Para el 2 de mayo de 2015
fifiCristo es Señor
del sábado
PARA ESTA SEMANA: Marcos 1:21; 6:2; Lucas 4:17-19, 31-37; 2 Corin...
DOMINGO
26Abril
til
A
Í Í R
RESTAURAR EL SÁBADO A
SU LUGAR LEGÍTIMO
Durante la época del Antiguo Testamento, el pueblo de ...
LA PERDIDA PAZ DEL EDÉN
Es interesante notar que el sábado está unido a Cristo como Creador.
El sábado nos dirige a Aquel ...
M A R T E S
28Abril
“DELÉITATE EN EL SEÑOR”
Cada aparato electrónico que compramos viene con un manual de
instrucciones qu...
PASAR EL SÁBADO CON OTROS
Al final de la Creación, Dios descansó en el sábado y lo bendijo. No­
sotros también debemos obs...
JU E V E S
30Abril
A
n c
¿QUÉ VAS A HACER ESTE
SÁBADO DE TARDE?
¿Qué vas a hacer este sábado de tarde? Era una pregunta qu...
RECUERDA
La Biblia comienza y termina con el sábado. En Génesis 2:2 leemos:
"Al llegar el séptimo día. Dios descansó porqu...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Lección 5 | Cristo es Señor del Sábado | Escuela Sabática

474 visualizaciones

Publicado el

Joven | Lección 5 | Cristo es Señor del Sábado | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
474
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
162
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Lección 5 | Cristo es Señor del Sábado | Escuela Sabática

  1. 1. Para el 2 de mayo de 2015 fifiCristo es Señor del sábado PARA ESTA SEMANA: Marcos 1:21; 6:2; Lucas 4:17-19, 31-37; 2 Corintios 5:17; Lucas 6:1-11; 13:10-16. TEXTO CLAVE: "El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado -añadió-. Así que el Hijo del hombre es Señor incluso del «sábado" (Mar. 2:27, 28). PREVIEW SABADO A unque Lucas escribió su Evangelio principalmente para los gen­ tiles, nota con cuánta frecuencia se refiere al sábado. De las 54 veces que los Evangelios y el libro de los Hechos se refieren al sábado, 17 referencias están en Lucas, y 9 en Hechos; hay 9 en Mateo, 10 en Marcos y 9 en Juan. Lucas creía en el sábado para los judíos, pero también para los gentiles. La primera venida de Cristo no modificó la observancia del sábado. "Durante su ministerio terrenal, Cristo recalcó la vigencia de lo or­ denado acerca del sábado; en toda su enseñanza manifestó reverencia hada la institución que él mismo había dado. En su tiempo, el sábado había quedado tan pervertido que su observancia reflejaba el carácter de hombres egoístas y arbitrarios, más bien que el carácter de Dios. Cristo puso a un lado las falsas enseñanzas con que habían calumniado a Dios los que aseveraban conocerlo" (PR 135, 136). Jesús es el Señor del sábado; él lo observó, y nos dio su ejemplo. Observar el primer día de la semana no tiene apoyo ni en Cristo ni en el Nuevo Testamento. 25Abril Lección para jóvenes / 33 www.EscuelaSabatica.es
  2. 2. DOMINGO 26Abril til A Í Í R RESTAURAR EL SÁBADO A SU LUGAR LEGÍTIMO Durante la época del Antiguo Testamento, el pueblo de Israel se alejó de Dios en numerosas ocasiones. Finalmente, por causa de su idolatría e indi­ ferencia ante la Ley de Dios, fueron llevados a la cautividad (2 Rey. 17:7-20; 2 Crón. 36:20). Cuando volvieron a su tierra, las reformas de Nehemías los llevaron a corregir su observancia del sábado (Neh. 10:31; 13:15-22). Sin embargo, para cuando Jesús vino a la Tierra, la observancia del sábado había degenerado en una lista de reglas rígidas. El Evangelio de Lucas registra los esfuerzos de Jesús por restaurar el sábado a su lugar legítimo. Jesús fue misericordioso en el sábado (Luc. 13:10-17; Juan 5:1-17). Una de las reglas del sábado que Jesús desafío con frecuencia fue la prohibición de sanar en sábado. Los fariseos permitían que se cuidara de los animales en sábado, pero insistían en que el sanar personas debía esperar hasta después del sábado. Esto estaba en contra de las ense­ ñanzas de Jesús. El sábado es un día para pasar tiempo con Dios. Así que, ¿cómo podría estar mal ser misericordioso en el sábado? La misión de Jesús era "buscar y salvar lo que se había perdido" (Luc. 19:10). ¿Qué mejor manera de adorar a Dios que participar con él en esta misión? Aliviar el sufrimiento humano puede ser un acto de adoración. El mé­ todo de Jesús era mostrar a las personas que se preocupaba por ellas. Satisfacía sus necesidades, mostrándoles así el verdadero carácter de Dios. Luego, los invitaba a participaren su Reino (ver M C 102). Jesús no dejaba de lado esta actividad los sábados; de hecho, los actos de sanidad de Jesús en días sábados eran proactivos. A menudo sanaba a propósito en sábado, incluso cuando podría haberlo hecho en otro momento. Podemos encontrar un ejemplo de esto en Juan 5:1 al 17, cuando Jesús sanó un sábado a un hombre en el estanque de Betesda. La condición de este hombre no requería sanidad inmediata y, como Jesús estaba en Jerusalén por una festividad, podría haber sanado al hombre otro día, pero eligió explícitamente hacer del sábado un día de misericordia. Biblia en mano ............................................................................................... j Lee Marcos 1:21; 6:2; Lucas 4:16 al 30; 6:6 al 11; 13:10 al 16; 14:1 al 5. ¿Qué nos enseñan estos textos acerca de Jesús y del sábado? Al leerlos, pregúntate dónde hay indicaciones de que Jesús estaba aboliendo nuestra obligación de guardar el sábado, o que señalen otro día para reemplazarlo; si las hay. I Aquellos que por causa de que observamos el sábado nos acusan de legalismo o de estar en esclavitud, han perdido, obviamente, la gran bendición que puede traer consigo el sábado. ¿De qué maneras has experimentado cuán liberadora puede ser la observancia del sábado? 34 I Lección para jóvenes www.EscuelaSabatica.es
  3. 3. LA PERDIDA PAZ DEL EDÉN Es interesante notar que el sábado está unido a Cristo como Creador. El sábado nos dirige a Aquel que nos creó, a nosotros y a nuestro mundo. En Juan 1:3, el autor declara audazmente: "Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir". Entonces, Dios descansó en el séptimo día y declaró que sería un memorial de la Creación. " 'El Hijo del hombrees Señor aun del sábado'. Estas palabras rebosan instrucción y consuelo. Por haber sido hecho el sábado para el hombre, es el día del Señor. Pertenece a Cristo. Porque 'todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho'. Y como lo hizo todo, creó también el sábado. Por él fue apartado como un monu­ mento recordativo de la obra de la Creación. Nos presenta a Cristo como Santificador tanto como Creador. Declara que el que creó todas las cosas en el cielo y en la Tierra, y mediante quien todas las cosas existen, es cabeza de la iglesia, y que por su poder somos reconciliados con Dios. Porque, hablando de Israel, dijo: 'Diles también mis sábados, que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico'; es decir, que los hace santos. Entonces, el sábado es una señal del poder de Cristo para santificarnos. Es dado a todos aquellos que Cristo hace santos. Como señal de su poder santificador, el sábado es dado a todos los que por medio de Cristo llegan a formar parte del Israel de Dios. "A todos los que reciban el sábado como una señal del poder creador y redentor de Cristo, les resultará una delicia. Viendo a Cristo en él, se deleitan en él. El sábado les indica las obras de la Creación, como evidencia de su gran poder redentor. Al par que recuerda la perdida paz del Edén, habla de la paz restaurada por el Salvador. Y todo lo que encierra la na­ turaleza repite su invitación: 'Venid a mí todos lo que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar' (Mat. 11:28)" (DTG 255). Biblia en mano ............... —.......................................................................- ! Lee Lucas 4:17 al 19. Hoy, considerando lo que conocemos sobre Jesús, acerca de quién era y de lo que realizó en nuestro favor, ¿cómo entendemos el signifi­ cado de estas palabras? ¿De qué formas has experimentado la realidad de sus afirmaciones mesiánicas en tu propio andar con el Señor? j ¿Cómo te ayuda la observancia del sábado a comprender mejor la salvación solo por fe -ya que podemos descansar por lo que Cristo hizo por nosotros-, a diferencia de procurar ganarnos el cielo? Lección para jóvenes / 35 LUNES 27Abril L A
  4. 4. M A R T E S 28Abril “DELÉITATE EN EL SEÑOR” Cada aparato electrónico que compramos viene con un manual de instrucciones que nos enseña cómo utilizarlo. La Biblia es el manual de instrucciones de Dios con respecto al sábado. Dios diseñó y creó un ho­ gar para los humanos, muy superior al proyecto de cualquier ingeniero. Génesis 1 detalla cómo formó y luego pobló ese hogar. Al progresar la semana, lo llenó con criaturas vivientes. Luego formó a dos personas, Adán y Eva, y les dio vida. Al final de la semana de la Creación, Dios bendijo y santificó el séptimo día y pasó el primer sábado descansando con las dos personas que acababa de crear (Gén. 2:2, 3). En Isaías 58, Dios da ejemplos de qué cosas le agradan y qué cosas no. Dios sabe cuál es la mejor manera en que podemos vivir, porque él nos diseñó. Los versículos 13 y 14 se refieren específicamente al sábado y a cómo debemos observarlo. Los fariseos se concentraban en las palabras literales de la Ley, en lugar de en el espíritu de la Ley (Mat. 9:14). Ellos sabían sobre el ayuno, pero se guardaban para sí cualquier “extra" que podría haber ayudado a otros. En Lucas 6:9, Jesús preguntó directa y retóricamente sobre el propósito del sábado. Durante la semana de la Creación, Dios hizo el sol, las plantas, los animales y los seres humanos; ninguno de los cuales debían servirse a sí mismo. El sol brilla y da vida a otros; las plantas brotan y nos dan alimento y belleza. Adán y Eva debían cuidar del Jardín. Cada aspecto de la Creación se enfocaba en los demás. Dios nos da el sábado en Génesis 2:2; Jesús guardó el sábado (Luc. 4:16); Pablo siempre Iba a la sinagoga los sábados (Hech. 17:2). Isaías 66:22 y 23 muestran que adoraremos en el cielo los sábados. Hebreos 13:8 dice que "Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos". Él no cambia. Estaba presente cuando se hizo el mundo. Es cofundador del sábado y, como tal, tiene un propósito para cada decisión que toma, incluso las decisiones sobre el sábado (Éxo. 31:13). Biblia en mano ! Lee Lucas 4:31 al 37. ¿Qué verdades poderosas se revelan en estos versículos acerca de 1) la Gran Controversia, 2) la realidad de los demonios, 3) el propósi­ to del sábado y 4) el poder de Dios sobre el mal? ¿Qué más puedes hallar allí? Pignsa en cuán abiertamente se mostró aquí la Gran Controversia. ¿De qué manera ves que se desarrolla en tu propia vida? ¿Cuál es tu única esperanza de victoria en esta batalla? Lee también 1 Corintios 15:2. 36 / Lección para jóvenes
  5. 5. PASAR EL SÁBADO CON OTROS Al final de la Creación, Dios descansó en el sábado y lo bendijo. No­ sotros también debemos observar el sábado descansando de nuestro trabajo regular. Sin embargo, en algún momento el sábado pasó a ser gobernado por reglas estrictas. Para cuando Jesús vino a la Tierra, había tantas reglas para este día que incluso él, quien instituyó el sábado, fue acusado de quebrantarlo. La observancia de Jesús del sábado es una guía para ayudarnos a celebrar este día santo. En una época en que las reglas que gobernaban el sábado habían llegado hasta una peculiaridad absurda, Jesús instó a la gente a usar el sentido común en lo relacionado con la observancia del sábado. El sábado debía ser una bendición, no una carga (Mar. 2:27). Aquí presentamos algunas cosas que Jesús hizo durante el sábado, que nos pueden dar una idea de cómo optimizar nuestra experiencia sabática. Jesús pasó tiempo con otros. Él pasaba tiempo regularmente con Dios, pero también enseñó a la gente sobre Dios y sobre la vida. Cuando Jesús iba a la sinagoga los sábados, hacía más que sentarse: enseñaba y sanaba a quienes estaban allí, con él (Mat. 12:9-13; Luc. 4:16, 31). Jesús ayudó a otros. ¿Cuántos sábados pasan sin que nosotros ayude­ mos a otros? Quizá no seamos capaces de sanar, pero podemos ayudar a los ancianos con cosas que les sean difíciles de realizar. Podemos ayudar a un niño. Podemos ayudar a un compañero o un amigo que tuvo una sema­ na difícil y necesita de un abrazo. Podemos ayudar a nuestros vecinos. Mira a tu alrededor. No son pocos quienes necesitan de ayuda (Luc. 4:31-35; 13:10-16). Si hacemos el bien en sábado, lo celebraremos como Jesús lo hacía. Jesús es el Señor del sábado, pero los fariseos se olvidaron de que Jesús era más importante que las reglas que ellos habían creado para guardar el sábado. Él era el Señor del sábado (Mat. 12:3-8; Luc. 6:9). Pasa tiempo afuera, en la creación de Dios. Él creó un jardín para que Adán y Eva vivieran en él. La naturaleza nos puede enseñar muchas verdades maravillosas sobre Dios (Mat. 6:25-33; Luc. 12:22-28). Si vives en una gran ciudad, visita un parque. Sí no puedes estar afuera, en un lugar seguro, busca en Internet artículos interesantes sobre la naturaleza; o toma prestados libros que hablen de la naturaleza. Biblia en mano ! Lee la primera historia en Lucas 6:1 al 5. ¿De qué modo enfrentó Jesús la acusa­ ción de que él y sus discípulos descuidaban la Ley y el sábado? j Lee la segunda historia en Lucas 6:6 al 11. ¿Qué lecciones acerca del sábado se encuentran aquí? ! Piensa en cuán enceguecidos estaban estos dirigentes por sus propias reglas y reglamentos, que pensaban que eran los de Dios. ¿De qué forma podemos asegurarnos de no caer en la misma trampa de permitir que tradiciones y enseñanzas humanas nos cieguen frente a las verdades divinas? Lección para jóvenes / 37 MIÉRCOLES 29Abril Sb A ñR
  6. 6. JU E V E S 30Abril A n c ¿QUÉ VAS A HACER ESTE SÁBADO DE TARDE? ¿Qué vas a hacer este sábado de tarde? Era una pregunta que los alumnos se hadan unos a otros cuando yo asistía a un colegio adventista. Al principio me sorprendió, porque mi iglesia siempre había tenido mu­ chísimas actividades para los sábados de tarde. Había estudios bíblicos y programas para los jóvenes, además de visitas a hospitales y a personas enfermas en sus hogares. Algunos sábados estábamos en la iglesia hasta la puesta del sol. Nunca me aburrí un sábado; de hecho, me ponía un poco triste cuando el sábado terminaba. Estudiar en el exterior fue otra experiencia de aprendizaje en lo relativo a la observancia del sábado. Al principio, no podía entender por qué la gente dormía toda la tarde del sábado; pero más tarde me encontré haciendo exactamente eso. Estudiábamos toda la semana y nos quedá­ bamos despiertos hasta tarde, haciendo trabajos prácticos. Los sábados descansábamos mental y físicamente; no dábamos estudios bíblicos. No evangelizábamos ni testificábamos. ¡Solamente descansábamos! ¿Qué hacía Jesús los sábados? "Jesús pasó a Capernaúm, un pueblo de Galilea, y el día sábado enseñaba a la gente. Estaban asombrados de su enseñanza, porque les hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que estaba poseído por un espíritu maligno, quien gritó con todas sus fuerzas: -¡A h! ¿Por qué te entrometes, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Yo sé quién eres tú: ¡el Santo de Dios! -¡Cállate! -lo reprendió Jesús-, ¡Sal de ese hombre! Entonces el demonio derribó al hombre en medio de la gente y salió de él sin hacerle ningún daño" (Luc. 4:31-35). Como Señor del sábado, Jesús nos muestra cómo observarlo. En lugar de fijarse qué hacían los demás durante este día santo, él ayudaba a otros. La Biblia es clara sobre qué debiéramos hacer en sábado: "Si dejas de profanar el sábado, y no haces negocios en mi día santo; si llamas al sábado 'delicia', y al día santo del Señor, 'honorable'; si te abstienes de profanarlo, y lo honras no haciendo negocios ni profiriendo palabras inútiles, entonces hallarás tu gozo en el Señor" (Isa. 58:13, 14). Biblia en mano ..................................................— ...................................... j Lee Lucas 13:10 al 16 y 14:1 al 6. ¿Qué verdades importantes se revelan aquí acerca de cuán fácil es pervertir verdades bíblicas vitales? 38 / Lección para jóvenes
  7. 7. RECUERDA La Biblia comienza y termina con el sábado. En Génesis 2:2 leemos: "Al llegar el séptimo día. Dios descansó porque había terminado la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día, y lo santificó, porque en ese día descansó de toda su obra creadora" (Gén. 2:2, 3). Luego, en Apocalipsis 14:7 leemos lo siguiente: "Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales". Esto constituye "una referencia directa al cuarto Mandamiento de la eterna Ley de Dios. Su inclusión en esta amonestación final confirma la especial preocupación que Dios siente porque su sábado, tan ampliamente olvidado, sea restaurado antes de la Segunda Venida".' VIERNES 01Mayo CONSIDERA » Ve al centro turístico del lugar donde vivas, para encontrar lugares interesantes que visitar los sábados de tarde. Pregunta especialmente por lugares naturales y parques, que sean seguros, donde puedas observar el hermoso trabajo de Dios al crear la naturaleza. También podrías hacer arreglos para pasar un sábado de tarde en uno de estos lugares con tu clase de Escuela Sabática. » Lee Mateo 12:1 al 13 y haz una lista de doce cosas que podrías hacer en sábado, según la premisa de Jesús de que "está permitido hacer el bien en sábado" (vers. 12). Planifica realizar una de estas actividades por mes, ya sea solo o con tus amigos. » Escribe en un cuaderno, durante dos meses, cómo guardaste los sá­ bados durante ese tiempo. ¿Qué actividades fueron más gratificantes? ¿Cuáles fueron las menos provechosas? ¿Qué te enseña lo que escri­ biste sobre cómo quieres guardar el sábado en el futuro? AMPLÍA Isaías 58. Elena de White, El conflicto de los siglos, "Los Estados Unidos en la profecía". ' Creencias de los adventistas del séptimo día, p. 296. Colaboraron esta semana: Emlly Wood, Platte City, Missouri, EE.UU.; Rich Carlson, Lincoln, Nebraska, EE.UU.; Melissa Schiffbauer, Apopka, Florida, EE.UU.; A. J. Derc, Lincoln, Nebraska, EE.UU.; Emilian Grigore, Lincoln, Nebraska, EE.UU.; Brittany Thacker, Fresno, California, EE.UU.; Audrey Andersson, St. Albans, Reino Unido de Inglaterra. n zLección para jóvenes / 39

×