SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 14
Descargar para leer sin conexión
PRIMERA ESTACIÓN

                          JESÚS SE ENTREGA EN LA EUCARISTÍA


Del Evangelio según San Lucas

       Llegó el día de los panes sin levadura, cuando había que sacrificar el cordero pascual.
       A la hora determinada se puso a la mesa con sus discípulos. Y les dijo: “He deseado
vivamente comer esta pascua con vosotros antes de mi pasión. Os digo que ya no la comeré hasta
que se cumpla el reino de Dios”. Tomó una copa, dio gracias y dijo: “Tomad y repartirla entre
vosotros, pues os digo que ya no beberé del fruto de la vid hasta que llegue el reino de Dios”.
       Luego tomó pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: “Esto es mi cuerpo, que es
entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío”. Y de la misma manera el cáliz, después de la
cena, diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre, que es derramada por
vosotros”.
                                                                                 (Lc 22, 7. 14-20)

MEDITACIÓN

       Jesús sabe que ha llegado la hora en que deber ser inmolada la víctima de la nueva Pascua.
Y sabe también que es Él precisamente el verdadero Cordero que quita los pecados del mundo. Por
eso, en la cena pascual, anticipa a los apóstoles el don de su cuerpo sacrificado y de su sangre
derramada. Confirma así la nueva alianza; ofrece la prenda del banquete del Reino de Dios.
       La Eucaristía es el inestimable tesoro de la Iglesia que, día tras día, se va construyendo en
torno a este misterio de la fe como comunión de amor.
       Cada uno de nosotros es responsable de este tesoro; cada uno de nosotros se debe
comprometer a vivir la Eucaristía haciéndose don, con Cristo, para todos los hermanos.

Breve pausa en silencio

ORACIÓN

       Señor Jesús, tú has querido ser totalmente despojado y dado por entero en el humilde
sacramento de tu Cuerpo y de tu Sangre. El pan y el vino, frutos de la tierra, son elevados a excelsa
dignidad: Te adoramos y te bendecimos porque siempre preparas a tus pobres un convite de fiesta.
Haz que aprendamos de ti a hacernos pan de bondad para todos nuestros hermanos. Y por
nuestras ingratitudes e indiferencias, Señor Jesús, te pedimos perdón y piedad. Amén.

Padre nuestro...
Dios te salve, María, …
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo…

V/ Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R/ Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo.
SEGUNDA ESTACIÓN

              JESÚS ACEPTA EL CÁLIZ DE LA PASIÓN EN GETSEMANÍ

Del Evangelio según san Lucas

       Jesús salió y fue, según su costumbre, al monte de los Olivos. Sus discípulos lo
acompañaban. Cuando llegó al lugar, les dijo: “Orad para no caer en la tentación”. Él se
apartó de ellos como un tiro de piedra, se arrodilló y se puso a orar, diciendo: “Padre, si
quieres, aleja de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”. Y se le apareció
un ángel del cielo reconfortándolo. Entró en agonía, y oraba más intensamente; sudaba
como gotas de sangre, que corrían por el suelo. Se levantó de la oración, fue a sus discípulos
y los encontró dormidos por la tristeza. Y les dijo: “¿Por qué dormís? Levantaos y orad
para que no caigáis en la tentación”.
                                                                           (Lc 22, 39-46)

MEDITACIÓN

       Noche de angustia en el monte de los Olivos; noche de lágrimas y sudor de sangre:
Jesús podría todavía decir no a la pasión, pero el amor al Padre y a los hermanos es más
fuerte que el miedo a la muerte.
       Noche de soledad, noche de traición consumada en las sombras. Está actuando el
misterio de la iniquidad; es la hora del príncipe de las tinieblas...
       ¡Cuántas noches hay así todavía en el mundo! En ellas se traman y se realizan los
más atroces delitos, las más abominables violencias contra el hombre y contra Dios.
       Jesús sabe que beber el cáliz amargo, para trasformarlo en bebida de salvación, es
obra únicamente del amor. Él lo ha elegido. Él se pone en las manos del Padre.
       Para que de tanto dolor como atraviesa la existencia humana pueda brotar una
inalterable alegría, es preciso aprender la obediencia del padecimiento obediente e inocente
de Jesús.

Breve pausa en silencio

ORACIÓN

       Señor Jesús, un sueño de tristeza pesaba sobre los ojos de tus discípulos mientras tú
en el huerto de los Olivos agonizabas orando: Padre, ¡si quieres...! Te hacías grito de todas
nuestras angustias, te rendías al Padre como un niño que cree en el amor aun cuando no
comprende. Haz que no te dejemos solo. Haz que ningún hombre sea dejado solo en la hora
de la tentación y de la prueba y haznos los unos para los otros ángeles de apoyo y consuelo.
Amén.
TERCERA ESTACIÓN

JESÚS ES CONDENADO A MUERTE

      Del Evangelio según San Lucas

        Lo condujeron a Pilato y comenzaron a acusarlo. Pilato lo mandó a Herodes.
Herodes se alegró mucho de ver a Jesús. Le hizo muchas preguntas, pero él no respondía
nada. Por su parte los sumos sacerdotes y los escribas estaban también allí, y lo acusaban
duramente. Entonces Herodes, con sus soldados, trató con desprecio a Jesús, se burló de él,
le puso un vestido blanco y lo envió a Pilato...
        Pilato les habló de nuevo, porque quería poner a Jesús en libertad. Pero ellos
gritaban: “¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!” Entonces Pilato decidió que se hiciera como pedían y
les entregó a Jesús para que hiciesen con él lo que quisieran.
                                                                            (Lc 23, 1-25)

Meditación
       De Pilato a Herodes; de Herodes a Pilato... Y el tumulto de los acusadores iba de
una parte a otra como un río en crecida. La curiosidad, los interrogatorios, las mofas, la
burla del manto real, los gritos... Nada de todo esto quita a Jesús su soberana dignidad. Su
mismo silencio proclama quién es.
       Pilato cede a las presiones de la multitud, aunque no ve en el hombre que está
delante de él ninguna culpa que merezca la muerte.
       ¡Cuántas veces suceden cosas de estas también entre nosotros! El oportunismo
traiciona la justicia; la irracionalidad se hace contagiosa y empuja en dirección equivocada
a una multitud de personas que se vuelven irresponsables. Y el inocente es entregado a la
voluntad de la opinión pública.
       Pero por encima de todo este absurdo actuar humano está Aquél, el único que tiene
en sus manos la vida de cada persona y puede guiar los acontecimientos de la historia,
incluso los enormes errores de los hombres, hacia un final de salvación para todos.

Breve pausa en silencio

Oración

        Señor Jesús, en ti se ha consumado el drama de la humana locura e injusticia.
Indefenso, abandonado al deseo de una voluntad de muerte, no abriste la boca, pero tu
silencio era obediencia, tu obediencia era amor. Todos nosotros somos responsables de la
injusta condena que padeciste y que todavía hoy, en todas las partes del mundo, estás
sufriendo en nuestros hermanos más débiles. No quisiéramos hacer la parte vil de Pilato ni
el ridículo de Herodes, menos todavía la de los que gritaban “¡Crucifícalo!”, pero tú conoces
nuestros confusos pensamientos y nuestros juicios precipitados. Tú, el condenado que no
condena, ¡ten piedad de nosotros! Amén.

Padre nuestro...
CUARTA ESTACIÓN

JESÚS CARGA CON LA CRUZ

Del Evangelio según San Mateo

      “El que no cargue con su cruz y me siga, no puede ser discípulo mío”.
(Mt 10, 38-39)

Meditación

       La cruz de ha pasado de moda. Nadie quiere cruces en este momento del
“bienestar”… pero las cruces se suceden, sin pedir permiso, para entrar en nuestra vida.
       Es verdad que nos da miedo hablar de cruz, como nos da pavor hablar de asesinatos,
muertes, enfermedades, catástrofes…, perol ahí están.
       También a los discípulos les daba miedo que Tú les hablases de sufrimiento y
amargura en la subida a Jerusalén; aunque todavía les asustaba más que se hiciese
realidad. Por eso, Tú les dijiste aquella mañana: Bienaventurados los sufridos. Los que
llevan las cruces de la vida con valentía y coraje. Los que ante la cruz de la enfermedad, del
desprecio, del dolor, de la pobreza… lejos de quedarse paralizados, corren a poner sus
dolencias en las manos del Padre, sabiendo que sólo en Él, encontrarán el verdadero
consuelo.

Breve pausa en silencio

Oración

       Señor Jesús, ayúdanos a llevar nuestras cruces y las de los demás con paz, con
serenidad. Ayúdanos a ofrecerlas por los que lo están pasando mal. Y haznos comprender
que, a tu lado, la Cruz siempre se trasforma en vida y resurrección.

Padre nuestro…
QUINTA ESTACIÓN

JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE

Del Evangelio según San Lucas

       “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto?” Él les dijo: “¿No sabíais que tengo que
ocuparme de los asuntos de mi Padre?”.
(Lc 2, 48-50)

Meditación

        Lo que empezó sin saber cómo, va tomando fuerza y los que afirmaban ser amigos de
Jesús, e incluso decían que querían dar la vida por Él, han huido horrorizados, al primer
contratiempo.
        Pero hay alguien que no huye, por difíciles que sean las circunstancias, alguien que
da la cara, que no se avergüenza ni teme a nada: es la madre.
        La madre habla con quien sea y como sea, pero no se rinde a la hora de interceder
por su hijo; y más, cuando lo que acontece es origen de una injusticia. Por eso es la Madre
la que se deja ver en el camino del Calvario. La que está tan cercana a su Hijo, que escucha
el latir de su corazón; pero, a la vez, es capaz de guardar la distancia justa para que los
soldados la dejen acompañarlo y no le impidan estar a su lado en estos difíciles momentos.
        Ahora es la madre la que escucha las palabras de su Hijo: ¡Bienaventurada Madre!
Bienaventurada y dichosa porque, no sólo has escuchado la palabra de Dios, sino que estás
aquí cumpliéndola.
        Bienaventurada porque sigues dando la cara, a pesar de que te rinda el dolor.
        Bienaventurada porque serás la referencia para muchas madres que vendrán detrás
de ti y tendrán que pasar situaciones parecidas.

Breve pausa en silencio

Oración

       En este momento te pedimos por todas las madres de la tierra, en especial por
aquéllas a las que sus hijos no las valoran, no las tienen en cuenta, las abandonan cuando
sus fuerzas flaquean y se avergüenzan de ellas porque viven en inferioridad. Da valor,
Señor, a cada madre, a cada padre; que no se desanimen y sigan firmes como tu Madre,
aunque tengan que encontrar a sus hijos con la cruz a cuestas, bajo la tortura del
sufrimiento.

Padre nuestro…
SEXTA ESTACIÓN

SIMÓN, EL CIRINEO, AYUDA A JESÚS A LLEVAR SU CRUZ

Del Evangelio según San Lucas

     Cuando lo conducían, echaron mano de un tal Simón de Cirene, que venía del
campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús.
                                                                     (Lc 23,26)

Meditación

       Un sencillo hombre que vuelve tranquilamente del campo se encuentra involucrado
en el más trágico acontecimiento de la historia. Sobre sus espaldas ponen la cruz de Jesús,
extenuado por los malos tratos que ya ha recibido. Nada sucede por casualidad. Simón es el
símbolo del discípulo: nos representa a todos.
       Puesto que la subida al Calvario sigue también hoy, son necesarios todavía muchos
cirineos; es necesario que seamos unos para los otros, ayuda para llevar el peso de la cruz,
para sostener las numerosas pruebas de la vida. Es la vocación de todo cristiano, la que
hemos de vivir en lo cotidiano de nuestra propia existencia. ¿Quién no tiene cerca algún
necesitado de ayuda moral o material? ¿Y quién puede presumir de bastarse siempre a sí
mismo?
       Para llevarnos a todos al Padre, Jesús se abajó a nuestra condición de humana
debilidad hasta el punto de necesitar un cirineo. Él está siempre en medio de nosotros en la
persona de nuestros hermanos. ¿Sabremos mostrarnos siempre disponibles? ¿Y, llegado el
caso, sabremos nosotros mismos aceptar humildemente la ayuda del prójimo?
       La humildad y la caridad distinguen a los verdaderos discípulos del Señor.

      Breve pausa en silencio

Oración

Señor Jesús, ¡cuántas veces nos hemos encontrado contigo por el camino de la cruz! Tal vez
no nos hemos detenido siempre, no nos hemos sometido siempre dócilmente al gran peso de
tu leño... Sin embargo, ¡te queremos! No podemos pasar junto a ti como extraños.
Encontrándote en nuestros hermanos, no podemos rehusarte nuestra ayuda. Tú lo ves:
estamos todos cansados; aun los que se muestran fuertes al final terminan abatidos por las
pruebas de la vida. Oh divino Cirineo nuestro, haz que te encontremos siempre por las
calles desoladas de nuestro corazón. Amén

Padre nuestro...
SÉPTIMA ESTACIÓN

LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS

Del libro de Isaías

        Creció ante él como un retoño, como raíz en tierra seca. Sin gracia ni belleza para
atraer la mirada, sin aspecto digno de complacencia. Despreciado, desecho de la
humanidad, hombre de dolores, familiarizado con el sufrimiento. Como uno ante el cual se
oculta el rostro, era despreciado y desestimado.
(Is 53, 2-3)

Breve pausa en silencio

Meditación

       Menos mal que siempre hay algún valiente capaz de dar la cara, de salir de la fila,
de enfrentarse con los maltratadores. Debió de ser un alivio para Ti el ver que alguien era
capaz de dar un paso al frente con el corazón desgarrado por el dolor.
       Posiblemente aquélla era una mujer lacerada por las pruebas de la vida y, por eso,
entendía como nadie lo que estabas sintiendo en tu corazón.
       Quizá también fuese de los que te habían oído decir una mañana en el Monte:
Bienaventurados los que viven su fe y la hacen la norma de sus vida, porque no tendrán
miedo de dar la cara por el Señor, aunque eso conlleve sufrimientos, dolores, insultos,
contrariedades, persecuciones… Bienaventurados porque, por todo eso, mi Padre los
guardará en su corazón.

Oración

       Señor, estamos admirados ante esa actitud valiente de una mujer que ha sido capaz
de dar la cara por Ti. Ayúdanos a vivir la fe, de tal manera, que nuestra adhesión al Señor
sea auténtica y, en los momentos en que nos cueste demostrarlo, seamos capaces de llegar a
tu presencia para decirte: ¡Señor, auméntanos la fe! Porque nosotros también queremos
salir de la multitud y dar la cara.

Padre nuestro…
OCTAVA ESTACIÓN

JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN

Del Evangelio según San Lucas

        Lo seguía mucha gente del pueblo y mujeres, que se daban golpes de pecho y se
lamentaban por él. Jesús se volvió a ellas y les dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí;
llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque vienen días en los que se dirá: Dichosas las
estériles, los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han amamantado.
        Entonces comenzarán a decir a las montañas: Caed sobre nosotros, y a los collados:
sepultadnos; porque sin esto hacen con el leño verde, ¿qué no harán al seco?”.
(Lc 23, 27-31)

Meditación

       En medio de la multitud agitada y hostil, Jesús invita a las hijas de Jerusalén a no
llorar por él, sino más bien por ellas mismas y por sus hijos. Porque están cerca los días de
la catástrofe para la ciudad que no ha sabido reconocer el día de la salvación, que no ha
sabido acoger al Enviado del Padre.
       Desde entonces ¡cuántos fueron los días en que podían haberse considerado dichosas
las mujeres estériles, mientras que las llenas de hijos veían el fruto de su seno vacío de
muerte! ¡Y cuántas madres eligieron ellas mismas la muerte para sus pequeños todavía sin
voz para llorar!
       Demasiado leño verde…, demasiadas vidas inocentes han sido consumidas con el
fuego exterminador de la malvada locura, que no reconoce el valor y el carácter sagrado de
la vida.
       ¿Qué ocurrirá después con el leño seco, cuando todos seamos sopesados y juzgados
sobre el amor, precisamente sobre el amor a la vida y a Aquél que es fuente de vida
inagotable?

Breve pausa en silencio

Oración

       Señor Jesús, tu desconsolado llanto sobre Jerusalén ahora responde al llanto de las
madres. Ellas lloran por tu dolor por la vida que te quitan, pero tú lloras por sus hijos que
serán exterminados. Feroz es, en todas partes, el estrago de la vida: desde los primeros
albores hasta el ocaso padece violencia, horror. Y nosotros asistimos impotentes… Pero tú,
brotado de pura fuente, tú, vida que irrumpe el corazón del Padre y del seno virginal de
María, la verdadera Madre, Tú puedes todavía salvarnos de esta cultura de muerte que
entristece al mundo. ¡Ten piedad de nosotros! Amén.

Padre nuestro…
NOVENA ESTACIÓN

JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS Y CRUCIFICADO

Del Evangelio según San Lucas

       Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los
criminales, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque
no saben lo que hacen” Y se repartieron sus vestidos a suertes.
       El pueblo estaba mirando. Las mismas autoridades se burlaban, diciendo: “Ha
salvado a otros; que se salve a sí mismos si es el Mesías de Dios, el elegido”. También los
soldados se burlaban de Él, se acercaban y le daban vinagre, diciendo: “Si Tú eres el rey de
los judíos, sálvate a ti mismo”.
       Encima de él había un letrero que decía: “Éste es el rey de los judíos”.
(Lc 23, 33-38)

Meditación

        Aquí lo tenemos entre los otros dos condenados: dos malhechores. El inocente Hijo de
Dios se hizo verdadero compañero de los pecadores hasta el punto de ser condenado entre
ellos. La humildad de Dios escoge la cruz como su trono real.
        Las vestiduras suelen distinguir el rango de las personas: en la cruz Jesús está
desnudo como sus dos compañeros de suplicio; está despojado de sus vestiduras, pero no de
su soberana dignidad. A la vista del pueblo que “está observando” mientras los jefes se
burlan de Él y lo provocan a que demuestre su poder bajando de la cruz, Jesús es ya, en
cierto modo, la hostia inmaculada expuesta a la adoración de los creyentes. Sobre la cruz
comienza la Eucaristía.
        A Él le hemos ofrecido hiel y vinagre. Él a nosotros, derramando hasta la última
gota de su sangre, nos ofrece el vino de la nueva Pascua.

Breve pausa en silencio

Oración

       Señor Jesús, Tú, el Santo, ¡fuiste hecho pecado por nosotros! Te sentaste realmente a
la mesa de los pecadores sin miedo de contaminarte. Todos nosotros estamos representado
en los dos malhechores; estamos también entre los curiosos y los que se burlan, entre los que
no saben lo que hacen por los cuales Tú rezaste: Padre, ¡perdónalos…! De verdad Tú,
obediente y misericordioso, reinas desde el trono de la cruz. Te suplicamos, Señor, que
tengas piedad de nosotros. Amén.

Padre nuestro…
DÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS ACOGE EN SU REINO AL BUEN LADRÓN

Del Evangelio según San Lucas

      Uno de los criminales crucificados lo insultaba diciendo: “¿No eres Tú el Mesías?
Sálvate a ti mismo y a nosotros”. Pero el otro le reprendió diciendo: “¿Ni siquiera temes a
Dios tú que estás en el mismo suplicio? Nosotros estamos aquí en justicia, porque recibimos
lo que merecen nuestras fechorías; pero éste no ha hecho nada malo”. Y decía: “Jesús,
acuérdate de mí cuando vengas como rey”. Y le contestó: “Te aseguro que hoy estarás
conmigo en el paraíso”.
(Lc 23, 39-43)

Meditación

       Uno de los malhechores recibe, junto a Jesús crucificado, la gracia del
arrepentimiento. El despertar de la conciencia, el reconocimiento de las propias culpas, la
aceptación humilde de la pena y el deseo del perdón son los milagros del Espíritu, los que
cambian realmente al hombre y, por tanto, también el mundo. El malhechor se convierte
en “el buen ladrón” con el cual todos podemos identificarnos si, dirigiéndonos confiados a
Jesús crucificado, le suplicamos con fe y nos entregamos a él, Señor de la vida. Mientras
dentro de nosotros el hombre viejo acepta ser ejecutado, él, con la gracia de su amor y de su
perdón, hace nacer a la luz de la gloria al hombre nuevo.

Breve pausa en silencio

Oración

        Señor Jesús, Amor crucificado, gracias a ti delante de nuestra miseria permanece
siempre abierta una puerta a la esperanza. Te basta sentir en nuestro corazón un
estremecimiento de dolor y arrepentimiento, para derramar sobre nosotros el río de tu
misericordia y hacernos pasar de la muerte a la vida, de la tristeza a la alegría, del reino de
las tinieblas a tu reino de la luz inmortal. Desde lo profundo de nuestro corazón y desde el
corazón de cada persona te gritamos: Jesús, acuérdate, ¡acuérdate siempre de nosotros!
Amén.

Padre nuestro…
UNDÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS EN LA CRUZ, LA MADRE Y EL DISCÍPULO

Del Evangelio según San Juan

       Estaba junto a la cruz de Jesús su madre… Al ver a su madre y a su lado al
discípulo a quien tanto quería, dijo Jesús: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Y luego dijo al
discípulo: “Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su
casa”.
(Jn 19, 25-27)

Meditación

       Desde la cruz, Jesús, te preocupas de los que te crucificaron y de los que todavía te
atormentan. También del ladrón arrepentido, prometiéndole el paraíso.
       Ahora te preocupas de todos nosotros, de todos los hombres, y nos entregas a María
por madre. ¿Qué don puede haber mayor que éste?
       Juan acogió a María en su casa. Ahora nos toca a nosotros acogerla, quererla,
comportarnos con ella como auténticos hijos.
       En todo momento, pero especialmente en las dificultades, tentaciones, cuando te
sientas cansado, desalentado, solo, para caer…, ¡caído!, oye a Jesús que te dice desde la
cruz: “Ahí tienes a tu madre”.
       María está siempre cerca de todas las cruces y de todos los crucificados. No sufras en
tu cruz desesperado y sin consuelo porque “ahí tienes a tu madre”.

Breve pausa en silencio

Oración

Oh María, tú que has recorrido el camino de la cruz junto con tu Hijo, quebrantada por el
dolor en tu corazón de madre, pero confiada siempre en que Aquél para quien nada es
imposible cumpliría sus promesas, suplica para nosotros y para los hombres de las
generaciones futuras la gracia del abandono en el amor de Dios. Haz que, ante el
sufrimiento, el rechazo y la prueba, por dura y larga que sea, jamás dudemos de su amor.
Amén.

Padre nuestro…
DUODÉCIMA ESTACIÓN

JESÚS MUERE EN LA CRUZ


Del Evangelio según San Lucas

        Hacia el mediodía las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta las tres de la tarde. El
sol se eclipsó y la cortina del templo se rasgó por medio. Y Jesús, con fuerte voz, dijo:
“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Dijo esto y expiró.
        El oficial, al ver lo que había ocurrido, daba gloria a Dios, diciendo:
“Verdaderamente este hombre era justo”. Y toda la gente que había asistido al espectáculo,
al ver los sucedido, regresaba dándose golpes de pecho. Todos los conocidos de Jesús estaban
a distancia, igual que las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, presenciando todo
esto.
(Lc 23, 44-49)

Meditación

        ¡Oscuridad en pleno día sobre la tierra! Oscuridad en la conciencia del hombre. Se
ha hecho de noche porque Cristo, el verdadero Sol, se ha apagado en la cruz. En su último
grito ha recogido todo el dolor del hombre y lo ha transformado en ofrenda y abandono
filial: “Padre, en tus manos…”! Su obediencia se ha cumplido y nosotros hemos sido
arrancados del poder de la muerte, amargo fruto de la desobediencia.
        Contemplando con ánimo arrepentido el precio de nuestro rescate, no nos quedemos
mirando desde lejos, sino con María y Juan, los más íntimos, en silencio de amor y
adoración abrazándonos a Él, a sus pies clavados a la cruz, su trono real.

Breve pausa en silencio

Oración

       Señor Jesús, así nos has amado Tú: realmente hasta el final, hasta entregarte
totalmente en el extremo sacrificio. Mueres como un maldito, como un desechado, pero caes
en los brazos del Padre con todos nosotros que te hemos traspasado. Contemplándote
suspendido entre el cielo y la tierra –con los brazos abiertos en súplica incesante- queremos
cantarte, oh Cristo, como el más bellos entre los hijos de los hombres, porque espléndido es
tu rostro de amor, transfigurado en el sueño de la muerte. Y esto nos consuela porque
sabemos que, cuando venga también para nosotros, la muerte tendrá tu rostro. Amén.

Padre nuestro…
DECIMOTERCERA ESTACIÓN

MARÍA ACOGE ENTRE SUS BRAZOS EL CUERPO SIN VIDA DE JESÚS

Del Evangelio según San Lucas

       Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: mira, éste será motivo de caída y
resurrección de muchos en Israel, será signo de contradicción, y a ti una espada te
traspasará el corazón.
(Lc 2, 23-24)

Meditación

       Cuando el hijo muerto llega al regazo de la madre y ella, tocando el cuerpo inerte,
puede contemplar de cerca su rostro, nota cómo todo su ser se paraliza, su cabeza parece
explotar y su corazón bombea la sangre a una velocidad vertiginosa. En ese momento no
sabe qué decir, ni qué pensar…, es un momento en el que nota que, si Dios no estuviese con
ella, no podría seguir viviendo.
       María se encontraba en esta situación. Ella era una mujer como las demás, sufría
como cualquier madre; lo único que la diferenciaba de cualquier otra, era su certeza de
descansar en las manos de Dios y, precisamente esa certeza, le proporcionaba la fuerza de
sujetar a su hijo destrozado, apretándolo fuertemente contra su corazón.
       ¿Qué te han hecho? ¿Por qué pagaron así tu bondad y tu entrega? María había
vivido muchos años con su hijo. Le había preparado para dar el Sí al Padre. Por eso,
todavía resonaba en sus oídos el eco de sus palabras: Bienaventurados vosotros cuando os
persigan, os insulten y os calumnien por mi causa; dichosos cuando sufráis, por mí, el
martirio de las contradicciones de la vida; porque Yo os infundiré el gozo de haberlas
pasado a vuestro lado. No tengáis miedo; todos sabéis que, en vuestra vida, habrá
sufrimiento y muerte, pero también la certeza de que Yo las transformaré en vida y
plenitud.

Breve pausa en silencio

Oración

       Señor Jesús, danos la gracia de vivir contigo nuestras muertes y depositar en el
regazo de María nuestros cuerpos destrozados, para que sea ella la que los ponga en los
brazos del Padre.

Padre nuestro…
DECIMOCUARTA ESTACIÓN

JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO Y MARÍA QUEDA EN SOLEDAD
A LA ESPERA DE LA RESURRECCIÓN

Del Evangelio según San Lucas

       Un hombre llamado José, miembro del tribunal supremo, hombre bueno y justo, de
Arimatea, ciudad de Judea, el cual no estaba de acuerdo con las actuaciones del tribunal y
que esperaba el reino de Dios, se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Lo bajó de
la cruz, lo envolvió en una sábana y lo puso en un sepulcro excavado en la roca, en el que
todavía no había sido puesto nadie. Era el día de la preparación de la pascua, y rayaba ya
el sábado. Las mujeres que habían acompañado a Jesús desde Galilea lo siguieron de cerca
y vieron el sepulcro y cómo fue colocado su cuerpo. Regresaron y prepararon aromas. El
sábado descansaron, como estaba prescrito.
(Lc 23, 50-56)

Meditación

       Silencio. El misterio de la muerte siempre impone silencio; tanto más el misterio de
la muerte violenta que padeció Cristo, el Hijo de Dios. Y María en sola, con su soledad.
Hoy también la Iglesia está sola, María, y espera en tu compañía.
       Al anochecer, muchos se fueron. El cuerpo martirizado, bajado de la cruz, fue
colocado en un sepulcro nuevo excavado en la roca. Allí la Palabra de Dios viva yace en
silencio, en espera del glorioso despertar.
       La trágica realidad de la muerte violenta se concreta todavía en nuestros días, y no
siempre es rodeada de sentimientos y gestos de piedad. Y es todavía Cristo el que sufre el
ultraje.
       Pero la última palabra será realmente la resurrección de la carne; entonces, en todo
el universo, resonará el canto de la vida.

Breve pausa en silencio

Oración

      Señor Jesús, tu cuerpo inmaculado bajado de la cruz es todo una llaga; no bastan
para lavarlo las lágrimas de María, tu Madre, y las lágrimas derramadas de miles de
madres por el dolor de sus hijos maltratados, por los hijos que no han vuelto a
reencontrarse, que ni tuvieron piadosa sepultura… Es demasiado estrecho el espacio de la
roca que encierra tu cuerpo junto a todos ellos… Danos, Señor, la fuerza de la fe y la
esperanza que tuvo el corazón de tu Madre confiado y vigilante en la paciente espera del
amanecer. Amén.

Padre nuestro…

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Cancionero misa virgen 13
Cancionero misa  virgen 13Cancionero misa  virgen 13
Cancionero misa virgen 13
Dana Diaz
 
10 hora santa septiembre y jueves santo
10 hora santa septiembre y jueves santo10 hora santa septiembre y jueves santo
10 hora santa septiembre y jueves santo
comisiondeliturgia
 
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Apostolado de Reparacion
Apostolado de ReparacionApostolado de Reparacion
Apostolado de Reparacion
manu2002
 
GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.
GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.
GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.
FEDERICO ALMENARA CHECA
 

La actualidad más candente (20)

Cancionero misa virgen 13
Cancionero misa  virgen 13Cancionero misa  virgen 13
Cancionero misa virgen 13
 
Vigilia pentecostés
Vigilia pentecostésVigilia pentecostés
Vigilia pentecostés
 
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre PioEl Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
 
Via crucis para adolecentes
Via crucis para adolecentesVia crucis para adolecentes
Via crucis para adolecentes
 
Via crucis
Via crucis Via crucis
Via crucis
 
Corazon de jesus rosario y letanias
Corazon de jesus rosario y letaniasCorazon de jesus rosario y letanias
Corazon de jesus rosario y letanias
 
10 hora santa septiembre y jueves santo
10 hora santa septiembre y jueves santo10 hora santa septiembre y jueves santo
10 hora santa septiembre y jueves santo
 
Vía crucis para niños y jóvenes.
Vía crucis  para niños y jóvenes.Vía crucis  para niños y jóvenes.
Vía crucis para niños y jóvenes.
 
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO III DE PASCUA CICLO A.
 
Terco aprenda
Terco aprendaTerco aprenda
Terco aprenda
 
Viacrusis del enfermo 2
Viacrusis del enfermo 2Viacrusis del enfermo 2
Viacrusis del enfermo 2
 
VIACRUCIS CON TEXTOS FRANCISCANOS
VIACRUCIS CON TEXTOS FRANCISCANOSVIACRUCIS CON TEXTOS FRANCISCANOS
VIACRUCIS CON TEXTOS FRANCISCANOS
 
Apostolado de Reparacion
Apostolado de ReparacionApostolado de Reparacion
Apostolado de Reparacion
 
I domingo cuaresma guión litúrgico
I domingo cuaresma guión litúrgicoI domingo cuaresma guión litúrgico
I domingo cuaresma guión litúrgico
 
Triduo Pascual HIstoria 2015
Triduo Pascual HIstoria 2015Triduo Pascual HIstoria 2015
Triduo Pascual HIstoria 2015
 
GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.
GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.
GUIÓN CANCIONES DE LA FIESTA DE LA INMACULADA.
 
O terço
O terçoO terço
O terço
 
Glorious Mystery: Holy Rosary (Every Sunday & Wednesday) with COVID19 Oratio ...
Glorious Mystery: Holy Rosary (Every Sunday & Wednesday) with COVID19 Oratio ...Glorious Mystery: Holy Rosary (Every Sunday & Wednesday) with COVID19 Oratio ...
Glorious Mystery: Holy Rosary (Every Sunday & Wednesday) with COVID19 Oratio ...
 
Rosario
RosarioRosario
Rosario
 
Adoremos al Santísimo
Adoremos al SantísimoAdoremos al Santísimo
Adoremos al Santísimo
 

Destacado

Viacrucis Para Jovenes Y NiñOs
Viacrucis Para Jovenes Y NiñOsViacrucis Para Jovenes Y NiñOs
Viacrucis Para Jovenes Y NiñOs
vicentemabe
 
Estaciones Del Via Crucis
Estaciones Del Via CrucisEstaciones Del Via Crucis
Estaciones Del Via Crucis
sbnavalon
 

Destacado (20)

Viacrucis
ViacrucisViacrucis
Viacrucis
 
Vía crucis para adultos
Vía crucis para adultosVía crucis para adultos
Vía crucis para adultos
 
Viacrucis Juvenil Misionero
Viacrucis Juvenil MisioneroViacrucis Juvenil Misionero
Viacrucis Juvenil Misionero
 
Viacrucis Para Jovenes Y NiñOs
Viacrucis Para Jovenes Y NiñOsViacrucis Para Jovenes Y NiñOs
Viacrucis Para Jovenes Y NiñOs
 
Via Crucis con Dibujos
Via Crucis con DibujosVia Crucis con Dibujos
Via Crucis con Dibujos
 
Via crucis
Via crucisVia crucis
Via crucis
 
Via crucis
Via crucisVia crucis
Via crucis
 
Estaciones del viacrucis ESTHER VENTURA
Estaciones del viacrucis ESTHER VENTURA Estaciones del viacrucis ESTHER VENTURA
Estaciones del viacrucis ESTHER VENTURA
 
Via Crucis
Via CrucisVia Crucis
Via Crucis
 
(Via crucis para niños y niñas)
(Via crucis para niños y niñas)(Via crucis para niños y niñas)
(Via crucis para niños y niñas)
 
Via crucis
Via crucis Via crucis
Via crucis
 
Via Crucis
Via CrucisVia Crucis
Via Crucis
 
Via Crucis Siguiendo a Jesus
Via Crucis Siguiendo a JesusVia Crucis Siguiendo a Jesus
Via Crucis Siguiendo a Jesus
 
Via Crucis con Jesús
Via Crucis con JesúsVia Crucis con Jesús
Via Crucis con Jesús
 
VÍA CRUCIS
VÍA  CRUCISVÍA  CRUCIS
VÍA CRUCIS
 
Via Crucis
Via CrucisVia Crucis
Via Crucis
 
Viacrucis
ViacrucisViacrucis
Viacrucis
 
Estaciones Del Via Crucis
Estaciones Del Via CrucisEstaciones Del Via Crucis
Estaciones Del Via Crucis
 
Viacrucis 5
Viacrucis 5Viacrucis 5
Viacrucis 5
 
Via crucis niños fano
Via crucis niños fanoVia crucis niños fano
Via crucis niños fano
 

Similar a Via Crucis

GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...
GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...
GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Orar en Cuaresma OFS
Orar en Cuaresma OFSOrar en Cuaresma OFS
Orar en Cuaresma OFS
framasg
 
Reloj de la_pasion_marzo_2012
Reloj de la_pasion_marzo_2012Reloj de la_pasion_marzo_2012
Reloj de la_pasion_marzo_2012
Mariu Aguirre
 
Dom rampasc13cas
Dom rampasc13casDom rampasc13cas
Dom rampasc13cas
escmauxi
 
GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015
GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015
GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015
GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015
GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...
Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...
Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...
FEDERICO ALMENARA CHECA
 

Similar a Via Crucis (20)

Viacrucis 2008 Coliseo Roma
Viacrucis 2008 Coliseo RomaViacrucis 2008 Coliseo Roma
Viacrucis 2008 Coliseo Roma
 
GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...
GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...
GUIÓN SIN CANCIONES DEL LA EUCARISTÍA DEL DOMINGO XIII DEL TO. CICLO B. DIA 2...
 
Meditacion sobre pasion y muerte
Meditacion sobre pasion y muerteMeditacion sobre pasion y muerte
Meditacion sobre pasion y muerte
 
LAS 7 PALABRAS.docx
LAS 7 PALABRAS.docxLAS 7 PALABRAS.docx
LAS 7 PALABRAS.docx
 
Orar en Cuaresma OFS
Orar en Cuaresma OFSOrar en Cuaresma OFS
Orar en Cuaresma OFS
 
Via crucis retirocuaresma
Via crucis retirocuaresmaVia crucis retirocuaresma
Via crucis retirocuaresma
 
Reloj de la_pasion_marzo_2012
Reloj de la_pasion_marzo_2012Reloj de la_pasion_marzo_2012
Reloj de la_pasion_marzo_2012
 
SEMANA SANTA
SEMANA SANTASEMANA SANTA
SEMANA SANTA
 
VIACRUCIS 2024 PAfffffffffffffffRA IMPRIMIR.pdf
VIACRUCIS 2024 PAfffffffffffffffRA IMPRIMIR.pdfVIACRUCIS 2024 PAfffffffffffffffRA IMPRIMIR.pdf
VIACRUCIS 2024 PAfffffffffffffffRA IMPRIMIR.pdf
 
La misericordia de Dios cura nuestra existencia
La misericordia de Dios cura nuestra existenciaLa misericordia de Dios cura nuestra existencia
La misericordia de Dios cura nuestra existencia
 
Dom rampasc13cas
Dom rampasc13casDom rampasc13cas
Dom rampasc13cas
 
GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015
GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015
GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015
 
VIA CRUSIS PAPÁS - PARROQUIA SAN MIGUEL.docx
VIA CRUSIS PAPÁS - PARROQUIA SAN MIGUEL.docxVIA CRUSIS PAPÁS - PARROQUIA SAN MIGUEL.docx
VIA CRUSIS PAPÁS - PARROQUIA SAN MIGUEL.docx
 
viacrucis 2023.pdf
viacrucis 2023.pdfviacrucis 2023.pdf
viacrucis 2023.pdf
 
GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015
GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015
GUIÓN SIN EUCARISTÍA DEL CORPUS CRISTI. CICLO B. DIA 7 DE JUNIO DEL 2015
 
Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...
Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...
Viacrucis6. propuesta para el dia 22 de marzo. contemplación de la pasión de ...
 
29-03-15
29-03-1529-03-15
29-03-15
 
Via crucis 2016
Via crucis 2016Via crucis 2016
Via crucis 2016
 
Vía Crucis
Vía CrucisVía Crucis
Vía Crucis
 
Vía Crucis
Vía CrucisVía Crucis
Vía Crucis
 

Más de framasg

152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce
framasg
 
Hermano lobo abril
Hermano lobo abrilHermano lobo abril
Hermano lobo abril
framasg
 
A la escucha de la Evangelii Gaudium
A la escucha de la Evangelii GaudiumA la escucha de la Evangelii Gaudium
A la escucha de la Evangelii Gaudium
framasg
 
Boletin abril 2014
Boletin abril 2014Boletin abril 2014
Boletin abril 2014
framasg
 
Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014
framasg
 
Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113
framasg
 
Hermano lobo marzo
Hermano lobo marzoHermano lobo marzo
Hermano lobo marzo
framasg
 
Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1
framasg
 
Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112
framasg
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
framasg
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
framasg
 
Itinerario formativo
Itinerario formativoItinerario formativo
Itinerario formativo
framasg
 
Anexos II
Anexos IIAnexos II
Anexos II
framasg
 
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
framasg
 
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizarProyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
framasg
 
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
framasg
 
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVICatequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
framasg
 
La verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del PapaLa verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del Papa
framasg
 
Subsidio de formación
Subsidio de formaciónSubsidio de formación
Subsidio de formación
framasg
 
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana SeglarRitual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
framasg
 

Más de framasg (20)

152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce
 
Hermano lobo abril
Hermano lobo abrilHermano lobo abril
Hermano lobo abril
 
A la escucha de la Evangelii Gaudium
A la escucha de la Evangelii GaudiumA la escucha de la Evangelii Gaudium
A la escucha de la Evangelii Gaudium
 
Boletin abril 2014
Boletin abril 2014Boletin abril 2014
Boletin abril 2014
 
Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014
 
Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113
 
Hermano lobo marzo
Hermano lobo marzoHermano lobo marzo
Hermano lobo marzo
 
Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1
 
Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
 
Itinerario formativo
Itinerario formativoItinerario formativo
Itinerario formativo
 
Anexos II
Anexos IIAnexos II
Anexos II
 
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
 
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizarProyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
 
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
 
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVICatequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
 
La verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del PapaLa verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del Papa
 
Subsidio de formación
Subsidio de formaciónSubsidio de formación
Subsidio de formación
 
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana SeglarRitual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
 

Via Crucis

  • 1. PRIMERA ESTACIÓN JESÚS SE ENTREGA EN LA EUCARISTÍA Del Evangelio según San Lucas Llegó el día de los panes sin levadura, cuando había que sacrificar el cordero pascual. A la hora determinada se puso a la mesa con sus discípulos. Y les dijo: “He deseado vivamente comer esta pascua con vosotros antes de mi pasión. Os digo que ya no la comeré hasta que se cumpla el reino de Dios”. Tomó una copa, dio gracias y dijo: “Tomad y repartirla entre vosotros, pues os digo que ya no beberé del fruto de la vid hasta que llegue el reino de Dios”. Luego tomó pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: “Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío”. Y de la misma manera el cáliz, después de la cena, diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre, que es derramada por vosotros”. (Lc 22, 7. 14-20) MEDITACIÓN Jesús sabe que ha llegado la hora en que deber ser inmolada la víctima de la nueva Pascua. Y sabe también que es Él precisamente el verdadero Cordero que quita los pecados del mundo. Por eso, en la cena pascual, anticipa a los apóstoles el don de su cuerpo sacrificado y de su sangre derramada. Confirma así la nueva alianza; ofrece la prenda del banquete del Reino de Dios. La Eucaristía es el inestimable tesoro de la Iglesia que, día tras día, se va construyendo en torno a este misterio de la fe como comunión de amor. Cada uno de nosotros es responsable de este tesoro; cada uno de nosotros se debe comprometer a vivir la Eucaristía haciéndose don, con Cristo, para todos los hermanos. Breve pausa en silencio ORACIÓN Señor Jesús, tú has querido ser totalmente despojado y dado por entero en el humilde sacramento de tu Cuerpo y de tu Sangre. El pan y el vino, frutos de la tierra, son elevados a excelsa dignidad: Te adoramos y te bendecimos porque siempre preparas a tus pobres un convite de fiesta. Haz que aprendamos de ti a hacernos pan de bondad para todos nuestros hermanos. Y por nuestras ingratitudes e indiferencias, Señor Jesús, te pedimos perdón y piedad. Amén. Padre nuestro... Dios te salve, María, … Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo… V/ Te adoramos, Cristo, y te bendecimos. R/ Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo.
  • 2. SEGUNDA ESTACIÓN JESÚS ACEPTA EL CÁLIZ DE LA PASIÓN EN GETSEMANÍ Del Evangelio según san Lucas Jesús salió y fue, según su costumbre, al monte de los Olivos. Sus discípulos lo acompañaban. Cuando llegó al lugar, les dijo: “Orad para no caer en la tentación”. Él se apartó de ellos como un tiro de piedra, se arrodilló y se puso a orar, diciendo: “Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”. Y se le apareció un ángel del cielo reconfortándolo. Entró en agonía, y oraba más intensamente; sudaba como gotas de sangre, que corrían por el suelo. Se levantó de la oración, fue a sus discípulos y los encontró dormidos por la tristeza. Y les dijo: “¿Por qué dormís? Levantaos y orad para que no caigáis en la tentación”. (Lc 22, 39-46) MEDITACIÓN Noche de angustia en el monte de los Olivos; noche de lágrimas y sudor de sangre: Jesús podría todavía decir no a la pasión, pero el amor al Padre y a los hermanos es más fuerte que el miedo a la muerte. Noche de soledad, noche de traición consumada en las sombras. Está actuando el misterio de la iniquidad; es la hora del príncipe de las tinieblas... ¡Cuántas noches hay así todavía en el mundo! En ellas se traman y se realizan los más atroces delitos, las más abominables violencias contra el hombre y contra Dios. Jesús sabe que beber el cáliz amargo, para trasformarlo en bebida de salvación, es obra únicamente del amor. Él lo ha elegido. Él se pone en las manos del Padre. Para que de tanto dolor como atraviesa la existencia humana pueda brotar una inalterable alegría, es preciso aprender la obediencia del padecimiento obediente e inocente de Jesús. Breve pausa en silencio ORACIÓN Señor Jesús, un sueño de tristeza pesaba sobre los ojos de tus discípulos mientras tú en el huerto de los Olivos agonizabas orando: Padre, ¡si quieres...! Te hacías grito de todas nuestras angustias, te rendías al Padre como un niño que cree en el amor aun cuando no comprende. Haz que no te dejemos solo. Haz que ningún hombre sea dejado solo en la hora de la tentación y de la prueba y haznos los unos para los otros ángeles de apoyo y consuelo. Amén.
  • 3. TERCERA ESTACIÓN JESÚS ES CONDENADO A MUERTE Del Evangelio según San Lucas Lo condujeron a Pilato y comenzaron a acusarlo. Pilato lo mandó a Herodes. Herodes se alegró mucho de ver a Jesús. Le hizo muchas preguntas, pero él no respondía nada. Por su parte los sumos sacerdotes y los escribas estaban también allí, y lo acusaban duramente. Entonces Herodes, con sus soldados, trató con desprecio a Jesús, se burló de él, le puso un vestido blanco y lo envió a Pilato... Pilato les habló de nuevo, porque quería poner a Jesús en libertad. Pero ellos gritaban: “¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!” Entonces Pilato decidió que se hiciera como pedían y les entregó a Jesús para que hiciesen con él lo que quisieran. (Lc 23, 1-25) Meditación De Pilato a Herodes; de Herodes a Pilato... Y el tumulto de los acusadores iba de una parte a otra como un río en crecida. La curiosidad, los interrogatorios, las mofas, la burla del manto real, los gritos... Nada de todo esto quita a Jesús su soberana dignidad. Su mismo silencio proclama quién es. Pilato cede a las presiones de la multitud, aunque no ve en el hombre que está delante de él ninguna culpa que merezca la muerte. ¡Cuántas veces suceden cosas de estas también entre nosotros! El oportunismo traiciona la justicia; la irracionalidad se hace contagiosa y empuja en dirección equivocada a una multitud de personas que se vuelven irresponsables. Y el inocente es entregado a la voluntad de la opinión pública. Pero por encima de todo este absurdo actuar humano está Aquél, el único que tiene en sus manos la vida de cada persona y puede guiar los acontecimientos de la historia, incluso los enormes errores de los hombres, hacia un final de salvación para todos. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, en ti se ha consumado el drama de la humana locura e injusticia. Indefenso, abandonado al deseo de una voluntad de muerte, no abriste la boca, pero tu silencio era obediencia, tu obediencia era amor. Todos nosotros somos responsables de la injusta condena que padeciste y que todavía hoy, en todas las partes del mundo, estás sufriendo en nuestros hermanos más débiles. No quisiéramos hacer la parte vil de Pilato ni el ridículo de Herodes, menos todavía la de los que gritaban “¡Crucifícalo!”, pero tú conoces nuestros confusos pensamientos y nuestros juicios precipitados. Tú, el condenado que no condena, ¡ten piedad de nosotros! Amén. Padre nuestro...
  • 4. CUARTA ESTACIÓN JESÚS CARGA CON LA CRUZ Del Evangelio según San Mateo “El que no cargue con su cruz y me siga, no puede ser discípulo mío”. (Mt 10, 38-39) Meditación La cruz de ha pasado de moda. Nadie quiere cruces en este momento del “bienestar”… pero las cruces se suceden, sin pedir permiso, para entrar en nuestra vida. Es verdad que nos da miedo hablar de cruz, como nos da pavor hablar de asesinatos, muertes, enfermedades, catástrofes…, perol ahí están. También a los discípulos les daba miedo que Tú les hablases de sufrimiento y amargura en la subida a Jerusalén; aunque todavía les asustaba más que se hiciese realidad. Por eso, Tú les dijiste aquella mañana: Bienaventurados los sufridos. Los que llevan las cruces de la vida con valentía y coraje. Los que ante la cruz de la enfermedad, del desprecio, del dolor, de la pobreza… lejos de quedarse paralizados, corren a poner sus dolencias en las manos del Padre, sabiendo que sólo en Él, encontrarán el verdadero consuelo. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, ayúdanos a llevar nuestras cruces y las de los demás con paz, con serenidad. Ayúdanos a ofrecerlas por los que lo están pasando mal. Y haznos comprender que, a tu lado, la Cruz siempre se trasforma en vida y resurrección. Padre nuestro…
  • 5. QUINTA ESTACIÓN JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE Del Evangelio según San Lucas “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto?” Él les dijo: “¿No sabíais que tengo que ocuparme de los asuntos de mi Padre?”. (Lc 2, 48-50) Meditación Lo que empezó sin saber cómo, va tomando fuerza y los que afirmaban ser amigos de Jesús, e incluso decían que querían dar la vida por Él, han huido horrorizados, al primer contratiempo. Pero hay alguien que no huye, por difíciles que sean las circunstancias, alguien que da la cara, que no se avergüenza ni teme a nada: es la madre. La madre habla con quien sea y como sea, pero no se rinde a la hora de interceder por su hijo; y más, cuando lo que acontece es origen de una injusticia. Por eso es la Madre la que se deja ver en el camino del Calvario. La que está tan cercana a su Hijo, que escucha el latir de su corazón; pero, a la vez, es capaz de guardar la distancia justa para que los soldados la dejen acompañarlo y no le impidan estar a su lado en estos difíciles momentos. Ahora es la madre la que escucha las palabras de su Hijo: ¡Bienaventurada Madre! Bienaventurada y dichosa porque, no sólo has escuchado la palabra de Dios, sino que estás aquí cumpliéndola. Bienaventurada porque sigues dando la cara, a pesar de que te rinda el dolor. Bienaventurada porque serás la referencia para muchas madres que vendrán detrás de ti y tendrán que pasar situaciones parecidas. Breve pausa en silencio Oración En este momento te pedimos por todas las madres de la tierra, en especial por aquéllas a las que sus hijos no las valoran, no las tienen en cuenta, las abandonan cuando sus fuerzas flaquean y se avergüenzan de ellas porque viven en inferioridad. Da valor, Señor, a cada madre, a cada padre; que no se desanimen y sigan firmes como tu Madre, aunque tengan que encontrar a sus hijos con la cruz a cuestas, bajo la tortura del sufrimiento. Padre nuestro…
  • 6. SEXTA ESTACIÓN SIMÓN, EL CIRINEO, AYUDA A JESÚS A LLEVAR SU CRUZ Del Evangelio según San Lucas Cuando lo conducían, echaron mano de un tal Simón de Cirene, que venía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevara detrás de Jesús. (Lc 23,26) Meditación Un sencillo hombre que vuelve tranquilamente del campo se encuentra involucrado en el más trágico acontecimiento de la historia. Sobre sus espaldas ponen la cruz de Jesús, extenuado por los malos tratos que ya ha recibido. Nada sucede por casualidad. Simón es el símbolo del discípulo: nos representa a todos. Puesto que la subida al Calvario sigue también hoy, son necesarios todavía muchos cirineos; es necesario que seamos unos para los otros, ayuda para llevar el peso de la cruz, para sostener las numerosas pruebas de la vida. Es la vocación de todo cristiano, la que hemos de vivir en lo cotidiano de nuestra propia existencia. ¿Quién no tiene cerca algún necesitado de ayuda moral o material? ¿Y quién puede presumir de bastarse siempre a sí mismo? Para llevarnos a todos al Padre, Jesús se abajó a nuestra condición de humana debilidad hasta el punto de necesitar un cirineo. Él está siempre en medio de nosotros en la persona de nuestros hermanos. ¿Sabremos mostrarnos siempre disponibles? ¿Y, llegado el caso, sabremos nosotros mismos aceptar humildemente la ayuda del prójimo? La humildad y la caridad distinguen a los verdaderos discípulos del Señor. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, ¡cuántas veces nos hemos encontrado contigo por el camino de la cruz! Tal vez no nos hemos detenido siempre, no nos hemos sometido siempre dócilmente al gran peso de tu leño... Sin embargo, ¡te queremos! No podemos pasar junto a ti como extraños. Encontrándote en nuestros hermanos, no podemos rehusarte nuestra ayuda. Tú lo ves: estamos todos cansados; aun los que se muestran fuertes al final terminan abatidos por las pruebas de la vida. Oh divino Cirineo nuestro, haz que te encontremos siempre por las calles desoladas de nuestro corazón. Amén Padre nuestro...
  • 7. SÉPTIMA ESTACIÓN LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS Del libro de Isaías Creció ante él como un retoño, como raíz en tierra seca. Sin gracia ni belleza para atraer la mirada, sin aspecto digno de complacencia. Despreciado, desecho de la humanidad, hombre de dolores, familiarizado con el sufrimiento. Como uno ante el cual se oculta el rostro, era despreciado y desestimado. (Is 53, 2-3) Breve pausa en silencio Meditación Menos mal que siempre hay algún valiente capaz de dar la cara, de salir de la fila, de enfrentarse con los maltratadores. Debió de ser un alivio para Ti el ver que alguien era capaz de dar un paso al frente con el corazón desgarrado por el dolor. Posiblemente aquélla era una mujer lacerada por las pruebas de la vida y, por eso, entendía como nadie lo que estabas sintiendo en tu corazón. Quizá también fuese de los que te habían oído decir una mañana en el Monte: Bienaventurados los que viven su fe y la hacen la norma de sus vida, porque no tendrán miedo de dar la cara por el Señor, aunque eso conlleve sufrimientos, dolores, insultos, contrariedades, persecuciones… Bienaventurados porque, por todo eso, mi Padre los guardará en su corazón. Oración Señor, estamos admirados ante esa actitud valiente de una mujer que ha sido capaz de dar la cara por Ti. Ayúdanos a vivir la fe, de tal manera, que nuestra adhesión al Señor sea auténtica y, en los momentos en que nos cueste demostrarlo, seamos capaces de llegar a tu presencia para decirte: ¡Señor, auméntanos la fe! Porque nosotros también queremos salir de la multitud y dar la cara. Padre nuestro…
  • 8. OCTAVA ESTACIÓN JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN Del Evangelio según San Lucas Lo seguía mucha gente del pueblo y mujeres, que se daban golpes de pecho y se lamentaban por él. Jesús se volvió a ellas y les dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque vienen días en los que se dirá: Dichosas las estériles, los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han amamantado. Entonces comenzarán a decir a las montañas: Caed sobre nosotros, y a los collados: sepultadnos; porque sin esto hacen con el leño verde, ¿qué no harán al seco?”. (Lc 23, 27-31) Meditación En medio de la multitud agitada y hostil, Jesús invita a las hijas de Jerusalén a no llorar por él, sino más bien por ellas mismas y por sus hijos. Porque están cerca los días de la catástrofe para la ciudad que no ha sabido reconocer el día de la salvación, que no ha sabido acoger al Enviado del Padre. Desde entonces ¡cuántos fueron los días en que podían haberse considerado dichosas las mujeres estériles, mientras que las llenas de hijos veían el fruto de su seno vacío de muerte! ¡Y cuántas madres eligieron ellas mismas la muerte para sus pequeños todavía sin voz para llorar! Demasiado leño verde…, demasiadas vidas inocentes han sido consumidas con el fuego exterminador de la malvada locura, que no reconoce el valor y el carácter sagrado de la vida. ¿Qué ocurrirá después con el leño seco, cuando todos seamos sopesados y juzgados sobre el amor, precisamente sobre el amor a la vida y a Aquél que es fuente de vida inagotable? Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, tu desconsolado llanto sobre Jerusalén ahora responde al llanto de las madres. Ellas lloran por tu dolor por la vida que te quitan, pero tú lloras por sus hijos que serán exterminados. Feroz es, en todas partes, el estrago de la vida: desde los primeros albores hasta el ocaso padece violencia, horror. Y nosotros asistimos impotentes… Pero tú, brotado de pura fuente, tú, vida que irrumpe el corazón del Padre y del seno virginal de María, la verdadera Madre, Tú puedes todavía salvarnos de esta cultura de muerte que entristece al mundo. ¡Ten piedad de nosotros! Amén. Padre nuestro…
  • 9. NOVENA ESTACIÓN JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS Y CRUCIFICADO Del Evangelio según San Lucas Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los criminales, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” Y se repartieron sus vestidos a suertes. El pueblo estaba mirando. Las mismas autoridades se burlaban, diciendo: “Ha salvado a otros; que se salve a sí mismos si es el Mesías de Dios, el elegido”. También los soldados se burlaban de Él, se acercaban y le daban vinagre, diciendo: “Si Tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo”. Encima de él había un letrero que decía: “Éste es el rey de los judíos”. (Lc 23, 33-38) Meditación Aquí lo tenemos entre los otros dos condenados: dos malhechores. El inocente Hijo de Dios se hizo verdadero compañero de los pecadores hasta el punto de ser condenado entre ellos. La humildad de Dios escoge la cruz como su trono real. Las vestiduras suelen distinguir el rango de las personas: en la cruz Jesús está desnudo como sus dos compañeros de suplicio; está despojado de sus vestiduras, pero no de su soberana dignidad. A la vista del pueblo que “está observando” mientras los jefes se burlan de Él y lo provocan a que demuestre su poder bajando de la cruz, Jesús es ya, en cierto modo, la hostia inmaculada expuesta a la adoración de los creyentes. Sobre la cruz comienza la Eucaristía. A Él le hemos ofrecido hiel y vinagre. Él a nosotros, derramando hasta la última gota de su sangre, nos ofrece el vino de la nueva Pascua. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, Tú, el Santo, ¡fuiste hecho pecado por nosotros! Te sentaste realmente a la mesa de los pecadores sin miedo de contaminarte. Todos nosotros estamos representado en los dos malhechores; estamos también entre los curiosos y los que se burlan, entre los que no saben lo que hacen por los cuales Tú rezaste: Padre, ¡perdónalos…! De verdad Tú, obediente y misericordioso, reinas desde el trono de la cruz. Te suplicamos, Señor, que tengas piedad de nosotros. Amén. Padre nuestro…
  • 10. DÉCIMA ESTACIÓN JESÚS ACOGE EN SU REINO AL BUEN LADRÓN Del Evangelio según San Lucas Uno de los criminales crucificados lo insultaba diciendo: “¿No eres Tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros”. Pero el otro le reprendió diciendo: “¿Ni siquiera temes a Dios tú que estás en el mismo suplicio? Nosotros estamos aquí en justicia, porque recibimos lo que merecen nuestras fechorías; pero éste no ha hecho nada malo”. Y decía: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas como rey”. Y le contestó: “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso”. (Lc 23, 39-43) Meditación Uno de los malhechores recibe, junto a Jesús crucificado, la gracia del arrepentimiento. El despertar de la conciencia, el reconocimiento de las propias culpas, la aceptación humilde de la pena y el deseo del perdón son los milagros del Espíritu, los que cambian realmente al hombre y, por tanto, también el mundo. El malhechor se convierte en “el buen ladrón” con el cual todos podemos identificarnos si, dirigiéndonos confiados a Jesús crucificado, le suplicamos con fe y nos entregamos a él, Señor de la vida. Mientras dentro de nosotros el hombre viejo acepta ser ejecutado, él, con la gracia de su amor y de su perdón, hace nacer a la luz de la gloria al hombre nuevo. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, Amor crucificado, gracias a ti delante de nuestra miseria permanece siempre abierta una puerta a la esperanza. Te basta sentir en nuestro corazón un estremecimiento de dolor y arrepentimiento, para derramar sobre nosotros el río de tu misericordia y hacernos pasar de la muerte a la vida, de la tristeza a la alegría, del reino de las tinieblas a tu reino de la luz inmortal. Desde lo profundo de nuestro corazón y desde el corazón de cada persona te gritamos: Jesús, acuérdate, ¡acuérdate siempre de nosotros! Amén. Padre nuestro…
  • 11. UNDÉCIMA ESTACIÓN JESÚS EN LA CRUZ, LA MADRE Y EL DISCÍPULO Del Evangelio según San Juan Estaba junto a la cruz de Jesús su madre… Al ver a su madre y a su lado al discípulo a quien tanto quería, dijo Jesús: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Y luego dijo al discípulo: “Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa”. (Jn 19, 25-27) Meditación Desde la cruz, Jesús, te preocupas de los que te crucificaron y de los que todavía te atormentan. También del ladrón arrepentido, prometiéndole el paraíso. Ahora te preocupas de todos nosotros, de todos los hombres, y nos entregas a María por madre. ¿Qué don puede haber mayor que éste? Juan acogió a María en su casa. Ahora nos toca a nosotros acogerla, quererla, comportarnos con ella como auténticos hijos. En todo momento, pero especialmente en las dificultades, tentaciones, cuando te sientas cansado, desalentado, solo, para caer…, ¡caído!, oye a Jesús que te dice desde la cruz: “Ahí tienes a tu madre”. María está siempre cerca de todas las cruces y de todos los crucificados. No sufras en tu cruz desesperado y sin consuelo porque “ahí tienes a tu madre”. Breve pausa en silencio Oración Oh María, tú que has recorrido el camino de la cruz junto con tu Hijo, quebrantada por el dolor en tu corazón de madre, pero confiada siempre en que Aquél para quien nada es imposible cumpliría sus promesas, suplica para nosotros y para los hombres de las generaciones futuras la gracia del abandono en el amor de Dios. Haz que, ante el sufrimiento, el rechazo y la prueba, por dura y larga que sea, jamás dudemos de su amor. Amén. Padre nuestro…
  • 12. DUODÉCIMA ESTACIÓN JESÚS MUERE EN LA CRUZ Del Evangelio según San Lucas Hacia el mediodía las tinieblas cubrieron toda la tierra hasta las tres de la tarde. El sol se eclipsó y la cortina del templo se rasgó por medio. Y Jesús, con fuerte voz, dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Dijo esto y expiró. El oficial, al ver lo que había ocurrido, daba gloria a Dios, diciendo: “Verdaderamente este hombre era justo”. Y toda la gente que había asistido al espectáculo, al ver los sucedido, regresaba dándose golpes de pecho. Todos los conocidos de Jesús estaban a distancia, igual que las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, presenciando todo esto. (Lc 23, 44-49) Meditación ¡Oscuridad en pleno día sobre la tierra! Oscuridad en la conciencia del hombre. Se ha hecho de noche porque Cristo, el verdadero Sol, se ha apagado en la cruz. En su último grito ha recogido todo el dolor del hombre y lo ha transformado en ofrenda y abandono filial: “Padre, en tus manos…”! Su obediencia se ha cumplido y nosotros hemos sido arrancados del poder de la muerte, amargo fruto de la desobediencia. Contemplando con ánimo arrepentido el precio de nuestro rescate, no nos quedemos mirando desde lejos, sino con María y Juan, los más íntimos, en silencio de amor y adoración abrazándonos a Él, a sus pies clavados a la cruz, su trono real. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, así nos has amado Tú: realmente hasta el final, hasta entregarte totalmente en el extremo sacrificio. Mueres como un maldito, como un desechado, pero caes en los brazos del Padre con todos nosotros que te hemos traspasado. Contemplándote suspendido entre el cielo y la tierra –con los brazos abiertos en súplica incesante- queremos cantarte, oh Cristo, como el más bellos entre los hijos de los hombres, porque espléndido es tu rostro de amor, transfigurado en el sueño de la muerte. Y esto nos consuela porque sabemos que, cuando venga también para nosotros, la muerte tendrá tu rostro. Amén. Padre nuestro…
  • 13. DECIMOTERCERA ESTACIÓN MARÍA ACOGE ENTRE SUS BRAZOS EL CUERPO SIN VIDA DE JESÚS Del Evangelio según San Lucas Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: mira, éste será motivo de caída y resurrección de muchos en Israel, será signo de contradicción, y a ti una espada te traspasará el corazón. (Lc 2, 23-24) Meditación Cuando el hijo muerto llega al regazo de la madre y ella, tocando el cuerpo inerte, puede contemplar de cerca su rostro, nota cómo todo su ser se paraliza, su cabeza parece explotar y su corazón bombea la sangre a una velocidad vertiginosa. En ese momento no sabe qué decir, ni qué pensar…, es un momento en el que nota que, si Dios no estuviese con ella, no podría seguir viviendo. María se encontraba en esta situación. Ella era una mujer como las demás, sufría como cualquier madre; lo único que la diferenciaba de cualquier otra, era su certeza de descansar en las manos de Dios y, precisamente esa certeza, le proporcionaba la fuerza de sujetar a su hijo destrozado, apretándolo fuertemente contra su corazón. ¿Qué te han hecho? ¿Por qué pagaron así tu bondad y tu entrega? María había vivido muchos años con su hijo. Le había preparado para dar el Sí al Padre. Por eso, todavía resonaba en sus oídos el eco de sus palabras: Bienaventurados vosotros cuando os persigan, os insulten y os calumnien por mi causa; dichosos cuando sufráis, por mí, el martirio de las contradicciones de la vida; porque Yo os infundiré el gozo de haberlas pasado a vuestro lado. No tengáis miedo; todos sabéis que, en vuestra vida, habrá sufrimiento y muerte, pero también la certeza de que Yo las transformaré en vida y plenitud. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, danos la gracia de vivir contigo nuestras muertes y depositar en el regazo de María nuestros cuerpos destrozados, para que sea ella la que los ponga en los brazos del Padre. Padre nuestro…
  • 14. DECIMOCUARTA ESTACIÓN JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO Y MARÍA QUEDA EN SOLEDAD A LA ESPERA DE LA RESURRECCIÓN Del Evangelio según San Lucas Un hombre llamado José, miembro del tribunal supremo, hombre bueno y justo, de Arimatea, ciudad de Judea, el cual no estaba de acuerdo con las actuaciones del tribunal y que esperaba el reino de Dios, se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Lo bajó de la cruz, lo envolvió en una sábana y lo puso en un sepulcro excavado en la roca, en el que todavía no había sido puesto nadie. Era el día de la preparación de la pascua, y rayaba ya el sábado. Las mujeres que habían acompañado a Jesús desde Galilea lo siguieron de cerca y vieron el sepulcro y cómo fue colocado su cuerpo. Regresaron y prepararon aromas. El sábado descansaron, como estaba prescrito. (Lc 23, 50-56) Meditación Silencio. El misterio de la muerte siempre impone silencio; tanto más el misterio de la muerte violenta que padeció Cristo, el Hijo de Dios. Y María en sola, con su soledad. Hoy también la Iglesia está sola, María, y espera en tu compañía. Al anochecer, muchos se fueron. El cuerpo martirizado, bajado de la cruz, fue colocado en un sepulcro nuevo excavado en la roca. Allí la Palabra de Dios viva yace en silencio, en espera del glorioso despertar. La trágica realidad de la muerte violenta se concreta todavía en nuestros días, y no siempre es rodeada de sentimientos y gestos de piedad. Y es todavía Cristo el que sufre el ultraje. Pero la última palabra será realmente la resurrección de la carne; entonces, en todo el universo, resonará el canto de la vida. Breve pausa en silencio Oración Señor Jesús, tu cuerpo inmaculado bajado de la cruz es todo una llaga; no bastan para lavarlo las lágrimas de María, tu Madre, y las lágrimas derramadas de miles de madres por el dolor de sus hijos maltratados, por los hijos que no han vuelto a reencontrarse, que ni tuvieron piadosa sepultura… Es demasiado estrecho el espacio de la roca que encierra tu cuerpo junto a todos ellos… Danos, Señor, la fuerza de la fe y la esperanza que tuvo el corazón de tu Madre confiado y vigilante en la paciente espera del amanecer. Amén. Padre nuestro…