De pesca
Referencias: Mateo 4:1?-22; Marcos 1:16-20; Lucas 5:1-11; El Deseado de todas las
Pedro y Andrés echaron su gran ...
“Yles dijo: Venid en
pos de mí, y os haré
pescadores de
hombres”
Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sa...
S1.J_AJL.0J
#rSi es posible, ve con tu familia a un
arroyo, a un río o un lago en el que haya
peces, y lean (a lección jun...
J J L t g t S|
^Durante el culto familiar, lean Lucas
5:1. Dibuja una oreja y muéstrasela a tu
familia. Pregunta: ¿Cómo po...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 1 | Primarios | De pesca| Escuela Sabática para menores | Tercer trimestre 2014

2.428 visualizaciones

Publicado el

Lección 1 | Primarios | De pesca| Escuela Sabática para menores | Tercer trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.428
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
845
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 1 | Primarios | De pesca| Escuela Sabática para menores | Tercer trimestre 2014

  1. 1. De pesca Referencias: Mateo 4:1?-22; Marcos 1:16-20; Lucas 5:1-11; El Deseado de todas las Pedro y Andrés echaron su gran red lejos del bote. Apenas esta hubo entrado en el agua, cuando de repente ¡se llenó de peces! La red estaba tan pesada, que el bote se empezó a dar vuelta. -¡Ayúdennos! -les gritó Pedro a Santiago y a Juan, que estaban cerca, en su bote-. ¡Nos hun­ dimos! Santiago y Juan se apresuraron a ayudarlos. ¡Levantar esa red fue un trabajo arduo! Santia­ go y Juan llevaron la mitad de los pescados en su bote. Ambos estaban tan llenos, que apenas pudieron llegar a la orilla sin hundirse. -Si me siguen -prometió Jesús-, serán pesca­ dores de hombres. Jesús quiso decir que hablarían a mucha S i|Iguna vezpescaste un pez? ¿O has visto a C#€alguien pescando? Hace mucho tiempo, cua­ tro hombres aprendieron a pescar de una manera diferente. El sol se estaba elevando sobre las colinas, al este del Mar de Galilea. Pedro y Andrés, su hermano, habían trabajando toda la noche sin lograr pescar nada. -Vayámonos -dijo Pedro, y levantaron sus redes y se dirigieron a la orilla. Al llegar a la ribera, vieron una multitud de gente reunida alrededor de Jesús. Como la gente se amontonaba cada vez más, Jesús se puso de pie en el barco de Pedro y le pidió que lo alejara de la orilla. Se sentó en el bote y con­ tinuó hablando a la multitud que estaba allí. Les dijo que, si creían en él, podrían estar en el Reino de Dios. Cuando terminó de hablar, Jesús se volvió hacia Pedro y le indicó: -Salgamos al mar y pesquemos unos peces. Andrés sonrió. El sol ya estaba alto en el cielo; nadie pescaba en medio del calor del día. ¿Por qué? Porque los peces permanecían muy hondo, en las aguas frescas del fondo del lago. -Hemos trabajado toda la noche sin pes­ car nada -dijo Pedro-; pero, si tú quieres que pesquemos, iremos a pescar. 6
  2. 2. “Yles dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres” Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante la semana que comienza a partir de ese sábado. Mensaje Servimos a Dios cuando ayudamos a otros. gente acerca de él. Los cuatro pescadores miraron sus botes. Nunca antes habían pescado tantos peces de una sola vez. Verdaderamente esto era un mila­ gro. ¡Y el hombre que lo había hecho quería que lo siguieran a él! Pedro recordó a la gente que había seguido a Jesús hasta la orilla del mar; pensó en sus redes, tan llenas que su bote casi se hunde. Y decidió seguir a Jesús. También lo hicieron Andrés, Santiago y Juan. Se alejaron caminando de la pesca más grande que habían visto algu­ na vez. Dejaron todo atrás y pusieron a Jesús en primer lugar en sus vidas. Durante toda su vida contaron a muchas personas acerca de él. Nosotros también seguimos a Jesús cuando lo ponemos a él primero y contamos a otros acer­ ca de él. Él guiará a los que necesitan conocerlo. Él nos ayudará a ser pescadores de hombres. 7
  3. 3. S1.J_AJL.0J #rSi es posible, ve con tu familia a un arroyo, a un río o un lago en el que haya peces, y lean (a lección juntos. Dibuja un corazón y pregunta a tu familia cómo puedes mostrar el amor de Dios a otros. &Lean Mateo 4:14 juntos, y canten “Pescadores de hombres seréis”. Oren para que Dios les ayude a ser pescadores de hombres. # Hoy podrás servir a la persona que elegiste en tu ‘Escuela Sabática (y que escribiste en tu pez), compartiendo la Biblia con ella, amándola, ayudándola, escuchándola, hablándole palabras ama­ bles o usando tus pies para llegar hasta ella o llevarla a alguna parte. Durante el culto familiar, lean y comenten Lucas 5:1 al 3. Dibuja tus manos sobre un pedazo de papel. Muéstraselo a tu familia y pregunta: ¿Cómo podemos usar nuestras manos para ayudar a otros? ^Practica el versículo para memori- zar con el rompecabezas con forma de pescado. Canten “Pescadores de hom­ bres seréis” o “Sentado estaba en mi barca”, y pide a Jesús que te ayude a servirlo cada día. DjOM i $rLean y comenten Mateo 4:1? al 22 en el culto familiar. Cuenta la historia con tus propias pala­ bras. ^Dibuja un gran pez y escribe el versículo para memorizar en él. Recorta el pez como un rompe­ cabezas, para que te quede cada palabra en un pedazo diferente. Puedes armar el rompecabezas cada día de la semana. _MAATJL_SJ ^JtCon tu familia, lean y comenten Lucas 5:4 al 11. Pide a tu familia que considere quién puede pen­ sar en la mayor cantidad de personas que sirven a otros. Pedro, Andrés, Santiago y Juan dejaron todo para seguir a Jesús. ¿Cómo pueden tu familia y tú hacer lo mismo? #Arma tu rompecabezas con forma de pescado. # Junto con tu familia, lean y comenten Marcos 1:16 al 20. Dibuja tu pie y muéstraselo a tu fami­ lia. Pregunta: ¿Cómo podemos servir a otros con nuestros pies? $rPide a un miembro de tu familia que te ayude a averiguar cómo respiran los peces en el agua. Encuentra dos datos interesantes más acerca de los peces. $rArma tu rompecabezas sin ayuda. ^Canten “Buscad primero” (Himario Adventista, N° 226) antes de orar. 8
  4. 4. J J L t g t S| ^Durante el culto familiar, lean Lucas 5:1. Dibuja una oreja y muéstrasela a tu familia. Pregunta: ¿Cómo podemos usar nuestros oídos para servir a otros? ^Conversen acerca de si pudiste o no hacer algo para “pescar” a alguien para Jesús esta semana. ^Repite el versículo para memorizar sin ayuda antes de la oración. vJL_£ jfrLee Juan 12:26 junto con tu familia. Servir a Jesús significa s _______________ a él. Luego lee Mateo 25:40. Verdadero o falso (elge uno): Cuando ayudamos a otros estamos sirviendo a Jesús. ^Cuenta la historia de la lección con tus pro­ pias palabras. Pregunta: ¿Qué dejaron atrás los cuatro hombres? ¿Por qué? ^Repite el versículo para memorizar; luego, canten “Pescadores de hombres”(//./Ufe N°572). Piensen en una manera de servir juntos a Jesús mañana. eertfje ¡De pesca! Esta lección tiene un mensaje para hoy. Si seguimos a Jesús, ¿en qué nos transformaremos? Devela el secreto reemplazando el símbolo por la letra que corresponde. ® m * $ ■% »#> % A - « JÉ3( P J E R S Y $ C <y> 52 B A Iw inm i M % ■ D H o u

×