Carta a un cónyuge con dudasCarta a un cónyuge con        dudas …      Llucià Pou Sabaté, sacerdote                    1
Carta a un cónyuge con dudas         Me decías que la cosa estaba un poco aburrida, faltaba pasión.No lo entendí todavía, ...
Carta a un cónyuge con dudashacerse. Vamos a ver qué pasa con el matrimonio. Damos por supuestoqué es, y suponemos que est...
Carta a un cónyuge con dudasdébiles y desvalidos (niños, enfermos, ancianos…); sino que, al contrario,cuanto más perfecció...
Carta a un cónyuge con dudascontestado mil veces que es imposible describir algo que no existe…” Lapobre dice que tampoco ...
Carta a un cónyuge con dudasLuego se calló.- “Pero es que ya no siento nada por ella”, contestó elmarido. –“Ámala”, repiti...
Carta a un cónyuge con dudastrata de un sentimiento y por tanto subjetivo, algo que hay que educarpara que no tenga caráct...
Carta a un cónyuge con dudassentimientos. En un cuento de Pearl S. Buck (“Hasta mañana”) lepregunta una mujer blanca con d...
Carta a un cónyuge con dudas        Amar es siempre lo mejor. Una convivencia basada en elamor es sumamente difícil, cuand...
Carta a un cónyuge con dudaséxitos la vida está llena si hay amor, pero hay dolor, y a veces viene latentación de no amar....
Carta a un cónyuge con dudasplaga de la soledad va extendiéndose. Se ve más gente sola: mayores,niños, y la peor soledad, ...
Carta a un cónyuge con dudasllamamos la "realización personal" egolátrica, saber que la solidez de lafamilia es para los h...
Carta a un cónyuge con dudasmarketing y ver cómo agradar. Y la misma fatuidad nos pareceencontrarla en tantas estructuras ...
Carta a un cónyuge con dudas        Todo esto lo trata la película “Infiel” (Trolösa) tiene por directoraLiv Ullmann, y po...
Carta a un cónyuge con dudassensualidad, por buscar una “historia más excitante” que la vidaordinaria. La irresponsabilida...
Carta a un cónyuge con dudasun modo de vida que cada vez adoptan más personas”... al final, lamuerte. Esta es la parte más...
Carta a un cónyuge con dudaspresta atención”. Entonces el padre grita a la montaña: “- Te admiro”. Yla voz responde: “- Te...
Carta a un cónyuge con dudasla mirada turbia, la niebla está dentro de nosotros a menudo y por esoproyectamos aquella visi...
Carta a un cónyuge con dudas         En la Biblia leemos cuando el pueblo de Israel va por el desierto yllegan las “serpie...
Carta a un cónyuge con dudasmotivación. El cuarto, es que no debes envidiar a nadie por lo que tieneo por lo que es, ellos...
Carta a un cónyuge con dudastierras y con aquellos calores…” esta tolerancia sigue hoy en Perú,cuando el pueblo distingue ...
Carta a un cónyuge con dudases ciego, si ella/él me dice ven lo dejo todo, adiós, ‘ciao’, que te vayabonito…’ suena muy ro...
Carta a un cónyuge con dudasaburriéndome”, “ya no tengo necesidad de llamarle”. Cada uno sienteque ya no está esa chispa q...
Carta a un cónyuge con dudasambivalentes y muchas veces presentados como odio, sin embargo con lasuficiente recompensa gra...
Carta a un cónyuge con dudasque antes podían permitirse, pero el amor que nace es lo mejor, dar lavida, aunque haya una li...
Carta a un cónyuge con dudasrara forma de ternura que cría fortaleza, de suavidad que producereciedumbre, de protección qu...
Carta a un cónyuge con dudasa esta dependencia hay una sensación de libertad que se creía perdida yque en el fondo del alm...
Carta a un cónyuge con dudasla Locura, que le da a la vida un punto de aventura, de libertad. Para queno quede esclavizado...
Carta a un cónyuge con dudaseterno bajo la luna, idealistas... pero “si la luna hablara, cuántas verdadesnos diría a cerca...
Carta a un cónyuge con dudas        El maestro le señala al discípulo una planta y le pregunta si sabequé era.        -Bel...
Carta a un cónyuge con dudasmanifiesta en la solidaridad, la fraternidad, etc. En cambio, lasfrustraciones, resentimientos...
Carta a un cónyuge con dudasvoluntarismo y fideísmo por un lado, y por otro racionalismo kantiano,son derivaciones de una ...
Carta a un cónyuge con dudas         -re-cordar situaciones buenas: “re-cordar” es volver a llevaral corazón, volver a viv...
Carta a un cónyuge con dudaspor la roca de donde goteaba el agua, para beber directamente allí.Había un charco con mucho a...
Carta a un cónyuge con dudashaya verdad, sino que no la alcanzamos nunca por entero. De ahí elpecado de impaciencia, de de...
Carta a un cónyuge con dudas        Ante los defectos de una persona, no hay que perder la calmadiciendo “¡ya está bien, n...
Carta a un cónyuge con dudashubieran deseado inmediatamente mandar caer fuego del cielo paraconsumirlos. Jesús los detiene...
Carta a un cónyuge con dudasel tratamiento, y asiste como espectador a la dependencia afectiva queella tiene con su médico...
Carta a un cónyuge con dudasdefendía, pero a ciegas. Atacaba a mi mujer, en lugar de atacar alverdadero enemigo y, por últ...
Carta a un cónyuge con dudasagua enseguida para salvarlo. Al recuperarse, tomó un cuchillo y escribióen una piedra: –Hoy, ...
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Carta a un cónyuge con dudas
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Carta a un cónyuge con dudas

19.654 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
1 comentario
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Por los poderes de la tierra, por la presencia del fuego, por la inspiración del aire, por las virtudes del agua, invoco y conjuro a Pomba Gira María Padilha, por la fuerza de los corazones sagrados y delas lágrimas derramadas por amor, para que se dirija a JIG donde está JIG trayendo su espíritu ante mi NMC, amarrándolo definitivamente al mío. Que su espíritu se bañe en la esencia de mi amor y me devuelva el amor encuádruple. Que JIG jamás quiera a otra persona y que su cuerpo solo a mi NMC me pertenezca. Que JIG no beba, no coma, no hable, no escuche, no cante a no ser en mi presencia. Que mis grilletes lo apresen para siempre, por los poderes de esta Oración. Minhas pombas gira use su poder y aleje a JIG de cualquier mujer con que el este en este momento;y si estuviera que llame mi nombre. Quiero amarrar el espíritu y cuerpo de JIG; porque lo quiero amarrado y enamorado de mi NMC quiero que JIG se quede dependiente de mi amor, quiero verlo loco por mi NMC, deseándome como si yo fuese la última persona de la faz de la tierra. Quiero su corazón prendido a mi eternamente, que en nombre de la gran Reina María Padilha florezca este sentimiento dentro de JIG dejándole preso a mi NMC,24 horas por día. OH Pomba gira Reina María Padilha has de traer a JIG, para mi NMC, pues yo a el deseo, y lo quiero deprisa. Por tus poderes ocultos, que JIG comience a amarme a mi NMC a partir de este exacto instante y que el piense sólo en mi NMC, como si yo fuese la única persona del mundo. Que ekll venga corriendo hacia mi, lleno de esperanzas y deseo, que JIG no tenga sosiego hasta que venga a buscarme, y vuelva a mi NMC. Reina María Padilha yo te imploro para que me traigas a JIG. que JIG me ame mucho, venga manso y como yo deseo. Yo le agradezco a la gran Rainha María Padilha. Y prometo siempre llevar su nombre conmigo. OH! Poderosa Pomba Gira Siete Exus, quiero de vuelta mi amado JIG que me entristece con su desprecio, que JIG olvide y deje de una vez y por todas todos los otros amores y a los que nos quieran apartar. Que JIG sea desanimado y frío con otras personas, que desanime y sea frío con todas las otras mujeres, que cualquier otra mujer que este con JIG se estrese con el, pelee con el y salga inmediatamente de la vida de el y le tome enojo, odio, aversión y rabia de el y no se retracte de nada. Y que JIG tome enojo, odio, aversión y rabia de cualquier otra mujer que ande con el ahora y que ellos terminen esa relación urgentemente. Que JIG que se sienta solo, humillado, avergonzado de todo y por todos. Que El venga a mi NMC, pida mi amor y mi perdón. Oh! Linda Poderosa Pomba Gira Siete Exus, que en ese momento JIG no quiera mas andar con nadie ni con sus amigos. Que quede sólo pensando en mí y pensando cómo va a hacer para HACERME FELIZ. Necesito reina, de una señal, una llamada telefónica, cualquier rcontacto para yo saber si JIG piensa en mi y que me quiere, y me quite de esa oscuridad. Que JIG hable conmigo, que sienta que me echa de menos. Usted es fuerte y poderosa, traiga a JIG a mis pies, para no mas salir, y que venga Corriendo, que deje todo y a todos Y que sólo piense en mi NMC Linda Poderosa Pomba Gira Sete Exus que con su grande y fuerte poder quite todas las barreras que están impidiendo que JIG ME AME LOCAMENTE y desee unirse a mi NMC. Quiero mi amado, amándome y admirándome siempre. Que el no sienta mas deseos sexuales por ninguna otra persona. Que sus deseos sean sólo para JIG Y NMC, que sus pensamientos, gentilezas y bondades sean sólo para mi NMC. Que JIG quiera mucho de verdad que yo NMC me Quede Con el. Pero además, quiero que usted, Linda Poderosa Pomba Gira Sete Exus, aleje de JIG toda y cualquier otra mujer. Y Que podamos ser felices juntitos. Que el sólo sienta atracción y deseo sexual por mi NMC. Que el me llame por teléfono, desde ya y a todo instante. Que sienta nostalgia por mi persona, y que sufra lejos de mi NMC y no aguante mas sufrir. Quiero que el me busque hoy y ahora. Quiero oír la voz de el, pidiendo verme para quedarse conmigo y volviendo a mi NMC para siempre, diciendo que me ama y que me quiere solo a mi. GraciaS PoR el FavoR ConcedidO. Copie y pegue un pedido igual a este aquí en 7altares diferentes y dentro de 7 días su pedido será realizado. Oración Fuerte Para Amarrar a Alguien. Simpatía infalible pero no se puedevolver atrás.
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
19.654
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
38
Acciones
Compartido
0
Descargas
179
Comentarios
1
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Carta a un cónyuge con dudas

  1. 1. Carta a un cónyuge con dudasCarta a un cónyuge con dudas … Llucià Pou Sabaté, sacerdote 1
  2. 2. Carta a un cónyuge con dudas Me decías que la cosa estaba un poco aburrida, faltaba pasión.No lo entendí todavía, lo siento, los únicos conceptos que tengo alrespecto son los primeros artículos que siguen. Voy a seguir la forma deun borrador de libro: es algo difícil de explicar porque es algo personal,en las películas Dreyer-I. Bergman-W.Allen (no católicos, las pelis que osdejé, pero hay una de un católico: Rossellini, al menos de culturacatólica, este si intenta cerrar la pregunta, los demás dejan el temaabierto por incapaces de responder) intentan explicarlo. Por ejemplo –cito a críticos- Dreyer nos presenta a Gertrud (interpretada por Nina PensRode) la esposa de un político, con una carrera de cantante abandonadaa sus espaldas. Una mujer, por tanto, sensible y con inclinacionesartísticas. Frustrada por la frialdad de su matrimonio y azuzada por losimpulsos pasionales de su amante, un conocido pianista, Gertrud seenfrenta resignada a su separación. En ese momento aparece un poeta,antiguo novio de Gertrud, que le trae recuerdos del pasado y le proponeretomar su antigua relación. Entre esos tres hombres de su vida oscilaGertrud, pero acaba con el convencimiento de que ninguno puedeamarla como ella está dispuesta a hacerlo, de un modo absoluto y sinconcesiones, ya que los tres anteponen al amor otras necesidades. El filmacontece en un ambiente burgués, donde predominan las relaciones fríasy el rigor institucional. No hay espacio para la calidez de lossentimientos, o así nos lo presenta Dreyer, mediante una puesta enescena que impone un severo distanciamiento entre los personajes, yentre éstos y el espectador. La emotiva Gertrud destaca de forma casiobscena en este ambiente. Sus ansias de amor y verdad (para ella ambascosas son equivalentes) representan un grito rebelde de mujer en unmundo regido por la frialdad de lo masculino. (Claramente, elestereotipo cambia, pues en todo hombre hay elementos femeninos y entoda mujer masculinos, son intercambiables los protagonistas de laspelículas, como los personajes que más abajo cito…). Ahora va el posibletítulo: “¿ALGÚN PROBLEMA QUE RESOLVER EN NUESTROMATRIMONIO?” O “MATRIMONIO EN TIEMPO DE CRISIS” O “¿DEVERDAD EL MATRIMONIO ES PARA SIEMPRE?” “¿NOS SEPARAMOS?¿Y LOS NIÑOS? ¿SALDRÁ BIEN?”: para que una cosa funcione, unaempresa o actividad, tiene que poder hacerse, querer hacerse, y saber 2
  3. 3. Carta a un cónyuge con dudashacerse. Vamos a ver qué pasa con el matrimonio. Damos por supuestoqué es, y suponemos que estamos en crisis… Estas páginas tienen 1)una introducción-trama, donde se ve si hay algo que se ha deresolver, y 3 partes, que una vez considerado que algo se hade resolver se pasa a ver 2) si se puede resolver 3) si sequiere resolver 4) si se sabe resolver Lo primero que hay que decir es que el tema esimportante, pues una huida hacia delante sin penar puede serfuente de depresiones, desgracias y hasta suicidios mañana, yes una pena porque excepto la muerte todo tiene arreglo…nuestra libertad se dispara con la química de la euforia delcambio pero luego vemos que no basta un cambio “defamilia”, que la persona necesita un reconocimiento social,del entorno familiar, el cariño de los hijos, la trayectoriapersonal… y que las emociones fuertes son importantes, perola química del cerebro cambia a los pocos meses… en fin,vamos a explorar este tema… abiertos a la verdad, sin miedo,a partir de unas pocas notas que tengo escritas (CAMBIA LOQUE QUIERAS Y AÑADE Y SOBRE TODO SUPRIME TEXTO…POR FAVOR, QUE ES LO QUE MÁS CUESTA Y AGRADEZCO).Tengo que añadir algo de sexualidad, y 3 ideas: alianza queno se rompe / dejar volver / el amor necesita un duelo, valorpositivo de la crisis… 1) INTRODUCCIÓN: Introducción: La familia puede ser, hade ser, una comunidad de vida y amor. Tiene su génesis en esta relaciónque llamamos matrimonio. ¿Es cierta esa entrega única, total y exclusivade "te quiero a ti, sólo a ti y para siempre"? ¿Por qué la familia? Para noliarnos con tópicos, llamaremos aquí familia a esa unión estable entrehombre y mujer donde hay seguridad de que uno puede sentirse "encasa", y cuando vuelve del trabajo sabe que le espera alguien, y quepuede tener hijos con la seguridad de que habrá este clima dondepuedan sentirse amados con lo normal que han tenido los hijos a lo largode la historia, donde ha funcionado la cosa. (Es decir no entendemosaquí por "familia" esos experimentos que son complejos de demostrarque puedan equipararse con familia). La familiano es una institución «inventada» para los 3
  4. 4. Carta a un cónyuge con dudasdébiles y desvalidos (niños, enfermos, ancianos…); sino que, al contrario,cuanto más perfección alcanza un ser humano, cuanto más maduro es elpadre o la madre, más precisa de su familia, justamente para crecer comopersona, dándose y siendo aceptado: amando… con la guardia baja, sinnecesidad de «demostrar» nada para ser querido. Las películas deBergman o Woody Allen, Kieslowski, etc.; las novelas de la mismapremio Nobel de 2007 Doris Lessing, etc., nos lo confirman: losinteligentes y los ignorantes, los sabios y los incultos, los ricos y pobres...todos necesitan familia, las hipótesis contrarias van quedandodesmentidas. Se decía que sobre el gigante de la tradición el hombre puede vermucho más lejos. Esto se lleva a la práctica en tecnologías comomedicina, ingeniería nuclear, pero por desgracia se piensa que no esnecesario en el tema de educación y familia, y los ignorantes que legislanson instrumentos de los demonios que quieren primitivizar al hombre,que sea otra vez un mono con armas sofisticadas, lo cual es penoso puesse hará más daño que antes, que tonteaba con piedras y lanzas. Hay quetener en cuenta esta rica tradición que llamamos cultura, en el modo delegislar, en la política, en el trabajo… Solo si se tiene en cuenta lagrandeza impresionante del ser humano podrán establecerse lascondiciones para que se desarrolle adecuadamente… y sea feliz. Amor, flor delicada. En la película “Secretos de unmatrimonio” de I. Bergman, aparece una mujer –típica ama de casa-quiere divorciarse, pues su matrimonio es sin amor; después de muchosaños en los que “todo ha ido bien”, quiere separarse y se lo cuenta a laabogado: “mi marido es una buena persona, no le reprocho nada, hasido un padre excelente y nunca nos hemos peleado. Tenemos un pisoexcelente y una casa que nos dejó su madre al morir, a los dos nos gustamucho la música… es ideal… pero no hay amor… nunca lo ha habido…prefiero la soledad a seguir viviendo así, no puedo soportarlo… le dijehace 15 años que no quería seguir viviendo con él, fue muy comprensivoy se limitó a pedirme que esperase a que los niños fuesen mayores… meha preguntado mil veces qué es lo que va mal en nuestro matrimonio,para que yo quiera pedir el divorcio, y yo le he dicho siempre que nonos engañemos, que cuando no hay amor es imposible seguir viviendojuntos. Me preguntó en qué creo que consiste ese amor, y yo le he 4
  5. 5. Carta a un cónyuge con dudascontestado mil veces que es imposible describir algo que no existe…” Lapobre dice que tampoco ha querido nunca a sus hijos, que procurabacumplir: “soy alguien que tiene todo lo que se puede desear, que piensaen una cosa vaga y remota que llama amor. Claro que en la vida haytambién otras cosas: amistad, lealtad, bienestar, seguridad, pero...” Ellacree tener aún “posibilidades de encontrar el amor… ahora todo estáencerrado, embotellado… lo malo es que la vida que he vivido me haido ahogando cada vez más, pero aún estoy a tiempo, tengo que haceralgo: primero eldivorcio… pueslos dos nosobstaculizamos deun modo letal…es espantoso”. Yla cosa más fuertees lo que dice acontinuación:“Me está pasandouna cosa muyextraña. Missentidos, quierodecir el tacto, lavista, el oído…me estánempezando a fallar. Sé que esto de delante es una mesa, puedo verla…puedo tocarla, pero la sensación es débil y vaga, rebajada. Lo mismo lodemás: la música, los aromas, las caras de la gente, las voces, todo se estávolviendo pobre, gris y desvaído, como mi vida”. Es dura una vida vacía.Esa mujer ya entrada en años ve que su vida ha sido irse apagando, nosabe lo que es el amor: y por eso pierde hasta la sensibilidad. Locontrario ocurre cuando uno ama: todo se ve luminoso, se está despiertoa la vida, se vive de modo auténtico, no hay obstáculos ni dificultadesque no se superen, ya que ”fuerte como la muerte es el amor” (Cantar delos cantares). Cuentan de un esposo que fue a visitar a un sabio consejero y ledijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse. El sabio loescuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: -“Ámala”. 5
  6. 6. Carta a un cónyuge con dudasLuego se calló.- “Pero es que ya no siento nada por ella”, contestó elmarido. –“Ámala”, repitió el sabio. El esposo aburrido estaba yadesconcertado, cuando después de un oportuno silencio, agregó el sabio:"Amar es una decisión, voluntad de amar, compromiso… no unsentimiento; amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo y el frutode esa acción es el amor. El amor es un ejercicio de jardinería: arranca loque hace daño, prepara el terreno, siembra, sé paciente, riega y cuida.Debes de estar preparado porque habrá plagas, sequías o excesos delluvia, mas no por eso abandones tu jardín. Ama a tu pareja, es decir,acéptala, valórala, respétala, dale afecto y ternura, admírala ycompréndela". Eso es todo... ámala. Este relato de autor desconocido nos habla de que el Maestro dela vida es el amor. No el sentimiento sino la voluntad de querer, dedarse, pues el amor es don de sí. El amor –esa voluntad y constancia, esafidelidad como respuesta- es lo que convierte nuestra vida en algo vivo,que no acabe como una planta mustia, por falta de regarlo. El amor esalgo misterioso pero vale la pena cultivarlo pues es la esencia de la vida,y a veces miramos hacia fuera, queremos cambiar las situacionespensando que teniendo lo que deseamos seremos felices, y seríaconformismo no aceptar nunca cambios, pero tampoco podemosengañarnos en poner la solución de todo en un ir cambiando. A vecestenemos miedo a enfrentarnos al amor, y lo perdemos pues el amorauténtico es la ausencia total de miedo. Cuando rompemos una relación,cuando nos refugiamos en cosas que no están en nuestro camino,escapando de la realidad, ¿de que tenemos miedo? Precisamente deamar. La felicidad no está en tener lo que querríamos, sino en querer loque tenemos, no proyectarnos hacia una situación idílica en la que todoestá a nuestros gustos, pues nuestros gustos se agostarían y nosaburriríamos como a veces nos pasa con lo de cada día, cuando falta elamor. Hay un resello amoroso, divino, en todo; y cuando no lo veo voyquizás borracho de sensaciones que me impiden ver el trazado de lacarretera, dominado por el miedo buscando una salida fácil que luegoresulta tortuosa e infeliz. En una sociedad de cambios fáciles, es necesarioentonces la sobriedad en esas formas de escape, no tener miedo al amorauténtico, cultivar con paciencia esa flor preciosa del amor. ¿Amar para siempre? En el amor hay un componenteromántico, desatado, furioso y ciego, fuera de la realidad, más bien se 6
  7. 7. Carta a un cónyuge con dudastrata de un sentimiento y por tanto subjetivo, algo que hay que educarpara que no tenga carácter posesivo y neurótico. Cuando esta fase nomadura en un amor más profundo, conduce a una actitud melancólica,de tristeza íntima por el ensueño irrealizable, aquel amor imposible (elque se canta en la época del Romanticismo). Hay también un amor sincompromiso, pasional, que se plantea en términos de todo o nada (elque describe Larra, o Clarín en “La Regenta”), que rompe lasconvenciones socialesen nombre de lalibertad de amar (sino acabatrágicamente, lesucede el desengaño,la desilución, la ironíao el cinismo). “¿Qué es elamor auténtico? ¿Seda sólo una vez en lavida?” Son preguntasque puede plantearsequien lo idealiza ypiensa que en su vidapasa todo lo contrario, que una convivencia basada en el amor es casiimposible pues la rotura parece ya irreparable. “Se ha roto... se nosacabó el amor”, dicen: y es cierto, aquel viejo amor perdido quizá no esrecuperable..., pero sí puede nacer otro. No será ya el amor adolescentee idealizado, pero será sin embargo más pleno y maduro, hecho a basede cosas reforzantes, positivas, que quizá no parten de la emoción, peroexpresan algo más profundo. En nuestra cultura no cabe la idea de“esclavizarse” a un “para siempre”, de modo obligatorio. De hecho, a lasprimeras de cambio se separan las parejas. Y no es que sean personasmalas: pero realmente, muchas personas hoy día no se sienten maduras,están incapacitadas para asumir una relación matrimonial a nivelpersonal; de hecho van al matrimonio pensando que es otra cosa. En la dinámica de encuentro amoroso hay componentesquímicos, y en este sentido se puede pasar “la química”, pero amar esuna decisión personal que compromete totalmente, más allá de los 7
  8. 8. Carta a un cónyuge con dudassentimientos. En un cuento de Pearl S. Buck (“Hasta mañana”) lepregunta una mujer blanca con dudas matrimoniales a una china casadacon un marido que era “una peste”: -“¿pero tú le amas?” Y ella: “-¿Amarlo?... lo que sí he sabido siempre es cuál era mi deber, y sindudarlo, lo he cumplido. Cuando lo hago, soy feliz. Si no, me sientocomo enferma, y mi corazón no me deja descansar. Si mi esposo no hasido conmigo un hombre ideal, al menos yo sí he sido para él lo mejorque me ha sido posible”. Esto hay quienes no lo entienden. Que no lopueden entender. La imagen de libertad que hay en el ambiente noincluye “lo correcto”, “el deber”, en el sentido profundo de “justicia”. Yexaltamos tanto los sentimientos que todo debería someterse a ellos,hasta la misma justicia. Es un tema complejo porque no podemos juzgarlas intenciones de los demás, pero es un hecho que la cultura actualadolece de una falta de cohesión, los componentes “químicos” yfisiológicos pesan mucho, a veces en perjuicio de los espirituales dejusticia, confianza y lealtad, porque nadie lo ha "enseñado" de verdad (esdecir, con la vida). Las facultades del alma quedan adormecidas, y lo dequerer para siempre está fuera de su horizonte de referencias y decomprensión. Pero nos podríamos preguntar: ¿se puede dar amor, si no sesiente? Ante esto, podemos responder que cualquier persona es “amable”-digna de ser amada-, amar siempre merece la pena, y el esfuerzo enreconstruir la familia es algo con mucho sentido. Cierto que la vida es uncamino con muchas etapas, con riesgos y peligros, hay nervios que hacenperder los estribos, dificultades externas (como la falta de dinero), ointernas (cansancio de los compañeros del viaje, o aparecen como másatractivas otras personas que se encuentran en el camino)… Sin embargo, hay testimonios de esta verdad profunda, como mecontaba un amigo: “Una persona no debería casarse sólo porque sienteamor, sino también porque quiere amar para siempre. Esto es una verdadcomo un templo y algo que para mí siempre ha sido fundamental en mirelación de pareja”. Simultáneamente a lo dicho más arriba, lo que deverdad llena es comprometerse, todos necesitamos un lugar dondevolver “a casa”, especialmente los hijos. Y necesitamos hacer lo correcto,lo justo, y justicia no lo hemos de entender como un deber por deber,sino que “lo justo” es dar al otro lo que se le debe, amor. 8
  9. 9. Carta a un cónyuge con dudas Amar es siempre lo mejor. Una convivencia basada en elamor es sumamente difícil, cuando la rotura parece ya irreparable; aquelviejo amor perdido quizá no es recuperable..., pero sí puede nacer otro,si bien no el amor adolescente e idealizado, será sin embargo más plenoy maduro, hecho de una serie de conductas reforzantes, positivas,concretas, que no parten de la emoción, sino de algo más profundo, queno es tanto una obligación –que hoy no se valora- sino un acto de justiciaen el sentido pleno de la palabra. Una persona no se casa porque ama,sino porque quiere amar. Aunque haya componentes químicos en esadinámica de encuentro amoroso, y en este sentido se puede pasar “laquímica”, amar es una decisión personal. En un cuento de Pearl S. Buck(“Hasta mañana”) le pregunta una mujer blanca con dudas matrimonialesa una china casada con un marido que era “una peste”: -“¿pero tú leamas?” Y ella: “-¿Amarlo?... lo que sí he sabido siempre es cuál era mideber, y sin dudarlo, lo he cumplido. Cuando lo hago, soy feliz. Si no,me siento como enferma, y mi corazón no me deja descansar. Si miesposo no ha sido conmigo un hombre ideal, al menos yo sí he sido paraél lo mejor que me ha sido posible”. Justicia no es deber por deber, sino pensar que el otro es“amable”, es decir digno de ser amado, que merece la pena y que elesfuerzo que ambos ponen en reconstruir la familia es algo por lo quemerece la pena la vida, que da sentido al día. La vida es un camino conmuchas etapas, con riesgos y peligros, nervios que hacen perder losestribos… dificultades externas (como la falta de dinero), o internas(cansancio de los compañeros del viaje, o aparecen como más atractivasotras personas con las que se encuentra uno en el camino)… aguantar ladecisión de permanecer con la persona elegida, tener paciencia ante unacrisis familiar que parece insoportable y de la que se quiere huirenseguida, de cualquier forma... cuesta, y el amor duele. Pero ¿y elcompromiso adquirido? En estos momentos, es bueno recordar que lafamilia no es que siempre dé la felicidad, pero es donde las cosas ocurrende verdad, sobre todo las importantes, como son los hijos y su felicidad.Y ahí está el sentido de la palabra amor. Lo otro… ¡es tan variable! Escomo el caledoscopio, muchos colores que se multiplican, pero con pocaconsistencia pues se hace con espejuelos. Una deficiente educación en elamor causa estragos: resentimientos y descorazonamiento: por muchos 9
  10. 10. Carta a un cónyuge con dudaséxitos la vida está llena si hay amor, pero hay dolor, y a veces viene latentación de no amar. La fidelidad es dinámica, y sabe también de problemas y de cómosuperarlos, es una pena ver que se anuncian como expertos en relacionesconyugales –o consejeros de sus colegas y amigos en estas cuestiones-gente que ha fracasado en su matrimonio. Si uno quiere vivir sin dolor –como anestesiado, buscando una plácida existencia-, que no ame, perosin amor no hay vida, sólo tristeza. Y habrá que volver a empezar,sembrar, construir, aprender a amar pues eso es algo que dura siempre. Mirar al otro es conocerle de nuevo, con el deseo de reconstruirese amor, aquello que se perdió quizá pero que dentro del corazónquedó algo, para siempre, y a eso se llama familia, que es algo más quesentimientos, y es de justicia es amarse aunque suponga muchoesfuerzo… sólo ante Jesús se entiende eso de que el matrimonio esparticipar de la cruz donde Jesús da la vida por su esposa la Iglesia, allí seentiende lo que es amor esponsal… Los sufí tienen una historia: "Llamé ala puerta. / Y me preguntaron: quién es. / Contesté: soy yo. / La puertano se abrió. / Llamé a la puerta. / Y me preguntaron: quién es. /Contesté: soy yo. / Y la puerta no se abrió. / Llamé a la puerta. / Y mepreguntaron: quién es. / Y contesté: soy tú. / Y la puerta se abrió". Con elmatrimonio los dos se hacen una sola carne. ¿Cómo es posible, si tienendos individualidades distintas? Sólo estando uno en el otro puede serposible, y estar en el otro es “ser el otro”, ser uno para el otro, estarenamorado para siempre, con o sin sentimiento, aunque se padezca aveces, pero el amor es darse, entregarse, dar algo que ya no pertenece auno, decir sí cada día, siempre. (hay que ahondar en un tema difícil hoy, que es el del cambio, la rapidez en que todo cambia… plantea el cambio en la familia…) La familia, ¿algo superado? En una sociedad individualista, la 10
  11. 11. Carta a un cónyuge con dudasplaga de la soledad va extendiéndose. Se ve más gente sola: mayores,niños, y la peor soledad, la acompañada, la existencia con alguien que nose soporta, pues como dijo Goethe: "la familia es tabla de salvación osima de perdición". El ambiente en el que nos encontramos, sus formasculturales, provocan en nosotros esas preguntas: “¿La familia es tanesencial para la persona?”, y ante tanto fracaso familiar: “¿Cómoconseguir que no sea el matrimonio algo insoportable a la larga?” Es verdad que hay dolor en muchos hogares, pero también es cierto que “los dolores abren una puerta a la profunda verdad sobre nosotros mismos” (P. Viladrich), y decía Chesterton que en el matrimonio puede haber tragedia, pero si el matrimonio se sostiene, la tragedia tiene sentido, no es absurda, no es para nada vana o baladí, sino que da muchos frutos. La vida en familia no es una cosa perfecta como si los esposos fueran dos relojes suizos, unas “máquinas perfectas”, sino que como en los ciclos vitales hay primaveras pero también otoños e inviernos… y la aceptación de las imperfecciones del otro es un paso hacia un amor maduro, se llega a aquel: “somos un desastrepero estamos juntos, en nuestra casa, y esto nos hace felices, podemosescribir una historia juntos”. Es como una pasión que lleva a no rendirseante las dificultades, priorizar la protección de la familia. Y ésta es lamejor terapia para que los cónyuges y los hijos sean felices, no seencuentren solos. La separación es para casos dramáticos, pero es siempreel último recurso, ante el daño físico o moral grave, cuando laconvivencia ya es imposible. Sin embargo, excepto esos casos, aunquemantener la familia suponga sacrificios para los esposos, es cuestión deamar a los demás, y sobre todo a los hijos: anteponerlos a lo que 11
  12. 12. Carta a un cónyuge con dudasllamamos la "realización personal" egolátrica, saber que la solidez de lafamilia es para los hijos -y los esposos- la mejor prevención del síndromede soledad. Puede sonar a hipócrita, poco natural, esta búsqueda de repararalgo que se ha roto al parecer para siempre, o el intentar superar elengaño causado por el otro cónyuge, o aquella situación llamada “sinsalida” a la que se ha llegado. Es más, se siente “injusta” una situación deconvivencia falsa… pero dentro del teatro del mundo hay que hacer unpoco de teatro, sabiendo que si separamos justicia de amor, queda lagran desgracia: injusticia con desamor, pues como decía Albert Camus,"sólo es tristeza -soledad- no ser amado y no amar. Lo que ocurre es quehoy nuestro mundo agoniza a consecuencia de esta desgracia: la largareivindicación de la justicia ha desterrado el amor que, sin embargo, fueel que le dio nacimiento". Y la prueba de que la “autenticidad” de tirarlo todo por la bordano funciona es ésta: estamos en un mundo lleno de hipocresía, donde losgobiernos están mandados por intereses económicos (que son la causa delas guerras de Oriente, etc.), donde las verdaderas motivaciones demuchas actuaciones no se dicen, donde no hay comunicación real sino 12
  13. 13. Carta a un cónyuge con dudasmarketing y ver cómo agradar. Y la misma fatuidad nos pareceencontrarla en tantas estructuras y discursos con nombres de filantropíateórica… mientras vemos que el mundo está lleno de violencia, formasocultas de agresividad. ¿Y cuál es la causa de esa patología, de esasformas de violencia y resentimiento? Apuntaré tres, sin excluir que hayaotras: 1) el individualismo que rompe la dignidad de la persona, surelación con Dios y los demás, 2) una forma de egoísmo venenoso querelativiza todo, no cree en la verdad, se hunde en una existencia“cosificada”, es decir abierta sólo a llenarse de sensaciones vanas en unasociedad tecnológica; 3) una educación afectiva insuficiente, falta elhogar, es una sociedad sin amor. Una ley básica para esta educación delcorazón es que la base de toda sociedad es que la persona tenga lo quellamamos “familia”. Y si falla, aparece frecuentemente la soledadexistencial. Si de ahí ha salido la idea de que vale la pena intentar resucitar unamor algo dañado, pasamos a la segunda parte, o primera cuestion… 2: A) LA PRIMERA CONDICIÓN PARA HACER ALGO ES PODER HACERLO. PARA PODER RESUCITAR UN MATRIMONIO, ¿QUÉ HACER?, por ejemplo sobre el impacto de divorcio, etc. archivo adjunto "infidelidad en el matrimonio" Infidelidad en el matrimonio. “Qué duro es olvidar una infidelidad”, he oído decir a distintas personas, llorando porque hacía uno, dos, más años que le pedía a Dios que le hiciera olvidar esta terrible experiencia de sentir “la traición”. Sensación de tristeza, desconcierto porque sucedió con la persona menos esperada, y desde entonces ya nada es igual: “ya nosiento lo mismo que antes”. Hay melancolía, pues “la herida” tarda encerrar, y el dolor puede hacerse insoportable hasta poder decir: “a vecesmi cabeza va a estallar”... entonces, se piensa en la separación para huirde esa situación. 13
  14. 14. Carta a un cónyuge con dudas Todo esto lo trata la película “Infiel” (Trolösa) tiene por directoraLiv Ullmann, y por guionista Ingmar Bergman, los que en otro tiempofueron director y musa, además de compañera sentimental. Ahora esella quien dirige un drama por el que los dos han pasado, ella directora yél ahora guionista. No se juega ahí con ser “modernos” y decir que hayque ser “auténticos” en una relación y “encontrarse a sí mismo”: se va alfondo de la cuestión, hasta llegar a las víctimas del crimen: la revoluciónsexual es ya historia. En el cine comercial, como dice“Bloggermania.com” en la crítica de este film, se ve “una visión trivialde la infidelidad, que poco tiene que ver con la vida real”. Ahí se notanlos cineastas de categoría, al abordar con expresión artística el adulterio ysus consecuencias sin ningún barniz acaramelado. “Infiel” comienza con el relato de un escritor (Erlend Josephson,que representa a Bergman) solitario, en su casa junto al mar, querecuerda una mujer (Lena Endre). Ellaaparece y responde a sus preguntas,que se van convirtiendo en el relatode su vida... un matrimonio que seresquebraja, por culpa del amigoíntimo del marido. La infidelidad serála causa de la infelicidad de todos,especialmente de la hija... (recordemosque Liv y Ingmar tuvieron una hija).Según la propia Ullmann es un"drama psicológico durísimo y muyoscuro... su historia es mi historia, ytambién la de Bergman... es la historiade todos nosotros, de todos ustedes, porque creo que la película hablade asuntos universales". Efectivamente, la realidad del adulterio y sus terriblesconsecuencias son una plaga hoy día, y se plantean cosas tremendascomo el resentimiento: "Creo en el perdón, porque toda mi vida hepensado que si no somos capaces de perdonar al otro, por ejemplo a lapareja infiel, la vida no avanza, todo se estanca, será imposible ser felizde nuevo", sigue diciendo Ullmann. Se plantean problemas interesantes. Uno de ellos es lairresponsabilidad, que destroza unas vidas por dejarse llevar por la 14
  15. 15. Carta a un cónyuge con dudassensualidad, por buscar una “historia más excitante” que la vidaordinaria. La irresponsabilidad viene muchas veces por una excesivaseguridad, y no cuidar las ocasiones previsibles, como dice Cervantes:"que es de vidrio la mujer pero no debes probar si se puede o no quebrarque todo podría ser", y lo mismo se puede decir del hombre pues en estotambién hay bastante igualdad. Ante un bien tan sagrado como es el matrimonio, la infidelidadaparece con falsas razones: “no causa ningún mal si hay ignorancia, si elengaño no se llega a saber”... Parece que no pasa nada, pero entonces ya“ha pasado mucho”. A eso se llama banalidad, que es una de las caras delmal. Poco a poco, imperceptiblemente se va desmoronando todo, elegoísmo va minando el amor hasta convertirlo en odio y venganza, unapasión que ciega y lleva a la crueldad, destroza todo, como dice elcomienzo del film: “No hay ningún fracaso, ni la enfermedad, ni la ruinaprofesional o económica, que tenga un eco tan cruel y profundo en elsubconsciente, como un divorcio. Penetra hasta el núcleo de la angustia,resucitándola. La herida provocada es más profunda que toda una vida”(Botho Strauss). Podría matizarse esta afirmación, pero nos lleva a tomarconciencia de que la ruptura nunca puede ser considerada como un bienen sí misma, ni como la primera opción ante los problemas conyugales.En aquellos casos en que, tras mucho sopesar y recibir consejoautorizado, se vea como el mal menor, siempre será algo que causemucho sufrimiento. Ullmann ve que en un mundo de engaño y falta de verdad, “ladeslealtad es un modo de vida que cada vez adoptan más personas. Los principios morales simplemente desaparecen. Hombres y mujeres deciden jugar a un juego de adultos: amémonos al límite, seamos felices juntos, olvidémonos de juzgar qué es bueno y qué es malo. Pero súbitamente todo se desmorona. Viene la tragedia. Todos son infieles entre sí... la víctima resulta ser la niña,la personita que ha sido utilizada en el juego de los adultos, sentada enmedio de un carrusel emocional, sin entender cuál es su verdadero papelen la historia”. Esta lucidez choca con los comentarios engañosos queoímos: “no voy a dejar de ser feliz por culpa de los niños...” Sigue Livcon su análisis: "En este nuevo milenio que estrenamos, la deslealtad es 15
  16. 16. Carta a un cónyuge con dudasun modo de vida que cada vez adoptan más personas”... al final, lamuerte. Esta es la parte más negativa de Bergman y de sus películas: en elfilm aparece un “determinismo”, aporta un análisis psicológico de grancalidad, los problemas del hombre, pero no la dirección en la que seencuentran las soluciones, por eso tiene un punto de amargado en sulucidez cerrada a la trascendencia. En realidad, la vida no es así: no somos “inamovibles”, siemprehay la posibilidad de recomenzar, hay voluntad de poder querer: esto esla libertad. La felicidad pasa por aceptar las personas como son, eso esquerer. ¿Y qué pasa cuando el cónyuge es infiel? Hay motivos parasepararse de él, si se quiere: pero es la última solución. Hay derecho a laruptura, pero quien tiene fe –y todos podemos pedirla- ve en la desgraciauna Cruz, un camino de encuentro con Jesús, de ser feliz. Muchasseparaciones son precipitadas, se dice "me he liberado" -tanto ellas comoellos-, y luego es peor porque la liberación no viene de huir de lasdificultades, la auténtica libertad viene de asumir compromisos y endefinitiva de la fidelidad. La felicidad está en darse en un compromiso deamor. Quizá sea el momento de descubrir qué es el verdadero amor, queexige de cada cónyuge que asuma y responda realmente a su vocación.Quizá sea el momento de profundizar en las raíces de la herida que lavida conyugal ha sufrido, para pedir a Dios que sane y alimente cada vezmás el vínculo indisoluble que Él unió sacramentalmente. La paz florece de las lágrimas. La espiral de violencia noconduce a nada bueno, y es una pena ver cómo los matrimonios sepelean y entre los cónyuges van conduciendo la herida hacia algo cadavez más profundo, y los traumas de los hijos hacia algo cada vez másirreversibles… si ponemos buena voluntad en la vida, después de lanoche viene el día, y de las oscuridades la luz, y de la incomprensión lapaz, aunque hay que querer abrir los ojos a la verdad. Y aplicar el ecode la vida. Hace poco leí la historia de un niño y su padre, que estabancaminando en las montañas. De repente, el hijo se cae, se lastima y grita:“-¡aaahh!” Para su sorpresa oye una voz repitiendo en algún lugar de lamontaña: “-¡aaahh!”. Con curiosidad el niño grita: “- ¿Quién está ahí?”Recibe como respuesta: “- ¿Quién está ahí?” Ya enfadado, el niño grita:“- Cobarde”. Y recibe de respuesta: “- Cobarde”. El niño mira a su padrey le pregunta: “- ¿Que sucede?” El padre, sonríe y le dice: “- Hijo mío, 16
  17. 17. Carta a un cónyuge con dudaspresta atención”. Entonces el padre grita a la montaña: “- Te admiro”. Yla voz responde: “- Te admiro”. De nuevo, el hombre grita: “- Eres uncampeón”. Y la voz le responde: “- Eres un campeón”. El niño estabaasombrado, pero no entendía. Luego, el padre le explica: “- La gente lollama eco, pero en realidad es la vida. Te devuelve todo lo que dices ohaces”. Por eso, dicen que nuestra vida es reflejo de nuestro actuar. “Ponamor donde no hay amor y sacarás amor”, decía san Juan de la Cruz. Siquiero más amor en el mundo, he de sembrarlo a mi alrededor. Si deseola felicidad, la he de dar pues la felicidad no la adquiero con los gocessino sacrificándome por los demás, dándome por amor; por eso es algoque viene “de rebote”: cuando la busco en sí misma no la encuentro,pero cuando busco la de los demás (haciendo el bien) la encuentro comoel eco, “de rebote”, recojo lo que siembro, viviendo aquello de que “haymás alegría en dar que en recibir”. Estaré alegre cuando busco la alegríade los que me rodean. Si quiero una sonrisa en mi alma, he de sonreír aquienes tengo a mi lado, cada día. La vida me devolverá lo que he dado,como el eco. Esto se aplica a todo en la vida: a la belleza, la verdad y labondad. Por mucho que vayamos por el mundo buscando la belleza, nola encontraremos nunca si no la llevamos con nosotros. Sólo cuandollevamos la belleza, la vemos también en todo y en todos. Y entoncesdescubrimos el esplendor de la verdad. Ser auténticos, coherentes,porque sabemos lo que vale la pena. Sólo cuando llevamos la verdad, lavemos en los demás. Entonces vemos que la verdad se construye haciendo el bien. Através del amor sembramos de bien el mundo; entonces vemos el bien enlos demás, y sólo entonces nos hacemos buenos; si, al hacer el bien noshacemos buenos; y también al mejorar nos hacemos capaces de conocermejor lo que está bien, es como si el paladar hacia las cosas buenasmejorara con la virtud, tuviéramos más discernimiento. Sólo entoncesestamos contentos de vivir. A veces nos ponemos gafas de sol para evitar la luz en verano; yal entrar en un túnel nos parece todo oscuro, como si las luces noalumbraran; entonces nos damos cuenta de que lo vemos todo negroporque llevamos puestas las gafas negras. Si algún día lo vemos todonegro (los demás nos molestan, están insoportables, etc.), es que tenemos 17
  18. 18. Carta a un cónyuge con dudasla mirada turbia, la niebla está dentro de nosotros a menudo y por esoproyectamos aquella visión hacia fuera. La vida es como el eco; no exijasa la vida lo que tú no estés dispuesto a dar, es el jugo de la historia quehemos recogido al principio. En ocasiones nos encontramos desencantados, pues no han tenidocon nosotros las atenciones que esperábamos, y esa falta de cariño noshace sentirnos solos, desconsolados, desconcertados y a veces con lasensación de quien sin saber nadar se encuentra con que no hace pie, yviene el desconcierto. Es hora de encontrar el sentido de la cruz, y dehacer un acto de generosidad, de actuar de tal modo que procuremosque a nuestro alrededor nadie pruebe esto tan amargo que hemospadecido en esa ocasión; con la experiencia de aquella experienciaprocuraremos que dar a los demás eso que no hemos encontrado... Unatécnica de éxito muy sencilla, pero muy poderosa, es sonreír aunquecueste. No hay cosa tan pequeña que dé resultados tan grandes, paracambiar el mundo: mira a las personas con amabilidad, con una sonrisasincera. La felicidad no está en cambiar. Dice una historia: “Duranteaños fui un neurótico (aquí cada uno puede poner sus defectos:impuntual, desordenado, caótico…). Era un ser angustiado, deprimido yegoísta. Y todo el mundo insistía en decirme que cambiara. No dejabande recordarme lo neurótico que yo era. Y yo me ofendía, aunque estabade acuerdo con ellos, y deseaba cambiar, pero no acababa de conseguirlopor mucho que lo intentara. Lo peor era que en mi familia tampocodejaban de recordarme lo neurótico que yo estaba. Y también insistían en la necesidad de que yo cambiara. También con ellos estaba deacuerdo, y no podía sentirme ofendido. De manera que me sentíaimpotente y como atrapado. Pero un día me dijo un amigo: «Nocambies. Sigue siendo tal como eres. En realidad no importa que cambieso dejes de cambiar. Yo te quiero tal como eres y no puedo dejar dequererte». Aquellas palabras sonaron en mis oídos como música: «Nocambies. No cambies. No cambies... Te quiero...». Entonces metranquilicé. Y me sentí vivo. Y, ¡oh, maravilla!, cambié. Ahora sé que enrealidad no podía cambiar hasta encontrar a alguien que me quisiera,prescindiendo de que cambiara o dejara de cambiar”. 18
  19. 19. Carta a un cónyuge con dudas En la Biblia leemos cuando el pueblo de Israel va por el desierto yllegan las “serpientes venenosas”, símbolos de espanto: animal sinuoso ydeslizante, difícil de atrapar, que ataca siempre por sorpresa y cuyamordedura es venenosa, potencia maléfica, casi mágica. En este mundo,podemos ser felices y tocar el paraíso con los dedos cuando noselevamos de puntillas y alargamos las manos con la esperanza, y paraello hay que esquivar el hechizo de esas serpientes del amor desordenadoa las cosas que hace envidiar y odiar las personas, cuando el amor es sólopara las personas. Y, como consecuencia, la falta de amor a uno mismo,querer ser de otra manera, ansiar salir de cómo somos. El paraíso tieneen el centro el árbol de la vida, al que no podemos llegar por la técnica yel poder: la sabiduría de la vida auténtica se consigue de otro modo, porel amor, como cuenta también otra historia sobre “el secreto para serfeliz”. Hace muchísimos años, vivió en la India un sabio de quien sedecía guardaba en un cofre encantado un gran secreto que lo hacía elhombre más feliz del mundo. Muchos reyes, envidiosos, le ofrecíanpoder y dinero, y hasta intentaron robarlo para obtener el cofre, perotodo era en vano. Mientras más lo intentaban, más infelices eran, pues laenvidia no los dejaba vivir. Así pasaban los años. Un día llegó ante elsabio un niño y le dijo: “Señor, al igual que tú, también quiero serinmensamente feliz. ¿Por qué no me enseñas que debo hacer paraconseguirlo?” El sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo: “Ati te enseñaré el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta muchaatención: En realidad son dos cofres en donde guardo el secreto para serfeliz y estos son mi mente y mi corazón y, el gran secreto no es otro queuna serie de pasos que debes seguir a lo largo de la vida: El primero essaber ver a Dios en todas las cosas, amarlo y darle gracias por todo loque tienes y lo que te pasa. El segundo, es que debes quererte a ti mismo,y todos los días al levantarte y al acostarte debes afirmar: Yo soyimportante, yo valgo, soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso, esperomucho de mí, no hay obstáculo que no pueda vencer. El tercer paso esque debes poner en práctica todo lo que dices que eres, es decir, sipiensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; si piensas que erescapaz, haz lo que te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tucariño; si piensas que no hay obstáculos que no puedas vencer, entoncesproponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta lograrlas: se llama 19
  20. 20. Carta a un cónyuge con dudasmotivación. El cuarto, es que no debes envidiar a nadie por lo que tieneo por lo que es, ellos alcanzaron su meta, logra tú las tuyas. El quinto, esque no debes albergar en tu corazón rencor hacia nadie; ese sentimientono te dejará ser feliz; deja que las leyes de Dios hagan justicia, y tú...Perdona y olvida. El sexto es que no debes tomar las cosas que no tepertenecen, recuerda que de acuerdo a las leyes de la naturaleza, mañanate quitarán algo de más valor. El séptimo, es que no debes maltratar anadie; todos los seres del mundo tenemos derecho a que se nos respete yse nos quiera. Y por ultimo, levántate siempre con una sonrisa en loslabios, observa a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado buenoy bonito; piensa en lo afortunado que eres al tener todo lo que tienes;ayuda a los demás, sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a laspersonas y descubre en ellas sus cualidades. 3. B. VAMOS A VER LA SEGUNDA PARTE: QUERER HACERESTE PROYECTO… Uno quiere CAMBIAR, ¿CUÁNDO HAY QUEHACERLO, SEGÚN LO ANTERIOR? Yo pienso que en este campo, paraun hombre y una mujer, en perspectivas distintas, está el mirar a los hijossi los hay la principal motivación. Como sacerdote, pienso que desde elconcilio de Elvira se prohibió al clérigo tener hijos para dedicarse a sufamilia que es la Iglesia, porque le hijo es constitutivo, para la tradiciónhistórica, más que la misma mujer… ata mucho. La mujer también se haadaptado por el bien de los hijos, no hay más que ver la paciencia de lasreinas borbones en España ante la frivolidad –poca voluntad, etc.- de losmaridos. Recuerdo de pequeño que le pregunté a mi madre por unosvecinos que teníamos en Tortellá, ellos venían en verano y vivían enBarcelona… el hombre, que venía con dos mujeres: “¿y la otra quién es?”y me dijo: “es la amiga del señor”, y me sorprendió ver la aceptación dela esposa, la conformidad en callar y aceptar aquella situación por el biende todos… es un estilo que han seguido muchas, de forma menosexplícita, “la que sabe y calla”, o “la que no quiere saber”, aunque nofaltan muchas que por saber se ha roto todo… La Iglesia proponeperdonar si hay arrepentimiento, pero ¿y si no hay voluntad? Recuerdoque al estudiar los documentos del gobernatorato de Portobelo del sigloXVIII (Virreinato de Nueva Granada) uno de los problemas eran losclérigos amancebados, y por parte de la Corona –con el Consejo deIndias- se dejaba caer en el olvido la cuestión: “ya se sabe que en aquellas 20
  21. 21. Carta a un cónyuge con dudastierras y con aquellos calores…” esta tolerancia sigue hoy en Perú,cuando el pueblo distingue claramente entre Padre –sacerdote correcto- ycura –amancebado-. Con esta analogía, se puede ver la viejaproblemática de la prostitución y del adulterio, contraria a la santidaddel matrimonio, que hay que corregir. Y la cosa más difícil de ayudar delenamoramiento –que trataré en otro documento- de personas que nocorresponden en justicia, que tiene problemas de enganchamiento quedeforman el modo de pensar, para ello es necesario paciencia… puescuriosamente cambia todo en poco tiempo no pocas veces… basta verlas películas o las de Jude (ver youtube, con la protagonista de Titanic), olas novelas de la rosa escarlata, ana karenina, etc. El tema es complejo… pues la pasión que más absolutiza y hace ala gente imprudente –sin capacidad para pensar con la razón- es elenamoramiento… Las reglas del amor. Gabriela Carrillo oyó en unareunión de amigos que “así como todo en esta vida se pasa, el amortambién”, y comentaba: “el solo hecho de pensar que el fuego del amor,como muchos lo conocemos, se pasa… da escalofríos”. El proceso delamor tiene una enorme necesidad de estar juntos, los dos se sienten enlas nubes, todo es perfecto. Ahora ya son novios, son todo lo quesoñaron el uno para el otro, no hay otra persona mejor. Carmen Posadascontaba de una mujer desconsolada: “lo estoy pasando muy mal... almenos ha sido honesto conmigo; ya sabes, en el amor todo vale,también me podría haber pasado a mi”; el marido había pedido eldivorcio para casarse con otra de la que se había enamorado. Hoy nohay tanta condena social, y las leyes son permisivas, además “elenamoramiento es una fuerza muy grande, qué duda cabe, uno se quedaun poco lelo, ensimismado y por tanto anula su perspectiva sobre lascosas, pero eso no es excusa para anular también el respeto por lapersona que tenemos al lado. No, no todo vale. No vale, por ejemplo,robarle el marido a tu hermana, ni abandonar a tus hijos ‘por amor’…porque ‘¡oh, cielos!, me he enamorado… no ignoro que la pasión es unsentimiento difícil de controlar, pero todas estas situaciones que heapuntado no ocurrirían, no ‘crecerían’, digamos, si uno no tuviera elegoísmo de pensar que todo se justificar por amor. Porque la frase demarras no es más que eso, una justificación muy cómoda y aceptada porla sociedad para el egoísmo propio” El “los siento, me enamoré, el amor 21
  22. 22. Carta a un cónyuge con dudases ciego, si ella/él me dice ven lo dejo todo, adiós, ‘ciao’, que te vayabonito…’ suena muy romántico y muy de bolero, pero la vida no es unbolero… habría que poner en práctica a menudo aquello que decía Kantde que se debe actuar de modo que desees que la regla según la cualactúas pueda convertirse en ley para todos. O, en otras palabras, nohagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran”. En esencia todas las emociones son impulsos para actuar, planesinstantáneos para enfrentarnos a la vida. La raíz de la palabra emoción esmotere, el verbo latino “mover” además del prefijo “e” que implica“alejarse” lo que sugiere que en toda emoción hay implícita unatendencia a actuar. Cada emoción nos hace reaccionar de diferentemanera biológicamente. Por eso cada vez que vemos a la persona quequeremos o deseamos se desatan reacciones que no controlamos. Leo: En el caso de la felicidad hay un aumento de la actividad delcentro nervioso que inhibe sentimientos negativos y favorece la energíadisponible. Fisiológicamente se produce una tranquilidad que ofrece undescanso general además de buena disposición y entusiasmo. Con elamor, los sentimientos de ternura y satisfacción sexual dan lugar a undespertar parasimpático, lo opuesto a lucha o huir, generando un estadode calma y satisfacción facilitando la cooperación. Con esto podemos verque el amor tiene un impacto en nuestro cuerpo, físicamente sucedencosas en las que no tenemos control. Como estas reacciones sonbiológicas entonces por ende son variables no permanentes, asícomprobamos lo que se dice, que el amor se acaba. Claro pero el amorfísico, imaginémonos que viviéramos en ese éxtasis todo el tiempo, nosería natural. Pero qué pasa con el amor a la persona, ese que no sepuede describir con palabras. Aparte (sigo yo) el cuerpo no aguantaría dormir poco y funcionarcon la adrenalina tan alta… pero “mola” la sensación de felicidad, y laspupilas tan dilatadas, y ver los colores tan claros, y todo tan hermoso, ¡elmundo es bello! Termina el enamoramiento, comienza el amor. (sigoleyendo) Como se ha de suponer en nuestro ejemplo, Diego y Andreallevan ya meses de noviazgo y lo que antes a Andrea le parecía graciosode Diego ahora es insoportable y Diego cada vez quiere estar más tiempocon sus amigos porque Andrea siempre lo está “presionando” ocorrigiendo. Un día se ven y dicen, “¿qué pasa con nosotros?”, “estoy 22
  23. 23. Carta a un cónyuge con dudasaburriéndome”, “ya no tengo necesidad de llamarle”. Cada uno sienteque ya no está esa chispa que había antes. Sin embargo no se acabó elamor, de hecho apenas comienza. Lo que sucede es que terminó elenamoramiento. Todo enamoramiento es transitorio, es una fase parapasar al amor real o verdadero, esto puede suceder durante el noviazgoo incluso después en el matrimonio. No se extingue sino que setransforma, sin embargo si cuando éste termina, la pareja no lograempatar ninguna de las expectativas de ambos debido a la diferencia tanmarcada de lo que es real con lo imaginario, la relación llegaría a su fin.Esto es lo que sucede desgraciadamente en muchos matrimonios quesufren de divorcios porque “cuando éramos novios ella o él no era así.” El duelo es parte natural en las relaciones. (sigoleyendo) Lo primero que sucede en la pareja cuando termina elenamoramiento es una crisis y desilusión que permite la evolución y lamanifestación de todo un potencial de maduración para cada uno de losintegrantes y la pareja en su conjunto. Todas las parejas que norenuncien a la confrontación con la realidad, que mantengan un contactocon ella y una comunicación sincera, pasarán por este proceso tarde otemprano. Esto llega cuando se presenta la exigencia de realizar una relación concreta y de fundar un proyecto de vida en común. La fase que sigue ofrece a la pareja una nueva forma de llevar la relación más dinámicamente. Este empujón a la realidad obliga a la pareja prestar más atención a otros objetos, no sólo a sí mismos. Se trata de un proceso de crisis que permite el volver a tomar un afecto al mundo externo partiendo de la supuesta inadecuación de la otra persona que parece no responder a todas las expectativas o deseos que se tienen. Lo que sigue ahora es hacer un funeral de lo idealizado, en estecaso el novio o novia, y simultáneamente enterrar esta imagencompletamente. En este momento se rompe con toda la realidad psíquicavivida con la persona. Este sacrificio de lo imaginario es tan doloroso encuanto a cuántas proyecciones se hayan hecho de la persona. Para poderreconocer ahora las imperfecciones y comenzar el duelo se requiere demucha energía. Se trata de descubrir sentimientos que ahora son 23
  24. 24. Carta a un cónyuge con dudasambivalentes y muchas veces presentados como odio, sin embargo con lasuficiente recompensa grata al final como para no rechazarlo. Reconocer a la pareja como persona total significa reconocerlocomo individuo que tiene una vida propia y relaciones con otraspersonas, pudiendo experimentar con esto una cierta depresión yangustia. Esta fase es crítica para la maduración de la relación, no es nadacómoda y lleva a la tentación de emprender la fuga a través de diversasestrategias. Cuando se elabora el duelo de manera favorable el procesoavanza gradualmente permitiendo a la pareja reencontrar su propiacapacidad de juicio y crítica para aproximar entonces en una nueva etapaa la persona con la realidad. Todo esto mejora considerablemente lacomunicación de la pareja y el funcionamiento de la relación. El sentido real del amor. Así culmina entonces la etapa deduelo y comienza el amor verdadero. Es el amor que acepta a la personatal y como es, con todos sus defectos y con todas sus virtudes. Que estápara perfeccionar a la otra persona y sacar de ella lo mejor de sí misma. Esta idea de sacrificio tiene otros aspectos… es parteimportante de la vida, de construir, edificar… El padre se refleja a la larga en los hijos, en verse en su imagen…(ese punto también quiero desarrollarlo más)… sobre la pérdida delibertad a favor de los hijos aquí va un artículo: Calor de hogar. Lapersona necesita vivir en familia, tener un hogar, un nido al que volvercuando sale a la calle, donde haya calor y protección… Cuenta unahistoria de una pareja de cigüeñas que hizo un nido en lo alto de uncampanario, les gustaba ir lejos a cazar ratones y culebras, sapos y paseary volar sin parar. Tuvieron polluelos, y organizaron las cosas con traposy hojas para que estuvieran a gusto, pero cuando volvían los notabanfríos, faltaba calor. Al final, tuvieron que optar por hacer un sacrificio: searrancaron algunas plumas de las alas, y con eso hicieron un lugaracogedor en el que los polluelos estaban a gusto. Ya no podían ir tanlejos en sus vuelos, se sentían menos libres y condicionados porque conmenos plumas no aguantaban tanto tiempo fuera. Pero sentíangratificación al volver y encontrarse en el nido sus polluelos contentos,habían creado calor de hogar. Así la familia condiciona muchas libertades 24
  25. 25. Carta a un cónyuge con dudasque antes podían permitirse, pero el amor que nace es lo mejor, dar lavida, aunque haya una limitación de las actividades nada es mejor queesta esclavitud del amor, es la máxima realización personal. Calor dehogar, hecho a costa de tiempo y de renuncias, de recortar otras cosasque eran más urgentes, pero menos importantes. Lo primero es ese amor,que si no se encuentra donde se debería encontrar se busca,inevitablemente, en otro sitio. Y ahí empiezan los problemas: si un hijono encuentra en su casa, lo que debería encontrar, lo buscarás en otrositio, será gregario de un grupo en el que encontrará su identidad parasalir del aislamiento. El calor de hogar, como todo calor, necesita algoque lo alimente, y ese algo es personal, regalar tiempo y afecto, y nocomodidades. El calor de hogar se consigue cuando los padres se dancuenta de que más que en dar cosas es darse a sí mismo, y que participenlos hijos con encargos y responsabilidades aunque sólo sea bajando labasura por las noches (decía José Manuel Tarrio). Calor de hogar, que hay que mantener con arte, para estar “agusto”. Con todas las letras. “A gusto” se escribe con la A de alegría, G degenerosidad, U de utilidad, S de satisfacción, T de tolerancia y O deorden. Así se mide la “temperatura” y el calor no se nos escapa por lasrendijas de gritos y discusiones. En primer lugar, de este clima de entregaa los demás, surge el gozo, la alegría que salpica a los demás, que seexpresa en la mirada, puerta del mundo interior. Es un jardín dondecrece la planta de la generosidad, cuando el marido llega cansado no serefugia en el telediario sino que va a recibir las novedades de la mujer ycada uno de los hijos. Donde todos colaboran y se sienten útiles, y poresto satisfechos. Y hay tolerancia, porque se sabe que hay cosasimportantes y otras que no lo son, y se saben distinguir unas de otras, yceder en aquello que es opinable e intrascendente y allí nadie pretendetener siempre la última palabra en cualquier asunto. Y orden, tambiénmaterial aunque sin que sea una manía para ocultar el desorden interior.Esta es la vocación de nido, que no es hotel donde descansar, perotampoco cárcel donde desarrollar un sentimiento posesivo y chantajesemotivos: es el lugar donde se está lo justo para nacer, para crecer, ypara aprender a volar: para perderle miedo a la altura, y lanzarsefinalmente al cielo. De ahí que la madre tenga vocación de nido. Lamujer anida a los hijos, al marido, y a todos a cuantos ella prohíja con suamor, que no es ablandarlos con mimos y comodidades. El nido es esa 25
  26. 26. Carta a un cónyuge con dudasrara forma de ternura que cría fortaleza, de suavidad que producereciedumbre, de protección que incita al valor: ¡al valor de volar! Y saberque siempre se puede volver… Hace falta un punto de locura , de imaginación, y de eso vael primer artículo, poco ortodoxo… El arte de amar. Hoy que tantose habla tanto “de encontrarse a un mismo” y de autoestima, quizás seolvida que uno se “encuentra” cuando se da, al amar, al sentirnosamados; y que esto es un arte que es muy necesario aprender: “No existela realización personal si no somos capaces de sentirnos amados y desentir que amamos alguien de forma intensa, comprometida ydesinteresada” (Jorge Bucay). Pero es un arte especial, una perfecciónque más que “hacer” cosas consiste en dejarse llevar por la fuerza interior–que es un don, regalo de Dios, gracia, y al mismo tiempo tarea paracultivar-, que nos da libertad para hacer el bien cada vez con másfacilidad. No es que no se noten los impulsos del egoísmo, sino que ésteno esclaviza, porque tiene tanto la luz para discernir lo bueno de lomalo, como la fuerza para hacer el bien. Se cuenta que en el mundo de los sentimientos, “un día, mientrasjugaban al escondite, la Locura buscaba el Amor, que se había ocultadoentre un montón de hojas, y la Traición le acercó un tridente de pinchasafiladas y la instó porque pinchara el follaje para descubrirlo. La Locuralo hizo, sin mesurar el mal que provocaría su acción. Dice la leyenda que,a partir de aquel momento, el Amor quedó ciego, y que la Locura, llenade culpa, decidió guiar sus pasos...” El amor tiene muchas formas (losamigos, entre padres y hijos...) pero aquí se habla de enamorarse, eseestado que impide ver los defectos del otro y su realidad, sustituyéndolapor el que se lleva en el corazón, que se proyecta en el otro, como decíaRemei Margarit: “alguien se enamora y pierde el contacto con la vidareal y cotidiana, los colores son más brillantes, el aire es más puro… sedisparan las euforias y uno se siente capaz de muchas cosas antesimpensables. De pronto se abre un caudal de energía disponible que unono sabía que tenía y la endorfina interna reina en su cuerpo por untiempo”, es un descubrimiento de nuevas posibilidades, “como si la vidase hubiera desatascado de pronto y encontrara una nueva puerta quecondujera al exterior… de pronto y por la magia de un encuentro, seabren perspectivas”... La vida se centra en ver la sonrisa del otro, y junto 26
  27. 27. Carta a un cónyuge con dudasa esta dependencia hay una sensación de libertad que se creía perdida yque en el fondo del alma se añoraba, y se instala en el alma un estado deeuforia que lleva a dar pasos antes temidos y que ahora se afrontan, seha descubierto una fuerza interior. “La nueva perspectiva descubiertacambia la comprensión de un mismo y de los otros, así como de la vidaentera”. Es la imagen del amor ciego, como decía Benedicto XVI: “queno nace del pensamiento o la voluntad, sino que en cierto sentido seimpone al ser humano”. La historia es completada diciendo que “tras tanto andar juntos,el Amor y la Locura acabaron convirtiéndose en pareja y disfrutaroninmensamente. Pocas cosas son eternas, y llegó un momento en qué elAmor, cansado de tanto delirio, descontrol e incertidumbre, dejó suamada y decidió casarse con la Razón. El Amor acertó con la decisiónporque, guiado por la Razón, desaparecieron los peligros, y lasinseguridades se desvanecieron” (Vivi García). Ese algo dramático eirresistible que narran las tragedias griegas no es amor, pues éste esnecesario que también sea inteligente. Pero dice nuestra historia que alpasar del tiempo el Amor se aburría como una ostra; consultó a su amigaFantasía que le aconsejó no dejar la Razón pero mantener la amistad con 27
  28. 28. Carta a un cónyuge con dudasla Locura, que le da a la vida un punto de aventura, de libertad. Para queno quede esclavizado, hace falta que el amor no esté atado sólo a larazón, que también tenga libertad. Hoy se habla mucho de “hacercambios” en la vida, pero la euforia dura poco… no solo hay que mirarhacia fuera, sino sobre todo hacia dentro. Para descubrir la capacidad deAmor Inteligente y Libre al mismo tiempo, y así encontrar la armonía:razón con poesía, de hecho la inteligencia es amorosa y libre. De ahí laconstancia por cultivar lo mejor de la vida, pero también la imaginaciónpara no caer en el aburrimiento, la creatividad para despertar cada díacon cosas nuevas. La tentación de no amar. “Fue un amor tan profundo que enun segundo me acaparó. No sabía que existiera un sentimiento así... lo viy todo mi mundo anterior se derrumbó... Supe entonces que él formabaparte de mi destino”. Así habla Corinne, en una entrevista. Y cuando lepreguntan: “- ¿Cuándo pasó el amor?” Responde: “me fui porque meestaba volviendo loca, nuestros mundos no eran conciliables…” Ante tantos casos de rupturas, ante la moda actual de la“monogamia sucesiva”, la gente se pregunta: ¿el verdadero amor reclamaexclusividad? Se entiende que los que se aman no necesiten de “alguien”de afuera para dar plenitud a su corazón, y a esto se llama fidelidad, queprotege el amor, e implica un esforzarse “para siempre”. No dejardormir el corazón, demostrarse el cariño que es regar el jardín delamor cada día, también en el campo del pensamiento y en el deseo. En esa lucha, puede haber dificultades, pero en el fondo de laconciencia surge el imperativo de aguantar la decisión de permanecer conla persona elegida, tener paciencia ante una crisis familiar que pareceinsoportable y de la que se quiere huir enseguida, de cualquier forma...Esto cuesta, entonces el amor duele y se desea “escapar” de aquello. Peroal mismo tiempo viene al pensamiento: ¿y el compromiso adquirido? Enestos momentos, es bueno recordar que la familia no es que siempre déla felicidad, pero es donde las cosas ocurren de verdad, sobre todo lasimportantes, como son los hijos y su felicidad. Y ahí está el sentido de lapalabra amor. Lo otro… ¡es tan variable! Es como el caledoscopio,muchos colores que se multiplican, pero con poca consistencia pues sehace con espejuelos, trocitos hechos de un corazón roto por elresentimiento. Hay sentimientos epidérmicos, con promesas de amor 28
  29. 29. Carta a un cónyuge con dudaseterno bajo la luna, idealistas... pero “si la luna hablara, cuántas verdadesnos diría a cerca de tantas mentiras”. Contaba Mn. Agustí Sala de unjoven que amaba mucho a su novia y llegó a decirle: “te quiero tantoque te llevaría el sol a tu casa”. No hay que decir que ella estaba feliz,oyendo lo que decía, pero el joven no había acabado, pues continuó: “-¡si llueve, no me esperes!” Pero aún en el descorazonamiento, se añora la unidad perdida, seansía recomponer aquello, pues la vida no está hecha de éxitos sino deamor. Cuando llega el dolor, no es fácil superar la tentación de noamar, separarse del problema concreto y mirar más allá de la obsesióndel momento, pues se absolutizan algunos aspectos (defectos del otro,faltas de consideración…) y cuesta tomar distancia, tener visión deconjunto: pero la fidelidad es dinámica, y sabe también de problemas yde cómo superarlos. Y habrá que volver a empezar, sembrar, construir,aprender a amar pues eso es algo que dura siempre. El amor crea una realidad: dos se hacen uno, y esto exige uncompromiso. Y un nido, para ir creciendo. Lo demás, implica miedo alcompromiso y por tanto no entregar la libertad. Cuando viene elhuracán, los problemas, hay que volver a mirar al otro por primera vez,que es conocerle de nuevo, con el deseo de volver a empezar,reconstruir con aquella luz que queda en el recuerdo –revolver en elcorazón- y volver a entrar ahí, como dice una historia sufi: "Llamé a lapuerta. / Y me preguntaron: ¿quién es?. / Contesté: soy yo. / La puertano se abrió. / (Y así otras veces) / Llamé a la puerta. / Y me preguntaron:“¿quién es? / Y contesté: “yo soy tú”. / Y la puerta se abrió". Sólocuando estás dentro del otro, cuando eres el otro, hay “una sola carne”:ya no son dos, pues estando uno es “el otro”, para el otro... “Sólo quienestá dispuesto a perderse en el amado, a hacerse uno con lo que se ama,está listo para iniciar el combate del amor” (Rogelio Villegas). Tener sentimientos positivos. Cuenta una historia orientalque un discípulo y el maestro pasean por el bosque. Entonces, eldiscípulo le dice al maestro: -He pasado gran parte del día pensando en cosas que no debíapensar, deseando cosas que no debía desear, haciendo planes que nodebía hacer... 29
  30. 30. Carta a un cónyuge con dudas El maestro le señala al discípulo una planta y le pregunta si sabequé era. -Belladona –dijo el discípulo-. Puede ser mortal para quien comasus hojas. -Pero no puede matar a quien simplemente las contemple –apostilla el maestro. – Así todas las emociones y sensaciones ysentimientos son incapaces de causar ningún mal si no nos dejamosseducir por ellos. Los sentimientos negativos no deben vencernos, sino advertirnosde que tenemos aún mucho trabajo para expurgar las malas hierbas denuestro interior, cultivar las buenas obras. Muchas cosas que nos hacen sufrir se deben a una visión negativadel mundo, una enfermiza visión deformada de la realidad, que nos hacepensar que somos malos, o que los demás son malos, o que el mundo esmalo. Se trata del viejo “dualismo” de dar al mal una categoría que notiene, como si fuera un semi-dios que nos persigue. Es verdad que en el mundo hay maldad, pero ésta no es más quela ausencia de bien, el mal en sí no tiene consistencia, es el negativo de labondad, su ausencia. Así la soberbia, avaricia, lujuria, gula, ira, envidia ypereza no son más que expresiones del egoísmo, de la ausencia del amor. El mal genera sentimientos negativos, y el amor positivos. El malproduce un desorden interior, y el bien una armonía que da paz yfelicidad. La cultura grecorromana ponía el ideal del sabio en la ausenciade sentimientos (apatheia). Esta “apatía” no es más que una caricaturadel ideal de la persona, pues los sentimientos son parte importante denuestro ser: no son malas las pasiones como no es malo el cuerpo, sinoque todo ha de ser encauzado en un dinamismo del amor. Nuestro idealno es un “nirvana” de ausencia de sentir, sino un amoroso sentir, quetambién pasa por el dolor. El ideal budista está basado, sí, en la benevolencia y misericordiauniversal, pero rechaza todo apasionamiento. Precisamente por eso no esverdaderamente humano: la serenidad auténtica viene de ese amorapasionado, que no es un sentimiento, sino la forma más alta deafectividad del corazón. Es ese corazón que es núcleo íntimo del hombre,donde éste toma sus decisiones. La categoría de una persona, surealización personal, su plenitud, depende de tener buen corazón, que se 30
  31. 31. Carta a un cónyuge con dudasmanifiesta en la solidaridad, la fraternidad, etc. En cambio, lasfrustraciones, resentimientos y todo tipo de amarguras son causados porla ausencia de este amor de corazón, orientado hacia Dios y los demás. Las pasiones incontroladas desencadenan pulsiones instintivas ydependencias (alcohol, sexo, drogas). Hay que educar toda pasión paraque –integrándola en la interioridad– nos ayuden a tener un corazónbueno, a base de acciones buenas que se convierten en virtudes. Así, lastendencias hacia el bien, la verdad y la belleza van dominando todo loque hacemos, va creciendo en nosotros un anhelo de sublimidad, decosas grandes, y el deseo básico de amar y ser amado se va purificandode adherencias egoístas que hacen daño. La nostalgia de no tenerlo aúntodo se va transformando en plenitud de tenerlo todo en la esperanza.La pena causada por la limitación de la realidad (limitaciones físicas opsicológicas, mal de la naturaleza y maldad humana) se vuelve entrega,servicio, y la certeza de que todo mal no sería permitido por Dios si nofuera porque de ello puede sacar –por caminos a nosotros desconocidostodavía– un bien más alto: surge de ahí una confianza muy grande en lavida, que ponemos no en nuestras fuerzas o en el destino, sino en algomucho más alto, que es el amor de Dios y la confianza en que nossalvará. Sobre todo esto de los sentimientos, he leido algo de Schelling, tepuedo mandar notas, sobre el espíritu de contradicción. Hemos seguidoesquemas de racionalidad y intelectualismo como si esta fuera la únicarealidad, cuando el hombre se deja llevar mucho por la intuición, laforma de conocimiento más alta es la intuición amorosa, y muchas vecesdecimos una cosa y hacemos otra, con este espíritu de contradicción, nonos sujetamos a las normas, pues o bien “el corazón tiene sus razonesque la razón desconoce” (Pascal) o bien el conocimiento, como estásiempre también condicionado por las emociones, no es frío y cerebral, yel que no hace lo que piensa acaba pensando lo que hace. Sobre estotengo algo escrito, porque genera teorías y resentimientos, elracionalismo o el afán de demostrar las formas de conducta que unoquiere adoptar, en lugar de ir por el perdón y el perdón de sí mismo quees el más difícil, y aceptar la vulnerabilidad como forma de la condiciónhumana… (la película “los miserables” es genial en este sentido). Total,que el puritanismo, moral victoriana y todas las formas de angelismo y 31
  32. 32. Carta a un cónyuge con dudasvoluntarismo y fideísmo por un lado, y por otro racionalismo kantiano,son derivaciones de una visión maniquea, que viene de antiguo, de undualismo (quizá oriental) de alma-cuerpo que no es platónico, alcontrario, es abandonar a Platón y su visión abierta… para mí se petrificócon la visión estoica que es muy egoista… hay que volver al hecho deque yo me realizo cuando me doy, pero también necesito que me denamor. (En fin, esto tengo que desarrollarlo más con lo de amor-locura,razón-pasión, lógica-contradicción, etc.) Cómo recomponer la afectividad. Me decía una joven quehabía tenido un desengaño amoroso, y por culpa de esa relaciónsentimental rota ella también se sentía rota, como “un trozo de carne”,un trapo, y llevaba semanas melancólica, sin salir de casa, además noparaba de pensar en el antiguo novio. ¿Que hacer, con ese “mal deamor”? La recomposición de la afectividad rota tiene componentesespirituales, fisiológicos y psicológicos, etc. Hay unas claves paraestimular la felicidad y la esperanza, como la meditación-reflexión y laconfianza en Dios; fomentar las endorfinas que son tan buenas y que serecargan cuando realizamos algunas actividades que nos agradan, conellas nuestra actitud y estado de ánimo mejoran. Algunas de estas cosasson: -la risa, pues se ha comprobado la influencia que tiene la risasobre la química del cerebro y del sistema inmunitario (dicen que el solohecho de reproducir el gesto de la sonrisa ya hace segregar endorfinas,por un mecanismo similar al que nos hace segregar saliva con sólo oler opensar en una buena comida). -disfrutar de la naturaleza, cuyo contacto nos llena deenergía y buen humor (ir a la playa, al campo, y empaparse desensaciones). -admirar la belleza de las cosas , mirar siempre el ladobueno, positivo de todas las cosas porque ello influye en elmejoramiento de nuestro estado de ánimo y de salud. -darle sentido a la vida: la rutina destruye lentamente nuestrasreservas de endorfinas, por tanto, hay que evitar la monotonía concuriosidad, intereses, haciendo lo que más llena. 32
  33. 33. Carta a un cónyuge con dudas -re-cordar situaciones buenas: “re-cordar” es volver a llevaral corazón, volver a vivir momentos del pasado, con lo que al re-vivirlos gozamos en ellos, y además crea un efecto químico similar a losmomentos del pasado que revivimos, fomentando esas endorfinas. Sinembargo, no hay que olvidar que lo mejor siempre está por llegar; nohay que ensimismarse en el pasado que sería cerrar la puerta a lo buenoque está por venir. -como siempre, la amabilidad es la mejor terapia: al darnos alos demás nos metemos en sus problemas, y olvidamos losnuestros. Así, las palabras afectuosas, las sonrisas, el buen humor, unaactitud receptiva y comprensiva hacia los demás originan una emisiónconstante de estas “hormonas” de la felicidad. -la buena respiración, con actividad física si puede ser al aire libreayuda también a esta química del cerebro y, en consecuencia el estado deánimo: es bueno aumentar el ritmo y la frecuencia de alguna actividadfísica, un mínimo de tres veces a la semana (caminar, bicicleta o nadar).Esto en cuanto a la “gimnasia de la alegría”, que Santo Tomás de Aquinodecía que ayudan mucho el suspirar, reírse, pasear, tomar baños de aguacaliente... y por supuesto rezar, pues los medios sobrenaturales sonsiempre los más importantes, el abandono en Dios nos hace ver enaquellas cosas que Dios permite un camino para la felicidad, queaparecerá, como el caso de la chica que comentamos al comienzo, en unnuevo encuentro, mucho mejor que aquel que le sirvió de experienciapara profundizar, a través del dolor, en el sentido auténtico del amor. El error de precipitarse. Genghis Khan, rey mongol, cuandodescansaba de sus guerras, salió a cabalgar por los bosques con halconespara cazar, y al ser un día caluroso, tenía sed cuando vio agua goteandode una roca. Tomó un tazón de barro para llenarlo y ya se disponía abeber cuando oyó un silbido y sintió que le arrebataban el tazón de lasmanos. El agua se derramó. Era su halcón preferido, que ahora estabaarriba, en la roca de donde bajaba agua. Intentó volver a llenar el tazóny se repitió la escena. El rey desenvainó la espada mientras ponía el tazónen el hilillo de agua: “Amigo halcón, esta es la última vez”. Cuando elhalcón bajó y le arrebató el tazón de la mano, con una rápida estocadahirió al ave, que cayó sangrando a sus pies. “¡Ahora tienes lo que temereces!”, dijo. Y al ver que su tazón al caer se había roto, decidió trepar 33
  34. 34. Carta a un cónyuge con dudaspor la roca de donde goteaba el agua, para beber directamente allí.Había un charco con mucho agua, pero ¿qué había en el charco? Unaenorme serpiente muerta, de la especie más venenosa. El rey se detuvo.Olvidó la sed. Pensó sólo en el pobre halcón: “¡me salvó la vida! ¿Ycómo le pagué? ¡Era mi mejor amigo y lo he herido!”. Bajó la cuesta,tomó suavemente al pájaro y lo llevó a palacio para cuidarlo, diciéndose:“Hoy he aprendido una lección, y es que nunca se debe actuar impulsadopor la furia”. Al final de la escapada (1959) es un film de Jean-Luc Godard, unade las obras más emblemáticas de la Nouvelle Vague y del propioGodard; J. M. Caparrós señala: “cuenta la historia de un marginado de lasociedad moderna, amante del cine negro ame ricano, que encarna laconstante principal de este autor: la liberación como meta, en unaexistencia sin orden, reglas ni sentido aparente. El protagonista es unjoven parisino a la deriva, Michel (Jean-Paul Belmondo), que sería traicionado por su amante, Patricia (Jean Seberg), para demostrarse a símisma que no le amaba”, llama a la policía quizá también por cumplir lasleyes, por hacer lo que creía justo, o por dejarse influir por las palabrasdel policía... Soberbia la escena cuando ella, ya tarde, ve que en realidadsí que lo amaba. En medio de un "egocéntrico conformismo" que lleva a losprotagonistas a la deriva, como muchos desmotivados de hoy, y de ahísu actualidad, se bebe –es la provoca ción del film- un atroz pesimismo,náusea ante la vida y las relaciones humanas, la traición, la insensatez decualquier alternativa, la inutilidad de todo esfuerzo, un repudio delmundo en forma de náusea y de sesperación, comenta Román Gubern.Como le dice Michel a Patricia en el film, entre la pena y la nada, elige lanada. Entonces como ahora, se ve la “soledad de unos seres temerososde comuni carse sus verda deros sen timientos, logrando reproducircierto ritmo jadeante y an gustioso, propio de nuestro tiempo, con unafidelidad que la elevó a la categoría de testimo nio” (José Luis Guarner). Pienso que en la era moderna la percepción de la realidad ha sidoelevada a la categoría de verdad, y es falso: la verdad no puede serabarcada por una percepción única, tiene muchos matices y nunca se“pillan” por entero, está abierta a sucesivas aproximaciones y nuestroconocimiento se tiñe de emociones, influido por lo último que nos pasa yvemos según el color de cada momento. Pero esto no significa que no 34
  35. 35. Carta a un cónyuge con dudashaya verdad, sino que no la alcanzamos nunca por entero. De ahí elpecado de impaciencia, de dejarse llevar por una percepciónmomentánea y romper una amistad, discutir hasta la violencia,empecinamientos diversos que se deben a una percepción parcial quequeda fosilizada como una foto y que se quiere hacer pasar por larealidad del otro. Los fundamentalismos van por ahí, y también se aplicaa las enemistades con las personas. Como ocurre en el caso contrario:como la conciencia tiene “fallos”, uno se somete a otra persona o areglas religiosas o sociales –formas de puritanismo, sustitución de laconciencia personal por una colectiva. Cuando hay armonía en el actode abrirse al amor incondicionado de Dios y buscar también un “norte”en el amor a los demás, es cuando se puede vivir en paz, fruto de lalucha en ese amor que busca la verdad y esa verdad que es fruto delamor. La paciencia, ciencia de la paz. Hay momentos en la vidaen que parece que a uno se le acaba la paciencia, ya no es capaz deseguir aguantando, y explota. Y con la gota que colma el vaso se acabanlas fuerzas para seguir con un matrimonio, o cualquier otro compromiso,o los padres que pierden ya la confianza en sus hijos, y se proclamanexpresiones como “esto es irreparable”, “se ha roto algo para siempre”,“ya nada será como antes”. Y viene la soledad, sensación de abandono,incertidumbre, desaliento: ante situaciones del mundo de la política, dela sociedad, del mundo laboral…, uno puede sentir derrumbarse algopor lo que ha luchado mucho tiempo, y se rompe todo en añicos en unmomento. Es la fragilidad humana, la impaciencia que quiere seguir loscriterios del mundo -muy distintos a las bienaventuranzas que promulgaJesús-: la eficiencia y el placer pasajero aún a costa de la mentira, elanhelo desmedido de éxito... Confiar en Dios en todas las circunstancias,incluso en la adversidad, cuesta, pero vale la pena... La paciencia es unárbol de raíz muy amarga pero de frutos muy dulces (Fénelon). Así, lapaciencia es el fruto maduro de la fortaleza, la paz-ciencia, ciencia de lapaz. Como para los militares donde los demás vean dificultades sabremosintuir oportunidades, incluso crecernos ante ellas. 35
  36. 36. Carta a un cónyuge con dudas Ante los defectos de una persona, no hay que perder la calmadiciendo “¡ya está bien, no puedo más!” pues ¿qué vamos a hacer conesta persona, matarla? No, hay que quererla tal como es, superandoaquel defecto como un escollo y sabiendo que cada persona tienecualidades ocultas, que sólo con el tiempo aparecen. Cuentan de una osaque dio a luz un pequeño cachorro horriblemente feo. “¡Ganas mevienen de estrangularlo!”, dijo la osa a la corneja: -“¡Guárdate dehacerlo!” -contestó ésta. “Yo he visto a otras osas pasar por lo mismo: vey lame dulcemente a tu hijo y le verás hermoso y te honrará”. Así lo hizola osa y se esmeró cuidándolo; y el cachorro, poco a poco, fuevolviéndose hermoso, por eso le agradeció el consejo a la corneja: “-Sino hubieses moderado mi impaciencia hubiera rechazado al hijo queahora constituye el placer de mi vida”. A veces parece que alguien no dapara más, “no está el horno para bollos”, y la paciencia da sensibilidadpara ver más allá del presente, y afrontar las contrariedades conservandola calma y el equilibrio interior, logrando comprender mejor lanaturaleza de las circunstancias, es la “ciencia de la paz”, que generaarmonía a su alrededor. Me contaron en el Alcázar de Segovia que a una aya se le cayó elinfante real que cuidaba, un niño pequeño, por el balcón, a muchosmetros por encima de los jardines. Ella, desesperada, se tiró por elprecipicio y se mató. El infante había quedado colgado de unos salientes,y lo rescataron. La aya se había “precipitado” en los dos sentidos de lapalabra (impaciente y tirarse al precipicio). En el cerebro el pensamientono es nunca objetivo sino ligado a las emociones, siempre influenciadopor sentimientos y pasiones. A veces nos fijamos en algo sin visión deconjunto, absolutizamos un aspecto. Se me ocurre un ejemplo: cuandonos vienen con una historia algún profesional de la mentira, y noscreemos aquello al sentir la empatía con los problemas que nos cuentan,pero en cuanto han acabado y quizá hemos dado dinero a ese“necesitado”, y se va, aparece la distancia ante el problema, de modomenos emotivo, más cerebral, y nos parece que hay algo que nocuadra… tenemos la sensación de haber sido engañados. Esperar, tenerdistancia ante los problemas, ayuda a pensar mejor. "El mundo es redimido por la paciencia de Dios y destruido por laimpaciencia de los hombres", decía Benedicto XVI en la homilía delcomienzo de Pontificado: ante un pueblo rebelde, "los discípulos, 36
  37. 37. Carta a un cónyuge con dudashubieran deseado inmediatamente mandar caer fuego del cielo paraconsumirlos. Jesús los detiene y reprende. La impaciencia de los hombresno suele comprender la paciencia de Dios”. libertad y destino, sobre la huida hacia delante, y mejor hacerloantes virtual para analizar las consecuencias: Libertad y destino. IrvinD. Yalom en “El día que Nietzsche lloró” habla de una crisis de Breuer,médico que se reconoce vacío en su vida, siente que se le va la vida yquiere sentirse por fin él mismo, en "libertad". Decide cortar con todo loque constituía su vida familiar y profesional de relativo éxito: se despidede su mujer Mathilde, a quien se le desgarra el corazón y le dice que sipasa aquella puerta y los deja a ella y a sus hijos, que si no respeta elmatrimonio nunca más volverá a aceptarle: “¿Qué es una elección, si teniegas a respetarla?”, y él ofrece sólo como defensa: “yo tendría quehaber sido ‘yo’ antes de que hubiera un ‘nosotros’. Hice una elecciónantes de estar formado para poder tomar decisiones y elegir”. Ella insiste:“esto es un engaño, una trampa que te tiendes a ti mismo, una manerade librarte de toda responsabilidad por tus propias elecciones. En nuestraboda, cuando dijimos sí… dijimos no a otras opciones… ¿no comprendesque no puedes contraer un compromiso conmigo y luego, de pronto,decir: ‘no, me retracto; después de todo, no estoy seguro’? eso esinmoral. Perverso… Quieres tener la posibilidad de elegir y, al mismotiempo, mantener todas las elecciones posibles. Me pediste te entregarami libertad, la poca que tenía, por lo menos mi libertad para elegirmarido, pero tú quieres tener tu libertad a tu disposición”. Ella le diceque sin respeto a la palabra dada todo es mentira, ya que al añosiguiente puede renegar de las decisiones que tome ahora, por el mismomotivo. Él está ciego y se va, le dice que después de tantos años llevandouna existencia vacía, quiere beber un sorbo de vida: “cogeré unapequeña fracción de mi vida para mí… sólo tengo una vida… ¡esta es mioportunidad de construir un nuevo ser sobre las cenizas de mi viejavida!” Después de la despedida traumática, deja Viena y sus amigosquienes quedan apenados por su decisión, deja su trabajo y pacientes…Lo primero que hace es volver a visitar a una antigua secretaria con laque estaba muy unido, Eva, pero ante su sorpresa se había ya casado.Luego visita a Bertha, que también había dicho que él sería su únicohombre; va a la clínica y la ve hablando con el médico que le relevó en 37
  38. 38. Carta a un cónyuge con dudasel tratamiento, y asiste como espectador a la dependencia afectiva queella tiene con su médico, con la misma familiaridad e intimidad queBreuer pensaba que sólo tenía con él. Desengañado de las personas quehabía mitificado, viaja ahora rumbo a Italia, hundido… pensando enEva… “había confiado por completo en ella. Siempre había tenido lacerteza de que Eva estaría a su lado cuando él la necesitara”… suenanhuecas las teorías de Nietzsche: “para fortalecerse, primero debe hundirseen la nada absoluta y aprender a enfrentarse a su soledad total…aprenda a ser malvado”. Ve que la libertad absoluta es de por sí unautopía, puesto que siempre nos encontraremos encadenados a algo, seanlos demás, seamos nosotros mismos, nuestras metas, nuestrossentimientos. Pasea por el norte de Italia y tampoco esto le llena, vemucha gente joven y alegre y él se siente como un viejo, cuando enrealidad sólo está en la década de los 40. Todo esto le hace comprender,finalmente, que no es esa clase de vida la que desea. “Debemos vivircomo si fuéramos libres. Aunque no podemos escapar al destino,debemos darnos de cabeza contra él: debemos poner en juego nuestravoluntad. Amar nuestro destino”… pero ya es demasiado tarde... Desesperado, Breuer despierta envuelto en sudor frío: habíasufrido una experiencia hipnótica: antes de dejar todo en la vida realquiso hipnotizarse, para analizar las consecuencias. Va a ver a su mujer,Mathilde, y le dice: “he estado ausente mucho tiempo. Y que ahora hevuelto… he decidido casarme contigo…” Ella le dice que le ve raro, tanjovial, que además ya se casaron hacía muchos años, pero él insiste:“decido hacerlo hoy, Mathilde. Y todos los días.” La aprecia ahoraporque ha tenido la experiencia de lo que sería perderla. Antes se sentíaatado, pero con la separación virtual se ha asustado, ahora ama sudestino… El pensamiento no es nunca objetivo, está influido por lasemociones, la memoria también queda transformada por los sentimientosmitificando unas cosas y volviendo otras tétricas, por eso hay queaguantar las tormentas sin precipitarse, pues luego vuelve el sol, tenerpaciencia porque a veces no se piensa ni se ven las cosas bien, como elpalo dentro del agua se ve torcido y es mejor hallar el camino paraexperimentar una decisión irreversible sin hacerla irreversible, ya que alsacar el palo del agua se ve recto y se acepta la vida que se eligió, comonuestro personaje: “sí, he elegido mi vida. Y he elegido bien’… duranteestos dos últimos años me ha dado mucho miedo envejecer… me 38
  39. 39. Carta a un cónyuge con dudasdefendía, pero a ciegas. Atacaba a mi mujer, en lugar de atacar alverdadero enemigo y, por último, desesperado, busqué refugio en brazosde alguien que no podía ayudarme… el secreto para vivir bien consiste,en primer lugar, en desear lo que es necesario y, después, en amar lo quese desea…” pero “qué diferencia, qué diferencia maravillosa, poderelegirlo". -Perdonar y olvidar: Con frecuencia oímos decir: “Perdono,pero no olvido”. Quien esto dice, en realidad no perdona, porqueguarda rencor. De ahí que se diga que no se perdona de verdad cuando,en el fondo, no se está dispuesto a olvidar. Perdonar, ¿es olvidar?¿Producen ambos el mismo efecto? Se trata de una cuestión de granimportancia, pues el perdón es esencial para una vida feliz y equilibrada:“El que es incapaz de perdonar es incapaz de amar” (Martin Luther King).Me parece que hay que distinguir “olvidar”, cuando quiere decir“resentimiento”, y “olvidar” como “desaparecer de la memoria”. Mereferiré al primer sentido: hay que olvidar; “no escatimes el perdón: esimposible caminar con tantas heriditas abiertas… perdona todas las viejasheridas y cicatriza con resinas de amor” (Zenaida Bacardí de Argamasilla).Es no querer mal, no hay otro camino. “Perdón es una palabra que no esnada, pero que lleva dentro semillas de milagros” (Alejandro Casona),semillas sembradas en nuestros corazones por el mismo Jesús, que sealimentan incluso de las ofensas, sí: cada ofensa recibida es unaoportunidad de mejorar nuestra capacidad de perdonar, porque, enlugar de generar resentimientos, es abono para esa cosa divina llamadaperdón. El paraíso está detrás de la puerta, se dice, pero muchos hanperdido la llave, una llave que se llama misericordia… Todos estamosnecesitados de amor, de atención, así como de poder dar nuestro amor alos demás. Por eso siempre hay que pedir perdón: por las ocasionesperdidas, por la plenitud no vivida de cada relación, por las palabras nopronunciadas. Cuenta una leyenda árabe que dos amigos viajaban por eldesierto. En un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio unabofetada al otro. Éste, profundamente ofendido, sin decir nada, escribióen la arena: –Hoy, mi mejor amigo me ha pegado una bofetada en lacara. Siguieron adelante y divisaron un oasis. Torturados por la sed,ambos echaron a correr y el primero que llegó se tiró al agua de brucessin pensarlo y, de pronto, comenzó a ahogarse. El otro amigo se tiró al 39
  40. 40. Carta a un cónyuge con dudasagua enseguida para salvarlo. Al recuperarse, tomó un cuchillo y escribióen una piedra: –Hoy, mi mejor amigo me ha salvado la vida. Intrigado,el amigo le preguntó: – ¿Por qué después de haberte hecho daño,escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra? Sonriendo, el otrole respondió: – Cuando un gran amigo nos ofende, debemos escribir enla arena, porque el viento del olvido se lo lleva; en cambio, cuando nospase algo grandioso, debemos grabarlo en la piedra de la memoria delcorazón, donde ningún viento en todo el mundo podrá borrarlo. El errorde muchos es pensar que el perdón debe surgir de sus corazones, que esalgo que debemos sentir, que debe “nacernos”, en cierto modo. Pero “elperdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamosno sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, queperdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió"(Madre Teresa de Calcuta). El perdón es lo mejor, no sóloindividualmente sino también para cada una de nuestras sociedades ypara el mundo en general: “La espiral de la violencia sólo la frena elmilagro del perdón” (Juan Pablo II). En cierto modo, todos somos co-responsables de las acciones y omisiones de cada uno, y es la gotita decada día la que crea la revolución del amor: “Lo mejor que puedes dar atu enemigo es el perdón; a un oponente, tolerancia; a un hijo, un buenejemplo; a tu padre, deferencia; a tu madre, una conducta de la cual seenorgullezca; a ti mismo, respeto; a todos los hombres, caridad” (JohnBalfour). Cuando alguien es perdonado se convierte en una personadistinta, aunque tarde en reaccionar: “Nada envalentona tanto alpecador como el perdón” (William Shakespeare). El motivo es que sesiente querido, y valorado en mucho, porque las personas siempre estánpor encima de sus errores (Jutta Burggraf). Y al crecer la conciencia de suvalía se porta en consecuencia, se porta mejor. Por otra parte, crecetambién el que perdona, pues “nada nos asemeja tanto a Dios comoestar siempre dispuestos a perdonar” (San Juan Crisóstomo). Perdonar y no olvidar. ¿Hay que olvidar las ofensas que noshacen, o no? Sí, en el sentido de no guardar rencor, primero porque esperjudicial para uno mismo, y segundo porque el perdón es transformarla ofensa en compasión. Sin embargo, no podemos olvidar haciendodesaparecer de la memoria aquello. Además, no olvidar es creativo... y lamemoria constituye nuestra identidad… y cada recuerdo es un escalón 40

×