Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Tema la importancia de la instrucción.pptx

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 20 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Más reciente (20)

Anuncio

Tema la importancia de la instrucción.pptx

  1. 1. La importancia de la instrucción
  2. 2. Entonces Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo: Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, y te bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera. Ahora, pues, hijo mío, obedece a mi voz en lo que te mando. Ve ahora al ganado, y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta; y tú las llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de su muerte. Genesis 27:6-10
  3. 3. Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres. Lucas 2:51-52
  4. 4. Ella, instruida primero por su madre, dijo: Dame aquí en un plato la cabeza de Juan el Bautista. Mateo 14:8
  5. 5. Los padres mismos no tienen siempre una disposición anímica uniforme...Hablan con irritación y de una manera que estimula la ira en sus hijos, y son a veces exigentes e irritables. Los pobres niños participan del mismo espíritu, y los padres no están preparados para ayudarles, porque ellos son la causa de la dificultad. A veces todo parece ir mal. Hay intranquilidad en el ambiente, y todos pasan momentos desdichados. Los padres echan la culpa a los pobres niños, y piensan que son desobedientes e indisciplinados, los peores niños del mundo, cuando la causa de la dificultad reside en ellos mismos. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.342
  6. 6. Algunos padres causan borrascas emocionales por su falta de imperio sobre sí mismos. En vez de pedir bondadosamente a sus hijos que hagan esto o aquello, les dan órdenes en tono de reprensión, y al mismo tiempo tienen en los labios censuras o reproches que sus hijos no merecían. Padres, este comportamiento destruye la alegría y la ambición en vuestros hijos. Cumplen vuestras órdenes, no por amor, sino porque no se atreven a obrar de otro modo. No ponen su corazón en el asunto. Les resulta un trabajo penoso en vez de un placer; y a menudo por esto mismo se olvidan de seguir todas vuestras indicaciones, lo cual hace crecer vuestra irritación y empeora la situación de los niños. Las censuras se repiten; se les pinta con vivos colores su mala conducta, hasta que el desaliento se posesiona de ellos, y no les interesa agradaros. Se apodera de ellos un espíritu que los impulsa a decir: “A mí qué me importa”, y van a buscar fuera del hogar, lejos de sus padres, el placer y deleite que no encuentran en casa. Frecuentan las compañías de la calle, y pronto se corrompen tanto como los peores. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.342
  7. 7. A veces los padres disculpan su propio mal comportamiento con la excusa de que no se sienten bien. Están nerviosos y piensan que no pueden ser pacientes ni serenos, ni hablar de una manera agradable. En esto se engañan y agradan a Satanás, quien se regocija porque ellos no consideran que la gracia de Dios es suficiente para vencer las flaquezas naturales. Pueden y deben dominarse en toda ocasión. Dios se lo exige. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.343
  8. 8. En muchos casos, la fuerza de voluntad resultará ser un poderoso calmante de los nervios. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.344
  9. 9. Satanás y su hueste están haciendo arduos esfuerzos para desviar la mente de los niños, y éstos deben ser tratados con franqueza, ternura y amor cristianos. Esto os dará una poderosa influencia sobre ellos, y les hará sentir que pueden depositar una confianza ilimitada en vosotros. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.345
  10. 10. Cada madre debe tomarse tiempo para razonar con sus hijos, para corregir sus errores y enseñarles pacientemente el buen camino. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.347
  11. 11. Los hijos cristianos preferirán el amor y la aprobación de sus padres temerosos de Dios a toda bendición terrenal. Amarán y honrarán a sus padres. Hacer a sus padres felices debe ser una de las principales preocupaciones de su vida. En esta era de rebelión, los hijos no han recibido la debida instrucción y disciplina, y tienen poca conciencia de sus obligaciones hacia sus padres. Sucede a menudo que cuanto más hacen sus padres por ellos, tanto más ingratos son, y menos los respetan. Los niños que han sido mimados y rodeados de cuidados, esperan siempre un trato tal; y si su expectativa no se cumple, se chasquean y desalientan. Esa misma disposición se verá en toda su vida. Serán incapaces, dependerán de la ayuda ajena, y esperarán que los demás los favorezcan y cedan a sus deseos. Y si encuentran oposición, aun en la edad adulta, se creen maltratados; y así recorren su senda por el mundo, acongojados, apenas capaces de llevar su propio peso, murmurando e irritándose a menudo porque no todo les sale a pedir de boca. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.349
  12. 12. En gran medida los padres tienen en sus propias manos la felicidad futura de sus hijos. A ellos les incumbe la obra importante de formar el carácter de estos hijos. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.349
  13. 13. Los hijos de Dios deben ser gobernados por principios superiores a los de los mundanos, que tratan de medir todo su proceder por la moda. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.350
  14. 14. No deben permitir a sus hijos que elijan sus compañeros. Enseñadles que es vuestro deber elegirlos por ellos. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.350
  15. 15. Si vuestros hijos no se han acostumbrado al trabajo, pronto se cansarán. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.350
  16. 16. Hay en esta época una clase de señoritas que son seres sencillamente inútiles, pues sirven solamente para respirar, comer, lucir vestidos y hablar sandeces, mientras sostienen entre los dedos algún tejido o bordado. Pero pocas jóvenes manifiestan juicio sano y buen sentido común. Llevan una vida de mariposas, sin propósito especial. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.350
  17. 17. No causéis en vuestros hijos la impresión de que no importa que trabajen o no. Enseñadles que se necesita su ayuda, que su tiempo es valioso y que contáis con su trabajo. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.351
  18. 18. Los padres deben enseñar a sus hijos que la ociosidad es pecado. Se me mencionó lo que se dice en (Ezequiel 16:49): “He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso” Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.351
  19. 19. No deben estimular en sus hijos el orgullo, el despilfarro y el amor a la ostentación. Testimonios para la iglesia – Tomo 1 – Pag.352

×