Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Bofedales

3.587 visualizaciones

Publicado el

BOFEDALES

Publicado en: Medio ambiente
  • Sé el primero en comentar

Bofedales

  1. 1. AUTORIDAD BINACIONAL DEL PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA
  2. 2. LAGO TITICACA (ALT) EL DESARROLLO (PNUD) ASOCIACION INTEGRAL DE GANADEROS EN CAMELIDOS DE LOS ANDES ALTOS (AIGACAA) INFORME FINAL CARACTERISTICAS Y DISTRIBUCION DE LOS BOFEDALES EN EL AMBITO BOLIVIANO (SUBCONTRATO 21.12) Humberto Alzérreca A. Ing. Agr., M. Sc., Ph. D. DIRECTOR DEL PROYECTO Guillermo Prieto C. Ing.Agr., M. Sc. LIDER DEL PROYECTO Jorge Laura C. Ing. Agr., M. Sc. TÉCNICO DEL PROYECTO Demetrio Luna Ch. Ing. Agr. TÉCNICO DEL PROYECTO Sergio Laguna B. Ing. Agr., M. Sc. TÉCNICO DEL PROYECTO JUNIO / 2001 LA PAZ – BOLIVIA
  3. 3. AGRADECIMIENTOS La Asociación Integral de Ganaderos de Camélidos de los Andes Altos (AIGACAA) hace llegar su sincero agradecimiento a la Autoridad Binacional de Lago Titicaca (ALT) y al Programa de las Naciones para el Desarrollo (PNUD) por la oportunidad que nos dieron para realizar el estudio “Características y distribución de los bofedales en el Ambito Boliviano (21.12)”, hacemos extensivo este agradecimiento a los ganaderos de camélidos y personal de apoyo de nuestra Institución por su apreciable colaboración en la ejecución de este estudio. Agradecemos también al Proyecto Zonificación Agroecológica y Establecimiento de una Base de Datos y Red de Sistema de Información Geográfica en Bolivia (ZONISIG) en la persona de su Coordinador Ing. Agr. Aernout Weeda, al Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) que a través del Area Natural de Manejo Integrado Nacional de Apolobamba (ANMINA) y el Parque Nacional Sajama (PNS) contribuyeron en la ejecución del estudio. Sr. Edwin Chambi M. PRESIDENTE AIGACAA
  4. 4. i INDICE DE CONTENIDO Páginas I. INTRODUCCION..................................................................................................... II. ANTECEDENTES DE ESTUDIOS DE BOFEDALES EN BOLIVIA.................... 2.1 Conceptos y definiciones.................................................................................................... 2.2 Importancia........................................................................................................................ 2.3 Problemática...................................................................................................................... 2.4 Clasificación de tipos o clases de bofedales........................................................................ 2.5 Caracterización de bofedales.............................................................................................. 2.5.1 Recursos hídricos................................................................................................ 2.5.2 Recurso suelo...................................................................................................... 2.5.3 Vegetación.......................................................................................................... 2.5.3.1 Composición botánica y abundancia florística........................................... 2.5.3.2 Producción forrajera................................................................................ 2.5.3.3 Valor nutritivo de especies forrajeras....................................................... 2.5.3.4 Capacidad de carga y carga animal........................................................... 2.5.3.5 Uso y formas de pastoreo........................................................................ 2.5.3.6 Acceso y tenencia de bofedales................................................................ 2.5.3.7 Ampliación, riego y manejo de bofedales.................................................. 2.6.4 Fauna silvestre.................................................................................................. III. METODOLOGIA DEL ESTUDIO........................................................................... 3.1 Identificación y distribución de bofedales........................................................................... 3.1.1 Interpretación y digitalización de imágenes.......................................................... 3.1.2 Supervisión de campo.......................................................................................... 3.1.3 Redigitalización y extrapolación........................................................................... 3.1.4 Cuantificación de los bofedales............................................................................ 3.2 Caracterización de bofedales.............................................................................................. 3.2.1 Aspectos ecológico y climático de bofedales........................................................ 3.2.2 Determinación de variables edáficas e hídricas...................................................... 3.2.3 Evaluación de la vegetación................................................................................. 3.2.3.1 Estratificación y muestreo........................................................................ 3.2.3.2 Identificación y clasificación de especies botánicas................................... 3.2.3.3 Determinación de la cobertura vegetal y composición botánica................. 3.2.3.4 Abundancia y diversidad florística............................................................ 3.2.3.5 Estimación de la materia seca y grado de utilización................................. 3.2.4 Fauna existente en los bofedales........................................................................... 3.2.5 Tipos de propiedad, formas de acceso, uso y manejo............................................ 3.3 Elaboración de mapas de bofedales.................................................................................... 3.4 Clasificación de tipos de bofedales..................................................................................... 3.5 Análisis e interpretación de datos....................................................................................... 1 2 2 4 7 8 11 11 12 13 13 15 16 17 18 21 22 23 25 25 25 25 25 26 26 26 26 28 28 28 29 29 32 32 32 35 35 36
  5. 5. Páginas ii IV. RESULTADOS Y ANÁLISIS................................................................................... 4.1 Caracterización GENERAL de los bofedales..................................................................... 4.1.1 Aspecto ecológico y climático.............................................................................. 4.1.2 Características generales de los bofedales............................................................. 4.1.3 Recursos edáficos e hídricos................................................................................ 4.1.4 Vegetación.......................................................................................................... 4.1.5 Fauna existente en bofedales................................................................................ 4.1.6 Tenencia, acceso, uso y manejo........................................................................... 4.2 Caracterización ESPECIFICA de los bofedales................................................................. 4.2.1 Bofedales ALTOANDINOS............................................................................... 4.2.1.1 Características hídricas y edáficas............................................................ 4.2.1.2 Carácterísticas de la vegetación................................................................ a) Cobertura vegetal relativa y composición botánica............................... b) Abundancia y diversidad florística........................................................ c) Producción de fitomasa y estimación de la utilización........................... d) Tipos de propiedad y formas de acceso a bofedales Altoandinos.......... e) Uso y manejo de bofedales Altoandinos............................................... 4.2.1.3 Caracterización de “Bofedales tipo”........................................................ a) Bofedal altoandino hidromórfico ácido de Nubekuchu (Bofedal tipo 1). a-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 1)......................... b) Bofedal altoandino hidromórfico neutro de Soratera (Bofedal tipo 2).. b-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 2)......................... c) Bofedal altoandino mésico ácido de Lupisihuata (Bofedal tipo 3)........ c-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 3)......................... d) Bofedal altoandino mésico neutro de Río Blanco (Bofedal tipo 4)....... d-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 4)......................... e) Bofedal altoandino mésico alcalino de Watapampa (Bofedal tipo 5).... e-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 5)......................... 4.2.2 Bofedales ALTIPLÁNICOS.............................................................................. 4.2.2.1 Características hídricas y edáficas............................................................ 4.2.2.2 Carácterísticas de la vegetación................................................................ a) Cobertura relativa y composición botánica........................................... b) Abundancia y diversidad florística........................................................ c) Producción de fitomasa y estimación de la utilización........................... d) Tipos de propiedad y formas de acceso a bofedales Altiplánicos.......... e) Uso y manejo de bofedales Altiplánicos................................................ 38 38 38 43 53 57 64 69 72 72 74 76 76 81 85 89 91 93 93 100 100 104 105 108 109 111 112 115 116 116 119 119 124 127 131 132
  6. 6. Páginas iii 4.2.2.3 Caracterización de “Bofedales tipo”........................................................ a) Bofedal altiplánico hidromórfico ácido de Islapampa (Bofedal tipo 7). a-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 7)......................... b) Bofedal altiplánico hidromórfico neutro de Andacollu (Bofedal tipo 8)... b-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 8)......................... c) Bofedal altiplánico hidromórfico alcalino de Pucara (Bofedal tipo 9).. c-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 9)......................... d) Bofedal altiplánico mésico neutro de Choquemarka (Bofedal tipo 10). d-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 10)....................... e) Bofedal altiplánico mésico alcalino de Pumaravi (Bofedal tipo 11)...... e-1) Extrapolación a otros bofedales similares (tipo 11)....................... 4.3 Otros tipos de PRADERAS PARECIDAS a bofedales..................................................... 4.3.1 Praderas Altoandinas parecidas a bofedales.......................................................... 4.3.2 Praderas Altiplánicas parecidas a bofedales.......................................................... 4.3.3 Resumen de superficie de praderas Altoandinas y Altiplánicas parecidas a bofedales............................................................................................................. V. CONCLUSIONES...................................................................................................... VI. RECOMENDACIONES............................................................................................ VII. LITERATURA CITADA........................................................................................... VIII. ANEXOS.................................................................................................................... 134 134 140 142 145 145 149 150 152 153 156 157 157 162 165 167 170 171 177
  7. 7. iv INDICE DE CUADROS Páginas Cuadro 1. Cuadro 2. Cuadro 3. Cuadro 4. Cuadro 5. Cuadro 6. Cuadro 7. Cuadro 8. Cuadro 9. Cuadro 10. Cuadro 11. Cuadro 12. Cuadro 13. Cuadro 14. Cuadro 15. Cuadro 16. Cuadro 17. Cuadro 18. Cuadro 19. Cuadro 20. Cuadro 21. Cuadro 22. Composición botánica durante la época húmeda y seca en bofedales de la llanura de Ulla Ulla, Provincia Franz Tamayo, La Paz. Producción de fitomasa y composción botánica de un bofedal vedado durante 4 años. Rendimientos de fitomasa de tipos de bofedales dentro el Sistema TDPS-Bolivia. Componentes bromatológicos de principales especies de bofedales de Ulla Ulla. Capacidad de carga de bofedales Altoandinos, Tipo 1. Capacidad de carga de bofedales Tipo 2 (localidad de Cosapa). Capacidad de carga de bofedales, Tipo 3. Principales características climáticas del Altiplano y Altoandino, Sistema TDPS-Bolivia (promedios de más de 30 y 40 años). Correlación de Pearson entre las variables condición, altitud, pH del suelo, fitomasa y caudal de bofedales. Superficie y porcentaje de bofedales en relación a la superficie total de la cuenca del Sistema TDPS-Bolivia. Número, superficie y porcentaje de tipos de bofedales Altoandinos y Altiplánicos, Sistema TDPS-Bolivia. Promedio de variables edáficas e hídricas por tipos de bofedales Altoandinos y Altiplánicos. Frecuencia y porcentaje de especies botánicas dominantes en los bofedales Altoandinos y Altiplánicos. Porcentaje (%) de frecuencias en tipos de bofedales del Parque Nacional Sajama. Rendimientos promedio de fitomasa por tipos de bofedales Altoandinos y Altiplánicos. Avifauna por familias y abundancia en los bofedales de la Reserva Nacional de Fauna Ulla Ulla, Sistema TDPS-Bolivia. Relación de avifauna existente en el Parque Nacional Sajama, Sistema TDPS-Bolivia. Población de vicuñas por departamentos y provincias, Sistema TDPS-Bolivia. Dinámica poblacional de vicuñas en la la Reserva Nacional de Fauna Ulla Ulla, años 1965 - 1999. Principales características edáficas e hídricas de BOFEDALES ALTOANDINOS HIDROMÓRFICOS ÁCIDOS (1 en mapa). Principales características edáficas e hídricas de BOFEDALES ALTOANDINOS HIDROMÓRFICOS NEUTROS (2 en mapa). Principales características edáficas e hídricas de BOFEDALES ALTOANDINOS MESICOS ACIDOS (3 en mapa). 13 14 15 16 17 18 18 40 43 46 46 53 58 59 61 65 66 67 68 73 75 75
  8. 8. Páginas v Cuadro 23. Cuadro 24. Cuadro 25. Cuadro 26. Cuadro 27. Cuadro 28. Cuadro 29. Cuadro 30. Cuadro 31. Cuadro 32. Cuadro 33. Cuadro 34. Cuadro 35. Cuadro 36. Cuadro 37. Cuadro 38. Cuadro 39. Cuadro 40. Cuadro 41. Cuadro 42. Cuadro 43. Cuadro 44. Cuadro 45. Principales características edáficas e hídricas de BOFEDALES ALTOANDINOS MESICOS NEUTROS (4 en mapa). Principales características edáficas e hídricas de BOFEDALES ALTOANDINOS MESICOS ALCALINOS (5 en mapa). Porcentaje de cobertura vegetal relativa y otros componentes de tipos de bofedales Altoandinos. Resumen de principales especies botánicas dominantes por tipo de bofedal y localidad en el Altoandino. Frecuencia y distribución de especies en tipos de bofedales Altoandinos. Familias, número y porcentaje de especies botánicas en bofedales Altoandinos. Número y porcentaje de formas de vida de especies botánicas en bofedales Altoandinos. Número y porcentaje de tipos de plantas botánicas en bofedales Altoandinos. Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de los BOFEDALES ALTOANDINOS HIDROMÓRFICOS ÁCIDOS (1 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de los BOFEDALES ALTOANDINOS HIDROMÓRFICOS NEUTROS (2 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de los BOFEDALES ALTOANDINOS MESICOS ÁCIDOS (3 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de los BOFEDALES ALTOANDINOS MESICOS NEUTROS (4 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de los BOFEDALES ALTOANDINOS MESICOS ALCALINOS (5 en mapa) Principales características del bofedal altoandino hidromórfico ácido de Nubekuchu (Bofedal tipo 1), provincia Franz Tamayo departamento de La Paz. Cobertura vegetal relativa de “Bofedales tipo” por localidad y estrato en el Altoandino. Composición botánica absoluta de “Bofedales tipo” por localidad y estrato en el Altoandino. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (hidromórficos ácidos, tipo 1). Principales características del bofedal altoandino hidromórfico neutro de Soratera (Bofedal tipo 2), provincia Bautista Saavedra departamento de La Paz. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (hidromórficos neutros, tipo 2). Principales características del bofedal altoandino mésico ácido de Lupisihuata (Bofedal tipo 3), provincia Omasuyos departamento de La Paz. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (mésicos ácidos, tipo 3). Principales características del bofedal altoandino mésico neutro de Río Blanco (Bofedal tipo 4), provincia Pacajes departamento de La Paz. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (mésicos neutros, tipo 4). 76 76 77 80 82 83 84 84 86 88 88 89 89 94 97 99 100 102 105 106 108 111 112 Páginas
  9. 9. vi Cuadro 46. Cuadro 47. Cuadro 48. Cuadro 49. Cuadro 50. Cuadro 51. Cuadro 52. Cuadro 53. Cuadro 54. Cuadro 55. Cuadro 56. Cuadro 57. Cuadro 58. Cuadro 59. Cuadro 60. Cuadro 61. Cuadro 62. Cuadro 63. Cuadro 64. Cuadro 65. Cuadro 66. Cuadro 67. Principales características del bofedal altoandino mésico alcalino de Watapampa (Bofedal tipo 5), provincia Franz Tamayo departamento de La Paz. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (mésicos alcalinos, tipo 5). Principales características edáficas e hídricas de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS HIDROMÓRFICOS ÁCIDOS (7 en mapa). Principales características hídricas y edáficas de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS HIDROMÓRFICOS NEUTROS (8 en mapa). Principales características hídricas y edáficas de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS HIDROMÓRFICOS ALCALINOS (9 en mapa). Principales características hídricas y edáficas de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS MÉSICOS NEUTROS (10 en mapa). Principales características hídricas y edáficas de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS MÉSICOS ALCALINOS (11 en mapa). Cobertura vegetal relativa y otros componentes de tipos de bofedales Altiplánicos en tipos de bofedales Altiplánicos. Frecuencia y distribución de especies botánicas en tipos de bofedales Altiplánicos Principales especies botánicas dominantes por tipo de bofedal y localidad, Altiplano. Familias, número y porcentaje de especies botánicas en bofedales Altiplánicos. Número y porcentaje de formas de vida de especies botánicas en bofedales Altiplánicos. Número y porcentaje de tipos de plantas botánicas en bofedales Altiplánicos. Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de los BOFEDALES ALTIPLÁNICOS HIDROMÓRFICOS ÁCIDOS (7 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de los BOFEDALES ALIPLANICOS HIDROMÓRFICOS NEUTROS (8 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS HIDROMÓRFICOS ALCALINOS (9 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS MÉSICOS NEUTROS (10 en mapa). Rendimientos de fitomasa en kgMS/ha de BOFEDALES ALTIPLÁNICOS MÉSICOS ALCALINOS (11 en mapa). Principales características del bofedal altiplánico hidromórfico ácido de Islapampa (Bofedal tipo 7), provincia Omasuyos departamento de La Paz. Cobertura vegetal relativa de “Bofedales tipo” por localidad y estrato en el Altiplano. Composición botánica absoluta de “Bofedales tipo” por localidad y estrato, Altiplano. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (hidromórficos ácidos, tipo 7). 113 115 116 117 118 118 119 120 123 125 126 127 127 128 129 130 130 131 135 137 139 140 Páginas
  10. 10. vii Cuadro 68. Cuadro 69. Cuadro 70. Cuadro 71. Cuadro 72. Cuadro 73. Cuadro 74. Cuadro 75. Cuadro 76. Cuadro 77. Cuadro 78. Cuadro 79. Cuadro 80. Cuadro 81. Cuadro 82. Cuadro 83. Cuadro 84. Principales características del bofedal altiplánico hidromórfico neutro de Andacollu (Bofedal tipo 8), provincia Sajama departamento de Oruro. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (hidromórficos neutros, tipo 8). Principales características del bofedal altiplánico hidromórfico alcalino de Pucara (Bofedal tipo 9), provincia Sajama departamento de Oruro. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (hidromórficos alcalinos). Principales características del bofedal altiplánico mésico neutro de Choquemarca (Bofedal tipo 10), provincia Sajama departamento de Oruro. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (mésicos neutros, tipo 10). Principales características del bofedal altiplánico mésico alcalino de Pumaravi (Bofedal tipo 11), provincia Pacajes departamento de La Paz. Frecuencia y porcentaje de otros bofedales similares (mésicos alcalinos, tipo 11). Principales características edáficas, hídricas y de vegetación de otras praderas Altoandinas y Altiplánicas parecidas a bofedales. Porcentaje de cobertura vegetal relativa y otros componentes de praderas Altoandinas y Altiplánicas parecidas a bofedales. Frecuencia y distribución de especies botánicas en praderas Altoandinas y Altiplánicas parecidas a bofedales. Resumen de principales especies botánicas dominantes en praderas Altoandinas y Altiplánicas parecidas a bofedales Frecuencia y porcentaje de praderas Altoandinas parecidas a bofedales (6 en mapa). Frecuencia, porcentaje y superficie de praderas Altiplánicas de gramíneas altas y bajas (12a en mapa). Frecuencia, porcentaje y superficie de praderas Altiplánicas de gramíneas medias y bajas (12b en mapa). Número y superficie de praderas Altoandinas y Altiplánicas parecidas a bofedales en el Sistema TDPS-Bolivia. Superficie y porcentaje de bofedales y praderas parecidas a bofedales en relación a la superficie total de la Cuenca del Sistema TDPS-Bolivia. 143 145 146 149 152 153 154 156 158 159 160 161 162 164 164 165 166
  11. 11. viii INDICE DE FIGURAS Páginas Figura 1. Figura 2. Figura 3. Figura 4. Figura 5. Figura 6. Figura 7. Figura 8. Figura 9. Figura 10. Figura 11. Figura 12. Figura 13. Figura 14. Figura 15. Figura 16. Figura 17. Figura 18. Figura 19. Figura 20. Carta de zonas agroecológicas de la zona Andina de Bolivia (Gastó et al., 1996). Tendencias correlacionales entre variables altitud, pH del suelo, condición, caudal y fitomasa forrajera de bofedales, Sistema TDPS-Bolivia. Superficie y porcentaje de bofedales en relación a la superficie total de la cuenca del Sistema TDPS-Bolivia. Superficie y porcentaje de bofedales Altoandinos y Altiplánicos, Sistema TDPS-Bolivia. Superficie y porcentaje de tipos de bofedales Altoandinos. Superficie y porcentaje de tipos de bofedales Altiplánicos. Superficie de bofedales agrupados por régimen hídrico en el Sistema TDPS-Bolivia. Superficie de bofedales agrupados por régimen hídrico y piso altitudinal en el Sistema TDPS-Bolivia. Superficies globales de bofedales por pH del suelo en el Sistema TDPS-Bolivia. Superficies de bofedales ALTOANDINOS por pH del suelo, Sistema TDPS-Bolivia. Superficies de bofedales ALTIPLANICOS por pH del suelo, Sistema TDPS-Bolivia. Promedios, máximos, mínimos de pH del suelo en tipos de bofedales Altoandinos. Promedios, máximos, mínimos de pH del suelo en tipos de bofedales Altiplánicos. Promedios, máximos, mínimos de pH del agua en tipos de bofedales Altoandinos. Promedios, máximos, mínimos de pH del agua en tipos de bofedales Altiplánicos. Promedio general de rendimiento de fitomasa de bofedales en el Sistema TDPS-Bolivia. Promedio de rendimientos REALES de fitomasa de bofedales hidromórficos y bofedales mésicos en relación al promedio general del Sistema TDPS-Bolivia. Promedio de rendimientos REALES de fitomasa por pH de bofedales Altoandinos y bofedales Altiplánicos en relación al promedio general del Sistema TDPS-Bolivia. Tipología general de los sistemas ganaderos en los Andes de Bolivia (Alzérreca, 1992). Representación esquemática de un sistema pastoril y de sus diferentes niveles de organización (Balent y Gibon, 1987). 39 44 47 47 48 48 50 50 51 52 52 54 54 56 56 60 62 63 70 71
  12. 12. Páginas ix Figura 21. Figura 22. Figura 23. Figura 24. Figura 25. Figura 26. Figura 27. Figura 28. Figura 29. Figura 30. Cobertura vegetal relativa y otros componentes de tipos de bofedales Altoandinos. Distribución porcentual de familias botánicas predominantes en bofedales Altoandinos. Relación entre rendimiento REAL promedio, máximo, mínimo de fitomasa y porcentaje de utilización de tipos de bofedales Altoandinos. Cobertura vegetal relativa del “Bofedales tipo Altoandinos” por localidad y estratos. Superficie y número total de tipos de bofedales Altoandinos. Cobertura vegetal promedio y otros componentes de tipos de bofedales Altiplánicos. Familia, porcentaje y número de especies botánicas en bofedales Altiplánicos. Relación entre rendimiento REAL promedio, máximo y mínimo de fitomasa y porcentaje de utilización de tipos de bofedales, Sistema TDPS-Bolivia. Cobertura vegetal relativa y otros componentes de “Bofedales tipo Altiplánicos” por localidad y estratos. Superficie y número total de tipos de bofedales Altiplánicos. 78 83 85 98 101 121 126 128 138 141 INDICE DE MAPAS Páginas Mapa 1. Mapa 2. Mapa 3. Mapa 4. Mapa 5. Mapa 6. Mapa 7. Mapa 8. Mapa 9. Mapa 10. Mapa 11. Mapa de bofedales de la Cuenca del Sistema TDPS-Bolivia. Escala 1:250.000. Bofedal Altoandino hidromórfico ácido de Nubekuchu (Bofedal tipo 1). Bofedal Altoandino hidromórfico neutro de Soratera (Bofedal tipo 2). Bofedal Altoandino mésico de Lupisihuata (Bofedal tipo 3). Bofedal Altoandino mésico neutro de Río Blanco (Bofedal tipo 4). Bofedal Altiplánico mésico alcalino Watapampa (Bofedal tipo 5). Bofedal Altiplánico hidromórfico ácido de Islapampa (Bofedal tipo 7). Bofedal Altiplánico hidromórfico neutro de Andacollu (Bofedal tipo 8). Bofedal Altiplánico hidromórfico alcalino de Pucara (Bofedal tipo 9). Bofedal Altiplánico mésico neutro de Choquemarca (Bofedal tipo 10). Bofedal Altiplánico mésico alcalino de Pumaravi (Bofedal tipo 11). 95 103 107 110 114 136 144 147 151 155
  13. 13. x INDICE DE FOTOS Páginas Foto 1. Foto 2. Foto 3. Foto 4. Foto 5. Foto 6. Foto 7. Foto 8. Foto 9. Foto 10. Foto 11. Foto 12. Foto 13. Foto 14. Foto 15. Foto 16. Foto 17. Foto 18. Muestreo de suelos con un barreno en un bofedal Hidromorfico Altoandino. Mediciones de variables hídricas en un canal de riego de un bofedal Hidromorfico. Determinación de cobertura vegetal e inventario de composición botánica de un bofedal mésico a través del método de la regilla de Goodal (1952). Determinación de cobertura vegetal e inventario de composición botánica de un bofedal hidromórfico a través del método del cuadrante. Muestreo en un transecto lineal de la fitomasa en un bofedal Hidromorfico de Distichia muscoides por el método de tepes (anillo). Extracción de un tepe a través de un anillo para determinar la fitomasa en un bofedal mésico de Werneria pygmaea. Cosecha de los tepes por grupos de especies en gabinete para determinar el rendimiento de fitomasa forrajera. Bandeja con diferentes tepes de fitomasa para estimación del grado utilización. Ejemplo de bofedal Altoandino hidromórfico ácido. Ejemplo de bofedal Altoandino hidromórfico neutro. Ejemplo de bofedal Altoandino mésico ácido. Ejemplo de bofedal Altoandino mésico neutro. Ejemplo de bofedal Altoandino mésico alcalino. Ejemplo de bofedal Altiplánico hidromórfico ácido. Ejemplo de bofedal Altiplánico hidromórfico neutro. Ejemplo de bofedal Altiplánico hidromórfico alcalino. Ejemplo de bofedal Altiplánico mésico neutro. Ejemplo de bofedal Altiplánico mésico alcalino. 27 28 30 31 33 33 34 34 94 102 106 109 113 135 143 146 150 154
  14. 14. xi INDICE DE ANEXOS Anexo 1. Anexo 2. Anexo 3. Anexo 4. Anexo 5. Anexo 6. Anexo 7. Anexo 8. Anexo 9. Anexo 10. Anexo 11. Anexo 12. Anexo 13. Anexo 14. Anexo 15. Anexo 16a. Anexo 17b Análisis de Componentes Principales. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altoandinos Hidromórficos Acidos, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altoandinos Hidromórficos Neutros, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altoandinos Mésicos Acidos, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altoandinos Mésicos Neutros, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altoandinos Mésicos Alcalinos Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altiplánicos Hidromórficos Acidos, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altiplánicos Hidromórficos Neutros, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altiplánicos Hidromórficos Alcalinos, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altiplánicos Mésicos Neutros, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Bofedales Altiplánicos Mésicos Alcalinos, Sistema TDPS-Bolivia. Principales Características de los Bofedales ALTOANDINOS y ALTIPLANICOS, Sistema TDPS-Bolivia. Cobertura Vegetal y Otros Componentes por Localidad y Tipo de Bofedal en el ALTOANDINO. Cobertura Vegetal y Otros Componentes por Localidad y Tipo de Bofedal en el ALTIPLANO. Areas y Coordenadas de Praderas Altoandinas de Gramíneas Altas Parecidas a Bofedales, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Praderas Altiplánicas de Gramíneas Altas y Bajas Parecidas a Bofedales, Sistema TDPS-Bolivia. Áreas y Coordenadas de Praderas Altiplánicas de Gramíneas Medias y Bajas Parecidas a Bofedales, Sistema TDPS-Bolivia.
  15. 15. 1 I. INTRODUCCION El término “bofedal” es muy propio de Bolivia, Chile y Perú, y se los usa para identificar a un tipo de pradera muy especial. Estos países poseen tierras altas donde se encuentra un tipo de vegetación natural siempre verde, suculenta, de elevado potencial forrajero y con suelo permanentemente húmedo apto para el pastoreo principalmente de alpacas. A este tipo de ecosistema que constituye un tipo de campo natural de pastoreo se denomina “bofedal”. Los bofedales son habitats naturales húmedos con agua permanente alimentados de diferentes fuentes como manantiales, agua de deshielo, ríos y lluvia. Están ubicados y distribuidos en forma dispersa en las ecoregiones Altiplano y Altoandino. Se caracterizan por ser extremadamente productivos, el forraje natural que producen es un recurso valioso básico que sirve de sustento permanente de importantes poblaciones ganaderas domésticas y silvestres. Ecológicamente, frente a la gran extensión de vegetación xerofítica cada vez más escasa con tendencia a la desertización, son oasis con vegetación siempre verde que sirven de refugio apropiado para mantener una sobresaliente biodiversidad de flora y fauna. Los bofedales en la larga época de estiaje y frecuentes sequías, fenómenos frecuentes en estas ecoregiones se convierten como únicas fuentes de reserva alimenticia, garantizando así una producción de ganado mas o menos constante. Bajo estas condiciones la existencia del hombre en estas zonas gélidas y a veces desérticas, está íntimamente relacionada a los ecosistemas de bofedales que les permite dedicarse a la ganadería camélida principalmente. En general, los bofedales ocupan pequeñas superficies frente a la gran extensión de vegetación xerofítica en el medio altiplánico y altoandino. Sin embargo, pese a existir estudios puntuales sobre algunas características de estos recursos, actualmente, no se tiene información completa sobre la superficie total, así como de sus caracteríticas edáficas, hídricas, diversidad florística, potencialidades, problemáticas, etc. Información básica requerida para una planificación más consistente del desarrollo y conservación de estos ecosistemas. Por las razones descritas, el Proyecto de Biodiversidad dependiente de la Autoridad Binacional del Sistema T.D.P.S. cuya finalidad es la de preservar y adecuar un uso racional de los recursos naturales, encomendó la realización del subcontrato 21.12 “Estudio de las características y su distribución de los bofedales en el ambito boliviano”, a la Asociacion Integral de Ganaderos en Camélidos de los Andes Altos (AIGACAA) con los siguientes objetivos: 1) Identificar las áreas con bofedales del ámbito boliviano en el Sistema T.D.P.S., 2) Caracterizar los bofedales y, 3) Elaborar mapas de los bofedales del área de estudio. En tanto, el presente informe final comprende los logros de las actividades desarrolladas a nivel de campo y de gabinete, durante el período del contrato que abarca entre Mayo de 2000 y Febrero de 2001.
  16. 16. II. ANTECEDENTES DE ESTUDIOS DE BOFEDALES EN BOLIVIA 2.1 Conceptos y definiciones Los bofedales llamados también “turberas”, “vegas andinas”, “oconales”, “cenegales”, “humedales” y otros, son un tipo de pradera nativa poco extensa con humedad permanente, vegetación siempre verde y de elevado potencial productivo. Se caracterizan por localizarse en suelos hidromorfos húmedos o empapados donde se maximiza la utilización del agua, la producción forrajera es continua, mantienen una carga animal apreciable, principalmente alpacas y otros herbívoros en pastoreo mixto y generalmente continuo (Alzérreca, 1988). Lara y Lenis (1996), también hacen referencia a los bofedales como “vegas andinas” e indican que “constituyen comunidades vegetales hidromórficas de estrato bajo, compactas achatadas o abombadas siempre verdes dominadas por caméfitos pulvinados desarrollados sobre suelos orgánicos hidromórficos, cryofibrits, con niveles altos de agua subterránea y escurrimiento superficial permanente, presentan un perfil constituido por una masa compacta y fibrosa de plantas herbáceas vivas y en varios estados de descomposición asociada al material mineral del suelo generalmente de origen volcánico, presenta cierta estratificación aluvio coluvial y está permanentemente saturado, alimentado por aguas que aportan sales solubles, en algunos casos no obstante que el agua está cerca de las superficie todo el año, estos no presentan horizontes gleyzados. Esto sugiere que es debido al movimiento del agua en el suelo y por lo tanto allí no es reductor el ambiente. Además, los suelos presentan un incremento de la acidez en profundidad. En otros casos la reacción es moderadamente alcalina y presenta horizontes gleyzados, la napa freática no es variable como el caso anterior, en la composición botánica interviene Distichia muscoides o Plantago tubulosa que ocupan considerables extensiones en los bordes de charcos, lagunas, arroyos y depresiones con suelos encharcados prácticamente todo el año. Bajo estas condiciones se dan dos tipos de asociaciones: a) Plantago tubulosa-Gentiana postrata, sobre suelos hidromórficos sin sumersión y nivel freático superficial, y b) Distichia muscoides-Oxychloe andina, en suelos hidromórficos saturados y nivel freático con escurrimiento superficial. En invierno estos suelos se mantienen congelados”. Los bofedales son llamados cenegales por Seibert (1993), tienen agua permanentemente y están ubicados en fondos de valles influenciados por los deshielos glaciares. Por su parte, Flores (1984) señala que el bofedal es un pantano artificial con un nivel constante de agua que facilita el desarrollo de plantas propias de ambientes húmedos. Por su parte, Olivares (1988) define al bofedal como “una formación pratense siempre verde, que se desarrolla en fondos de quebradas o en valles sobre suelos de turba alcalina que presenta niveles altos de agua subterránea y escurrimientos superficiales permanentes”. El mismo autor, indica que el bofedal presenta un perfil constituido por una masa fibrosa de plantas herbáceas vivas y en distintos estados de descomposición. Por las condiciones de clima, la descomposición de la materia orgánica es lenta; la profundidad del perfil turbosa varía entre algunos decímetros a varios metros. La turba se asocia a material mineral, generalmente ceniza volcánica y presenta cierta estratificación de tipo aluvio-coluvial. El bofedal se mantiene permanentemente saturado y es alimentado por vertientes que aportan sales solubles. 2
  17. 17. Para Sotomayor y Miranda (1992), los bofedales son conocidos también como jok'os, humedales, los mismos se originan en forma natural o artificial. Su formación natural es producto del escurrimiento del agua proveniente de las partes altas o nevados, y su formación artificial se origina efectuando el riego bajo el sistema de inundación. La formación del bofedal ocurre en sitios donde el drenaje es imperfecto, modificándose la composición florística así como las características de los suelos. Los bofedales mantienen una coloración verde durante un buen tiempo del año, por efecto de la humedad constante proporcionada por el suministro de agua. El forraje producido es de buena calidad nutritiva, además cumple un rol estratégico en el pastoreo del rebaño, soportando una buena carga animal durante la mayor parte del año. Las especies dominantes de un bofedal son: Distichia muscoides, Liliaeopsis andina, Lucilia tunariensis, Isoetes lechleri, Festuca dolichophylla, Gentiana peruviana, Calamagrostis sp. y Scirpus sp. (Ruiz y Tapia, 1987). El Plan Director del Sistema TDPS (1993) señala que “Los Bofedales son áreas que presentan humedad constante. Se desarrollan en zonas relativamente planas o en los alrededores de pequeñas lagunas. La humedad constante genera una flora específica de color verde, de alta digestibilidad y alto contenido proteico, que contrastan con los pastos de secano que los rodean. Son locales privilegiados de alimentación especialmente para alpacas, y son únicas fuentes para los animales en la estación seca". De acuerdo a Pacheco (1998), los bofedales son áreas húmedas irrigadas y semi-inundadas con una masa importante de pastos nativos, y con una soportabilidad promedio de 4 alpacas por hectárea. Es el tipo de pradera más importante y más estratégica para los alpaqueros porque resuelve el problema de disponibilidad de pastos en los meses secos y fríos del año. En época de lluvias, los bofedales están en descanso. Según PROQUIPO (1996), el bofedal es una formación natural que se caracteriza por localizarse en suelos húmedos o mojados donde se aprovecha al máximo la utilización del agua. Son muy importantes como lugares de alimentación, protección y nidificación para muchas especies de aves y mamíferos silvestres. Los bofedales son praderas nativas pequeñas y de elevado potencial productivo, en comparación a las otras praderas como los pajonales, tholares, gramadales y otras asociaciones de plantas. Se puede distinguir dos tipos de bofedales por la diferencia del contenido de agua: 1) los bofedales que son formaciones vegetales que se encuentran en fondos de valles, en el cauce y orillas de ríos y arroyos, o en aquellos lugares de las laderas donde existen vertientes u ojos de agua, estos lugares se caracterizan por que tienen irrigación continua durante todo el año; en invierno (mayo a junio) el bofedal presenta un color amarillento y las aguas se congelan. Siempre están compuestos por diferentes plantas nativas de alto valor nutritivo, las mismas que se encuentran distribuidas de acuerdo al mayor o menor contenido de agua en la superficie. También se pueden encontrar lagos o lagunas, las mismas que presentan una diversidad de especies acuáticas forrajeras muy gustadas por los animales. 3
  18. 18. 2) El vegal, se conoce con este nombre a las orillas de los bofedales, donde crecen plantas más resistentes a la sequía, las plantas de estos sitios se desarrollan sobre suelos arenosos a areno arcillosos, los mismos que son procedentes de los volcanes y los cerros que están cerca al vegal. Presentan menor contenido de agua en la superficie, es así que se presenta buena humedad solamente durante el período de lluvias. La génesis de los bofedales de acuerdo a Troncoso (1982), viene dado por la interacción de la condición ambiental (climática y geomorfológica) con el hombre. Los bofedales se ubican en los fondos de valle abiertos o en las depresiones de laderas por donde escurren las aguas de vertientes originadas por el derretimiento de las capas de nieve o por el escurrimiento de las aguas subterráneas ubicadas en la parte alta de la serranía. 4 2.2 Importancia Cuatro son los aspectos que hacen importantes a los bofedales: 1) Sociocultural, manifestado en el mensaje hacia las generaciones venideras respecto a los derechos y obligaciones en el uso de la tierra y los recursos naturales. Para una planificación conciente del manejo de bofedales se debe recordar que debido a su presencia se ha desarrollado una cultura pastoril desde hace más de 3000 años, en zonas climáticas con severas restricciones para otras actividades humanas. Así en el sur de los andes centrales, en climas áridos y semiáridos la ganadería sobre campos naturales de pastoreo es posible por la presencia de los bofedales y la causa para que en su entorno hayan prosperado culturas nativas de pastores de camélidos. Durante la colonia gran parte de los camélidos fueron desplazados de los bofedales ubicados en zonas bajas de la planicie altiplánica y remplazados por la cría de ovinos y vacunos, y una apreciable extensión fue transformada a tierras agrícolas perdiéndose un recurso natural importante apto para pastoreo. 2) Económico, los bofedales producen forraje que es el motivo de la producción de ganado camélido e introducido, esta ganadería genera una actividad económica única posible en estos medio ambientes, importante a través de la producción de carne, lana, cueros, estiércol, reproductores, exportación de animales vivos, etc. para más de 17.000 personas y actividades derivadas como la artesanía, agricultura, carne salada, embutidos, curtiembre, etc. para gran cantidad de familias rurales y urbanas. En forraje la producción anual promedio es de aproximadamente 4535.8 kgMS/ha * 102340.7 ha = 464.197 tm, 228 tm de fibra de alpaca y 150 tm de carne. Entre fibra, carne y cueros producidos al año se genera más de 1.000.000 de dólares americanos (Cardozo 1988 y Suarez 1995). Considerando solo las alpacas, como principal animal que se cría en los bofedales, se tiene una población cercana a 325.000 cabezas a las que se dedican más de 3.200 familias generando anualmente más de 2.3 millones de bolivianos al año (Cardozo, 1996).
  19. 19. 3) Ecológico, al ser los bofedales ecosistemas clave en un medio con severas limitaciones climáticas y edáficas para la producción agrícola, constituyen hábitats y nichos para numerosas especies de fauna y flora nativa y por otra parte, tienen una influencia definitiva en el microclima local, atemperando los rigores de la sequedad medioambiental del clima subhúmedo, árido y semiárido en el largo periodo seco de invierno. Al proveer forraje verde durante la época invernal, definitivamente permite la producción secundaria, que de otra manera se vería muy reducida o seria nula en un entorno de desertificación. 4) Geopolítico, por su ubicación geográfica gran parte de las unidades de producción de camélidos están a lo largo de la línea fronteriza con los países de Perú y Chile, en una extensa frontera con recursos naturales ricos y abundantes, especialmente hídricos. De no ser la existencia de la relación bofedales – camélidos en estas zonas, serian deshabitadas perdiéndose la presencia humana que es tan importante para sentar soberanía en estas regiones tan inhóspitas (Paredes, 1995). A pesar de esta situación el mismo autor indica que la crianza de llamas y alpacas no ha recibo la suficiente atención de las autoridades y sigue siendo mayormente iniciativa privada de ganaderos productores (98%) que continúan generalmente usando tecnologías heredadas de sus antepasados. De acuerdo a Cardozo (1954), la importancia de los bofedales para la ganadería de alpacas se da básicamente por dos razones: 1) la presencia de humedad en el subsuelo que está relacionada con la excelente salud de los animales y la buena calidad de lana, y 2) los principales pastos consumidos por las alpacas crecen en estas praderas frescas y frías. Por estas razones, el clima de la puna alta es favorable para las alpacas y hace que éstas se conviertan en un valioso recurso económico, las tierras ubicadas fuera de este clima, con excepción de las orillas del lago Titicaca no les son propicias. Las vegas como formaciones vegetales tienen un alto valor biológico, científico, hidrológico y forrajero, ofrecen una variedad de microhábitats explotados y utilizados como lugares de nidificación, alimentación y protección por numerosas especies de aves y mamíferos; funcionan como reguladores del flujo hídrico de los ríos al retener el agua en la época de mayor afluencia, para luego liberarla en época de estiaje, son productoras de forraje tierno y suculento durante todo el año, con la mayor capacidad de carga estimada (Lara y Lenis, 1960; PROQUIPO, 1996). Así mismo, los bofedales son recursos naturales importantes para la cría de alpacas (Palacios, 1977), las que a su vez son un medio de sustento ya que de estas se obtienen lana, carne, sangre, pieles y estiércol. Además considera que de no existir los bofedales en la puna alta no podrían criarse las alpacas, consecuentemente los medios de vida humana serían menos propicias. Por su parte Luna (1994), para Sajama sostiene que los bofedales son de elevado potencial productivo y su importancia se manifiesta en una puntual denominación asignada a manchas de bofedales por ejemplo en la cordillera volcánica los pobladores denominan 4 bofedales o manchas como Pollokheri, Pullapullani, Jisk'a k'uli y Jacha k'uli, cuyas altitudes son 4415, 4480, 4530 y 4560m respectivamente. El hecho de que estas manchas inundadas sean designadas por nombres propios refleja la importancia de éstas para la economía local. 5
  20. 20. Otras razones de importancia según Palacios (1977) son que las alpacas tienen marcada preferencia por zonas húmedas donde existen pastos verdes suculentos, mientras las llamas toleran o prefieren los pastos duros y secos. Sin embargo, si bien las alpacas pueden comer pastos duros, la finura y peso de la fibra será menor que cuando son pastoreados en bofedal con pastos siempre verdes. En este sentido, las alpacas criadas en bofedal tienen más peso vivo que las que son criadas en sitios secos, asimismo una alpaca criada en bofedal puede dar 12 libras de fibra frente los pastados en sitios secos que sólo dan entre 3 y 4 libras de lana. Además, en el bofedal se puede pastorear animales por más tiempo ya que sólo se les saca en tiempo de parición para que las crías no se ahoguen o mueran de frío cuando caen al agua. Pacheco (1998), asevera que la importancia de los bofedales radica en que cumplen varias funciones entre ellas indica las siguientes: a) Producen de forma permanente forrajes buenos, frescos y verdes para la alimentación de camélidos, constituyéndose en la base de la ganadería alpaquera. Adicionalmente los bofedales reservados conocidos como "ahijaderos" proporcionan forrajes más nutritivos para los animales preñados, madres, crías, animales viejos y enfermos. b) Por el hecho de estar inundados permanentemente los suelos de los bofedales son de 6 características hidromórficas con alta acumulación de materia orgánica y humus. c) Las aguas de los bofedales son en su generalidad de buena calidad proveniente de manantiales o derivada de ríos; salvo aquellos casos que circulan por materiales calcáreos o salinos que les confiere estas propiedades. Sotomayor (1989) reporta para las aguas de un bofedal, un pH de 7.39, sin peligro de salinidad ni sodio. d) En un ambiente inhóspito como la puna seca, la presencia de bofedales influye necesariamente en el microclima de la zona circundante. Aunque no se han reportado mediciones, es de esperarse que las temperaturas y la humedad relativa sean mayores a la de la pradera seca. Sin embargo, se argumenta que los bofedales no están adecuadamente manejados y que se constituyen como una fuente de pérdida de agua por evaporación en un lugar que merece que este recurso sea óptimamente utilizado. e) Aunque no existen datos reportados, la cubierta vegetal de los bofedales protegen a los suelos contra los efectos erosivos de las intensas lluvias que ocurren en la zona, así como de las aguas de escorrentía que bajan de las laderas en época de lluvias. Los suelos sobrepastoreados y con pobre vegetación que circundan los bofedales están sometidos no solamente a la erosión hídrica, sino también a la erosión eólica causada por los fuertes vientos que se presentan en las partes altas de la cordillera. f) Los bofedales son también hábitat natural de flora y fauna silvestre, por ejemplo en muchos bofedales están presentes poblaciones importantes de vicuñas que son de alto valor económico por la calidad de su fibra. También, es posible encontrar en los reservorios y canales de riego presencia de truchas que son una alternativa productiva que merecen ser consideradas.
  21. 21. 7 2.3 Problemática El sobrepastoreo es uno de los problemas en los bofedales que reduce la cobertura vegetal, dejando al suelo más susceptible a la erosión y por otro lado, la selectividad animal ha inducido un cambio en la composición botánica en la pradera pues ha hecho disminuir la proporción de las especies más palatables (Olivares, 1988). PROEQUIPO (1996) asegura que los bofedales hoy en día presentan problemas, los mismos pueden ser enumerados como: 1) Mala circulación del agua, este es muy común cuando los bofedales tienen mucho agua, ya que la circulación del agua se realiza en forma deficiente (agua estancada), y solo por la parte central, dejando sin riego y sin vegetación el vegal o las orillas del bofedal. 2) Salinización del bofedal, es otro problema común, que se debe al agua que circula por estos. Ocurre que el agua de vertiente lleva sales en solución que se van depositando en la superficie de los bofedales. Esta deposición al principio no se nota, pero a medida que el agua se seca por la acción del sol aparece el salitre en la superficie de los bofedales y vegales. 3) Otros problemas son el sobrepastoreo, la erosión de suelos y degradación de los pastos que afectan a la producción camélida, la ecología misma del bofedal, a la biodiversidad, etc. Otro problema según Quintana (1996) es el vacio de conocimiento de la diversidad florística de los bofedales, donde la lista de las especies es incompleta, para ello, es necesario implementar colectas nuevas y completas a fin de contar con todos los especímenes identificados científicamente y vernacularmente. Este mismo autor opina acerca del sobrepastoreo en bofedales dando medidas de amortiguación referidas a la aplicación de la rotación de pastoreo y en segundo lugar de la reducción de los hatos ganaderos. En resumen se puede decir que las severas condiciones climáticas de las regiones Altiplánica y Altoandina de los andes centrales han generado ecosistemas frágiles pero singulares que son particularmente vulnerables a las prácticas inadecuadas del uso de la tierra, entre estos se tiene a los bofedales que tienen papel vital en el funcionamiento de los ecosistemas y soportan muchas de las especies endémicas de la región. El cambio de uso y la alta presión antrópica sobre estas áreas están contribuyendo a su degradación ecológica y pérdidas de la diversidad de especies asociadas. El patrón unimodal de la precipitación pluvial en Bolivia divide drásticamente la producción de fitomasa en dos periodos; uno con suficiente disponibilidad en la época de lluvias y el otro con un severo déficit en la época seca. En este contexto, los bofedales y los ecosistemas similares juegan un rol definitivamente importante al ser los únicos ecosistemas que producen forraje en la época seca, sin estos recursos clave no seria posible la actividad ganadera tal como se la conoce actualmente. Entre estas actividades la crianza de alpacas, tan importante para miles de familias en el Altoandino y Altiplano depende de los bofedales (AIGACAA, 2000).
  22. 22. La importancia económica y ecológica de los bofedales en el territorio boliviano no son reconocidas en su verdadera dimensión, la falta de información consistente ha contribuido para esta situación. Sin embargo, se reconoce el rol crítico que tienen estos ecosistemas como recursos clave, aunque solo abarcan cerca del 4% del área de praderas, para una diversidad de fauna y flora y para la actividad ganadera al proveer hábitats apropiados para numerosas especies silvestres y domésticas. 8 2.4 Clasificación de tipos o clases de bofedales Alzérreca (1988), indica que los bofedales se diferencian en función de la altura de su ubicación, calidad, cantidad y permanencia del agua que los riega. Así, los bofedales se ubican en el Altoandino semihúmedo, Altiplano semihúmedo, Altiplano semiárido y Altoandino semiárido y árido. En el Parque Nacional Sajama Quintana (1996) clasificó dos tipos de bofedales: 1) los Altoandinos y 2) los Salinos de llanura y valles. Los primeros están ubicados en valles glaciares a una altura que oscila entre los 4700 y 5000 m, se localizan en las faldas del nevado Sajama y riveras de las lagunas ubicadas al Noroeste del Parque. Los suelos son ricos en materia orgánica en descomposición (histosoles), pendientes que varían entre 0 a 3%. Son pastoreados por vicuñas, alpacas y llamas. La cobertura vegetal está representada por Oxychloe andina, Distichia muscoides y Calamagrostis rigescens, estas suman un total de 75% de cobertura relativa, mientras otras especies como Calamagrostis jamessi, Calamagrostis ovata, Calamagrostis chrysantha (sora) y Hypochoeris sp. suman una cobertura relativa de 16%. Los bofedales salinos de llanuras y valles, se encuentran en planicies de inundación de la llanura de pie de monte, ocupando el norte y oeste. La altitud varia entre 3900 y 4300 m, el relieve es plano con pendientes desde 1 a 3%. Los suelos son húmicos con presencia de materia orgánica en descomposición. Durante el período de lluvias estos se inundan temporalmente, por tanto, son utilizadas para pastoreo extensivo durante el período de estiaje. La vegetación alcanza una cobertura entre 80 a 90%, 10 a 20% son charcos de agua donde predominan hierbas. La composición florística está dada por macollos de Calamagrostis ovata y Calamagrostis rigescens. Distribuidos en cojines en un estrato inferior se tiene a Distichia muscoides (cachu paco) y Oxychloe andina (orko paco). En algunos sectores se tiene en forma dispersa a Werneria pygmaea, Perezia spp., Hypochoeris spp. y Castilleja pumila. En bordes de los charcos de agua se hallan Polipogon interruptus, Mimulus glabratus, Perezia sp. y Zanichellia andina. Buttolph (1998) a los bofedales de la localidad de Cosapa (provincia Sajama, Oruro) los clasifica en tres clases en función de la abundancia del agua: 1) bofedales de mayor humedad, 2) bofedales de humedad intermedia y 3) bofedales de menor humedad. Los primeros se caracterizan por permanecer permanentemente inundados por ello presentan dominancia de Distichia muscoides y Oxychloe andina; los segundos a menudo son áreas salinizadas que reciben suficiente agua durante gran parte del año, y están dominados por Werneria pygmaea, Plantago tubulosa, Juncus stipulatus y Puccinellia oresigena; y los últimos reciben humedad semipermanente hacia intermitente, razón por la cual durante el invierno pueden estar secos, las especies dominantes son Calamagrostis curvula, Distichlis humilis y Carex sp.
  23. 23. En un estudio agrostológico hecho por Luna (1994), en la comunidad de Aguas Calientes de la Provincia Pacajes de La Paz, los bofedales fueron clasificados en dos subtipos: 1) bofedales údicos y 2) bofedales ústicos diferenciados por las especies dominantes y la humedad del suelo. Los údicos se ubican en áreas con humedad permanente con presencia de las especies suculentas Distichia muscoides (k’achu paco paco) y Oxychloe andina (ork’o paco paco). Mientras los ústicos se ubican en las áreas adyacentes de los údicos y presentan un período seco durante el año, en tanto, las especies peculiares son la Festuca dolichophylla (chillihua ), Carex sp. y Calamagrostis curvula (pork'e). Otra información de clasificación es dada por Loza et al. (2000) para bofedales ubicados entre 4000 y 4500 m de altitud, ellos encontraron tres tipos de bofedales: 1) los bofedales estacionales, 2) los bofedales siempre húmedos y 3) los bofedales con riego artificial. Estas áreas son pastoreadas generalmente todo el año por las alpacas y las especies vegetales más consumidas son Deyeuxia curvula (pork’e), Distichia muscoides (kachu paco), Hypochoeris taraxacoides (sik’i), Plantago tubulosa (sik’i), Deyeuxia rigescens (chillk’a), Eleocharis albibracteata (kemallu), Scirpus aff. deserticola (cabeza de fósforo), Lilaeopsis andina (kuchisitu, lima), Festuca sp. (chillihua), Werneria pygmaea (ovejati), etc. Pacheco (1998) indica la existencia de 3 tipos de bofedales: 1) bofedal con agua permanente, altamente productivo y de rápida recuperación; 2) bofedal temporal que se seca temporalmente; y 3) bofedal tipo halófilo con agua salada temporal. Por otro lado, Gonzáles y Sotomayor (1992) indican la existencia de 2 tipos de bofedales según la pendiente o posición geográfica: 1) bofedal de pampa y 2) bofedal de ladera. Por su parte Flores (1984) señala dos tipos de bofedales: 1) bofedales naturales producidos por los deshielos o corrientes de agua, dando la impresión que no son tan extensos como los artificiales; y 2) bofedales artificiales que cuentan con riego permanente en grandes extensiones para lo cual se construyen canales que derivan las aguas de los ríos. En este caso el terreno debe ser plano o con una ligera pendiente para evitar que el agua discurra rápidamente. Fiorio (1996), asegura que dentro de un mallín (bofedal) se distinguen tres zonas o estratos: 1) La central, que es la más húmeda e inundable, con características hidromóficas, donde predominan las especies acuáticas (Juncos y Carex); las gramíneas raramente están presentes. Por lo general en esta zona siempre se encuentra presente un cauce que actúa como drenaje del agua y su profundidad está en relación proporcional al estado de conservación de la cuenca. En estos sitios con características hidromórficas ocurren procesos de desnitrificación que lo convierten en lugares con poca aptitud forrajera; 2) zona intermedia, es la de mayor producción forrajera, con predominio de gramíneas y leguminosas (poas y tréboles); es el sitio donde hay mayor actividad biológica y por consecuencia bien dotado de fertilidad debido a que la presencia de humedad permite cumplir con la liberación de nitrógeno y su mineralización. Se puede observar una tendencia a perder fósforo y azufre solubles por las constantes lavadas, que cuando son aportados por fertilización modifican notablemente la presencia de leguminosas, aumentando rápidamente la abundancia de estas; y 3) zona periférica, que se encuentra influenciada por Stipas y otras especies pertenecientes a la estepa, constituyéndose en un sitio de equilibrio muy frágil. 9
  24. 24. En el Parque Nacional Lauca de Chile, Troncoso (1982) clasifica a los bofedales siguiendo un criterio hídrico asociado a las especies vegetales dominantes, en forma sintética se menciona: · Bofedal hídrico de Deyeuxia crysantha, bofedal indicador de mejor condición de la pradera, ubicado en depresiones abiertas al fondo de quebradas o valles, sobre suelo de turba profundos con nivel freático alto (aproximadamente 5 cm). · Bofedal hídrico de Oxichloe andina – Distichia muscoides, praderas intensamente utilizadas por ganado, ubicado en depresiones abiertas correspondiente a fondo de quebradas o valles, suelos de turba generalmente con más de 1 m de profundidad, con napa freática de 0 a 40 cm de profundidad y abundante escurrimiento superficial. · Bofedal mésico de Carex incurva–Werneria pygmaea, ubicado en depresiones abiertas de quebrada o valles, suelos sobre turba poco fibrosa o suelta en general de más de un metro de profundidad y con napa freática entre 40 a 120 cm. 10 Por su parte la ALT (1993), menciona a 3 tipos de bofedales: 1) Con agua permanente, altamente productivo, de rápida recuperación, 2) Temporal (que se secan temporalmente), 3) Halófito, con agua salada temporal. Los bofedales con abundancia de agua dan posibilidades a crear nuevos unidades de producción o mejorar el crecimiento de los primeros creando sistemas de drenaje. De la misma manera, en el Parque Nacional Sajama se identificaron tres clases de bofedales en función de la composición florística: clase 1; dominado por especies de Distichia muscoides y Oxychloe andina, este bofedal se caracteriza porque las especies componentes son suculentas y muy apreciadas por el ganado, su capacidad de carga es estimada en promedio por año de 3.75 UAL/ha y 2.71 ULL/ha. Los bofedales clase 2; cuya vegetación es caracterizada por Scirpus sp. y Plantago tubulosa y en ocasiones Deyeuxia curvula, aparecen en áreas más bajas que la clase 1 y en suelos con mayor contenido de sales. El promedio de capacidad de carga es de 1.84 ULL/ha año y de 2.54 UAL/ha año. Y por último la clase 3; con composición dominante de Deyeuxia curvula en el estrato alto y el Plantago rigida y Juncus stipulatus en el estrato bajo, la capacidad de carga estimada en este bofedal es de 1.69 UAL/ha (Alzérreca, 2001). Considerando la distribución altitudinal de bofedales, Custred (1997) señala que por encima de lo 4700 m de altitud (puna alta) existen áreas con vegetación producto de los deshielos nivales, en realidad son praderas que crecen en los suelos húmedos o que corren como cintas verdes en pequeños valles entre las extensiones áridas, casi al mismo nivel de la línea de nieve. Las plantas esponjosas (Azorella y Distichia), hierbas arrosetadas y plantas arrosetadas sin vástagos (Werneria) son también comunes en esta zona. En estos lugares a casi 5200 m de altitud es posible encontrar poblaciones humanas permanentes.
  25. 25. Entre los 4000 y 4700 existe vegetación escasa con manojos de pastos que son duros y fuertes que crecen sólo hasta los 30 cm de altura. Sin embargo, en los abanicos aluviales y en las microcuencas bajas con humedad abundante se encuentran praderas pantanosas y frías, alrededor de manantiales, orillas de las corrientes, lagos glaciares y superficies planas donde el drenaje es pobre. La existencia de estas manchas de vegetación se debe a los suelos mineralizados y arcillosos que almacenan agua todo el año y por tanto proporcionan hábitat para los pastos. Estas praderas se denominan bofedales o mojedales (jok’os) y junto con los pantanos son característicos de la puna alta y por consiguiente de gran importancia para el pastoreo de altura (Custred, 1997). 11 2.6 Caracterización de bofedales 2.6.1 Recursos hídricos Olivares (1988), al refirse a la hidrografía de los bofedales, indica que la napa freática llega a su punto más elevado al final del período lluvioso en marzo y luego desciende hasta fines del invierno en agosto. Por el efecto de la evapotranspiración propia del Altiplano los bofedades reducen su período productivo anual, esto influye sobre el caudal específico de una cuenca. En época de estiaje, incluso puede reducirse el caudal del río principal al atravesar una zona de bofedales, a pesar de que el área de la cuenca se incremente. Este efecto de reducción es la razón de que en Hidrología aún se emplee el término “pérdidas”, asociado a los bofedales. Solo la existencia de estaciones hidrométricas aguas arriba y debajo de ciertos bofedales importantes permite cuantificar estas pérdidas (Molina, 1996). La hidrología de los bofedales en el Parque Nacional Sajama esta dado por la existencia de los ríos Sajama, Tomarapi, Esquillani, Blanco y algunos pequeños cuerpos de agua que funcionan como vasos receptores de aguas afluentes (Molina, 1996). Los bofedales de Bolivia y Argentina presentan baja precipitación, ambas reciben aguas con contenido de sales, algunas especies con iguales géneros; de éstas el agua es un factor limitante y tienen en común características salinas y/o alcalinas. La salinidad restringe la disponibilidad de agua y exige especies tolerantes ya que la producción decrece linealmente a partir de cierto umbral de salinidad. La sucesiva acumulación de sales por el aporte de las aguas al mallin se puede remover durante los períodos de abundancia de agua, cuando la evapotranspiración es baja, siempre que el suelo tenga capacidad de drenaje. Las aguas sódicas tienen su efecto sobre suelo en la dispersión de las arcillas y destrucción de la estructura del suelo debido a la presencia de sodio en forma de hidróxido con tendencia a cambiar a carbonato. El pH es superior a 8.5. Frecuentemente, se reconoce esta agua por manchas negras (alcalinonegros) producto de las dispersión de la materia orgánica (Fiorio, 1996).
  26. 26. 12 2.5.2 Recurso suelo Para los suelos de los bofedales Lafuente et al. (1988), reportan un pH de 4.8, materia orgánica, 37.8%, nitrógeno 1.54% y C.E. de 0.70 μS/cm, resaltando el alto contenido de materia orgánica y pH fuertemente ácido. Sotomayor (1990) reporta para un suelo de bofedal un pH entre 7.72 y 6.95, M.O. entre 0.90 y 5.76%, nitrógeno entre 0.35 y 1.33%, fósforo entre 6.39 y 50.56 kg/ha y carbonato de calcio entre 1.38 y 3.17%. Olivares (1988), sostiene que en suelos de bofedales, la napa freática más alta se encontró en suelos a los 0.15 m y se asocia con una formación vegetal densa donde domina Oxichloe andina. Cuando se logra excluir un sector, domina Deyeuxia curvula. Y la napa freática más inferior se encontró a 1.15 m asociada con una dominancia de Werneria pygmaea. En suelo orgánico profundo con sumersión y renovación permanente de agua, el suelo se mantiene entre 0.05 y 0.15 m bajo el nivel de agua. En estas condiciones se desarrolla una formación vegetal poco densa en la cual domina Azolla filiculoides, acuática flotante no enraizada y Oxichloe andina geófita con rizomas emergentes. Esta comunidad constituye un ecotono entre la vegetación lacustre de flotantes y la comunidad de geófitas. En el suelo orgánico hidromórfico se establece la comunidad de Oxichloe andina. Este suelo se caracteriza por tener un drenaje externo lento y drenaje interno regular. En invierno el suelo se mantiene congelado hasta una profundidad de 0.2 a 0.4 m. La formación es densa con 95% de cubrimiento dominado por Oxychloe andina, halófita con rizomas verticales. De acuerdo a Fiorio (1996), en los bofedales la descomposición de la materia orgánica y la mineralización de nitrógeno provenientes de las leguminosas producen la acidificación del suelo, neutralizando los suelos con tendencia alcalina que en los bofedales situados en las isoyetas de los 200 mm son frecuentes. En la puna húmeda donde es característico encontrar bofedales de buena productividad forrajera ha dado lugar al empleo de la ganadería mixta camélido y ovino. Praderas similares halladas en el lado peruano muestran técnicas de manejo con buenos resultados para la productividad, estas prácticas son el uso de áreas cercadas lo que permite obtener el mantenimiento de la cobertura vegetal y como segundo resultado proteger parcialmente de la erosión del suelo (ALT, 1993). Los suelos de los bofedales tienen un origen aluvial con horizonte superficial formado por materia orgánica en proceso de descomposición incompleta (Oviedo 1963, citado por Cordero et al., 1980).
  27. 27. 2.5.3 Vegetación 2.5.3.1 Composición botánica y abundancia florística Alzérreca (1988), dice que los bofedales presentan en su composición botánica plantas pulvinadas de los géneros Distichia y Plantago, que forman un tapiz de algunos centímetros de altura, interrumpido por numerosos charcos, donde se asocian algunas rizomatosas monocotiledóneas rozuladas de los géneros Carex, Deyeuxia, Gentiana, Werneria, Arenaria, Hypsela. En los charcos se encuentran Lachemilla, Ranunculus y otros. La composición botánica es variables función de la abundancia de agua, contenido de sales en el suelo, altitud, sobrepastoreo y en manejo del bofedal. Flores (1990), señala que la composición botánica de los bofedales consta de 59.5% de herbáceas o forbias, 12.3% de graminoides o juncaceas, 16.4% de gramíneas y 11.7% de otras especies misceláneas. A este respecto Villarroel (1997) en una evaluación agrostológica encontró la composición botánica que se muestra en el Cuadro 1, donde se observa un decrecimiento en la época seca de las principales especies del bofedal. Cuadro 1. Composición botánica durante la época húmeda y seca en bofedales de la llanura de Ulla 13 Ulla, Provincia Franz Tamayo, La Paz. Especies botánicas Epoca húmeda (%CB) Epoca seca (%CB) Hypochoeris taraxacoides 14.5 10.0 Distichia muscoides 11.5 7.3 Werneria apiculata 9.7 6.3 Lachemilla pinnata 7.0 --- Lachemilla diplophylla 4.7 6.0 Scirpus arandicola 4.3 7.3 Calamagrostis ovata 3.3 4.7 Azorella compacta 3.0 --- Aciachne pulvinata --- 6.0 Carex sp. --- 4.7 Eleocharis albibracteata --- 9.7 Suelos desnudo Musgo Materia orgánica muerta 7.7 3.0 4.3 0.3 4.0 9.7 Fuente: Villarroel, 1997. Según Olivares (1988), dentro las formaciones vegetales destaca la formación herbácea que corresponde a los bofedales con una cobertura vegetal de 50% a 100%. Las especies dominantes en esta formación son Oxychloe andina, Werneria pygmaea, Carex incurva var.misera, Hipochoeris taraxacoides, Festuca risgescens, Werneria pinnatifida, Agrostis tolucensis, Azolla filiculoides y Werneria spathulata. En aquellos sectores de bofedal deteriorado por falta de riego dominan Hypochoeris taraxacoides, Carex incurva var. misera y Deyeuxia curvula. En aquellos lugares donde la napa freática se encuentra a mayor profundidad, dominan gramíneas (poaceas) perennes de los géneros Deyeuxia y Festuca.
  28. 28. Un estudio agrostológico realizado en la comunidad de Aguas Calientes (provincia Pacajes, La Paz) entre mayo y julio permitió determinar en los bofedales údicos 86.3% de cobertura relativa con dominancia de las especies Distichia muscoides y Oxychloe andina y en los bofedales ústicos 76.1% de cobertura relativa dominados por las especies Festuca dolichophylla y Carex sp. (Luna, 1994). Loza et al. (2000), coinciden en señalar que en bofedales predomina vegetación de cojines como Distichia muscoides, Planta tubulosa y Oxychloe andina, asociados a gramíneas y ciperaceas. En los bofedales de Ulla Ulla Lafuente et al. (1988) describen la composición botánica para dos sitios de bofedales, en el sitio 1 encontraron 51.8% de composición botánica de especies caméfitas conformadas por Werneria pygmaea, Distichia muscoides e Hypochoeris taraxacoides frente a otras especies, mientras en el sitio 2, encontraron Distichia muscoides, Distichia filamentosa y Aciachne pulvinata con 44.9% contra 38.2% de las demás especies. Porcentualmente, la vegetación es más abundante en los bofedales con una contribución de 93.6 y 83.2% con relación a las otras áreas fisiográficas. De un estudio sobre recuperación de los bofedales realizado por Parker y otros (1975) que vedaron un área durante 4 años, se muestra los resultados en el Cuadro 2. Se observa que las gramíneas conforman la mayor parte de la composición botánica que alcanza a 97%, por otra parte, se muestra una considerable diferencia en altura de plantas entre especies dentro y fuera de las jaulas después de 4 años de veda. 14 Cuadro 2. Producción de fitomasa y composción botánica de un bofedal vedado durante 4 años. Especies Producción kgMS/ha Composición % Altura dentro jaula, cm Altura fuera jaula, cm Gramíneas Calamagrostis violacea y Calamagrostis sp. 1356 80 44 11 Festuca dolichophylla 32 2 45 10 Festuca sp. 148 8 26 13 Stipa narcoides 130 7 17 12 Total gramíneas 1666 97 Hierbas Bartsia meyeniana 18 1 - - Luzula racemosa 10 1 - - Werneria pigmaea 22 1 - - Otras hierbas 24 1 - - Total hierbas 74 3 TOTAL GENERAL 1730 100 Fuente: Parker et al. (1975).
  29. 29. Acerca la composición botánica Gaete (1974) citado por Troncoso (1982), menciona que la composición botánica del bofedal está influenciado por los volúmenes de agua que circulan entre las plantas es un factor de crecimiento de plantas porque las corrientes hacen que oxigene el sustrato de las plantas además de evitar la depositación de sales. Por su parte Troncoso (1982), identifica como atributo sobresaliente de la variación vegetacional a la presencia de las corrientes de agua, otros atributos en importancia son la posición fisiográfica, frecuencia de escurrimientos superficiales, profundidad del nivel de agua subterránea, concentración de sales, sustrato edáfico edad de la comunidad e intensidad de uso. 2.5.3.2 Producción forrajera La revisión de algunos resultados de rendimiento de materia seca en bofedales (Cuadros 2 y 3) evidencia rendimientos muy variables. 15 Cuadro 3. Rendimientos de fitomasa de tipos de bofedales dentro el Sistema TDPS-Bolivia. Localidad Piso ecológico Hidromorfismo kgMS/ha Fuente Altiplano semihúmedo Altoandino semiárido Hidromórfico Hidromórfico 2540.0 2540.0 Alzérreca (1988) Alzérreca (1988) Peñas-Batallas Altiplano semihúmedo Altiplano semihúmedo Altiplano semihúmedo Altiplano semihúmedo Altiplano semihúmedo Altiplano semihúmedo Hidromórfico Hidromórfico Hidromórfico Mésico Mésico Mésico 1715.0 900.0 1950.0 920.0 750.0 780.0 Laguna (1988) Laguna (1988) Laguna (1988) Laguna (1988) Laguna (1988) Laguna (1988) Argentina (1) Puna Semiárida Hidromórfico 6000.0 Fiorio (1996) Ulla Ulla (2) Altoandino semihúmedo Hidromórfico 2375.2 Ulla Ulla (2) Altoandino semihúmedo Hidromórfico 2638.8 Villarroel (1997) Villarroel (1997) Laruta (3) Huacuchani (3) Huacuchani Altoandino semihúmedo Altoandino semihúmedo Altoandino semihúmedo Hidromórfico Hidromórfico Hidromórfico 3636.5 1406.3 854.7 Alzérreca y Aquino (1999) Alzérreca y Aquino (1999) Alzérreca y Aquino (1999) Aguas Calientes Aguas Calientes Altoandino semiárido Altoandino semiárido Hidromórfico (údico) Mésico (ústico) 2517.3 2398.8 Luna (1996) Luna (1996) (1) Mallines término aplicado a bofedales en Argentina, donde las lluvias por año superan los 700 mm. (2) El rendimiento menor es el crecimiento acumulado de febrero y el de mayor es el crecimiento acumulado de agosto. (3) Rendimientos medidos en cercos excluidos del pastoreo por un año. Fuente: Elaboración propia. El rendimiento es variable entre los bofedales hidromórficos, el más bajo valor es de 850 kgMS/ha en el Altoandino Semihúmedo de la localidad de Huacuchani y el mayor es de 2540 kgMS/ha. Entre los mésicos se tiene un rango de producción de sólo 750 hasta 2399 kgMS/ha para los bofedales del Altiplano Semihúmedo y Semiárido respectivamente. Los rendimientos de materia seca en los bofedales hidromórficos independientemente de los pisos altitudinales son superiores a los bofedales mésicos, el promedio es de 2.423 kgMS/ha. En cambio, los mésicos registran por debajo de los 1200 kgMS/ha en promedio. Esta marcada diferencia se debe principalmente a la condición hidromórfica y ecológica de los bofedales que son más productivos frente a los mésicos que sólo contribuyen con cantidades importantes de forraje durante la época de lluvias, mientras, los hidromórficos aportan forraje verde en ambas épocas.
  30. 30. En resumen, los resultados muestran una clara tendencia de mayor producción en los bofedales con mayor disponibilidad de agua que aquellos con restricción hídrica (mésicos). 16 2.5.3.3 Valor nutritivo de especies forrajeras Resultados de análisis bromatológico de especies de bofedales de Ulla Ulla para la época húmeda y seca son presentados por Villarroel (1997) en el Cuadro 4. Se puede apreciar que para la época húmeda los contenidos de proteína cruda para todas las especies excepto en tres especies (Calamagrostis ovata, Festuca dolichophylla y Calamagrostis vicunarum), son elevados entre 10.2 y 21.0%, similarmente en la época seca la mayoría de las especies reportan contenidos de PC elevados entre 10.1 y 15.4%, mientras dos especies presentan por debajo del 10% (Calamagrostis vicunarum y Carex sp.). Por su parte, los contenidos de Ca y P y los otros componentes son bastante variables para ambas épocas. Los menores contenidos de PC para la época seca se dan en Carex sp. (8.8%) y Calamagrostis vicunarum (9.8%), sin embargo, sin dejar de ser bajos estos valores son aceptables para praderas naturales como los bofedales. Cuadro 4. Componentes bromatológicos de principales especies de bofedales de Ulla Ulla. Componentes bromatológicos Especies/Epocas PC (%) Grasa (%) Fibra (%) Cenizas (%) CH (%) Ca mg/100g P mg/100g Energía kcal/100g EPOCA HUMEDA: Lachemilla diplophylla Calamagrostis ovata Distichia muscoides Hypochoeris taraxacoides Lachemilla pinnata Lachemilla erodifolia Festuca dolichophylla Calamagrostis vicunarum 21.0 7.4 10.2 12.7 14.7 17.3 9.2 9.1 1.7 1.8 1.5 1.2 3.0 2.5 1.5 1.6 19.9 40.2 23.3 15.3 18.4 17.6 38.5 35.9 12.1 5.0 5.8 8.9 7.7 10.8 5.9 6.6 37.8 40.6 52.3 55.4 48.7 40.4 40.8 40.9 738.7 126.0 144.8 738.2 907.8 1023.7 240.3 135.1 358.2 232.0 226.6 273.1 268.2 307.4 197.2 248.3 200.3 177.7 223.8 238.4 234.7 206.8 180.8 181.9 EPOCA SECA: Calamagrostis ovata Distichia muscoides Hypochoeris taraxacoides Lachemilla pinnata Calamagrostis vicunarum Distichia filamentosa Werneria apiculata Scirpus arandicola Carex sp. Eleocharis albibracteata 10.7 10.1 12.3 15.0 9.8 10.3 15.4 11.0 8.8 12.2 1.4 1.2 1.4 2.2 0.9 1.1 1.6 1.1 1.9 1.3 32.0 21.6 13.5 23.8 29.5 25.7 15.1 21.4 21.6 24.3 4.9 5.6 7.1 10.3 7.2 5.4 8.8 7.2 10.7 7.4 43.3 53.0 57.9 40.0 45.1 49.5 50.4 50.6 49.4 46.0 204.0 360.2 882.3 827.8 184.4 531.8 1106.4 563.1 1047.3 518.2 249.0 184.6 201.9 371.1 164.8 177.2 204.7 165.4 148.4 111.0 193.0 224.3 248.1 197.4 192.4 211.3 230.8 216.5 213.9 204.5 Fuente: Villarroel, 1997. Por su parte, Alzérreca y Cardozo (1991) reportan 12.5% de PC para la especie Eleocharis albibracteata para la época húmeda y un rango de 8.1 hasta 16.4% de PC para Lachemilla pinnata, ambas plantas son comunes en los bofedales.
  31. 31. 17 2.5.3.4 Capacidad de carga y carga animal En las tierras de pastoreo en los Andes de Bolivia, la capacidad de carga de los bofedales es considerada como alta frente a otro tipo de praderas naturales como las de secano. Alzérreca (1988) reporta que los bofedales mantienen una carga animal apreciable, de 4 alpacas/ha. Lafuente et al. (1988), para bofedales de las localidades de Ulla Ulla y Chiarcota ambas de condición excelente han determinado una capacidad de carga de 2.7 alpacas/ha ó 4.44 vicuñas/ha bajo pastoreo excluyente. En otro trabajo Alzérreca y Lara (1988) reportan para la zona camélida de Oruro que corresponde a Turco y Cosapa, una capacidad de carga de 3.0 ULL/ha cuya condición del bofedal fue evaluada como buena. Durante la época seca, la disponibilidad de pastos para el ganado se reduce solamente a los “bofedales”. Esta es la época crítica para la alimentación de los animales. Si un pastor no tiene la suficiente extensión como para que su rebaño paste en un bofedal durante la estación seca, se verá condenado a reducir su rebaño hasta el límite de soportabilidad del Bofedal. El límite por estación es alrededor de 3 alpacas por hectárea (Palacios, 1977). Alzérreca y Aquino (1999), realizando una evaluación agrostológica en 12 bofedales de diversas de localidades de Ulla Ulla reportan un promedio de capacidad de carga de 1.0 alpaca/ha todos de condición regular durante la época seca. Según AIGACAA (1998), la carga animal actual ejercitado en estos bofedales es de 1.9 alpacas/ha, existiendo una sobrecarga de 0.9 alpacas/ha para esta época. Si esta realidad es patente, se puede concluir que sí existe sobrepastoreo con la consiguiente degradación no sólo de los bofedales sino también de las otras praderas. Estimaciones de la capacidad de carga para el Parque Nacional Sajama son presentados por Alzérreca (2001) para tres tipos de bofedales: Tipo 1: representados por Distichia muscoides y Oxychloe andina también evaluados como más productivos, en promedio alcanzan una capacidad de carga de 3.75 UAL/ha y 2.71 ULL/ha (Cuadro 5). Siendo el valor más bajo de 2.66 UAL/ha y el más alto de más de 4.5 UAL/ha para un bofedal altoandino salino de Deyeuxia ovina y Distichia muscoides. Cuadro 5. Capacidad de carga de bofedales Altoandinos, Tipo 1. Tipo de CANAPA UVI/ha ULL/ha UAL/ha UOV/ha Bofedal Altoandino de Oxan - Pltu - Dismu 4.36 2.69 3.71 6.23 Bofedal Altoandino de Oxan - Dimu 3.12 1.92 2.66 4.46 Bofedal Altoandino de Dimu – Oxan 4.84 2.98 4.12 6.91 Bofedal Altoandino Salino de Caov - Dimu 5.31 3.27 4.52 7.59 Promedio Bofedales Tipo 1 4.41 2.71 3.75 6.30 Oxan=Oxychloe andina; Pltu=Plantago tubulosa; Dimu= Distichia muscoides; Caov=Calamagrostis ovata. UVI=Unidades Vicuña; ULL=Unidades Llama; UAL=Unidades Alpaca y UOV=Unidades Ovino. Fuente: Alzérreca, 2001.
  32. 32. Tipo 2: dominados por Scirpus sp. y Plantago tubulosa y en algunos se nota la presencia de Deyeuxia curvula. Estos bofedales son menos productivos que el Tipo 1. El promedio de capacidad de carga es de 1.84 ULL/ha año y de 2.54 UAL/ha año (Cuadro 6). El valor más bajo se reporta con 1.78 UAL/ha para el bofedal mésico de Scirpus sp., Plantago tubulosa y Lilaeopsis sp. Estos bofedales pertenecen a la localidad de Cosapa, provincia Sajama. 18 Cuadro 6. Capacidad de carga de bofedales Altiplánicos, Tipo 2 (localidad de Cosapa). Tipo de CANAPA UVI/ha ULL/ha UAL/ha UOV/ha Bofedal Hídrico de Scsp. y Pltu (Cosapa 1) 3.23 1.99 2.75 4.62 Bofedal Hídrico de Scsp. y Pltu (Cosapa 2) 3.42 2.10 2.91 4.89 Bofedal Mésico de Scsp.-Pltu y Lisp. (Cosapa 3) 2.09 1.29 1.78 2.99 Bofedal Mésico de Decu - Scde (Lagunas) 3.21 1.97 2.73 4.58 Promedio Bofedales Tipo 2 2.99 1.84 2.54 4.27 Scsp.=Scirpus sp.; Pltu=Plantago tubulosa; Lisp.=Lilaeopsis sp.;Decu=Deyeuxia curvula y Scde=Scirpus deserticola. UVI=Unidades Vicuña; ULL=Unidades Llama; UAL=Unidades Alpaca y UOV=Unidades Ovino. Fuente: Alzérreca, 2001. Tipo 3: siendo dominantes la halófila Deyeuxia curvula en el estrato alto y Plantago rigida y Juncus stipulatus en el estrato bajo. Este tipo de bofedal se caracteriza porque tiene limitaciones de agua lo que hace que en época de estiaje el suelo tienda a secarse y aflore sales a la superficie del suelo. Su capacidad de carga se estimó en 1.69 UAL/ha (Cuadro 7) y es el valor más bajo de los tres tipos de bofedales reportados siendo el de tipo 1 el que muestra mayor capacidad de carga. Cuadro 7. Capacidad de carga de bofedales, Tipo 3. Tipo de CANAPA UVI/ha ULL/ha UAL/ha UOV/ha Bofedal Mésico Salino de Decu-Feor 1.99 1.23 1.69 2.85 Decu=Deyeuxia curvula y Feor=Festuca ortophylla. UVI=Unidades Vicuña; ULL=Unidades Llama; UAL=Unidades Alpaca y UOV=Unidades Ovino. Fuente: Alzérreca, 2001. 2.5.3.5 Uso y formas de pastoreo El manejo de los bofedales fue realizado desde tiempos o generaciones anteriores, hay una inclinación al presente a la parcelación y uso privado con el uso de cercos de alambre. Se tiene reportes que manifiestan del buen uso así como también del deterioro de las mismas. De acuerdo a Lara y Lenis (1996), las vegas andinas en su mayoría son terrenos de pastoreo que se encuentran bien conservados y sólo en algunos pequeños sectores empiezan a ser visibles algunos signos de deterioro, sin embargo, muestran interesantes posibilidades de ser potenciados mediante especies nativas palatables con buen valor nutritivo, prácticas de mantenimiento y manejo.
  33. 33. Por el contrario Alzérreca (1988), indica en general que el manejo de los bofedales es deficiente, son comunes áreas en proceso de destrucción, atribuible al pastoreo exagerado, alteraciones manuales y mecánicas (extracción de tepes) y al uso de animales de hábitos depredadores para este tipo de pradera, como el cerdo. Factores que en su conjunto, están causando daño irreparable a estos frágiles ecosistemas pastoriles. En otras áreas los bofedales son utilizados en forma continua con alpacas durante todo el año (Loza, 1996). En el Parque Nacional Sajama, Quintana (1996) reporta que los bofedales están siendo sometidos a un intenso trajín y sobrepastoreo extensivo por la ganadería camélida que esta produciendo la destrucción de la cobertura vegetal, originando promontorios de suelo casi desnudos intercalados por charcos de agua con materia orgánica en descomposición denominados turberas, en sectores en los que el flujo de agua no es constante y el substrato es arenoso se produce la salinización originándose los kollpares. Para frenar este actividad sugiere que es necesario implementar formas de rotación de potreros de pastoreo ya que el efecto más importante sobre el forraje es el constante pisoteo del ganado que pastorea libremente. Olivares (1988), sostiene que en general los bofedales son intesamente utilizados en la época estival y la pradera de secano en la época invernal o de sequía. El ganadero usa la pradera de secano y del bofedal que se encuentra en el mismo piso ecológico o bien puede utilizar dos pisos, altiplano y precordillera. La población altiplánica se distribuye en una amplia área de dispersión en torno a los bofedales. Sin embargo, dado el crecimiento de las praderas existe un desplazamiento anual de los rebaños y el pastoreo se hace necesariamente trashumante ya que así es posible explotar eficientemente áreas no aptas para la agricultura. De acuerdo a Luna (1994), los bofedales en algunas zonas para fines de manejo y pastoreo tienen nombres propios y locales que facilitan la rotación del pastoreo. Estos nombres a veces se asocian a la dominancia de especies, por ejemplo Jisk'a kuli y Jacha kuli están relacionados a la Oxychloe andina que tiene como nombre local kuli. En las partes altas de la Patagonia Argentina Fiorio (1996), sostiene que el manejo de los bofedales en áreas comunitarias es de pastoreo continuo, se observa deterioro de los recursos, desertización generalizada, emigración y abandono de la actividad. En otros ámbitos cuya finalidad es el de mejorar el manejo se observa prácticas como las presentadas por Custred (1997), donde los campesinos de la puna alta siguen un patrón de trashumancia con el fin de conservar los pastizales, de las laderas secas de las partes altas “más bajas” de la comunidad de bofedales y pantanos de las partes altas “más altas” de la puna. Como la vegetación siempre es verde el traslado estacional de los rebaños no está asociado con la inaccesibilidad de los pastizales, como sucede en los cinturones alpinos con nieve estacional de otras zonas montañosas, sino, más bien con un patrón estacional de pastizales de diferentes calidades. 19
  34. 34. Durante la estación de lluvias, los rebaños son llevados a las partes bajas, donde los pastos por acción de las lluvias están más verdes y suculentos. En la estación seca solamente se encuentra Ichu duro (Festuca orthophylla), que no es conveniente sobre todo para las alpacas, por lo que de abril a noviembre los rebaños son trasladados a regiones más altas. De acuerdo a estas razones el ritmo anual de pastoreo es de traslado hacia arriba y hacia abajo, en búsqueda de pastos adecuados para los rebaños. Los meses de diciembre, enero y febrero, los más lluviosos, muestran el período de mayor actividad de pastoreo, debido a que en ellos se lleva a cabo el apareamiento, la parición y la esquila. Se esquila en estos meses, porque la temperatura es más benigna y la falta de fibra no deja a los animales expuestos a las frígidas temperaturas de la estación seca. Durante el año, el pastoreo sigue la misma rutina monótona consistente en conducir los animales a los pastizales, vigilarlos durante el día y devolverlos al corral por la noche (Custred, 1997). En áreas de exclusión las prácticas de riego y el descanso de pastoreo de los bofedales produjeron cambios de la composición botánica lo que llevo implícito el aumento de la producción y de la calidad del forraje. Sobresale Deyeuxia crysantha (sora) como una especie de regeneración inmediata en una comunidad de Oxychloe andina. Las especies vegetales sufren cambios en la participación sobre la pradera por la presión de la carga animal y por el pastoreo intensivo, una clasificación permite agrupar en un primer grupo como especies decreciente a Deyeuxia crysantha, Werneria sapathulata, W. pinnatifida y Agrostis sp, un segundo grupos como plantas crecientes a Hypochoeris taraxacoides y W. Pygmaea y un tercer grupo como especies invasoras es dado por Oxychloe andina, Distichia muscoides, Scirpus spp., Carex incurva, Festuca rigescens y Deyeuxia curvula (Troncoso, 1982). El estudio de caracterización del manejo de los bofedales por los ganaderos en el Parque Nacional Lauca (De Carolis, 1982), señala que el pastoreo de los bofedales se la realiza en época de mayor producción vegetal correspondiente a los meses de diciembre hasta marzo (época de lluvias). El bofedal tiene menor actividad pastoril entre marzo hasta noviembre época en que el ganado es pastoreado en ladera y serranía. En el manejo se incluye prácticas de riego desde el mes de agosto pasada la época de mayor frecuencia de heladas. Como acciones negativas en la degradación del bofedal quedan identificado la falta de riego, sobrepastoreo animal y la introducción de animales domésticos como ovinos, equinos y porcinos. El pastoreo de los bofedales en Ulla Ulla es de tipo extensivo en períodos estaciónales (Cordero et al., 1980). La abundancia de agua permite mostrar dos variantes de pastoreo, así en zonas altas y con menos humedad el pastoreo es en época de lluvia, en cambio en zonas bajas e inundadizas el pastoreo es dado en época seca. 20
  35. 35. 2.5.3.6 Acceso y tenencia de bofedales Los bofedales han sido áreas de pastoreo de todos y aún en muchas zonas de nuestro país mantienen esta forma de uso conservando aspectos culturales, sociológicos y dependencia territorial de las zonas. Sin embargo, en otras comunidades han ocurrido cambios en la propiedad de los mismos como por ejemplo dividir el conjunto de un bofedal por grupos de familias y en otros casos llegar a la división por familias. El componente ecológico, económico y social forman el marco dinámico de cada uno de los cuatro cantones en el Parque Nacional Sajama. Estos aspectos hacen la estructura organizativa así como de las características del modo de vida y tenencia de la tierra, la existencia de los recursos determina el tamaño por ejemplo de sus praderas en los que se incluye a los bofedales, el recurso agua es determinante para la distribución de áreas. A esto se suma el apoyo técnico o presencia institucional para dar la forma a su estructura de manejo de su hábitat (Espinoza, 2000). La tenencia del bofedal es llamada comunal cuando el conjunto de la comunidad tiene igual oportunidad de pastoreo derecho a las áreas de descanso o dormideros así como también de las obligaciones en su manejo. Palacios (1977), menciona de bofedales comunales donde toda persona que vive alrededor de un bofedal puede echar o pastar sus ganados. Cada comunario posee sus echaderos sobre los cuales ostenta el derecho propietario. El manejo del agua de los canales puede ser propio cuando uno mismo la saca del río y pasa por las propiedades del comunario. Pero también puede tener acceso al agua de canales que han servido a las propiedades de comunarios vecinos, en este caso se comparte el agua para mantener el bofedal. Espinoza (2000) hace mención sobre la tenencia y manejo de los bofedales en los cantones Cosapa, Caripe, Lagunas y Sajama ubicados en área de influencia del Parque Nacional Sajama. En Cosapa actualmente existe la tendencia de críar sólo alpacas y disminuir la cría de llamas y ovejas, esto debido a la excesiva parcelación y escases de bofedales que se están volviendo privados. Por su parte, en Caripe se practica el cercado familiar de bofedales desde 1983-84 donde se pastorean en forma privada a las alpacas y llamas. En Lagunas, la tenencia de los bofedales es proindiviso y en la práctica cada familia tiene su pradera o sector de bofedal. En Sajama, se practica un pastoreo mixto de alpacas, llamas, ovinos, equinos y cerdos, bajo una rotación con praderas de secano. Caro (1991), refiere que los núcleos agrarios de Ulla Ulla recibieron títulos comunales de las tierras de pastoreo, sin embargo, los comunarios continuaron utilizando sus propias normas que regulan la división y distribución de las tierras de pastoreo entre las familias de la comunidad. De esta forma, el acceso a la tierra en Ulla Ulla está definido por un delicado balance entre la disponibilidad familiar y extrafamiliar de mano de obra y el numero de animales de las familias de la estancia. Aunque se sostiene que los bofedales pueden ser pastoreados durante todo el año sin que pierdan su capacidad nutritiva, los comunarios prefieren pastar su ganado fuera del bofedal en tiempos de lluvias, ya que igual habrá abundante pasto verde en todas partes. Además, como en este tiempo ocurren pariciones, es riesgoso mantener en los bofedales a las madres con sus crías, porque estas últimas se pueden resbalar y caer al agua, muriendo de frió o ahogándose. En los bofedales se pastorean las alpacas hembras y machos y a las llamas hembras (Palacios, 1977). 21
  36. 36. 2.5.3.7 Ampliación, riego y manejo de bofedales De acuerdo a Alzérreca (1988), en el Altoandino se observan bofedales en proceso de secamiento por abandono o falta de mantenimiento de la red hídrica. El mismo autor, sugiere que existen bofedales artificiales hechos por el hombre desde tiempos remotos, imitando la composición botánica y la nivelación apropiada para su regadío, como se da en condiciones naturales. Actualmente se continua con esta práctica, aunque muy rústicamente, dejando a la técnica un alto margen para su aplicación. Quintana (1996), reporta que los bofedales del lado Oeste del Parque Nacional Sajama, están altamente deteriorados, que se están reduciendo por la baja del nivel de base de los ríos Sajama, Taypi Jahuira, Pisarata, Junthuma y Milluni, produciendo la disminución de agua superficial en terrenos altos, dando paso a pajonales de Festuca orthophylla y áreas salinizadas. Estos efectos hacen que la presión del ganado, por áreas forrajeras sea elevada ocasionando un sobrepastoreo de los bofedales. Molina (1996), sostiene que el uso actual de los recursos hídricos del Parque Nacional Sajama está dado para el riego de bofedales con diferencias en intensidad de una cuenca a otra. Por ejemplo en cuenca del río Tomarapi con un caudal de unos 300 a 400 l/s se usa para regar los bofedales de la localidad de Caripe durante casi todo el año. Mientras en la cuenca del río Sajama, el uso del agua menos intenso debido a su caudal menor que llega a 131 litros/segundo. En la cuenca del río Esquillani que apenas tiene un caudal de 16.6 l/s aguas abajo el uso es intenso para el riego de los bofedales. Existe interés de incrementar el riego de bofedales en la cuenca del río Sajama, derivando acequias del río principal. La concreción de uso de esta agua superficial implica un riesgo de salinización de suelos, debido a su conductividad y grado de mineralización. Este riesgo es mucho menor en la cuenca del río Tomarapi. Según Olivares (1988), con el propósito de aumentar el período de crecimiento del bofedal y evitar su deterioro, el habitante altiplánico mantiene prácticas ancestrales de riego con resultados satisfactorios. El indígena antiguamente manejaba además el agua para controlar el congelamiento, drenaje y salinidad en el bofedal, sin embargo, la llegada de los españoles produjo una paulatina pérdida de gran parte de estas técnicas tradicionales. Según Palacios (1977), el poblador andino normalmente para la cría de su ganado tiene la limitante de pastizales existentes y la capacidad de sostenimiento de estos, la capacidad es baja debido a que en la puna el régimen de lluvias es estacional de periodo corto, mientras la época seca es larga con escasez de forraje. Entonces, durante la época seca, la cantidad de pastos para el ganado se reduce solamente a los bofedales. Sin embargo, los bofedales naturales existentes son de poca extensión y restringidos a sitios aledaños a manantiales, pequeñas quebradas y orillas de los ríos que no han cavado caudales profundos. Debido a estas limitaciones es necesario prepararlos para su ampliación, para ello se requiere de riego permanente y abundante, que inunde grandes superficies de tierras. Con este objetivo se construyen canales de riego que llevan las aguas derivadas de los ríos o de las fuentes hacia los lugares donde se desee formar un bofedal. 22

×