ara el 7 de noviembre de 2015
finActos simbólicos
PARA ESTA SEMANA: Génesis 4:3-7; Números 21:1-9; Isaías 29:16;
Romanos 9...
¿QUÉ TIPO DE RECIPIENTE SOY?
El simbolismo es el uso de algo que representa una idea fuera de sí
mismo. La Biblia utiliza ...
LUNES
02Noviembre
SIMULAR SÍMBOLOS
"Una imagen vale más que mil palabras". Recuerdo este dicho cla­
ramente de una clase d...
OBEDECER O NO OBEDECER
"Caín y Abel [...] eran muy distintos en carácter. Abel poseía un espíritu
de lealtad hacia Dios; v...
MIÉRCOLES
04Noviembre
OBEDECER A DIOS
Esta semana hemos mirado algunos símbolos que Dios usa para alcan­
zarnos y enseñarn...
VOLVER A DIOS
A menudo me quejo de que como estudiante universitario tengo mu­
cho para hacer. Hasta me quejo de las dific...
VIERNES
06Noviembre
RECUERDA
Nuestra naturaleza pecaminosa crea en nosotros el hábito de ir en
contra de la voluntad de Di...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Lección 6 | Actos simbólicos | Escuela Sabática | Cuarto trimestre

680 visualizaciones

Publicado el

Joven | Lección 6 | Actos simbólicos | Escuela Sabática | Cuarto trimestre
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
680
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
274
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Lección 6 | Actos simbólicos | Escuela Sabática | Cuarto trimestre

  1. 1. ara el 7 de noviembre de 2015 finActos simbólicos PARA ESTA SEMANA: Génesis 4:3-7; Números 21:1-9; Isaías 29:16; Romanos 9:18-21; Jeremías 19; Hebreos 5:14; Jeremías 13:1-11. TEXTO CLAVE: "¿No tiene derecho el alfarero de hacer del mismo barro unas vasijas para usos especiales y otras para fines ordinarios?" (Rom. 9:21). SABADO PREVIEW Octiubre L a Biblia está llena de símbolos que representan mensajes y miste­ rios más profundos. Jesús mismo habló muchas veces a través de parábolas, que contenían mensajes más amplios. Por ejemplo, el dueño en la parábola de los talentos representa a Jesús en el cielo, quien nos ha confiado tareas, como transmitir la Palabra de Dios a las personas que lo necesitan (Mat. 25:14-30). Muchos de nosotros estamos representados por el último siervo de esta historia. Nos guardamos las verdades sagradas que descubrimos, y esperamos que cuando Jesús vuelva esté complacido con nuestro egoísmo. Otros, por los primeros dos siervos, que usaron lo que Dios les dio para extender su Reino. Entender los símbolos de la Biblia puede ser una tarea abrumadora. Muchas veces tomamos ideas incorrectas de la Biblia, o nos enfocamos tanto en las connotaciones estructurales que no vemos las ideas más amplias que Dios está intentando arduamente que entendamos. Sin embargo, si consultamos con nuestro Profesor, el Espíritu Santo, podremos ver las ideas y los mensajes más amplios que Dios ha dejado en su Palabra a través de simbolismos. En la lección de esta semana estudiaremos en profundidad algunos de los símbolos de la Biblia y los mensajes importantes que Dios ha puesto estratégicamente en su Palabra para nosotros. 40 / Lección para jóvenes
  2. 2. ¿QUÉ TIPO DE RECIPIENTE SOY? El simbolismo es el uso de algo que representa una idea fuera de sí mismo. La Biblia utiliza muchos símbolos. El arcoíris es un símbolo del Noviembre pacto de Dios con la humanidad. La columna de fuego representa la presencia de Dios en el desierto. Y el cordero representa el sacrificio máximo de Jesús por nosotros. Somos creación de Dios, diseñados para cumplir su voluntad. No es tarea nuestra cuestionar sus órdenes, porque no vemos la imagen com­ pleta; él sí. Él trabaja de manéras que no podemos siquiera comenzar a comprender. Así que, cuando nos da algo para hacer, obedecer es lo que más nos conviene. Los israelitas no obedecieron las instrucciones que Dios les dio. Esto no complació a Dios, y él decidió "romperlos", así como Jeremías rom­ pió la vasija de barro. Los israelitas fueron invadidos por los babilonios, y se convirtieron en cautivos o fugitivos. Su nación terminó dispersa y quebrada, así como la vasija. La vasija de barro es un símbolo que nos representa a nosotros como hijos de Dios. Una vasija es un recipiente para contener alguna sustancia. Todos somos como esa vasija, en el sentido de que contenemos sustan­ cia; qué sustancia elegimos contener depende de nosotros. Podemos elegir contener la bondad y el amor de Dios y compartirlo con quienes nos rodean, o podemos elegir contener sustancias que nos lastiman a nosotros y a otros. En los tiempos bíblicos, si una vasija se fisuraba, era descartada en un basural. Afortunadamente para nosotros hoy, Dios puede arreglar nues­ tras fisuras. Él puede sanar nuestras heridas, cualquiera que sean. Lo único que necesitamos hacer es entregarnos a él para que pueda completarnos nuevamente. Es mucho mejor ser una vasija que contiene agua purifica­ dera y ser útil, antes que ser una vasija fisurada que no sirve para nada. Si permitimos que Dios nos llene con el Espíritu Santo, seremos como vasijas de barro que contienen un tesoro. Estaremos llenos del poder de Dios, no de nuestro propio poder (2 Cor. 4:7). Cuando parece no haber solución para nuestros problemas, Dios encuentra un camino. Somos el barro que él usa para crear una vasija fuerte. Mi oración es que permita­ mos que él nos moldee y nos use para cumplir su voluntad. Biblia en mano ............................................... ...................... .......-■■■........... j Lee Génesis 4:3 al 7. ¿Qué simbolizan las dos clases de sacrificios ofrecidos? y Lee Números 21:4 al 9. ¿Qué simbolizaba la serpiente de bronce levantada sobre un madero? (Ver también Juan 12:32.) y ¿Qué otros símbolos bíblicos del plan de salvación puedes recordar? ¿Cuáles te hablan más de la gracia salvadora de Jesús y de la esperanza que puede derivar de ella? DOMINGO 01 Lección para jóvenes / 41
  3. 3. LUNES 02Noviembre SIMULAR SÍMBOLOS "Una imagen vale más que mil palabras". Recuerdo este dicho cla­ ramente de una clase de marketing a la que asistí en la universidad. El orador reiteró cómo los simbolismos simples y la información que cam­ bia conductas pueden ser utilizados para expresar grandes significados. Aunque estas técnicas hicieron que los escritos de William Shakespeare sean atemporales, el mayor Autor de todos utilizó estas técnicas miles de años antes. A lo largo de la Biblia,^pios inspiró a sus escritores para que utilizaran símbolos que revelan mensajes que cambian la vida a la humanidad. En la Biblia, e incluso hoy, podemos ver un patrón en las vidas de los hijos de Dios. Los israelitas celebraban su victoria contra los cananeos; pero incluso en ese momento gozoso comenzaron a quejarse. La impa­ ciencia creció en sus corazones y comenzaron a cuestionar a Dios. No hay dudas, en su respuesta, de que el éxito no equivale a la satisfacción. Entonces, al alejarse de Dios y de su cuidado, aparecieron serpientes venenosas y los mordieron. Muchos perecieron como resultado de esto (Núm 21:6). ¿Por qué serpientes? Cuando el veneno sale de los colmillos de la serpiente, entra en el cuerpo lentamente y, poco a poco, causa la muerte. Esto simboliza la destrucción que trae el pecado. Los pecados de una persona, grandes o pequeños, lentamente envenenan el cuerpo hasta que la persona muere espiritualmente. ¡Pero tenemos esperanza! Aunque nuestro amante Dios odia el pecado, él ama al pecador. Dio a los israelitas una salida; una forma de ser salvos. Indicó a Moisés que construyera una serpiente de bronce y la colocara en un poste. Cualquiera que fuera mordido, debía mirar a la serpiente y viviría. Es extraño cómo Dios transformó aquello que los estaba matando en un símbolo de esperanza y sanidad. Lo que sanó al pueblo de Dios fue su fe en las promesas de Dios aun en medio de la muerte y el sufrimiento. Dios está preparando a su pueblo para recibir el regalo más precioso de todos: la salvación; un regalo que puede recibirse solo por fe. Jesús también hizo referencia a esto en Juan 3:14 y 15, cuando dijo: "Como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna". En la cruz, Jesús soportó la maldición del pecado. El veneno del pecado ha sido vencido, y tenemos vida eterna en Jesús. Biblia en mano y ¿Qué verdades vitales se enseñan en estos versículos y mediante el simbolismo que allí aparece? (Ver Gén. 2:7.) Jer. 18:1-10; Isa. 29:16; 45:9; 64:8; Rom. 9:18-21. I ¿De qué forma podemos aprender a confiar en la lección del alfarero y el barro, sin importar cuáles sean las circunstancias actuales? ¿Qué otros textos bíblicos nos muestran la realidad de la soberanía de Dios? 42 / Lección para jóvenes
  4. 4. OBEDECER O NO OBEDECER "Caín y Abel [...] eran muy distintos en carácter. Abel poseía un espíritu de lealtad hacia Dios; veía justicia y misericordia en el trato del Creador hacia la raza caída, y aceptaba lleno de agradecimiento la esperanza de la redención. Pero Caín abrigaba sentimientos de rebelión y murmuraba contra Dios, a causa de la maldición pronunciada sobre la tierra y sobre la raza humana por el pecado de Adán. Permitió que su mente se encauzara en la misma dirección que los pensamientos que hicieron caer a Satanás, quien había alentado el deseo de exaltarse y puesto en tela de juicio la justicia y la autoridad divinas. "Estos hermanos fueron probados [...] para comprobar si habrían de creer y obedecer las palabras de Dios. Conocían el medio provisto para salvar al hombre, y entendían el sistema de ofrendas que Dios había orde­ nado [...] Sin derramamiento de sangre no podía haber perdón del pecado; y ellos habían de mostrar su fe en la sangre de Cristo como la expiación prometida ofreciendo en sacrificio las primicias del ganado" (PP 51). El sacrificio de Abel agradó a Dios, pero la ofrenda de frutos de Caín no era aceptable. "La vida de obediencia de Abel y su fe pronta para responder eran un perpetuo reproche para Caín. 'Todo aquel que hace lo malo detesta la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean puestas al descubierto' (Juan 3:20). Cuanto más clara sea la luz celestial reflejada por el carácter de los fieles siervos de Dios, tanto más quedan revelados los pecados de los impíos, y tanto más firmes serán los esfuerzos que harán por destruir a los que turban su paz" (ibíd. 54). "Al rechazar al Salvador [los fariseos] se estaban haciendo responsables de la sangre de todos losjustos muertos desde Abel hasta Cristo" (CS 571). Se dijeron a ellos mismos: "Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no habríamos participado con ellos en el derramamiento de la sangre de los siervos de Dios [...]. Muchos siguen en las huellas de los fariseos. Reverencian a aquellos que murieron por su fe. Se admiran de la ceguera de los judíos al rechazar a Cristo [...]. Pero cuando la obediencia a Dios requiere abnegación y humillación, estas mismas personas ahogan sus convicciones y se niegan a obedecer" {ibíd. 570). MARTES 03Noviembre Biblia en mano .... ! Lee Jeremías 19:4 y 5. ¿Qué lecciones hay aquí para nosotros? Lección para jóvenes / 43
  5. 5. MIÉRCOLES 04Noviembre OBEDECER A DIOS Esta semana hemos mirado algunos símbolos que Dios usa para alcan­ zarnos y enseñarnos. Algunos de estos símbolos incluyen sacrificios de animales y el moldear arcilla en nuestras manos. Sin embargo, por más que podamos entender estas analogías, no nos son muy prácticas hoy. En Génesis 4:3 al 8, el Señor miró favorablemente a Abel, pero no a Caín. La razón por la cual Dios no favoreció la ofrenda de Caín fue porque él había especificado qué tipo de sacrificio era requerido, pero Caín había ofrecido descaradamente algo diferente. El alfarero es quien hace, da forma y moldea la arcilla lo mejor que puede. De la misma manera, Dios hace esto con nosotros. Podemos ver que Dios es celoso porque nos ama tanto. Él requiere que algunas cosas se hagan de una manera determinada para protegernos. ¿Cómo podemos cumplir su voluntad en nuestras vidas diarias? Si sabes lo que se requiere de ti, ¡hazlo! En esta época, las excusas suenan más fuerte que los teléfonos celulares. Son demasiado frecuentes las respuestas como: "Sé lo que hay que hacer, pero no tengo ganas de hacerlo" o "Lo haré cuando tenga ganas". Recuerda: la vida no se desa­ rrolla de acuerdo con tus términos, sino con los de Dios. Dios es nuestro Creador. Él sabe qué es mejor para nosotros. Así como el alfarero y la arcilla, Dios nos está moldeando y dando forma a fin de que seamos lo que él espera que seamos. Debemos reconocer que él sabe lo que es mejor para nosotros porque nos creó. Nunca entenderemos completamente, en esta Tierra, por qué suceden cosas malas (o buenas), pero Dios lo ve todo. La oración y la consagración son necesidades. La manera en que pode­ mos saber qué desea Dios que hagamos es dándole tiempo para hablar­ nos. Si no conoces al estudiante que se sienta delante de ti, nunca sabrás si necesita de tu ayuda en algún proyecto. Una vez que desarrollas una amistad con esa persona, puedes dedicar de tu tiempo y energía para ayudarla. Lo mismo sucede con Dios. Si no pasamos tiempo con él, no sabremos qué requiere de nosotros. No tengas otros dioses o Ídolos. Dios nos creó para adorarlo, y aun así nos da la posibilidad de no hacerlo. Debemos poner a él como centro de todo lo que hacemos y decimos, en lugar de colocar en ese lugar a nuestra pareja o cónyuge, un videojuego o Facebook. Biblia en mano j Lee Jeremías 19:1 al 15. ¿Qué debía hacer Jeremías, y qué significaba este acto? j Piensa en algo en ruinas, que sea irreparable. ¿Para qué se lo había fabricado? ¿Qué sucedió que ahora lo hace inservible? ¡Cuán cuidadosos debemos ser para que esto no nos ocurra a nosotros! 44 / Lección para jóvenes
  6. 6. VOLVER A DIOS A menudo me quejo de que como estudiante universitario tengo mu­ cho para hacer. Hasta me quejo de las dificultades que tengo al vivir el Noviembre cristianismo. Luego de mi bautismo, hace cinco años, seguir un estilo de vida cristiano y resistir las tentaciones se ha vuelto aún más difícil. A veces me siento como el pueblo de Judá, que se aleja de Dios. Muchos de nosotros nos casamos con la tentación, al tener aventuras con el mundo y el pecado. Pero al mirar la vida de Jeremías, mi vida palidece en comparación. Imagina por un momento que eres un pro­ feta, y que el Señor te dijo que nunca te podrás casar y que tienes que condenar a tu propio pueblo por su idolatría. Este debió de haber sido un cambio de estilo de vida inmenso para Jeremías. Pero él permaneció fiel, y no falló en recordar al pueblo de Judá que Dios los amaba con un amor eterno. Les dijo vez tras vez que el Señor estaba esperando ansiosamente que se arrepintieran. Declaró que si el pueblo de Judá desistía de sus caminos malvados evitaría la destrucción y la cautividad en manos de los babilonios. Les rogó que volvieran a los brazos amantes y misericordiosos del Señor. Fue aprisionado y golpeado (Jer. 37:15); y como cordero llevado al matadero (Jer. 11:19), hasta estaba dispuesto a entregar su vida por el Señor. Jeremías fue obediente; pero el pueblo de Judá fue el polo opuesto. Estaban rebelados. Hoy, muchos de nosotros no entendemos un concepto clave que nos acercará al Señor y nos alejará del pecado. Ese concepto clave es la obediencia. Jesús es nuestra única esperanza, así como era la única esperanza de Israel. Quiere salvarnos de la destrucción y de las vidas pecaminosas a las que volvemos una y otra vez. Debemos arrepentimos seriamente, o nunca nos alejaremos de nuestros caminos malvados. Arrepiéntete y vuelve a Jesucristo hoy. Él te ama con amor eterno. Murió en la cruz para probarlo. Hoy, ahora, quiere tenerte en sus brazos. Biblia en mano ................... ....................... j LeeJeremías 13:1 al 11. ¿Cuál era el acto simbólico que se le ordenó hacer a Jeremías? ¿Qué lección importante debía enseñar? y Lee Jeremías 13:11, y compara con Deuteronomio 4:5 al 8. ¿De qué manera estos dos versículosjuntos muestran loque sucedió con la nación? ¿Qué nos dicen también a nosotros estos versículos? JU EVES 05 Lección para jóvenes / 45
  7. 7. VIERNES 06Noviembre RECUERDA Nuestra naturaleza pecaminosa crea en nosotros el hábito de ir en contra de la voluntad de Dios. ¿Cuán a menudo vamos en contra de su voluntad y hacemos lo que queremos? Dios nos dio los Diez Mandamien­ tos para escuchar su propia voz. Él sabe lo que es mejor para nosotros. Normalmente, sabemos qué hacer gracias a la Palabra de Dios y nuestra "brújula" moral general. Al mirar atrás, nos damos cuenta de que él nos estuvo hablando todo el tiempo, y que tendríamos que haberlo escucha­ do. Nuestro discernimiento actual está nublado, y al final terminamos pagando por eso. El cinto de lino de Jeremías (Jer. 13:1-11) nos recuerda cómo Judá finalmente fue arruinado por reemplazar los deseos de Dios con sus propios ídolos y planes. El cinto, también, nos recuerda el cinto de verdad de Dios (Efe. 6:14). Por tanto, armémonos con la verdad de que la obediencia a Dios es el camino de la justicia. Entonces podremos caminar confiados siguiendo su Palabra. Y nosotros seremos los sím­ bolos, recordando a otros la gloria de Dios antes que glorificándonos a nosotros mismos. CONSIDERA » Pinta una representación simbólica de cada uno de los ministerios de tu iglesia o de los miembros de tu familia, y regálaselos. » Prueba los efectos de preguntar simbólicamente versus verballzar di­ rectamente (por ejemplo: asuntos familiares o un malentendido con un amigo). Compara y contrasta los resultados. » Prepara un postre que simbolice uno de los Diez Mandamientos siguien­ do la receta al pie de la letra. Luego, prepara el mismo postre nueva­ mente, utilizando medidas completamente diferentes. ¿Qué te enseña este experimento sobre la importancia de los Diez Mandamientos? » Imagina tu símbolo personal que refleje obediencia a Dios. ¿Cómo se puede ver ese símbolo en cierto momento futuro? >>Planta una planta de flor o un árbol que sea difícil de mantener y cuidar, como símbolo de la obediencia al Señor. » Invita a algunos amigos a participar de un juego similar a "Dígalo con mímica", en el que el tema de las adivinanzas sean hechos bíblicos simbólicos. AMPLÍA Salmo 5:8; Proverbios 12:28; Oseas 10:12; 2 Timoteo 3:16; 1 Juan 2:20-29. Colaboraron esta semana: Soloman Kuppusamy, Durban, Sudáfríca; Adam Watson, Merebank, Durban, Sudáfrica; Christelle Govender, Durban, Sudáfríca; Darren Jeremy Cecil, Hillary, Durban, Sudáfríca; Germaine Melody Cedí, Hillary, Durban, Sudáfríca; Chenay Charles, Durban, Sudáfríca; Neil Braithwaite, Washington, D.C., EE.UU. 46 / Lección para jóvenes

×