Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Investigación Pedagogía Waldorf

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
curriculo de waldorf
curriculo de waldorf
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 9 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (18)

Similares a Investigación Pedagogía Waldorf (20)

Anuncio

Más de lauraocampo99 (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Investigación Pedagogía Waldorf

  1. 1. “PEDAGOGÍA WALDORF” La pedagogía Waldorf es un sistema educativo originado en las concepciones del filósofo y esoterista Rudolf Steiner, fundador de la antroposofía. La primera escuela Waldorf se fundó en 1919 en Stuttgart, Alemania. Actualmente hay 1.026 escuelas Waldorf, 2.000 jardines de infancia y 646 centros de educación especial, en 60 países. Rudolf Steiner, doctor en Filosofía y Letras, nació en Austria (1861) y murió en Dornach, Suiza (1925). Estudió Matemáticas, Física y otros dominios de las Ciencias y las Artes. Fundamentalmente es conocida su labor de investigación de la obra científica de Goethe, y de ahí parte la constitución de una Universidad Libre de Ciencia Espiritual llamada Goetheanum, en Basilea, Suiza, donde ininterrumpidamente acuden estudiantes de todo el mundo a sus seminarios y talleres de distintas especialidades. Rudolf Steiner creó la Antroposofía, sabiduría o conocimiento del hombre; consciente de que a partir del siglo XX el hombre moderno necesita encontrar una nueva concepción del mundo y de sí mismo. ¿CÓMO SURGE? En su vida, destaca su labor educativa plasmada en la Pedagogía Waldorf: una educación del niño y del joven hacia la libertad, dentro de una continua renovación de la sociedad. La idea de utilizar el arte de educar como fundamento de una verdadera renovación social, está presente siempre en la pedagogía Waldorf. Esta nació estrechamente ligada a los destinos y cambios de nuestro siglo. Poco después de la Primera Guerra Mundial (1919), entre convulsiones sociales y políticas, Rudolf Steiner recibió el encargo del industrial Emil Molt de organizar y dirigir una escuela libre en Stuttgart para los hijos de todos los empleados de su fábrica de cigarrillos Waldorf. Rudolf Steiner aceptó la invitación y formó al primer grupo de maestros del centro, dirigiendo durante cinco años la nueva escuela, destinada a ser un modelo educativo y social vivo, según su idea de la Triformación del Organismo Social. La educación ha de llevarse a cabo como un obrar artístico, en un ambiente libre y creador. Su funcionamiento ha de basarse en una amistosa colaboración entre maestros y padres ya que los alumnos serán siempre el centro de toda la actividad. El período comprendido entre el jardín de infancia y los 18 años (niñez y juventud) han de vivirlo los niños de estas escuelas, de forma co- educativo. Es una escuela del presente y para el futuro que se apoya en el desarrollo evolutivo del niño, en la herencia cultural milenaria pero siempre adaptándose a las exigencias de la vida moderna. Los maestros educan y enseñan incluyendo en sus clases los elementos intelectivos, artísticos y práctico-manuales. En sus reuniones semanales de claustro someten su trabajo a un profundo análisis en una permanente formación y renovación profesional. Estas escuelas, no presionan al niño con exámenes y exigencias de rendimiento, sino que fomentan el desarrollo cooperativo basado en el énfasis en la individualidad De acuerdo a la filosofía de Steiner, el ser humano es una individualidad de espíritu, alma, y cuerpo, cuyas capacidades se despliegan en tres etapas de desarrollo de siete años cada una (septenios) hacia la madurez del adulto: primera de los 0 a los 7 años, de los 7 a los 14 años, y de los 14 a los 21. El primer septenio está basado en la imitación natural como medio de
  2. 2. aprendizaje, el segundo a través de la imaginación y el arte, el tercero en la búsqueda de la verdad y lo real. DISPERSIÓN EN EL MUNDO El modelo de la primera Escuela Waldorf de Stuttgart, creada en 1919, encontró un amplio eco en Alemania y países vecinos. Las jornadas pedagógicas organizadas por R. Steiner a partir de 1923 y las conferencias que sus maestros fueron dando, dieron como resultado la aparición de otras muchas escuelas en Holanda, Inglaterra, Suiza y Alemania. Con la Segunda Guerra Mundial fueron cerradas todas las escuelas, pero en 1945 pudo constatarse que esta gran idea pedagógica había continuado extendiéndose en la clandestinidad. Actualmente existen más de 2.000 escuelas de Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato Waldorf y más de 1.900 escuelas de Educación Infantil en más de 90 países, tanto en las zonas menos favorecidas: Brasil, Ecuador, Colombia, Perú, como en los países mas desarrollados: Suecia, EEUU, Canadá y Australia. El acceso a estas escuelas es libre, pues se admite cualquier tipo de niño, sea cual fuere su origen cultural, social, económico o religioso. “La libertad es una condición básica para la existencia de una vida cultural creativa” Rudolf Steiner trabajó no sólo en el campo educativo y social, sino también en la agricultura, la pintura, la música y el canto y creó el arte de la palabra y la euritmia o arte del movimiento. Dio importantes pautas para el desarrollo de la medicina antroposófica y la pedagogía curativa. En Centroeuropa existen renombradas clínicas y centros de educación especial así como laboratorios: Weleda, Ischia, Wala, con una amplia gama de productos tanto farmacéuticos como línea dietética. En ambos tipos de centros trabajan y acuden gran cantidad de estudiantes y médicos interesados en conocer esa nueva orientación. Rudolf Steiner creó también el método de agricultura biológico- dinámica, intentando que el agricultor actual (de antiguo tan ligado a al naturaleza) recobre su sabiduría tradicional que le ligaba a la tierra que le alimenta y vuelva a ser ese “campesino” conocedor de las metamorfosis que rigen el crecimiento de las especies vegetales: recupere conscientemente el poder dar sentido a las funciones vitales, no pasar por alto detalles como el flujo de las estaciones, las influencias planetarias, conocer “simpatías” o “antipatías” entre las semillas que siembra. Este método, no va encaminado a duplicar la cosecha al precio que sea; exige conocer y respetar las leyes del mundo orgánico, el ritmo de sus campos y el tiempo que sus semillas necesitan. Las palabras “cultivo” y “cultura” pertenecen a la misma familia y en efecto la cultura y el arte en la historia de los pueblos han crecido y hecho florecer el pensamiento humano, la fantasía y la voluntad, latente en ellos1.  Cada niño evoluciona a su ritmo 'El objetivo principal es que cada niño despliegue su propia individualidad con ayuda de sus talentos y apoyándolo en sus dificultades. Se procura un desarrollo completo del ser potencial del niño y por ello se trabaja tanto en su conocimiento como con la familia. El mayor beneficio es que llegue a tener fuerza y criterios en la vida para guiarse a sí mismo con autonomía y de forma solidaria' http://colegioswaldorf.org/pedagogia-waldorf/ https://es.wikipedia.org/wiki/Pedagog%C3%ADa_Waldorf
  3. 3.  Un solo tutor para cada etapa educativa: El centro mantiene el mismo maestro-tutor para el niño en los seis años de la Educación Primaria y otro tutor en los seis años de Educación Secundaria y Bachillerato. El objetivo es afianzar los vínculos para una buena convivencia. Sin embargo esta estrategia no coincide con nuestra propuesta pedagógica; consideramos que es importante identificar y aprender diferentes criterios y posiciones que nos pueda ofrecer cada tutor o docente a lo largo de todo el aprendizaje, más aun cuando son precisamente ellos quienes forman nuestras bases, nuestros modelos a seguir según nuestros propios criterios.  Asignaturas artísticas: La pedagogía Waldorf incluye en su programa, además de las asignaturas del currículo oficial, asignaturas artísticas (música, danza, teatro, pintura...), que se complementan con trabajos artesanales en proyectos con diferentes materiales como lana, hilo, barro, madera, cobre, piedra... Pretenden promover el desarrollo de capacidades en su pensar, en su sentimiento del mundo y en su voluntad e iniciativa vital cuando sea adulto. También imparten idiomas, inglés y alemán, desde primero de Primaria.
  4. 4. “ES EL MEJORCOLEGIO DEL MUNDO, ES FINLANDÉS, Y TIENE TRES COSAS QUE LOS DEMÁSNO TIENEN” El distrito de Saunalahti, en la ciudad finlandesa de Espoo –la segunda más grande del país–, es un barrio de reciente creación destinado a albergar a la cada vez más numerosa población del sur de Finlandia. Pero, a diferencia de nuestros PAU, dista mucho de ser una desangelada ciudad dormitorio. El proyecto urbanístico ha sido diseñado por prestigiosos arquitectos y en él todo está pensado para hacer la vida más sencilla al ciudadano. Al contrario que en nuestros ensanches, la vida no gira en torno al hipermercado. El centro neurálgico del barrio es el colegio. Inaugurado en septiembre de 2012, la escuela de Saunalahti es considerada la niña bonita del sistema educativo finlandés, famoso por aparecer una y otra vez en lo más alto del ranking del informe PISA, y conjuga todas sus virtudes en un espacio especialmente diseñado para potenciarlas. El galardonado estudio de arquitectura VERSTAS diseñó el centro pensando en “la escuela del futuro”, el edificio perfecto para fomentar un sistema pedagógico con tres pilares principales: 1. Interacción y colaboración Por supuesto, el colegio cuenta con aulas, pero su organización nada tiene que ver con las clases tradicionales: no hay pupitres individuales y cuentan con grandes ventanales; no sólo hacía el exterior, también hacía el resto de aulas. Todo el centro está diseñado para fomentar el trabajo en grupo, y cuenta con espacios más propios de una universidad, como los pasillos repletos de sillas y mesas donde los alumnos pueden estudiar o, sencillamente, sentarse a charlar. “El edificio está al máximo de su uso casi todas las horas del día. Hay un montón de sinergias de las que todo el mundo se puede aprovechar” Pero el colegio no sólo fomenta la colaboración entre estudiantes, también entre estos y sus profesores con el resto de la comunidad. Además de albergar nueve cursos –en Finlandia no existen centros diferenciados para primaria y secundaria–, la escuela cuenta con un centro de día para ancianos, una guardería, una casa de la juventud, una biblioteca pública –que es a su vez escolar– y un gimnasio abierto a todos los ciudadanos. “El edificio está al máximo de su uso casi todas las horas del día”, explica en This is Finland la directora del centro, Hanna Sarakorpi. “Hay un montón de sinergias de las que todo el mundo se puede aprovechar”. Durante el día los niños disfrutan de las clases, por la tarde sus padres acuden al gimnasio o la biblioteca y los fines de semana distintas asociaciones organizan actividades para todo el vecindario. La idea es sencilla: si la vida comunitaria gira en torno a la escuela todo el mundo se preocupará de que esta funcione como es debido. 2. Aprendizaje fuera del aula El colegio está diseñado para fomentar un sistema pedagógico que prima el aprendizaje informal, donde el tiempo de recreo y clase es casi indistinguible. “Algunos estudiantes no se sienten cómodos en las aulas tradicionales”, explica en This is Finland Ilkka Salminen, una de las arquitectas que diseñó el centro. “Todos los espacios interiores y exteriores son potenciales lugares de aprendizaje”.
  5. 5. El colegio está repleto de espacios para sentarse, trabajar, estudiar y, por qué no, divertirse. A los niños les encanta explorar el extenso patio y sentarse a leer en los alféizares de las ventanas. El edificio está pensado para que no tengan en ningún momento la sensación de estar encerrados, algo muy habitual en los colegios tradicionales, por eso cuenta con enormes ventanales, algo esencial en un país en el que se echan en falta muchas horas de luz solar. Desde el punto de vista arquitectónico está todo bien pensado: los patios de los niños más pequeños están orientados hacia el este, para recibir más luz solar, mientras que los estudiantes mayores, que pasan más horas en la escuela, reciben los rayos finales del día desde el tejado de cobre, suavemente inclinado para aprovechar hasta el último fotón. “La amplitud de miras y el sentido de comunidad también pueden observarse en la arquitectura”, explica Salminen. “El corazón del edificio es un comedor multiusos donde se reúne todo el mundo. Se abre al patio de la escuela como si fuera un anfiteatro”. 3. Aprender haciendo El sistema educativo finlandés da especial importancia al arte, la educación física y el trabajo manual, materias que, según diversos estudios, hacen que el rendimiento académico mejore en el resto de áreas. En el colegio de Saunalahti el gimnasio y los talleres son espacios fundamentales, con una situación privilegiada en el edificio, y puede observarse su actividad desde el patio y el recibidor principal, lo que hace que la importancia del trabajo físico esté aún más presente en el día a día de la escuela. Tomado de: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-07-10/es-el-mejor-colegio-del-mundo-es- finlandes-y-tiene-tres-cosas-que-los-demas-no-tienen_897921/
  6. 6. “Es ridículo atosigara los niños con exámenes y notas” Tomado de: http://cincodias.com/cincodias/2015/06/12/sentidos/1434134574_515066.html En las escuelas Waldorf los alumnos son quienes marcan los ritmos. Aprenden a leer pasados los seis años, no tienen exámenes y reciben una sólida formación musical y artística. Su rendimiento académico cuando se incorporan a la universidad está, dicen, por encima de la media. Especialmente popular en su Alemania natal y en los países escandinavos, también es conocido por convencer a muchas estrellas de Hollywood. Christopher Clouder (York, 1946) es uno de los máximos expertos en este método. Dirigió durante 12 años el Comité Europeo Educativo Steiner Waldorf. Desde 2009 encabeza la Plataforma para la Innovación en Educación de la Fundación Botín. ¿El hecho de que existan pedagogías alternativas significa que la educación tradicional falla? Creo que el sistema convencional ya ha cumplido su ciclo. Procede del siglo XIX y estamos en el XXI. Nuestros hijos esperan algo distinto de la educación. No critico el sistema actual, no digo que esté todo mal, pero sí creo que hay que evolucionar. ¿De qué modo? Para empezar, hay que incidir más en la autoexploración. En vez de seguir programas rígidos, los maestros deberían tratar de ser más auténticos. También hay que redefinir la relación que mantenemos en clase con los alumnos. Lo resumiría diciendo que la educación debe quedar al servicio de los niños, y no al revés. Necesitan que se les estimule la creatividad, el coraje y el trabajo en equipo tanto o más que asimilar determinados conocimientos. ¡Piense que casi todo lo que uno puede preguntarse está ya disponible en internet! Hay quien asegura que dejar demasiada libertad al niño puede ser contraproducente para su educación. Más que darles libertad, lo que hacemos es respetarlos. Los niños son sensatos. Saben lo que es bueno para ellos, lo que es sano. Eso no se debe confundir con hacer que asuman responsabilidades desde muy temprano. Nosotros somos los adultos: les escuchamos, pero somos quienes decidimos. Lo ideal es que los pequeños sean co- creadores de su entorno. Es muy importante que disfruten su niñez, un periodo que cada vez acortamos más: la pubertad se ha avanzado dos años y medio en el último siglo. Algunos expertos consideran ridículo compartimentar el conocimiento en asignaturas. ¿Qué opina usted? Creo que lo que hacemos es triste. Estamos creando un entorno competitivo para los niños desde bien pequeños, cuando para ellos lo natural es cooperar en vez de competir. Es una lástima que la obsesión del sistema sea convertir a los niños en unidades económicamente operativas en el menor tiempo posible. Eso va contra su derecho a desarrollarse como persona. Le puedo asegurar que, aunque no se le presione con plazos, un niño aprende, y lo hace rápido. Atosigarles con exámenes y notas desde pequeñitos es ridículo. Mucha gente no concibe una escuela sin exámenes. En los centros Waldorf los niños pasan pruebas: se les ponen retos y deben hacerlo cada vez mejor. No se trata de competir con los demás, sino con uno mismo. Ese espíritu de autosuperación dura para toda la vida. Los exámenes propiamente dichos tienen sentido cuando son más mayores.
  7. 7. El arte y la música tienen mucha importancia en la pedagogía Waldorf. ¿Por qué? Porque es una parte importantísima del desarrollo personal. Aportan armonía. Cuando se les deja solos, los niños dibujan, cantan, saltan, se mueven. ¿Se ha preguntado alguna vez por qué? El movimiento genera sinapsis en el cerebro, estimula las conexiones neuronales. Todas las artes implican movimiento. En los últimos años se ha demostrado, además, que los niños con una educación artística rica tienen mejor salud mental, menos abandono escolar, menos propensión al consumo de drogas y mejores resultados académicos.

×