ei tesoro escondido
A
lguna vez, ¿estuviste esperando algo con
emoción y luego todo pareció salir mal?
Josías estaba muy e...
Queridos padres: Recuerden que los maes­
tros de Escuela Sabática enseñarán esta
lección en la fecha señalada. Los alumnos...
S i?-.<' - - ~
ga^gfflEM BW W B M M M S
s .
# Vayan a dar una caminata en familia. Reflexionen
acerca de lo que significa ...
'I
I
AcertijoEl tesoro escondido
IH La concordancia es un índice especial que nos
ayuda a encontrar textos. Durante el cul...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Leccion 3 | Primarios | El tesoro escondido | Escuela Sabática Menores

1.420 visualizaciones

Publicado el

Leccion 3 | Primarios | El tesoro escondido | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.420
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
938
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Leccion 3 | Primarios | El tesoro escondido | Escuela Sabática Menores

  1. 1. ei tesoro escondido A lguna vez, ¿estuviste esperando algo con emoción y luego todo pareció salir mal? Josías estaba muy emocionado cuando Safan vino con el rollo desde el templo, pero entonces... S afan regresó al rey Josías y le informó acerca del trabajo en el templo. -Los constructores han hecho bien su trabajo. Utilizaron el dinero como se les in­ dicó y re­ construye­ ron el tem­ plo. Com­ praron ma­ teriales y pagaron a los trabaja­ dores. Luego añadió: -Hilcías, el sumo sa­ cerdote, me dio el Libro. Safan le mostró el li­ bro al Rey. -¿Qué libro es éste? -preguntó el rey Jo­ sías con curiosidad. -Es el Libro de la Ley, que se había per­ dido durante el reinado de Manasés -con­ testó Safán. El rey Josías se enderezó en su silla y abrió sus ojos bien grandes: -¿En serio? -dijo con una gran sonrisa-. ¡Esto es maravilloso! Por favor, léemelo. El rey Josías escuchó cuidadosamente. Mientras Safán leía, su sonrisa se fue trans­ formando en un ceño fruncido. Mientras se lamentaba y gemía, saltó de su silla y ras­ gó sus ropas. ¡Le costaba creer lo que ha­ bía escuchado! El libro decía que los israeli­ tas serían castigados por sus pecados. "Me he esforzado tanto para ayudar al pueblo a hacer lo correcto", pensó. -Debemos preguntar al Señor acerca de las palabras del Libro -le dijo a Sa­ fán-. Yo sé que el Señor está enojado por lo que mi padre y mi abuelo hicie­ ron. Ellos guia­ ron al pueblo a hacer lo malo. Debemos averi­ guar lo que suce­ derá con el pue­ blo que está vivo ahora. Safán y algunos otros asistentes del Rey fueron a consultar a la profetisa Huida (que era pariente del sastre del Rey). Cuando lle­ garon a su casa, le leyeron lo que el Rey había escuchado. -Huida, por favor, explícanos lo que sig­ nifica esto -le rogaron. -Díganle al Rey que esto es lo que dice el Señor Dios -indicó Huida-: "Yo haré to­ do lo que está escrito en el Libro. El pueblo 14
  2. 2. Queridos padres: Recuerden que los maes­ tros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. me desobedeció. Adoraron otros dioses. Han hecho muchas cosas malas. Estoy enojado con ellos. Deben ser castigados para que no pequen otra vez". Luego continuó: -Pero díganle ai rey Josías que Dios tie­ ne un mensaje especial para él. Dios le di­ ce: 'Por cuanto oíste las palabras del libro, y tu corazón se conmovió, y te humillaste delante de mí, y rasgaste tus vestidos y llo­ raste en mi presencia, yo también te he oí­ do, dice Jehová [...] Serás recogido en tu se­ pultura en paz, y tus ojos no verán todo el mal que yo traigo sobre este lugar". Satán regresó al palacio, y llevó el mensaje de Huida ai rey Josías. Ei rey Josías sabía ahora que él no podría salvar al pueblo de su castigo. Pero sí podía evitar que siguiera ocurrien­ do: todo aquello podía ayudar al pueblo a seguir a Dios, y ellos po­ dían enseñar a sus familias a ha­ cer lo mismo. Así que decidió hacer todo lo que pudie­ ra para ayudar a preparar ai pue­ blo para obedecer a Dios. Llamó a todo el pueblo para que se reu­ niera, incluyendo a los dirigentes más an­ cianos del reino y los sacerdotes. Todos juntos fueron al templo. Allí, les leyó del Li­ bro de la Ley. -M i pueblo: Yo deseo que sirvan al Señor y obedezcan todos sus manda­ mientos -dijo el rey Josías- ¿Me prome­ ten que lo harán? El pueblo dijo: -Sí, lo haremos. Obedeceremos al Señor nuestro Dios. 15
  3. 3. S i?-.<' - - ~ ga^gfflEM BW W B M M M S s . # Vayan a dar una caminata en familia. Reflexionen acerca de lo que significa permitir que Dios guie tu vida. ¿'Cómo puedes estar seguro de que él te guía a ti y a tu familia? Cuenta la cantidad de Biblias que tienes en tu casa. O Agradece a Dios por su Palabra, la Biblia. El rollo que se encontró en el templo probablemente con­ tenía los primeros cinco libros de la Biblia. G _0 [ L JSP I S Dibuja una lámpara o un foco, y escribe el versículo para memorizar debajo. Colócalo en un lugar donde pue­ das verlo todos los días. ¿Cuántas fuentes diferentes de luz puedes encon­ trar en tu casa? Cuenta los focos que tienes en tu casa. O Siéntate en una habitación oscura, y piensa cómo sería vivir sin luz. Agradece a Dios por la luz. M % ¿Cómo llamó Jesús a la Palabra de Dios? (ver Ma­ teo 4:4). Consulta si puedes ayudar a hornear un pan o al­ guna otra cosa rica para compartir en la cena. Explica a tu familia que Jesús dice que leer la Palabra de Dios es como comer buen alimento. O Pide a tu familia que se comprometa a “alimen­ tarse” con la Palabra de Dios, leyéndola cada día. 0 Oren para que Dios los bendiga y los ayude a mantener su promesa. W Lean y comenten 2 Crónicas 3 4 durante el culto. ¿Quién era Huida? -• Comienza a memorizar los nombres de los libros de la Biblia. ¿Cuántos conoces hasta ahora? i > Prueben si algún miembro de tu familia los puede decir todos. O Pide a cada miembro de tu familia que mencione su libro o su historia favorita de la Biblia. W Agradezcan a Dios que pueden tener la Biblia para guiarlos. S f p Fabrica un señalador con el versículo para memo- rizar escrito. Comparte el señalador con un amigo. Pide a cinco personas que mencionen un texto que los haya animado y ayudado. Encuentra esos textos y su­ bráyalos en tu Biblia. O Ora por el amigo con quien compartiste el señalador.
  4. 4. 'I I AcertijoEl tesoro escondido IH La concordancia es un índice especial que nos ayuda a encontrar textos. Durante el culto de hoy, pídele a un adulto que te ayude a encontrar una Biblia con una concordancia. Busca una palabra como, por ejemplo, “ayuda” o “amor” y encuen­ tra dos o tres de los textos que se mencionan. ^ Entonen un canto de alabanza durante el culto y luego agradezcan a Dios por haberlos acompañado durante este día. Antes de comenzar el culto, esconde algunos papeli- tos con textos bíblicos por toda la pieza. Jueguen a descu­ brir los textos al comenzar el culto. 5 Repasen la historia de Josías y dramatícenla con tu familia. O Seleccionen un salmo y léanlo en forma antifonal (turnándose para leer los diferentes versículos). En­ tonces, repite el versículo para memorlzar para tu fa­ milia. Q Pidan a Dios que los bendiga a todos en su día especial. Durante la restauración del templo se encontró el Libro de la Ley. Llegó a ser una luz para ayudar al Rey y a los israelitas a entender lo que Dios esperaba de ellos. Ordena las letras para en­ contrar los nombres de las personas que aparecen en la lección de esta semana, linea para unir cada nombre con el dibujo que le corresponde. asJíso IHaud náfaS císaHIi

×