caractcrísticas físicas, podemos dccir que cs un proceso regular tlue está oca- sionado por la tendencia afacilitar la articulación en e[ habla cotidiana. Cuando apare- ce aislado, uno probablemente pronuncia /a/ y /il sin ningún matiz nasal; sin embar- g0, cn sílabas como pan o pin,b anticipación a[ formar la consonante final nasal hará más fácit pasar ala articulación nasal antes y, por consiguiente, el sonido de l¿vocal en estas sílabas scrá, si lo transcribimos minuciosamente, [á] e Ii]. Esta es, por ejemplo, una característica muy regular de [a pronunciación de los hablantes del inglés; tan regu- lar que, de hecho, se pucde decir que hay una regla fonológica cnunciada de la siguicn- te manera: "Cualquier vocal se convierte en nasal siempre que está inmcdiatamente seguida de una nasal". Estos procesos dc asimilación suceden cn varios contextos diferentes, y se identi- fican mejor en el habla cotidiana. Podemos pronunciar lapalabraun como [un], pero si le decimos a alguien que hemos visto ungaro, la influencia de la vclar inmediata [g] seguramente hará quc [a nasal resulte velarizada en [ ¡ ]. También las vocales pueden resultar afectadas. La mayoría de las palabras, con pronunciación cuidada, tienen acento en una de las vocales, pero al hablar normalmcntc, csta vocal puede perderlo y quedar reducida a una semiconsonante. Por ejemplo, normalmente pronunciamos lapalabray como [i] cuandoestáaislada,peroenlafrase calladoyestudioso,rJeci- mos en realidad [ka],áo jestuóiósol .
  5. 5. El lenguaje Elisión En el último ejempto, en la primera palabra, antes de la semiconsonante, el sonido lól de callado ha desaparecido. El sonido [ó] se omite con mucha frecuencia en la pronunciación de las palabras terminadas en -ado. Esta omisión de un segmento de sonido quc se realizxía en una pronunciación cuidada de esa palabra se conoce técnicanrente por el nombre de elisión. los grupos consonánticos de tres o más consonantes tienden a perder una de ellas, normalmente Ia primera, como en la pronunciación lostákt¡lo] de obstáculo, [sustrato] de substraio.Obviamente, en la pronunciación cuidada y lenta podemos pronqnciar la palabra adscrito completamente, pero en una conversación relaiada seguramente producimos [askito]. Las vocales también dcsaparecen, cspecialmente cuando coinciden dos vocales iguales, c0m0 en el caso de [alkól], c0m0 pronunciación de alcohol, o [albá,ka] de albahaca. [a asimilación y la clisión sc produccn en el habla de totlo el mundo y no se deben considcrar c0m0 una forma dc pereza o dc dcscuido. De hecho, cl intento deliberado por evitar cstos patrones regularcs de asimilación y etisión de una lengua determinada daría como rcsultado un habla artificial. El objetivo de investigar los procesos fonológi- cos (de los cualcs sólo hemos visto unos pocos) no es llcgar a un conjunto de reglas sobrc cómo sc debcría pronunciar una lengua, sino procurar entendcr las regularida- des y patroncs que subyacen en el uso real de los sonidos en el lenguaje.

×