SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 6
Las concepciones del cuerpo y su
  influencia            en          el
  currículum de la Educación Física
      *Universitat                           de                      València
      Licenciado en Educación Física y Filología anglogermánica
      Doctor      en     Filosofía     y    Ciencias     de   la   EducaciónVíctor                Pérez-Samaniego*
      Autor     del    libro    "Actividad     física,  salud   y  actitudes"Roberto          Sánchez          Gómez**
      **I.E.S.                           Adeje                      (Tenerife)victor.perez@edetania.uv.es
      Licenciado                 en                Educación           Física(España)
      Ha realizado los cursos de doctorado en el INEFc de Lleida,
      donde obtuvo el titulo de estudios avanzados
      Resumen
         El cuerpo, además de una materialidad, es un concepto. Y, en consecuencia, puede ser entendido de formas
      distintas. La concepción del cuerpo influye decisivamente en la Educación Física; tanto que podría decirse que las
      distintas formas de entender la Educación Física son en gran medida consecuencia de distintas concepciones del
      cuerpo. En este artículo se revisamos las principales características de tres concepciones del cuerpo:
         a) Las concepciones dualistas, que separan la dimensión material -cuerpo- e inmaterial -alma, espíritu, mente- del
      ser.
         b) las concepciones monistas, que se centran en estudiar la corporeidad como presencia en el mundo.
         c) las sociales, que se preocupan por identificar e interpretar cómo se construye culturalmente el cuerpo y las
      ideas sobre el cuerpo. Finalmente, a partir de dicho análisis se plantea una reflexión acerca del papel que cada una
      de ellas juega o puede jugar en el diseño y desarrollo del currículum de la Educación Física.
         Palabras clave: Cuerpo. Dualismo. Cuerpo-máquina. Monismo. Existencialismo. Psicoanálisis. Interaccionismo
      simbólico. Postmodernidad. Construcción social.
      http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 6 - N° 33 - Marzo de 2001



1/2


1. Introducción: cuerpo y movimiento

   Resulta difícil contradecir la afirmación de que la Educación Física trata con el
cuerpo y sus distintas manifestaciones motrices. Ahora bien, este consenso se
diluye cuando intentamos profundizar en qué entendemos por cuerpo y
movimiento. De ahí que Cagigal (1979:62-65) plantee la necesidad de
conceptualizar estas dos realidades antropológicas -cuerpo y movimiento- para
identificar la esencia de la cultura física y, por extensión, de la Educación Física:

“El individuo conoce el mundo a través de su entidad corporal (…) El hombre [sic]
seguirá viviendo toda su existencia no sólo en el cuerpo, sino con el cuerpo y, de
alguna manera, desde el cuerpo y a través del cuerpo. (…) El hombre tiene un
cuerpo, el cual está capacitado para moverse, hecho para moverse. Gracias al
movimiento el hombre aprende a estar en el espacio (…). Sobre estos dos
elementos, sobre la inherencia e implacable instancia del cuerpo en la vida del
hombre, no ya como parte del hombre, sino como hombre mismo, por un lado y,
por otro, sobre la realidad antropodinámica del movimiento físico, debe ser
estructurada una Educación Física, base de una generalizada cultura física”
(Cursiva en el original).

   Aunque las nociones de cuerpo y movimiento están estrechamente
relacionadas, la primera ha sido quizá la que en mayor grado ha protagonizado el
debate filosófico. Básicamente, a lo largo de la historia la noción de cuerpo ha ido
definiéndose a partir de la tensión generada entre dos polos contrapuestos: de un
lado las concepciones dualistas, que separan la realidad material (cuerpo
anátomo-fisiológico) de la inmaterial (espíritu, alma, mente). Del otro las
concepciones monistas, en las que el ser humano es considerado como una
unidad indisoluble y no como un conjunto integrado de más o menos partes. A
este panorama se unen las concepciones sociales que se preocupan por el
estudio de la construcción social y cultural del cuerpo y sus significados. En este
artículo se introducen cada una de estas visiones del cuerpo o de lo corporal,
haciendo hincapié en sus diversas implicaciones para con la Educación Física.


2. Dualismo y “cuerpo máquina”

   Vicente Pedraz (1989) afirma que la noción de dualismo proviene de la
tendencia filosófica que separa radicalmente lo natural de lo cultural, lo material de
lo inmaterial, lo bueno de lo malo. Es decir, se basa en contraposiciones
dicotómicas en las que todo elemento A tiene su contrapunto B. Aplicada al ser
humano, la concepción dualista entiende que estamos compuestos de una parte
material -corpórea, física- y otra inmaterial -espiritual, mental-. Esta antítesis tiene
dos consecuencias fundamentales: por una parte se marca un límite que separa la
realidad anátomo-fisiológica de la mental-espiritual. Por otra, se otorga un papel
de dependencia y subordinación de la primera frente a la segunda. El conocido
aforismo cartesiano “cogito ergo sum” sintetiza cómo desde el dualismo la
materialidad corporal se convierte en complemento de la esencia racional que
identifica al ser humano.

    Desde el dualismo, el cuerpo es básicamente materia; continente perecedero,
corruptible y, también, mejorable que acoge la esencia inmaterial del ser humano.
De ahí que su comprensión y su estudio se hayan buscado precisamente en la
indagación de la materialidad (anatómica, bioquímica, etc.) y la funcionalidad
(fisiológica, biomecánica, etc.) del ser humano.

    Para ilustrar las consecuencias que se derivan de esta noción dualista del
cuerpo nos serviremos del análisis de una metáfora derivada de esa concepción y
que ha sido, y es, profusamente utilizada para explicar el cuerpo: la metáfora del
“cuerpo máquina”. Ya en el S.XVIIVesario en su “De Humani Fabrica” utilizaba la
mecánica como analogía para la descripción de los componentes anátomo-
fisiológicos y fisiológicos del cuerpo. Desde entonces, y de formas muy diversas,
la máquina ha servido como modelo para ejemplificar la morfología y
funcionamiento corporal (Laín Entralgo, 1970).

   Para Colquhoun (1992) la principal implicación de la metáfora del “cuerpo
máquina” en relación con el movimiento es la noción del cuerpo como instrumento
de acción motriz. El movimiento del cuerpo humano se equipara entonces al de
cualquier otro objeto que se mueva y, como tal, puede ser medido, controlado y
analizado cuantitativamente. Según este autor, se trata de una concepción
utilitarista porque el movimiento y su resultado son definidos y valorados siempre y
exclusivamente en función su propósito, con lo que la eficacia o eficiencia -
determinadas por el análisis cinemático, biomecánico, kinesiológico o fisiológico-
se convierten en finalidades inherentes a la acción motriz.

   Distintos autores (Barbero, 1996; Colquhoun, 1992; Devís, 2000; Freund y
McGuire, 1991; Tinning, 1990; Whitehead, 1992) coinciden en que la metáfora del
cuerpo máquina, al subrayar los aspectos funcionales del cuerpo humano, más
que ilustrar contribuye a dar sentido al concepto de corporeidad en una doble
dirección. En primer lugar, al destacarse únicamente sus componentes mecánicos,
indirectamente se marginan otros aspectos menos objetivables del movimiento. En
segundo lugar, la comparación entre el ser humano y la máquina contribuye a
configurar una visión racionalista y tecnocrática de la motricidad. Una excesiva
preocupación por el resultado de la tarea contribuye a dejar de lado otros aspectos
mucho menos cuantificables y más difíciles de controlar por un observador
externo. Y, si bien pueden ilustrar aspectos parciales y aislados del
comportamiento motriz, las teorías mecanicistas sobre el cuerpo no alcanzan a
explicar globalmente un fenómeno tan complejo como el del movimiento humano,
que incluye factores psicosociales, afectivos, culturales e incluso políticos y
económicos.

   De acuerdo con Barbero (1996) el dualismo, representado por la metáfora del
“cuerpo máquina”, es la concepción filosófica en la que se asienta el actual
discurso hegemónico sobre el cuerpo humano en la Educación Física. Este
discurso enmarca la “decibilidad” de lo corporal, aquello que puede decirse y, por
tanto, enseñarse sobre el cuerpo. Como consecuencia, el cuerpo es considerado
en nuestra cultura profesional fundamentalmente como instrumento de acción, un
objeto a considerar a partir de una funcionalidad que lo transciende. El énfasis en
la comprensión puramente anátomo-fisiológica del cuerpo humano, en la eficacia y
la eficiencia motriz, en la medición de resultados y la preocupación por la mejora
en la ejecución técnica y en la condición física serían algunas manifestaciones de
este discurso en nuestra profesión.


3. Concepciones monistas: el cuerpo como vivencia

   Las perspectivas monistas engloban una serie de teorías que basan la
concepción del individuo en una esencialidad integrada en un todo (Starobinsky,
1991; Whitehead, 1992). El cuerpo no es entendido únicamente como
complemento a una esencia inmaterial, sino como un territorio donde se
experimenta la presencia en el mundo. Las concepciones monistas del ser
coinciden en la preocupación por definir la existencia corporal distinta a la dualista.
El psicoanálisis y el existencialismo, representados por los trabajos de Freud, y
Sartre respectivamente, ilustran este contrapunto a la dicotomía dualista.

  A pesar de su marginación en el ámbito científico -y en el de la formación de los
profesionales de la Educación Física y el deporte- la teoría psicoanalítica resulta
una referencia fundamental para comprender la importancia y complejidad de la
vivencia corporal. En contraposición con el dualismo, el psicoanálisis discute el
papel fundamental del cuerpo como sustrato material de la experiencia psíquica.
El énfasis en el inconsciente pone de relieve que existe otra forma de existir de la
que no siempre nos apercibimos, pero que no por ello deja de ser real; puede que
hasta más real que de la que somos conscientes.

   Aunque Freud no fue el primero en hablar sobre el inconsciente, sí lo fue en
darle protagonismo en el concepto de ser. Según el psicoanálisis, nuestra
existencia se articula en capas de conciencia, las más profundas de las cuáles -
que integran el inconsciente- recogen nuestras pulsiones y nuestros deseos no
satisfechos. En relación con la corporalidad, el psicoanálisis se preocupa
fundamentalmente por hacer explícita e interpretar su vivencia inconsciente y,
menos, por delimitar la causa somática de dicha vivencia. Dicho de un modo más
claro, no importa tanto localizar en qué parte del cuerpo o de la experiencia
corporal está el inconsciente como hacerla aflorar y entenderla. Esta concepción
autónoma y desfisiologizada de la existencia psíquica dará pie a disensiones
definitivas entre psicoanalistas y otras disciplinas que ponen su énfasis en la
neurofisiología como sustrato del comportamiento. Las tesis de Freud, en cambio,
proponen que tanto la historia personal como social se componen de vivencias
articuladas por una serie de macroestructuras psicológicas a las que el individuo
va accediendo de forma más o menos consciente o traumática a lo largo de su
existencia: el yo (la conciencia de ser, unida al principio de realidad), el ello (la
conciencia de no ser, unida al principio de deseo), el super-yo (la conciencia
moral, unida a los sentimientos de culpabilidad, necesidad de castigo,
remordimiento, etc.) y, ya en una de sus obras más tardías (Freud, 1981),
el super-yo cultural (los ideales y las normas -explícitas e implícitas- de la
sociedad).

    En definitiva, el psicoanálisis preconiza que el mundo de los sentidos, al que
pertenece el cuerpo somático, entra a menudo en contradicción con la verdadera
vivencia personal, en muchos casos inconsciente. Como afirma Vicente Pedraz
(1989:4) “este nuevo cuerpo ya no es sólo el receptáculo del alma, (…) sino centro
de sensaciones e interacciones básicas para el desarrollo del individuo”. La
preocupación de Freud -y de muchos de sus seguidores- por el cuerpo tiene que
ver, precisamente, con su papel simbólico de lugar para la satisfacción de las
pulsiones. El cuerpo se convierte entonces en “objeto de la pulsión, soporte de su
fijación o de su descarga. Nuestro cuerpo al mismo tiempo refleja y esconde lo
más íntimo de nosotros mismos” (Starobinsky 1991:368). 1

   Las aproximaciones al concepto de cuerpo del existencialismo y fenomenología
son en gran medida deudoras de la preocupación del psicoanálisis por la forma de
ser en el mundo. Sartre (1989, 1992) considera que el cuerpo y su vivencia son los
principales medios a través de los cuales tomamos conciencia de nosotros/as
mismos/as y de nuestro entorno. Plantea que nuestra presencia corporal en el
mundo se da básicamente a tres niveles: como cuerpo para el ser, cuerpo para el
Otro y cuerpo para el Otro percibido por el ser. Para ilustrarlas utiliza la imagen de
un escalador que pretende alcanzar una cima complicada. Cuando empieza a
escalar, el escalador queda absorto por la tarea hasta el punto de no reparar ni
siquiera en sí mismo. Su corporeidad le pasa “des-apercibida”. Esto no quiere
decir que el cuerpo no esté presente, sino que el escalador no siente su propio
cuerpo como algo presente. A esta forma no-consciente (no confundir con
inconsciente) de existencia corporal es a la que denomina elcuerpo para el ser. El
segundo modo de concebir el cuerpo se da con la presencia de un observador
externo que se fija en cómo avanza el escalador. El observador solamente ve un
cuerpo-instrumento, un cuerpo-objeto o mecanismo dedicado a alcanzar una
meta. Esta sería la forma de corporeidad que Sartre denomina como cuerpo para
el Otro. El Otro crea una forma de cuerpo como objeto ajeno al ser. En ese
sentido, cualquier énfasis en ese modo de corporeidad tiende a disociar mi cuerpo
de mí; solo resultan pertinentes los aspectos que pueden ser percibidos por el
Otro. La tercera forma de concebir el cuerpo ocurriría cuando el escalador se
apercibe de que alguien está observándole. En el momento en que siente la
mirada del Otro, el escalador se apercibe de que su cuerpo está siendo observado
como si fuera un cuerpo-objeto. Sartre (1989) sugiere que en ese momento el
escalador empezaría a preocuparse por la impresión que causa en el Otro,
sintiéndose vulnerable y expuesto al juicio sobre su corporeidad objetiva. Como
resultado de esta preocupación, el escalador podría resbalar o cometer algún
error. A esta concepción es a la que denomina Sartre cuerpo para el Otro
percibido por el ser.

   Sartre (1989) deja claro que en circunstancias habituales vivimos un tipo de
corporeidad básicamente relacionada con el primer modelo. Naturalmente no
actuamos prestando atención a nuestra corporeidad. Y si bien el cuerpo para
el ser es la forma natural de vivenciar nuestra corporeidad, la tendencia al estudio
sobre el cuerpo suele centrarse más en la dimensión del cuerpo para el Otro. Así
lo demuestra el hecho de que la mayoría de las referencias científicas hacia el
cuerpo, o hacia alguna de sus partes, sugiera una realidad ajena a la propia
persona o a su contexto. Este énfasis dota al Otro de un poder sobre la percepción
corporal que le capacita para decidir sobre la corporeidad en cualquiera de sus
dimensiones. El resultado es que cuando prestamos atención a nuestra realidad
corporal solemos hacerlo desde la perspectiva del cuerpo para el Otro percibido
por el ser. Dicho de otra manera, la visión del Otro condiciona nuestra propia
autopercepción, provocando en nuestro autoconcepto un efecto parecido al que le
producía al escalador apercibirse de la presencia de un observador. Se produce
entonces una escisión en nuestra corporeidad, que vive tensionada entre nuestra
consciencia de ser y nuestra preocupación por ser para el Otro.

   En definitiva las concepciones monistas revelan que la vivencia del ser es
también corporal, y que la corporeidad es algo más que una materialidad ocupada
por la mente o el espíritu, del cual éstos pueden y deben hacer un uso adecuado.
En la Educación Física las visiones monistas del cuerpo y el movimiento están
ligadas a la comprensión y expresión de su dimensión afectiva. Gibbons y Bressan
(1991) plantean que en la Educación Física el tratamiento de la dimensión afectiva
debería centrarse en el desarrollo de actitudes estéticas y morales hacia el
movimiento. Definen las actitudes estéticas como la predisposición a valorar el
movimiento en sí mismo, mientras que las actitudes morales serían la
predisposición a actuar de acuerdo con unos principios éticos. Según estos
autores, el desarrollo de estas actitudes no debería limitarse a un determinado
bloque de contenidos ni a acciones puntuales sino que, sobre todo, debería servir
para trazar los principios de acción que rigen toda la enseñanza. Para ello, el
profesorado y el alumnado debe hacerse eco del significado heterogéneo y
complejo que desde un punto de vista vivencial encierra cualquier acción motriz.


4. Concepciones sociales: la construcción cultural de la (in)satisfacción
corporal

   Desde la sociología, diversos autores se han ocupado de analizar las relaciones
entre el cuerpo y su concepción con el contexto sociocultural e histórico (Ariño,
1997; Fallon, 1994; Freund y McGuire, 1991). De acuerdo con Freund y McGuire
(1991), estas relaciones se dan en un doble sentido. Por una parte el contexto
sociocultural influye en determinar la significación y la importancia del cuerpo o
ciertos aspectos relacionados con lo corporal. Refiriéndose al concepto
de construcción social del cuerpo estos autores plantean que la sociedad y la
cultura, en cierta medida, contribuyen a dar forma a sus miembros como si se
tratara de moldes para troquelar objetos. Así ocurriría, por ejemplo, con los pies
vendados de las mujeres chinas, la ablación del clítoris, los corsés de las mujeres
del siglo XIX o la cirugía estética en la actualidad. Pero, quizá, la influencia social
más poderosa sobre el cuerpo no es la que se da directamente en su
construcción, sino indirectamente mediante la construcción de las ideas sobre el
cuerpo. Por ejemplo, no todas las sociedades comparten las mismas ideas sobre
el cuerpo: lo que en unas se identifica con la salud y la belleza, en otras se
considera enfermizo y feo. Del mismo modo, en diferentes culturas envejecer
puede ser temido, aceptado o reverenciado. De hecho, para estos autores la
construcción social del cuerpo y la construcción de las ideas sobre el cuerpo están
íntimamente relacionadas. Así, en relación con el género durante mucho tiempo se
ha pensado en nuestra sociedad que las mujeres no pueden o no deben llevar
objetos pesados. La expectativa de que las mujeres sean débiles y el hecho de
que sean tratadas como tales cierra un círculo vicioso con el siguiente resultado:
las mujeres no desarrollan su fuerza.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La escuela en el paisaje moderno p. pineau
La escuela en el paisaje moderno   p. pineauLa escuela en el paisaje moderno   p. pineau
La escuela en el paisaje moderno p. pineau
Heddkas
 
Cartas a quien pretende enseñar de paulo freire
Cartas a quien pretende enseñar de paulo freireCartas a quien pretende enseñar de paulo freire
Cartas a quien pretende enseñar de paulo freire
Lic Guillermo Mico
 
Aportes a la educacion vigotsky
Aportes a la educacion vigotskyAportes a la educacion vigotsky
Aportes a la educacion vigotsky
Irma B.
 
Abc de la planificacion resumen
Abc de la planificacion  resumenAbc de la planificacion  resumen
Abc de la planificacion resumen
Malvina Hernandez
 
Ensayo desarrollo humano en la práctica docente
Ensayo desarrollo humano en la práctica docenteEnsayo desarrollo humano en la práctica docente
Ensayo desarrollo humano en la práctica docente
ivan dominguez
 

La actualidad más candente (20)

Didactica ciencias naturales nivel inicial 2017
Didactica ciencias naturales nivel inicial 2017Didactica ciencias naturales nivel inicial 2017
Didactica ciencias naturales nivel inicial 2017
 
La cultura institucional escolar
La cultura institucional escolarLa cultura institucional escolar
La cultura institucional escolar
 
Pedagogia critica
Pedagogia criticaPedagogia critica
Pedagogia critica
 
Trabajo final de didactica general
Trabajo final de didactica generalTrabajo final de didactica general
Trabajo final de didactica general
 
La planificación
La planificaciónLa planificación
La planificación
 
La escuela en el paisaje moderno p. pineau
La escuela en el paisaje moderno   p. pineauLa escuela en el paisaje moderno   p. pineau
La escuela en el paisaje moderno p. pineau
 
Pedagogia critica
Pedagogia criticaPedagogia critica
Pedagogia critica
 
Segunda concepción-desde-la-perspectiva-pedagógica
Segunda concepción-desde-la-perspectiva-pedagógicaSegunda concepción-desde-la-perspectiva-pedagógica
Segunda concepción-desde-la-perspectiva-pedagógica
 
Cartas a quien pretende enseñar de paulo freire
Cartas a quien pretende enseñar de paulo freireCartas a quien pretende enseñar de paulo freire
Cartas a quien pretende enseñar de paulo freire
 
Teorías y prácticas de la enseñanza. Davini
Teorías y prácticas de la enseñanza. DaviniTeorías y prácticas de la enseñanza. Davini
Teorías y prácticas de la enseñanza. Davini
 
Pedagogia de la complejidad
Pedagogia de la complejidadPedagogia de la complejidad
Pedagogia de la complejidad
 
Los Nap- Documento de apoyo para el docente y su planificación.
Los Nap- Documento de apoyo para el docente y su planificación.Los Nap- Documento de apoyo para el docente y su planificación.
Los Nap- Documento de apoyo para el docente y su planificación.
 
El aprendizaje para jean piaget
El aprendizaje para jean piagetEl aprendizaje para jean piaget
El aprendizaje para jean piaget
 
Aportes a la educacion vigotsky
Aportes a la educacion vigotskyAportes a la educacion vigotsky
Aportes a la educacion vigotsky
 
Estrategias de enseñanza
Estrategias de enseñanzaEstrategias de enseñanza
Estrategias de enseñanza
 
Sociología de la educación ppt
Sociología de la educación  pptSociología de la educación  ppt
Sociología de la educación ppt
 
Abc de la planificacion resumen
Abc de la planificacion  resumenAbc de la planificacion  resumen
Abc de la planificacion resumen
 
Ensayo desarrollo humano en la práctica docente
Ensayo desarrollo humano en la práctica docenteEnsayo desarrollo humano en la práctica docente
Ensayo desarrollo humano en la práctica docente
 
Educación, reproducción social y sociologia
Educación, reproducción social y sociologiaEducación, reproducción social y sociologia
Educación, reproducción social y sociologia
 
Presentación 5
Presentación 5Presentación 5
Presentación 5
 

Destacado (6)

EL CUERPO MAQUINA
EL CUERPO MAQUINA EL CUERPO MAQUINA
EL CUERPO MAQUINA
 
Hombre-máquina
Hombre-máquinaHombre-máquina
Hombre-máquina
 
106 - La Maquina Humana
106 - La Maquina Humana106 - La Maquina Humana
106 - La Maquina Humana
 
el concepto del hombre según Rene descarte
el concepto del hombre según Rene descarteel concepto del hombre según Rene descarte
el concepto del hombre según Rene descarte
 
Sistema hombre maquina
Sistema hombre maquinaSistema hombre maquina
Sistema hombre maquina
 
El hombre anatomizado
El hombre anatomizadoEl hombre anatomizado
El hombre anatomizado
 

Similar a Las concepciones del cuerpo y su influencia en el

Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión CorporalBloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
CCAFYDE
 
PBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORAL
PBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORALPBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORAL
PBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORAL
raquelyraul
 
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión CorporalBloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
CCAFYDE
 
Contenidos psicomotricidad
Contenidos psicomotricidadContenidos psicomotricidad
Contenidos psicomotricidad
Info.Digital
 
Sobre el concepto de educación física
Sobre el concepto de educación físicaSobre el concepto de educación física
Sobre el concepto de educación física
WILFRIDO VIVEROS
 

Similar a Las concepciones del cuerpo y su influencia en el (20)

Bloque i (e.c)
Bloque i (e.c)Bloque i (e.c)
Bloque i (e.c)
 
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión CorporalBloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
 
PBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORAL
PBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORALPBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORAL
PBLOQUE I: FUNDAMENTOS EPISTEMOLÓGICO DE LA EXPRESIÓN CORPORAL
 
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión CorporalBloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
Bloque I: Fundamentos Epistemológico de la Expresión Corporal
 
ENFOQUE DE LA CORPOREIDAD
ENFOQUE DE LA CORPOREIDADENFOQUE DE LA CORPOREIDAD
ENFOQUE DE LA CORPOREIDAD
 
1. actividad física consideraciones epistemológicas
1. actividad física consideraciones epistemológicas1. actividad física consideraciones epistemológicas
1. actividad física consideraciones epistemológicas
 
ARTICULO REVISTA SCIENCES PI JOURNALEL CUERPO DE LA FISIOTERAPIA Y SU RECONCI...
ARTICULO REVISTA SCIENCES PI JOURNALEL CUERPO DE LA FISIOTERAPIA Y SU RECONCI...ARTICULO REVISTA SCIENCES PI JOURNALEL CUERPO DE LA FISIOTERAPIA Y SU RECONCI...
ARTICULO REVISTA SCIENCES PI JOURNALEL CUERPO DE LA FISIOTERAPIA Y SU RECONCI...
 
54bi 90a20e
54bi 90a20e54bi 90a20e
54bi 90a20e
 
Art 1
Art 1Art 1
Art 1
 
1corporiedad motreicidad
1corporiedad  motreicidad1corporiedad  motreicidad
1corporiedad motreicidad
 
Concepto de educación física.
Concepto de educación física.Concepto de educación física.
Concepto de educación física.
 
Bloque 1, expresion y danza
Bloque 1, expresion y danzaBloque 1, expresion y danza
Bloque 1, expresion y danza
 
Ponencia la educación física en el siglo xxi hacia el desarrollo humano
Ponencia la educación física en el siglo xxi hacia el desarrollo humanoPonencia la educación física en el siglo xxi hacia el desarrollo humano
Ponencia la educación física en el siglo xxi hacia el desarrollo humano
 
Contenidos psicomotricidad
Contenidos psicomotricidadContenidos psicomotricidad
Contenidos psicomotricidad
 
Sobre el concepto de educación física
Sobre el concepto de educación físicaSobre el concepto de educación física
Sobre el concepto de educación física
 
Cuadro competencias y fundamento teorico
Cuadro competencias y fundamento teoricoCuadro competencias y fundamento teorico
Cuadro competencias y fundamento teorico
 
El contenido de la psicomotricidad 2 (1)
El contenido de la psicomotricidad 2 (1)El contenido de la psicomotricidad 2 (1)
El contenido de la psicomotricidad 2 (1)
 
El contenido de la psicomotricidad 2 (1)
El contenido de la psicomotricidad 2 (1)El contenido de la psicomotricidad 2 (1)
El contenido de la psicomotricidad 2 (1)
 
Soc del cuerpo y curriculum
Soc del cuerpo y curriculumSoc del cuerpo y curriculum
Soc del cuerpo y curriculum
 
Transformaciones del cuerpo
Transformaciones del cuerpoTransformaciones del cuerpo
Transformaciones del cuerpo
 

Más de Eduardo Reyes

Portafolio de presentacion
Portafolio de presentacionPortafolio de presentacion
Portafolio de presentacion
Eduardo Reyes
 
Portafolio de evaluación
Portafolio de evaluaciónPortafolio de evaluación
Portafolio de evaluación
Eduardo Reyes
 
Programa del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las Mariposas
Programa del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las MariposasPrograma del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las Mariposas
Programa del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las Mariposas
Eduardo Reyes
 
PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVAPRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
Eduardo Reyes
 
CONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
CONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVACONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
CONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
Eduardo Reyes
 
!Fuego, fuego! Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011
!Fuego, fuego!  Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011!Fuego, fuego!  Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011
!Fuego, fuego! Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011
Eduardo Reyes
 
Comunicación, educación y tecnología en la sociedad de la información
Comunicación, educación y tecnología en la sociedad de la informaciónComunicación, educación y tecnología en la sociedad de la información
Comunicación, educación y tecnología en la sociedad de la información
Eduardo Reyes
 
Ética y comunicación en el aula
Ética y comunicación en el aulaÉtica y comunicación en el aula
Ética y comunicación en el aula
Eduardo Reyes
 
El papel comunicativo del docente en el aula virtual
El papel comunicativo del docente en el aula virtualEl papel comunicativo del docente en el aula virtual
El papel comunicativo del docente en el aula virtual
Eduardo Reyes
 
Enfoques de la comunicación educativa
Enfoques de la comunicación educativaEnfoques de la comunicación educativa
Enfoques de la comunicación educativa
Eduardo Reyes
 

Más de Eduardo Reyes (20)

Conocimiento e investigación
Conocimiento e investigaciónConocimiento e investigación
Conocimiento e investigación
 
Tipos de investigacion
Tipos de investigacionTipos de investigacion
Tipos de investigacion
 
Herramientas para la comprensión lectora.
Herramientas para la comprensión lectora.Herramientas para la comprensión lectora.
Herramientas para la comprensión lectora.
 
PORTAFOLIO DE PRESENTACIÓN
PORTAFOLIO DE PRESENTACIÓNPORTAFOLIO DE PRESENTACIÓN
PORTAFOLIO DE PRESENTACIÓN
 
Portafolio de presentacion
Portafolio de presentacionPortafolio de presentacion
Portafolio de presentacion
 
Portafolio de evaluación
Portafolio de evaluaciónPortafolio de evaluación
Portafolio de evaluación
 
Cuestionario a alumnos
Cuestionario a alumnosCuestionario a alumnos
Cuestionario a alumnos
 
Cuestionario a expertos en TICS
Cuestionario a expertos en TICSCuestionario a expertos en TICS
Cuestionario a expertos en TICS
 
PORTAFOLIO DE TRABAJO
PORTAFOLIO DE TRABAJOPORTAFOLIO DE TRABAJO
PORTAFOLIO DE TRABAJO
 
Que es la_salud
Que es la_saludQue es la_salud
Que es la_salud
 
Programa del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las Mariposas
Programa del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las MariposasPrograma del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las Mariposas
Programa del II Festival del Rio Papaloapan, El Secuestro de las Mariposas
 
Aviso urgente
Aviso urgenteAviso urgente
Aviso urgente
 
Triptico
TripticoTriptico
Triptico
 
PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVAPRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
 
CONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
CONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVACONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
CONVOCATORIA PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA
 
!Fuego, fuego! Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011
!Fuego, fuego!  Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011!Fuego, fuego!  Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011
!Fuego, fuego! Publicado por Miguel Ángel Santos Guerra | 19 Noviembre, 2011
 
Comunicación, educación y tecnología en la sociedad de la información
Comunicación, educación y tecnología en la sociedad de la informaciónComunicación, educación y tecnología en la sociedad de la información
Comunicación, educación y tecnología en la sociedad de la información
 
Ética y comunicación en el aula
Ética y comunicación en el aulaÉtica y comunicación en el aula
Ética y comunicación en el aula
 
El papel comunicativo del docente en el aula virtual
El papel comunicativo del docente en el aula virtualEl papel comunicativo del docente en el aula virtual
El papel comunicativo del docente en el aula virtual
 
Enfoques de la comunicación educativa
Enfoques de la comunicación educativaEnfoques de la comunicación educativa
Enfoques de la comunicación educativa
 

Las concepciones del cuerpo y su influencia en el

  • 1. Las concepciones del cuerpo y su influencia en el currículum de la Educación Física *Universitat de València Licenciado en Educación Física y Filología anglogermánica Doctor en Filosofía y Ciencias de la EducaciónVíctor Pérez-Samaniego* Autor del libro "Actividad física, salud y actitudes"Roberto Sánchez Gómez** **I.E.S. Adeje (Tenerife)victor.perez@edetania.uv.es Licenciado en Educación Física(España) Ha realizado los cursos de doctorado en el INEFc de Lleida, donde obtuvo el titulo de estudios avanzados Resumen El cuerpo, además de una materialidad, es un concepto. Y, en consecuencia, puede ser entendido de formas distintas. La concepción del cuerpo influye decisivamente en la Educación Física; tanto que podría decirse que las distintas formas de entender la Educación Física son en gran medida consecuencia de distintas concepciones del cuerpo. En este artículo se revisamos las principales características de tres concepciones del cuerpo: a) Las concepciones dualistas, que separan la dimensión material -cuerpo- e inmaterial -alma, espíritu, mente- del ser. b) las concepciones monistas, que se centran en estudiar la corporeidad como presencia en el mundo. c) las sociales, que se preocupan por identificar e interpretar cómo se construye culturalmente el cuerpo y las ideas sobre el cuerpo. Finalmente, a partir de dicho análisis se plantea una reflexión acerca del papel que cada una de ellas juega o puede jugar en el diseño y desarrollo del currículum de la Educación Física. Palabras clave: Cuerpo. Dualismo. Cuerpo-máquina. Monismo. Existencialismo. Psicoanálisis. Interaccionismo simbólico. Postmodernidad. Construcción social. http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 6 - N° 33 - Marzo de 2001 1/2 1. Introducción: cuerpo y movimiento Resulta difícil contradecir la afirmación de que la Educación Física trata con el cuerpo y sus distintas manifestaciones motrices. Ahora bien, este consenso se diluye cuando intentamos profundizar en qué entendemos por cuerpo y movimiento. De ahí que Cagigal (1979:62-65) plantee la necesidad de conceptualizar estas dos realidades antropológicas -cuerpo y movimiento- para identificar la esencia de la cultura física y, por extensión, de la Educación Física: “El individuo conoce el mundo a través de su entidad corporal (…) El hombre [sic] seguirá viviendo toda su existencia no sólo en el cuerpo, sino con el cuerpo y, de alguna manera, desde el cuerpo y a través del cuerpo. (…) El hombre tiene un cuerpo, el cual está capacitado para moverse, hecho para moverse. Gracias al movimiento el hombre aprende a estar en el espacio (…). Sobre estos dos elementos, sobre la inherencia e implacable instancia del cuerpo en la vida del hombre, no ya como parte del hombre, sino como hombre mismo, por un lado y, por otro, sobre la realidad antropodinámica del movimiento físico, debe ser estructurada una Educación Física, base de una generalizada cultura física” (Cursiva en el original). Aunque las nociones de cuerpo y movimiento están estrechamente relacionadas, la primera ha sido quizá la que en mayor grado ha protagonizado el debate filosófico. Básicamente, a lo largo de la historia la noción de cuerpo ha ido definiéndose a partir de la tensión generada entre dos polos contrapuestos: de un lado las concepciones dualistas, que separan la realidad material (cuerpo anátomo-fisiológico) de la inmaterial (espíritu, alma, mente). Del otro las
  • 2. concepciones monistas, en las que el ser humano es considerado como una unidad indisoluble y no como un conjunto integrado de más o menos partes. A este panorama se unen las concepciones sociales que se preocupan por el estudio de la construcción social y cultural del cuerpo y sus significados. En este artículo se introducen cada una de estas visiones del cuerpo o de lo corporal, haciendo hincapié en sus diversas implicaciones para con la Educación Física. 2. Dualismo y “cuerpo máquina” Vicente Pedraz (1989) afirma que la noción de dualismo proviene de la tendencia filosófica que separa radicalmente lo natural de lo cultural, lo material de lo inmaterial, lo bueno de lo malo. Es decir, se basa en contraposiciones dicotómicas en las que todo elemento A tiene su contrapunto B. Aplicada al ser humano, la concepción dualista entiende que estamos compuestos de una parte material -corpórea, física- y otra inmaterial -espiritual, mental-. Esta antítesis tiene dos consecuencias fundamentales: por una parte se marca un límite que separa la realidad anátomo-fisiológica de la mental-espiritual. Por otra, se otorga un papel de dependencia y subordinación de la primera frente a la segunda. El conocido aforismo cartesiano “cogito ergo sum” sintetiza cómo desde el dualismo la materialidad corporal se convierte en complemento de la esencia racional que identifica al ser humano. Desde el dualismo, el cuerpo es básicamente materia; continente perecedero, corruptible y, también, mejorable que acoge la esencia inmaterial del ser humano. De ahí que su comprensión y su estudio se hayan buscado precisamente en la indagación de la materialidad (anatómica, bioquímica, etc.) y la funcionalidad (fisiológica, biomecánica, etc.) del ser humano. Para ilustrar las consecuencias que se derivan de esta noción dualista del cuerpo nos serviremos del análisis de una metáfora derivada de esa concepción y que ha sido, y es, profusamente utilizada para explicar el cuerpo: la metáfora del “cuerpo máquina”. Ya en el S.XVIIVesario en su “De Humani Fabrica” utilizaba la mecánica como analogía para la descripción de los componentes anátomo- fisiológicos y fisiológicos del cuerpo. Desde entonces, y de formas muy diversas, la máquina ha servido como modelo para ejemplificar la morfología y funcionamiento corporal (Laín Entralgo, 1970). Para Colquhoun (1992) la principal implicación de la metáfora del “cuerpo máquina” en relación con el movimiento es la noción del cuerpo como instrumento de acción motriz. El movimiento del cuerpo humano se equipara entonces al de cualquier otro objeto que se mueva y, como tal, puede ser medido, controlado y analizado cuantitativamente. Según este autor, se trata de una concepción utilitarista porque el movimiento y su resultado son definidos y valorados siempre y exclusivamente en función su propósito, con lo que la eficacia o eficiencia -
  • 3. determinadas por el análisis cinemático, biomecánico, kinesiológico o fisiológico- se convierten en finalidades inherentes a la acción motriz. Distintos autores (Barbero, 1996; Colquhoun, 1992; Devís, 2000; Freund y McGuire, 1991; Tinning, 1990; Whitehead, 1992) coinciden en que la metáfora del cuerpo máquina, al subrayar los aspectos funcionales del cuerpo humano, más que ilustrar contribuye a dar sentido al concepto de corporeidad en una doble dirección. En primer lugar, al destacarse únicamente sus componentes mecánicos, indirectamente se marginan otros aspectos menos objetivables del movimiento. En segundo lugar, la comparación entre el ser humano y la máquina contribuye a configurar una visión racionalista y tecnocrática de la motricidad. Una excesiva preocupación por el resultado de la tarea contribuye a dejar de lado otros aspectos mucho menos cuantificables y más difíciles de controlar por un observador externo. Y, si bien pueden ilustrar aspectos parciales y aislados del comportamiento motriz, las teorías mecanicistas sobre el cuerpo no alcanzan a explicar globalmente un fenómeno tan complejo como el del movimiento humano, que incluye factores psicosociales, afectivos, culturales e incluso políticos y económicos. De acuerdo con Barbero (1996) el dualismo, representado por la metáfora del “cuerpo máquina”, es la concepción filosófica en la que se asienta el actual discurso hegemónico sobre el cuerpo humano en la Educación Física. Este discurso enmarca la “decibilidad” de lo corporal, aquello que puede decirse y, por tanto, enseñarse sobre el cuerpo. Como consecuencia, el cuerpo es considerado en nuestra cultura profesional fundamentalmente como instrumento de acción, un objeto a considerar a partir de una funcionalidad que lo transciende. El énfasis en la comprensión puramente anátomo-fisiológica del cuerpo humano, en la eficacia y la eficiencia motriz, en la medición de resultados y la preocupación por la mejora en la ejecución técnica y en la condición física serían algunas manifestaciones de este discurso en nuestra profesión. 3. Concepciones monistas: el cuerpo como vivencia Las perspectivas monistas engloban una serie de teorías que basan la concepción del individuo en una esencialidad integrada en un todo (Starobinsky, 1991; Whitehead, 1992). El cuerpo no es entendido únicamente como complemento a una esencia inmaterial, sino como un territorio donde se experimenta la presencia en el mundo. Las concepciones monistas del ser coinciden en la preocupación por definir la existencia corporal distinta a la dualista. El psicoanálisis y el existencialismo, representados por los trabajos de Freud, y Sartre respectivamente, ilustran este contrapunto a la dicotomía dualista. A pesar de su marginación en el ámbito científico -y en el de la formación de los profesionales de la Educación Física y el deporte- la teoría psicoanalítica resulta una referencia fundamental para comprender la importancia y complejidad de la
  • 4. vivencia corporal. En contraposición con el dualismo, el psicoanálisis discute el papel fundamental del cuerpo como sustrato material de la experiencia psíquica. El énfasis en el inconsciente pone de relieve que existe otra forma de existir de la que no siempre nos apercibimos, pero que no por ello deja de ser real; puede que hasta más real que de la que somos conscientes. Aunque Freud no fue el primero en hablar sobre el inconsciente, sí lo fue en darle protagonismo en el concepto de ser. Según el psicoanálisis, nuestra existencia se articula en capas de conciencia, las más profundas de las cuáles - que integran el inconsciente- recogen nuestras pulsiones y nuestros deseos no satisfechos. En relación con la corporalidad, el psicoanálisis se preocupa fundamentalmente por hacer explícita e interpretar su vivencia inconsciente y, menos, por delimitar la causa somática de dicha vivencia. Dicho de un modo más claro, no importa tanto localizar en qué parte del cuerpo o de la experiencia corporal está el inconsciente como hacerla aflorar y entenderla. Esta concepción autónoma y desfisiologizada de la existencia psíquica dará pie a disensiones definitivas entre psicoanalistas y otras disciplinas que ponen su énfasis en la neurofisiología como sustrato del comportamiento. Las tesis de Freud, en cambio, proponen que tanto la historia personal como social se componen de vivencias articuladas por una serie de macroestructuras psicológicas a las que el individuo va accediendo de forma más o menos consciente o traumática a lo largo de su existencia: el yo (la conciencia de ser, unida al principio de realidad), el ello (la conciencia de no ser, unida al principio de deseo), el super-yo (la conciencia moral, unida a los sentimientos de culpabilidad, necesidad de castigo, remordimiento, etc.) y, ya en una de sus obras más tardías (Freud, 1981), el super-yo cultural (los ideales y las normas -explícitas e implícitas- de la sociedad). En definitiva, el psicoanálisis preconiza que el mundo de los sentidos, al que pertenece el cuerpo somático, entra a menudo en contradicción con la verdadera vivencia personal, en muchos casos inconsciente. Como afirma Vicente Pedraz (1989:4) “este nuevo cuerpo ya no es sólo el receptáculo del alma, (…) sino centro de sensaciones e interacciones básicas para el desarrollo del individuo”. La preocupación de Freud -y de muchos de sus seguidores- por el cuerpo tiene que ver, precisamente, con su papel simbólico de lugar para la satisfacción de las pulsiones. El cuerpo se convierte entonces en “objeto de la pulsión, soporte de su fijación o de su descarga. Nuestro cuerpo al mismo tiempo refleja y esconde lo más íntimo de nosotros mismos” (Starobinsky 1991:368). 1 Las aproximaciones al concepto de cuerpo del existencialismo y fenomenología son en gran medida deudoras de la preocupación del psicoanálisis por la forma de ser en el mundo. Sartre (1989, 1992) considera que el cuerpo y su vivencia son los principales medios a través de los cuales tomamos conciencia de nosotros/as mismos/as y de nuestro entorno. Plantea que nuestra presencia corporal en el mundo se da básicamente a tres niveles: como cuerpo para el ser, cuerpo para el Otro y cuerpo para el Otro percibido por el ser. Para ilustrarlas utiliza la imagen de un escalador que pretende alcanzar una cima complicada. Cuando empieza a
  • 5. escalar, el escalador queda absorto por la tarea hasta el punto de no reparar ni siquiera en sí mismo. Su corporeidad le pasa “des-apercibida”. Esto no quiere decir que el cuerpo no esté presente, sino que el escalador no siente su propio cuerpo como algo presente. A esta forma no-consciente (no confundir con inconsciente) de existencia corporal es a la que denomina elcuerpo para el ser. El segundo modo de concebir el cuerpo se da con la presencia de un observador externo que se fija en cómo avanza el escalador. El observador solamente ve un cuerpo-instrumento, un cuerpo-objeto o mecanismo dedicado a alcanzar una meta. Esta sería la forma de corporeidad que Sartre denomina como cuerpo para el Otro. El Otro crea una forma de cuerpo como objeto ajeno al ser. En ese sentido, cualquier énfasis en ese modo de corporeidad tiende a disociar mi cuerpo de mí; solo resultan pertinentes los aspectos que pueden ser percibidos por el Otro. La tercera forma de concebir el cuerpo ocurriría cuando el escalador se apercibe de que alguien está observándole. En el momento en que siente la mirada del Otro, el escalador se apercibe de que su cuerpo está siendo observado como si fuera un cuerpo-objeto. Sartre (1989) sugiere que en ese momento el escalador empezaría a preocuparse por la impresión que causa en el Otro, sintiéndose vulnerable y expuesto al juicio sobre su corporeidad objetiva. Como resultado de esta preocupación, el escalador podría resbalar o cometer algún error. A esta concepción es a la que denomina Sartre cuerpo para el Otro percibido por el ser. Sartre (1989) deja claro que en circunstancias habituales vivimos un tipo de corporeidad básicamente relacionada con el primer modelo. Naturalmente no actuamos prestando atención a nuestra corporeidad. Y si bien el cuerpo para el ser es la forma natural de vivenciar nuestra corporeidad, la tendencia al estudio sobre el cuerpo suele centrarse más en la dimensión del cuerpo para el Otro. Así lo demuestra el hecho de que la mayoría de las referencias científicas hacia el cuerpo, o hacia alguna de sus partes, sugiera una realidad ajena a la propia persona o a su contexto. Este énfasis dota al Otro de un poder sobre la percepción corporal que le capacita para decidir sobre la corporeidad en cualquiera de sus dimensiones. El resultado es que cuando prestamos atención a nuestra realidad corporal solemos hacerlo desde la perspectiva del cuerpo para el Otro percibido por el ser. Dicho de otra manera, la visión del Otro condiciona nuestra propia autopercepción, provocando en nuestro autoconcepto un efecto parecido al que le producía al escalador apercibirse de la presencia de un observador. Se produce entonces una escisión en nuestra corporeidad, que vive tensionada entre nuestra consciencia de ser y nuestra preocupación por ser para el Otro. En definitiva las concepciones monistas revelan que la vivencia del ser es también corporal, y que la corporeidad es algo más que una materialidad ocupada por la mente o el espíritu, del cual éstos pueden y deben hacer un uso adecuado. En la Educación Física las visiones monistas del cuerpo y el movimiento están ligadas a la comprensión y expresión de su dimensión afectiva. Gibbons y Bressan (1991) plantean que en la Educación Física el tratamiento de la dimensión afectiva debería centrarse en el desarrollo de actitudes estéticas y morales hacia el movimiento. Definen las actitudes estéticas como la predisposición a valorar el
  • 6. movimiento en sí mismo, mientras que las actitudes morales serían la predisposición a actuar de acuerdo con unos principios éticos. Según estos autores, el desarrollo de estas actitudes no debería limitarse a un determinado bloque de contenidos ni a acciones puntuales sino que, sobre todo, debería servir para trazar los principios de acción que rigen toda la enseñanza. Para ello, el profesorado y el alumnado debe hacerse eco del significado heterogéneo y complejo que desde un punto de vista vivencial encierra cualquier acción motriz. 4. Concepciones sociales: la construcción cultural de la (in)satisfacción corporal Desde la sociología, diversos autores se han ocupado de analizar las relaciones entre el cuerpo y su concepción con el contexto sociocultural e histórico (Ariño, 1997; Fallon, 1994; Freund y McGuire, 1991). De acuerdo con Freund y McGuire (1991), estas relaciones se dan en un doble sentido. Por una parte el contexto sociocultural influye en determinar la significación y la importancia del cuerpo o ciertos aspectos relacionados con lo corporal. Refiriéndose al concepto de construcción social del cuerpo estos autores plantean que la sociedad y la cultura, en cierta medida, contribuyen a dar forma a sus miembros como si se tratara de moldes para troquelar objetos. Así ocurriría, por ejemplo, con los pies vendados de las mujeres chinas, la ablación del clítoris, los corsés de las mujeres del siglo XIX o la cirugía estética en la actualidad. Pero, quizá, la influencia social más poderosa sobre el cuerpo no es la que se da directamente en su construcción, sino indirectamente mediante la construcción de las ideas sobre el cuerpo. Por ejemplo, no todas las sociedades comparten las mismas ideas sobre el cuerpo: lo que en unas se identifica con la salud y la belleza, en otras se considera enfermizo y feo. Del mismo modo, en diferentes culturas envejecer puede ser temido, aceptado o reverenciado. De hecho, para estos autores la construcción social del cuerpo y la construcción de las ideas sobre el cuerpo están íntimamente relacionadas. Así, en relación con el género durante mucho tiempo se ha pensado en nuestra sociedad que las mujeres no pueden o no deben llevar objetos pesados. La expectativa de que las mujeres sean débiles y el hecho de que sean tratadas como tales cierra un círculo vicioso con el siguiente resultado: las mujeres no desarrollan su fuerza.