Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Ciac propositus 45

2.129 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Salud y medicina
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Ciac propositus 45

  1. 1. Edita: Estudio Colaborativo Español de Malformaciones CongénitasNº 45 Mayo 2013PREVENCIÓN DE DEFECTOS CONGÉNITOSPirosis y su tratamiento durante el embarazoMª Montserrat Real Ferrero1, Eva Bermejo-Sánchez1,2,3, Mª Luisa Martínez-Frías1,3,41Centro de Investigación sobre Anomalías Congénitas (CIAC) – Instituto de Salud Carlos III2Instituto de Investigación de Enfermedades Raras, Instituto de Salud Carlos III3CIBER de Enfermedades Raras (CIBERER). U7244Departamento de Farmacología, Facultad de Medicina, Universidad Complutense de Madrid* * * * * * * *Introducción:Más del 50% de las mujeres embarazadas sufrenpirosis (que consiste en una molestia derivada del reflujogastro-esofágico) durante la gestación, aunque durante eltercer trimestre del embarazo puede llegar a afectar al80% de las mujeres. La pirosis produce una sensación deardor a la altura del esternón, que puede extenderse haciaarriba en dirección a la garganta. Esta sensación puedeser extremadamente molesta, y se produce al contactarlos contenidos gástricos ácidos con el esófago, aunquedurante la gestación también puede ocurrir un reflujo decontenido alcalino duodenal e incluso de bilis.A diferencia del estómago, la mucosa del esófago notiene un recubrimiento protector para prevenir losefectos corrosivos de los cambios de pH en su contenido.En consecuencia, la exposición prolongada del esófagoa los ácidos gástricos puede tener un efecto corrosivosobre la mucosa esofágica (o esofagitis), que puedellegar a provocar sangrado y/o estenosis. No obstante, enla actualidad, la aparición de estas complicaciones esescasa, gracias a la existencia de eficaces tratamientos.Como ya se ha comentado, la frecuencia de la pirosisdurante el embarazo es muy alta, pero está directamenterelacionada con la edad gestacional, con el número deembarazos previos y con antecedentes de reflujo gastro-esofágico. Además, tiene una correlación inversarespecto a la edad materna.1En general, los síntomas dela pirosis son leves y suelen responder a cambios en ladieta y el estilo de vida. El diagnóstico se realiza sólo através de los síntomas. Si el reflujo no se controla oaparecen complicaciones, la prueba de primera elecciónsería una endoscopia con sedación y analgesia,lógicamente con la mínima dosis necesaria.1,2Etiopatogenia:La causa del aumento de la pirosis durante elembarazo es compleja, y es probable que seamultifactorial. Sin embargo, y aunque los mecanismoscausales precisos no se han comprobado, se conocenalgunos mecanismos fisiopatológicos que se presentandurante el embarazo e influyen de manera concluyenteen esta patología:1. Dado que la progesterona actúa sobre el músculo liso,produce una reducción del tono del cardias, con laconsiguiente disminución de la presión esofágica, loque favorece la salida de los jugos ácidos delestómago hacia el esófago.2. También disminuye la motilidad intestinal, lo quepuede dar lugar a ondas más lentas y de menoramplitud en el peristaltismo, y retrasar el vaciamientogástrico.3. Con el avance del embarazo se produce unincremento progresivo del volumen del útero, y ésteva a aumentar la presión en el estómago,favoreciendo el reflujo.PROPOSITUSHoja informativa del ECEMC
  2. 2. Tratamiento:El único tratamiento posible es sintomático, para lo quese dispone de las siguientes medidas:1. Medidas higiénico-dietéticas: En primer lugar sedeben indicar medidas higiénico-dietéticas, como nohacer comidas copiosas, sino ligeras y másfrecuentes, y no tumbarse hasta pasadas dos horas dehaber comido. Al acostarse, mantener la cabeza enuna posición elevada unos 10 ó 15 cm. respecto alabdomen, y evitar ciertos cambios posturales quepuedan exacerbar los síntomas. Con estas normas seintenta reducir la producción ácida y/o evitar elreflujo asociado con el cambio postural.22. Medidas farmacológicas: Si las medidas higiénico-dietéticas no son suficientes, se debe añadir untratamiento farmacológico, pero manteniendo lasmedidas anteriores. Los tratamientos de elecciónserán:•Los antiácidos derivados de aluminio, magnesioy/o calcio, así como el alginato de sodio,3queneutralizan el ácido del contenido gástrico oprotegen el recubrimiento del estómago y esófago.Sin embargo, aunque estos fármacos noincrementan el riesgo para el desarrollo embrionarioy fetal, es importante tener presente alguno de losefectos adversos que pueden tener, como elestreñimiento y la diarrea, ya que pueden dificultarla absorción de algunos alimentos y suplementos.•Los antagonistas de los receptores H2 de lahistamina (anti-H2). Deben utilizarse cuando lapirosis no se controla con las dosis habituales deantiácidos. En esta situación, mejor que incrementarla dosis de antiácidos, es cambiar a estos otrosfármacos que son antagonistas específicos,competitivos y reversibles de los citados receptores.Además, hay trabajos en los que se concluye queel uso de los bloqueantes H2 de la histaminadurante el embarazo, no aumenta el riesgo demalformaciones congénitas, mortalidad perinatal,parto prematuro, bajo peso al nacer o bajapuntuación de Apgar.4El anti-H2 mejor estudiadoes la ranitidina.•Los inhibidores de la bomba de protones (IBP).Estos productos se pueden utilizar cuando los anti-H2 no resultan eficaces. Actúan inhibiendo lasenzimas del estómago involucradas en laproducción ácida. En diversos análisis se hamostrado que no incrementan los riesgos para eldesarrollo del embrión y feto. El hecho de que elomeprazol sea el fármaco más prescrito y estudiadode este grupo, hace que sea considerado como elmás “seguro”, y no existen evidencias de queincremente el riesgo para el desarrollo embrionarioy fetal.En consecuencia, tanto la ranitidina como elomeprazol se pueden utilizar durante el embarazo,siempre que sean necesarios.Conclusión:La pirosis es un síntoma que puede ser, no sóloextremadamente molesto, sino tener gravesconsecuencias si no se trata adecuadamente, siguiendolas pautas indicadas en este Propositus.Referencias:1. Majithia R, Johnson DA. Are proton pump inhibitors safeTuring pregnancy and lactation? Evidence to date. Drugs2012;72:171-9.2. Neilson JP. Interventions for heartburn in pregnancy.Cochrane Summaries. Published online: January 31, 2013.http://summaries.cochrane.org/CD007065/interventions-for-heartburn-in-pregnancy3. Strugala V, Bassin J, Swales VS, et al. Assessment of thesafety and efficacy of a raft-forming alginate refluxsuppresant (liquid Gaviscon) for the treatment of heartburnduring pregnancy. ISRN Obstet Gynecol. 2012;481870.4. Matok I, Gorodischer R, Koren G, et al. The safety of H(2)-blockers use Turing pregnancy. J Clin Pharmacol,2010;50:81-75. Pasternak B, Hviid A. Use of Proton-Pump inhibitors inearly pregnancy and the risk of birth defects. N Engl J Med2010;363:2114-2123.Agradecimientos:Al Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Economía yCompetitividad. A las Consejerías de Sanidad de:Cantabria, Castilla y León, Galicia, Principado deAsturias y Región de Murcia. A la Fundación 1000, sobredefectos congénitos.© ECEMC

×