(lueAidoÁ. padAeí:
Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección
en la fecha señalada. Los alumnos...
VenAxxmienio- di El superabundante am or de Dios nos motiva
a am ar a los demás.
VeAÍW U lO - pXlAXl ttUUTWJWfrClA "Hem os...
Simón no quiso escuchar. El ma­
yordomo se disculpó ante jesús
y los demás, y los hizo sentarse
en la mesa de honor y desp...
donde compró un regalo para jesús. Puesto
que jesús sería el Rey, ella deseaba ser la
primera en honrarlo. Él había sido t...
J¿exixÁ¿n 7
jueves
Lee Salmo 143:8.
Piensa ¿En qué mo­
mento del día pide el
salmista que Dios le
haga oír sus palabras
de...
Pero jesús leyó sus pensa­
mientos.
-Simón -preguntó-, ¿a quién
amará más una persona: al que
la ha perdonado mucho o al q...
Qáma- tAalaA a íoA demÁA
INSTRUCCIONES
Elige un grupo de letras de la primera columna (A a
T) y añádelas al comienzo del o...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 7 | Intermediarios | Una fiesta inolvidable | Escuela Sabática Menores

654 visualizaciones

Publicado el

Lección 7 | Intermediarios | Una fiesta inolvidable | Escuela Sabática Menores Tercer trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
654
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
231
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 7 | Intermediarios | Una fiesta inolvidable | Escuela Sabática Menores

  1. 1. (lueAidoÁ. padAeí: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las acti­ vidades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. Sábado Haz la actividad para esta semana que está en la página 58. Domingo Lee la historia "Una fiesta inolvidable". Aprende Comienza a aprender el ver­ sículo para memo- rizar. Ora Pide a Dios que te muestre lo que desea decirte me­ diante esta historia. S lia s asistido a una reunión durante la cual alguien hizo algo inesperado? Todos los asistentes miran y prestan atención. Todos guar­ dan silencio, pero después todos hablan al mis­ mo tiempo acerca de lo sucedido. Simón ofreció una fiesta con cena, y dos mil años después la gente sigue comentando lo sucedido en esa oca­ sión. (Textos claves y referencias: Lucas 7:36-50; El Deseado de todas las gentes, pp. 511-522.) Simón se sentía muy orgulloso mientras circulaba por su magnífica mansión dando las instrucciones finales para la fiesta que daría en la noche. Además de sus amigos acauda­ lados, había invitado a jesús, sus discípulos y Lázaro. Deseaba dar a conocer a sus amigos a ese Maestro que lo había sanado de la lepra. Y al hombre que había sido resucitado de los muertos. Sería el acontecimiento social de la temporada. Todas las mesas estaban adorna­ das con flores frescas, las copas brillaban, los reclinatorios estaban en su lugar para que los invitados pudieran comer cómodamente. Lo único que faltaba era que trajeran el alimento que estaba en preparación. Simón había en­ cargado a Marta que preparara los alimentos para la cena. Era eficiente, su comida era de­ liciosa y el precio era conveniente. Lo único que Simón lamentaba era que su hermana
  2. 2. VenAxxmienio- di El superabundante am or de Dios nos motiva a am ar a los demás. VeAÍW U lO - pXlAXl ttUUTWJWfrClA "Hem os conocido y creído el am or que Dios tiene para con nosotros. Dios es am or; y el que perm anece en amor, perm anece en Dios, y Dios en él. Nosotros le am am os a él, porque él nos am ó prim ero" (1 )uan 4:16, 19). María también asistiera a la fiesta, aunque no tenía nada que hacer allí. Ni siquiera sabía cocinar bien. Tal vez ayudaría a lavar la vajilla. Pero lo dudaba. La consideraba más como un juguete: era agradable mirarla y entretenido estar con ella. "Esa María es un problema", pensaba Simón. Luego recordó ocasiones cuando habían estado juntos. Se sentía culpable por haberla inducido a pecar. ¡Pero era tan her­ mosa! Y ella lo tentaba. No le gustaba estar cerca de ella, porque le recordaba su propio pecado. "Ya no me preocuparé de eso -se dijo Simón-. Me limitaré a ignorarla. Tal vez se vaya". Lázaro, jesús y sus discípulos llegaron a la casa de Simón, que saludaba a sus invi­ tados. El mayordomo trató de decirle que sus invitados de honor habían llegado, per<j) Lunes Lee Lucas 7:36 al 47. Escribe una versión moderna de este relato en un cuaderno o en tu diario de estudio de la Biblia, si lo tienes. Incluyete tú como uno de los personajes. Ora Agradece a Dios porque no importa quién seas, Dios te ofrece amor y perdón, y la habilidad para amar a los demás.
  3. 3. Simón no quiso escuchar. El ma­ yordomo se disculpó ante jesús y los demás, y los hizo sentarse en la mesa de honor y después llevó a los discípulos a su mesa. Simón finalmente llego a la mesa y pidió a Jesús que bendijera los alimentos. A continuación, Marta comenzó a servir la co­ mida. Simón se sintió aliviado cuando vio que María no estaba presente. Pensó que, después de todo, tal vez no había hecho planes de asistir. María entró apresuradamente por una puerta lateral de la casa de Simón. Los servidores no se opusieron, porque la habían visto varias veces en la casa. María dijo que esperaba no haber llegado demasiado tarde. Había estado en un negocio de perfumes, <] <] Martes Lee Mateo 26:6 al IB. Compara ¿Cuál es la diferencia entre el relato que hace Mateo y el que hace Lucas? Piensa ¿Por qué habrá dicho Jesús que la historia de María seguiría con­ tándose a lo largo del tiempo? Ora Agradece a Dios porque te usa para llegar hasta otras personas.
  4. 4. donde compró un regalo para jesús. Puesto que jesús sería el Rey, ella deseaba ser la primera en honrarlo. Él había sido tan bueno y paciente con ella. La había perdonado siete veces y había expulsado demonios de ella. No le importaba haber gastado sus ahorros para comprar ese frasco de alabas­ tro con aceite perfumado. ¡Él era digno de eso y de mucho más! Miércoles Escribe en un cuaderno, o en tu diario de estudio de la Biblia, ocu­ pando el ancho de una página: "El superabundante amor de Dios nos motiva a amar a los demás". Traza dos columnas debajo de esto. En una de ellas anota de qué modos Dios te rodea con su amor. En la otra anota formas en que Dios te motiva para que ames a los demás. Ora por cada cosa que incluiste en tu lista y alaba a Dios por cada una. Entona un himno de ala­ banza.
  5. 5. J¿exixÁ¿n 7 jueves Lee Salmo 143:8. Piensa ¿En qué mo­ mento del día pide el salmista que Dios le haga oír sus palabras de amor y misericor­ dia? Comparte esta deci­ sión con un amigo. Ora Pide a Dios que te ayude a recordar tu decisión hasta donde estaba Jesús. Se ale­ gró al ver que lo habían sentado en un lugar de honor. Comenzó a llorar sobre sus pies. Como no tenía una toalla, le limpió los pies llenos de polvo con sus largos cabellos. A continuación besó los pies, abrió la caja y aplicó el perfume sobre ellos. Cuando el aroma del per- ¡ fume llenó el aire, la gente quiso saber de dónde procedía. Pronto todos miraban a María. Simón trató de contener su ira y vergüenza. "¿Cómo se atreve a tocarlo?", pensó mientras procuraba actuar normalmente.
  6. 6. Pero jesús leyó sus pensa­ mientos. -Simón -preguntó-, ¿a quién amará más una persona: al que la ha perdonado mucho o al que la ha perdonado poco? -Amará más a la primera per­ sona, por supuesto -respondió Simón. -Simón -continuó diciendo Jesús-, esta mujer lavó mis pies con sus lágrimas, los secó con sus cabellos, los untó con un costoso aceite perfumado y los besó con sus labios. Y tú ni siqqteTa me saludaste cuando llegué. María ha pecado mucho, pero también ama mucho. Sus pecados le son perdonados. La gente a quien se ha per­ donado poco, tiene muy poco amor para dar. jesús se volvió hacia María y le dijo: -Tus pecados te son perdo­ nados. Tu fe te ha salvado. Vete en paz. Únicamente María oyó la con­ versación entre jesús y Simón. Simón estaba agrade­ cido por eso, pero tam­ bién había sido cambiado para siempre. Llegó a ser una persona que tenía mucho amor para dar. Viernes Lee Salmo 47:1 y 2 en voz alta mien­ tras bates las palmas. Comenta Analiza con tu familia de qué modos Dios les ha manifestado su amor. Plan Comenta con tu familia algún modo en que podrían transmitir el amor de Dios a alguien durante la próxima semana. Ora Agradece a Dios por rodearte con su amor y pídele que te use para reflejar su amor sobre los demás.
  7. 7. Qáma- tAalaA a íoA demÁA INSTRUCCIONES Elige un grupo de letras de la primera columna (A a T) y añádelas al comienzo del otro grupo de letras de la segunda columna (1 a 20) para formar una palabra. Las palabras, cuando se completen, formarán un versículo bíblico que nos dice cómo debemos tratar a los demás en respuesta al amor que Dios tiene por nosotros. Se ha com­ pletado la primera palabra para que te sirva de ejemplo. A. NIN 1. RAD B. SE 2. _ .. UE C. O CUNO D. PA CUE E. 0 TRO B. AN AL C. SIEM OR H. M 8. ___ A l; 1. C 9- TES J. i o -------------------- CUID K. u If. PRE i. OTR 12. O M. PA 1S. NO N. BUE 14. NOS O. PA 15. RA P. P 16. ON o. L IT. OS R. CO IB. RA S. M 19. N T. TO 20. DOS MIRAD____________________ A Y

×