Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales
Universidad Distrital Francisco José de Caldas
Manuel Al...
La autoridad al establecerse no puede ser parte de un conflicto, será una autoridad
imparcial que gobernara bajos las leye...
autoridad del estado y sus gobernantes: el que le daba un poder absoluto y el que lo
declaraba como un enviado de Dios.
Ot...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

reseña. Segundo tratado sobre el gobierno civil. Jhon Locke

2.848 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.848
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

reseña. Segundo tratado sobre el gobierno civil. Jhon Locke

  1. 1. Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Ciencias Sociales Universidad Distrital Francisco José de Caldas Manuel Alejandro Herrera Peñuela Materia: Ética profesional Código: 20092155038 Fecha: 26 de noviembre de 2013. Locke, John. (1690). Segundo tratado sobre el gobierno civil Un ensayo acerca del verdadero origen, alcance y fin del gobierno civil. Revisado el 26 de noviembre de 2013. Véase en http://archipielagolibertad.org/upload/files/007%20Estado%20de%20derecho/7.1%20Dere cho,%20ley,%20instituciones/0001%20Locke%20%20Segundo%20tratado%20sobre%20el%20gobierno%20civil.pdf El siguiente escrito busca reseñar el libro “Dos ensayos sobre el gobierno civil (1690)” del pensador ingles del Siglo XVII que es considerado el padre del empirismo y liberalismo moderno; fue filosofo, pedagogo y medico. A causa de su contexto, su época y su práctica (enseñar para los hijos de la nobleza) propuso una teoría política que inaugura la idea de propiedad privada y la soberanía popular. Sus planteamientos tendrán una influencia definitiva en las ideas de la revolución gloriosa (revolución de 1688). El texto comienza exponiendo lo que se conocerá como el estado naturaleza, un estado primitivo en donde los hombres se rigen por la libertad absoluta siendo iguales, bajo esa libertad tienen derecho a todo dado que si son iguales nadie tiene por qué tener más o porque pretender regular a sus pares, por lo mismo cada cual está en capacidad de tomar la justicia en sus propias manos si se considera agraviado. No existe autoridad, justicia, ni propiedad, ni siquiera el derecho a la vida se garantiza porque para mantener mi libertad en ocasiones es necesario eliminar al otro si así lo considera mi sentido común. El autor menciona que en el mundo toda la creación es producto de Dios para el disfrute de todos los hombres, pero a esta creación es la acción humana la que le da un valor adicional, el hombre al transformar la obra de dios mediante su trabajo ha producido una riqueza adicional a determinado producto y a la naturaleza en general, al hacer esto puede apropiarse de ese producto nuevo que ya no es obra de Dios sino que ahora es producto del hombre, de un hombre en especifico porque al tomar ese hombre la obra de Dios en sus manos y transformarla el resultado deja de ser de todos los hijos del creador y ahora es propiedad de aquel que la trabajo. Esta situación de propiedad privada ya se da en el estado naturaleza, pero al estar desprovisto de una autoridad que hayan escogido voluntariamente y esta cuente con una capacidad coercitiva, es imposible apropiar los frutos del propio trabajo, acumular o intercambiar bienes. Los hombres por temor a los otros hombres y con la firme convicción de tener otros intereses más allá de vivir en un estado de alarma permanente y de recelo por su vida, buscan avanzar hacia una forma de organización social que les garantice al menos el derecho a la vida. En este camino contrario al estado naturaleza encontraremos la sociedad civil, la cual se constituye a partir de una serie de acuerdos (contrato social) y de la renuncia voluntaria (por temor a perder la vida) a su derecho a la libertad absoluta y a la de tomar la justicia con sus propias manos, estableciendo una autoridad imparcial que va a tener jurisdicción sobre todos, contando con un poder coercitivo capaz de castigar o someter a aquellos que transgredan los derechos de los otros.
  2. 2. La autoridad al establecerse no puede ser parte de un conflicto, será una autoridad imparcial que gobernara bajos las leyes sociales aceptadas, no buscara beneficiar a ninguna de las partes sino que buscara la justicia, permitirá la apelación y castigara los agravios de la manera más apropiada (tendrá una capacidad judicial). La autoridad regirá a la sociedad en su conjunto porque así lo decidieron, entregaron su soberanía y su poder de gobernarse a sí mismos a un estado que deberá garantizarles unos derechos esenciales como: el derecho a la propiedad, el derecho a la vida y el derecho a la felicidad. Al hacer esto el estado contara con una completa legitimidad sobre sus pobladores; en la búsqueda de garantizar estos derechos el estado está autorizado a imponer leyes para que sean respetadas por todos sus miembros (es decir tiene una capacidad legislativa) produciéndose de esta manera un orden social legal y legitimo que no puede por ningún motivo privar o expropiar los bienes de alguien sin su consentimiento. Todo pueblo que sea anterior a este sistema o que haya constituido una autoridad que no sea imparcial y que además cuente con una separación de poderes entre aquel que es declarado soberano (porque nadie puede ser parte y juez de un mismo problema) se encontrara en un estado de naturaleza, las sociedad que logren establecerse de esta manera, o los individuos que se sometan a estas condiciones en una sociedad ya establecida, romperán con ese estado previo y avanzaran hacia la conformación de una sociedad civil. La autoridad de los estados dependerá entonces de la voluntad de los ciudadanos que apoyan o rechazan y que en virtud de esto pueden tumbar al poder judicial mediante medidas legales si este no cumple con la garantía de sus derechos, de la misma manera que pueden modificar el parlamento si consideran que este legisla de manera contraria a sus intereses. Y si el estado no respeta estos parámetros no puede gobernar dado que carecerá de legitimidad por lo que se considera que el poder no puede ser absoluto, propone la separación de poderes y un principio de gobernabilidad basado en la legalidad y la legitimidad para evitar cualquier abuso. En caso de que todo esto falle el autor hace un llamado a la desobediencia civil y a levantarse en armas contra la tiranía, considerando que todo aquel que hace uso de la fuerza sin tener ese derecho basado en una justa razón será entonces productor de una fuerza injusta e ilegal que lo declara así en un estado de guerra contra el resto de la sociedad. Sin embargo también podría pensarse que esta aparente invitación de Locke no es más q un elemento que el resalta para que aquellos que tienen el poder en sus manos lo consideren y eviten una revuelta popular. A la estructura del estado le adiciona un elemento nuevo: el tributo o los impuestos, porque los gobiernos no pueden mantenerse sin grandes gastos y aquellos que se ven beneficiados por su existencia deben gestionar para que perdure. Sus planteamientos proponen que el estado este constituido por lo que al día de hoy sería un poder legislativo como una cámara o senado y uno judicial que se encargara de acompañar el poder legislativo regularlo y promover que este cumpla con la función para la cual fue escogido a la par de hacer cumplir lo que este acuerda, así con Locke se rompe la lógica simbolista o unipersonal del gobierno y procurar establecer un llamado regular a elecciones, rompe también con dos mitos existentes en su época sobre la
  3. 3. autoridad del estado y sus gobernantes: el que le daba un poder absoluto y el que lo declaraba como un enviado de Dios. Otro elemento importante de esta obra me parece que es anticiparse a la democracia y porque no a los derechos humanos, dado que en su texto se evidencia o se propone que todos los hombres tienen estos derechos de manera natural, no son propios de una sola clase o exclusivos de los hombres con propiedades sino que todos los hombres nacen con esos derechos, incluso las mujeres y los niños que se encuentran primero en un estado de protección pero que al alcanzar una determinada edad pueden empezar a ejercer sus derechos, sin que nadie tenga soberanía sobre sus vidas o sus propiedades.

×