GUÍA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA
Lecciones de la Escuela Sabática
Para niños de 7 a 9 años
Año D
Primer trimestre
7'JtCuí f f j u fJ J J s J J ^ J J
Referencias: Juan<7; ElDeseadodetodaslasgentes,pp. 436-441.
m
1 e has despertado alguna...
Queridos padres: Recuerden que los maes­
tros de Escuela Sabática enseñarán esta
lección en la fecha señalada. Los alumnos...
a^avssis^^'S'W'a'ffl'a'S'a'W'as
w ,
«?iP Si es posible, sal a pasear con tu familia. Trai­
gan algo para tapar los ojos de...
¿M-L±Lh y l t RR1,1]
% Junto con tu familia, lee Juan 4:35 al 41.
Busquen juntos la explicación acerca del contenido
de es...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Leccion 4 | Primarios | Ver es creer | Escuela Sabática Menores

709 visualizaciones

Publicado el

Leccion 4 | Primarios | Ver es creer | Escuela Sabática Menores
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Leccion 4 | Primarios | Ver es creer | Escuela Sabática Menores

  1. 1. GUÍA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA Lecciones de la Escuela Sabática Para niños de 7 a 9 años Año D Primer trimestre
  2. 2. 7'JtCuí f f j u fJ J J s J J ^ J J Referencias: Juan<7; ElDeseadodetodaslasgentes,pp. 436-441. m 1 e has despertado alguna vez en una pieza () que estaba oscura y no podías ver nada, ni siquiera tus propias manos? ¿Qué harías si todo lo que se encuentra a tu alrededor estuviera siempre en esa oscuridad? Así es como se siente una persona cie­ ga. I I n hombre ciego estaba sentado junto al 1 l camino, mendigando. Había nacido ciego y no tenía otra cosa que pudiera hacer para mantenerse a sí mismo. Algunas veces se preguntaba por qué había nacido ciego. Pensaba que era por culpa de sus padres. La gente de aquel tiempo las enfermedades, la ce­ guera y otros proble­ mas le sobrevenían a la gente que había pe cado. Una multitud de gente se estaba acer­ cando. -¡Una monedita, por favor! ¡Una monedita, por favor!- mendigaba el hombre ciego-. Ayu­ den a este pobre ciego. Un hombre que se encontraba entre la multi­ tud estaba preguntando: -¿Quién pecó? ¿Este hombre o sus padres? ¿Por qué nació ciego? El hombre ciego escuchó con cuidado. Desea­ ba oír la respuesta. -No es que pecó este ni sus padres, sino que esto servirá que las obras de Dios se manifies­ ten en él. Entonces, el hombre ciego sintió que le ponían al­ go de barro sobre sus ojos; una voz amable le dijo: -Ve y láva­ te en el estan- de Siloé. El hombre ciego obe­ que
  3. 3. Queridos padres: Recuerden que los maes­ tros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. deció. Alguien lo guió hasta el estanque y se la­ vó el barro. ¡El sol estaba brillando! ¡Podía ver a la gente! ¡El mundo apareció a su alrededor en todos sus colores! -¡Puedo ver! ¡Gloria a Dios! -gritó y saltó de gozo- ¡Jesús! ¡Jesús hizo esto por mí! ¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios! Era ciego, pero ahora pue­ do ver. El hombre sanado estaba contento de con­ tarles a todos los que encontraba la maravilla que Jesús había hecho por él. Jesús había sanado al hombre ciego un día sábado. Algunas personas se sentían incómodas por eso. Los dirigentes religiosos decían que Je­ sús había quebrantado el sábado; otros murmu­ raban que Jesús era malo, así que no podría ha­ ber sanado a una persona ciega. Ellos trataron de mostrar que la sanación del hombre ciego no era real, pero el hombre que había nacido ciego les dijo: -Una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo. Si Jesús no provenía de Dios no podría haber abierto los ojos de un hom bre nacido ciego. Los líderes se enojaron muchísimo con el hom­ bre sanado. Creían que él había nacido ciego porque era un pecador. No querían que Dios ayu­ dara a alguien que era pecador. Y no deseaban que este hombre sana­ do le estuviera contando a la gente que Dios ayu­ daría a gente ciega peca­ dora, así que lo echaron de su iglesia. Jesús escuchó lo que había sucedido y buscó al hombre. Cuando lo encontró, le dijo: -¿Crees en el Hijo de Dios? -¿Quién es, Señor, para que crea en él? -pre­ guntó el hombre ciego. Y Jesús le dijo: -Pues le has visto, y el que habla contigo, él es. Y él dijo: -Creo, Señor -y lo adoró. Jesús le dijo: -He venido a este mundo para hacer que los ciegos vean y para mostrarles a los que piensan que ven cuán ciegos son. El hombre nacido ciego compartió con otros lo que Jesús había hecho por él; incluso les habló a los que no amaban a Jesús. ¿Has compartido con alguien lo que Jesús ha hecho por ti? 19
  4. 4. a^avssis^^'S'W'a'ffl'a'S'a'W'as w , «?iP Si es posible, sal a pasear con tu familia. Trai­ gan algo para tapar los ojos de todos, menos de uno. Deténganse junto al camino y cúbranse los ojos. La persona que quedó sin cubrirse recogerá varios ob­ jetos (un pedazo de corteza de árbol, una pluma, musgo, semillas, flores, etc.). Los que estén con los ojos tapados se turnarán para palpar los obje­ tos con un dedo y tratarán de adivinar lo que es. Descubran sus ojos y lean el versículo de la historia de la lección bíblica de hoy. O Lean Juan <7:25 en sus Biblias. Dialoguen con respecto al contenido de este texto. edn ■' Lean Juan 4:13 al 17. Analicen juntos el signifi­ cado de estos textos. Lee el versículo que armaste en la percha y trata de repetirlo de memoria. ¿Qué dijo el hombre nacido ciego que Jesús había hecho por él? (vers. 15). Cuéntale a tu familia algo que Jesús haya hecho por ti. ¿Qué es el sistema Brailie? Puedes imitar la escritura Braifle de la siguiente manera: Con la ca­ beza de un alfiler, en una hoja gruesa de papel, re­ puja varios puntos para que queden realzados. Tó­ calos con la yema de tus dedos. Los puntos que es­ tán en relieve conforman las palabras para que la gente ciega pueda leer. La Fiesta de los Tabernáculos, cuandosuce­ dió esta historia, era el momento de agrade­ cer a Dios por la cosecha. Durante el culto de familia, lean Juan <7:1al 12. Escribe tu versículo para memorizar. Divídelo de la si­ guiente manera: Lo único que sé / es que yo era ciego / y ahora veo / Juan <7:25. Recorta la silueta de cuatro ojos. Escribe una sección del versículo para memorizar en cada uno. Engrápalos a un pedazo de cuerda o de lana, cada uno por separado. Átalos a una percha, en orden. Puedes colgarlo como adorno en tu habitación. -*A£TXJJ % Con tu familia, lee Juan <7:1? al 13. Conversen acerca de estos textos. Los padres del hombre sanado tenían miedo de contar lo que Jesús había hecho por su hijo. ¿Por qué? (Vers. 22, 23.) ¿Cuándo has sentido miedo de contar a otros lo que Je­ sús ha hecho por ti? Mira tu adorno colgante con el versículo para memo- rizar escrito. Luego, repite tu versículo para memorizar. Canta “Cristo quiere que yo brille” (4J10<7). £ Lean Juan <7:24 en familia, para comenzar el culto. Discutan sobre el significado de este texto. Cuéntale a tu familia si alguna vez alguien se burló de ti porque le ha­ blaste acerca de Jesús. ^ Los evangelistas son personas que comparten las buenas nuevas acerca de Jesús con otros. ¿Te parece que el hombre ciego que fue sanado fue un evangelista? ¿Por qué? O Dibuja al hombre ciego contando a los fariseos y a otras personas acerca de su sanación. Escribe tu ver­ sículo para memorizar en la misma página.
  5. 5. ¿M-L±Lh y l t RR1,1] % Junto con tu familia, lee Juan 4:35 al 41. Busquen juntos la explicación acerca del contenido de estos textos. Escribe una carta corta a los fariseos, di- ciéndoles lo que te hubiera gustado que ellos hi­ cieran. También cuéntales lo que Jesús ha he­ cho por ti. $ Para comenzar el culto familiar: (I) Cúbrete los ojos; luego trata de (2) derramar agua de una vaso a otro; (3) escribe tu nombre en un pedazo de papel; y (4) tacha el nombre que escri­ biste. ¿Cómo te sentiste? ; 1 : I v ¿Entregaste la tarjeta que hiciste en la Escuela Sabática que muestra lo que Jesús ha hecho por ti? Repite el versículo para memorizar a un adulto. Teatralieen la historia bíblica con tu familia. Repite tu ver­ sículo para memorizar como parte de la actuación. O El hombre sanado les contó a otros acerca de Jesús antes de siquiera haberlo visto y conocido. Lean juntos Juan 4:35 al 3?. Tú ya conoces a Jesús. ¿Cuentas a otros acerca de lo que él ha hecho por ti? Canten “Cuán bueno es Dios” antes de orar. (Adaptado de (Cathie Reimer, IOOI Ways to Help Your Child Walk With God[Wheaton, IL: Tyndale House Publis­ hers, 1444], p. 164.) . A cerolo - - - - I gaHM HH Descifra las siguientes letras para comprender el gozo del hombre ciego. S iili* « - : :: f : • Íf7.-;;rj ¥*í Ví>. re°iecy y9 o w ,a evar°" ¿ O i HjfegSsíRB S a l i

×