Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Lectura s.p

1.213 visualizaciones

Publicado el

Se narra una historia sobre la experiencia de un niño sobre el tomar algo sin permiso

  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Lectura s.p

  1. 1. LEYENDO UNA HISTORIA HINDÚ
  2. 2. • Mucho más grave que ese hurto de dinero a los doce años, fue el robo del que me hice culpable algún tiempo después.
  3. 3. • Mi hermano solía llevar como pulsera un brazalete de oro macizo; fue un juego para mí sacarle un pequeño trozo.
  4. 4. • Pero ese acto no tardó en causarme un atroz pesar. Tome la firme resolución de no robar nunca más.
  5. 5. • Decidí confesarle todo a mi padre. No me atrevía a hacerlo a viva voz. Me retenía el temor al castigo, pues no recuerdo que mi padre nos haya golpeado jamás,
  6. 6. • Pero temía la gran pena que le iba a ocasionar. Sentía que de todos modos debía correr el riesgo y que solo una confesión completa podría lavar mi culpa
  7. 7. • Pero por fin resolví escribir mi confesión para entregársela a mi padre y pedirle perdón.• La escribí en un pedazo de papel y se la entregue yo mismo.
  8. 8. • No me limitaba a confesarle mi falta, pues también pedía un castigo apropiado y terminaba suplicándole que no se castigara a sí mismo para expiar mi pecado.
  9. 9. • También puse por escrito el juramento de nunca más robar. Yo temblaba cuando le tendí a mi padre el papel de mi confesión.
  10. 10. • El sufría de una enfermedad y estaba en cama. Le tendí el papel y me senté a sus pies. Él lo leyó sin perder una sola línea y unas lagrimas brotaron de sus ojos, resbalando por sus mejillas y mojando el papel.
  11. 11. • Por un instante cerro los ojos para reflexionar; luego desgarró el papel. Se había sentado para leer, se tendió de nuevo.
  12. 12. • Yo también lloraba, podía ver que mi padre estaba sufriendo atrozmente. Si yo fuera pintor, aun hoy sería fácil fijar esa escena en un lienzo.
  13. 13. • Tan hondamente se grabó en mi espíritu. Esas perlas de dolor y amor purificaron mi corazón, lavándolo de su pecado. Hay que haber experimentado un amor semejante para conocer todo su valor.
  14. 14. • En aquel momento sólo percibí el amor de un padre; pero hoy se que era el mismo amor de Dios y que su poder no tiene límites. Esa suerte de amor sublime no era natural en mi padre.
  15. 15. • La confesión sincera y la promesa de no volver a cometer el pecado nunca más , cuando se hacen a quien tiene derecho de recibirlas, son la forma más pura de arrepentimiento.

×