Lección 5 para el 31 de octubre de 2015
Mensaje contra los sacerdotes y los profetas (Jeremías 23:14-15; 5:26-31)
Reacción de los sacerdotes: Azotes y cepo para J...
«los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes
dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso.
¿Qué, pues, ha...
«Y azotó Pasur al profeta Jeremías, y lo
puso en el cepo que estaba en la puerta
superior de Benjamín, la cual conducía a
...
«Y dijeron: Venid y maquinemos contra Jeremías; porque la ley no faltará
al sacerdote, ni el consejo al sabio, ni la palab...
«Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no
obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente me...
«Maldito el día en que nací; el día en que mi
madre me dio a luz no sea bendito» (Jeremías 20:14)
Al igual que Job, su con...
Jeremías 18:7-8
«En un instante hablaré
contra pueblos y contra
reinos, para arrancar, y
derribar, y destruir»
«Pero si es...
«Ahora, pues, habla luego a todo hombre de Judá y a los moradores de
Jerusalén, diciendo: Así ha dicho Jehová: He aquí que...
«El hecho de que somos llamados a soportar
pruebas demuestra que el Señor Jesús ve en
nosotros algo precioso que quiere
de...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 5 | Más ayes para el Profeta | Escuela Sabática Power Point

2.021 visualizaciones

Publicado el

Lección 5 | Más ayes para el Profeta | Escuela Sabática Power Point
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.021
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.273
Acciones
Compartido
0
Descargas
32
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 5 | Más ayes para el Profeta | Escuela Sabática Power Point

  1. 1. Lección 5 para el 31 de octubre de 2015
  2. 2. Mensaje contra los sacerdotes y los profetas (Jeremías 23:14-15; 5:26-31) Reacción de los sacerdotes: Azotes y cepo para Jeremías (Jeremías 20:1-6) Reacción del pueblo: Matar a Jeremías (Jeremías 18:18-23) Reacción de Jeremías: • «Como fuego en mis huesos» (Jeremías 20:7-13) • «Maldito el día en que nací» (Jeremías 20:14-18) Condicionalidad del mensaje divino (Jeremías 18:7-11) Esta semana estudiaremos los mensajes que Dios dio a través de Jeremías, y las diversas reacciones que suscitaron:
  3. 3. «los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?» (Jeremías 5:31) ¿Cuál era el pecado de los profetas, según Jeremías 23:14-15? • Adulterios, mentiras e hipocresía. Pero, sobre todo, «fortalecían las manos de los malos» (no denunciaban el pecado). • Como resultado, nadie se convertía de su maldad y el mal se extendió por todo el país. ¿Cuál era el pecado del pueblo, según Jeremías 5:26-30? • Se engordaron haciendo lo malo y se beneficiaron a costa del huérfano y el pobre. ¿Cuál era el pecado de los sacerdotes, según Jeremías 5:31? • Los sacerdotes, que debían enseñar especialmente los caminos de Dios, se dejaban guiar por los falsos profetas.
  4. 4. «Y azotó Pasur al profeta Jeremías, y lo puso en el cepo que estaba en la puerta superior de Benjamín, la cual conducía a la casa de Jehová» (Jeremías 20:2) Jeremías fue llamado a dar una dura profecía en los atrios del templo: Dios traería “mal sobre este lugar” (Jer. 19:3), haría que su pueblo cayera por la espada, y sus cuerpos fueran comidos por aves y animales (vers. 7), y haría que los judíos se volvieran caníbales (vers. 9). En toda la Escritura podemos ver que, generalmente, los mensajes que Dios dio a través de sus profetas no fueron bien recibidos. En este caso, el sacerdote Pasur atacó al inocente mensajero, azotándolo y colocándolo en el cepo. Al día siguiente, Pasur recibió un mensaje personal: Él, y todos sus amigos, sufrirían el exilio y morirían en Babilonia por haber rechazado el mensaje divino (Jeremías 20:6).
  5. 5. «Y dijeron: Venid y maquinemos contra Jeremías; porque la ley no faltará al sacerdote, ni el consejo al sabio, ni la palabra al profeta. Venid e hirámoslo de lengua, y no atendamos a ninguna de sus palabras» (Jeremías 18:18) «Engañándose a sí mismos, los judíos creían que los sacerdotes y profetas populares les habían impartido suficiente instrucción en cuanto a la ley, y que podían confiar en esa enseñanza a pesar de las advertencias de Jeremías relativas a la crisis venidera» (CBA, sobre Jeremías 18:18). Las «maquinaciones» que el pueblo preparó contra Jeremías incluían su asesinato (v. 23). Jeremías contrastó la conspiración contra él con su propia actitud al interceder ante Dios para que perdonase el pecado del pueblo (Jeremías 14:7). ¿No le haría Dios justicia?
  6. 6. «Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude» (Jeremías 20:9) Jeremías se queja de que Dios solo le envía a proclamar mensajes con el tema de «violencia y destrucción», a causa de lo cual el profeta sufre graves problemas. Aunque ya había sido advertido del resultado de su mensaje (Jeremías 1:19), Jeremías acusó a Dios de haberle engañado, y decidió no volver a hablar más en su nombre. Pero fue incapaz de resistir el llamado del Espíritu Santo. Su mensaje era de vida o muerte. ¿Cómo dejar que pereciesen sin avisarles del peligro?
  7. 7. «Maldito el día en que nací; el día en que mi madre me dio a luz no sea bendito» (Jeremías 20:14) Al igual que Job, su confianza en Dios no impidió que se sintiese abrumado y sobrepasado por los problemas que padecía. «Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros» (1ª de Pedro 5:7) El estado de confusión mental de Jeremías queda patente en el rápido cambio del llamado a la alabanza (v. 13), a la profunda desesperación (v. 14). Las debilidades y problemas de estos grandes héroes de la fe están escritas para ayudarnos a llevar a Dios nuestras debilidades; para encontrar consuelo cuando no podemos ver solución a nuestros problemas.
  8. 8. Jeremías 18:7-8 «En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir» «Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé» «yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles» Jeremías 18:9-10 «y en un instante hablaré de la gente y del reino, para edificar y para plantar» «Pero si hiciere lo malo delante de mis ojos, no oyendo mi voz» «me arrepentiré del bien que había determinado hacerle» «Ahora, pues, habla luego a todo hombre de Judá y a los moradores de Jerusalén, diciendo: Así ha dicho Jehová: He aquí que yo dispongo mal contra vosotros, y trazo contra vosotros designios; conviértase ahora cada uno de su mal camino, y mejore sus caminos y sus obras» (Jeremías 18:11)
  9. 9. «Ahora, pues, habla luego a todo hombre de Judá y a los moradores de Jerusalén, diciendo: Así ha dicho Jehová: He aquí que yo dispongo mal contra vosotros, y trazo contra vosotros designios; conviértase ahora cada uno de su mal camino, y mejore sus caminos y sus obras» (Jeremías 18:11) Dios plantea ante las personas los resultados de sus actos para que puedan, libremente, cambiar su destino. El que «de ningún modo tendrá por inocente al malvado» (Éxodo 34:7), tiene siempre su mano abierta para dar el perdón a todo aquel se arrepienta sinceramente de sus pecados. El mensaje es el mismo hoy que en tiempo de Jeremías: No andéis por el camino de vuestros pecados hacia la muerte; andad por el camino del Calvario hacia la vida.
  10. 10. «El hecho de que somos llamados a soportar pruebas demuestra que el Señor Jesús ve en nosotros algo precioso que quiere desarrollar. Si no viera en nosotros nada con que glorificar su nombre, no perdería tiempo en refinarnos. No echa piedras inútiles en su hornillo. Lo que él refina es mineral precioso. El herrero coloca el hierro y el acero en el fuego para saber de qué clase son. El Señor permite que sus escogidos pasen por el horno de la aflicción para probar su carácter y saber si pueden ser amoldados para su obra» E.G.W. (El ministerio de curación, pg. 373)

×