Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Municipalidad de san juan de lurigancho y Burgos Horna: miseria moral

308 visualizaciones

Publicado el

Burghos Horna, y todo su séquito de autoridades de esta institución, incurren en inconducta funcional. Las calles del distrito, están plagadas de contaminación acústica ocasionada por los comerciantes con sus altavoces. El distrito está plagado de fáfricas clandestinas que funcionan al interior de viviendas, inclusive en zonas catastradas como residenciales.

Publicado en: Educación
  • Inicia sesión para ver los comentarios

  • Sé el primero en recomendar esto

Municipalidad de san juan de lurigancho y Burgos Horna: miseria moral

  1. 1. Municipalidad de San Juan de Lurigancho: afrenta pública y vergüenzaEn Perú, existe un distrito llamado "San Juan de Lurigancho". Sualcalde: Carlos Burgos: el de la foto.Las calles del distrito, han sido convertidas en mercados, por loscomerciantes informales ambulantes. Éstos recorren las callesdel distrito, a bordo de camionetas o triciclos, sea vendiendoartículos, u ofreciendo comprar chatarra. Llevan a bordo, potentesequipos de amplificación electrónica, cuya parte visible es unenorme parlante. Estos mal-nacidos, a través de un micrófono,ofertan su mercadería. Desfilan por las calles: no bien acaba depasar uno ofertando sus mangos, se escucha las vocesaltisonantes de otro miserable que ya se aproxima ofertando sustazas. Desaparece ese, y a los pocos minutos se aproxima elcomprador de chatarra, ofreciendo comprar fierros y lavadorasmalogradas...Esto desde las nueve de la mañana, hasta las oncede la noche, como por ejemplo, a lo largo de la calleTahuantinsuyo, en la Urbanización Zárate. El bullicio queproducen, no deja conversar ni escuchar, leer ni dormir: es decir,perturba la tranquilidad de la gente. Este bullicio estressante,ocasiona daños irreparables en la integridad emocional delsujeto: lo estressa, lo pone irritable, lo hace sentir infeliz.. Es unaincursión en la integridad de la conciencia, del contenido mentalde la persona; altera la integridad emocional de la persona.Constituye esta brutalidad, no solamente contaminaciónambiental, sino además, una verdadera agresión acústicaLa Municipalidad de San Juan de Lurigancho, no expresa lamenor voluntad política por reprimir estos abusos criminales;menos la Policía Nacional. Si usted cree que exagero, visite lacalle Tahuantinsuyo en la Urbanización Zárate, cualquiermañana, o el cruce de la Av. Gran Chimú con la calle Lanzón.:hallará vendedores de CDs con sus equipos a todo volumen.Las ordenanzas municipales, prohiben terminantemente el uso demegáfonos callejeros. La Constitución Política del Perú, garantizaal ciudadano, un medio ambiente sano, saludable. Es más: elvecino, por pagar sus arbitrios municipales, tiene derecho a laresidencialidad, es decir, a calidad de vida. Este maldito de
  2. 2. Carlos Burgos, y todo su equipo de regidores, se ríen de estasdirectivas. Si no reprimen la contaminación acústica queproducen los comerciantes ambulantes, no es porque no puedan(para eso tienen a la ley y a la policía a su servicio). No lo hacen,porque no les da la gana.Lo que ocurren en la cuadra 2 de la calle Wirakocha en laUrbanización Zárate, es para no creerlo:En la segunda cuadra de la calle Wiracocha, usted puede hallarun testimonio patético y evidente de la mugre moral que es elestado peruano y todas las instituciones que lo conforman: en elnúmero 209, funciona un burdel, con la fachada de "discoteca" .Los niños y escolares que tienen que transitar por la acera, vénseobligados a mirar a las prostitutas en la puerta del burdel,luciendo sus desnudas piernas. Al costado, existe el "HostalWirakocha": jamás se ven viajeros con maletines: no es más quela fachada de una casa de citas. Hay, en el número 205, un salónde recepciones nocturno. Por las noches, especialmente los finesde semana, ponen sus equipos de sonido a todo volumen: sonunos amplificadores de sonido gigantescos, y los vecinos nopueden descansar debido al bullicio que estos equipos producendurante toda la noche. En esa cuadra hay muchos baresnocturnos, peñas nocturnas con karaoke: allí se expendecerveza, y el bullicio que producen sus equipos de sonido esinsufrible. También hay discotecas. todos estos negocios,congregan a gentes disolutas, de vida licenciosa, de mal vivir. Losparroquianos, en grupos, toman cerveza inclusive en lacalzada, con las botellas de cerveza en el piso, protagonizangrescas en la vía pública, y hasta corre bala. Por la mañanasiguiente, aparecen en las aceras, botellas de cerveza rotas. Detal manera, resulta peligroso transitar por esa arteria por lasnoches. El ensordecedor ruido procede de los muy potentesequipos de música de estos antros, ubicados a ambos lados de lacalle. es un escándalo insufrible, al punto que los transeúntestienen que taparse los oídos con sus manos.El alcalde Carlos Burgos, últimamente ha cambiado la condiciónde la zona, que era "residencial": para el efecto de su cometido,convirtió la calle en una "alameda", sin consultar a los vecinos:colocó bancas y postes de alumbrado, pero esto, obviamente,para implementar los negocios, en lugar de erradicarlos. Losúnicos que hacen uso de esas bancas son, los beodos que salen
  3. 3. de los bares a tomar sus cervezas al aire libre, o a tenderse enlas bancas. Obviamente, esa "alameda" se implementósolamente con la non sancta intención de favorecer a lospropietarios de esos ilícitos negocios.Los bullicios que producen estos negocios, atentan contra laintegridad emocional de los transeúntes y vecinos, dado que elbullicio estressa.Por las noches, hay puestos de comida: se vende por ejemplo,anticuchos y pollo broaster: estos puestos tienen sus mesas ysillas, o bancas, donde se sientan los parroquianos a servirse susviandas. Esto, ocupando la vía pública, en la calzada. Las aguasservidas, con restos de fideo y de cebolla, son igualmentearrojadas por estos malos comerciantes al pavimento de la víapública.A la vuelta, en la cuadra 4 de la calle Tahuantinsuyo, existen dosbodegas que venden licor. Hay unos orates alcohólicos que sonsus consumidores. Toman el aguardiente ahí en la vía pública, yhasta se quedan dormidos borrachos en la acera. Cuando tienenla necesidad de miccionar, se sacan su miembro viril a plena luzdel día, y se orinan en la vía pública, en presencia de las señoraso los niños que obligadamente tienen que transitar por el lugar.El funcionamiento de todos estos negocios, es contrario a la ley:las ordenanzas municipales prohiben la instalación de este tipode negocios bulliciosos en las arterias transversales de la zona(Urb. Zárate). La constitución Política del Perú, garantiza paracada ciudadano, la preservación de su derecho a vivir en unambiente ecológicamente sano. Empero, la ley en Perú es letramuerta.El alcalde, es un tal Carlos Burgos. Este miserable, tieneconocimiento de todos estos escándalos y desórdenes en sudistrito; este miserable, gana como dieta nueve mil quinientossoles, y algo similar gana cada uno de sus regidores. Estemiserable Carlos Burgos, no hace nada por clausurarestos establecimientos, pese a las quejas de los vecinos. Se hainstalado en la municipalidad hace cinco meses, una comisión delmedio ambiente presidida por el ignorante de Burgos,, y hastaahora no hace nada: todo sigue igual.
  4. 4. Y lo que es peor: no existe en Perú, ninguna institución ante lacual uno pueda quejarse por la inconducta funcional de un malalcalde. El Ministerio Público no puede intervenir, porque la leycontempla estos casos como "faltas" y no como delitos. LaDefensoría del Pueblo tampoco puede intervenir, porque elordenamiento jurídico no le da potestades de carácter coercitivo:sólo le permite suplicar: suplicar a un alcalde cara-dura al que leresbalan las censuras y quejas.En cuanto al Poder Judicial: es otro disparate: primero exige quese agote la "vía administrativa": si no lo esconden el expediente,hay que hacerle un seguimiento por años en la municipalidad,incluidos los "recursos impugnatorios". Iniciada la demanda en eljuzgado, en lo "contencioso-administrativo", hay que esperarotros largos años hasta que el magistrado emita sentencia. Másaun: dicha sentencia es apelable. Total, este trámite dura por lomenos ocho años. Pe or aun: vamos a suponer que la resoluciónjudicial final es favorable a los vecinos quejosos: si al alcalde nole da la gana de cumplirla, no la cumple, y no le pasa nada.Perú es tierra de nadie, y no tenemos dónde quejarnos. Lacomunidad internacional debe estar informada de lo que es elPerú: desgobierno y vacío de autoridad, incompetenciaadministrativa; las calles, son tierra de nadie; la ley y lasordenanzas municipales, están pintadas en el papel. Lasinstituciones del estado peruano, son burocráticas, formalistas eineptas. Las autoridades, aspiran al cargo solamente paraservirse del mismo y robar. Por eso, este miserable, CarlosBurgos, se siente protegido por un ordenamiento jurídicocorrupto. Por eso la desfachatez de su sonrisa. Vea estosreveladores videos.

×