Romantituit.
Algunos consejos para tu microrrelato
PASOS PREVIOS
Pensad lo que queréis decir a propósito del amor.
Imaginad unos personajes. Podéis escogerlos entre amantes ...
Algunos ejemplos
Obligados por la crisis, hemos tenido que empeñar el televisor. Ahora nos sentamos frente a la lavadora y...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Normas microrrelatos (romantituit)

768 visualizaciones

Publicado el

Algunas ideas para redactar microrrelatos

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
768
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
288
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Normas microrrelatos (romantituit)

  1. 1. Romantituit. Algunos consejos para tu microrrelato
  2. 2. PASOS PREVIOS Pensad lo que queréis decir a propósito del amor. Imaginad unos personajes. Podéis escogerlos entre amantes famosos. Imaginad una situación concreta, un lugar donde sucede la escena. Elegid la voz del narrador: la persona en que lo contáis y el punto de vista. Redactadlo en dos oraciones (Es una sugerencia). La primera será el planteamiento y nudo, la segunda el desenlace. Procurad que la segunda parte, contenga la sorpresa, algo que haga que la primera frase cobre otro sentido.Por ejemplo: Mientras la enfermera se alejaba con el tubo de ensayo, relamía con su lengua una gota de sangre en las comisuras de su boca. Una vez escrito repasadlo para ver si puedes mejorar alguna palabra y conseguir que sea más precisa. No puede haber faltas de ortografía.
  3. 3. Algunos ejemplos Obligados por la crisis, hemos tenido que empeñar el televisor. Ahora nos sentamos frente a la lavadora y le damos vueltas a las preocupaciones”. El aro lloraba desconsolado. El niño, rodando y rodando, se le perdía cuesta abajo”. “La última vez que amaneció no se encontró. Se buscó en la cocina, en el lavabo, en el dormitorio, y nada: ‘creo que he salido’, se dijo. Y siguió durmiendo”. “-¡Ancas de rana, mi plato favorito! -exclamó la princesa, consolándose rápidamente de su reciente viudez”. LA ÚLTIMA CENA El conde me ha invitado a su castillo. Naturalmente yo llevaré la bebida. “Esta sale del corazón, esta sale del corazón”, gritaba desesperado el lanzador de gruesas piedras. A DOS A través del roce de las manos los pianistas comenzaron su idilio.

×