Homilía Apóstol 2011

317 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Homilía Apóstol 2011

  1. 1. Homilía en la Solemnidad del Apóstol SantiagoExcma. Sra. Delegada Regia,Queridos Hermanos en el Episcopado,Excmo. Cabildo Metropolitano,Queridas Autoridades,Queridos sacerdotes, Vida Consagrada y laicos,Miembros de la Archicofradía del Apóstol Santiago,Televidentes y Radioyentes,Peregrinos: Damos gracias a Dios por el Apóstol Santiago elMayor, que nos habló por experiencia de algo grande ynuevo que responde plenamente a lo que espera nuestrocorazón. Esta celebración solemne nos motiva a llevar unavida sobria, honrada y religiosa (cf. Tit 2,11-13), y a hacerun discernimiento creyente de la realidad, sabiendo que “larazón más alta de la dignidad humana consiste en lavocación del hombre a la comunión con Dios” (GS 19). Unavida religiosa siempre posibilita espacios de libertad y dediálogo, mientras que la irreligiosidad lleva al hombre afabricar ídolos que no le salvan y que le ofrecen una visiónreduccionista de su dignidad sin respuesta a sus profundasinquietudes. Lo esencial de la religión es la relación delhombre con lo trascendente que la fe llama Dios, y lafacultad de entrar en esta relación original por encima de losensible y de lo mensurable. El hombre necesita unarespuesta que él mismo no es capaz de darse. En elentramado de relaciones esenciales que constituyenfundamentalmente su vida, la buena relación con Dios, la 1
  2. 2. primera de todas ellas, favorece la bondad y la verdad delas otras. Así, la fe cristiana con su autoridad moral es unaaportación única al bien común y un valioso activo para lasociedad. “Este tesoro lo llevamos en vasijas de barro,para que se vea que una fuerza tan extraordinaria es deDios y no proviene de nosotros” (2Cor 4,7). La verdaderarazón de ser de la persona humana es Dios, “origen denuestro ser y cimiento y cúspide de nuestra libertad; no suoponente”. “Dejadme, dijo el Papa en Santiago, queproclame desde aquí la gloria del hombre, que advierta delas amenazas a su dignidad por el expolio de sus valores yriquezas originarios, por la marginación o la muerteinfligidas a los más débiles y pobres. La Europa de laciencia y de las tecnologías, la Europa de la civilización y dela cultura, tiene que ser a la vez la Europa abierta a latrascendencia y a la fraternidad con otros continentes, alDios vivo y verdadero desde el hombre vivo y verdadero.Esto es lo que la Iglesia desea aportar: velar por Dios y velarpor el hombre, desde la comprensión que de ambos se nosofrece en Jesucristo”1. “Hay que obedecer a Dios antes que a loshombres”. En la cultura actual la autonomía humana se haconvertido en el valor más decisivo, el progreso hasustituido a la providencia, y el papel de Dios en gran parteha desaparecido de la conciencia. Pensamos que es másfácil aceptar lo que nos parece útil y oportuno en cadacircunstancia. Pero la vida del hombre debe definirse por elorigen del que venimos y el destino hacia el que 1 BENEDICTO XVI, Homilía en la plaza del Obradoiro, 6 nov. 2010. 2
  3. 3. caminamos. Concienciarnos de esta realidad, en relacióncon las personas y con las cosas, es el secreto del sentido dela vida. Para ello es necesario salir de nuestraautosuficiencia que nos dificulta asumir la actitudobediencial. “Sólo Dios puede representar en sentidoverdadero y pleno esta autoridad porque sólo él es nuestrocreador y salvador, aquel del que venimos y nos espera,aquel que nos conoce hasta el fondo y que constituye laplena felicidad de nuestro ser”. Dios nunca privará alhombre de su libertad pero actuar con un fin contrario albien de nuestra naturaleza humana no es libertadverdadera, ya que la libertad se ordena hacia el bien. “Laley civil, en cuanto sea acorde con el orden moral y, portanto, con la verdad del hombre, no violenta la libertad delciudadano que es requerido a obedecerla. La Iglesiafortalece la convivencia social y sirve al bien común cuandorecuerda a sus fieles y a todos los hombres que las leyesjustas, aunque puedan y aun deban perfeccionarse, obliganen conciencia. Una ley civil que, rebasando los límites de sucompetencia, contradiga la verdad del hombre, noreconociendo sus derechos fundamentales o inclusoatropellándolos, carece de fuerza obligatoria”. El origen dela autoridad no es crear un sistema de dominio sino elesfuerzo de trabajar por el bien común y gastar la vida enbien de los demás, pensando que estos son como un tesoroque pertenece a Dios y que lo ha colocado bajo el cuidadode los hombres. “¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber? Micáliz lo beberéis”. Ser discípulo de Cristo significa acabarjunto al Señor compartiendo su mismo destino, servir y no 3
  4. 4. ser servido, sufrir junto a Él. El cristiano ha de movilizartodas las fuerzas del alma y del bien contra el pecado y elcírculo del mal, siendo probado de forma misteriosa en elsufrimiento, como crisol donde germina la libertad y elamor. La lúcida aceptación del peso de la historia y lapaciencia ante el sufrimiento que la fidelidad lleva consigo,tienen fuerza santificadora aceptando la voluntad de Diosen un mundo en el que hemos de transformarnos por larenovación de la mente, para saber discernir cuál es lavoluntad de Dios, qué es lo bueno, lo que agrada, loperfecto (cf. Rom 12,2). El hombre debe vivir la vida deCristo en orden a comprenderse a si mismo, a mantener lapropia identidad, y a enriquecer la libertad y la fidelidaddonde se percibe la calidad de la relación humana. Sólo laverdad manifestada por Dios en la historia y en la vida decada uno de nosotros, nos lleva a afirmar nuestra adhesióna Cristo. “No hay mayor tesoro que podamos ofrecer anuestros contemporáneos”2. Así lo refleja el Papa Benedicto XVI cuando con ellema “Arraigados y edificados en Cristo. Firmes en la fe”convoca a los jóvenes para la Jornada Mundial de laJuventud que se celebrará en Madrid en agosto. En suMensaje nos dice: “Ya en 1989, algunos meses antes de lahistórica caída del Muro de Berlín, la peregrinación de losjóvenes hizo un alto en España, en Santiago de Compostela.Ahora, en un momento en que Europa tiene que volver aencontrar sus raíces cristianas, hemos fijado nuestroencuentro en Madrid” (cf. Col 2, 7). Os invito a participar eneste evento tan importante para la Iglesia en Europa y para 2 Ibid. 4
  5. 5. la Iglesia universal. Además, quisiera que todos los jóvenes,tanto los que comparten nuestra fe, como los que vacilan,dudan o no creen, puedan vivir esta experiencia, que puedeser decisiva para la vida: la experiencia del Señor Jesúsresucitado y vivo, y de su amor por cada uno de nosotros”3. Peregrinando con el Apóstol Santiago avivemosla conciencia de nuestra filiación con Dios y de nuestrafraternidad con los demás, reconociendo que el hombre esel sentido del mundo creado por Dios en la certeza de quela verdadera libertad no nace del subjetivismo, de laespontaneidad o del aislamiento, sino de la apertura, de lacomunión y de la inserción solidaria. Dios no dicta nuestras decisiones en el ordensocial, económico y político, pero la realidad de lo humanoy de la vocación suprema del hombre la conocemos a la luzde Cristo. “Lo esencial del cristianismo es el encuentro queDios ha hecho del hombre en Cristo”4. La Iglesia, como salde la tierra y luz del mundo, no da órdenes al mundo, pero leofrece las respuestas de lo específico de su mensaje paraayudarle a salir de su confusión. “Hermoso estado el de laIglesia cuando solamente es sostenido por Dios”5. Elcristiano ha de vivir con el irrenunciable sentido deresponsabilidad y con la conciencia de la originalidad de suidentidad cristiana. “Ser cristiano es en si mismo algo vivo,algo moderno, que configura y plasma nuestra modernidady que, en este sentido, la abraza en toda regla”6. Esnecesario crear puntos luminosos de humanidad nueva 3 BENEDICTO XVI, Mensaje para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud, 1. 4 O. GONZALEZ DE CARDEDAL, Raíz de la esperanza, Salamanca 1995, 349. 5 PASCAL, Pensées, 861. 6 BENEDICTO XVI, Luz del mundo, Barcelona 2010, 69. 5
  6. 6. pero no vamos a encontrar los elementos necesarios parasuperar la crisis, si no cambiamos en nuestro interior conuna actitud de conversión. Si queremos una ciudad de loshombres más acogedora, debemos dejar que la ciudad deDios la permeabilice con aquella forma originaria de vidaque Jesús nos ha traído. Si el hombre tiene la miradadirigida a Dios, aprenderá de Él la verdadera humanidad. Con confianza poño sobre o Altar a vosa ofrenda,Sra. Oferente. Encomendo coa intercesión do ApóstoloSantiago a todos os pobos de España, de xeito especial aopobo galego, ás familias para que coa colaboraciónnecesaria poñan todo o seu empeño na nobre tarefa deformar ás xeracións máis xóvenes, animándoos a construírunha sociedade onde se vivan os principios morais eespirituais que garantan o respecto sagrado á persoa.Encomendo os frutos espirituais da Xornada Mundial daXuventude. No medio da crise económica teño en conta demaneira especial as persoas mais afectadas, situándonosnun horizonte moral para recuperar a confianza. Lembro aspersoas que morreron polas consecuencias do terrorismosempre irracional. Pido polos nosos gobernantes e portodas aquelas persoas que están ofrecendo os seus melloresesforzos para responder ás esixencias do ben común econstruir unha sociedade mellor. Amigo do Señor, asiste eprotexe á Igrexa que peregrina en España para que nosmanteñamos fieis a Cristo ata o remate dos tempos. Co teupatrocinio, Santo Apostolo, pido que o Señor bendiga ássúas Maxestades e a toda a Familia Real, e tamén á VosaExcelencia, Sra. Oferente, á súa familia e aós seuscolaboradores. “Astro brillante de España, apóstolo 6
  7. 7. Santiago; o teu corpo descansa na paz; a túa gloria perviveentre nós. Inúndanos desde o alto con resplandorescelestillas, e escoita a acción de grazas que ledos teexpresamos”. Amén. 7

×