Juveniles leccion 2 - codicia el agujero sin fondo

854 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
854
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
437
Acciones
Compartido
0
Descargas
19
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Juveniles leccion 2 - codicia el agujero sin fondo

  1. 1. “Entonces Jehová abrió tos ojos de Bataam, y vio al ángel de Jehová que estaba en el camino, y tenía su espada desnuda en su mano. Y Bataam hizo reverencia, y se inclinó sobre su rostro" (Núm. 22:31). del U al 10 de julio de 2015
  2. 2. # SÁBADO - k DE JULIO Introducción Cuando el rey pagano vio a los israelitas se sin­ tió amedrentado y le envió mensajeros a Balaam, para que él lanzara una maldición por sobre ellos. Balaam, mientras tanto, fingió tener una gran inte­ gridad y les dijo que ningún monto de dinero lo in­ duciría a realizar aquello. En otros tiempos, Bala­ am había sido un hombre bueno, hasta había sido un profeta de Dios. Sin embargo, se había distan­ ciado del Señor y se había rendido a la codicia y a la especulación. Aun así, él continuaba profesan­ do ser un siervo del Altísimo. Balaam conocía la m ilagrosa obra de Dios en favor de Israel; y cuando los mensajeros le comu­ nicaron su misión, él sabía muy bien que su deber era rechazar la recompensa de Balac y despedir a los embajadores. Sin embargo, él se aventuró a ju­ gar con la tentación, e insistió para que los m ensa­ jeros pasaran aquella noche con él, declarándoles que no podría darles una respuesta hasta que él le hubiere pedido orientación al Señor. Mientras tan­ to, en su interior, él realmente quería el dinero, y lo desafió a Dios, fingiendo, todo el tiempo, ser un hombre piadoso. El Señor, naturalmente, sabía de las intenciones de Balaam. Y lo que sucede a con­ tinuación es un relato cómico, y al mismo tiempo serio, de cómo el Señor lidia con un hombre obs­ tinado. Una historia que incluye, entre otras co­ sas, una muía que hablaba. De esta historia po­ demos aprender cómo la especulación y la codicia nos pueden dejar enceguecidos ante nuestro ver­ dadero carácter. O DOMINGO- 5 DE JULIO Estudiando y aplicando la historia La historia de esta semana se encuentra en Nú­ m eros 22:20 al 35. Es m uy probable que tú ya la hayas oído varias veces, ya que es la primera vez que se había tenido noticia de que una borrica hu­ biese hablado. Observa que hay dos siervos con Ba­ laam, sin embargo, el animal distinguió solam en­ te lo que estaba enfrente de ellos. Lee en tu Biblia este impresionante relato, y después responde las siguientes preguntas: ¿Por qué los moabitas llamaron a Balaam para que los ayudara? ¿Cuál fue la reacción de Balaam cuando vio al án­ gel del Señor delante de él? ¿Por qué Dios le abrió la boca a la borrica y per­ mitió que hablase? ¿Por qué los moabitas querían que Balaam mal­ dijese a los israelitas? Cita las características negativas de Balaam ¿Fue su amor a Dios lo que hizo que él desistiera, o él hizo eso porque quería parecer fiel y obediente? 9
  3. 3. Q , LUNES-6 DE JULIO Recapitula el Texto clavey considera el hecho de que a Balaam le llevó más tiempo que a la borrica el perci­ bir que un ser celestial estaba presente. | L o s animales no cometen pecados, sin embargo,! dios sufren con el resto de la humanidad a causa del Cuando Balaam le pegó a la borrica en la cual estaba montado, él le estaba causando sufrimiento a un animal inocente. Dios desea que convirtamos la vida de sus criaturas en lo m ás soportable que sea posible. porque estas, si bien están aquí, inmersas en este mundo de pecado; contrariamente a nosotros, no eligen pecar. ¿Qué será que puedes hacer tú para ayudar a los animales inocentes que están siendo maltratados? Si existe algún refugio de animales cerca de donde vives, investiga y descubre cómo podrías tú convertirte en un voluntario, a fin de trabajar allí.
  4. 4. X MARTES-7 DE JULIO ¿Lo sabías? El Señor le permitió a Balaam que hiciera lo que esta­ ba decidido a hacer. El profeta no estaba buscando sin­ ceramente la voluntad de Dios, puesto que él ya sabía cuál era. Dios le había dicho a Balaam que no debería maldecir a Israel porque era un pueblo bendecido por él. Sin embargo, Balaam fue obstinado e insistió en ha­ cer lo que quería. Él sabía que no conseguiría malde­ cir al pueblo, sin embargo, él ansiaba tanto recibir los presentes ofrecidos por Balac que se arriesgó a deso­ bedecer explícitamente la orden divina. Balaam estaba tan enceguecido por causa de su codicia que no llegó a percibir que estaba conversan­ do con una borrica. Incluso antes de que el animal comenzara a hablar, Balaam debió de haber percibi­ do que algo andaba mal. Esta muía nunca antes ha­ bía actuado de esa manera. Y cuando ella le dijo: “¿Qué es lo que yo hice para que me golpearas tres veces?’, él respondió irritadamente que ella lo estaba toman­ do por bobo, actuando caprichosamente porque, a los ojos de él, ella estaba actuando obstinadamente. En realidad, ¿quién era el que estaba actuando con obs­ tinación e irracionalmente? Lo que llevó a Balaam a humillarse delante de Dios no fue el arrepentimiento, sino el miedo. “jJltifl'M ooiidado! Absténgansede toda do vidade,«utapersona nodepende de ia abandancia desas bienes" (U . 12:15,NZt) 11
  5. 5. 0 MIÉRCOLES- 8 DE JULIO ........................................' Lee tos Versículos DEIMPACTOde esta semana. Ob­ serva que existen otras referencias donde mencionan a Balaam en la Biblia. Lamentablemente, todas estas son bastante negativas. Al principio, Balaam te dice a los moabitas que no iba a maldecir a los israelitas para parecer que él era un hombre íntegro. Él usó una m áscara que lo hacía parecer justo, cuando, en realidad, él solamente e s­ taba preocupado con su propio interés, no con lo que Dios quería. Resulta interesante notar hasta dónde Dios permitió que Balaam avanzara en sus propios planes. Piensa en tu propio carácter, y considera si tú rea­ lizas determinadas cosas por la causa de Dios o sola­ mente para poder parecer m ás justo. Ora y pide orien­ tación divina, y realiza lo que Dios quiere que tú lleves a cabo porque lo amas, y no simplemente porque estás preocupado con lo que los otros piensan de ti. “Balaam amó el premio de la maldad' (2 Ped. 2:15). El pecado de la avaricia, que según Dios decla­ ra es idolatría, le hacía buscar v e n -1 tajas temporales, y por ese solo de­ fecto Satanás llegó a dominarlo por completo. Esto ocasionó su ruina. El tentador ofrece siempre ganancia y ho­ nores mundanos para apartara los hom­ bres del servicio de Dios. Les dice que sus escrúpulos excesivos les impiden alcanzar prosperidad. Así muchos se dejan desviar de la senda de una estricta integridad. Des­ pués de cometer una mala acción les re­ sulta más fácil cometer otra, y se vuelven cada vez más presuntuosos" (Patriarcas y profetas, p. 469). Recuerda que Dios es poderoso. Cuando le dijo a Balaam que no maldijese a los israelitas, él lo estaba diciendo en serio. Balaam pensó que podría engañar a Dios con la fachada de ser un hombre justo, sin em­ bargo, Dios conoce el corazón. Él sabe cuándo som os sinceros y cuándo no lo somos. Dios también sabía que Balaam deseaba las riquezas que los moabitas le es­ taban ofreciendo. Él fingía no desearlas, sin embargo, Dios conocía su corazón. Lee el capítulo 40 de Patriar­ cas y profetas, y observa los detalles de la historia. Pregúntate a ti mismo: ¿existen cosas que yo estoy escondiendo, fingiendo ser lo que no soy? Reflexiona sobre el texto de Proverbios 4:23, que nos muestra la importancia de los sentimientos con los que nos estam os nutriendo, y la manera en que ellos se relacionan con nuestra vida espiritual. “S o ­ bre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida". 12
  6. 6. @ VIERNES - 10 DE JULIO CON SOFITO OJOS La historia de Balaam destaca el modo en que la es­ peculación nos puede alejar de Dios. Esta nos muestra que, aunque Balaam hubiera sido un hombre íntegro en el pasado, habiendo luego escogido el camino equi­ vocado, se le fue tornando cada vez m ás fácil prose­ guir con las equivocaciones. Aun cuando estaba siendo controlado por el enemigo, él todavía intentaba dar la impresión de que estaba haciendo lo que era cor­ recto al no maldecir a los israelitas, solam en­ te para parecer idóneo. Sin embargo, Dios conoce el corazón No existe nada que podamos ni que de­ bamos esconderle a Dios. Intentar hacer esto es inútil. Él sabe todo lo que hace­ mos. Aun así, cuando pecamos, él dijo: No te desampararé, ni te dejaré" (Heb. 13:5). Dios está atento a nuestras necesidades, y suplirá cada una de ellas. re nos perdonará si permitimos que e Espíritu Santo nos conduzca al verdade ro arrepentimiento. A fin de evitar caer en la misma equivo­ cación que Balaam, resulta sabio el conse­ jo bíblico: “Sean vuestras costumbres sin ava­ ricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque “La principal fuente de nuestro bienestar es la bon­ dad. El afecto y la generosidad son las cualidades que Dios admira en medio de un mundo repleto de codi- cia".-AlfredA. Montapert. “La especulación es un demonio gordo con una boca pequeña, y por más que tú la alimentes, nunca será suficiente”. -JanwUlem Van de Weteñng. Lectura de la semana Patriarcas y profetas, capítulo 40. 13

×