g f n r n r[ T i
Referencias: Ester 1.2; Profetas yreyes, pp. 4 4 0 -4 4 2 .
i
U soC
lguna vez has participado de un concu...
Mensaje
Dios puede usar mi vida para
influir sobre otros para el
bien.
Queridos padres: Recuerden que los maes­
tros de Es...
■«■trawiifisB iB ib »Bi ÍB ÍB i BjÍBi B iB
s T> O
^ Reeoje ju n to con tu familia flores con bonito
arom a, y co ló ce n l...
■% H a z algo lindo por algún miembro de tu familia en form a secreta
hoy. Por ejem plo: hacerle los mandados o tareas de ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 5 | Primarios | Un concurso diferente | Escuela Sabática Menores

1.206 visualizaciones

Publicado el

Lección 5 | Primarios | Un concurso diferente | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.206
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
745
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 5 | Primarios | Un concurso diferente | Escuela Sabática Menores

  1. 1. g f n r n r[ T i Referencias: Ester 1.2; Profetas yreyes, pp. 4 4 0 -4 4 2 . i U soC lguna vez has participado de un concur- ajÉso? ¿Cañaste? La historia de hoy cuenta M ^acerca de un concurso de belleza con un premio muy especial. Probablemente ocurrió así: P rimo Mardoqueo -dijo Ester-, ¿es cuchaste la última noticia? El rey Asuero está enviando a sus hombres para que lleven jóvenes solteras a su pa­ lacio. Está buscando una nueva reina. -Sí, me enteré -respondió el pri­ mo a Ester-. Pero él no está bus­ cando a todas las jóvenes sol­ teras; solamente a las más her­ mosas. Estoy se­ guro de que tú serás la elegida -concluyó Mardo- queo con una sonri­ sa. -iOh, primo Mardo­ queo! -dijo Ester-. Yo no te puedo dejar. Me has cuidado tan bien desde que mis padres murieron. -N o te preocupes por mí, Ester -respon­ dió, comprensivo, el primo Mardoqueo-. Se­ rá una buena oportunidad para ti. Recuerda todas las cosas que te he enseñado; y no importa lo que suceda, nunca digas a nadie que tú eres judía o que eres mi prima. -Pero ¿por qué, primo? -preguntó Ester, desconcertada. -Porque no estamos en nuestra tierra. Nosotros somos hebreos. Aunque nuestro pueblo ha vivido en Persia por mucho tiem­ po, hay mucha gente a la que no le agrada­ mos. Nos quieren sacar de encima -explicó en voz baja Mardoqueo. -Voy a hacer tal como digas -asintió ella. -N o te pongas triste, Ester -la consoló el primo Mardo­ queo-. Muchas otras jó­ venes hermosas esta­ rán en el palacio. Pero recuerda: la belleza no es lo más impor­ tante. Sé amable con todos; esa es la mejor clase de be­ lleza. Cuando Ester fue llevada al palacio de Asuero, recordó lo que el primo Mardo­ queo le había aconse­ jado. Había muchas jó­ venes hermosas en el pa­ lacio, aunque algunas de ellas no tenían un trato agrada­ ble. Pero Ester era amable con todos. El eunuco del Rey, Hegai, lo notó. (Eunu­ co era un hombre que cuidaba a todas las mujeres en el palacio del Rey.) Hegai notó la amabilidad de Ester hacia los demás. Rá­ pidamente la eligió para comenzar con los tratamientos de belleza; también le facilitó 24
  2. 2. Mensaje Dios puede usar mi vida para influir sobre otros para el bien. Queridos padres: Recuerden que los maes­ tros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. Versículo para memoriiar “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifi­ quen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16). alimentación especial. Entonces, le asignó siete doncellas para que la atendiesen y las llevó a todas a las mejores habitaciones de la casa de las mujeres. Durante todo un año, Ester recibió trata­ mientos de belleza en el palacio. Le daban baños, le aplicaban aceites especiales para embellecer la piel y la perfumaban todos los días. La peinaban y le arreglaban el ca­ bello. Los diseñadores de moda le hicieron ropa y zapatos nuevos. Hegai le dio todo lo que Ester pidió. Mientras tanto, el primo de Ester, Mardo- queo, se paseaba cerca de las habitaciones de ella todos los días. No podían hablarse, pero sí se podían ver a la distancia. Mardo- queo quería estar seguro de que ella se en­ contraba bien. No quería que nadie se ente­ rara de que eran parientes; si alguien lle­ gaba a saberlo, se darían cuen­ ta de que Ester era una judía. Un día, He­ gai vino a ver a Ester con una sonrisa. -Ester -le di­ jo-. El Rey de­ sea verte. -¿En serio? ¡Oh!, ¿qué de­ bo hacer? -pre­ guntó Ester-, ¿De qué le ha­ blaré? -Lo que tú desees -le dijo Hegai, son­ riendo. -¡Estoy tan nerviosa! -dijo Ester, emocio­ nada-, ni siquiera puedo pensar en este momento. -Ester, no te preocupes -le dijo Hegai-. Pienso que le vas a encantar a la gente del palacio y al Rey. Hegai tenía razón. A todo el mundo le agradó Ester, especialmente al Rey. A él le impactó Ester más que cualquier otra joven que hubiera visto. Así que, decidió hacerla su reina. 25
  3. 3. ■«■trawiifisB iB ib »Bi ÍB ÍB i BjÍBi B iB s T> O ^ Reeoje ju n to con tu familia flores con bonito arom a, y co ló ce n la s en un flo re ro para perfum ar el ambiente de la casa, ¿i no tienen la posibilidad de conseguir flo re s , pueden ponerse el perfum e que más les guste. Lean el relato de la lección todos ju n to s. ¿Cuántas historias de la Biblia pueden recordar que estén relacionadas con perfum es? O Agradece a Dios por el sentido del olfato. f§ ) Fabrica una corona como la de la reina E s te r. Escribe en ella tu versículo para m em orizar. Colócala donde la puedas ve r cada día. Durante el culto, enseña el versículo a tu fam i­ lia. % Pide a los miembros de tu familia que mencionen algu­ nos países donde haya reyes y reinas hoy en día. 0 ¿Quién es el gobernante de tu país? Pide a Dios que bendiga a los gobernantes de tu país. M A £ ¿Cuál es tu nacionalidad? D u ­ rante el culto, pregunta si algún miembro de tu familia tiene un pasa­ p o rte . Si es así, pídeselo para poder observarlo. Lean ju n to s E s te r I y 2 . ¿De qué nacionalidad era Es te r? Ora para que Dios guíe a los gobernantes de tu tie rra . Durante el culto, pide a tu familia que mencionen algo que les gusta oler. % Piensen en alguna cosa que hace hermosa por dentro a cada persona de tu fam ilia. Diles lo que piensas. ¿ Po r qué es im portante ser hermoso por den­ tro ? Lean 1 Sam uel 1 6 :7 todos ju n to s , para te ne r una idea. O Agradezcan a Dios por hacer bello nuestro interior. W) Con tu fam ilia, jueguen a im itar al dirigente (se elige a una autoridad y todos imitan los movi­ mientos que hace o las cosas que dice). Entonces, lean 1 Corintios 11:1 para descubrir a quién debemos seguir para poder ser una buena influencia. Que tu familia te ayude a encontrar el reino de M edopersia en un mapa de la Biblia. Lue go , ubi­ ca el área en un mapa actual. O Entonen un canto de alabanza y pidan a Dios que los ayude a ser una buena influencia para los dem ás. No sabemos quién escribió la historia de Ester, pero la persona que lo hizo sabía mucho acerca del palacio y del gobierno de Persia. 26
  4. 4. ■% H a z algo lindo por algún miembro de tu familia en form a secreta hoy. Por ejem plo: hacerle los mandados o tareas de la casa, o ayudar a lavar la lo za, etc. ^ Durante el culto, entrega a cada persona un pequeño pedazo de papel. Pídeles que escriban el nombre de alguna persona sobre la que pueden influir. Doblen los papeles por la mitad y colóquenlos en un plato. Elijan uno, y permitan que la persona a quien le correspon­ de el papel comparta una form a en la que podría ser una buena in­ fluencia. O Repasen el versículo para m em orizar todos ju n to s y pidan a Dios que los ayude a hacer elecciones correctas. ; JJ W Durante el culto, túrnense para leer, del libro de E s te r, los capítulos I y 2 . Teatralicen la historia con tu fam ilia. Repitan jun to s el ve r­ sículo para m em orizar. £ Dialoguen acerca de las form as en las que tu familia puede se rvir a los dem ás. Pidan a Dios que los ayude a servirlo siempre m ejor. AcertijoUn concurso diferente Colorea las áreas que tienen un punto, para descubrir quién participó en un concurso y más tard e ayudó al pueblo ju d ío . 27 r

×