Colegio Del Sagrado Corazón
Lenguaje, Comunicación y Filosofía
Prof. Luisa Nova - Gerardo Berríos
SELECCIÓN DE POESÍA
UNIV...
Definición de Arte Poética
(Metapoesía):
Entendamos, primeramente, por
Metapoesía el hecho de que la poesía se
explique, j...
MANIFIESTO
(Nicanor Parra)
Señoras y señores
Ésta es nuestra última palabra.
-Nuestra primera y última palabra-
Los poetas...
AMOR
PROSIGUE EL MISMO ASUNTO, Y
DETERMINA QUE PREVALEZCA LA
RAZÓN CONTRA EL GUSTO
(Sor Juana Inés de la Cruz)
Al que ingr...
Había una vez
(Óscar Petrel)
Cenicienta
a mi parecer
el príncipe azul de estos días
lleva puesto unos zapatos gastados
usa...
AUTORRETRATO
Autorretrato De Adolescencia
(Pablo de Rokha)
Entre serpientes verdes y verbenas,
mi condición de león domest...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Selección Poesía Primero Medio

984 visualizaciones

Publicado el

Selección Poesía Primero Medio

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
984
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
23
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Selección Poesía Primero Medio

  1. 1. Colegio Del Sagrado Corazón Lenguaje, Comunicación y Filosofía Prof. Luisa Nova - Gerardo Berríos SELECCIÓN DE POESÍA UNIVERSAL Primer Año Medio 2014
  2. 2. Definición de Arte Poética (Metapoesía): Entendamos, primeramente, por Metapoesía el hecho de que la poesía se explique, justifique y complemente a sí misma. Un metapoema, entonces, sería un poema que habla de poesía. Para comprender El arte poética es indispensable conocer este término, pues en ella no se presenta más que eso: la esencia de la poesía descrita en el poema. Arte poética (Vicente Huidobro) Que el verso sea como una llave Que abra mil puertas. Una hoja cae; algo pasa volando; Cuanto miren los ojos creado sea, Y el alma del oyente quede temblando. Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra; El adjetivo, cuando no da vida, mata. Estamos en el ciclo de los nervios. El músculo cuelga, Como recuerdo, en los museos; Mas no por eso tenemos menos fuerza: El vigor verdadero Reside en la cabeza. Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas! Hacedla florecer en el poema ; Sólo para nosotros Viven todas las cosas bajo el Sol. El Poeta es un pequeño Dios. De El espejo de Agua, 1916 Arte poética (Mario Benedetti) Que golpee hasta que nadie pueda ya hacerse el sordo que golpee y golpee hasta que el poeta sepa o por lo menos crea que es a él a quien llaman. ARTE POÉTICA (Pablo Neruda) ENTRE sombra y espacio, entre guarniciones y doncellas, dotado de corazón singular y sueños funestos, precipitadamente pálido, marchito en la frente y con luto de viudo furioso por cada día de vida, ay, para cada agua invisible que bebo soñolientamente y de todo sonido que acojo temblando, tengo la misma sed ausente y la misma fiebre fría un oído que nace, una angustia indirecta, como si llegaran ladrones o fantasmas, y en una cáscara de extensión fija y profunda, como un camarero humillado, como una campana un poco ronca, como un espejo viejo, como un olor de casa sola en la que los huéspedes entran de noche perdidamente ebrios, y hay un olor de ropa tirada al suelo, y una ausencia de flores -posiblemente de otro modo aún menos melancólico-, pero, la verdad, de pronto, el viento que azota mi pecho, las noches de substancia infinita caídas en mi dormitorio, el ruido de un día que arde con sacrificio me piden lo profético que hay en mí, con melancolía y un golpe de objetos que llaman sin ser respondidos hay, y un movimiento sin tregua, y un nombre confuso.
  3. 3. MANIFIESTO (Nicanor Parra) Señoras y señores Ésta es nuestra última palabra. -Nuestra primera y última palabra- Los poetas bajaron del Olimpo. Para nuestros mayores La poesía fue un objeto de lujo Pero para nosotros Es un artículo de primera necesidad: No podemos vivir sin poesía. A diferencia de nuestros mayores -Y esto lo digo con todo respeto- Nosotros sostenemos Que el poeta no es un alquimista El poeta es un hombre como todos Un albañil que construye su muro: Un constructor de puertas y ventanas. Nosotros conversamos En el lenguaje de todos los días No creemos en signos cabalísticos. Además una cosa: El poeta está ahí Para que el árbol no crezca torcido. Este es nuestro mensaje. Nosotros denunciamos al poeta demiurgo Al poeta Barata Al poeta Ratón de Biblioteca. Todos estos señores -Y esto lo digo con mucho respeto- Deben ser procesados y juzgados Por construir castillos en el aire Por malgastar el espacio y el tiempo Redactando sonetos a la luna Por agrupar palabras al azar A la última moda de París. Para nosotros no: El pensamiento no nace en la boca Nace en el corazón del corazón. Nosotros repudiamos La poesía de gafas obscuras La poesía de capa y espada La poesía de sombrero alón. Propiciamos en cambio La poesía a ojo desnudo La poesía a pecho descubierto La poesía a cabeza desnuda. No creemos en ninfas ni tritones. La poesía tiene que ser esto: Una muchacha rodeada de espigas O no ser absolutamente nada. Ahora bien, en el plano político Ellos, nuestros abuelos inmediatos, ¡Nuestros buenos abuelos inmediatos! Se retractaron y se dispersaron Al pasar por el prisma de cristal. Unos pocos se hicieron comunistas. Yo no sé si lo fueron realmente. Supongamos que fueron comunistas, Lo que sé es una cosa: Que no fueron poetas populares, Fueron unos reverendos poetas burgueses. Hay que decir las cosas como son: Sólo uno que otro Supo llegar al corazón del pueblo. Cada vez que pudieron Se declararon de palabra y de hecho Contra la poesía dirigida Contra la poesía del presente Contra la poesía proletaria. Aceptemos que fueron comunistas Pero la poesía fue un desastre Surrealismo de segunda mano Decadentismo de tercera mano, Tablas viejas devueltas por el mar. Poesía adjetiva Poesía nasal y gutural Poesía arbitraria Poesía copiada de los libros Poesía basada En la revolución de la palabra En circunstancias de que debe fundarse En la revolución de las ideas. Poesía de círculo vicioso Para media docena de elegidos: "Libertad absoluta de expresión". Hoy nos hacemos cruces preguntando Para qué escribirían esas cosas ¿Para asustar al pequeño burgués? ¡Tiempo perdido miserablemente! El pequeño burgués no reacciona Sino cuando se trata del estómago. ¡Qué lo van a asustar con poesías! La situación es ésta: Mientras ellos estaban Por una poesía del crepúsculo Por una poesía de la noche Nosotros propugnamos La poesía del amanecer. Este es nuestro mensaje, Los resplandores de la poesía Deben llegar a todos por igual La poesía alcanza para todos. Nada más, compañeros Nosotros condenamos -Y esto sí que lo digo con respeto- La poesía de pequeño dios La poesía de vaca sagrada La poesía de toro furioso. Contra la poesía de las nubes Nosotros oponemos La poesía de la tierra firme -Cabeza fría, corazón caliente Somos tierrafirmistas decididos- Contra la poesía de café La poesía de la naturaleza Contra la poesía de salón La poesía de la plaza pública La poesía de protesta social. Los poetas bajaron del Olimpo.
  4. 4. AMOR PROSIGUE EL MISMO ASUNTO, Y DETERMINA QUE PREVALEZCA LA RAZÓN CONTRA EL GUSTO (Sor Juana Inés de la Cruz) Al que ingrato me deja, busco amante; al que amante me sigue, dejo ingrata; constante adoro a quien mi amor maltrata; maltrato a quien mi amor busca constante. Al que trato de amor, hallo diamante, y soy diamante al que de amor me trata; triunfante quiero ver al que me mata, y mato al que me quiere ver triunfante. Si a éste pago, padece mi deseo; si ruego a aquél, mi pundonor enojo: de entrambos modos infeliz me veo. Pero yo, por mejor partido, escojo de quien no quiero, ser violento empleo, que, de quien no me quiere, vil despojo. CANCIÓN (Juan Guzmán Cruchaga) Alma, no me digas nada, que para tu voz dormida ya está mi puerta cerrada. Una lámpara encendida espero toda la vida tu llegada. Hoy… la hallarás extinguida. Los fríos de la otoñada penetraron por la herida de la ventana entornada. Mi lámpara estremecida dio una inmensa llamarada. Hoy… la hallarás extinguida. Alma…no me digas nada que para tu voz dormida ya está mi puerta cerrada. CANTAR DE LOS CANTARES (Sagrada Biblia) Segundo canto La Amada 2:8 ¡La voz de mi amado! Ahí viene, saltando por las montañas, brincando por las colinas. 2:9 Mi amado es como una gacela, como un ciervo joven. Ahí está: se detiene detrás de nuestro muro; mira por la ventana, espía por el enrejado. 2:10 Habla mi amado, y me dice: "¡Levántate, amada mía, y ven, hermosa mía! 2:11 Porque ya pasó el invierno, cesaron y se fueron las lluvias. 2:12 Aparecieron las flores sobre la tierra, llegó el tiempo de las canciones, y se oye en nuestra tierra el arrullo de la tórtola. 2:13 La higuera dio sus primeros frutos y las viñas en flor exhalan su perfume. ¡Levántate, amada mía, y ven, hermosa mía! 2:14 Paloma mía, que anidas en las grietas de las rocas, en lugares escarpados, muéstrame tu rostro, déjame oír tu voz; porque tu voz es suave y es hermoso tu semblante". La oposición de los hermanos Coro 2:15 Cacen a los zorros, a esos zorros pequeños que arrasan las viñas, ¡y nuestras viñas están en flor! Respuesta decidida de la Amada La Amada 2:16 ¡Mi amado es para mí, y yo soy para mi amado, que apacienta su rebaño entre los lirios! 2:17 Antes que sople la brisa y huyan las sombras ¡vuelve, amado mío, como una gacela, o como un ciervo joven, por las montañas de Beter! CAPÍTULO 3 El Amado perdido y reencontrado 3:1 En mi lecho, durante la noche, busqué al amado de mi alma. ¡Lo busqué y no lo encontré! 3:2 Me levantaré y recorreré la ciudad; por las calles y las plazas, buscaré al amado de mi alma. ¡Lo busqué y no lo encontré! 3:3 Me encontraron los centinelas que hacen la ronda por la ciudad: "¿Han visto al amado de mi alma?" 3:4 Apenas los había pasado, encontré al amado de mi alma. Lo agarré, y no lo soltaré hasta que lo haya hecho entrar en la casa de mi madre, en la habitación de la que me engendró. El Amado 3:5 ¡Júrenme, hijas de Jerusalén, por las gacelas y las ciervas del campo, que no despertarán ni desvelarán a mi amor, hasta que ella quiera. Aparición del suntuoso cortejo nupcial
  5. 5. Había una vez (Óscar Petrel) Cenicienta a mi parecer el príncipe azul de estos días lleva puesto unos zapatos gastados usa una chaqueta normal y suele mojarse cuando llueve. Cenicienta, los príncipes se mojan. El príncipe azul a veces se siente solo, no siempre piensa en ti, toma la micro a casa. En algunas noches se emborracha con otros príncipes. Cenicienta, los príncipes toman vino. Cenicienta, tu príncipe azul evita las peleas quizás no realizó el servicio militar. A mi parecer no sabe andar a caballo. Cenicienta, es príncipe azul sin caballo. No ha matado ningún dragón y vive en una casa humilde suele faltarle un poco de dinero. Cenicienta, tu príncipe azul no es millonario. Va a fiestas donde se conversa mucho, espera el amanecer besando a otras princesas. Cenicienta, no serás la primera. No llores, tu príncipe azul quizás escribe, gusta de la música, sueña, fuma, pero sobre todo planea tu rescate. Pero ten en cuenta, Cenicienta, que tu príncipe azul en realidad es de otro color. Un día vendrá y te invitará a lo real, verás que se equivoca que tiene penas a la medida de tus brazos. Un día Cenicienta, un día, no sé si seas capaz princesa de salir de tu castillo, no sé mi querida princesa si seas capaz de salir de tu castillo. Semántica práctica (Mario Benedetti) Sabemos que el alma como principio de la vida es una caduca concepción religiosa e idealista pero que en cambio tiene vigencia en su acepción segunda o sea hueco del cañón de las armas de fuego hay que reconocer empero que el lenguaje popular no está rigurosamente al día y que cuando el mismo estudiante que leyó en konstantinov que la idea del alma es fantástica e ingenua besa los labios ingenuos y fantásticos de la compañerita que no conoce la acepción segunda y a pesar de ello le dice te quiero con toda el alma es obvio que no intenta sugerir que la quiere con todo el hueco del cañón.
  6. 6. AUTORRETRATO Autorretrato De Adolescencia (Pablo de Rokha) Entre serpientes verdes y verbenas, mi condición de león domesticado tiene un rumor lacustre de colmenas y un ladrido de océano quemado. Ceñido de fantasmas y cadenas, soy religión podrida y rey tronchado, o un castillo feudal cuyas almenas alzan tu nombre como un pan dorado. Torres de sangre en campos de batalla, olor a sol heroico y a metralla, a espada de nación despavorida. Se escuchan en mi ser lleno de muertos y heridos, de cenizas y desiertos, en donde un gran poeta se suicida. EL TONTO DE RAFAEL (Autorretrato burlesco) (Rafael Alberti) Por las calles, ¿quién aquél? ¡El tonto de Rafael! Tonto llovido del cielo, del limbo, sin un ochavo. Mal pollito colipavo, sin plumas, digo, sin pelo. ¡Pío-pic!, pica, y al vuelo todos le pican a él. ¿Quién aquél? ¡El tonto de Rafael! Tan campante, sin carrera, no imperial, sí tomatero, grillo tomatero, pero sin tomate en la grillera. Canario de la fresquera, no de alcoba o mirabel. ¿Quién aquél? ¡El tonto de Rafael! Tontaina tonto del higo, rodando por las esquinas bolas, bolindres, pamplinas y pimientos que no digo. Mas nunca falta un amigo que le mendigue un clavel. ¿Quién aquél? ¡El tonto de Rafael! Patos con gafas, en fila, lo raptarán tontamente en la berlina inconsciente de San Jinojito el lila. ¿Qué runrún, qué retahíla sube el cretino eco fiel? ¡Oh, oh, pero si es aquél el tonto de Rafael! Espergesia (César Vallejo) Yo nací un día que Dios estuvo enfermo. Todos saben que vivo, que soy malo; y no saben del diciembre de ese enero. Pues yo nací un día que Dios estuvo enfermo. Hay un vacío en mi aire metafísico que nadie ha de palpar: el claustro de un silencio que habló a flor de fuego. Yo nací un día que Díos estuvo enfermo. Hermano, escucha, escucha... Bueno. Y que no me vaya sin llevar diciembres, sin dejar eneros. Pues yo nací un día que Díos estuvo enfermo. Todos saben que vivo, que mastico... Y no saben por qué en mi verso chirrían, oscuro sinsabor de féretro, luyidos vientos desenroscados de la Esfinge preguntona del Desierto. Todos saben... Y no saben que la luz es tísica, y la Sombra gorda... Y no saben que el Misterio sintetiza... que él es la joroba musical y triste que a distancia denuncia el paso meridiano de las lindes a las Lindes. Yo nací un día que Dios estuvo enfermo, grave.

×