Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
1
TEMA 2. LA DIVERSIDAD CLIMÁTICA.
1. LOS FACTORES DEL CLIMA.
1.1. TIEMPO ATMOSFÉRICO Y CLIMA.
Tiempo atmosférico: es el “...
2
kilómetros de altitud. El chorro separa las bajas presiones existentes en altura sobre el
polo —que quedan a la izquierd...
3
- Centros de acción depresionarios. La depresión de Islandia. La depresión del golfo de
Génova. Y las depresiones térmic...
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 17 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Similares a Tema2 (20)

Anuncio

Más de Sergio Guerrero (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Tema2

  1. 1. 1 TEMA 2. LA DIVERSIDAD CLIMÁTICA. 1. LOS FACTORES DEL CLIMA. 1.1. TIEMPO ATMOSFÉRICO Y CLIMA. Tiempo atmosférico: es el “tiempo” (situación atmosférica) en un momento concreto y lugar determinado. Por ejemplo, el tiempo que hace ahora donde estás (si hace frío o calor, si está lloviendo, si está nublado, si hace viento, etc.). El tiempo atmosférico lo estudia la meteorología. Clima: es la sucesión de los diversos tiempos atmosféricos durante un tiempo prolongado. Por ejemplo, se dice que Canarias tiene un clima subtropical porque tiene temperaturas suaves durante todo el año y precipitaciones escasas. El clima lo estudia la climatología. 1.2. LOS FACTORES GEOGRÁFICOS. a) La latitud. Determina la existencia de dos estaciones bien marcadas, verano e invierno, separadas por dos de transición primavera y otoño. b) Altitud. Disminuye las temperaturas 0'6 ºC por cada 100 metros de ascenso. También provoca precipitaciones orográficas c) Distancia del mar. Establece claras diferencias climáticas entre una estrecha periferia, abierta al mar y un ancho núcleo de tierras interiores caracterizado por la continentalidad o ausencia de influencia marina. d) Corrientes marinas. Debido a que trasladan masas de agua a lo largo de los océanos y a grandes distancias. Las aguas que provienen de lugares muy lejanos enfrían o entibian el aire de las regiones que circundan, incidiendo en las presiones, en la humedad y en los seres vivos que habitan esas aguas. e) La situación. La península se encuentra entre dos grandes masas de agua de características térmicas distintas y entre dos continentes, la convierte en lugar de encrucijada de masas de aire de propiedades distintas. f) Relieve. Influye en el clima por su altitud, por su disposición y por su orientación. Por su altitud hace disminuir la temperatura 0,6º cada 100 metros. Por su disposición: - La disposición facilita o dificulta la penetración de la influencia marina. - Facilita o dificulta la penetración de ciertas masas de aire. - Reduce las precipitaciones en las cuencas encerradas por montañas. La orientación de las vertientes montañosas respecto al viento dominante crea precipitaciones orográficas y efecto föehn. Éste último se trata de un fenómeno que tiene lugar cuando una masa de aire caliente y húmedo se ve obligado a ascender una montaña. Cuando el aire desciende de la misma, lo hace con menos humedad y con más temperatura La orientación origina contrastes climáticos locales entre las solanas y las umbrías. 1.3. LOS FACTORES TERMODINÁMICOS. 1.3.1. LA CIRCULACIÓN EN ALTURA. LA CORRIENTE EN CHORRO. En la zona templada donde se sitúa España, la circulación atmosférica en altura está dirigida por la corriente en chorro o jet stream. Se trata de una fuerte corriente de viento, de estructura tubular, que circula en dirección oeste-este entre los nueve y los once
  2. 2. 2 kilómetros de altitud. El chorro separa las bajas presiones existentes en altura sobre el polo —que quedan a la izquierda de su trayectoria—, de las altas presiones tropicales — situadas a su derecha—. La corriente en chorro es la responsable del tiempo en superficie. Este depende de las variaciones que experimenta la velocidad de la corriente y de sus desplazamientos estacionales. ■ La velocidad de la corriente es variable. Cuando circula rápido, a más de 150 km/h, tiene un trazado casi zonal (oeste-este), con suaves ondulaciones, que corresponde en superficie con el frente polar y sus borrascas. Pero cuando su velocidad disminuye, describe profundas ondulaciones: crestas o dorsales que originan altas presiones y valles o vaguadas que generan bajas presiones. Ambas se reflejan en superficie y dan lugar a anticiclones y borrascas dinámicos. Las ondulaciones, que pueden llegar a desprenderse del chorro principal, permiten al aire tropical desplazarse hacia el norte y al aire polar penetrar muy al sur, lo que confiere gran variabilidad al tiempo de la zona templada. ■ Los desplazamientos estacionales del chorro en latitud determinan que, en invierno, cuando circula más al sur, afecte al conjunto de España. En cambio, en verano se traslada hacia el norte y suele incidir solo en la franja cantábrica peninsular. 1.3.2. LA CIRCULACIÓN EN SUPERFICIE: CENTROS DE ACCIÓN, MASAS DE AIRE Y FRENTES. La circulación atmosférica en superficie está dirigida por los centros de acción, las masas de aire y los frentes. a) Los centros de acción son áreas de altas y bajas presiones. La presión atmosférica es el peso del aire sobre una unidad de superficie. Se mide en milibares (mbar) o en hectopascales (hpa) con el barómetro y se representa en los mapas del tiempo mediante isobaras o líneas que unen puntos con la misma presión. La presión normal a 1016 mbar. Los tipos de centros de acción son los anticiclones y las borrascas. Los anticiclones son áreas de altas presiones (más de 1016 mbar). El viento gira en tomo a ellos en el sentido de las agujas del reloj y producen tiempo estable. Las borrascas, depresiones o ciclones son áreas de bajas presiones (menos de 1016 mbar). El viento gira en torno a ellas en sentido contrario a las agujas del reloj y producen tiempo inestable, frecuentemente lluvioso. El origen de los centros de acción puede ser térmico o dinámico. ✓ Los centros de acción térmicos se originan por el enfriamiento o calentamiento del aire. Un anticiclón térmico se forma cuando una masa de aire se enfría: pesa más, desciende y ejerce una alta presión. Una baja térmica se forma cuando el aire se calienta: pesa menos, se eleva y ejerce una baja presión. ✓ Los centros de acción dinámicos se forman a partir de las crestas y las vaguadas de la corriente en chorro, que se reflejan on superficie: las crestas crean anticiclones y las vaguadas generan borrascas. Los principales centros de acción que dirigen la circulación atmosférica sobre la Península son los siguientes: - Centros de acción anticiclónicos: el anticiclón de las Azores. Los anticiclones polares atlánticos. El anticiclón escandinavo. Y los anticiclones térmicos del continente europeo y del interior de la Península, formados por el enfriamiento del suelo en invierno.
  3. 3. 3 - Centros de acción depresionarios. La depresión de Islandia. La depresión del golfo de Génova. Y las depresiones térmicas del norte de África y del interior peninsular. b) Las masas de aire son porciones de aire con unas características concretas de temperatura, humedad y presión. Estas características las adquieren en sus regiones de origen o regiones manantiales. España, debido a su latitud, recibe masas de aire frías árticas (A) o polares (P) y masas de aire cálidas tropicales (T). Las tres, dependiendo de la superficie sobre la que se originan, pueden ser marítimas húmedas (m) o continentales secas (c). Estas características originales pueden modificarse si las masas de aire recorren grandes distancias. c) Los frentes son superficies que separan dos masas de aire de características distintas. Por tanto, a ambos lados de un frente se produce un cambio brusco de las propiedades del aire. En España, el frente más importante es el frente polar, que separa las masas de aire tropical y polar. Sus ondulaciones originan borrascas de dos frentes, que provocan precipitaciones. 2. LOS ELEMENTOS DEL CLIMA. 2.2. LA INSOLACIÓN Y LA NUBOSIDAD. a) La insolación es la cantidad de radiación solar recibida por la superficie terrestre. En España, por su latitud, se superan las 2000 horas de sol al año. No obstante, existen marcados contrastes entre la cornisa cantábrica, que no alcanza los valores medios, y las áreas de elevada insolación, como el sureste peninsular y Canarias. b) La nubosidad es el estado de la atmósfera en el que el cielo aparece cubierto de nubes, en mayor o menor grado. En España, el área con mayor nubosidad es la cornisa cantábrica. El mayor número de días despejados corresponde al valle del Guadalquivir, la costa suratlántica peninsular, y algunas áreas de Canarias. 2.2. LA TEMPERATURA DEL AIRE. La temperatura es el grado de calor del aire. Se mide en grados centígrados (°C) con el termómetro. En los mapas se representa mediante isotermas o líneas que unen los puntos con igual temperatura. Los factores principales que explican la diversidad de temperaturas de España son tres. La latitud: las temperaturas disminuyen hacia el norte, al disminuir la perpendicularidad con la que inciden los rayos solares. La influencia del mar los contrastes térmicos son más suaves en la costa y más fuertes en el interior porque el mar se calienta y se enfría más despacio que la tierra. Y la altitud: las temperaturas descienden con la altura. Dos aspectos importantes de las temperaturas en relación con el clima son la amplitud térmica anual y las heladas. a) La amplitud térmica anual es la diferencia entre la temperatura media del mes más cálido y la del mes más frío. En España, las amplitudes más bajas se dan en Canarias y en las costas, especialmente en las del norte peninsular. Las más altas corresponden al interior peninsular. b) Las heladas se producen cuando la temperatura del aire baja de 0°C. Entonces, el agua que contiene se congela y se deposita en forma de hielo sobre las superficies. Pueden ser heladas de irradiación producidas por el enfriamiento del suelo en noches despejadas
  4. 4. 4 que se transmite al aire que está en contacto con él; o heladas de advección causadas por la llegada de una masa de aire muy fría. En España, el menor número de heladas se da en las costas, donde el mar suaviza las temperaturas. El mayor número corresponde a la submeseta norte y el valle del Ebro, donde en invierno son frecuentes las inversiones térmicas, que las favorecen. 2.3. LA HUMEDAD, LA NIEBLA Y LA CALIMA. a) La humedad del aire, es la cantidad de vapor de agua que contiene. Depende de la proximidad al mar y de la temperatura, y disminuye cuando aumenta la temperatura. b) La niebla, es la suspensión de gotas de agua diminutas en la capa inferior de la atmósfera que reducen la visibilidad a menos de un Km. Se producen por el enfriamiento de la capa inferior de la atmósfera y la condensación del vapor de agua. Puede ocasionarse por irradiación (enfriamiento nocturno , en invierno), o por advección (llegada de masas de aire cálidas y húmedas sobre un suelo frio o de masas de aire frías sobre suelo cálido y húmedo). c) La calima , es la bruma seca que reduce la visibilidad. Se origina por la presencia de gran cantidad de polvo en suspensión en las capas inferiores de la atmósfera . Se forma en la España seca en verano, en situación anticiclónica, con los suelos resecos. Las partículas de polvo se mantienen en suspensión por el ascenso del aire producido por el calentamiento del suelo. 2.4. LA PRESIÓN Y EL VIENTO. a) La presión atmosférica depende de las características de las masas de aire que se sitúan sobre España a lo largo del año. En la Península dominan en invierno las altas presiones; en otoño y primavera, las bajas; y en verano, nuevamente las altas, aunque en el interior se producen bajas térmicas por el calentamiento del suelo. En Canarias predominan las altas presiones. b) El viento es el movimiento horizontal del aire respecto a la superficie terrestre. Se produce a causa de las diferencias do presión y va siempre desde las altas a las bajas presiones. En la Península, por su latitud, dominan los vientos del oeste, aunque existen numerosos vientos locales. En Baleares predominan el levante y la tramontana; y en Canarias, el alisio del NE. Las diferencias de presión originan también vientos alternantes, como las brisas marinas y de montaña. 2.5. LA PRECIPITACIÓN. La precipitación es el agua que cae a la superficie procedente de las nubes, tanto en forma líquida como sólida. Se mide con el pluviómetro en milímetros (mm) o litros por metro cuadrado. En los mapas se representa mediante isoyetas o líneas que unen puntos de igual precipitación. La causa de la precipitación es la elevación, enfriamiento y condensación del vapor de agua contenido en el aire. Según el motivo de la elevación del aire, la precipitación puede ser orográfica (debida al relieve); convectiva (por el calentamiento del suelo); o de frente (al entrar en contacto dos masas de aire de características distintas, la fría se introduce por debajo de la cálida, obligándola a ascender). Los factores que explican la notoria variabilidad interanual, estacional y espacial de las precipitaciones en España son tres: ■ La latitud y la situación: determinan el predominio y la sucesión anual de borrascas o de anticiclones.
  5. 5. 5 ■ La apertura al mar en las zonas aisladas de la influencia marina, el frío del invierno favorece la formación de anticiclones; y el calor del verano dificulta la condensación del aire, aunque puede provocar precipitaciones conectivas de carácter tormentoso. ■ El relieve: las precipitaciones aumentan con la altura y disminuyen en las zonas enconadas por montañas. 2.6. LA EVAPORACIÓN, LA EVOTRANSPIRACIÓN Y LA ARIDEZ. a) La evaporación es el proceso por el cual el agua se transforma en vapor a temperatura ambiente. La intensidad de la evaporación crece cuando aumentan la temperatura, la insolación, la sequedad del aire, la velocidad del viento y la desprotección vegetal del suelo. Por tanto, se incrementa de norte a sur, en verano, y en las horas centrales del día. b) La evapotranspiración es la pérdida de humedad de la superficie terrestre debida a la insolación y a la transpiración de las plantas y del suelo. c) La aridez es la insuficiencia de agua en el suelo y en la atmósfera. Se produce cuando la precipitación es inferior a la evaporación. Por tanto, depende de la relación existente entre la precipitación y la temperatura, que determina en su mayor parte la evaporación del agua. Así, la aridez es mayor cuanto menor es el volumen de precipitación y cuanto más alta es la temperatura. Para calcular la aridez, existen diversos índices: La aridez mensual suele medirse con el índice de Gaussen. La aridez general de una zona puede calcularse con el índice de De Martonne. 3. LOS TIPOS DE TIEMPO EN ESPAÑA. a) En invierno predominan el tiempo seco y frío generado por los anticiclones, con heladas y olas de frío. Si el anticiclón de las Azores desciende en latitud y deja entrar el aire atlántico provoca inestabilidad y precipitaciones. b) En verano predomina el tiempo seco y caluroso por la influencia del anticiclón de las Azores que impide la entrada de borrascas. El anticiclón sahariano también afecta enviando aire muy cálido a la Península. c) En otoño y primavera se produce una mayor inestabilidad atmosférica. El desplazamiento del frente polar genera la entrada de borrascas que descargan precipitaciones, alternándose el tiempo anticiclónico con el tiempo lluvioso. d) En Canarias predomina el tiempo estable determinado por el anticiclón de las Azores. En verano pueden penetrar olas de calor por el aire sahariano, y en invierno, el aire polar marítimo puede ocasionar fuertes precipitaciones.
  6. 6. 6
  7. 7. 7
  8. 8. 8
  9. 9. 9
  10. 10. 10
  11. 11. 11 4. LOS TIPOS DE CLIMAS EN ESPAÑA. El territorio español se caracteriza por una amplia diversidad de climas. 1. EL CLIMA OCEÁNICO. ▪ El área de clima oceánico ocupa una franja en el norte de la Península: desde Galicia, la cornisa cantábrica hasta el norte de Navarra, prolongándose por el Prepirineo aragonés. ▪ Características: ✓ La zona se caracteriza por una elevada nubosidad, la baja insolación a lo largo del año y un elevado grado de humedad relativa y ambiental. ✓ Las precipitaciones son abundantes, regulares y suaves. ✓ El total anual supera los 800 mm. Y los días de lluvia son más de 150 al año. ✓ Su distribución a lo largo del año es bastante regular, ya que esta área se encuentra bajo la continua acción de las borrascas del frente polar. No obstante, suele darse un máximo de precipitación en invierno, debido a la mayor frecuencia de paso de estas borrascas, y un mínimo relativo en verano, debido a la influencia del anticiclón de las Azores, desplazado al norte. Este mínimo puede dar lugar a un máximo de dos meses secos, que marca la transición al clima mediterráneo continentalizado. ✓ La forma en la que caen las precipitaciones es suave, lo que favorece su filtración en el suelo. ▪ Las temperaturas se caracterizan por una amplitud térmica baja en la costa y moderada hacia el interior. La acción termorreguladora del mar justifica la templanza climática y es clave a la hora de entender las diferencias regionales en este clima. ▪ Variedades: vamos a diferenciar dos subtipos: el clima oceánico puro y el oceánico de transición. 1.1. CLIMA OCEÁNICO PURO. Se da en la zona más próxima a la costa, la amplitud térmica es baja debido a la clara influencia del mar (entre 9º C y 12º C). ✓ El verano es fresco y (ningún mes tiene una temperatura media igual o superior a 22º) y corto (3 o 4 meses con temperaturas con más de 18º). ✓ El invierno es moderado, es decir, relativamente suaves y templados, (la temperatura media del mes más frío está entre 6º y 10º C). Siendo infrecuentes temperaturas mínimas bajo cero. ✓ Las precipitaciones son abundantes y regulares, normalmente superiores a los 1.000 mm. anuales. Suele darse un mínimo pluviométrico en verano y un máximo invernal. Las precipitaciones van incrementándose desde Galicia al País Vasco, tendencia que se acompaña de una mayor regularidad en su distribución. 1.2. CLIMA OCEÁNICO DE TRANSICIÓN O DE INTERIOR. Es característico de las regiones septentrionales relativamente alejadas del litoral, desde Ourense y el interior de Lugo, pasando por la vertiente meridional de la Cordillera Cantábrica (afectando a las tierras castellano- leonesas) hasta el interior el País Vasco, Navarra y el Prepirineo aragonés y catalán. ✓ La amplitud térmica es moderada al disminuir la influencia marina; (entre 12- 15 ºC). Debido a este hecho, el invierno es frío (baja de 6 ºC), y unos veranos
  12. 12. 12 más elevados, algún supera los 22º. ✓ Las precipitaciones son menos abundantes que en el litoral. Descienden por debajo de los 1.000 mm anuales, con valores incluso próximos a los 700 mm, y el mínimo veraniego puede acentuarse y presentar uno o dos meses seco. 2. EL CLIMA MEDITERRÁNEO. ▪ El área de clima mediterráneo es la más extensa de España. Comprende, salvo las zonas montañosas, el territorio peninsular al sur de la zona de clima oceánico, las islas baleares, Ceuta y Melilla. ▪ Características: ✓ Las precipitaciones son escasas o moderadas, irregulares y tormentosas. ✓ El total anual es inferior a 800 mm, considerándose moderadas entre 800 mm y 500 mm, y escasas por debajo de 500 mm. ✓ Su distribución es irregular. El verano es seco, esta es su característica esencial, debido a la influencia del anticiclón de las Azores, que en esta época del año se desplaza hacia el norte. El máximo tiene lugar en otoño y en primavera, salvo en las zonas más abiertas al Atlántico, donde se produce en invierno. ✓ La forma en la que caen las precipitaciones es muchas veces como violentas tormentas, que erosionan fuertemente el suelo en las áreas desprovistas de vegetación. ▪ Las temperaturas varían con la latitud y la distancia al mar. Así, las zonas más próximas al litoral, de temperaturas suaves y una amplitud térmica de 12 a 15 ºC, y las zonas del interior, alejadas de la costa y aisladas por las murallas montañosas, donde los contrastes térmicos invierno-verano pueden llegar a ser muy acusados y la amplitud térmica supera, en ocasiones los 20 ºC. ▪ Variedades: se pueden distinguir tres subtipos: marítimo, continentalizado y seco. 2.1. EL CLIMA MEDITERRÁNEO MARÍTIMO. Su área comprende la costa mediterránea peninsular (menos el S.E.), las costas suratlántica, Baleares, Ceuta y Melilla. ✓ Las precipitaciones son escasas o moderadas, entre 800 y 300 mm. al año, muy irregulares. Su volumen es algo mayor en la costa suratlántica que en la mediterránea. Van descendiendo en su cuantía anual y va aumentando la aridez estival en una tendencia norte-sur a lo largo del litoral mediterráneo, desde Girona al sur de Alicante, también lo hace de oeste a este en el sur peninsular, desde Huelva a Almería. ✓ En la costa suratlántica, las precipitaciones son más abundantes por la mayor influencia de las borrascas atlánticas; sobre todo, de las formadas en el S.O. peninsular y en el golfo de Cádiz. Su máximo principal es en invierno o en otoño- invierno. ✓ En la costa mediterránea, las precipitaciones son menores porque las borrascas atlánticas pierden su humedad al atravesar la Península y las barreras montañosas paralelas a la costa mediterránea. Su máximo absoluto es en otoño, debido a las tormentas ocasionadas por el contraste entre las aguas cálidas del mediterráneo y la tierra, que se enfría más deprisa. También pueden producirse por la llegada de masas de aire del este procedentes del continente europeo que ascienden por
  13. 13. 13 las cordilleras litorales, o por gotas frías en altura. En la costa mediterránea las máximas precipitaciones suelen producirse a comienzos del otoño, tras un caluroso verano, un tipo de precipitaciones no frontales, de carácter tormentoso y torrencial (gota fría), que pueden provocar riadas e inundaciones. ✓ Las temperaturas se caracterizan por una amplitud térmica moderada (12ºC a 15 o 16 ºC). Las temperaturas medias anuales no suelen descender por debajo de los 15 ºC, van aumentando de norte a sur (factor latitud). Alcanzando las máximas en la costa mediterránea andaluza. El invierno suave, no hay un auténtico inverno (el mes más frío no baja de 10º) y los veranos calurosos y largos. ✓ Tipos: la distinta influencia de los factores geográficos y dinámicos a lo largo de esta extensa franja litoral justifica la necesidad de llevar a cabo un estudio regional más detallado en el espacio. 2.1.1. EL MEDITERRÁNEO CATALÁN. Desde Girona al norte de Tarragona, en un área próxima a la costa, ya que la presencia del Sistema Costero- Catalán introduce rápidamente unos rasgos continentalizadores. ✓ Temperaturas: debido a su posición latitudinal, son las más bajas del litoral mediterráneo, con medias anuales en Girona de 14’3 ºC, medias invernales de 7 ºC (aquí no son desconocidas las heladas) y veranos menos calurosos y más cortos (dos meses de auténtico verano, + 22º). ✓ Precipitaciones: sus totales anuales van de 750 mm a 600 mm son propias de un régimen pluviométrico más húmedo, en el que la aridez estival se atenúa, reduciéndose a uno o dos meses al norte de Barcelona. En esta zona, a los rasgos propios de un clima mediterráneo se unen las influencias atlánticas, que llegan desde la cornisa cantábrica atravesando los poco más de 400 km que separan una costa de otra. 2.1.2. EL MEDITERRÁNEO PURO O DE LAS COSTAS LEVANTINAS Y BALEARES. Desde Tarragona hasta el centro de la provincia de Alicante y se extiende al archipiélago balear. ✓ Temperaturas: es una zona más cálida que la catalana. Los inviernos son muy templados y cortos (no hay auténtico invierno), ya que ningún mes baja de los 10º C de media. Los veranos son calurosos, con medias que superan los 24º, incluso los 25 ºC. ✓ Precipitaciones: la cuantía total varía de norte a sur, desde 500 mm. a casi 300 mm. en la provincia de Alicante. Se distribuyen de forma irregular con máximos equinocciales, sobre todo en época otoñal. La isla de Menorca tiene unas características pluviométricas exclusivas, ya que es una isla más húmeda, con precipitaciones de 600 mm. 2.1.3. EL MEDITERRÁNEO ANDALUZ. ✓ Temperaturas: presenta las temperaturas más elevadas de todo el litoral, con medias anuales próximas o superiores a los 18º, unos veranos largos y calurosos (4 meses con más de 22º, llegando algún mes a más de 25º) y unos inviernos
  14. 14. 14 muy templados (próximos o superiores a 10º). Parte del litoral mediterráneo andaluz, al que llega a calificarse de subtropical, está resguardado de las masas de aire frío por la Cordillera Penibética y se caracteriza por tener los inviernos más templados de toda la Península, lo que permite el desarrollo de cultivos tropicales que no son posibles en ninguna otra región peninsular. ✓ Precipitaciones: el golfo de Cádiz, abierto a las influencias atlánticas, destaca por sus máximas pluviométricas durante el invierno, época que está bajo la acción de las borrascas asociadas al frente polar. Las precipitaciones van descendiendo de oeste a este, hasta enlazar con la variedad más seca del clima mediterráneo. ✓ Ceuta y Melilla presentan también un clima mediterráneo marítimo, con rasgos comunes al subtipo andaluz. Ceuta, localizada en el lado africano del estrecho de Gibraltar, más abierto a las influencias atlánticas, presenta unas precipitaciones anuales en torno a los 500 mm, con una acentuada sequía estival. Las temperaturas, por su posición tan meridional, son elevadas, con medias anuales de 17 ºC. La posición más oriental de Melilla da lugar a una variedad mediterránea más seca y de carácter estepario, con precipitaciones escasas, que no suelen rebasar los 400 mm al año, y unas temperaturas algo más elevadas que en Ceuta, con medias anuales de casi 19 ºC. 2.1.4. EL CLIMA MEDITERRÁNEO CONTINENTALIZADO O DE INTERIOR. ✓ El área del clima mediterráneo continentalizado comprende prácticamente todo el interior peninsular (salvo las áreas de montaña): ambas submesetas, la depresión del Ebro y el interior del Guadalquivir. Cada región presenta, en función de factores como el relieve, la altitud, la latitud, la proximidad al litoral… unos caracteres propios. El carácter macizo de la Península, con sus más de 1000 km. desde la costa atlántica a la costa mediterránea, impide que la influencia marina alcance el interior peninsular. Además, el interior está encerrado por una potente barrera montañosa, lo que provoca un mayor aislamiento de estas tierras. ✓ Las temperaturas: es el régimen térmico la nota más definitoria de esta variedad interior, con una elevada amplitud térmica anual, que resulta de unos inviernos más fríos y un verano más caluroso que en la costa. En el interior son frecuentes las heladas, y las nieblas son especialmente intensas en los valles del Duero y del Ebro durante el invierno. ✓ Las precipitaciones son similares al mediterráneo marítimo, con una clara aridez estival y unas precipitaciones insuficientes, que solo aumentan en los bordes montañosos. Los máximos pluviométricos se registran en las estaciones equinocciales, momento en el que las borrascas de procedencia atlántica atraviesan el interior peninsular ✓ Tipos: o LA SUBMESETA NORTE. En la mitad septentrional peninsular, se sitúa a una elevada altitud media y está encerrada entre relieves montañosos. - Por lo que acabamos de decir, es la región con inviernos más rigurosos, fríos y largos, con frecuentes heladas desde finales de
  15. 15. 15 octubre a comienzos de mayo. Durante cinco o seis meses las temperaturas medias mensuales son inferiores a los 10 ºC y en diciembre y enero llegan a estar por debajo de 5 ºC. El invierno es especialmente frío en las tierras más altas, donde han llegado a alcanzarse mínimas absolutas de -20 ºC. Burgos, Soria y Ávila son las capitales más frías de España. Los veranos son cortos y relativamente calurosos, pues raramente rebasan los 22 ºC de media mensual, y en las zonas más al norte, como Burgos o León, no alcanzan los 20 ºC. - Las precipitaciones son escasas: en muchas provincias no superan los 450 mm; solo en las zonas del norte de León y Burgos, o Soria (a más de 1000 m. de altitud), las precipitaciones superan los 500 mm y la aridez estival se atenúa. o LA SUBMESETA SUR. Con un aislamiento menos acusado, una latitud más meridional y menor altitud media, se caracteriza por una mayor variedad de condiciones climáticas. - Temperaturas: el aspecto más llamativo es su verano, largo y caluroso, con medias mensuales que pueden rebasar los 25 ºC. Los inviernos son menos fríos y más cortos que en la submeseta norte; no obstante, es en esta región donde se han registrado las mínimas absolutas más bajas, en Albacete y en las tierras altas de Guadalajara, donde el aire frío procedente del noreste penetra fácilmente a través del “portillo de Albacete”. El factor actitudinal hace que las tierras altas de Cuenca y Guadalajara presenten unas características climáticas comunes a la submeseta septentrional. - Precipitaciones: son más modestas que en la Submeseta Norte y es más pronunciada la aridez estival. En la parte más occidental, en Extremadura, más abierta a las influencias atlánticas, el total pluviométrico asciende (más de 450 o 500 mm), y es el otoño y el comienzo del invierno la estación más lluviosa. o EL INTERIOR DE LA DEPRESIÓN DEL GUADALQUIVIR. - Temperaturas: se caracteriza por unos veranos extremadamente calurosos y largos, con medias mensuales que llegan a superar los 26 ºC y unas máximas absolutas históricas de 50 ºC, contrastando con unos inviernos suaves, pero más fríos que en la costa, con medias de 8 ºC a 10 ºC. - Precipitaciones, similares a las extremeñas, superiores a los 500 mm anuales, gracias a la llegada de las perturbaciones atlánticas, que penetran fácilmente hacia el interior desde el golfo de Cádiz (no lo impide el relieve). o LA DEPRESIÓN DEL EBRO. Totalmente aislada por los relieves montañosos que la circundan, tiene una aridez muy acentuada. - Precipitaciones: las totales se reducen en algunos puntos de la
  16. 16. 16 cuenca, como Los Monegros, a valores inferiores a los 300 mm. - Temperaturas: su régimen térmico es similar al castellano, con una elevada amplitud térmica en torno a los 18 ºC, unos veranos cálidos con medias de 23º o 24 ºC y unos inviernos fríos y soleados, similares a los manchegos; si bien en las tierras altas, como las de Teruel, los inviernos son más rigurosos. 2.1.5. EL CLIMA MEDITERRÁNEO ÁRIDO. ✓ El área del clima mediterráneo árido se localiza en la región del sureste peninsular, desde el sur de Alicante hasta Almería. ✓ Las precipitaciones: dada su posición a sotavento de las masas de aire atlánticas, acusa un elevado grado de aridez. Es la región más seca de la Península, con el total pluviométrico más bajo, inferior a los 300 mm anuales. Las precipitaciones disminuyen de norte a sur, y alcanzan los mínimos en el cabo de Gata: media anual de 120 mm. La aridez se prolonga durante nueve o más meses, y las precipitaciones, siempre irregulares, son de carácter torrencial, generalmente debidas a situaciones de gota fría. ✓ Las temperaturas: su régimen térmico manifiesta la transición entre el Levante y el litoral mediterráneo andaluz, con inviernos muy templados (ningún mes por debajo de los 10 ºC) y unos veranos largos y calurosos (26 ºC en agosto). ✓ Esta variedad árida del clima mediterráneo también caracteriza a algunas zonas del interior, el área central del valle del Ebro, la zona oriental de Zamora y algunos enclaves de La Mancha. Las precipitaciones anuales varían de los 230 mm. a algo más de 300 mm. 3. EL CLIMA CANARIO. Las islas Canarias poseen un clima subtropical original debido a la influencia de diversos factores: ▪ Su situación meridional próxima al trópico y a las costas africanas aporta influencias variadas, interactuando tanto la dinámica atmosférica tropical como la de las latitudes templadas. Dominan el anticiclón de las Azores y el viento alisio del NE, que origina temperaturas suaves todo el año. Cuando el anticiclón se desplaza, permite el paso de las borrascas atlánticas en invierno y del aire sahariano en verano. ▪ La corriente fría de Canarias, entre las islas y el continente africano, enfría las aguas superficiales más de lo que le corresponden por su latitud e incrementa la estabilidad del aire en verano. ▪ El relieve juega un importante papel que determina la variación del clima con la altitud, el relieve hace disminuir la temperatura, y provoca en las vertientes a barlovento del alisio, entre los 600 y 1200 m, cuantiosas precipitaciones y nubosidad abundante (mar de nubes), que proporciona agua para el crecimiento de una rica vegetación, el bosque de laurisilva. La influencia de estos factores da lugar a un tipo de clima subtropical marítimo caracterizado por los siguientes rasgos: - En las zonas bajas, las precipitaciones son muy escasas: en las islas
  17. 17. 17 occidentales se encuentran entre 300 y 150 mm. al año (clima subdesértico o estepario) y en Lanzarote y Fuerteventura y tierras bajas de Gran Canaria no se alcanzan los 150 mm. al año (clima desértico). Estos escasos valores se explican por el predominio anual de anticiclón de las Azores. El máximo relativo tiene lugar en invierno, debido a las borrascas atlánticas. Valores algo más altos se dan en las islas más occidentales (La Palma, 336 mm). - Las temperaturas son cálidas todo el año ya que ningún mes desciende de 17 ºC. La temperatura media anual está entre 18 y 21 ºC. - En las medianías y zonas altas, las precipitaciones se incrementan y pueden alcanzar los 1000 mm. en las vertientes a barlovento del alisio. En cambio, las temperaturas bajan. - Tanto en un caso como en el otro, la amplitud térmica es muy reducida, de 7 a 8 ºC. 4. EL CLIMA DE MONTAÑA. La montaña introduce cambios, a veces muy significativos, en los caracteres climáticos de una zona, de manera que se crea un nuevo tipo de clima, el clima de montaña. El factor más importante es la altitud, al que se suman la distinta exposición de las vertientes montañosas a los rayos salares (umbría y solana) y a los vientos (barlovento y sotavento). ▪ El área del clima de montaña comprende los territorios situados a más de 1000 m. de altitud. Las precipitaciones aumentan con la altitud, pero sólo hasta un determinado nivel, y las temperaturas disminuyen. ▪ Las precipitaciones son muy abundantes: superan los 1.000 mm. al año. Se trata de lluvias orográficas. ▪ Las temperaturas se caracterizan por una media anual baja (inferior a 10 ºC) y por inviernos fríos, en los que algún mes se sitúa cerca o por debajo de 0 ºC. Por este motivo son frecuentes las precipitaciones en forma de nieve. De forma general, hay que decir que, de una a otras regiones españolas, este clima “frío” se manifiesta de distintas formas, puesto que el clima de montaña no representa más que una modificación con respecto al dominante en esa región. En el norte peninsular, el clima de montaña aparece a partir de los 1.000 m. de altitud. Así, en la Cordillera Cantábrica y Pirineos (área de clima oceánico) la temperatura media anual es muy baja, de 5 ºC, los veranos son frescos y muy cortos, y no hay meses secos. En el Sistema Central (interior peninsular mediterráneo), los inviernos son muy largos y fríos (pocos meses superan los 10ºC) y sólo hay dos meses secos. Más al sur, en las Béticas, el clima de montaña aparece a partir de los 2.000 m, y en verano (agosto) la temperatura media supera los 15 ºC.

×