Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Ejemplo de entrevista cronicada

  • Inicia sesión para ver los comentarios

  • Sé el primero en recomendar esto

Ejemplo de entrevista cronicada

  1. 1. La siesta del lunes se iluminó con los hilos de sol que se filtraban entre las nubes. La calle Florida al 1700 combinaba una brisa que apenas alcanzaba para mover las hojas de los árboles. El equipo de periodistas llegó unos minutos antes de lo pautado. Eran las 2 de la tarde. Los reporteros ingresaron al Hotel Andino. En la sala de espera aguardaba el escritor. Eduardo Galeano estaba solo, sentado en un sillón individual, con sus pies cruzados y un libro entre sus manos. El uruguayo soltó el libro y se paró de inmediato. La charla comenzó entre cafés y masas finas. El uruguayo colmó el silencio de reflexión con un decir pausado. La sala de espera del hotel se transformó en un pequeño auditorio. El improvisado público lo observaba sin parpadear. La primera pregunta fue poco novedosa. Galeano afirmó que la historia de América Latina era la historia del saqueo del Capitalismo. Su rostro se transformaba en sintonía con la pasión de sus palabras. Hizo una pausa, bebió un sorbo de café y continuó con el relato. El escritor sostuvo que la gente se oponía con fuerza a las arbitrariedades del sistema. Admitió que la tecnología había significado un gran avance para democratizar la palabra pública. El autor de Las venas abiertas de América Latina aseguró que la unidad del continente era un proceso lento y difícil, pero aseveró que significaba el centro del crecimiento social. El discurso de Galeano fue crítico. Sus palabras reflejaban la esperanza de un mañana mejor. Después de casi una hora de charla, los periodistas agradecieron al escritor y le entregaron un presente. A las tres y media el equipo de prensa se retiró del lugar. El entrevistado quedó sentado en el mismo sillón. Galeano asumió la pose del inicio, contempló por un instante el silencio y retomó la lectura de su libro.

×