P a n al 6 de diciembre de 2014 
¡Llorad y aullad! 
PARA ESTA SEMANA: Santiago 5:1-6; Salmo 73:3-19; 1 Samuel 25:2-11; Lev...
MUÉSTRAME EL DINERO 
"Una vez que tienes más de un millón de dólares, la hamburguesa sigue siendo la misma", dijo Bill Gat...
LUNES 
01 
Diciembre 
t = 
--------1— 
A 
A 
LAS FLORES SE SECAN 
Algunas de las señales de los últimos tiempos son la ava...
SE HARÁ JUSTICIA 
"Dios no obliga a nadie a que lo ame ni que obedezca su ley. Él ha manifestado un amor inconmensurable h...
MIÉRCOLES 
03 
Diciembre 
Sb 
A 
áTi 
LAS RIQUEZAS SE DESVANECEN 
Querer ser rico no es algo malo, pero lo que tenemos aho...
RIQUEZA VERSUS ÉXITO 
La mayoría de las personas asocian el éxito con casas hermosas, autos deportivos muy caros y ropa de...
VIERNES 
05 
Diciembre 
RECUERDA 
El dinero, en sí mismo, no es algo malo. Se convierte en algo malo cuando llega a ser lo...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 10 | Joven | ¡Llorad y aullad! | Escuela Sabática

481 visualizaciones

Publicado el

Lección 10 | Joven | ¡Llorad y aullad! | Escuela Sabática
www.escuelasabatica.es

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
481
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
122
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 10 | Joven | ¡Llorad y aullad! | Escuela Sabática

  1. 1. P a n al 6 de diciembre de 2014 ¡Llorad y aullad! PARA ESTA SEMANA: Santiago 5:1-6; Salmo 73:3-19; 1 Samuel 25:2-11; Levítico 19:13; Lucas 16:19-31; Mateo 5:39. TEXTO CLAVE: "Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón" (Mat. 6:21). SÁBADO 29 Noviembre PREVIEW CAlguna vez deseaste poder despertarte un día y no tener que ir a trabajar o pagar las cuentas? ¿V si un día te despertaras por una llamada telefónica, y al atender descubrieras que acabas I de ganar un millón de dólares? ¿No te haría feliz eso? Matthieu Ricard, el "hombre más feliz del mundo", ganó su título luego de una serie de pruebas de laboratorio en 2004 que revelaron su capacidad extraordinaria de sentir gozo. Ricard y los otros monjes en el laboratorio mostraron un gran pico de actividad en la corteza pre frontal, área relacionada con las emociones positivas como la alegría. El estudio indica: "La felicidad genuina no significa sentimientos placenteros uno tras otro. Es como un conjunto de cualidades que podemos desarrollar como habilidades: la apertura, el amor altruista genuino, la compasión, la fuerza interna y la paz interior".1 Pasamos la vida corriendo tras riquezas y objetos materiales, que desaparecerán un día. Nos desviamos tanto que no nos damos cuenta de lo que realmente importa en la vida: amor, paz, fe, esperanza, perdón y contentamiento. A lo largo de la Biblia, encontramos historias de grandes hombres y mujeres que buscaron la felicidad de maneras egoístas. A través del estudio de la lección de esta semana, abordaremos el tema de cómo la avaricia tiene como resultado terribles consecuencias. 1 Paige Kilponen, "The Happiest Man in the World", recuperado el 9 de marzo de 2014 en http://www.rdasia.com.ph/the-happiest-man-in-the-world 68 / Lección para jóvenes
  2. 2. MUÉSTRAME EL DINERO "Una vez que tienes más de un millón de dólares, la hamburguesa sigue siendo la misma", dijo Bill Gates, fundador de Microsoft. En este mundo, la riqueza monetaria es el producto más buscado. Es casi como si desde niños nos programaran para pensar que una mayor cantidad de dinero significa más felicidad. Las cosas no eran muy diferentes en los tiempos bíblicos. Santiago señala, en el capítulo 5 de su Epístola, que incluso entonces la gente creía, falsamente, que podía comprar la felicidad permanente con grandes cantidades de riquezas. Eclesiastés 5:10 dice: "Quien ama el dinero, de dinero no se sacia. Quien ama las riquezas nunca tiene suficiente. ¡También esto es absurdo!" Santiago nos advierte en contra de algunos grandes obstáculos: tratar de encontrar segundad y felicidad en las riquezas en lugar de hallarlas en Dios, y utilizar métodos deshonestos para adquirir más dinero. Muchos de nosotros hemos caído en la trampa de tratar de satisfacer necesidades emocionales profundas comprando algo. Un ejemplo típico es cuando la gente sale a comprar cosas para llenar el vacío de una relación rota o una emoción negativa. Esta conducta de suele llamarse "terapia de compras". Sin embargo, la única forma de adquirir felicidad y realización profundas está en Dios. Esta es una verdad simple, pero profunda, que Santiago estaba tratando de enseñar a los hijos de Dios. Tener dinero no es un problema, y Dios no está en contra de las bendiciones monetarias. La Biblia menciona personas muy acaudaladas sin atribuir negatividad en sus riquezas, por ejemplo, Abraham, Job y Salomón. Trabajar duro y disfrutar sinceramente y sin culpa los frutos del trabajo no tiene nada de malo. Pero, las personas en el tiempo de Santiago habían llevado esto a un extremo. Cuando las personas son consumidas por el deseo de aumentar sus riquezas a través de cualquier medio, su atención deja de fijarse en Dios, quien es capaz de suplir todas las necesidades. El amor al dinero crea un ciclo vicioso de falta de satisfacción: cuanto más se tiene, más se quiere. Así como en el tiempo de Santiago, las personas todavía explotan a los trabajadores que colaboran en el aumento de sus riquezas. Aquellos que consiguen dinero robándoselo a sus dueños legítimos, pueden ganar riqueza monetaria, pero pierden su integridad. ¡Qué alto precio por adquirir una felicidad fugaz! DOMINGO 30 Noviembre Biblia en mano Hay mucha injusticia en el mundo, especialmente económica. A veces, es difícil de entender por qué algunos se enriquecen explotando a los pobres: y, lo que es peor, ¡se salen con la suya! Lee Salmo 73:3 al 19. ¿Qué esperanza hay en estos versículos con respecto a este problema? ¿Qué injusticias te queman por dentro con enojo e indignación? Por supuesto, aunque debemos hacer lo que podamos por aliviar la injusticia, ¿cómo podemos aprender a descansar en la promesa de que cuando todo termine, Dios hará justicia? Lección para jóvenes / 69
  3. 3. LUNES 01 Diciembre t = --------1— A A LAS FLORES SE SECAN Algunas de las señales de los últimos tiempos son la avaricia, el amor al dinero y el egoísmo (2 Tim. 3:1, 2). Hoy vemos grandes diferencias en las condiciones de vida de las personas y, a menudo, la raíz está en el amor al dinero. Cuando Dios nos bendice con cualquier tipo de recursos, es nuestro deber, como cristianos, ayudar a los más necesitados. Si fallamos en esta responsabilidad, escucharemos las palabras: "Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles" (Mat. 25:41). Es muy importante que las comodidades y los lujos que experimentemos no nos hagan olvidar que somos seres mortales. Lee Santiago 1:1 al 12. En estos versículos, "Santiago trata de contrastar las abundantes riquezas de las misericordias de Dios con la naturaleza transitoria de las posesiones terrenales (ver 1 Juan 2:16,17). Hay más seguridad en una madura experiencia cristiana que en todas las riquezas del mundo. Los que han aprendido a ver los problemas de la vida desde el punto de vista de Dios, que han adquirido la 'sabiduría' de la cual habla Santiago (vers. 5), superan todas las pruebas que puedan sobrevenirles" (CBA 7:524). Cuando la riqueza pierde su valor (Sant. 5:2-6) El dinero no puede comprarlo todo; pero en estos días parece que las tarjetas de crédito sí pueden. Hechos 3:2 al 10 muestra que el dinero no puede comprar la sanidad. La historia de Nabal muestra que, sin sabiduría, el dinero puede costarte la vida (1 Sam. 25:1-38). En el caso de Ezequías, la riqueza no garantizaba la protección a Israel (2 Rey. 20:12-17). Estos son algunos ejemplos de la vida real que nos recuerdan que la riqueza puede perder su valor, y ciertamente lo hace sin Dios. Cuanto menos dependemos de Dios para nuestras necesidades diarias, más fácil es depender de nosotros mismos. Se hace más fácil olvidar completamente a Dios, gratificarnos con los placeres de la vida, y descuidar nuestro deber cristiano de ayudar a los demás (Mat. 25:25-30). Aprendamos una lección importante de la vida de Pablo, quien escribió: "No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Fil. 4:11-13). Así como fue con Pablo, es también con nosotros: Dios nos protege del orgullo. Biblia en mano ......................---------------—..................... / Lee Santiago 5:2 y 3. ¿Qué advertencia hace aquí Santiago? Aunque sus palabras son un tanto duras, ¿de qué clase de riqueza está hablando? ¿Cuál es el mensaje básico? I Piensa con cuidado en tu actitud hacia el dinero y en cómo afecta tus relaciones. ¿Qué dice esto acerca de cómo lo estás usando? 70 / Lección para jóvenes
  4. 4. SE HARÁ JUSTICIA "Dios no obliga a nadie a que lo ame ni que obedezca su ley. Él ha manifestado un amor inconmensurable hacia el hombre en el plan de la redención. Ha derramado los tesoros de su sabiduría y ha dado el don más precioso del cielo para que nos viésemos constreñidos a amarlo y a ponernos en armonía con su voluntad. Si rehusamos ese amor y si no queremos que él nos gobierne, estaremos preparando nuestra propia ruina, y finalmente nos veremos frente a una pérdida eterna" (CMC 133). "Los seguidores de Cristo no deben despreciar la riqueza, sino que deben considerarla como un talento que el Señor les ha confiado. Mediante el uso acertado de sus dones, pueden beneficiarse eternamente, pero debemos recordar que Dios no nos ha dado riqueza para que la empleemos a nuestro capricho, para complacer los impulsos, para prodigarla o retenerla como nos plazca. No debemos usar las riquezas en forma egoísta, dedicándolas simplemente a obtener nuestra felicidad. Esta conducta no sería justa con respecto a Dios ni a nuestros semejantes, y terminaría por producir tan solo confusión y dificultad. "El mundo favorece a los ricos y los considera de mayor valor que el honrado hombre pobre; pero los ricos están desarrollando su carácter de acuerdo con la forma como utilizan los dones que se les han confiado. Están poniendo en evidencia si será seguro o no confiarles las riquezas eternas. Tanto los pobres como los ricos están decidiendo su destino eterno y probando si son súbditos idóneos para la herencia de los santos en luz [...]. "¿Por qué se llama a las riquezas un inicuo Mamón? Es porque Satanás utiliza los tesoros mundanales para entrampar, seducir y engañar a las almas, con el fin de llevarlas a la ruina. Dios ha dado instrucciones acerca de la manera como se deben utilizar sus bienes para aliviar las necesidades de la humanidad sufriente, para promover su causa, para edificar su reino en el mundo, para enviar misioneros a las regiones lejanas y para proclamar el conocimiento de Cristo en todas partes del mundo. Si los medios que Dios ha confiado no se emplean en esa forma, ¿no juzgará Dios debido a esas cosas? Se deja que las almas perezcan en sus pecados mientras los miembros de iglesia que pretenden ser cristianos están utilizando los recursos sagrados de Dios en la gratificación de apetitos impíos y en la complacencia del yo" (Ibíd. 139). Biblia en mano ................................................................................. I Considera los siguientes personajes, y describe el efecto que la riqueza (o su ausencia) tuvo sobre ellos: Nabal (1 Sam. 25:2-11); Ezequías (2 Rey. 20:12-19); Pedro (Hech. 3:1-10). y Lee Santiago 5:5. Compáralo con Ezequiel 16:49 y Amos 4:1. ¿Con qué vinculan estos pasajes la indulgencia lujosa? y ¿Qué cosas penosas hiciste que, aunque puedas "resarcir" ahora, no podrás compensarlas más tarde? MARTES 02 Diciembre L A Lección para jóvenes / 71
  5. 5. MIÉRCOLES 03 Diciembre Sb A áTi LAS RIQUEZAS SE DESVANECEN Querer ser rico no es algo malo, pero lo que tenemos ahora y lo que podamos ganar más tarde, al final perderá todo su valor. Podemos decir que necesitamos tener éxito en lo que hagamos, que necesitamos ganar equis cantidad de dinero porque es la única forma de sobrevivir. Pero, al hacerlo, podemos llegar a hacer concesiones que, con el tiempo, se sumarán. Puede ser trabajar solo ese sábado, o plagiando un solo trabajo a fin de conseguir una buena nota. Debemos estar atentos a los detalles, en nuestras vidas, que nos pueden desviar. "El rico y el pobre tienen esto en común: a ambos los ha creado el Señor. El prudente ve el peligro y lo evita; el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias" (Prov. 22:2, 3). ¿Cómo podemos enfocarnos en la eternidad, en lugar de en las cosas de este mundo? Pasa tiempo de calidad con Dios. Pídele que te guíe. Esto puede ser difícil al principio, porque en el día a día tendemos a olvidar que la única razón por la que estamos vivos y respirando es gracias a Dios (Jer. 29:11). Ora. Pide ayuda a Dios para las grandes decisiones que debes tomar. Pregúntale si es su voluntad que obtengas lo que estás pidiendo. Cuando no te da algo, es porque tiene un plan aún más grande (Prov. 15:29). Sé ayudador. Durante la época de la Navidad, que se está acercando, podemos querer pasar tiempo con nuestras familias y disfrutar de la opulenta comida que estamos planificando. Pero, recuerda a las personas que pasan necesidades. Hay muchas personas en tu comunidad que precisan las cosas más básicas. Incluso si solo puedes darles poco, probablemente signifique muchísimo para ellos. Dedica tu tiempo. Da de tu tiempo para ayudar a alguien. Muchas personas ancianas necesitan de ayuda para cumplir con citas médicas o para limpiar sus patios y casas. Cuida al hijito de una madre soltera que ha vuelto a estudiar para obtener un título. No hay límites para la ayuda que puedes proporcionar. Biblia en mano -............— —- ..........................................— I “He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado" (Sant. 5:4). Comparar con Levítico 19:13; Deuteronomio 24:14,15 y Jeremías 22:13. ¿Qué principio importante se ve aquí, no solo en los contextos inmediatos, sino en general, con respecto al trato con otros? y ¿Cómo es tu trato con los demás, en relación con el dinero? ¿Qué dicen esos tratos acerca de tu cristianismo, y acerca de cuánto reflejas el carácter de Cristo? 72 I Lección para jóvenes
  6. 6. RIQUEZA VERSUS ÉXITO La mayoría de las personas asocian el éxito con casas hermosas, autos deportivos muy caros y ropa de diseñadores. Las películas multimillona- rias y las industrias de la música tratan de convencernos de que el éxito significa ser el mejor, tener más y vivir más. No debería sorprendernos que la Palabra de Dios contradiga estas vanas creencias. Lee Mateo 6:24; 19:25 y Santiago 5:1. 1 Timoteo 6:10 nos advierte que el amor al dinero es la raíz de todos los males. Luego, el versículo 11 nos ruega que sigamos la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad. En Mateo 6:19 al 33, aprendemos que cuando buscamos estas virtudes como lo principal, todas las cosas terrenales que necesitemos llegarán a su tiempo. 2 Crónicas 1:11 y 12 también sugiere esto. "Con demasiada frecuencia tendemos a hacer de las cosas materiales el principal propósito de nuestra vida, con la vana esperanza de que Dios será indulgente con nosotros y que, al final de nuestra existencia, añadirá la eternidad al breve plazo de setenta años. Cristo quiere que demos a las cosas más importantes el primer lugar y nos asegura que las cosas de menor importancia y menor valor serán dadas a cada uno de acuerdo con su necesidad" (CBA 5:342). ¿Puede ser que la diferencia entre riqueza y éxito se entienda como felicidad externa versus gozo interno? Aunque los regalos de riqueza tienen un gran valor, los regalos de éxito que da el Espíritu Santo no tienen precio. ¿Cómo puede una persona evaluar el amor, la paz, la fe o la piedad? Ralph Waldo Emerson escribió mi definición preferida del éxito: "Reír a menudo y mucho; ganar el respeto de gente inteligente y el cariño de los niños, conseguir el aprecio de críticos honestos y aguantar la traición de falsos amigos; apreciar la belleza; encontrar lo mejor en los demás; dejar el mundo un poco mejor, sea con un niño saludable, una huerta o una condición social redimida; saber que por lo menos una vida ha respirado mejor porque tú has vivido. Eso es tener éxito".2 Biblia en mano .................... j "Habéis condenado y dado muerte al justo, y él no os hace resistencia". ¿Cuántas veces has condenado a otros, y luego te diste cuenta de que realmente estabas equivocado? Piensa acerca de la última frase de este versículo. ¿Significa esto que debemos permitir que la gente pase por encima de nosotros? Por otro lado, ¿cuántas peleas tuviste, que nunca habrían ocurrido si no hubieras opuesto resistencia? ¿Qué quiso decir Jesús con "vuélvele la otra mejilla" (Mat. 5:39)? ¿Cómo hemos de hacer esto, a nivel práctico? 2 Ralph Waldo Emerson, recuperado el 9 de marzo de 2014 en http://www. literato.es/p/Njg2NA/ Lección para jóvenes / 73 JUEVES 04 Diciembre A
  7. 7. VIERNES 05 Diciembre RECUERDA El dinero, en sí mismo, no es algo malo. Se convierte en algo malo cuando llega a ser lo más importante en nuestras vidas. El dinero puede desviarnos de lo que es realmente importante: vivir cerca de Jesús y servirlo. Concentrarnos en obtener más y más dinero nunca nos traerá satisfacción. Hace que dependamos de nosotros mismos para suplir nuestras necesidades, en lugar de depender de Dios. Él desea que estemos satisfechos con lo que tengamos. Él quiere que utilicemos nuestros recursos no para nuestra propia felicidad, sino para llevar a las personas a Jesús, aquel cuyo amor y amistad traen verdadera felicidad. CONSIDERA » Toma una clase de finanzas desde una perspectiva cristiana, para aprender cómo puedes sacar el mayor provecho posible a los recursos que Dios te ha dado. » Reflexiona sobre cómo Dios se ocupa de la naturaleza, y cómo se ocupará también de tus necesidades financieras. Lee Mateo 6 en un ambiente natural seguro y hermoso. » Prepara una comida para una familia que no tiene muchos recursos financieros y entrégasela. » Habla con tus amigos sobre qué pueden hacer para alivianar la carga de alguien en tu comunidad. » Escribe sobre tu actitud para con el dinero, y pídele a Dios en oración que te acerque más a su perspectiva y que te aleje de la perspectiva del mundo. >> Lee un libro o un artículo sobre las bendiciones de dar. Al leer, piensa en estrategias para dar más. Una buena sugerencia de lectura es el libro The Power ofHalf: One Famiiy's Decisión to Stop Taking and Start Giving [El poder de la mitad: Una decisión familiar para dejar de tomar y comenzar a dar], de Hannah Salwen y Kevin Salwen. » Propónganse un proyecto como familia, y creen una caja para colocar monedas y billetes destinados a financiar el proyecto. Si estás en la universidad, haz esto con tus compañeros de pieza o de casa. AMPLÍA 1 Timoteo 6, en una traducción que entiendas bien. Elena de White, Los hechos de los apóstoles, "Una amonestación contra la hipocresía", pp. 58-63. Colaboraron esta semana: Soloman Daniel Kuppusamy, Phoenix, Durban, Sudafrica; Christelle Govender, Chatsworth, Durban, Sudafrica; Maxine Grimett, Morningside, Durban, Sudáfrica; Yovan Govender, Tongaat, Durban, Sudafrica; Germaine Melody Cecil, Hillary, Durban, Sudáfrica; Riley Pillay, Ciudad del Cabo, Sudáfrica; Christy Yingling Gusse, Fort Worth, Texas, EF.UU. 74 / Lección para jóvenes

×