Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Vida cotidiana del siglo xvi

4.446 visualizaciones

Publicado el

Vida cotidiana en la época de Cervantes.

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Vida cotidiana del siglo xvi

  1. 1. El rey que reinaba en España en el siglo XVI era Felipe II.
  2. 2. Los cereales, y sobre todo el trigo, tenían un papel fundamental. Eran la base de la alimentación de todas las clases sociales y entre los pobres era el producto dominante. La forma preferida del consumo de cereales era el pan. Los acomodados consumían pan blanco, de trigo. Las clases bajas comían más pan, aunque de peor calidad y la cantidad suplía otras carencias.
  3. 3. La carne era el alimento más apreciado. Su consumo representaba una barrera social y estaba estrictamente jerarquizado. Lo más común eran aves de caza, cabrito, vaca y buey. El cerdo era el más consumido en las clases populares. De él se obtenían manteca y tocino, empleados como grasas. Y al igual que hoy, el jamón era lo más valorado.
  4. 4. En los días de abstinencia se consumía pescado, fresco o en conserva. El fresco podía ser de mar o de río y su disposición dependía de los lugares, puesto que su conservación y traslado eran difíciles. Sólo la Casa Real y las clases privilegiadas podían tomar pescado venido de lejos y mantenido en agua salada , nieve o hielo en unas construcciones especiales, los famosos neveros, de los que aun quedan algunos en nuestra región. El pescado salado (sardina, arenque, bacalao) era el recurso de las clases populares.
  5. 5. Los huevos eran muy consumidos y se consideraban muy apropiados para niños y enfermos. El queso de muy extendido uso, tanto entre privilegiados como entre gente sencilla.
  6. 6. Las verduras se consumían según las regiones y estaciones del año. Las más comunes eran las coles, pero había gran variedad de ellas: escarolas, lechugas, calabazas, nabos, berzas, repollos, alcaparras,... El tomate fue traído de América.
  7. 7. En cuanto a la fruta fresca si se disponía de ella, se consumía. Se presentaba como entrante en las comidas y las más frecuentes eran la uva y el melón. También se empleaba como postre, en competencia con los dulces, y en menor medida, en preparación de salsas y mermeladas. La fruta seca (nueces, pasas, orejones, higos, dátiles) era muy apreciada y de consumo frecuente en invierno, época en la que no se disponía de fruta fresca.
  8. 8. Las legumbres de muy extendido consumo entre las clases populares, porque eran abundantes y baratas. En el siglo XVI se empezó a comer con tenedor, y no con las manos, y a limpiarse con servilletas en vez de con el mantel.
  9. 9. El agua y el vino eran las bebidas más comunes. También bebían bebidas frías como la leche de almendras y de cebada, la horchata y la limonada. Para la conservación del frío la nieve se empleaba en cantidades importante, en los llamados neveros. En cuanto a la leche era una bebida poco común ya que se contaminaba con facilidad y se sabía que podía transmitir enfermedades. Tenía un mayor consumo en el medio rural. En las ciudades solo las clases privilegiadas, que disponían de establos en sus mansiones, consumían leche.
  10. 10. Las casas dependían de la zona donde se ubicaban, siendo lo habitual las unifamiliares de dos o tres plantas. La casa común tenía una entrada que daba acceso a un patio central donde en la planta baja se disponen las estancias más utilizadas -cocinas, salones, almacenes- mientras que en las plantas superiores estaban las habitaciones.
  11. 11. El mobiliario y el ajuar estarían en consonancia con el nivel económico y social de los habitantes aunque los objetos no eran muy abundantes. Una mesa y algunos bancos eran las piezas fundamentales. Las sillas apenas aparecían ya que lo habitual era sentarse sobre el suelo o en cojines. Las camas podían ser de madera pero eran casi un escaso lujo por lo que lo normal era dormir sobre redes que se colgaban sobre clavos o colchones tendidos en el suelo. Las cocinas eran el centro de reunión y su ubicación era un evidente indicador sociológico.
  12. 12. La calefacción se mejoró bastante con el uso de braseros donde se quemaba huesos de aceituna mientras que la iluminación se obtenía mediante lámparas de aceite o candelabros de plata o cobre.
  13. 13. Solían carecer de cuartos de baño y retretes, haciendo las necesidades en unos recipientes llamados "servidores" que eran arrojados a la calle por la noche, dando origen a la famosa frase "agua va". Esta sería una de las razones por la que la higiene en las calles brillaba por su ausencia.
  14. 14. El vestido indicaba la clase social a la que se pertenecía. En general, el color más usado era el negro. Los hombres vestían un jubón, que le cubría desde cabeza hasta cintura, o un "coleto“ sin mangas, a modo de chaleco, sin aberturas, habitualmente fabricado en piel. Por encima llevaba la "ropilla", una vestidura corta con mangas, ceñida sobre los hombros formando pliegues. Sobre las piernas se llevaban las "calzas", pantalones ajustados . Los zapatos estaban hechos en piel, generalmente de color negro, atado con amplios lazos.
  15. 15. Los varones más humildes vestían calzones largos, no muy ajustados, que podían estar cortados por la rodilla. Completaba su vestimenta una camisa de lienzo, una capa y un sombrero de alas anchas y caídas, que servía para realizar un ceremonioso y complicado saludo. Las clases populares usan alpargatas. Un adorno esencial son los cuellos, gruesas "lechuguillas" que cubren totalmente la garganta y que no eran precisamente cómodas de llevar.
  16. 16. Las mujeres humildes vestían faldas largas y lisas, sin adornos, combinadas con blusas o camisas sencillas. Normalmente se llevaba una pañoleta que cubría los hombros y se anudaba sobre el pecho. En épocas de frío, un manto de paño o lana proporcionaba algo de calor.
  17. 17. Las de clase noble, el "guardainfante" fue la prenda que más se usó. Consistía éste en un armazón hecho de varillas, aros, cuerdas y ballenas, que daban forma de campana a la enagua. Los vestidos eran siempre largos, llegando a cubrir los pies. En los pies llevaban "chapines", una especie de chanclas muy elevadas con suela de madera.
  18. 18. Un adorno esencial son los cuellos, gruesas "lechuguillas" que cubren totalmente la garganta y que no eran precisamente cómodas de llevar.
  19. 19. Para desplazarse iban a pie o a caballo. Las damas incorporaban además sillas de montar, y sólo las más ricas iban en carruajes.
  20. 20. Los arrieros y carreteros se encargaban de transportar mercancías con la ayuda de carros y mulas. También había numerosos peregrinos que realizaban el camino de Santiago andando.

×