Destino final en la Carucieña        No recuerdo con exactitud el día o el mes, solo sé que yo Javier Rodríguez,iba camino...
-Si sra no se preocupe, yo le digo a esa gente. Respondo entregándole ensus manos el recibo y continuando con mi travesía....
-Estoy salao! Dije en voz baja.      Los malandros se acercan a mí y me dicen:      -Dame tu cartera ¡Pelón!      -Toma pa...
Estético – LúdicoTitulo del cuento: Destino final en la Carucieña                                      Estudiante: Javier ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Destino final en la carucieña

198 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
198
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Destino final en la carucieña

  1. 1. Destino final en la Carucieña No recuerdo con exactitud el día o el mes, solo sé que yo Javier Rodríguez,iba camino al trabajo en hidrolara donde me desempeñaba como mensajero-notificador ( repartidor de recibos), este tipo de trabajos es sencillo, gracias a queel método de trabajo que se utiliza en esta cargo esta rediseñado para entregar losrecibos de forma corrida, me refiero a que los recibos ya están acomodados paraser entregados casa por casa, una al lado de la otra, bueno para no caer endetalles, era muy fácil, lo único complicado de este trabajo eran las veces en quete enviaban a entregar recibos a las zonas donde no llega el agua y paracalamidad siempre son barrios peligrosos. Normalmente en estos sitios la gente sequeja cuando le llevas el recibo y es muy incomodo estar en esa situación. Buenocontinuando con ese día en que me dirigía al trabajo, ya entrando en hidrolara meconsigo con mi supervisor llamado Juan, quien me dice: -¡Buenos días Rodríguez! ¿Cómo amanece? -¡Buenos días Juan! ¿Todo bien? Respondo. -¿Cómo te preparas para ir a la Carucieña? Dice Juan. -¿Qué? ¡Naguara loco, que feo es por allá! Por casualidad tu tendrásalgunos recibos por ahí para el este, Patarata, algo bien…Le comente. -¡Naguara de pana solo hay para la Carucieña. Dice Juan. -¡Bueno me tocara que más! Le conteste. En ese momento nos reparten los recibos a todos los notificadores y enunas camionetas de Hidrolara nos dan un aventón hasta la Carucieña dondecomenzaríamos a trabajar. La camioneta fue dejando a cada quien en el sectordonde le correspondía trabajar. -¡Déjalo ahí! Le dije al conductor, para bajarme en el sector 2 el cual mecorrespondía trabajar. Me dirigí en seguida a la primera casa donde iba a comenzar, a entregar losrecibos, en esta se encontraba una Sra. Parada en puerta yo, me acerco a ella y ledije: -¡Buenos días Sra.! -¡Buenos días! ¿Qué se le ofrece? Dice la Sra. -¿Esta es la casa de la familia Pérez? Le pregunte. -Si esta es. ! Pero aquí no llega el agua oyó! Dice la Sra. - Si Sra, no se preocupe, yo se que aquí no llega el agua, ¡Yo solo cumplocon mi trabajo! - Bueno pero igual le dice a esa gente, que aquí no llega el agua, para quela estén cobrando y de paso ¡Bien cara! Dice la sra.
  2. 2. -Si sra no se preocupe, yo le digo a esa gente. Respondo entregándole ensus manos el recibo y continuando con mi travesía. Seguidamente entro en una vereda y noto que a medida que voyavanzando, las personas van encerrando en sus casas, cerrando ventanas ypuertas de una manera muy agitada. Esto me pareció extraño ya que yo no estabacortando agua o algo parecido, solo estaba entregando los recibos. En esemomento escucho unos pasos que venían detrás de mí, yo volteoinmediatamente, dándome cuenta que era un muchacho, que me apuntaba conuna pistola y me dice: -¡Pégate pa lla chamo! Dice el malandro. -¡Pana que pasa somos la misma gente! Respondo asustado y con la pielcomo de gallina. -¡Nada, quítate los zapatos! Dice el malandro. -¡Pana me vas a dejar descalzo! ¿Cómo voy hacer? -¡Tú crees que estoy jugando? Si no te quitas los zapatos ¡Te quiebro deuna! Dice el malandro apuntándome en la frente. -¡Esta bien pana toma pues! Dije resignado, a perder los zapatos marcaNIKE que tanto me habían costado en el mercado. -El malandro se quita los zapatos de él, que estaban todos rotos yhediondos, colocándose los que eran míos me dice: -Bueno pana, como yo soy un caballero y soy pana, te voy a dar los míospa que vallas bien. Dice el malandro. -Agarrando ¡Aunque sea fallo! Dije entre mi. -Bueno chamo arranque de una, cuento 5 y no te veo. Dice el malandro. -¡Paticas pa que te tengo! Desaparecí en un instante. Corriendo me dirigí a la parada, agarre el ruta 6 y en seguida salí de ahí.Pasando 5 minutos después de haber agarrado el autobús, se montan dos sujetosque dicen: -¡Bueno señoras y señores esto es un atraco! Todos cartera en mano!
  3. 3. -Estoy salao! Dije en voz baja. Los malandros se acercan a mí y me dicen: -Dame tu cartera ¡Pelón! -Toma pana, pero no tengo nada ¡Me acaban de robar! Le dije al malandro -Ah tú te la tiras de machito! Apuntándome en la cabeza -Bueno hasta aquí llegue! Cerré los ojos y…! Bum! Sonó el disparo Y despierto en mi cama, dándome cuenta que era una pesadilla. -Gracias a Dios era una pesadilla! Dije muy alegre! Luego amaneció, y como siempre me dirijo al trabajo en hidrolara, y yaentrando en hidrolara me consigo con mi supervisor llamado Juan, quien me dice: -¡Buenos días Rodríguez! ¿Cómo amanece? -¡Buenos días Juan! ¿Todo bien? Respondo. -¿Cómo te preparas para ir a la Carucieña? Dice Juan. -NOOOOOOOOOOOOOOO! Fin.
  4. 4. Estético – LúdicoTitulo del cuento: Destino final en la Carucieña Estudiante: Javier Rodríguez CI: 13.922.907 Sección: LCI 4301 Profesor: Estanga

×