Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 7 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

Similares a Lavado de manos (20)

Anuncio

Lavado de manos

  1. 1. MEDICINA NATURISTA, 2008; Vol. 2 - N.º 2: 123-129 I.S.S.N.: 1576-3080 El impacto actual del lavado de manos María Luisa Jiménez Sesma, Vanesa Pardo Vicastillo D.U.E. RESUMEN: Hoy en día el lavado de manos es la medida más importante para prevenir y reducir las infecciones que se producen en el ámbito hospitalario. En un intento de actualizar nuestra práctica diaria como profesionales sanitarios llevamos a cabo esta revisión sobre la importancia del lavado de manos, cuyo objetivo es presentar y discutir los aspectos más relevantes y las nuevas recomendaciones. Palabras clave: lavado de manos, infección hospitalaria, enfermería. ABSTRACT: Nowadays handwashing is the most important measure to prevent and reduce the infections that take place at hospital sco- pes. In an attempt to update our daily practice as sanitary professionals we carried out this revision on the importance of handswashing. Key Words: handwashing, nurse and infections. 77 El agua es un bien muy preciado en nuestra cultura. cloro al entrar en la maternidad y al cabo de un mes la Es de cotidiano reconocimiento que el agua es la sus- mortalidad por fiebres puerperales había pasado de un tancia básica e imprescindible para las actividades de la 27% a un 0,2%, un descenso considerable y demos- vida diaria de cualquier persona. Una de estas finalida- trativo (18). La medida tomada fue la obligación de des fundamentales es el empleo en la higiene. Como desinfectarse las manos con agua de cloro antes de profesionales sanitarios su valor se ve incrementado de examinar a las mujeres y atender partos (26). manera considerable en nuestro ámbito profesional. Actualmente el hospital es un lugar que se visita Ya desde antiguo distintos personajes pusieron de sin recelo y donde se recupera la salud. Se acude a él manifiesto el hecho de que las manos de médicos y por alteraciones triviales en busca de la seguridad que comadronas eran potencialmente vehículos de infec- ofrece, aunque, paradójicamente en los hospitales se ción (24). Una especial relevancia tiene la pronta adquieren infecciones. Día a día se lucha contra la deducción de que las manos se consideraban transmi- infección hospitalaria, creyendo que se necesitaban soras de infecciones, aún cuando todavía se descono- técnicas caras para combatir el problema. Nada más cía el agente infeccioso (11). El conocimiento de la lejos de la realidad, existe una técnica sencilla, eco- necesidad del lavado de manos antes de atender a un nómica y eficaz que ofrece resultados muy satisfacto- paciente data de más de 150 años, cuando en 1847 rios, se trata del lavado de manos; terreno en el que Semmelweis fue el verdadero precursor de la antisep- los países anglosajones llevan ventaja gracias a una sia, descubriendo la relación existente entre la sepsis tradición en la realización de campañas sanitarias y puerperal y la falta del lavado de manos (48). Observó estudios sobre este asunto y que estimaba que po- que la mortalidad por sepsis puerperal era mayor en el drían reducir hasta un 50 por ciento las infecciones Hospital General de Viena que en la clínica de coma- gastrointestinales, un 40 las respiratorias y en menor dronas. En el primero, los médicos iban a la sala de los proporción las dermatológicas (16, 47). partos directamente al salir de la sala de disección. Las infecciones hospitalarias han sido investiga- Entonces hizo que se lavaran las manos con agua de das desde muy diversos ángulos, ya que constituyen 123
  2. 2. ML JIMÉNEZ SESMA, V PARDO VICASTILLO. El impacto actual del lavado de manos un serio riesgo para todos aquellos enfermos que dor sanitario al enfermo y viceversa, y son con fre- ingresan en un centro y a nivel epidemiológico, los cuencia también un depósito importante para los pató- gérmenes cada vez se muestran más resistentes a los genos con resistencia antimicrobiana constituyendo distintos tratamientos. En lo que respecta al coste uno de los principales eslabones en la cadena epide- sanitario, también hay un incremento importante del miológica de transmisión en enfermedades (19, 26, mismo (26). 30, 53). El contacto directo entre el personal sanitario Los pacientes admitidos en un hospital están y los pacientes se considera generalmente la vía prin- expuestos al riesgo de adquirir una infección hospita- cipal para la mayoría de las infecciones exógenas laria (20, 39). Este hecho sigue siendo un problema a adquiridas (4, 32). pesar de los recursos empleados para controlarlas, En nuestro país en cada hospital existe una comi- provocando morbilidad, secuelas y mortalidad eleva- sión de infecciones y un servicio de medicina preven- da, prolongando los días de hospitalización y gene- tiva con competencias sobre la epidemiología de la rando costes extras elevados. Se calcula que en 2005 infección hospitalaria, higiene del hospital y progra- un 6,9% de los ingresados se infectaron en un centro mas preventivos (1). hospitalario y un 3% de esas infecciones hospitalarias En un intento de actualizar nuestra práctica diaria podrían haber tenido solución (22). Los sujetos más como profesionales sanitarios llevamos a cabo esta susceptibles a la infección son los recién nacidos, las revisión sobre la importancia del lavado de manos, personas debilitadas por alguna enfermedad, también cuyo objetivo es presentar y discutir los aspectos más es especialmente susceptible el paciente que presen- relevantes y las nuevas recomendaciones. ta una herida abierta (31). Hace tiempo las autoridades hospitalarias descu- brieron que de todas las técnicas empleadas para MATERIAL Y MÉTODOS lograr la asepsia en el hospital, nada es tan funda- El presente trabajo pretende ser una revisión y mental como el frecuente y completo lavado de las actualización del lavado de manos. Se centra princi- manos (33). Por ello, este procedimiento es conside- 78 rado la medida más importante para prevenir y reducir palmente en las variaciones con respecto a conceptos clásicos o innovaciones desprendidas de las últimas las infecciones relacionadas con la atención sanitaria investigaciones. En un intento de actualizar nuestra (24). Es uno de los métodos más antiguos, sencillos, práctica diaria y unificarla, realizamos esta revisión de eficaces y económicos para la disminución de las cincuenta y ocho artículos sobre la técnica del lavado infecciones cruzadas, de paciente a paciente o a tra- de manos y otros aspectos a tener en cuenta, reco- vés de las manos del personal sanitario (19). El des- giendo las variaciones que se derivan de las reco- cuido de esta practica, disminuye la eficacia de otros mendaciones más actuales y con mayor nivel de evi- procedimientos científicos más avanzados (31). dencia científica. En la literatura hay muchas evidencias de que el Para elaborar este documento se han consultado lavado de manos reduce la tasa de infecciones hospi- las bases de datos sanitarios MEDLINE, COCHRANE, talarias y la mortalidad (49). La infección hospitalaria AMED, CUIDEN y ENFISPO para detectar los estu- se define como una enfermedad transmisible, apareci- dios publicados entre 1995 y 2008, sobre el tema del da en un centro hospitalario por cualquier mecanismo, lavado de manos. La estrategia de búsqueda se ha que afecta al paciente y al personal sanitario. Sigue basado principalmente en los términos handwashing, constituyendo un problema sanitario y social de enor- nurse and infections en inglés y como palabras clave me trascendencia (32). De todos los mecanismos des- en español; lavado de manos, infección hospitalaria y critos, la transmisión de la infección a través de las enfermería. manos del personal sanitario es uno de los más impor- Los estudios seleccionados según las citadas tantes (28). Como criterio general podemos decir que bases se han distribuido de la siguiente manera, vein- el lavado de manos es una técnica básica para preve- tiocho artículos de MEDLINE, doce de CUIDEN, ocho nir y controlar la transmisión de dichos agentes pató- de la base de datos de ENFISPO, hemos encontrado genos (1, 2). seis en COCHRANE y para finalizar cuatro artículos Las manos de los sanitarios que están al cuidado en AMED. de las personas sirven como vectores para la transmi- La búsqueda se ha completado consultando sión de organismos de un enfermo a otro, del trabaja- manualmente las referencias bibliográficas de los artí- 124 MEDICINA NATURISTA, 2008; Vol. 2 - N.º 2: 123-129
  3. 3. ML JIMÉNEZ SESMA, V PARDO VICASTILLO. El impacto actual del lavado de manos culos seleccionados para encontrar otras publicacio- se lavan las manos, seguidas por las auxiliares de nes importantes. enfermería y en tercer lugar por los médicos (18). Se distingue el lavado de manos higiénico, que consiste en frotar las manos enjabonadas de forma RESULTADOS enérgica y breve, aclararlas después con un chorro de Un caso de infección hospitalaria supone un cos- agua y el lavado de manos quirúrgico, que es un pro- te de 3.150 libras y consume un promedio de 14 días ceso dirigido a eliminar el mayor numero de microor- de cama extra (45). La mayoría de estas infecciones ganismos en manos y antebrazos mediante lavado son causadas por bacilos Gram negativos y una de las mecánico y antisepsia química (1, 38). El lavado higié- vías de transmisión más importante para estos micro- nico de manos está indicado al iniciar y terminar cual- organismos es la representada por las manos conta- quier procedimiento enfermero, después de tocar minadas del personal sanitario (28). Pensamos que cualquier equipo o material empleado por el usuario, uno de los factores que pueden incidir en este hecho tras tocar material contaminado, antes y después de sea dicho lavado de manos, como paso previo a la tocar al usuario y al comenzar o finalizar el turno, tam- aplicación de cualquier técnica, y que si este requisito bién necesario para aislamientos tanto inverso, estric- no se cumple con las mínimas condiciones de asepsia to, de contacto como el respiratorio; el quirúrgico, sin se convierte en uno de los factores de predisposición embargo, es necesario para intervenciones, partos y más importante, puesto que cualquier manipulación técnicas que requieren máxima esterilidad (38, 12). que se realice con las manos contaminadas, se con- La técnica correcta implica lavarse las manos no vierte en un foco de infección y vehículo de transmi- solo cuándo las notes sucias, sino también periódica- sión (3). mente en el curso del día, antes y después de las Los estudios demuestran que la práctica adecua- comidas, antes y después de tomar contacto con cada da del lavado y desinfección de las manos como pra- paciente, antes y después de administrar la medica- xis habitual en el oficio de la enfermería es el método ción, en momentos precisos como después de sonar- se la nariz o coger pañuelos contaminados, tras ir al más eficaz para reducir la transmisión de la infección hospitalaria y el más barato para disminuir infecciones baño o antes de cocinar (31). Además la Guide Prac- 79 en el hospital, previniendo la transmisión de microor- tique por la lucha contra la infección hospitalaria de la ganismos entre pacientes (6, 4). OMS, aconseja lavarse, al iniciar y finalizar el trabajo, La prevalencia del lavado de manos basal es baja, antes y después de atender a un paciente, cada vez pero lo que sí es cierto que un alto grado de contami- que se use el retrete, antes y después de comer, des- nación indica una baja frecuencia del lavado de pués de manipular el material contaminado, tras estor- manos entre el personal sanitario (28, 48). nudar, toser, tocarse la nariz o el pelo, siempre que se Los resultados obtenidos muestran un bajo cum- sientan las manos sucias y al entrar y salir de áreas de plimiento de la higiene de las manos, al mismo tiempo aislamiento, en situaciones de alto riesgo, como tras que se observa que esta actividad se realiza más con manipular carne cruda o ante una epidemia de gastro- fines de protección propia que de protección del enteritis (11, 47). paciente, llegando a ser algo banal y rutinario para las Para emplear la técnica correcta, hay que mojarse enfermeras, ya que lo hacen pero incorrectamente, completamente las manos, incluyendo el antebrazo, rápido y sin tener conciencia de por qué lo hacen, aun- usar jabón en abundancia, mantener las manos deba- que cuando son ellas las que tienen riesgo de conta- jo del chorro de agua corriente mientras se aplica giarse, el lavado lo realizan a conciencia (16, 33). Por jabón, frotarse las manos con un movimiento rotatorio otro lado, en muchos casos en los que se realiza el y secarlas bien, preferentemente con una toalla de lavado de manos, no se hace con una técnica correc- papel desechable, y no volver a tocar el grifo con las ta ni se consigue el resultado deseado (18). manos después de lavadas (3, 31, 43). Además debe- Además, hemos podido observar una baja adhe- mos evitar llevar anillos y retirar joyas, relojes, pulse- rencia a las recomendaciones internacionales del lava- ras y sortijas antes del lavado, no tocar la pila de lava- do de manos. Numerosos estudios evidencian que el do, evitar utilizar el agua caliente ya que esta tiende a grado de cumplimiento de este sencillo procedimiento abrir los poros y a eliminar los aceites que recubren la es muy bajo (14). Por categorías profesionales, son las piel, si se lleva reloj de pulsera, deslícelo hacia el codo enfermeras en general, las que con mayor frecuencia (20, 38, 39). No debemos llevar uñas postizas o exten- MEDICINA NATURISTA, 2008; Vol. 2 - N.º 2: 123-129 125
  4. 4. ML JIMÉNEZ SESMA, V PARDO VICASTILLO. El impacto actual del lavado de manos siones, siendo necesario que las uñas sean cortas y el escepticismo respecto al valor de la higiene de las sin esmalte durante el trabajo, ya que todo ello podría manos y creer que el uso de guantes obvia la necesi- dificultar la eliminación de microorganismos (11). dad de lavarse las manos o simplemente por olvido El uso de guantes no evita el lavado de manos, (8). Otras como la irritación de la piel, el lavado fre- porque éstos ofrecen protección, pero en ningún caso cuente, el acceso deficiente a lavabos y material ade- llega a ser total. Añadido a este hecho, se encuentran cuado, falta de información científica que relacione el el riesgo de roturas o accidentes de desgarro. Ade- impacto del lavado sobre la reducción de las tasas de más el guante favorece la sudoración de las manos, infección y fracaso de las administraciones para lo que lleva a una migración de la flora residente por hacer de la higiene de las manos una prioridad insti- tanto hay un incremento de gérmenes (11). Por todo tucional (39). ello, el uso de guantes no excluye el lavado de manos En la literatura hay evidencias que muestran que (38, 12). se han logrado incrementos en la prevalencia del lava- Una alta frecuencia del lavado de manos puede do de las manos mediante diferentes tipos de progra- provocar alteraciones en la piel, y como consecuencia mas (48). Dichos estudios demuestran que los progra- la aparición de irritación, sequedad o lesiones, por lo mas de entrenamiento en la higiene de las manos son que se aconseja aplicar regularmente lociones que bien valorados por el personal de enfermería, por ello contengan emolientes (38). Es de gran importancia se recomienda la realización de talleres a las propias mantener la piel íntegra y sin irritaciones, porque de lo enfermeras para que puedan extrapolar este saber a contrario aumentaría la facilidad para colonizarse (1). los demás profesionales y personas que estén a su Por ello se debe proporcionar crema de manos a los cargo (18). trabajadores con la finalidad de minimizar la incidencia Consideramos que como profesionales del cuida- de dermatitis (39). do que somos y debido a que nuestras funciones van Los productos empleados en la higiene de las dirigidas a atender a las personas, ellas esperan reci- manos tienen una relevancia significativa en este pro- bir una atención correcta con una higiene adecuada. cedimiento (13, 58). Según la bibliografía revisada Por ello los estudios demuestran que los pacientes 80 encontramos estudios que comparan la eficacia del valoran positivamente que los profesionales sanitarios lavado de manos con diferentes productos (con solu- se laven las manos antes de realizar exploraciones y ción de alcohol y sin él). La reducción de la flora bac- procedimientos clínicos, llegando a sentirse menos teriana es mayor cuando se emplean soluciones de intranquilos y angustiados (17). alcohol con respecto a otras formas (18). Tal como hemos podido comprobar el lavado de manos a base de alcohol es más eficaz para la higiene de las manos, CONCLUSIONES porque favorece la reducción bacteriana (19). Con ello El lavado de manos frecuente es la base de una podemos decir que los centros para el control y pre- buena asepsia (31). A pesar de que en estos últimos vención de enfermedades recomiendan el uso del años se ha venido investigando y publicando al res- lavado de manos con alcohol para los profesionales pecto, el lavado de manos sigue sin realizarse como se sanitarios (13). debiera en la mayoría de los centros sanitarios (26). Los profesionales planteamos algunos problemas Efectivamente las manos son un vehículo impor- a la hora de llevar a la praxis este procedimiento. La tante en la transmisión de los microorganismos cau- alta ocupación y la falta del personal son las más des- santes de la infección hospitalaria, independientemen- tacadas (4, 59). Otros autores señalan otras razones, te de que formen parte de la flora residente o de la tales como la carencia del hábito, la pereza, la falta flora transitoria de la piel dada la supervivencia de de conocimiento, la negligencia, la rutina, la carencia estos agentes (28). de utensilios necesarios y la escasez de profesiona- Aunque parece a todas luces razonable y eficaz, les para poder llevar a cabo una adecuada actuación la inmensa mayoría de estudios sobre el lavado de (9). La falta de tiempo por la presión asistencial, la no- manos han demostrado que el porcentaje de cumpli- disponibilidad de un lavabo próximo, la irritación de la miento es repetidamente bajo (39, 33). piel por los jabones debido a eliminación de lípidos, Creemos que los resultados y las conclusiones a células dérmicas y cambios en el pH; la ausencia o pesar de ser excesivamente desfavorables, describen desconocimiento de protocolos de lavado de manos, perfectamente la evolución experimentada en la adop- 126 MEDICINA NATURISTA, 2008; Vol. 2 - N.º 2: 123-129
  5. 5. ML JIMÉNEZ SESMA, V PARDO VICASTILLO. El impacto actual del lavado de manos ción de hábitos, actitudes y costumbres higiénicas de reciclaje sobre este tema para fomentar una técni- poniendo también de manifiesto el gran trecho que ca tan elemental y de sentido común como es el lava- queda todavía por recorrer (26). do de manos (16). Son necesarios esfuerzos en for- Deberemos tener en cuenta que a pesar de la evi- mación, vigilancia y motivación. Para ello desde la dencia científica que justifica un cambio de paradigma, propia institución se debe potenciar la higiene de los hábitos profesionales en la realización de proce- manos como una prioridad. Es importante que el per- dimientos y técnicas son difíciles de variar (39). sonal con más experiencia, de ejemplo de buen cum- Consideramos que el cambio de paradigma en las plimiento que motive a los de nueva incorporación (24, autoridades de las instituciones de la salud influye 26, 28). positivamente en el cambio de la conducta de los pro- Es necesario aumentar el cumplimiento del lavado fesionales (48). Es necesario en primer lugar un nuevo de manos en todo el personal sanitario, dándose más enfoque en las intervenciones, orientándolas hacia la importancia en los estudios de enfermería y medicina, modificación de hábitos y actitudes y en segundo lugar en la prevención y control de infecciones en general y que las medidas aplicadas actúen a distintos niveles, a la higiene de manos en particular (19). Por ello, los tanto de forma individual como institucional (33). servicios de Medicina Preventiva deben trabajar conti- En la actualidad es cada vez más evidente que las nuamente con estrategias dirigidas a estos profesio- medidas de control de la infección no deben limitarse nales para que tiendan a incrementar la práctica del al ámbito hospitalario, sino que deben abarcar otras lavado de manos y fomenten la correcta realización localizaciones en las que también se presta atención del procedimiento. Deben también investigar y propo- sanitaria, como los centros de atención primaria, cen- ner otros métodos alternativos, con el objetivo de con- tros de larga estancia, socio sanitarios, geriátricos y el trolar y prevenir la infección (18). propio domicilio de los pacientes (39). Un lavado de manos eficiente puede reducir sus- Todas las medidas para estimular y aumentar el tancialmente las infecciones, aunque hay pocos estu- cumplimiento del lavado de las manos en los trabaja- dios de los efectos en un periodo de tiempo largo. Por dores sanitarios irán encaminadas a subsanar los esto es de agradecer un amplio estudio hospitalario y motivos argumentados para justificar su bajo cumpli- de larga duración que demuestre que una política de 81 miento. Sabiendo que generalmente no existe un moti- lavado de manos puesta en práctica de forma efectiva vo único sino que se trata de una conjunción de facto- reduce las infecciones hospitalarias a la mitad y aho- res, muchos de ellos relacionados entre sí, se deben rra preciados recursos (45). establecer estrategias de actuación de enfoque múlti- La enfermería es una profesión de entrega y dedi- ple para conseguir unos mejores resultados. Estas cación total a los demás, con lo que le dan más impor- estrategias deben contemplar programas de forma- tancia a otros hechos como atender al paciente en su ción y educación sanitaria, facilitar los recursos mate- integridad y olvidan que sin la asepsia toda su entrega riales necesarios y contar con un buen apoyo institu- es inútil, porque se traducirá en una peor recuperación cional (18). del paciente, cuándo eso es lo no que deseamos (16). De los resultados obtenidos se deduce como una A escala individual es necesario que los profesionales conclusión clara y precisa que hay que elevar el grado sean conscientes del problema y crean que las manos de educación sanitaria para fomentar el lavado de juegan un papel primordial en la transmisión de las manos en el hospital (28). Serían necesarios cursos infecciones (33). BIBLIOGRAFÍA 1. Abelairas Cadahia C, Dopico López N. Lavado 3. Barragen Gill P, Martín F, Martínez Espin MD, de manos: revisión y actualización. Metas de enfer- Rodríguez Alfaro M. Técnicas de enfermería y lavado mería. 2007; 10(7): 14-18. de manos. Enfermería Integral. 1998; 9: 38-42. 2. Akol A. Handwashing: a simple, economical and 4. Beggs CB, Noakes CJ, Shepherd SJ, Kerr KG, effective method for preventing nosocomial infections Sleigh PA, Banfield K. The influence of nurse cohorting in intensive care units. Journal of Hospital Infection. on hand hygiene effectiveness. Am J Infect Control. 2006; 62 (4): 395-405. 2006. Dec; 34 (10): 621- 6. MEDICINA NATURISTA, 2008; Vol. 2 - N.º 2: 123-129 127
  6. 6. ML JIMÉNEZ SESMA, V PARDO VICASTILLO. El impacto actual del lavado de manos 5. Basurrah M, Mandani T. Handwashing and glo- 19. Elola Vicente P, Aroca Palencia J, Huertas ving practice among health care workers in medical Paredero MV, Díez Sebastián J, Rivas Bellido L. A and surgical wards in a tertiary care in Riyadh, Saudi hand higiene education program. Comparison betwe- Arabia. Infectious Diseases Scandinavian. 2006; 38 en handwashing and the use of alcohol solutions. (8): 620-24. Enferm Clin. 2008. ene-febrero; 18 (1): 5- 10. 6. Bilski B, Kosin B. An analysis of selected ´ski 20. Edwina A, Connell MC. Técnica correcta del hands hygiene habits in selected population of nursing lavado de manos. Nursing. 1999; 17(8): 55. staff. Med Pr. 2007; 58 (4): 291-7. 21. Fagernes M, Lingaas E, Bjark P. Impact of a 7. Bleak DM. New hand sanitizers: be sure to use single plain finger ring on the bacterial load on the care. RN. 2006 Sep; 69 (9):17. hands of healthcare workers. Infect Control Hosp Epi- 8. Bowen A, Ma H, Ou J, Billhimer W, Long T. A demiol. 2007. Oct; 28 (10): 1191-5. cluster-randomised controlled trial evaluating the effect 22. Fernández I. Infecciones, la paradoja del hos- of a hand washing-promotion program in Chinese pri- pital. Diario Vasco. 8 de agosto de 2006. mary schools. The American journal of tropical medici- 23. Fillinger V, Ulrik A. Suppression of exposure to ne and hygiene. 2007; 76: 1166-1173. malaria a vectors by an order of magnitude using 9. Carro C, Camilleri L, Traore O, Badrikian L, microbial larvicides in rural Kenya. Tropical Medicine Legault B, Azarnoush K, Dualé C, De Riberolles C. An International Health. 2006; 11 (11): 1629-1642. in-use microbiological comparison of two surgical hand 24. Freixas Sala N, Riera García M, Cuchi Burgos disinfection techniques in cardiothoracic surgery: hand E. Productos para la higiene de las manos. Todo Hos- rubbing versus hand scrubbing. Hosp Infect. 2007. pital. 2005; 214: 88-91. Sep; 67 (1): 62-6. 25. Fung I. Chun Hai A. Effectiveness of hand- 10. Castilla ML, Murciano A, Pérez C, Fernández washing in preventing SARS: a review. 2006. Tropical B, López A, Fernández MJ. Protocolos de enfermería: Medicine and Internacional Health. 2006; 11 (11): higiene de las manos en el medio sanitario. Medicina 1749-1758. Preventiva. 2001; 7(2): 32-33. 26. Garrido Blas R, Jiménez Balda J, Martínez 82 11. Collado Fábregas MJ, González Rovira J. Pascual I. Importancia del lavado de manos en la pre- Importancia de la higiene de las manos en las tasas de vención de la infección hospitalaria. Rol de enferme- infección hospitalaria. Rev Rol Enf. 1995; (86): 21-24. ría. 1996; 96-97: 37-41. 12. Control de la infección. Lavado de manos: la primera forma para prevenir infecciones [editorial]. 27. Goss LK. Infection control: it’s in your hands. Nursing. 2002; 20 (5): 50. Nurs Manage. 2007. Jun; 38 (6): 56-7. 13. Cook HA, Cimiotti JP, Della-Latta P, Saiman L, 28. Guillén J, Moreno O, Román J, Legua A, Jura- Larson EL. Antimicrobial resistance patterns of coloni- do D, Rodríguez MJ. Estudio comparativo de la conta- zing flora on nurses’ hands in the neonatal intensive minación bacteriana de las manos en personal hospi- care unit. Am J Infect Control. 2007. May; 35 (4): 231-6. talario. Enfermería Científica. 1996; 47: 10-13. 14. Chittaro M, Coiz F, Faruzzo A, Fiappo E, Pale- 29. Huang DB, Zhou J. Effect of intensive hand se A, Viale P, Brusaferro S. Compílanse with hand- washing in the prevention of diarrhoeal among washing in health care settings. Ann Ig. 2006. Mar- patients with AIDS: a randomised controlled study. Apr; 18 (2): 109-15. Journal of medical microbiology. 2007; 56 (5): 659- 15. De Almeida e Borges LF, Silva BL, Gontijo Fil- 663. ho PP. Handwashing: changes in the skin flora. Infect 30. Huang TT, Wu Sc. Evaluation of a training pro- Control. 2007. Aug; 35 (6): 417-20. gramme on knowledge and compliance of nurse assis- 16. Domínguez Simón MJ, Fernández Sánchez Y. tants’hand hygiene in nursing homes. Hosp Infect. La infección nosocomial y el lavado de manos en 2008. Jan 14. enfermería. Index de enfermería. 1995. IV (12-13): 67. 31. Karabey S, Ay P, Derbentli S, Nakipoglu Y, 17. Ducan CP, Dealey C. Patients’ feelings about Esen F. Handwashing frequencies in an intensive care hand washing, MRSA status and patient information. unit. J Hosp Infect. 2002; 50 (1): 36-41. Br J Nurs. 2007. Jan. 11-24; 16 (1): 34-8. 32. Naikoa S, Hayward A. The effectiveness of 18. Elola Vicente P. Higiene de las manos en el interventions aimed at increasing handwashing in personal sanitario. Como aumentar y evaluar su cum- healthcare workers-a systematic review. Journal of plimiento. Todo Hospital. 2005; 214: 80-86. Hospital Infection. 2001; 47: 173-180. 128 MEDICINA NATURISTA, 2008; Vol. 2 - N.º 2: 123-129
  7. 7. ML JIMÉNEZ SESMA, V PARDO VICASTILLO. El impacto actual del lavado de manos 33. Novoa AM, Macia F, Castells X, Pi-Sunyer MT. 47. Rosen L. Manor O. Can a handwashing inter- ¿La formación sanitaria aumenta el cumplimiento de la vention makes a difference? Results from a randomi- higiene de manos. Todo Hospital. 2006; 230: 528-530. sed controlled trial in Jerusalem. Preventive Medicine. 34. Lizán García C, Gallego Contreras A, Ferrer J. 2006; 42 (1): 27-32. Conocimientos y actitudes ante el lavado de manos en 48. Rosenthal V, Ezcurra C. Guía para el lavado el hospital: una encuesta de opinión. Unidad de Medi- de manos social, antisepsia y lavado quirúrgico de las cina Preventiva y Subdirección de Enfermería; 2005. manos en áreas de cuidado de salud. Infectología y 35. Luby SP, Agboatwalla M, Billhimer W, Hoeks- Microbiología Clinica. 1999; 11: 10-12. tra RM. Field trial of a low cost method to evaluate 49. Rosenthal V et al. Lavado de manos en un hand cleanliness. Tropical medicine & international hospital público argentino. Infectología y Microbiología health. 2007; 12 (6): 765-771. Clinica. 1999; 11(4): 9-18. 36. Luby SP, Agboatwalla M, Feikin DR, Painter J, 50. Rotter M. Handwashing and hand disinfec- Billhimer W, Altaf A, Hoekstra RM. Effect of handwas- tions. In: Mayhall CG. Hospital Epidemiology and hing on child health: a randomised controlled trial. Lan- Infection Control. Philadelphia: Tippincott Williams & cet. 2005; 16 (22): 225-233. Williams; 1999. p. 1339-1355. 37. Lucet JC, Rigaud MP, Mentre F, Kassis N, 51. Sadoh W. Practice of universal precautions Deblangy C, Andremont A, Bouvet E. Hand contami- among healthcare workers. Journal of the National nation before and after different hand hygiene techni- Medical Association. 2006; 98 (5): 722-726. ques: a randomised clinical trial. The Journal of hospi- 52. Shimokura G, Weber DJ, Miller Wc, Wurtzel tal infection. 2002; 50 (4): 276-280. H, Alter MJ. Factors associated with personal protec- 38. Luis Rodrigo MT, Giménez Maroto AM. Lava- tion equipment use and hand hygiene among hemo- do de manos. Ponerse y quitarse los guantes estéri- dialysis staff. Am J Infect Control. 2006. Apr; 34 (3): les. Metas de enfermería. 2001; 32: 12-15. 100-7. 39. López Malta C. Lavado de manos. Un cambio 53. Stone PW. Hasan S, Quiros D, Larson EL. de paradigma. Rev Rol Enf. 2003; 26 (11): 12-16. ˘ 40. Ozyazlcloglu N, Arikan D. The effect of nurse Effect of guide line implementation on cost of hand higiene. Nurs Econ. 2007. Sep-Oct; 25(5):279-84. 83 training on the improvement of intravenous apllica- 54. Villagrasa Ferrer JR, Flordelís Lasierra JL, tions. Nurse Educ Today. 2008. Feb; 28 (2):179-185. Gómez Trujillo A, Herreros Rodríguez J, Hidalgo Colla- 41. Panhotra Br SAK, Al-Arabi Al-Ghamdi AM. The effect of a continuous educational program on hand- zos C, Ruiz Calvo L. Estudio observacional del lavado washing compliance among healthcare workers in an de manos en el ámbito hospitalario. Sociedad Españo- intensive care unit. Source British Journal of Infection la de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene. Control Date. 2004; 5 (3): 15-18. 2005. Disponible en: http://www.uam.es/departamentos/ 42. Parsons LC, Krau SD. Bacterial infections: medicina/preventiva/especifica/CongresoXIX/42.doc. management by acute and critical care nurses. Crit 55. Voss A, Widmer AF. No time for handwashing? Care Nurs Clin North Am. 2007. Mar; 19 (1):17-26. Hand washing versus alcoholic Rub: Can We Afford 43. Penades Antolin RA, Córtes Gómez MJ. Aisla- 100% compliance? Infect Control Hosp Epidemiol. miento. Sociedad Española de enfermería de Urgen- 1997; 18: 205-208. cias y Emergencias. 2008; 18. 56. Watana KunaKorn C, Wang C, Hazy J. An 44. Pittet D, Boyce J. Hand hygiene and patient observational study of hand washing and infection care: pursuing the Semmelweis legacy. The Lancet control practices by healthcare workers. Infect Control Infectious Diseases; 2001. Hosp Epidemiology. 1998; 19: 858-860. 45. Pittet et al. Effectiveness of a hospital wide 57. Whitby M, McLaws ML, Ross MW. Why health- programme to improve compliance with hand hygiene. care workers don’t wash their hands: a behavioral Lancet. 2000; 35(6):1307-1312. explanation. Infect Control Hosp Epidemiol. 2006. 46. Pittet D, Hugonnet S, Harbarth S, Mourouga P, May; 27 (5): 484-92. Sauvan V, Touveneau S, Perneger TV. Effectiveness 58. Wisniewski MF, Kim S, Trick WE, Welbel SF, of a hospital- wide programme to improve compliance Weinstein RA. Effect of education on hand hygiene with hand hygiene. Infection Control Programme. Lan- beliefs and practices: a 5- year program. Infect Control cet. 2000; 14 (356(9538)): 1307-1312. Hosp Epidemiol. 2007. Jan; 28 (1): 88-91. MEDICINA NATURISTA, 2008; Vol. 2 - N.º 2: 123-129 129

×