Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Mudar

15 visualizaciones

Publicado el

Mudar de lugar de poco sirve si no se cambia de mentalidad. El “destino” nos alcanzará otra vez en nuestra nueva ubicación. Además ya no hay sitio al que escapar porque no hay distancias. Solo queda profundizar en uno mismo.

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Mudar

  1. 1. MMuuddaarr Efrén Martín, Gerente de y Associate Consultant de Reddin Assessments 677 868 211 - 946 765 995 - fvmartin@fvmartin.net Nº 159 marzo 2020 http://www.fvmartin.net «Érase una vez, en la ciudad de Bagdad, un criado que servía a un rico mercader. Un día, muy de mañana, el criado se dirigió al mercado para hacer la compra. Pero esa mañana no era como todas; porque esa mañana vio a la Muerte en el mercado y porque la Muerte le hizo un gesto. Aterrado el criado volvió a la casa del mercader. ‐ Amo ‐le dijo‐, déjame el caballo más veloz de la casa. Esta noche quiero estar muy lejos de Bagdad. Esta noche quiero estar en la remota ciudad de Isfahán. ‐ Pero ¿Por qué quieres huir? ‐ Porque he visto a la Muerte en el mercado y me ha hecho un gesto de amenaza.                                  El mercader se compadeció de él y le dejó el caballo; y el criado partió con la esperanza de estar por la noche en Isfahán. Por la tarde, el propio mercader fue al mercado, y, como le había sucedido antes al criado, también él vio a la Muerte. ‐ Muerte‐ le dijo acercándose a ella, ¿Por qué has hecho un gesto de amenaza a mi criado? ¿Un gesto de amenaza? ‐contestó la Muerte‐ No, no ha sido un gesto de amenaza, sino de asombro. Me ha sorprendido verlo aquí, tan lejos de Isfahán, porque hoy en la noche debo llevarme en Isfahán a tu criado.» (Cuento persa). El mercader supo la verdad que nunca conoció su criado, porque dominó las 2 primeras capas del desarrollo de la conciencia que implican prestar atención a diferentes dimensiones: 1. Datos. Somos sujetos capaces de distinguir entre nuestras percepciones y los objetos. Las opiniones no han de importar más que los hechos que ocultan. 2. Información. Construimos el significado identificando patrones en la masa caótica de datos, cuestionándolos mediante la comunicación, en la que cuenta más lo que no se dice que lo que se dice. Ahí se forman los supuestos que condicionan las dos siguientes fases: 3. Conocimiento. En base a información veraz, se han de fijar mapas mentales que se adapten a la realidad y no al revés. 4. Sabiduría. Vivir con arreglo a esos modelos y no a temores imaginarios ni deseos infundados. Cambiar de mentalidad es posible cuando vemos que la que tenemos no nos sirve, sino que se sirve de nosotros para atormentarnos. Decía Buda: “Ni tu peor enemigo puede dañarte tanto como tus pensamientos. Ni el ser más preciado puede ayudarte tanto como tu mente disciplinada”. Por su parte, Pascal descubrió que: “Toda la infelicidad del hombre deriva de una sola causa: su incapacidad para mantenerse en quietud en su habitación”. Sólo en comunicación con nosotros mismos podremos cambiar nuestros hábitos. Dependiendo de habilidad y voluntad se requieren entre 21 y 40 días. Pero hacer menos caso a los Prejuicios que a los Principios requiere estar alerta toda la vida. Aprovechemos la ocasión para aplicar el proverbio: “Repara tu trineo en verano y tu carreta en invierno” y atendamos prioritariamente a un mantenimiento fundamental y cotidiano: Rechazar las Creencias Irracionales que bloquean la Inteligencia

×