Se ha denunciado esta presentación.
Revelación Y Dogma 1
REVELACIÓN Y DOGMA
JAIME ALBERTO CRUZ VÁSQUEZ
SEMINARIO DIOCESANO “SANTO TOMÁS DE AQUINO”
HISTORIA DE...
Revelación Y Dogma 2
REVELACIÓN Y DOGMA
Jaime Alberto Cruz Vásquez
Tutor
Pbro. Héctor Andrés Mazo Martínez
Licenciado en F...
Revelación Y Dogma 3
Introducción
Al hablar sobre las disciplinas teológicas, el Decreto sobre la formación
sacerdotal, Op...
Revelación Y Dogma 4
Contenido
Introducción .................................................................................
Revelación Y Dogma 5
Revelación y Dogma
“Por medio de la revelación divina quiso Dios manifestarse a Sí mismo y los eterno...
Revelación Y Dogma 6
“el presbítero” es clara: “quien permanece en la doctrina, tiene al Padre y al Hijo (o`
me,nwn evn th...
Revelación Y Dogma 7
20) en fidelidad a Cristo. San Pablo se convierte en un eslabón de esta tradición,
pues él mismo tien...
Revelación Y Dogma 8
adherido la persona por la recepción del sacramento del bautismo. Esta visión
positiva de la reflexió...
Revelación Y Dogma 9
catecúmeno responde “creo”, afirmando así su adhesión a la fe eclesial, al dogma
trinitario.
Otro tes...
Revelación Y Dogma 10
de ser perfeccionado por la razón humana, sino como un depósito divino que hay
que guardar con fidel...
Revelación Y Dogma 11
morar-habitar) en la doctrina (2 Jn 9) verdadera que es Cristo, Palabra eterna del
Padre (Jn 1,14; 1...
Revelación Y Dogma 12
Conclusión
Dios, movido por su gran amor, siempre ha hablado a los hombres como a
amigos para invita...
Revelación Y Dogma 13
Referencias
Boyer, C. (1961). Desarrollo del dogma. Barcelona: Herder.
Constitución Dei Verbum. (196...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lectura complementaria revelación y dogma

340 visualizaciones

Publicado el

Al hablar sobre las disciplinas teológicas, el Decreto sobre la formación sacerdotal, Optatam Totius, del Concilio Vaticano II en el numeral 16 pide que “se enseñen a la luz de la fe y bajo la guía del magisterio de la Iglesia, de modo que los alumnos deduzcan la doctrina católica de la Divina Revelación y la conviertan en alimento de la propia vida espiritual”.
El mismo numeral de la Optatam Totius ilumina el proceso del estudio de la teología dogmática al proponer que se estudien primero los temas bíblicos, luego los Padres de la Iglesia de Oriente y Occidente y la historia posterior del dogma, todo esto con el objetivo de que los alumnos comprendan más profundamente los misterios de la fe y los reconozcan presentes y operantes en las acciones litúrgicas y en toda la vida eclesial.
El presente trabajo pretende mostrar cómo la esencia del misterio de la fe se conserva con fidelidad gracias a la tradición eclesial y se enriquece constantemente a través de las formulaciones dogmáticas y la evolución de las mismas, progresando la Iglesia en su comprensión pero sin alteraciones que hagan que una verdad se transforme en otra y, conduciendo, de esta manera, a toda la comunidad eclesial a expresar y vivir su fe a través de un mismo símbolo-lenguaje y del mismo culto.

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

Lectura complementaria revelación y dogma

  1. 1. Revelación Y Dogma 1 REVELACIÓN Y DOGMA JAIME ALBERTO CRUZ VÁSQUEZ SEMINARIO DIOCESANO “SANTO TOMÁS DE AQUINO” HISTORIA DEL DOGMA SANTA ROSA DE OSOS 2014 Trabajo Científico Sem. Inv. Historia del Dogma
  2. 2. Revelación Y Dogma 2 REVELACIÓN Y DOGMA Jaime Alberto Cruz Vásquez Tutor Pbro. Héctor Andrés Mazo Martínez Licenciado en Filosofía y Educación Religiosa Seminario Diocesano “Santo Tomás de Aquino” Teología Santa Rosa de Osos 2014
  3. 3. Revelación Y Dogma 3 Introducción Al hablar sobre las disciplinas teológicas, el Decreto sobre la formación sacerdotal, Optatam Totius, del Concilio Vaticano II en el numeral 16 pide que “se enseñen a la luz de la fe y bajo la guía del magisterio de la Iglesia, de modo que los alumnos deduzcan la doctrina católica de la Divina Revelación y la conviertan en alimento de la propia vida espiritual”. El mismo numeral de la Optatam Totius ilumina el proceso del estudio de la teología dogmática al proponer que se estudien primero los temas bíblicos, luego los Padres de la Iglesia de Oriente y Occidente y la historia posterior del dogma, todo esto con el objetivo de que los alumnos comprendan más profundamente los misterios de la fe y los reconozcan presentes y operantes en las acciones litúrgicas y en toda la vida eclesial. El presente trabajo pretende mostrar cómo la esencia del misterio de la fe se conserva con fidelidad gracias a la tradición eclesial y se enriquece constantemente a través de las formulaciones dogmáticas y la evolución de las mismas, progresando la Iglesia en su comprensión pero sin alteraciones que hagan que una verdad se transforme en otra y, conduciendo, de esta manera, a toda la comunidad eclesial a expresar y vivir su fe a través de un mismo símbolo-lenguaje y del mismo culto.
  4. 4. Revelación Y Dogma 4 Contenido Introducción ................................................................................................................3 Revelación y Dogma...................................................................................................5 Conclusión ................................................................................................................12 Referencias...............................................................................................................13
  5. 5. Revelación Y Dogma 5 Revelación y Dogma “Por medio de la revelación divina quiso Dios manifestarse a Sí mismo y los eternos decretos de su voluntad acerca de la salvación de los hombres, «para comunicarles los bienes divinos, que superan totalmente la comprensión de la inteligencia humana»” (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 6). A la voluntad divina de revelarse, es decir, de comunicarse, el hombre responde con la obediencia de la fe (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 5), pues sólo a través de ella puede la persona aceptar el diálogo que le propone el “Amigo” para manifestarle el misterio de su voluntad y hacerlo partícipe de la naturaleza divina (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 2). Esta manifestación de Dios tiene su cenit en Jesucristo, Palabra eterna de Dios hecha carne (Jn 1,14), en quien Dios ha dicho todo lo que tenía que decir a la humanidad, por lo cual ya no hay que esperar ninguna revelación pública antes de la parusía de nuestro Señor Jesucristo (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 4). Dios quiso que su revelación permaneciera íntegra y que iluminara a todos los hombres de todos los tiempos. “Por ello Cristo nuestro Señor, en quien se consuma la revelación total del Dios sumo, mandó a los apóstoles que predicaran a todos los hombres el Evangelio, comunicándoles los dones divinos” (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 7). “Mas, para que el Evangelio se conservara constantemente íntegro y vivo en la Iglesia, los apóstoles establecieron como sucesores suyos a los obispos, «entregándoles su propio cargo del magisterio»” (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 7). Rápidamente surgen en la historia movimientos y corrientes que van a tratar de profundizar en la doctrina revelada, pero que se desviarán de la verdad e inducirán a muchos al error. Ejemplo de ellos es la segunda carta de Juan en la cual el autor sagrado alerta a sus oyentes porque han surgido seductores, los cuales no reconocen que Jesucristo es verdaderamente hombre (2 Jn 7); la invitación que hace
  6. 6. Revelación Y Dogma 6 “el presbítero” es clara: “quien permanece en la doctrina, tiene al Padre y al Hijo (o` me,nwn evn th/| didach/|( ou-toj kai. to.n pate,ra kai. to.n ui`o.n e;ceiÅ)” (2 Jn 9). ¿Cuál es esa doctrina? Es la enseñanza de los apóstoles: “Los que habían sido bautizados se dedicaban con perseverancia a escuchar la enseñanza de los apóstoles (+Hsan de. proskarterou/ntej th/| didach/| tw/n avposto,lwn)” (Hch 2,42); la cual, como afirma el numeral 7 de la Constitución Dogmática sobre la Divina Revelación, ha sido confiada a sus sucesores, es decir, los obispos: “Querido Timoteo, conserva la doctrina que se te ha encomendado, evita las vanas palabrerías de los impíos y las contradicciones de la falsa ciencia (+W Timo,qee( th.n paraqh,khn fu,laxon evktrepo,menoj ta.j bebh,louj kenofwni,aj kai. avntiqe,seij th/j yeudwnu,mou gnw,sewj()” (1 Tim 6,20). Enseñanza apostólica (didajé) y tradición (paratheken, que literalmente sería “lo entregado a alguien para su cuidado”) encierran todo lo necesario para que el Pueblo de Dios viva santamente y aumente su fe, y de esta forma, como Iglesia, en la transmisión de su doctrina y en la celebración sacramental perpetúe y transmita a través de los tiempos todo lo que ella es, todo lo que cree (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 8). En la exhortación que se hace al obispo Timoteo a la fidelidad al ministerio (2 Tim 1,6-14) y que algún autor pone en labios de san Pablo se usa la expresión paraqh,khn para referirse al Evangelio de Cristo, por el cual el apóstol de los gentiles ha soportado todos los sufrimientos. En este texto aparece una nota esencial para comprender la tradición: “estoy persuadido de que (Aquél en quien he puesto mi confianza, es decir, Jesucristo) tiene poder para conservar hasta el último día la doctrina que me encomendó (pe,peismai o[ti dunato,j evstin th.n paraqh,khn mou fula,xai eivj evkei,nhn th.n h`me,ran)” (2 Tim 1,12). Tan importante es conservar en fidelidad esa doctrina que el pseudoepígrafo confía en que el Espíritu Santo ayudará al joven Timoteo a conservar esa hermosa doctrina que le ha sido encomendada (Cfr. 2 Tim 1,14). De esta manera se ve cómo el depósito de la fe es algo que los apóstoles han recibido del Señor y que tienen que transmitir hasta el final de los tiempos (Mt 28,19-
  7. 7. Revelación Y Dogma 7 20) en fidelidad a Cristo. San Pablo se convierte en un eslabón de esta tradición, pues él mismo tiene que transmitir lo que ha recibido: “Porque yo les transmití (pare,dwka), en primer lugar, lo que a mi vez recibí (pare,labon): que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, y que fue sepultado; que resucitó al tercer día según las Escrituras…” (1 Cor 15,3-4). También: “Por lo que a mí toca, del Señor recibí (pare,labon) la tradición que les he transmitido (pare,dwka), a saber, que Jesús, el Señor, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, después de dar gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo entregado por ustedes; hagan esto en memoria mía»” (1 Cor 11,23-24). De igual manera, según lo expuesto antes, Timoteo se convierte en sucesor y guardián de esta tradición que debe llegar íntegra hasta el final de los tiempos. San Ireneo, en su lucha contra la herejía de los gnósticos, va a traer la lista de los sucesores de los apóstoles, limitándose a la Iglesia de Roma, con el objetivo de demostrar que ellos han guardado el depósito de la fe. La sucesión va desde Lino hasta Eleuterio (Cfr. Adversus Haereses Libro III, prólogo). Sin embargo, las herejías siguieron apareciendo en la vida de la Iglesia, razón por la cual se convocaron distintos Concilios, por medio de los cuales se expuso la doctrina verdadera de la Iglesia, se reflexionó más profundamente sobre la fe eclesial y se llegó a la formulación de los primeros dogmas que versaron en materia trinitaria y cristológica. Valga la pena resaltar que los dogmas sirvieron no para formular una nueva doctrina, sino para ratificar la creencia de la comunidad eclesial interpretando las Escrituras a la luz de la fe. De esta manera se ve como: “Un dogma no se concibe como una frase docente, sino que consiste en la fe de la Iglesia, fe que ilumina e interpreta la Escritura. Resulta, pues, claro que entre el concepto de tradición y el de dogma aún no hay discrepancia alguna… según esto, la Escritura necesita siempre una interpretación y la fe, que aclara esta escritura, es siempre algo más que mera fórmula” (Ratzinger, Teología e historia, 1972, pág. 112). La herejía se convierte así en una situación de gracia (o mejor, en una oportunidad) para clarificar y ratificar la doctrina cristiana y la fe a la cual se ha
  8. 8. Revelación Y Dogma 8 adherido la persona por la recepción del sacramento del bautismo. Esta visión positiva de la reflexión contra los herejes es expresada por san Agustín en Civitate Dei cuando afirma: “Muchas cosas que pertenecen a la fe católica, cuando son agitadas por la mentirosa inquietud de los heréticos, para defenderlas contra ellos se las considera con mayor atención, se las comprende con mayor claridad, se las predica con mayor insistencia, de suerte que la cuestión planteada por el adversario se convierte en ocasión para aprender” (Boyer, 1961, pág. 12) Se hace necesario resaltar que “Las herejías no son la única causa por la que se llega a algún progreso de la verdad dogmática. La meditación que de verdades explícitamente reveladas hacen los teólogos puede llevar una nueva explicación a tal punto de evidencia, que pueda entrar en las creencias impuestas por el Magisterio de la Iglesia. Así acaeció con la inmaculada concepción de María, y así también con la reciente definición de su asunción” (Boyer, 1961, pág. 29). De hecho el dogma fundamental, esencial, hacia el cual confluyen todos los demás en la jerarquía de verdades, a saber, la existencia y creencia en el Dios trinitario, no nace propiamente como reflexión de un teólogo o como respuesta a una herejía. La misma vida litúrgica fue el espacio vital en el que surgió la formulación dogmática esencial. La liturgia ha dado origen a los primeros himnos cristológicos (Col 1,12-20 y Flp 2,5-11) y a las tradiciones eucarísticas (1 Cor 11,23-26), al igual que al principal dogma cristiano: la Santísima Trinidad (Mt 28,19). El Cardenal Ratzinger afirma que “la primera forma de lo que hoy llamamos «dogma», aparece en la profesión bautismal. Originalmente no se trata de una colección de frases doctrinales que puedan sumarse unas a otras hasta constituir una determinada serie de dogmas escritos en un libro” (Ratzinger, Introducción al cristianismo, 1970, pág. 71). En el antiguo rito del bautismo, y en el actual ritual de la Iglesia, el sacerdote realiza tres escrutinios a los catecúmenos: ¿Crees en Dios? ¿Crees en Jesucristo su único Hijo? Y ¿Crees en el Espíritu Santo? A cada una de estas preguntas el
  9. 9. Revelación Y Dogma 9 catecúmeno responde “creo”, afirmando así su adhesión a la fe eclesial, al dogma trinitario. Otro testimonio sobre el origen litúrgico de los primeros dogmas lo trae el cardenal Kasper cuando afirma que “los primeros dogmas fueron considerados sobre todo como doxologías, como alabanza y respuesta eucarística de la fe a Dios y a su palabra. Por eso, las primeras profesiones de fe tuvieron dignidad litúrgica” (Kasper, 1968, pág. 303). Todo esto demuestra, como afirmó Ratzinger en su “Introducción al cristianismo” y reafirmó luego en su obra “Teología e historia”, que el dogma más que un concepto, que una frase, es más bien el símbolo a través del cual se expresa la fe de la Iglesia; fe que, como se ha insistido, viene desde el mismo Cristo y se conserva con fidelidad en la Iglesia a través de la tradición, la cual “no es más que el hecho de escuchar incesantemente de nuevo, en la gracia, el suceso revelado que ha recibido su expresión constitutiva en la Iglesia apostólica y en sus Escrituras” (Schillebeeckx, 1969, pág. 171). “El dogma es pues inmutable en el sentido de que no se puede cambiar o transformar. Pero esto no quiere decir que no tenga vida o carezca de progreso” (Boyer, 1961, pág. 25), antes bien, participa de la realidad histórica por su carácter verbal, el cual hace que una expresión evolucione con el tiempo, pierda su significado y significación original y tenga que expresarse en términos más adecuados según la situación histórica concreta. Es por esto que “el dogma siempre lleva consigo un momento interno de voluntad y decisión, pues de la inabarcable abundancia de aspectos de una verdad de fe ha de optar siempre por algunos de ellos. Tales fijaciones terminológicas son, por consiguiente, fundamentalmente modificables” (Kasper, 1968, pág. 305), lo que no es modificable es la esencia, aquella verdad que se quiere expresarse a través del lenguaje. El teólogo nunca puede perder de vista la realidad inmutable del dogma, pues ella es su esencia, lo que él quiere expresar: la fe de la Iglesia. En nombre del progreso en la comprensión de la revelación no se puede falsear la verdad revelada, sino que se debe conservar con fidelidad la doctrina que se ha enseñado (Cfr. 1 Tim 6,20) porque “la revelación no ha sido confiada como un sistema filosófico que haya
  10. 10. Revelación Y Dogma 10 de ser perfeccionado por la razón humana, sino como un depósito divino que hay que guardar con fidelidad y declarar con infabilidad” (Boyer, 1961, pág. 18); ella no es una conquista humana, sino la bondad y sabiduría de “Dios mismo que, en su bondad y sabiduría, quiso revelarse a Sí mismo y dar a conocer el misterio de su voluntad” (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 2). San vicente de Lerins escribe su Commonitorium “El verdadero progreso de la fe (es el que) no altera la misma. A saber, es propio del progreso que cada cosa se amplifique en sí misma; y propio de la alteración es que algo pase de ser una cosa a ser otra”. “No hay que innovar nada, sino guardar la tradición” (Boyer, 1961, pág. 11 y 17). El que progresa, pues, no es el misterio, sino la comprensión que de él se tiene y las palabras-símbolos a través de los cuales se expresa. Esto demuestra la riqueza inagotable del misterium fidei y el carácter simbólico del dogma. “El dogma no es la «cosa» misma de la fe. Naturalmente, esta «cosa» no está nunca al margen de la predicación de la Iglesia y, por lo mismo, del dogma; pero tampoco es un sistema de proposiciones, sino el amor de Dios, que se nos comunica graciosamente en la predicación. Este encuentro de la fe con Dios tiene su historia. Una historia que no puede reducirse a la historia de los dogmas. Esto es así porque ni el cristiano particular ni la Iglesia como tal podrían jamás agotar el Misterio de Dios que se nos abre en la fe” (Kasper, 1968, pág. 303) . Un último aspecto que se debe resaltar es que todo dogma tiene su origen en la revelación misma de Dios; de manera que, su actual definición se convierte en una expresión nueva de lo que ya Dios había mostrado y que por la tradición de la Iglesia llegó hasta el hoy de la historia para formularse en términos inteligibles para el hombre contemporáneo. “Un dogma es, por tanto, la expresión eclesial auténtica de una verdad revelada” (Schillebeeckx, 1969, pág. 268), “es la experiencia apostólica original de la fe escuchada en el seno de una época y de una situación determinada (que) no altera la fe original, sino que permite precisamente entenderla en la situación contemporánea” (Schillebeeckx, 1969, pág. 268), de manera que esa expresión eclesial nos permite permanecer (me,nwn que literalmente es permanecer o
  11. 11. Revelación Y Dogma 11 morar-habitar) en la doctrina (2 Jn 9) verdadera que es Cristo, Palabra eterna del Padre (Jn 1,14; 14,6-7) que da vida y vida en abundancia (Jn 10,10).
  12. 12. Revelación Y Dogma 12 Conclusión Dios, movido por su gran amor, siempre ha hablado a los hombres como a amigos para invitarlos a la comunicación con Él. La plenitud de esa revelación ha sido el misterio de la encarnación, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo (Constitución Dei Verbum, 1965, N° 4), quien con sus gestos y palabras ha dado a conocer la interioridad del Padre (Jn 14,9-11). Cristo ha cerrado la revelación de Dios, pero ha inaugurado el tiempo de la Iglesia, la cual, siempre volverá a sus fuentes (Cristo, Palabra y Tradición) para beber de la novedad de la revelación, y así alentar a la Iglesia peregrina, a través de sus formulaciones dogmáticas, en su caminar a la consumación de la historia, cuando Dios será todo en todos (1 Cor 15,28). Dogma, liturgia y fe se convierten así en una misma realidad, que expresa la comunión (koinwni,a|) eclesial, no sólo en el lenguaje y en el gesto, sino en la vida y en la respuesta a ese Dios que comunica a los hombres los bienes divinos para hacerlos sus amigos, invitarlos a morar con Él y recibirlos en su compañía (Cfr. DV 2).
  13. 13. Revelación Y Dogma 13 Referencias Boyer, C. (1961). Desarrollo del dogma. Barcelona: Herder. Constitución Dei Verbum. (1965). Roma. Kasper, W. (1968). ¿Historicidad de los dogmas? Selecciones de Teología N° 28. Ratzinger, J. (1970). Introducción al cristianismo. Salamanca: Sígueme. Ratzinger, J. (1972). Teología e historia. Sígueme. Schillebeeckx, E. (1969). Revelación y teología. Salamanca: Sígueme.

×