(lueAÍdoZt. fiadAeA.:
Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección
£eccián,
2
í0 de eneAa
en la f...
PenAxxnueníü- Servir a otros en nombre de Dios puede ser una
aventura y un desafío.
VeAAÍcido- pXXAxx tnetnoAltyClA: "Con ...
£ecciári 2
-Las ciudades están
grandes -dijo otro.
Se había olvidado de
fortificadas y son
que Dios los había
sacado de Eg...
Miércoles
Lee Números 14:10 al 19.
Lista Haz una lista de las razones
que Moisés le dio a Dios para que
no destruyera a lo...
Era como si Dios le preguntara a Moisés:
-¿Qué más puedo hacer para probarles
que para ellos soy el Dios verdadero?
Entonc...
JlexuÚMt 2
Tal vez Dios pensaba destruir a
todos y comenzar de nuevo con
Moisés. Tal vez quería que la co­
munidad hebrea ...
INSTRUCCIONES
Escoge una palabra de cada sección en cada vuelta y
lee así un versículo de la Biblia que nos estimula para ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 2 | Intermediarios | Una aventura y un desafío | Escuela Sabática 2015

1.506 visualizaciones

Publicado el

Lección 2 | Intermediarios | Una aventura y un desafío | Escuela Sabática 2015
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.506
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
879
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 2 | Intermediarios | Una aventura y un desafío | Escuela Sabática 2015

  1. 1. (lueAÍdoZt. fiadAeA.: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección £eccián, 2 í0 de eneAa en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las acti­ vidades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. X lío s tenido alguna vez que tratar con gen- 6 difícil? Has procurado ayudarla, pero ella no ha querido ayudarse a sí misma. Por diversas razones, has tenido que afrontar de­ safíos. Veamos cómo Josué, Caleb y Moisés afrontaron el desafío de guiar a un pueblo ter­ co, una nación desagradecida. (Textos clave: Números 13:31-33; 14.) Sábado Ha para mana las des de la esta se- activida- página 17. -Estás mintiendo -Palti se enfrentó a Josué y, apuntándole con el dedo a Domingo Lee "Una ventura y un desafío". Planea lo que vas a hacer esta semana como servicio en una situación de­ safiante, para cum­ plir el desafío que prometiste en la Escuela Sabática. Aprende Comienza a aprender el ver­ sículo para memo- rizar. Ora para que Dios te guíe con el fin de servir a alguien en esta semana. j f e ■«118»;
  2. 2. PenAxxnueníü- Servir a otros en nombre de Dios puede ser una aventura y un desafío. VeAAÍcido- pXXAxx tnetnoAltyClA: "Con toda humildad y mansedum­ bre, con paciencia soportándoos los unos a los otros en amor" (Efesios 4:2). la cara, volvió a repetir-: Estás mintiendo. Su voz se entrecortó. Josué permaneció en com­ pleto silencio. -No podemos atacar a los ca- naneos. Son más fuertes que nosotros -dijo Setur-, ¡Son gi­ gantes! Comparados con ellos parecemos langostas. Caleb se adelantó luego e hizo callar al pueblo de esta manera: -Escúchenme. Debemos ir al instante y tomar posesión de esa tierra. Podemos tomarla, con toda seguridad. A pesar de sus esfuerzos, las discusiones y los argumentos de los espías se extendieron como una neblina por todo el cam­ pamento. Las frutas que habían Lunes Números 13:31 al 33. algo de esa experiencia en tu diario de estudio de la Biblia. Orí para que te sientas fuerte en tu servicio i Dios.para ■:M% traído habían causado gran sen­ sación. La tierra parecía perfecta. Tenía todo lo que ellos necesi­ taban. Pero, ahora ese conflicto amenazaba arruinar el entu­ siasmo del pueblo. -La gente que habita Canaán es poderosa -dijo un espía. Se había olvidado de que Dios es más poderoso aún.
  3. 3. £ecciári 2 -Las ciudades están grandes -dijo otro. Se había olvidado de fortificadas y son que Dios los había sacado de Egipto, la más fuerte nación de la tierra. < -Y vimos a los gigantes que allí habitan, los descendientes de r£ 3 ^ B |§ Anac -dijo un tercero. vir a alguien esta semana, aunque represente un desafío. para que Dios bendiga tus esfuerzos mientras prestas un ser­ vicio de aventura esta semana. Martes Números 14:1 al 9. Dibu a tus impresiones de la es­ cena descrita en los versículos leídos. Incluye a Josué y Caleb ras­ gando sus vestidos. Cumple la promesa que hi­ ciste en la Escuela Sabática de ser­
  4. 4. Miércoles Lee Números 14:10 al 19. Lista Haz una lista de las razones que Moisés le dio a Dios para que no destruyera a los israelitas. Píen ¿Qué reflejan estas razones acerca del entendimiento que tenía Moisés de Dios? ¿A quién estaba sirviendo Moisés en esa situación? Ora para que tengas la compasión y la ternura que tenía Moisés. Había olvidado cuán grande es Dios. Al anochecer, el lamento de la gente saturaba el aire como un gigantesco funeral. Por la mañana el pueblo culpaba a Moisés por su miseria. -¿Por qué nos sacaste de Egipto? -le reprochaban. Se habían olvidado de que Dios, no Moisés, los había sa­ cado de Egipto. -Más bien hubiéramos muerto en el desierto -decían. Se habían olvidado de que Dios los había librado de la muerte en el desierto. Entonces, uno de ellos dijo: -Regresemos a Egipto. Sin meditar concienzuda­ mente sobre esta idea, la gente decidió buscar un líder que los guiara de nuevo a la esclavi­ tud. El pueblo hebreo estaba echazando a Moisés como su dirigente, y también rechazaba a Dios como su guía. Caleb y Josué rompieron sus vestidos y exclamaron: -¡No hagan eso! No se rebelen contra Dios. Él ha prometido dar­ nos esa tierra. -¡Apedréenlos! -gritó alguien. Otros repitieron: -¡Apedréenlos! ¡Apedréenlos! De pronto, una columna de nube, la presencia visible de Dios, se puso al frente del taber­ náculo. Dios le habló a Moisés: -¿Hasta cuándo esta gente de­ jará de creer en mí, a pesar de todas las señales milagrosas que he realizado entre ellos? I
  5. 5. Era como si Dios le preguntara a Moisés: -¿Qué más puedo hacer para probarles que para ellos soy el Dios verdadero? Entonces, Dios dijo algo inesperado: -Moisés, destruiré a este pueblo y comen-^ zaré de nuevo con-. tigo. Te haré una nación grande. ( i. Jueves Números 14:20 al 35. Pretende ser uno de los israelitas del campamento, mayor o menor de veinte años. Escribe en el diario tus sentimientos acerca de los eventos que has experimentado en las últi­ mas 24 horas. Continúa aprendiendo el versículo para memorizar. Orí y haz tu decisión de obedecer a Dios.
  6. 6. JlexuÚMt 2 Tal vez Dios pensaba destruir a todos y comenzar de nuevo con Moisés. Tal vez quería que la co­ munidad hebrea se diera cuenta de la confianza que Moisés tenía en él, en el cumplimiento de todas sus promesas. Tal vez Dios quería llamar la atención de la gente para que tornaran sus co­ razones a él por medio del amor que Moisés les tenía. Moisés respondió: -No, Señor mío, no pue­ des hacer eso. Si los destruyes, ¿quién va a creer en ti? ¿Quién, entre las naciones cananeas, re­ conocerá que tú eres un Dios que perdona? No, Señor mío. Perdónalos de nuevo, tal como los perdonaste tantas veces en el pasado. La respuesta de Moisés era ex­ traordinaria, porque no pensaba en sí mismo, sino en Dios. Habría podido culpar a Dios. Habría podido permitir que el pueblo sufriera las consecuencias por desconfiar de Dios. Pero, Moisés no pensó en ninguna de estas J Viernes Lee Números 14:36 al 45. Dramatiza En el culto, ayuda a los menores a dramatizar la historia completa de los espías. Relata la historia a tu familia en tus propias cosas. Su respuesta a Dios de­ mostraba que amaba al pueblo hebreo a pesar de sus palabras y sus malas acciones, a pesar de su terca rebelión. Su respuesta a Dios demostraba que le preocu­ paba la reputación de Dios, no la suya. La terrible sentencia llegó fi­ nalmente a ese pueblo que acampaba en los límites de la tierra prometida. Dios dijo: -Como se han rebelado contra mí, ninguno de ustedes entrará en esa tierra. Solo Caleb y Josué, que confiaron en mí, algún día la habitarán. Toda persona de veinte años para arriba murió en el desierto, tal como lo habían deseado. Una generación completa pereció. Una generación completa que no logró habitar esa tierra, no reconoció que el gozo en esta vida proviene del Dios amoroso cuando lo servimos, tal como lo había hecho Moisés, que había sido un modelo para ellos. palabras. Repase el versículo para memorizar. Oí para que puedas mantener la promesa de servir a Dios, no im­ porta cuán difícil sea la situación que se presente.
  7. 7. INSTRUCCIONES Escoge una palabra de cada sección en cada vuelta y lee así un versículo de la Biblia que nos estimula para tener una buena disposición. No todas las palabras están siendo usadas. Comienza por "Hagan" y termina por "mundo". No hay un orden prefijado. 17

×