SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 5
Descargar para leer sin conexión
Vista con perspectiva, la trayectoria del doctor Luis Rojas
Marcos no puede ser más asombrosa. Sevillano nacido en
1943, su carácter distraído y nervioso no le ayudó nada en
el colegio. De hecho, con catorce años tuvo que abandonar
los jesuitas de Portaceli para ingresar en un colegio laico
donde los expedientes de los alumnos eran menos
brillantes. Por aquel entonces, el Trastorno de Déficit de
Atención con Hiperactividad (TDAH) era un misterio ni
siquiera estaba diagnosticado con lo que Luis parecía,
sencillamente, un niño malo capaz de agotar a cualquiera.
Su talento natural para la música, que supo ver su madre,
le llevó a aprender a tocar el piano, la guitarra y la batería.
Y, como poco, le sirvió para fundar con un grupo de amigos
el Cuarteto Yungay, un conjunto musical andaluz en el que
tocaba la batería.
Desde muy joven quiso estudiar Medicina, pero lo de especializarse en Psiquiatría llegaría
más tarde, en parte para conocerse mejor y entender muchas de las cosas que le pasaban
y lo logró culminando su carrera en Nueva York, ciudad en la que se quedó a vivir y donde
ha llegado a ocupar puestos tan importantes como el de presidente ejecutivo del Sistema
de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York de ahí que viviera muy de cerca los efectos
en víctimas y familiares de los ataques del 11-S.
En la actualidad, mientras continúa escribiendo libros como eres tu memoria. Conócete a ti
mismo y prosigue con su actividad docente e investigadora, es también miembro de la
Academia de Medicina de Nueva York, de la Asociación Americana de Psiquiatría (miembro
distinguido vitalicio) y de la Academia Americana de Medicina Paliativa.
Antes los niños no tenían TDAH, simplemente eran nerviosos «como rabos de
lagartija», ya que hasta el año 94 no se diagnosticó este trastorno. ¿Cuándo
tomó usted conciencia de que lo que le sucedía era un Trastorno de Déficit de
Atención con Hiperactividad?
Recuerdo que en los años 70, cuando estudiaba Psiquiatría en Nueva York, me daba clases
Stella Chess, una especialista muy famosa y reconocida en Psiquiatría Infantil. Durante una
de sus lecciones, explicó un trastorno relativo a la hiperactividad que iba unido a
problemas de niños que habían sufrido traumas cerebrales o encefalitis. Fuera de eso, que
no era mi caso, la conducta que iba describiendo me sonaba. Niños con mucha energía y
dificultad para controlarla, pero que eran inteligentes. Fue entonces cuando empecé a
pensar si todos mis problemas de la infancia se debían a un trastorno y no solo a una
conducta. En resumen, que me di cuenta cuando ya era mayor y no tenía remedio [risas].
Digamos que tuvo una infancia movidita, ¿no es así?
Sí. Yo era un niño muy travieso. Con 6 y 7 años solía correr por los tejados de las casas en
Sevilla. Los vecinos llamaban a mi madre y le decían: «¡Mira quién está por ahí!» Y mi
madre se horrorizaba. Era un niño diferente y esa diferencia estaba en la cantidad de
energía que tenía y en la incapacidad para controlarla y, claro, a esa edad lo llevas de un
modo que tu entorno no acepta. Además a eso hay que sumarle la impetuosidad, lo que
provocaba que interrumpiera constantemente a los demás, y que era inagotable. Yo antes
de que el profesor hiciera una pregunta ya tenía la mano levantada. Y también estaba esa
distracción continua que no te dejaba concentrarte y te hacía moverte de un lado a otro,
hablar... Pero antes de conocerse el trastorno eso era ser un niño malo. Menos mal que a
mí me salvaba un poco que era muy simpático.
Tendría contentos a los jesuitas donde estudiaba...
Con 11 años empecé a suspender cada vez más asignaturas. Estuve siete años en los
jesuitas y ya tenía mi fama, así que muchas veces acababa sentado en la banca negra del
fondo de la clase. Y la verdad es que no me sentía ni mal ni discriminado, aunque ahora lo
veo de otro modo. Pero por aquel entonces los curas hacían lo que podían con toda su
buena voluntad. Y no les culpo porque antes no se sabía nada. Eso sí, al final, con mucho
cuidado, les dijeron a mis padres que era mejor que me llevaron a otro colegio. Acabé en
uno de ?cateados?.
Con su trayectoria y su currículo cuesta mucho imaginarle en ese colegio del que
habla.
¿En qué sentido?
Pues tuve mucha suerte, la verdad, porque la directora no sé qué vio en mí, pero pensó
que algo podría rescatarse y me dijo: «A partir de ahora, tú te sientas en esta primera fila».
Claro, yo acababa de salir de un colegio y estaba dispuesto a hacer lo que fuera para
encauzarme. Además, me dejaban salir de clase cuando lo necesitaba... Todo aquello me
ayudó mucho.
Con el cambio pude crearme mi propia identidad y comencé a funcionar mejor. Allí nadie
sabía nada de mi historia, era nuevo y no tenía lastre. Ahora se llama reinventarse, y eso
fue lo que hice aunque sin darme cuenta. Me sentía bien al aprobar los exámenes, al ver a
mis padres contentos... Por eso un aspecto que recomiendo a los padres es que si sus
hijos tienen ya la imagen de niño imposible en un colegio que le cambien a otro. Sé,
porque me lo dicen, que es complicado, pero puede ser muy bueno.
Con nueve años estuvo encerrado en un calabozo, ¿cómo vivió aquella
experiencia?
Muy mal. Todo comenzó porque un amigo que tenía en el pueblo de mi madre (Liendo, en
Cantabria) me animó a prender fuego en el monte. La suerte es que se apagó sin mayores
consecuencias, pero la Guardia Civil me encerró en lo que llaman ?La Perrera? y pasé allí la
noche. Fue entonces cuando comencé a reflexionar sobre lo que me pasaba, porque sabía
que no encajaba y que algo me sucedía, pero tampoco podía controlarme. No quería hacer
daño a nadie y me preguntaba qué me ocurría, pero nadie era capaz de darme una
explicación. A falta de ese diagnóstico del TDAH, piensas que eres simplemente malo
dada la cultura de aquel momento.
¿Es angustioso verse sin redención posible?
Sí. Por eso en Semana Santa yo llegué a salir de Nazareno hasta con tres cofradías
diferentes para ver si esto tenía arreglo y si Dios... Mi hermana melliza, que murió, me
protegía y me decía: «No te preocupes, Luis, que esto te va a ayudar». Pero había que
verme caminando más rápido que el resto de los cofrades, saliéndome de la fila....
Habla de su hermana pero, ¿y sus padres? ¿Cómo vivieron todo aquello?
Pues como un problema que tenían tanto ellos como yo porque entonces el éxito del hijo
reflejaba el de los padres. Mi madre, de quién probablemente heredé el TDAH, lo llevaba
mucho mejor que mi padre. A veces se reía de mis travesuras, lo cual era útil porque el
gran peligro de este problema cuando no es entendido por la familia y la comunidad es
que destruye la autoestima. Ten en cuenta que uno se pregunta si es que no sirve para
nada, si no funciona, y además se ve metido en situaciones que con mala suerte te pueden
llevar a la cárcel. Imagina si llega a haber víctimas en el incendio que te he comentado...
¿Hay muchos casos de TDAH que hayan acabado por esa mala suerte en el mundo
de la delincuencia?
Pues si vas a la cárcel, al menos en EE UU, y entrevistas a delincuentes de entre 30 y 40
años verás que el 60% son hiperactivos que cometieron ese fallo primero y ya no pudieron
salir de ese mundo. Por eso por un lado tenemos el camino de la delincuencia y, por otro,
el de la depresión si no tienes suerte o no sigues un tratamiento.
¿Es que es muy habitual padecer depresión dentro de los afectados por TDAH?
Depresión, autocastigo... Hoy sabemos que el suicidio es más alto en personas con ese
trastorno y que no se lo tratan. De hecho la tasa se incrementa un 15 por ciento.
Viéndolo así usted es de los que tuvo mucha suerte.
Sí, y también mucha ayuda. Mi madre estaba convencida de que la música amansaba a las
fieras y un día me dijo: «Lo tuyo es la música, así que vas a aprender a tocar algún
instrumento». Con 9 años tocaba el piano. Y eso le sirvió a mi hermano Alejandro para
jugarse 50 pesetas conmigo a que no me atrevía a pasarme toda una noche practicando.
Yo ya tenía 14 años, pero lo hice, eso sí con el pedal que amortigua el sonido apretado
para no molestar a los vecinos. Es lo que comentaba. Tienes mucha energía y la puedes
emplear en ganarte esas 50 pesetas o en hacer algo que vaya contra las reglas.
Y llegó a la Universidad y todo cambió, imagino, porque con la carrera no tuvo
problemas. ¿Descubrió una fórmula de estudio válida para usted?
Así es. Aprendí a dividirme los temas en secciones, a hacerme resúmenes y esquemas y a
organizarme, pero sobre todo me ayudó mucho aceptar que lo que otros compañeros
podían aprender en media hora a mí me llevaría una. Pero para mí eso no es un problema
porque tengo todo el tiempo del mundo, ya que al sobrarme tanta energía me puedo
pasar sentado en el despacho escribiendo ocho o nueve horas. Aprendí a compensar: «Si
voy a tardar más necesitaré dedicarle más tiempo a las tareas», pensé. Era el precio que
tenía que pagar.
Emigró muy joven a Estados Unidos para estudiar y al final se quedó a vivir en
Nueva York. ¿Se sintió como en casa en la ciudad que nunca duerme?
Tengo que reconocer que Nueva York es una ciudad tolerante y yo me sentí bien nada más
llegar. Allí, por ejemplo, yo preguntaba y no esta mal visto. En aquella época en España
cada vez que levantaba la mano para preguntar algo en clase me jugaba la autoestima de
un mes a no ser que la cuestión que planteara fuera muy inteligente. Allí el profesor
siempre encontraba algo positivo en la pregunta que cada uno hiciera y siempre aportaba
con su respuesta. Encontré esa aceptación que buscaba.
Eso a pesar de sus peleas con el inglés...
Es verdad, porque yo hablaba inglés muy mal. Había estudiado en Inglaterra, pero mi nivel
me servía solo para defenderme. De ahí a tener que manejarlo para ser médico... [Risas]
Recuerdo que salí de Madrid en el año 68 y que vino toda mi familia a despedirme a
Barajas. Entonces, en una tienda del aeropuerto, encontré un libro que anunciaba:
«Aprenda a hablar inglés en un mes». Lo compré y pensé que era mi salvación, pero la
realidad fue que tardé dos años en hacerme entender bien.
Ahora es usted padre de un hijo afectado por el TDAH. Imagino que para él eso
ha sido muy positivo.
Mucho. Es muy bueno conocer a gente con tu mismo problema porque ayuda muchísimo.
Eso y saber que no eres el único en el mundo. El sentimiento de universalidad es muy
terapéutico, por eso funcionan tan bien las asociaciones en las que gente con un mismo
problema se reúnen y hablan de sus experiencias.
Por curiosidad, ¿cuándo perdió el pudor de reconocer que padecía TDAH en
público y por qué?
Pues eso es muy reciente. Diría que la primera vez que hable de este tema fue hace 6
años. He de señalar que tampoco me lo preguntaban porque a nadie se le ocurría si había
tenido algún problema. Es curioso, pero la gente cuando funcionas piensa que no los
tienes. «A este le va muy bien y no ha pasado por eso», piensan. Tampoco me sentía
cómodo hablando de mi vida. Pero, como te decía, ha sido recientemente cuando he
empezado a ver que quizás reconocer los propios fallos o limitaciones pueda tener un
elemento de ayudas.
Fuente: TDAH Noticias.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...
31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...
31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...
Sonia Ceballos
 
Informe psicopedagógico(1)
Informe psicopedagógico(1)Informe psicopedagógico(1)
Informe psicopedagógico(1)
glorita2606
 

La actualidad más candente (20)

Protocolo de respuestas coopersmith
Protocolo  de respuestas coopersmithProtocolo  de respuestas coopersmith
Protocolo de respuestas coopersmith
 
Loteria de-letras1
Loteria de-letras1Loteria de-letras1
Loteria de-letras1
 
Inventario ClíNico Multiaxial De Millon Iii
Inventario ClíNico Multiaxial De Millon IiiInventario ClíNico Multiaxial De Millon Iii
Inventario ClíNico Multiaxial De Millon Iii
 
Propuesta de atencion y evaluacion psicopedagogica tdah
Propuesta de atencion y  evaluacion psicopedagogica tdahPropuesta de atencion y  evaluacion psicopedagogica tdah
Propuesta de atencion y evaluacion psicopedagogica tdah
 
Simulation
SimulationSimulation
Simulation
 
31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...
31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...
31043843 modelo-informe-psicopedagogico-alumno-de-3-anos-con-probable-evoluci...
 
Informe cpq
Informe cpqInforme cpq
Informe cpq
 
PERSONALITY DISORDER
PERSONALITY DISORDERPERSONALITY DISORDER
PERSONALITY DISORDER
 
Diagnóstico estructural a través de la prueba persona bajo la lluvia
Diagnóstico estructural a través de la prueba persona bajo la lluvia Diagnóstico estructural a través de la prueba persona bajo la lluvia
Diagnóstico estructural a través de la prueba persona bajo la lluvia
 
Informe psicopedagógico(1)
Informe psicopedagógico(1)Informe psicopedagógico(1)
Informe psicopedagógico(1)
 
Modelo adultos nuevo
Modelo adultos nuevoModelo adultos nuevo
Modelo adultos nuevo
 
Substance abuse- Theory and Practice.
Substance abuse- Theory and Practice. Substance abuse- Theory and Practice.
Substance abuse- Theory and Practice.
 
Etiology and neurobiology of bpad
Etiology and neurobiology of bpadEtiology and neurobiology of bpad
Etiology and neurobiology of bpad
 
INVENTARIO CLÍNICO MULTIAXIAL DE MILLON III.pptx
INVENTARIO CLÍNICO MULTIAXIAL DE MILLON III.pptxINVENTARIO CLÍNICO MULTIAXIAL DE MILLON III.pptx
INVENTARIO CLÍNICO MULTIAXIAL DE MILLON III.pptx
 
Actividades para desarrollar la Expresión oral
Actividades para desarrollar la Expresión oralActividades para desarrollar la Expresión oral
Actividades para desarrollar la Expresión oral
 
Classification in Mental Health
Classification in Mental HealthClassification in Mental Health
Classification in Mental Health
 
ESTRUCTURA DEL EXAMEN MENTAL
ESTRUCTURA DEL EXAMEN MENTALESTRUCTURA DEL EXAMEN MENTAL
ESTRUCTURA DEL EXAMEN MENTAL
 
Informe psicopedagógico 1
Informe psicopedagógico 1Informe psicopedagógico 1
Informe psicopedagógico 1
 
Calendario emocional
Calendario emocionalCalendario emocional
Calendario emocional
 
Cuadro comparativo
Cuadro comparativoCuadro comparativo
Cuadro comparativo
 

Destacado

Que es colombia en la actualidad!
Que es colombia en la actualidad!Que es colombia en la actualidad!
Que es colombia en la actualidad!
Alejandroyanquen
 
Virus y vacunas informaticas
Virus y vacunas informaticasVirus y vacunas informaticas
Virus y vacunas informaticas
Edilma Baron
 
01 institucionalidad politica i
01 institucionalidad politica i01 institucionalidad politica i
01 institucionalidad politica i
PSUHistoriacachs
 
La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...
La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...
La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...
Juani Raimondi
 
Informaica
InformaicaInformaica
Informaica
merci11
 
Proceso de realización1 copia
Proceso de realización1   copiaProceso de realización1   copia
Proceso de realización1 copia
Palau de Mar
 
Práctica nº 7 límites de atterberg y proctor
Práctica nº 7  límites de atterberg y proctorPráctica nº 7  límites de atterberg y proctor
Práctica nº 7 límites de atterberg y proctor
Esther Silva Gonsales
 

Destacado (20)

La paradoja
La paradojaLa paradoja
La paradoja
 
Estructuracion del conocimiento
Estructuracion del conocimientoEstructuracion del conocimiento
Estructuracion del conocimiento
 
Que es colombia en la actualidad!
Que es colombia en la actualidad!Que es colombia en la actualidad!
Que es colombia en la actualidad!
 
Caja pisco
Caja piscoCaja pisco
Caja pisco
 
2014 06 11_07_37_25 (1)
2014 06 11_07_37_25 (1)2014 06 11_07_37_25 (1)
2014 06 11_07_37_25 (1)
 
2014 06 25_12_33_59
2014 06 25_12_33_592014 06 25_12_33_59
2014 06 25_12_33_59
 
Qué es un wiki. kk
Qué es un wiki. kkQué es un wiki. kk
Qué es un wiki. kk
 
Campaña del distrito
Campaña del distritoCampaña del distrito
Campaña del distrito
 
Virus y vacunas informaticas
Virus y vacunas informaticasVirus y vacunas informaticas
Virus y vacunas informaticas
 
Presentacion Estrella de Puebla
Presentacion Estrella de PueblaPresentacion Estrella de Puebla
Presentacion Estrella de Puebla
 
01 institucionalidad politica i
01 institucionalidad politica i01 institucionalidad politica i
01 institucionalidad politica i
 
Pregunta camila rossi
Pregunta camila rossiPregunta camila rossi
Pregunta camila rossi
 
La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...
La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...
La distribución del excedente. El proyecto de participación en las ganancias ...
 
2014 06 25_11_39_18
2014 06 25_11_39_182014 06 25_11_39_18
2014 06 25_11_39_18
 
Ciber
CiberCiber
Ciber
 
Ministerio de Jovenes
Ministerio de Jovenes Ministerio de Jovenes
Ministerio de Jovenes
 
Informaica
InformaicaInformaica
Informaica
 
Proceso de realización1 copia
Proceso de realización1   copiaProceso de realización1   copia
Proceso de realización1 copia
 
Michael jackson
Michael jacksonMichael jackson
Michael jackson
 
Práctica nº 7 límites de atterberg y proctor
Práctica nº 7  límites de atterberg y proctorPráctica nº 7  límites de atterberg y proctor
Práctica nº 7 límites de atterberg y proctor
 

Similar a Luis rojas marcos tdah

Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescenteDeducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Katy Mejias
 
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescenteDeducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Katy Mejias
 
Autobiografia terminado
Autobiografia terminadoAutobiografia terminado
Autobiografia terminado
Claudia
 
Soy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar Ruiz
Soy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar RuizSoy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar Ruiz
Soy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar Ruiz
Yàmilcar Ruíz Larez
 
CARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTES
CARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTESCARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTES
CARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTES
BRIAN MOORE
 
Capitulo 03
Capitulo 03Capitulo 03
Capitulo 03
Memé Ot
 
El amanecer-del-amor-daniel-de-wishlet
El amanecer-del-amor-daniel-de-wishletEl amanecer-del-amor-daniel-de-wishlet
El amanecer-del-amor-daniel-de-wishlet
Gaby Múgica
 
124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe
124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe
124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe
Jhonny Hieu
 

Similar a Luis rojas marcos tdah (20)

Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescenteDeducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
 
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescenteDeducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
Deducciones extraídas de una entrevista psicoterapéutica con una adolescente
 
Autobiografia terminado
Autobiografia terminadoAutobiografia terminado
Autobiografia terminado
 
Soy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar Ruiz
Soy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar RuizSoy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar Ruiz
Soy Asperger ¿Y Que? - Libro - Yamilcar Ruiz
 
Tercer ciclo-de-primaria-derechos-del-niño-y-la-niña-con-discapacidad.doc
Tercer ciclo-de-primaria-derechos-del-niño-y-la-niña-con-discapacidad.docTercer ciclo-de-primaria-derechos-del-niño-y-la-niña-con-discapacidad.doc
Tercer ciclo-de-primaria-derechos-del-niño-y-la-niña-con-discapacidad.doc
 
Abzurdah
AbzurdahAbzurdah
Abzurdah
 
Volver al amor marianne williamson
Volver al amor marianne williamsonVolver al amor marianne williamson
Volver al amor marianne williamson
 
CARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTES
CARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTESCARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTES
CARTA A UNA ABUSADA- P.FUENTES
 
Para mi madrina elisabeth kubler ross
Para mi madrina   elisabeth kubler rossPara mi madrina   elisabeth kubler ross
Para mi madrina elisabeth kubler ross
 
Volver al Amor
Volver al AmorVolver al Amor
Volver al Amor
 
Capitulo 03
Capitulo 03Capitulo 03
Capitulo 03
 
2 adjunto
2 adjunto2 adjunto
2 adjunto
 
Abzurdah-cielo latini
Abzurdah-cielo latiniAbzurdah-cielo latini
Abzurdah-cielo latini
 
Abzurdah cielo latini
Abzurdah cielo latiniAbzurdah cielo latini
Abzurdah cielo latini
 
El amanecer-del-amor-daniel-de-wishlet
El amanecer-del-amor-daniel-de-wishletEl amanecer-del-amor-daniel-de-wishlet
El amanecer-del-amor-daniel-de-wishlet
 
El amanecer-del-amor
El amanecer-del-amorEl amanecer-del-amor
El amanecer-del-amor
 
124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe
124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe
124560089 la-atencion-plena-haz-espacio-en-tu-ment-andy-puddicombe
 
ENSAYO FICTICIO-TEN PRESENTE QUE EL SIDA NO ES ALGO DEL PASADO
ENSAYO FICTICIO-TEN PRESENTE QUE EL SIDA NO ES ALGO DEL PASADOENSAYO FICTICIO-TEN PRESENTE QUE EL SIDA NO ES ALGO DEL PASADO
ENSAYO FICTICIO-TEN PRESENTE QUE EL SIDA NO ES ALGO DEL PASADO
 
Diapositiva de demii lovatoo
Diapositiva de demii lovatooDiapositiva de demii lovatoo
Diapositiva de demii lovatoo
 
Cuento andrade.
Cuento andrade.Cuento andrade.
Cuento andrade.
 

Más de Gaby de la Huerta (20)

Pincho
PinchoPincho
Pincho
 
2014 06 25_12_08_02 (1)
2014 06 25_12_08_02 (1)2014 06 25_12_08_02 (1)
2014 06 25_12_08_02 (1)
 
Fosforete
FosforeteFosforete
Fosforete
 
Luna
LunaLuna
Luna
 
Camdex ds manual-2013_extracto
Camdex ds manual-2013_extractoCamdex ds manual-2013_extracto
Camdex ds manual-2013_extracto
 
Tdah lecturas recomendadas
Tdah  lecturas recomendadasTdah  lecturas recomendadas
Tdah lecturas recomendadas
 
2014 06 25_12_13_10 (4)
2014 06 25_12_13_10 (4)2014 06 25_12_13_10 (4)
2014 06 25_12_13_10 (4)
 
Trasto
TrastoTrasto
Trasto
 
2014 06 27_12_01_04
2014 06 27_12_01_042014 06 27_12_01_04
2014 06 27_12_01_04
 
2014 06 25_12_33_59 (1)
2014 06 25_12_33_59 (1)2014 06 25_12_33_59 (1)
2014 06 25_12_33_59 (1)
 
2014 06 25_12_13_10
2014 06 25_12_13_102014 06 25_12_13_10
2014 06 25_12_13_10
 
2014 06 25_12_45_48
2014 06 25_12_45_482014 06 25_12_45_48
2014 06 25_12_45_48
 
2014 06 27_12_26_50
2014 06 27_12_26_502014 06 27_12_26_50
2014 06 27_12_26_50
 
2014 06 25_12_13_10 (3)
2014 06 25_12_13_10 (3)2014 06 25_12_13_10 (3)
2014 06 25_12_13_10 (3)
 
2014 06 25_12_08_02 (1)
2014 06 25_12_08_02 (1)2014 06 25_12_08_02 (1)
2014 06 25_12_08_02 (1)
 
2014 06 25_12_08_02
2014 06 25_12_08_022014 06 25_12_08_02
2014 06 25_12_08_02
 
2014 06 25_12_13_10 (2)
2014 06 25_12_13_10 (2)2014 06 25_12_13_10 (2)
2014 06 25_12_13_10 (2)
 
2014 06 25_12_13_10 (1)
2014 06 25_12_13_10 (1)2014 06 25_12_13_10 (1)
2014 06 25_12_13_10 (1)
 
2014 06 25_11_37_29
2014 06 25_11_37_292014 06 25_11_37_29
2014 06 25_11_37_29
 
2014 06 25_11_39_18 (2)
2014 06 25_11_39_18 (2)2014 06 25_11_39_18 (2)
2014 06 25_11_39_18 (2)
 

Luis rojas marcos tdah

  • 1. Vista con perspectiva, la trayectoria del doctor Luis Rojas Marcos no puede ser más asombrosa. Sevillano nacido en 1943, su carácter distraído y nervioso no le ayudó nada en el colegio. De hecho, con catorce años tuvo que abandonar los jesuitas de Portaceli para ingresar en un colegio laico donde los expedientes de los alumnos eran menos brillantes. Por aquel entonces, el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) era un misterio ni siquiera estaba diagnosticado con lo que Luis parecía, sencillamente, un niño malo capaz de agotar a cualquiera. Su talento natural para la música, que supo ver su madre, le llevó a aprender a tocar el piano, la guitarra y la batería. Y, como poco, le sirvió para fundar con un grupo de amigos el Cuarteto Yungay, un conjunto musical andaluz en el que tocaba la batería. Desde muy joven quiso estudiar Medicina, pero lo de especializarse en Psiquiatría llegaría más tarde, en parte para conocerse mejor y entender muchas de las cosas que le pasaban y lo logró culminando su carrera en Nueva York, ciudad en la que se quedó a vivir y donde ha llegado a ocupar puestos tan importantes como el de presidente ejecutivo del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York de ahí que viviera muy de cerca los efectos en víctimas y familiares de los ataques del 11-S. En la actualidad, mientras continúa escribiendo libros como eres tu memoria. Conócete a ti mismo y prosigue con su actividad docente e investigadora, es también miembro de la Academia de Medicina de Nueva York, de la Asociación Americana de Psiquiatría (miembro distinguido vitalicio) y de la Academia Americana de Medicina Paliativa. Antes los niños no tenían TDAH, simplemente eran nerviosos «como rabos de lagartija», ya que hasta el año 94 no se diagnosticó este trastorno. ¿Cuándo tomó usted conciencia de que lo que le sucedía era un Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad? Recuerdo que en los años 70, cuando estudiaba Psiquiatría en Nueva York, me daba clases Stella Chess, una especialista muy famosa y reconocida en Psiquiatría Infantil. Durante una de sus lecciones, explicó un trastorno relativo a la hiperactividad que iba unido a problemas de niños que habían sufrido traumas cerebrales o encefalitis. Fuera de eso, que no era mi caso, la conducta que iba describiendo me sonaba. Niños con mucha energía y
  • 2. dificultad para controlarla, pero que eran inteligentes. Fue entonces cuando empecé a pensar si todos mis problemas de la infancia se debían a un trastorno y no solo a una conducta. En resumen, que me di cuenta cuando ya era mayor y no tenía remedio [risas]. Digamos que tuvo una infancia movidita, ¿no es así? Sí. Yo era un niño muy travieso. Con 6 y 7 años solía correr por los tejados de las casas en Sevilla. Los vecinos llamaban a mi madre y le decían: «¡Mira quién está por ahí!» Y mi madre se horrorizaba. Era un niño diferente y esa diferencia estaba en la cantidad de energía que tenía y en la incapacidad para controlarla y, claro, a esa edad lo llevas de un modo que tu entorno no acepta. Además a eso hay que sumarle la impetuosidad, lo que provocaba que interrumpiera constantemente a los demás, y que era inagotable. Yo antes de que el profesor hiciera una pregunta ya tenía la mano levantada. Y también estaba esa distracción continua que no te dejaba concentrarte y te hacía moverte de un lado a otro, hablar... Pero antes de conocerse el trastorno eso era ser un niño malo. Menos mal que a mí me salvaba un poco que era muy simpático. Tendría contentos a los jesuitas donde estudiaba... Con 11 años empecé a suspender cada vez más asignaturas. Estuve siete años en los jesuitas y ya tenía mi fama, así que muchas veces acababa sentado en la banca negra del fondo de la clase. Y la verdad es que no me sentía ni mal ni discriminado, aunque ahora lo veo de otro modo. Pero por aquel entonces los curas hacían lo que podían con toda su buena voluntad. Y no les culpo porque antes no se sabía nada. Eso sí, al final, con mucho cuidado, les dijeron a mis padres que era mejor que me llevaron a otro colegio. Acabé en uno de ?cateados?. Con su trayectoria y su currículo cuesta mucho imaginarle en ese colegio del que habla. ¿En qué sentido? Pues tuve mucha suerte, la verdad, porque la directora no sé qué vio en mí, pero pensó que algo podría rescatarse y me dijo: «A partir de ahora, tú te sientas en esta primera fila». Claro, yo acababa de salir de un colegio y estaba dispuesto a hacer lo que fuera para encauzarme. Además, me dejaban salir de clase cuando lo necesitaba... Todo aquello me ayudó mucho. Con el cambio pude crearme mi propia identidad y comencé a funcionar mejor. Allí nadie sabía nada de mi historia, era nuevo y no tenía lastre. Ahora se llama reinventarse, y eso fue lo que hice aunque sin darme cuenta. Me sentía bien al aprobar los exámenes, al ver a mis padres contentos... Por eso un aspecto que recomiendo a los padres es que si sus
  • 3. hijos tienen ya la imagen de niño imposible en un colegio que le cambien a otro. Sé, porque me lo dicen, que es complicado, pero puede ser muy bueno. Con nueve años estuvo encerrado en un calabozo, ¿cómo vivió aquella experiencia? Muy mal. Todo comenzó porque un amigo que tenía en el pueblo de mi madre (Liendo, en Cantabria) me animó a prender fuego en el monte. La suerte es que se apagó sin mayores consecuencias, pero la Guardia Civil me encerró en lo que llaman ?La Perrera? y pasé allí la noche. Fue entonces cuando comencé a reflexionar sobre lo que me pasaba, porque sabía que no encajaba y que algo me sucedía, pero tampoco podía controlarme. No quería hacer daño a nadie y me preguntaba qué me ocurría, pero nadie era capaz de darme una explicación. A falta de ese diagnóstico del TDAH, piensas que eres simplemente malo dada la cultura de aquel momento. ¿Es angustioso verse sin redención posible? Sí. Por eso en Semana Santa yo llegué a salir de Nazareno hasta con tres cofradías diferentes para ver si esto tenía arreglo y si Dios... Mi hermana melliza, que murió, me protegía y me decía: «No te preocupes, Luis, que esto te va a ayudar». Pero había que verme caminando más rápido que el resto de los cofrades, saliéndome de la fila.... Habla de su hermana pero, ¿y sus padres? ¿Cómo vivieron todo aquello? Pues como un problema que tenían tanto ellos como yo porque entonces el éxito del hijo reflejaba el de los padres. Mi madre, de quién probablemente heredé el TDAH, lo llevaba mucho mejor que mi padre. A veces se reía de mis travesuras, lo cual era útil porque el gran peligro de este problema cuando no es entendido por la familia y la comunidad es que destruye la autoestima. Ten en cuenta que uno se pregunta si es que no sirve para nada, si no funciona, y además se ve metido en situaciones que con mala suerte te pueden llevar a la cárcel. Imagina si llega a haber víctimas en el incendio que te he comentado... ¿Hay muchos casos de TDAH que hayan acabado por esa mala suerte en el mundo de la delincuencia? Pues si vas a la cárcel, al menos en EE UU, y entrevistas a delincuentes de entre 30 y 40 años verás que el 60% son hiperactivos que cometieron ese fallo primero y ya no pudieron salir de ese mundo. Por eso por un lado tenemos el camino de la delincuencia y, por otro, el de la depresión si no tienes suerte o no sigues un tratamiento. ¿Es que es muy habitual padecer depresión dentro de los afectados por TDAH? Depresión, autocastigo... Hoy sabemos que el suicidio es más alto en personas con ese
  • 4. trastorno y que no se lo tratan. De hecho la tasa se incrementa un 15 por ciento. Viéndolo así usted es de los que tuvo mucha suerte. Sí, y también mucha ayuda. Mi madre estaba convencida de que la música amansaba a las fieras y un día me dijo: «Lo tuyo es la música, así que vas a aprender a tocar algún instrumento». Con 9 años tocaba el piano. Y eso le sirvió a mi hermano Alejandro para jugarse 50 pesetas conmigo a que no me atrevía a pasarme toda una noche practicando. Yo ya tenía 14 años, pero lo hice, eso sí con el pedal que amortigua el sonido apretado para no molestar a los vecinos. Es lo que comentaba. Tienes mucha energía y la puedes emplear en ganarte esas 50 pesetas o en hacer algo que vaya contra las reglas. Y llegó a la Universidad y todo cambió, imagino, porque con la carrera no tuvo problemas. ¿Descubrió una fórmula de estudio válida para usted? Así es. Aprendí a dividirme los temas en secciones, a hacerme resúmenes y esquemas y a organizarme, pero sobre todo me ayudó mucho aceptar que lo que otros compañeros podían aprender en media hora a mí me llevaría una. Pero para mí eso no es un problema porque tengo todo el tiempo del mundo, ya que al sobrarme tanta energía me puedo pasar sentado en el despacho escribiendo ocho o nueve horas. Aprendí a compensar: «Si voy a tardar más necesitaré dedicarle más tiempo a las tareas», pensé. Era el precio que tenía que pagar. Emigró muy joven a Estados Unidos para estudiar y al final se quedó a vivir en Nueva York. ¿Se sintió como en casa en la ciudad que nunca duerme? Tengo que reconocer que Nueva York es una ciudad tolerante y yo me sentí bien nada más llegar. Allí, por ejemplo, yo preguntaba y no esta mal visto. En aquella época en España cada vez que levantaba la mano para preguntar algo en clase me jugaba la autoestima de un mes a no ser que la cuestión que planteara fuera muy inteligente. Allí el profesor siempre encontraba algo positivo en la pregunta que cada uno hiciera y siempre aportaba con su respuesta. Encontré esa aceptación que buscaba. Eso a pesar de sus peleas con el inglés... Es verdad, porque yo hablaba inglés muy mal. Había estudiado en Inglaterra, pero mi nivel me servía solo para defenderme. De ahí a tener que manejarlo para ser médico... [Risas] Recuerdo que salí de Madrid en el año 68 y que vino toda mi familia a despedirme a Barajas. Entonces, en una tienda del aeropuerto, encontré un libro que anunciaba: «Aprenda a hablar inglés en un mes». Lo compré y pensé que era mi salvación, pero la realidad fue que tardé dos años en hacerme entender bien.
  • 5. Ahora es usted padre de un hijo afectado por el TDAH. Imagino que para él eso ha sido muy positivo. Mucho. Es muy bueno conocer a gente con tu mismo problema porque ayuda muchísimo. Eso y saber que no eres el único en el mundo. El sentimiento de universalidad es muy terapéutico, por eso funcionan tan bien las asociaciones en las que gente con un mismo problema se reúnen y hablan de sus experiencias. Por curiosidad, ¿cuándo perdió el pudor de reconocer que padecía TDAH en público y por qué? Pues eso es muy reciente. Diría que la primera vez que hable de este tema fue hace 6 años. He de señalar que tampoco me lo preguntaban porque a nadie se le ocurría si había tenido algún problema. Es curioso, pero la gente cuando funcionas piensa que no los tienes. «A este le va muy bien y no ha pasado por eso», piensan. Tampoco me sentía cómodo hablando de mi vida. Pero, como te decía, ha sido recientemente cuando he empezado a ver que quizás reconocer los propios fallos o limitaciones pueda tener un elemento de ayudas. Fuente: TDAH Noticias.