PURO CUENTO    ADAPTACIÓN TEATRAL DE EJEMPLOS,    APÓLOGOS Y FÁBULAS MEDIEVALES                Patraña de la mujer locuaz ...
PURO CUENTO      ADAPTACIÓN TEATRAL DE EJEMPLOS, APÓLOGOS Y                  FÁBULAS MEDIEVALES(En clase. mucha luz. Unos ...
A.2.: (Finge un ronquido) Traduce al castellano...A.1: Estoy de acuerdo contigo, esto es un "co-jo-na-zo"...A.3: No tanto,...
A.2: Así que, resumiendo, una especie de examen por señas listos contra tontos, ¿no? Nohace falta que sigáis, se sabe quié...
PATRAÑA DE LA MUJER LOCUAZ              Sobre un relato de Corbacho del Arcipreste de Talavera             PRIMERA ESCENA ...
MUJER: ¿Vivía?MARIDO: Sí, hace dos días ha fallecido. Aunque su muerte me entristece, la herencia que me hadejado me llena...
MADRE: Hija mía, qué grata noticia la de esta cena familiar en tu casa. ¿Qué celebramos? ¡Cuántotiempo hacía que no te veí...
La reina al desnudo                      ("Los tejedores que hicieron el paño"                              de Don Juan Ma...
MINISTRO: ( Música de sorpresa. Aparte) Pero si no veo nada, ¿seré hijo de mi padre?PICARA 2: Tocad su textura.MINISTRO: (...
MINISTRO: Querido pueblo: ha llegado el gran momento del desfile militar y, como no podíaser menos, la reina lleva el vest...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Puro cuento publicar

730 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
730
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
284
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Puro cuento publicar

  1. 1. PURO CUENTO ADAPTACIÓN TEATRAL DE EJEMPLOS, APÓLOGOS Y FÁBULAS MEDIEVALES Patraña de la mujer locuaz (Sobre un relato de Corbacho del Arcipreste de Talavera) La reina al desnudo ("Los tejedores que hicieron el paño" de Don Juan Manuel) La disputa por señas ("La disputa de un griego y un romano" del Arcipreste de Hita) IES ITURRALDE 1º DE BACHILLERATO, B Profesora: Mª Ángeles Cuéllar1
  2. 2. PURO CUENTO ADAPTACIÓN TEATRAL DE EJEMPLOS, APÓLOGOS Y FÁBULAS MEDIEVALES(En clase. mucha luz. Unos sentados y otros de pie. Se oye un timbre )Alumno 1: ¡ Madre mía, la profesora Mª Ángeles nos va a volver locos a todos! El año pasadonos tocó hacer un periódico (Iturrealízate) y este tenemos que preparar una pequeña obra deteatro a partir de unos cuentos medievales, se va a llamar Puro... Cuento.Alumno 2: ¡¡¡Teatralízate!!! (Se ríen los cinco).Alumno 4: Por lo menos tenemos libertad para elegir el cuento que nos guste y para hacerlocomo queramos, con títeres (mueve las manos como si llevara marionetas), adaptándolo a laactualidad…Alumna 3: (tímida) Lo malo es que hay que representarlo y eso me pone nerviosa...Alumno 2: A mí me pasa lo mismo, sobre todo en los exámenes... es por eso que utilizo“apuntes” para acordarme de las cosas, pero los profes no me entienden y siguenempeñándose en que son chuletas. (Da un golpe en la mesa, simulando estar enojado; todosríen menos el alumno 1, que les corta con un gesto de la mano)A.1: ¿Queréis parar? Os recuerdo que esto cuenta para nota, y todavía tenemos que elegir elcuento, hacer las adaptaciones y aprender el guión.A.2: Seamos realistas y busquemos lo imposible: lo aprenderemos el último día incrementandoel consumo de bebidas energéticas en un 300%.A.3: Pues yo estoy con ella... En vez de quejarnos, trabajemos. Cuando antes empecemos,antes terminaremos. Vamos a ello. (Se sientan).A.4: (Leyendo del libro de texto con tono serio) En Castilla, por el siglo XIII, los dominicosutilizaron los cuentos para predicar de una forma más amena y accesible a todos. Imitaron lascolecciones traducidas del árabe por Alfonso X el sabio como el Calila e Dimna o el Sendebarque enseñaban a vivir con prudencia en el mundo y a advertir sobre los engaños de que soncapaces las mujeres, brindar los elementos necesarios para poder distinguir sus artes, e invitaral lector para que busque la verdad detrás de las apariencias.A.3: Ya estamos con la literatura misógina. Es como el sexismo en el lenguaje: "co-jo-nu-do"cuando algo es bueno y "co-ña-zo cuando es aburrido... Machismo por todas partes, lo mirespor donde lo mires.A.1: Si quieres podemos probar a decir "co-jo-na-zo" y "co-ñu-do", aunque dudo que la gente se anime a ello. (Risas)A.5: Para la Iglesia las mujeres siempre hemos tenido la culpa de todo, hasta de los atascos enlas carreteras. (Más risas)A.4: Shhhh! No lo digas muy alto que lo mismo vienen los antidisturbios y te pegan.Últimamente, el hecho de expresar tu opinión en una manifestación puede llegar a constituir undelito. Nueve siglos después, seguimos con la censura y la violencia de género.A.3: Al menos ahora la mujer está un poco más protegida... algo es algo. Antes, a la primera decambio, los maridos podían deshacerse impunemente de sus mujeres. 1º adaptación: La patraña de la mujer locuazA.4: (En la misma postura que el acto anterior. Se oye el timbre. Sigue leyendo en el libro detexto) En el siglo XIV aparece otra colección de apólogos escritos por el infante don JuanManuel: el Libro de Patronio y el Conde Lucanor, donde Patronio, el ayo, da consejos aljoven e inexperto Conde y se los aclara por medio de ejemplos de origen oriental, árabe,cristiano o grecolatino. Todos ellos están escritos en prosa y tienen una moraleja al final querecoge el propio autor.2
  3. 3. A.2.: (Finge un ronquido) Traduce al castellano...A.1: Estoy de acuerdo contigo, esto es un "co-jo-na-zo"...A.3: No tanto, en clase leímos doña Truhana, El mancebo que casó con la mujer brava yLos tejedores que fizieron el paño y fue divertido. Lo más importante es que otros autoresposteriores se basaron en ellos para hacer sus obras: Cervantes, Jean de laFontaine,Shakesperare y Andersen. 2º adaptación: La reina desnudaA.4.: (Timbrazo. En la misma postura. Lee) El Arcipreste de Hita incorpora también fábulas y enxiemplos en el Libro de Buen Amor. Utiliza las mismas fuentes y también pretendeenseñar como su coetáneo don Juan Manuel; pero hace una sátira caricaturesca, llena deironía y humor de la sociedad de la época. Su expresión es mucho más directa y sugerente, apesar de utilizar la Cuaderna Vía del Mester de Clerecía.A.5: Como El Decamerón de Boccaccio, (lee ) donde un grupo de un grupo de diez jóvenes(siete mujeres y tres hombres) huye de la peste y se refugia en una villa en las afueras de Florencia. Durante diez días y para distraerse, cada miembro del grupo cuenta unahistoria diariamente, lo que supone un total de cien historias. A.2: Al menos ya sabemos de dónde sacaron la idea los de “Telecirco” y la “MTV” para hacer Gran Hermano y Gandía Shore. (Todos ríen ante el comentario)A.1. También son como Los cuentos de Canterbury de Geoffrey Chaucer y Las mil y unanoches...A.3. ¡Menos mal que estos tres últimos no entran en la adaptación!A.2: Pues, ¿qué quieres que te diga? A mí, algunos cuentos de Las mil y una noches, no meparecen mal. Sobre todo me gusta el personaje de Sherezade que con su astucia logra burlaral sultán y salvar su vida. (Choca la mano con el Alumno 5 y las chicas ponen los ojos enblanco,sorprendidas)A.1.: (Continúa leyendo) Frente al tono doctrinal y medieval del infante, el Arcipreste se mueveen el terreno de la ambigüedad: en su libro encontraremos intención moralizadora para llevaruna vida santa, pero también ocasión para pecar (sigue leyendo en castellano medieval):“Enpero, porque es umanal cosa pecar, si algunos quisieran usar del loco amor, aquí fallaránalgunas maneras para ello”. (Le tiran bolas de papel). Sus páginas están llenas de laalegría de vivir renacentista. (Se las devuelve) 3ª Adaptación: La disputa por señas (A. de Hita)A.4: Ya está, podemos adaptar la Disputa entre griegos y romanos, la leímos en clase.A.2: ¿Disputa entre griegos y romanos? ¿Sobre qué va? ¿Sobre qué país tiene más paro?(Ante la mirada que le echan, se calla) Perdón...A.3: Yo la recuerdo. Los romanos vivían según la ley del más fuerte, y envidiaban a Grecia. A.2: ¿Por qué la envidiaban? ¡SI SOLUCIONABAN LAS COSAS A PUÑETAZOS, LA FORMAMÁS RÁPIDA!A.5: Pues precisamente por eso. Ellos querían compartir las leyes y la justicia que impartían lossabios griegos, y decidieron pedírselas.A.4: Pero ellos se negaron, alegando que eran tan borricos que no sabrían usarlas.A.1: Anda, mira, igualito, igualito que uno que yo me sé (le da unas palmadas en la espalda alalumno 2, que resopla, malhumorado).A.3: Los romanos insistieron y un sabio griego propuso enfrentarse a uno de ellos en un duelopor señas ya que no hablaban el mismo idioma. Si ganaban los romanos, conseguirían lasleyes.A.4: Como todo aquel que haya abierto el libro de filosofía durante el curso, que a juzgar porlas notas serán pocos, sabemos que los griegos eran espléndidos filósofos y muy, muyinteligentes y sabios, frente a los romanos que, básicamente, eran unos zopencos.3
  4. 4. A.2: Así que, resumiendo, una especie de examen por señas listos contra tontos, ¿no? Nohace falta que sigáis, se sabe quién ganará.A.5: La cosa no es tan sencilla, porque los romanos cayeron en ese detalle y decidieronencargarle el muerto al primer rufián que pasó por allí, ordenándole que hiciese las señas quele señalasen los dioses.A.4: Sorprendentemente, después de la disputa , el sabio griego dictaminó que los romanosmerecían las leyes y todos marcharon en paz. Luego, le preguntaron al sabio qué habíapasado durante el duelo...A.3: Y él contestó (Música interrumpiendo, en la pantalla aparece una mano con el dedo índice extendido) que había dicho que solo había un Dios (aparece otra mano con 3 dedosextendidos, el pulgar entre índice y corazón) y que el romano respondió que había 3, apoyado en uno solo, gran verdad.A.1: El griego terció entonces (aparece una mano, tendida llana) que todo era según suvoluntad, la de Dios, y el romano respondió (puño cerrado en pantalla) que era cierto porqueDios lo dominaba todo. Cuando constató que comprendían la santa Trinidad, les otorgó lasleyes.A.2: Ya... ¿y dónde está la gracia, pues?A.5: La gracia está en lo que creyó entender el romano. (Primera imagen) Primero entendió que el griego le decía que con un dedo le sacaría un ojo, (segunda imagen) y élrespondió que con 3 suyos le rompería los dos ojos y los dientes.A.4: (tercera imagen) El romano pensó que el sabio griego, en un acto de insolencia, le decíaque le iba a dar una torta en la frente.A.3: (última imagen) Y él, como Pedro por su casa, le soltó que de un puñetazo le daría el peorgolpe de su vida. Por lo que y que el sabio griego, al comprender su fuerza, no le negó nada.A.1: Y así llegamos a la resolución de la obra.TODOS (menos el 2): No hay palabra mal dicha...A.2: (con tono de pregunta) ¿Sino mal pronunciada? (Todos sueltan suspiros y ruiditos defastidio)A.3: Mal interpretada, melón.A.4: Deberías plantearte empezar a abrir el libro.A.5: Si, porque luego se quejará de que es junio, tiene una montaña de apuntes así (abre lasmanos mucho) y acabará con ganas de tirarse por una ventana.A.2: ¿Suicidio colectivo? (Socarrón, con una sonrisa). ¡ES QUE NO TENGO TIEMPO DEESTUDIAR!... ¡NI GANAS!Optativo, aparece Óscar caracterizado de profesor y se une a ellosA.2: A.3: Lo sabemos, lo único que tú tienes es...TODOS (incluidos los actores anteriores, saliendo al escenario): ¡ Puro cuento!4
  5. 5. PATRAÑA DE LA MUJER LOCUAZ Sobre un relato de Corbacho del Arcipreste de Talavera PRIMERA ESCENA (En la casa, jugando al ajedrez. Música inquietante)MARIDO: Mi mujer es hermosa, su belleza no tiene comparación alguna, procede de una buenafamilia..., pero todos estos atributos son pequeños al lado de su traición. ¡No sabe mantener unsecreto!. Ha engañado mi confianza y mi corazón. Yo pensaba que me obedecía en todo. ¡Quétonto fui! ¿Qué puedo hacer para que pague por ello? Por cierto, he conocido a Salomé, tuhermosa hija, que me ha sorprendido gratamente.CONFIDENTE: Recuerda que tú estás casado y no eres libre. Si fueras viudo, me alegraría depoder emparentar con tu linaje y unir nuestras fortunas ... ¿Estás seguro de su culpabilidad de tumujer? Si es así, has de hacerle pagar por sus traiciones, pero tu nombre ha de quedar limpio.MARIDO: Explícate. ¿Cómo podría hacer eso?CONFIDENTE: Prueba su confianza y su lealtad. La someterás a tres pruebas, primero le contarásque recientemente has tenido algunas deudas de juego y que no se lo habías contado por nocausarle sufrimiento alguno. Hecho esto, si lo cuenta, no te es leal y pasaremos a las demás.MARIDO: Haré lo que me dices y te contaré lo acaecido (se marcha el confidente).MARIDO: (Se queda pensativo y llama a su mujer) Mujer, ven.MUJER: Ya voy. (Entra en escena) ¿Marido, qué sucede, qué te angustia?MARIDO: He de confesarte ciertos problemas que me afligen. Desde hace unos meses he estadomalgastando nuestros ahorros en el juego. Por querer recuperar el dinero perdido, he ido cayendocada vez más bajo y estoy desesperado. No sé qué hacer para solucionarlo (se levanta). Solo tepido que esto que te he confiado no se lo cuentes a nadie, pues me sentiría muy avergonzado antelos demás.MUJER: No te preocupes. Ve tranquilo, tu secreto está seguro conmigo (Espera a que el marido semarche y llama por la ventana a una vecina). Vecina, tengo que contarte algo, no me lo puedocallar, ese marido mío es un sinvergüenza. Se ha gastado todos nuestros ahorros en el juego.VECINA: ¡Qué me dices! No puedo creer lo que me estás contando.MUJER: Pues créetelo, te lo digo yo, el juego nos ha arruinado y según él lo tengo que callar. (Secierra el telón) ESCENA SEGUNDA (En la casa)CONFIDENTE: He estado en la taberna y ¿a qué no sabes lo que todo el mundo comenta?MARIDO: ¿Qué es lo que se dice por ahí?CONFIDENTE: Que un hombre muy conocido por culpa del juego lo ha perdido todo. ¿No te hedicho que en las mujeres no hay que confiar?MARIDO: Tu idea ha dado resultado y mis sospechas han resultado ciertas. ¿Cómo ha podido estamujer volver a traicionarme?CONFIDENTE: Después de la primera traición las demás vienen seguidas. Has de seguirprobándola para que no te quede ninguna duda acerca de su culpabilidad (Se marcha).MARIDO: Así lo haré (Llama a su mujer).MARIDO: He oído rumores en la taberna acerca de un hombre que ha perdido todo por culpa deljuego y de que su mujer, en vez de guardar el secreto como él le había pedido, no ha tardado endivulgarlo. Mujer, ¿has contado tú el secreto que te confié? Me siento defraudado.MUJER: ¿Yo? ¡No! ¡ Cómo crees que yo haya podido hacerte eso esposo mío, si para mi tú eres lomás preciado para mí y te obedezco en todo! Te prometo que de mi boca ni una sola palabra hasalido (Hace un gesto cruzando los dedos) .MARIDO: Creo en ti, mujer, y por eso te confiaré una buena nueva ¿Te acuerdas de mi tío Samuel,el que vivía en Toledo? 5
  6. 6. MUJER: ¿Vivía?MARIDO: Sí, hace dos días ha fallecido. Aunque su muerte me entristece, la herencia que me hadejado me llena de alegría porque gracias a ella pagaré mis deudas y saldremos de este bache. Tevuelvo a pedir que no se lo digas a nadie, pues la envidia es capaz de crearnos enemigos donde nolos hay. (Telón) ESCENA TERCERA (En la taberna. Ruidos de taberna, rasgueo de guitarra)TABERNERA: Buenas, doña Inés, qué raro verla por aquí. ¿Desea tomar algo?MUJER: Me apetece tomar un vino, a mi marido no le importará. Quiero beber para celebrar unabuena noticia. Póngame lo más caro que tenga.TABERNERA: Parece que la señora no tiene reparo alguno con el dinero.MUJER: Hoy el sol brilla, los pájaros cantan y yo soy la mujer más rica de esta taberna.(Acercándose y hablando bajito)Te lo contaré, pero tienes que prometerme que no saldrá de aquí.TABERNERA: Faltaría más, doña Inés. Cuénteme usted, soy una tumba.MUJER: Pues mire, hace unas horas mi marido me dio una noticia estupenda, su tío ha muerto.TABERNERA: ¡Pero doña Inés! ¿Cómo es usted así de cruel?MUJER: Que no, mujer, que no lo entiendes, que cuando el hombre estiró la pata dejó a mi maridouna cantidad de dinero inigualable.TABERNERA: En todo caso, por la muerte de alguien uno no se puede alegrar (sirve un vaso y selo da). Pero me alegro por usted y por su marido, son muy afortunados (guiña un ojo y levanta lavoz). Debería compartir su alegría con los demás.MUJER: Tienes razón. (Dirigiéndose a los parroquianos). ¡Los invito a todos ustedes a lassiguientes rondas! (Todos dan vivas a Doña Inés mientras hacen un brindis)MUJER: ¡Pero qué tarde es! Debería irme ya a casa, antes me pasaré por el mercado y prepararéuna cena familiar muy especial. Seré la más envidiada.TABERNERA: No lo dude doña Inés, vaya usted con Dios.MUJER: Adiós. (Se va la mujer, ruido de vasos brindando, al poco rato entra el marido)TABERNERA: ¡Hombre, don Ismael! ¿Cómo usted por aquí? Si busca a su mujer, acaba de salir.Fue a hacer la compra para la cena familiar de esta noche.MARIDO: No la busco, en realidad venía a tomarme una vaso de vino.TABERNERA: Por cierto, enhorabuena por lo de la herencia, su mujer me lo contó y me dijo que leguardase el secreto. Tranquilo, don Ismael, no diré nada.MARIDO: ¡Será zorra! ¡Todas las mujeres son iguales! (en ese momento se le acerca el confidenteque está sentado)CONFIDENTE: ¿Ve, señor? En las dos pruebas que le hemos puesto ha demostrado su traición,ahora podemos estar seguros y tomar medidas.MARIDO: Convencido estoy de esto y mi sed de venganza ha ido creciendo. El problema es queteniendo en cuenta el linaje del que procede mi mujer, lo tengo difícil para acabar con ella y salirimpune de todo castigo.CONFIDENTE: Difícil sí, pero no imposible. Podemos hacer uso de una de las cualidades propiasde las mujeres, la curiosidad, que la ha llevado a la perdición desde tiempos de Adán y Eva.MARIDO: Explíquese mejor.CONFIDENTE: Elabore una ponzoña confeccionada con veneno y mézclela con el mejor y másodorífero vino, póngalo en una botella de vidrio y avísele delante de su familia que de que no tieneque beberla. Ella, empujada por la curiosidad, acabará desobedeciéndole.MARIDO: He de confesarle que cada vez se luce más con sus ideas. (Telón) ESCENA CUARTA (En la casa) 6
  7. 7. MADRE: Hija mía, qué grata noticia la de esta cena familiar en tu casa. ¿Qué celebramos? ¡Cuántotiempo hacía que no te veía!HERMANA: Lo mismo digo yo, últimamente hemos estado bastante alejadas, pero me llena dealegría volver a verte, hermana.MUJER: La alegría es compartida. Estaba deseando volver a veros porque tengo buenas noticias(aparece el marido muy serio con una botella en la mano).MARIDO: Buenas noches, señoras, espero que la velada sea de su agrado, me complace muchoestar aquí, todos reunidos. Por cierto, querida, ¿ves esta botella que traigo?, pues he de rogarte queno bebas de lo que dentro tiene, que si lo gustases, morirás (La coloca encima de la mesa) Yo hede salir un rato, pero en nada regreso.MADRE: ¿Qué querrá decir con esto tu marido?MUJER: No lo sé, pero lo pienso comprobar (coge la botella).HERMANA: Detente, hermana, quizás deberías hacerle caso, no sabes lo que puede contener ni delo que podría pasar si lo probases.MUJER: (oliendo) Tiene un olor a vino muy fino y delicado. Estoy segura de que se lo pensababeber él solo y ya sabéis que las cosas buenas no están hechas solo para la boca de rey. (Bebede la botella y cae muerta al instante)HERMANA: ¡No, Dios mío!MADRE: (Entre sollozos) ¡Oh, Fortuna! ¿Por qué te has llevado contigo a mi hija que es una fielcristiana?( Las luces enfocan al confidente y al marido que sonríen mefistofélicamente a la izquierda delescenario, han observado la escena y lo celebran con vino, el marido se adelanta dirigiéndose alpúblico. Música inquietante como en la primera escena)MARIDO: Esos gritos me confirman que estoy libre de mujer y de pecado. Debo ir a mostrar mipesar, todos sabemos bien que el objeto de mi venganza era su muerte. ¡Ya puedo casarme conSalomé!Optativo: Luz azul, Óscar vestido de sacerdote diciendo: Ego te absolvo un peccatis tuis innomine Patris et Filii et Spiritus Santi FIN 7
  8. 8. La reina al desnudo ("Los tejedores que hicieron el paño" de Don Juan Manuel) ESCENA I (Mucha luz. En la plaza del pueblo están las picaras sentadas y bostezando)PICARA 1 TONTA: ¡Ay, míseras e infelices! ¡Habrá otras mujeres más infelices que nosotrasen este reino! Necesito salir de esta pobreza, estoy cansada de comer chochos.PICARA 2 LISTA: Ya, y yo… (Música solemne. Aparece la reina en su paseo matutino en medio de su ministro y su criado, que cojea y les hace perder el ritmo)REINA: Necesito el mejor traje para el desfile Real para que todos me admiren. ¡Mandadlopreparar!CRIADO: (Tartamudeando) ¡Sí, Majestad!MINISTRO: Esta tarde convocaré a los mejores tejedores para que confeccionen vuestrovestido.PICARA 2: (Escuchando y dándole un codazo a la Pícara 1) ¿Has escuchado?...PICARA1: ¿El qué?PICARA 2: Pareces tonta, ¡cállate y come! Tengo una idea (La picara 2 empuja a la picara 1debido a la emoción de su gran idea, cayéndosele los altramuces) ESCENA II ( Música solemne. Luz más tenue. Dentro de palacio se encuentra su majestad sentada en el trono sobre la bandera nacional y aparece el criado)CRIADO: Su majestad, han llegado unas tejedoras extranjeras que tienen una idea muyinnovadora para su traje. ¿Las dejo pasar?REINA: Que pasen, que pasen. (Entran las picaras vestidas de tejedoras)PICARA 2: (Mientras hacen una reverencia que les sale mal) Permítanos presentarnos, sumajestadPICARA 1: Mi nombre es Francesca.PICARA 2: Yo me llamo Gisela.PICARA 1: Acabamos de venir de la plaza…PICARA 2: (Le da un codazo a la picara 1) La plaza italiana Veluchi en Milán. Nos ha llegado lanoticia de que vos necesitáis el mejor traje del mundo.REINA: Ah, ¿qué tenéis para mostrarme? ¿Cuál sería vuestra idea?PICARA 1: Habíamos pensado para vos un vestido transparente (recibe otro codazo en elcostado y da un grito).PICARA 2: Francesca quiere deciros que es de una tela traída directamente de Italia con unnuevo bordado transparente .REINA: (Se queda mirando pensativa) ¡Qué interesante! ¡Seré la admiración de todo mipueblo!PICARA 2: Es una tela maravillosa, su mayor cualidad es que solo lo ven los que sonrealmente hijos de su padre (música de intriga) .REINA: (Sorprendida y pensativo) ¡Oh! Me encanta la idea, poneos a trabajar. (Telón) ESCENA III (Días después. Música pachanguera. En un aposento de palacio las picaras comen altramuces con los pies encima de las sillas, de repente entra el ministro y disimulan que están tejiendo. Asomado en una esquina el criado observa la escena)MINISTRO: ¿Cómo lleváis el vestido?PICARA 1: Pero… si todavía no hemos empezado.PICARA 2: (Le da un codazo a la pícara 1) SHH!… quiere decir que ya lo estamosterminando. Mirad allí y veréis que bien está quedando. (El ministro no sabe a dónde mirar)PICARA 1: (Lo coge del brazo, se dirige al atril y se lo muestra) Observad estos colores tanllamativos y estos bordados dorados. La riqueza y belleza del tejido es inigualable8
  9. 9. MINISTRO: ( Música de sorpresa. Aparte) Pero si no veo nada, ¿seré hijo de mi padre?PICARA 2: Tocad su textura.MINISTRO: (Música de sorpresa. Aparte) Pero si no veo noto nada, ¿seré hijo de mi padre?PICARA 1: Oíd el sonido de la seda.MINISTRO: (Se lleva la mano a la oreja. Aparte) Pero si no oigo nada, ¿seré hijo de mi padre?PICARA 1: ¿ A que es el vestido más extraordinario que habéis visto en vuestra vida?MINISTRO: (Pensativo e irónico) Sí, sí, no cabe duda de que es digno de una reina. (se bajael telón) ESCENA IV (Música solemne. En el salón del trono en palacio se encuentra la reina sentada. Entra su criado)CRIADO: Ha llegado el señor ministro, ¿le dejo pasar?REINA: Sí, sí, que pase. (Entra el ministro)MINISTRO: Vengo de ver tu impresionante vestido. Es muy colorido y muy vistoso, sé que leencantará.CRIADO: (Interviene aunque no le han dado permiso) Yo también lo he visto.REINA: ¡¿Qué hacías tu viendo mi vestido sin mi permiso ? (le abofetea) ¡INSOLENTE!¡Siempre metiéndote donde no te llaman!CRIADO: (Defendiéndose). Majestad, sentía curiosidad porque como decían…REINA: Pues dudo que tú lo hayas podido ver. ¡Eres un bastardo, fuera de mi vista y de mipalacio!MINISTRO: Cálmese, mi señoraCRIADO: (Aparte) Ya te arrepentirás de haberme insultado, bruja. ( Telón) ESCENA V (Días después. Música solemne. Dentro de los aposentos de la reina aparecen las picaras)PICARA 2: (Haciendo reverencias y equivocándose como siempre). Majestad, ya tenemosconfeccionado su traje.PICARA 1: Hemos pensado taparle los ojos mientras se lo probamos para que la sorpresa seamayor.REINA: Me gusta la idea.(Las picaras le colocan la venda en los ojos, le quitan la capa, la dejan desnuda y hacen que lecolocan el vestido con parsimonia)PICARA 1: (Aguantándose la risa) Por aquí está más largo…PICARA 2: Sí, sí, hay que ajustarloREINA: ¿Qué tal vais? Apresuraos… parece muy ligero.PICARA 2: Ya está casi, ya está casi.PICARA 1: (Susurrando) Venga vamos a quitarle la venda, a ver qué cara pone…REINA: ¿Qué has dicho?PICARA 2: Nada, nada que ya está listo (Le quitan la venda a la reina frente al espejo, al verlo queda sorprendida y no sabe qué cara poner)REINA: ¡Oh! Qué bonito, es de mi agrado.PICARA 1: (impertinente) ¡ Rápido, danos el dinero que nos prometiste!PICARA 2: (Otro codazo) Majestad, perdonad a mi amiga, es que tenemos prisa. Nuestrafama ha corrido de boca en boca y nos esperan en otro palacio. (El Ministro les da el dinero; lapicara 1 lo intenta coger y se le cae, lo coge y tropieza. (Susurrando y dirigiéndose a la pícara 1) Corre, corre…REINA: La Reina tras quedarse sola en el trono, empieza a expresar su preocupación en unmonólogo. Luz azulada ) No veo el traje, me miro al espejo y me veo desnuda, ¿será que nosoy hija de mi padre…? ¿Cómo es posible que hasta mi criado pueda verlo y yo no? A lo mejorno me corresponde el trono, ya que no soy hija del rey. Pero tendré que aguantar. Si seenteraran, me quitarían la corona y todos sus privilegios. No debería haberle llamadobastardo a mi criado si yo también lo soy... Solo deseo que pase rápido el desfile. (Luces fuertes. Aparece su ministro y juntos se asoman al balcón)9
  10. 10. MINISTRO: Querido pueblo: ha llegado el gran momento del desfile militar y, como no podíaser menos, la reina lleva el vestido más bonito del mundo.REINA: (la reina, desnuda, intentando poner buena cara). Queridos súbditos, doy comienzo aldesfile. (En platea)PUEBLO: ¡Oh, qué vestido más bonito! ¡Qué guapa va la reina! ¡Viva la reina!CRIADO: (Entre el público gritando) ¡Pero si no lleva nada! La reina va desnuda. A mí no meimporta decir que no soy hijo de mi padre porque soy huérfano.MINISTRO: No es verdad, mientes (A los guardias) ¡LLEVAOSLO! (Los guardias lo apresan. Himno nacional al mismo tiempo que empieza a subir un clamor entre el pueblo)(Optativo, aparece el Padre del criado (que también es tartamudo y cojo): No eres huérfano,yo soy tu padre, te tuve que abandonar en el hospicio porque tenía que ir a la guerra (Sefunden en un abrazo y se alejan cojeando)PUEBLO: Pues es verdad, no lleva nada. ¡BASTARDA, BASTARDA, NO DEBERÍA SER LAREINA! (Más abucheos)REINA: (Susurrándole al ministro mientras saluda al pueblo) ¡Dientes, dientes! Hay queaguantar hasta el fin. La monarquía debe seguir.MINISTRO: (Mirando al cielo) ¡Que Dios nos ampare! Tendré que preparar un golpe de estado.LAS PÍCARAS: (Entre el público, gritando) ¡Viva la República! FIN10

×